Interferencias

¿Por qué el (sin) alcalde tiene tan mala imagen y no ha aprobado jamás en ningún sondeo pese a haber llevado Sevilla del Medievo a la Modernidad? Esa es la pregunta del millón, cuya respuesta según Celis y Marchena es que el (sin) sufre un problema de comunicación: alguien –y miraban al fiel palentino que más carros y carretas le ha aguantado toda la vida a Alfredo- era culpable de no ‘vender’ su excelsa gestión. ¿Y cómo ‘vender’ el viaje a Turquía, el coche a Barcelona, el impago del ‘sello’, las facturas falsas, etc.? ¿Cómo ‘vender’ cuando a lo más que se puede aspirar es a tapar las vergüenzas con una hoja de higuera? Ahora la Junta presenta el Metro. Fran Fernández aplaude hasta con las orejas, apoya la estación en el Duque y dice  la mentira más gorda: así estaba previsto todo desde el principio. Luego va  el (sin) alcalde y dice lo contrario, que la parada debe construirse en la Encarnación o en Ponce de León. Pues sí, como decían Celis y el valido, hay un serio problema de  comunicación, éste: ni Monteseirín  ni sus delegados están en la misma onda.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *