Retroceso

El gobierno local de los 20 concejales, ensoberbecido por su mayoría absolutísima, ha cometido la torpeza de regular la Velá de Triana mediante una Ordenanza tan restrictiva y contraria al espíritu liberal que pregona el PP que impone la obligación de que en todas las casetas suene el mismo hilo musical que decrete el ‘alcalde’ del arrabal, Curro Pérez. Así se las pone el PP al PSOE y a IU, que no han desaprovechado la oportunidad de equiparar la ilógica y autoritaria medida a la conexión obligatoria con el parte radiofónico o a la forzosa proyección  cinematográfica del Nodo en tiempos de la Dictadura franquista. Y para alimentar el justificado victimismo de Torrijos y sus camaradas, en vez de hacer la vista gorda para no caldear más los ánimos, el gobierno mandó a la caseta de IU doce policías, más otros de paisano, multando a troche y moche por no sintonizar con la música oficial, como en la canción de Jacques Brassens. A este paso regresivo, lo siguiente que pueden acabar propiciando Zoido y Curro Pérez es que se recupere lo de correr tras los grises.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *