Zoido promete ahora pagar a los proveedores en 20 ó 25 días

Actualmente cobran del Ayuntamiento con un retraso de 81,50

El objetivo del Plan de Ajuste era reducir la demora al plazo legal de 30

La evolución cada vez es peor ya que en 2013 el retraso creció en 7 días

 

El alcalde de Sevilla cerró el Pleno celebrado en vísperas del Día de Andalucía con una promesa que pasó prácticamente inadvertida: el plazo de pago a los proveedores. Y es que la atención se había centrado en los efectos que para el Ayuntamiento tendrá o dejará de tener la nueva ley de Reforma de la Administración Local en el mantenimiento o supresión de servicios municipales, hasta el punto de que numerosos directores de Área y otros cargos del Consistorio acudieron al Pleno a escuchar las explicaciones del alcalde.

En medio de su intervención sobre la Reforma, Zoido dejó caer la promesa de que el Ayuntamiento va a pagar a sus proveedores como máximo en un plazo de entre 20 y 25 días. En caso de cumplirse, sería de entre 5 y 10 días menor que el ideal establecido para todas las Administraciones Públicas: 30 días.

Sin embargo, la promesa del alcalde está aún lejos de la realidad cotidiana, como demuestra el informe del interventor municipal, José Miguel Braojos, sobre el grado de cumplimiento por parte del Consistorio del Plan de Ajuste referido al último trimestre del año 2013 y fechado tan sólo veintiséis días antes del discurso del alcalde ante el Pleno.

En la página 7 de su informe, el interventor dice textualmente lo siguiente: “Tratándose de datos de distintas entidades, el periodo medio de pago de la deuda comercial no se refleja por el cálculo ponderado de los periodos medios de pagos. Por ello, se ha optado por reflejar el periodo correspondiente a la entidad Ayuntamiento de Sevilla de 81,50 días, que es la que en términos relativos tiene mayor volumen de gestión de recursos, si bien la generalidad de las entidades cumplen con las previsiones legales de pago. Este dato del periodo medio de pago de la deuda comercial ha empeorado en el cuarto trimestre con respecto al tercero, pasando de 74 días a 81,50 días”.

Así pues, tras las palabras del alcalde de rebajar el plazo a entre 20 y 25 días, el Ayuntamiento tendría que agilizar su ritmo de pagos en un 70% para que se materialice la promesa de Zoido a partir de los actuales 81,50 días.

Recuérdese que uno de los objetivos del Plan de Ajuste y de acogerse a los créditos impulsados por el Ministerio de Hacienda era poner a cero el contador de la deuda acumulada con los proveedores, pero tres años después las demoras en los pagos por parte de la Hacienda municipal se aproximan ya a los tres meses.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *