Recochineo

El horno del PP no debió estar para bollos en el último Pleno, celebrado 24 horas después de que Zoido forzara la dimisión de cinco familiares de ediles de su partido enchufados en los distritos. El caso ha indignado a la opinión pública, fiada de las promesas de Zoido sobre regeneración y de que no todos los políticos son iguales. Hay  algunos que se esfuerzan en ser todavía peores, como Beltrán Pérez. Las crónicas y fotos del Pleno demuestran que en vez de hacer mutis por el foro se dedicó a abrazar -y hasta besar- entre risas, junto con Juan Belmonte, al delegado del Distrito Sur, José Luis García, que tenía colocadas a su prima y a su novia en los distritos. Mutatis mutandi, es como si Monteseirín se hubiera recochineado delante de Zoido y Beltrán haciéndole carantoñas a su primo, o Torrijos a Lolo Silva, tras las acusaciones de enchufismo que en su día les hicieron a ellos. Con ese abrazo solidario en el Pleno, el PP avalaba la conducta de su cachorro de Nuevas Generaciones. Hay imágenes que producen vergüenza ajena, y no sólo la de la mariscada de Torrijos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *