Rotaciones

Cual si fuera un entrenador de fútbol, como Míchel y Mel, Villalobos se ha inventado en la Diputación las rotaciones para sus cargos de confianza, con el fin de que los calificados internamente como “prescindibles” dejen sus puestos a otros socialistas más necesitados por mor de la crisis y todos acaben al menos cobrando el paro. Salvando las distancias, esta práctica me recuerda a la que se descubrió a raíz del plan de arreglo de aceras en la era Monteseirín: había empresarios afines que daban de baja a los albañiles durante los fines de semana y los recontrataban los lunes, o hacían lo mismo los veranos, para ahorrarse así la Seguridad Social y las pagas extra. Ya ven, unos dando de baja y otros de alta aprovechando las lagunas del sistema. Habrá que preguntarle al inspector de Trabajo/presidente de la Junta, José Antonio Griñán, si las rotaciones de Villalobos son legales o incluso éticas, aunque la cuestión que yo me planteo es que si hay asesores calificados como absolutamente prescindibles, entonces ¿con qué criterios y/o para qué fueron contratados?

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *