Archivo por meses: Abril 2011

Oídos sordos

tunelAntier fue el Día Mundial de la Concienciación contra el Ruido. Por tal motivo, ‘patrullas silenciosas’ de cierta firma de sonotones se pasearon por la Campana para  repartir protectores auditivos. Se equivocaron. Donde tenían que haber estado los héroes del silencio era con los vecinos del Porvenir y la Estrella. Hartos de los tres meses de estruendo nocturno de las obras interminables que Movilidad ejecuta desde hace años en el túnel de la Palmera a ver si las medio remata siquiera para la Feria, decidieron pasar la noche en vela (la iban a pasar de todos modos) junto a los obreros, las excavadoras, los martillos neumáticos y las hormigoneras. Cuentan que han llamado a la Policía un millón de veces y que la respuesta es siempre igual: para que van a ir si, total, cuando puedan dentro de tres o seis meses se supone que ya se habrá acabado la obra. Decía Churchill que en Inglaterra, cuando de madrugada suena algo, no es ruido de sables, sino el lechero. En Sevilla, cuando de noche el ruido no deja dormir al vecindario no es el lechero, sino Fran Fernández.

Números rojos

NUMEROS ROJOS_0La fundida -por Espadas- delegada de Hacienda de Monteseirín, Nieves Hernández, alardeaba en el Pleno de que el Banco de España iba a homologar la reducción de la deuda en 70 millones de euros: de 524 a 454. Así que el PP tuvo que solicitar la intervención, valga la redundancia, del interventor, para que éste dijera la verdad. Ya saben, el interventor es ese funcionario a cuyos “caprichos”, según declaró el exdirector general de los EREs en la Junta, los sociatas no pueden verse sometidos a la hora de usar la pasta. Y el interventor silenciado hasta ahora ha dejado en evidencia a Nieves al revelar que Monteseirín va a legar una ‘lápida’ de 633 millones de euros. La deuda oculta del (sin) alcalde se halla camuflada en el consorcio de empresas municipales controlado a través de Marchena. Pero las trampas no acaban ahí, ya que tampoco se han contabilizado los 70 millones de un anticipo a devolver a Hacienda. El suma y sigue asciende a 700 millones. Aun así, Monteseirín todavía mantiene la desfachatez de decir que él va a dejar la caja mejor que como se la encontró.

San Fernando

San FernandoAbundando en el falso mito de las peatonalizaciones de Monteseirín, veamos el caso de la calle San Fernando. Como recordarán, por su mitad discurren las vías del tranvía y, a derecha e izquierda de éstas, sendas franjas delimitadas por tachuelas metálicas para la circulación de bicicletas. Así, el espacio estaba más o menos repartido entre los peatones y los medios de locomoción, porque la bicicleta lo es, aunque muchos ciclistas lo nieguen. Pero hete aquí que hace unos días apareció por allí una cuadrilla del Ayuntamiento que ha delimitado con otra hilera de tachuelas un doble carril bici en la zona más próxima a las viviendas. Como esta nueva línea de tachuelas colinda con los veladores que ya ocupan gran parte de la vía pública, el resultado es que al peatón sólo le han dejado una banda (y en parte de suelo desnivelado por el talud del tranvía) a lo largo de la fachada limítrofe con la Universidad. Conclusión: los viandantes tienen ahora menos espacio para caminar que antes de la ‘peatonalización’. Esta es la ciudad de las personas según Monteseirín.

El verbo

tranvíaBalzac, el gran novelista de ‘La comedia humana’, sostenía que el nombre de la cosa es la cosa misma. Juan Ramón, nuestro poeta universal que vio en Moguer la luz con el tiempo dentro, pedía a la inteligencia que le diera el nombre exacto de las cosas. Al principio, según la Biblia, era el verbo, y en el verbo se libran las grandes batallas. No hay mayor triunfo que los otros hablen con tu lenguaje, porque a partir del lenguaje se construyen las imágenes mentales y se representa el mundo. Goebbels, el ministro nazi de Propaganda, decía que una mentira repetida mil veces se convierte en una verdad. Monteseirín ha procurado siempre construir una falsa realidad  a través del lenguaje. Hacernos creer, por ejemplo, que el tranvía era el Metro al Centro. O que ganó tres veces las elecciones municipales cuando dice que los sevillanos avalaron tres veces sus políticas. Pensaba en todo ello al oír al (sin) alcalde hablar de la peatonalización de la Avenida. Falso. Una Avenida cruzada por un tranvía y por infinidad de ciclistas será cualquier cosa menos peatonal.

El cargo maldito de la Junta de Andalucía

La Dirección General de Gestión del Agua se ha

convertido en el puesto con más relevos

Alguno de los cinco titulares distintos en los últimos

dos años y medio  sólo ha durado cuatro meses en el puesto

Belén Gualda, la última titular del cargo

Belén Gualda, la última titular del cargo

La Dirección General de Gestión/Explotación de la Agencia Andaluza del Agua (que se fusionará  a partir de ahora con Egmasa pese a las protestas de los funcionarios) se ha convertido en el cargo con peor reputación del organigrama de la Junta de Andalucía, ya que en los últimos dos años y medio se han sucedido cinco titulares distintos, a un promedio de uno cada medio año, como si pesara una maldición político-administrativa sobre el puesto. Otra característica del puesto es que parece haber sido diseñado a la medida de las mujeres. Cuatro de sus seis titulares han sido féminas en un mundo aparentemente tan dominado por los hombres como el de los ingenieros de Caminos, Canales y Puertos.

María Emilia Sainz de Baranda Muñoz fue, en mayo de 2008, la primera cesante de la serie tras la creación de la Agencia Andaluza del Agua en enero de 2005 como organismo autónomo dependiente de la Consejería de Medio Ambiente encargado de materializar la gran apuesta de la Junta por el agua y las transferencias de las competencias sobre la cuenca hidrográfica del Guadalquivir. La Agencia se constituyó al tiempo que la antigua Confederación Hidrográfica del Sur pasaba a ser gestionada por el Gobierno andaluz como Dirección General de la Cuenca Mediterránea Andaluza. Un año más tarde, el 1 de enero de 2006, se constituyó la Dirección General de la Cuenca Atlántica Andaluza, que abarcaba las de los ríos Guadalete, Barbate, Tinto, Odiel, Piedras y Chaza.

Sainz de Baranda fue sustituida por otra mujer, dentro de la política de cuotas femeninas de la Junta, aunque la elegida no tuviera conexión alguna con el mundo hidráulico: Amparo Ramírez Espinosa. Esta licenciada en Filosofía y Letras por la Universidad de Granada estaba apadrinada políticamente por Gaspar Zarrías como miembro del clan socialista jiennense. Tras ser concejal en su pueblo natal (Higuera de Calatrava) y delegada del Instituto Provincial de Asuntos Sociales en Jaén, fue delegada provincial de Medio Ambiente desde 2003 a 2008, año en que fue catapultada por Zarrías a la Dirección General de Planificación y Gestión de la Agencia del Agua. Los ingenieros de Caminos no la tomaron para nada en serio, dada su falta de cualificación técnica, y apenas duró unos meses en el puesto.

DESEMBARCO DE EGMASA

Fue sustituida en noviembre de 2008 por Javier Serrano, hombre procedente de Egmasa y que llegó al cargo de la mano de Juan Jesús Jiménez y de Luis Pizarro. Antes de su incorporación a la Agencia del Agua, de la que pasa por ser el auténtico hombre fuerte como supervisor de los intereses socialistas en el sector,  ocupó los puestos de comisario de Aguas de la Confederación Hidrográfica del Guadalquivir, jefe del Servicio de Protección Ambiental de la Consejería de Medio Ambiente, coordinador de la Oficina del Corredor Verde del Guadiamar y consejero delegado de Egmasa.

En enero de 2009, Javier Serrano cesa en el cargo para ocuparse de la Dirección General del Dominio Público Hidráulico y llega otra mujer para desempeñar sus mismas funciones dentro del equipo de Jaime Palop como nuevo titular de la Agencia: Mónica González Bueno. Al contrario que Amparo Ramírez Espinosa, Mónica González era funcionaria de carrera e ingeniera de Caminos, Canales y Puertos por la Universidad de Granada y había acumulado ya cierta experiencia. Había ocupado, entre otros cargos, los de jefa del Servicio de Explotación de la Confederación Hidrográfica del Guadalquivir y del Servicio de Proyectos y Obras de la Demarcación de Costas de Huelva. Sin embargo, al igual que su predecesora, dura en el puesto tan sólo cuatro meses, cuando salta de la Agencia su gran valedor, Jaime Palop.

Palop fue destituido como director de la Agencia Andaluza del Agua apenas un año después (mayo de 2009) de su nombramiento, al cabo de cinco meses de la transferencia del Guadalquivir (el traspaso lo había negociado él mismo en la legislatura anterior en su calidad de director general de Aguas del Ministerio de Medio Ambiente)  y tres semanas después de la toma de posesión del nuevo Gobierno de José Antonio Griñán. Le sustituyó el malagueño Juan Paniagua, en un intento de la Junta de compensación política tras la polémica surgida por la pérdida de competencias de la Cuenca Mediterránea en la nueva configuración del organismo autónomo. Si Málaga había perdido peso en la política de aguas del Gobierno andaluz, Griñán trata de  reequilibrar la situación imitando a Chaves y nombra máximo responsable de toda la Agencia a un malagueño, el susodicho Paniagua.

Juan Luis Ramírez Vacas se convierte (26 de mayo de 2009) en el quinto director del área en tan corto periodo de tiempo, el titular con más amplia experiencia de todos los habidos hasta entonces. Ingeniero de Caminos, licenciado en Derecho y funcionario de carrera, había sido alto cargo en la Confederación Hidrográfica del Guadalquivir (comisario de Aguas) y en el Ministerio de Medio Ambiente. Dura en el puesto hasta el pasado 18 de enero de 2011, cuando cesa, según él, a petición propia, pero casualmente tras la última polémica sobre la gestión del agua en Andalucía: desembalses e inundaciones en Ecija y otros municipios de la cuenca del Guadalquivir.

CUARTA FÉMINA

Para sustituirle, el Consejo de Gobierno recurre de nuevo a una mujer: Belén Gualda. La nueva directora general de Infraestructuras y Explotación, granadina, es ingeniero de Caminos, Canales y Puertos. Inició su andadura profesional en la empresa pública Gestión de Infraestructuras de Andalucía (Giasa). En 2005 se incorporó a Egmasa y en 2008/2009 desempeñó las funciones de directora general de Transportes. Tras ese paréntesis, retornó a la empresa medioambiental como directora de la División de Infraestructuras Ambientales y Gestión del Agua.

Su desembarco supone la evidencia de la toma del poder en la Agencia Andaluza del Agua por parte de Egmasa antes de su liquidación y posterior fusión, propiciada por la reordenación de la función pública, en la ‘súper agencia’ Amaya (Agencia de Medio Ambiente y Agua). En el sector se la tiene por persona de la esfera política de Juan Jesús Jiménez y de Luis Pizarro.

El sucedáneo del Metro

La Semana Santa ha estado marcada, por dos de los hitos que Monteseirín quería a toda costa que estuvieran en servicio como gran escaparate de su gestión: las setas y la prolongación del tranvía a San Bernardo.

Alcalde Metro Centro.previewEn ambos casos, la precipitación por cortar la cinta inaugural (con el tranvía no le dio tiempo a hacerse la foto oficial por haber entrado antes en vigor la nueva normativa electoral) ha sido la nota característica, hasta el punto de que Tussam hubo de reconocer que no tenía operativas todas las unidades el día señalado, Viernes de Dolores, por lo que los nuevos trenes circulaban a más velocidad de lo habitual para no perder la frecuencia de paso, aun en detrimento de la capacidad de frenada.

La empresa municipal también admitió que como los trenes no venían preparados para el clima de Sevilla -¡y eso que todavía no estamos en agosto!- había que someterlos a continuos reajustes, y que los fallos eran normales en un periodo de rodaje.

¿Imaginan que una aerolínea o cualquier otra compañía de transportes admita  que pone en servicio aviones o autobuses sin haber completado el proceso de rodaje? Como en la Sevilla de Monteseirín lo anormal es ya lo habitual, lo que sería motivo de escándalo en otra parte aquí se asume con resignación.

EL REPLICANTE

Del sucedáneo del Metro al Centro, el PA, en venganza por lo del ‘urbanismo bajo sospecha’, acuñó aquello de que iba “de ningún sitio a ninguna parte”. Ahora, una vez ampliado en 885 metros, ya sabemos a dónde va: al mismo sitio que el Metro, porque replica en superficie idéntico trayecto que bajo tierra realiza el suburbano. Nos hallamos así ante un despilfarro de recursos en la peor crisis económica reciente y que pone aún más en evidencia el sinsentido de la operación electoralista que fue el tranvía de cara a los comicios municipales de 2007.

Metro SevillaComo en el caso de las setas, el Ayuntamiento nunca ha revelado el coste de la ‘operación Metrocentro’. Generalmente se ha admitido como válida la cifra de más de 80 millones de euros para los 1,3 kilómetros iniciales entre la Plaza Nueva y el Prado, y de unos 15 millones de euros el coste de la prolongación  hasta los 2,2 kilómetros puestos en servicio el Viernes de Dolores.

En total, unos 100 millones, casi tanto dinero como el Metropol Parasol para tender una línea que se solapa con el Metro en todo su recorrido salvo en los 670 metros que distan de la Puerta de Jerez a la Plaza Nueva.

Ante la evidencia de que estando proyectado y en construcción el Metro por el mismo trazado (el 70% de la línea) que el tranvía,  éste carecía de sentido, Monteseirín trató alguna vez de justificar el ‘Metrocentro’ con el argumento de que tenía que ser el transporte de las personas mayores porque éstas tendrían miedo y/o dificultades físicas para bajar a tanta profundidad (-18 metros) por las escaleras mecánicas hasta el suburbano y se sentirían más seguras con un medio que se moviera en superficie (¿?).

POLÍTICA DE ‘GRANDEUR’

A finales del mes de marzo,  cuando hubo de improvisar una rueda de prensa dentro de una de las nuevas unidades del  tranvía para escapar del boicot del Sindicato Profesional de Policía y de los eventuales de Tussam, el alcalde adelantó que con la prolongación hasta San Bernardo se preveía incrementar la demanda en días laborables en un 15%, de forma que se capten 2.400 viajeros diarios más, hasta llegar a los 18.400 por jornada, mientras que para los festivos el incremento esperado es de un 10% . En total, los cálculos indican que se pasará de los actuales 4,6 millones de usuarios/año a 5,1 millones.

Así pues,  el Ayuntamiento se ha gastado 100 millones de euros en un tranvía de 2.200 metros que coincide en superficie con el Metro a lo largo de kilómetro y medio para transportar a 5.100.000 personas anualmente, a un promedio de 13.972 pasajeros diarios.

No hace falta, sin embargo, gastar 140 millones de euros para recuperar el mercado de la Encarnación, como ha gastado Monteseirín  con las setas y privatizando todo el espacio público para los próximos 40 años, ni 100 millones de euros para duplicar el itinerario del Metro y favorecer la movilidad hacia el casco antiguo. ¡Qué no se podría haber hecho en los barrios humildes y faltos de equipamiento de Sevilla con esos 240 millones de euros!

LOS CARRILES-BICI

En contraste con el tranvía, Torrijos, el socio de gobierno de Monteseirín, dio algunos datos en vísperas del Velocity 2011 sobre la red de carriles-bici que se ha construido en paralelo al ‘Metrocentro’ impulsado por el PSOE.

Torrijos biciEn este tiempo se han  trazado 127 kilómetros de carril-bici, a un coste estimado (cifra extraoficial) de unos 30 millones de euros; se ha pasado de 13.824 ciclistas diarios a 68.261 y el uso de la bicicleta ha evitado una emisión de CO2 equivalente a la cantidad que habría compensado la plantación de 36.000 árboles.

Gracias a esta red, un 70% más barata que el ‘Metrocentro’ y que da servicio a gran parte de la ciudad, por los Jardines de Murillo, punto de confluencia con el tranvía, circulan cada día laborable 4.903 ciclistas (el 35% de los pasajeros esperados para el ‘Metrocentro’), con la diferencia a favor de los usuarios de las bicicletas que no gastan en electricidad, ni en compra de trenes, ni en su mantenimiento y piezas de repuesto y tampoco en sueldos de conductores y revisores.

Schumacher sostenía que lo pequeño es hermoso, y es cierto: las humildes y ecológicas bicicletas impulsadas por Torrijos aportan mucha más movilidad a mucha más gente y a mucho menor coste que el sucedáneo de Metro de Monteseirín.

El charco

i-love-new-yorkDicen los clásicos que hasta el rabo todo es toro. Monteseirín es también un clásico, por más que el término le suene a rancio, porque  piensa igual: como hasta el 22 de mayo es nominalmente alcalde, aunque no pinte nada desde hace un año tras su defenestración mediante aquel famoso teletipo de Europa Press, pues a seguir disfrutando en los minutos de la basura de su mandato con otro viajecito más a costa de los sevillanos. El (sin) alcalde que en un rapto de sinceridad confesó que se metía en todos los charcos, cruza ahora el ‘charco’ (5.740 kilómetros, más otros tantos de vuelta) para darse un garbeo por Nueva York. Las penas políticas, con vuelo transoceánico a la Gran Manzana son menos. Con éste a la ciudad de los rascacielos ya lleva diez escapadas al extranjero en el último año. ¿Razón para esta nueva excursión? Según la versión oficial va a ver a  la comunidad sefardí para hablarle de inversión (él, que deja la ciudad con 600 millones de deuda) y de turismo. Desde luego, si es para hablar de turismo, los sefardíes no podían encontrar mejor maestro.

La política por otros medios

emilio_lledoEmilio Lledó, filósofo de Triana, declaró que le parecía “alucinante” que un alcalde ponga medallas a las vírgenes. Con Monteseirín, el intelectual trianero ha tenido ocasión de alucinarse más de una docena de veces, el mismo número que las  medallas concedidas por el alcalde a vírgenes de la ciudad a lo largo de su mandato para  ganarse el ‘voto morado’.

Como Lledó emigró a Alemania y se formó en aquella tradición filosófica, mantiene la clarividencia de ver que gestos de este tipo suponen “la utilización pública de la privacidad del fenómeno religioso” y que “tienen todos los defectos de la lucha ideológica”, movida únicamente por interés y no por sentimiento o convicción.

El filósofo, tan desapegado en su laicidad de las tradiciones religiosas, ha acabado comprendiendo que, al igual que decía Clausewitz sobre la guerra, la Semana Santa ha sido convertida en “la continuación de la política por otros medios”.

CALLEJERO MORADO

No sólo medallas a vírgenes, sino también rotulaciones de calles con nombres de los titulares de algunas cofradías. Para nuestros políticos todo vale, y vale aún más para los que se declaran de izquierdas, como si quisieran hacerse perdonar exhibiendo el entusiasmo de los neoconversos de ocasión.

Así, en esta campaña preelectoral hemos visto cómo seis concejales (cinco del PSOE y uno del PP) coincidieron en el acto de descubrimiento del rótulo de la calle Santísimo Cristo de las Tres Caídas, precisamente en Triana, el barrio del filósofo alucinado por este maridaje entre política y religión, para el que no se tuvo en cuenta el pequeño detalle de que en San Isidoro ya había una calle dedicada al Cristo de las Tres Caídas y que esa duplicidad puede inducir a más de una enojosa confusión.

MEDALLA DE SEVILLA A LA ESPERANZA DE TRIANA 27-03-2010  AVANCE COMPRIM (1) (Small)Pero, no, en el Ayuntamiento no estaban en absoluto confundidos, pues tenían muy claro el objetivo de tal honor: congraciarse con Triana (el 22-M está a la vuelta del calendario) a través de la Hermandad de la Esperanza, a la que la corporación ha otorgado la medalla de la ciudad, la rotulación de otra calle –ésta, para la Dolorosa- y la inevitable subvención para la casa de hermandad.

Hasta Torrijos, el alcaldable de IU, ha caído en la tentación y como no tenía a mano una hermandad de penitencia  en ‘su’ distrito Sur, pidió en la Junta Municipal que la medalla de la ciudad se le concediera al menos a la hermandad rociera.

¿QUIÉN DA MÁS?

Los alcaldables del PP, Zoido, y del PSOE, Espadas, han convertido también la Semana Santa en terreno abonado para la pugna y la puja políticas durante esta precampaña. Como se recordará, el Ayuntamiento había presentado en 2009 un Plan de Usos Culturales que preveía la conversión del antiguo convento de Santa Clara en un gran contenedor donde albergar el Festival de Música Antigua, la Orquesta Barroca, la Bética Filarmónica, la Casa de los Poetas, el legado de Cansinos Assens….

Ese plan fue convertido en papel mojado por Espadas, que se ha comprometido con el Consejo de Bandas de Música Procesional a incluir en su programa la transformación de Santa Clara en el gran centro de referencia y ensayos de las bandas de cornetas y tambores, que actualmente desarrollan su actividad en naves industriales y en los parques.

Zoido ha desechado la idea de su adversario con el argumento de que Santa Clara “no reúne las condiciones exigibles de espacio (a pesar de que en la segunda fase de la obra se podría disponer de 6.000 m2) y acondicionamiento”. El alcaldable del PP ha firmado un contrato-programa con el Consejo de Bandas para crear no un centro de ensayos, sino una red por toda la ciudad, distrito a distrito, y ya ha apuntado algunos: Hytasa, para Cerro Amate; el antiguo centro cívico de San Jerónimo y Arte Sacro, para la Macarena y la zona Norte.

Y no sólo de nombres de cristos y de vírgenes se alimentará el callejero si Zoido es alcalde, ya que anuncia que rotulará calles con denominaciones ligadas a las bandas que tocan durante la Semana Santa.

espadasEspadas ha ido aún más allá al proponer a continuación al Consejo General de Hermandades y Cofradías que la antigua iglesia de San Hermenegildo, en la plaza de la Gavidia y que el Parlamento quería recuperar –fue una de sus antiguas sedes- como escaparate cultural en el casco antiguo, sea un centro expositivo permanente sobre la Semana Santa y un punto de atracción turística, con lo que Sevilla tendría un sucedáneo de Semana Santa durante las 52 del calendario.

CARRERA PARALELA

Y Monteseirín no podía irse de alcalde sin dejar su huella en la Semana Mayor  con su Plan ‘Palio’: una ‘mini carrera’ paralela a la oficial, con 500 sillas gratis para mayores, discapacitados y turistas en Reyes Católicos, San Gregorio, el Polígono de San Pablo y  la Encarnación.

nazarenoCon su demagogia política habitual, el alcalde que decía querer democratizar las vistas sobre la Giralda con las setas, ha pretendido ahora ‘democratizar’ las sillas y los palcos impulsando esta medida desde el Cecop y a espaldas del Consejo de Cofradías y de la Delegación de Fiestas Mayores, como castigo a Rosamar Prieto por haberse ofrecido en su día a sustituirlo si se consumaba alguna de aquellas operaciones de acoso y derribo de su propio partido, el PSOE, contra el regidor. Ni siquiera hay tregua cristiana entre los correligionarios en estas fechas proclives al perdón.

Monteseirín ha conseguido lo que parecía imposible, hermanar a Sevilla y Málaga, ya que a partir de ahora nuestra Semana Santa tendrá lo mismo que la de la capital de la Costa del Sol: tribuna de los pobres.

Aglomerado

setas--644x362La rotura accidental de un panel de las setas de la Encarnación dos semanas después del paripé de su inauguración por el (sin) alcalde ha puesto al descubierto el presunto timo del súper glue que los alemanes le han pegado, nunca mejor dicho, a Monteseirín. Porque, a simple vista, las fotos del panel quebrado muestran que su estructura interna ni es de madera maciza de pino nórdico, ni ha sido montada con la técnica ligera en forma de ‘T’ desarrollada por Muebles Rústicos en Dos Hermanas con el auténtico pino finlandés (inmune a la polilla, una de sus grandes cualidades), sino de un vulgar aglomerado: una mezcla de virutas ligada con algún tipo de cola o resina. ¿Y esto ha costado 140 millones de euros? Gracias a la grúa que le ha dado el golpetazo a las setas ya sabemos que el (sin) Metro-pol, que tampoco para el sol porque está orientado al revés de lo que debería para hacer honor a su nombre, no es ya una obra faraónica, ni Monteseirín un nuevo Ramsés. El (sin) es más bien es un émulo de Cecil B. de Mille, experto en montar decorados de cartón piedra.

San Telmo

san telmoEl domingo, en un acto a las puertas de San Telmo, Zoido dijo que el palacio restaurado/adulterado (elíjase según el juicio de cada cual) por Vázquez Consuegra no podía estar cerrado a los sevillanos y ser de uso exclusivo de los políticos, por lo que anunció que remitirá una carta a Griñán en la que le propondrá la firma de un convenio para que se abra al público y sea disfrutado por nativos y turistas. Aquí, por lo que se ve y se oye, nadie se lee los papeles, ni en la Junta, ni en el Ayuntamiento, ni en la Oposición. Si Zoido y/o su equipo de asesores leyeran bien la prensa no habrían hecho el ridículo de pedir lo que ya existe, porque hace al menos cuatro meses que se difundió la noticia de que se había arbitrado un programa de visitas guiadas de carácter permanente los jueves y sábados, previa cita  llamando a un teléfono o vía Internet, y contando con un guía experto en arte. La Junta se apresuró  a divulgar que en este tiempo ya han visitado San Telmo 8.500 personas. Así se las pone Zoido al PSOE: en bandeja para que le den una bofetada sin manos.