Espadas versus Zoido

Al cabo del primer año es mayor el número de sevillanos que creía que la ciudad mejoró, y muchos más los que decían que fue a peor, con Zoido que con Espadas

La visión de que Sevilla está más sucia ha subido cinco puntos en el mandato de Espadas en comparación con el primer año de Zoido

El uso de las bicicletas de Sevici ha caído en un 7% en el primer ejercicio de Espadas frente al primero de Zoido

Globalmente, en el primer año de Espadas ha crecido el uso del coche privado en detrimento del sistema público

 

El pasado curso político se cerró en Sevilla antes de las vacaciones del mes de agosto con la difusión a finales de julio del Barómetro Socioeconómico de la Fundación Cámara y del Centro Andaluz de Prospectiva en que se evaluaba la situación de la ciudad tras el primer año de gobierno de Espadas y la opinión de los sevillanos sobre su gestión.

Antes de que avance más el recién iniciado nuevo curso político, creemos que resulta de interés establecer una comparación entre ese Barómetro relativo al primer año de Espadas como alcalde y el que cuatro años antes (Junio de 2012) realizaron la Fundación Cámara y el Centro Andaluz de Prospectiva sobre el primer año de gobierno de Zoido, para comprobar similitudes y diferencias.

Hay que precisar que los Barómetros sobre el estado de Sevilla no siempre siguen las mismas pautas, ya que, obviamente, los asuntos que saltan al primer plano de la actualidad y sobre los que se pregunta a los sevillanos son distintos con el paso de los años, por lo que en este informe nos limitamos a abordar los temas en que se puede hacer, siquiera de forma aproximada, una comparación entre la gestión de Zoido y la de Espadas.

EXPECTATIVAS

Lo primero que llama la atención es ver que tras el primer año de los respectivos mandatos de cada alcalde era mayor el número de sevillanos (20,1%) que opinaban que Sevilla había mejorado con la gestión de Zoido que el de quienes opinan que lo ha hecho con la de Espadas (17,8%). Ahora bien, en sentido contrario los datos son mucho más negativos para el alcalde del PP que para el del PSOE: un 37,3% creía que Sevilla había empeorado con Zoido frente a tan sólo un 17,1% que creen ahora que ha evolucionado a peor con Espadas.

Una posible explicación a esa visión tan negativa sobre el gobierno del PP podría radicar en que el Zoido de los 20 concejales había suscitado tanta ilusión que al cabo de un año, como las expectativas no se cumplieron, un buen número de sevillanos expresaron su decepción en el sondeo.

La proporción de quienes pensaban que Sevilla no ha experimentado cambio alguno o que sigue igual con uno y otro alcaldes tras su primer año en el Ayuntamiento es del 41,8% con Zoido y del 65,1% con Espadas. Globalmente, pues, si sumamos el porcentaje de quienen pensaban/piensan que Sevilla mejoró/sigue igual, es decir que no ha evolucionado a peor, la diferencia es claramente favorable a Espadas (82,9%) frente a Zoido (61,9%), quizás porque Espadas no prometió, como vulgarmente suele decirse, “el oro y el moro” y por tanto los sevillanos le conceden aún más margen de maniobra, más periodo de gracia que a Zoido, el cual apareció ante ellos como con una varita mágica con que iba a acabar hasta con el paro (recuérdese aquella promesa de que él sería “el alcalde del empleo”).

LOS PROBLEMAS

Zoido no sólo no fue el alcalde del empleo, sino que con él Sevilla sobrepasó por primera vez (septiembre de 2011) la barrera de los 80.000 desempleados en que lleva sumida en los últimos cinco años con la única excepción del pasado julio. Por eso el paro sigue siendo calificado como el principal problema de la ciudad tanto con Zoido como con Espadas, si bien con mayor intensidad en el caso del primero (59%) que en el del segundo (49,3%), y es que en junio de 2012, fecha del primer Barómetro de Zoido, había en la ciudad 85.906 desempleados frente a los 80.649 de junio de 2016 con Espadas.

El segundo problema de la ciudad para los sevillanos , tanto en el año inicial de Zoido como el de Espadas, es la limpieza, pero la visión es más negativa con el actual alcalde que con su predecesor. Un 10,5% de los sevillanos la señalaban con Zoido, frente a un 15,30% con Espadas. Así pues, un 5% más de sevillanos en números redondos ven Sevilla más sucia con Espadas que con Zoido cuatro años después, en lo que constituye un serio toque de atención al actual alcalde.

Mientras que con Zoido el tercer problema era la situación económica (7,4%), a modo de corolario del paro, no deja de ser significativo que con Espadas el problema que se aúpa al tercer puesto en la preocupación de los sevillanos es el abandono de las calles (5,4%), que iría asociado al de la limpieza. Si se suman los dos arrojan una cifra del 20,7% bastante inquietante para Espadas, ya que demuestra que para la quinta parte de los ciudadanos el principal problema de Sevilla es el aspecto de suciedad y abandono que perciben en sus calles, plazas, parques y jardines, y esto, al contrario que el paro, ya se vincula directamente a la gestión del Ayuntamiento.

MOVILIDAD

Tanto con Zoido como con Espadas el tráfico es señalado como el cuarto gran problema de la ciudad, si bien con una leve mejoría en favor de Espadas (5,3%) frente a Zoido (6,1%). Esta percepción de que el tráfico es más fluido queda ratificada en las respuestas cuando se pregunta directamente por la valoración en este aspecto: con Zoido era negativa en un 50,4%, frente a sólo el 40,7% con Espadas; positiva, en un 47,5% para Zoido frente a un 54,2% con el actual alcalde. Así, el valor medio de Zoido en tráfico (4,29 puntos) es inferior al de Espadas (4,62) tras el primer año de mandato de cada uno.

Cuando se preguntó por la valoración de la gestión del Ayuntamiento de cero a diez puntos, la del gobierno de Espadas supera al de Zoido en todos los capítulos comparables. Estas son las notas otorgadas por los sevillanos, siendo la primera la del gobierno de Zoido y la segunda la del gobierno de Espadas:

-Transporte público: 5,5 // 5,95 puntos

-Parques y Jardines: 5,3 // 5,63

-Seguridad ciudadana: 5,2// 5,84

-Centros de enseñanza: 5,0// 5,80

-Servicios sociales: 4,8 // 5,40

-Limpieza de la ciudad: 4,4 // 4,73

-Viviendas sociales: 4,3 // 4,93

Hay que subrayar la paradoja de que habiendo señalado un 15,30% de los sevillanos la limpieza como el principal problema de la ciudad, luego se puntúa ligeramente mejor la gestión del servicio correspondiente con Espadas que con Zoido.

FRENAZO A LA BICI

La comparación entre Barómetros refleja otro dato digno de reflexión: el hundimiento del Servicio Público de Bicicletas (Sevici) con Espadas, que no ha sabido revertir aún una tendencia que se vislumbraba ya a lo largo del mandato de su predecesor. Si al cabo del primer año de Zoido un 18,80% de los sevillanos confesaban que viajaban en las bicicletas de Sevici, esa proporción ha caído hasta el 11,9% con Espadas (casi 7 puntos menos).

Al margen de la bicicleta, aunque luego subrayaremos otra paradoja, en el mandato del gobierno actual se ha incrementado notablemente el número de sevillanos que declaran usar transportes públicos cuando la cuestión se les plantea en concreto, muy especialmente en el caso del Metro y del tranvía.

Así, frente al 96,3% de los ciudadanos que confiesan ahora que utilizan el autobús con Espadas, la proporción era del 92,70% con Zoido. En el tranvía es del 53,6% con el actual alcalde frente al 42,80% con su antecesor. En el Metro, del 43,6% frente al 31,30%. Y hasta ha mejorado el uso del Cercanías de Renfe: el 19,2% declaran que lo usan ahora frente al 18,40% hace un cuatrienio.

Pero volvemos a constatar una gran paradoja, ya que cuando se pregunta globalmente por el uso del transporte público o privado, sin especificar ningún medio en concreto, el resultado es inverso al que podría colegirse por el capítulo anterior: un 68,9% de los sevillanos usaba el transporte público durante el primer año de Zoido, proporción que ahora se ha reducido al 64,80% con Espadas. Asimismo, se ha pasado de un 26,20% que usaban el vehículo privado hace cuatro años a un 33,20% con Espadas (se usa más el coche en el mismo porcentaje en el que ha caído el uso de la bici).

En cuanto a la valoración de los transportes, mejora la puntuación del Metro, el tranvía y el autobús con Espadas pero empeora la de Sevici y el Cercanías. Los sevillanos puntuaban hace cuatro años con un 7,85 el Metro durante el mandato de Zoido, frente a los 8,03 puntos que obtiene en el mandato de Espadas. En el Cercanías se pasa de un 7,58 a un 7,38; en el tranvía, de un 7,31 a un 7,52; en Sevici, de un 7,30 a un 6,24, y en el autobús, de un 5,9 a un 6,21.

En el primer año de Espadas se percibe un empeoramiento del tráfico en tres de los once distritos de la ciudad (Los Remedios, Sur y Este-Alcosa-Torreblanca) y una mejoría en los ocho restantes.

 

‘SORPASSO’ FUTBOLÍSTICO

 

La última ratio comparable entre los dos Barómetros es la futbolera. Al cabo de un año de mandato de Espadas hay más sevillistas que béticos en la ciudad, quizás porque el actual alcalde ha heredado los éxitos europeos del club de Nervión en la fase final del mandato de Zoido. Tras el primer año de mandato de Zoido como alcalde había un 40,1% de sevillanos que se declaraban seguidores del Betis, frente al 36,7% que dicen serlo en estos momentos con Espadas. Por el contrario, en aquel entonces había un 37,4% que decían ser sevillistas, mientras que tras el primer año de Espadas ya hay un 39,4% de hinchas del club blanco.

Antes, un 19,4% declaraba no ser ni bético ni sevillista; ahora, con Espadas, ese porcentaje baja al 17,8% (prácticamente en la proporción que ha crecido el número de sevillistas). De ambos clubes se declaraban un 3,1 de los sevillanos y ahora tienen el corazón compartido entre los dos un 5,6%.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *