Autobombo

El debate sobre el estado de los distritos empezó por el Sur, para demostrarnos que también existe, y acabó como el rosario de la aurora. El delegado Pepelu, que había hecho méritos con su campaña anticaca (con perdón) de perros para hacernos olvidar  sus iniciales deslices por su excesiva afición a electrocutarse jugando con los enchufes, volvió a las andadas y clausuró su monólogo con un vídeo de autobombo que duró siete minutos. Riámonos de las revistas que en loor de Monteseirín buzoneaba Marchena por los barrios. Si a las primeras de cambio Pepelu proyecta una cinta de tal metraje y chupando cámara con su maestro e indiscutible número uno en estas lides, el alcalde que lo ha prohijado políticamente, no quiero ni pensar en cómo estará el listón cuando doblemos el cabo de Hornos de los once distritos y desemboquemos en el debate sobre el estado de la ciudad. Ese día, el gobierno local podría convertir el salón de Plenos en un ‘mapping’ sobre Zoido.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *