Los enfermos se sienten estafados por el SAS

El hotel del hospital Virgen del Rocío cobra a sus

familias lo mismo que a cualquier turista


La Junta dejó correr la especie de que les

aplicaría un trato preferencial


La crisis pone en peligro los pisos de acogida

para familiares de ingresados de larga duración


Asociaciones de enfermos cuyas familias se ven obligadas a largas o periódicas estancias en Sevilla por sus tratamientos médicos o sus ingresos han trasladado a la Consejería de Salud su malestar por el trato que reciben en el que en su día fue presentado como el primer hospital para pacientes que se construiría en la ciudad sanitaria Virgen del Rocío. Según denuncian los enfermos y acredita la página web del hotel, el ‘Sevilla Palmera’, las tarifas son iguales para los familiares de los pacientes que para cualquier cliente y no se les garantiza ningún trato preferente.

La crisis económica y la supresión o recorte de subvenciones que recibían asociaciones de enfermos especiales o crónicos para mantener pisos de acogida cerca del Virgen del Rocío y destinados a estancias de larga duración de familiares que deben estar junto a sus seres queridos, objeto de trasplantes o de tratamientos prolongados, ha destapado la publicidad engañosa que a juicio de aquéllas habría hecho el SAS con el hotel construido dentro del complejo sanitario.

Como los pisos de acogida están al borde del cierre por la falta de dinero, familiares de pacientes se han visto en la necesidad de alojarse en el ‘Sevilla Palmera Hotel’, establecimiento de tres estrellas y 92 habitaciones dobles, sobre el que el Servicio Andaluz de Salud dejó correr la especie de que sería el primer hotel de Sevilla para familias de pacientes ingresados en hospitales y que por eso les daría un trato especial.

Sin embargo, los enfermos han trasladado a la Consejería de Salud que ni gozan de descuentos especiales ni de preferencia para alojarse en el hotel, que a todos los efectos funciona como otro más para turistas, por lo que se sienten engañados.

Desde finales de 2005 diversos medios de comunicación sevillanos informaron de una operación inmobiliaria del SAS por valor de 52 millones de euros para financiar en la ciudad sanitaria Virgen del Rocío la construcción del Centro Andaluz de Investigación Biomédica y rehabilitar los hospitales Maternal e Infantil.

El SAS permitiría la construcción en la parcela denominada ‘Rosa Amarilla’ (12.281 m2), que hasta entonces se usaba como aparcamiento en superficie y se hallaba situada junto a la calle Cardenal Ilundáin, de un centro comercial –abierto recientemente por Mercadona-, un parking subterráneo para mil vehículos, una guardería y un hotel –el ‘Sevilla Palmera’- , y su explotación lucrativa durante 35 años a cambio de que el o los adjudicatarios acometieran los proyectos de la Junta de Andalucía.

El BOJA del 23 de diciembre de 2005 (Nº 49, Página 97) dio cobertura legal a esta operación inmobiliaria con un críptico lenguaje administrativo en el que la guardería, el centro comercial y el hotel quedaban implícitamente englobados bajo la expresión “infraestructuras”, sin más.

Sin que el SAS lo desmintiera nunca, algunos medios publicaron lo siguiente sobre la futura ‘residencia’: “Se concibe como un hotel de tres estrellas. Su justificación es ofrecer alojamiento a los familiares de usuarios del hospital no residentes en Sevilla. El Virgen del Rocío acoge diariamente una media de entre 300 y 400 pacientes con residencia fuera del área metropolitana de Sevilla. Frecuentan además el hospital cada dìa 200 delegados comerciales y personal técnico de mantenimiento, así como unos 300 estudiantes.

En los alrededores no existen establecimientos hoteleros de tres estrellas. La residencia contaría con 60 habitaciones y sus precios se situarían por debajo de los de mercado. Según el estudio de viabilidad, se establecería una prelación en el criterio de admisión de la residencia, dando prioridad a los familiares de pacientes en función de su lugar de residencia”.

Asociaciones de pacientes han trasladado a la Consejería de Salud que se les aplican las mismas tarifas que a los clientes en general y que a quienes han llamado desde un teléfono sito en el complejo sanitario para conectar con el hotel, cuando preguntaron al establecimiento cómo tenían que acreditar que eran familiares de enfermos ingresados se les respondió que no tenían que acreditar nada porque las condiciones de alojamiento y los precios eran iguales para cualquier cliente.

Efectivamente, en un folleto publicitario del hotel no se hace referencia ni a su supuesta condición de establecimiento especialmente vinculado al Virgen del Rocío ni a los familiares de los enfermos, sino que está “a dos pasos de la avenida de la Palmera”, con la siguiente leyenda: “Comodidad, modernidad y funcionalidad se unen en el hotel Sevilla Palmera’. Y dedica un apartado especial a las ‘Reuniones y eventos’, con los salones ‘Tierra, mar y aire’, “variados y flexibles en restauración”. Sólo en la página web se hace una alusión a que es “lugar ideal para los visitantes e investigadores del H.U. Virgen del Rocío”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *