Los vecinos no tendrán preferencia en los nuevos parkings

Movilidad   reserva el derecho de adquisición

a los afectados por el parón actual

Los vecinos de los barrios donde en el futuro se construyan nuevos aparcamientos acogidos al Plan del Ayuntamiento soportarán durante meses o años las molestias de las obras pero al final de las mismas no tendrán derecho de adquisición preferente de las plazas de estacionamiento porque la Delegación de Movilidad lo reservará para los afectados por la paralización durante seis años de los programados por el gobierno de Monteseirín.

El delegado de Movilidad, Francisco Fernández, anunció en el  Pleno Municipal que presentará seis iniciativas para construir nuevos aparcamientos en diferentes zonas de la ciudad pese a su fracaso al frente del vigente Plan Director de Aparcamientos, ya que transcurridos seis años desde su aprobación, de los 19 programados (Monteseirín prometió un total de 67), sólo se han terminado realmente dos de ellos e iniciados otros tres.

Precisamente, el Pleno aprobó el rescate de la concesión administrativa de los estacionamientos de Bami, Jardines del Valle y Sevilla Este por la supuesta paralización (que la empresa concesionaria, Equipark,  niega) que sufren las obras y encomendar su remate a la Empresa Municipal de la Vivienda. Equipark ya ha anunciado que defenderá sus derechos ante los tribunales, lo que augura nuevas demoras.

Para sorpresa general, vista la demostrada incapacidad de la Delegación de Movilidad de velar por la ejecución de la primera fase del Plan de Aparcamientos por, entre otras razones, haber programado varios de ellos sobre suelos privados pensando erróneamente que eran públicos, Francisco Fernández anunció la construcción de seis estacionamientos nuevos en otras zonas de la ciudad.

Sin embargo, conforme a la propuesta llevada por la Delegación al Pleno, el Ayuntamiento adoptará “las disposiciones administrativas necesarias para que los actuales adquirentes de derechos de uso en los aparcamientos incluidos en los lotes 2 y 3 del Plan Director de Aparcamientos dispongan de un derecho de adquisición preferente en los estacionamientos que se puedan construir en iguales condiciones a las que disponen a día de la fecha”.

PREVIA RENUNCIA

Con esta disposición se incumple el fin declarado del Plan de Aparcamientos: responder a la demanda de los vecinos en los barrios de la ciudad. Por la propia ineficacia municipal, vecinos de los barrios con futuribles parkings tendrán que esperar a que residentes en otras zonas renuncien a ese derecho preferente para poder optar a una plaza.

Unas 1.600 personas pagaron hace varios años las fianzas de las plazas de garaje que siguen sin construirse y sólo parte de ellas han exigido la devolución y renunciado al parking. El PP denunció en el Pleno que de entre todos los afectados, los residentes en el distrito del delegado de Movilidad eran los únicos que habían recibido por completo las devoluciones solicitadas.

La propuesta elevada al Pleno por mediación del delegado de Movilidad para acordar el rescate de la concesión administrativa otorgada en su día a Equipark (estacionamientos de Bami, Jardines del Valle y Sevilla Este) demuestra que Francisco Fernández no las tiene todas consigo y se mueve con una calculada ambigüedad jurídica.

Tras culpar de la situación no a sus errores, sino al “contexto económico sobrevenido” (recuérdese que los aparcamientos se adjudicaron dos años antes de la crisis y se programaron cuatro años antes), el delegado habla de satisfacer los derechos de los compradores de las plazas “en el caso de que hubieran anticipado cantidades a cuenta” (el pago de la fianza previa era condición ‘sine qua non’); iniciar los trámites necesarios para la rescisión de los contratos “en el caso de que concurran las causas previstas para ello en la legislación reguladora” (osea, que no tiene la certeza de que se den esas causas) y “por los posibles incumplimientos contractuales que puedan estar produciendo en la ejecución de los mismos”, e instar a Equipark a que proceda a la inmediata devolución de las cantidades recibidas a cuenta, en concepto de señal, reserva o cualquier otro “ a aquellos ciudadanos que tengan derecho a ello”, de lo cual se colige que no todos los que han pagado la fianza tienen derecho a la devolución.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *