Mal augurio

Marchena 3La Humanidad  ha buscado en el comportamiento de los animales signos premonitorios del futuro. Los arúspices romanos heredaron de los etruscos las artes adivinatorias a partir de la observación de ciertas especies: primero, durante su vida; después, en su agonía; finalmente, examinando sus entrañas tras el sacrificio. Como Sevilla se precia de ser la nueva Roma, el accidentado inicio del reinado como Melchor del imputado Marchena en Dos Hermanas supone los peores augurios. Cuando se dirigía en coche de caballos hasta su carroza de rey mago por caridad de Toscano, el animal, al verse tirando de tal matón, se desbocó presa del pánico durante casi un kilómetro y se empotró contra una esquina, con Marchena no menos asustado que él. Manaute decía que, en Andalucía, hasta los caballos votan al PSOE. Si tras la docena de encuestas negativas del último año aún quedaba alguna duda de que los tiempos  están cambiando de signo, los hados han hablado a través del équido de Marchena. Ahora, hasta los caballos huyen despavoridos de todo lo que huela al puño y la rosa.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *