El descanso

Quien no se consuela es porque no quiere. Las elecciones siempre ofrecen algún dato al que los políticos se agarran como un clavo ardiendo para no reconocer una derrota o alimentar las expectativas de una recuperación o victoria. A pesar de que Zoido dice que no se pueden mezclar churras con merinas (y que lo perdone Carmen Calvo por utilizar tal expresión, que en su incultura de exministra de Cultura consideraba soez) ni peras con manzanas, Espadas compara estas elecciones no con las generales de 2008 (el PSOE pierde en Sevilla capital entre una y otra 69.996 votos y el PP gana 16.099), sino con las municipales de mayo. E interpreta entonces las consolaciones de Listz: le ha recuperado al alcalde 40.000 votos en sólo cinco meses. Eufórico tras aliñar este gazpacho electoral, el portavoz del grupo municipal Socialista proclama ‘urbi et orbi’ que su partido “sólo está en el descanso”. Lo malo para ti, Juan, es que en tu caso el descanso no va a durar 15 minutos ni los cuatro meses hasta las elecciones autonómicas, sino cuatro años de travesía por el desierto.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *