Paris Plages, Séville rien

De Sevilla y de París se suele decir que para ser perfectas sólo les falta la playa. Tradicionalmente, los sevillanos trataron de suplir esta carencia aprovechando las riberas del Guadalquivir con más arena depositada por el río y/o sus afluentes, cual fue la playa fluvial más famosa, la conocida como de María Trifulca, sita donde hoy están los pilares del puente del Centenario. Esta playa desapareció en la era desarrollista del siglo XX por las obras hidráulicas realizadas para contener las riadas, la presión urbanística y la contaminación.

Rojas Marcos, probablemente el alcalde más imaginativo, fue tomado a risa cuando durante la campaña para las municipales de 1999 presentó su proyecto, avalado por el ingeniero José Luis Manzanares, de convertir en playa el meandro de San Jerónimo e  instalando en sus profundidades generadores de olas artificiales. La orilla, en un tramo de 200 x  50 metros, habría contado con las típicas infraestructuras playeras: sombrillas, duchas, chiringuitos…. El coste se cifró en el equivalente a unos 4 millones de euros.

La derrota  de Rojas Marcos sepultó el proyecto en el olvido y, dada la permanente ocupación de la margen derecha del río por clubes privados -que el socialista Monteseirín prorrogó por más años, pese a que en el proyecto del PGOU de 2006 se había previsto su liberación para uso y disfrute de todos los sevillanos- y la ausencia de una programación cultural y recreativa que emule a la de otras urbes europeas, Sevilla se repliega sobre sí misma durante los estíos.

PARIS EN VERANO

París, que dista 100 Kms. más del mar que la capital de Andalucía, no se resigna ni a carecer de playa ni a que el calor (agosto se presentó este año allí con 35º C, pese al servicio meteorológico francés que auguró un verano más fresco en toda Europa)  ralentice la vida cultural y artística y las actividades al aire libre de sus ciudadanos.

Este verano que aún no ha acabado, la revista con la programación de todo tipo de actos organizados en los distritos de la capital francesa ocupa 52 páginas: exposiciones, festivales, cine, danza, ópera, jazz, rock, tecno, clásica, rutas, jardinería, ocio nocturno….

El Ayuntamiento parisino, consciente de que por la crisis muchos ciudadanos no tomarían vacaciones, ha incrementado aún más la oferta veraniega, al margen de lo que de forma permanente se puede disfrutar en una ciudad con 134 museos, 143 teatros, 376 pantallas de cine, 69 bibliotecas, 242 monumentos (palacios, iglesias, edificios), 400 parques y jardines y 1.847 ha de bosques (Vincennes y Boulogne).

DESPUÉS QUE ROJAS MARCOS

En el programa de ‘Mi verano en París’  ha habido dos iniciativas que de haberse adoptado en Sevilla habrían generado ríos de tinta y que, sin embargo, se despachan sólo con 13 y 16 líneas de texto, respectivamente: ‘Paris Plages’ (Playas de París) y ‘Berges de Seine’ (Riberas del Sena).

En 2002, tres años después de la idea concebida por Rojas Marcos para el meandro de San Jerónimo, el alcalde parisino Bertrand Delanoe lanzó ‘Paris Plages’, consistente en la transformación de parte de la ribera del río Sena en una playa fluvial mediante el aporte artificial de arena (se habla de 5.000 toneladas) en la margen sita frente a la isla de la Cité, donde se halla Notre Dame. La iniciativa se completaba con un programa cultural y lúdico al aire libre y fue desde el principio un éxito apoteósico, hasta el punto de que cada año se ha ampliado a más tramos de la orilla equivalente a lo que en Sevilla sería la zona entre el muelle de las Delicias y San Jerónimo y a un canal, el ‘estanque de La Villette’, hasta totalizar cerca de 5 kilómetros.

ACTIVIDADES PARA TODOS

En líneas generales, los espacios y actividades, que pueden ser disfrutados tanto por nativos como por turistas, pueden clasificarse en tres grandes áreas: deportivas, culturales e infantiles. La oferta es enorme. Fnac animó los primeros cuatro días con sendos conciertos en la Plaza del Ayuntamiento, donde se instalaron grandes pantallas, en los que actuaron una treintena de artistas y a los que asistieron 26.000 espectadores.

El estanque de La Villette ha sido el paraíso de los niños. Algo tan sencillo como una tirolina de 160 metros de larga para cruzarlo de una punta a otra a 8 metros de altura ha tenido un éxito espectacular. La Federación Francesa de Automovilismo instaló un circuito de Karts eléctricos para enseñar a conducir a los adolescentes. También se habilitó un campo de mini-golf y hasta una mini Villa Olímpica y se han ofertado diversos tipos de embarcaciones: canoas, kayaks, barcos a vela….

PATROCINIOS PRIVADOS

Los mayores han disfrutado de variadas animaciones, una biblioteca efímera, jardines de brumas, exposiciones como la interesantísima ‘Regardez, monsieur Monet…. comme la Seine a changé’ (‘Mire, señor Monet, cómo ha cambiado el río Sena), comparando fotográficamente la evolución de las riberas del río con cuadros del pintor impresionista; danzas de salón (el mayor éxito popular ha sido la zumba, mezcla de ejercicios aeróbicos y bailes latinos), concursos fotográficos y hasta cuatro pistas de voley-playa ante la fachada del Ayuntamiento.

Más de 230.000 personas han participado este año (un +26,4%) en ‘Paris Plages’, un evento de un mes cuyo coste, 1.136.000 euros, han patrocinado empresas como Lafargue, Culturebox y otras y por tanto le ha salido gratis al Ayuntamiento parisino. En contraste, el Ayuntamiento de Sevilla se gastó 3,7 millones de euros para sólo unos días de la final de la Copa Davis, en la que perdió casi un millón de euros y de la que aún no ha reutilizado ni la cubierta.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *