El PSOE mantendría la provincia pero cediendo un escaño a Ciudadanos

El partido naranja subiría cinco puntos, como en la capital, y lograría un diputado más

El PP, Podemos e IU repetirían el resultado de las autonómicas de hace dos años

Una candidatura conjunta de Podemos e IU no sumaría en escaños y restaría en votos

 

La provincia de Sevilla volvería a ser el feudo del PSOE andaluz si ahora se celebrasen elecciones autonómicas, aunque en menor proporción que en marzo de 2015, ya que perdería un escaño de sus ocho actuales en beneficio de su socio de investidura, Ciudadanos, que pasaría de dos a tres y sería el único partido, junto con IU, que ganaría votos (más de cinco puntos). El resto de formaciones (PP, Podemos e IU) mantendrían las mismas actas de diputado que hace dos años, según un nuevo sondeo realizado por SW Demoscopia para Viva Sevilla entre el 9 y el 20 de junio.

Por tanto, Ciudadanos confirmaría en el conjunto de la provincia un similar crecimiento en votos (+5,05% en este caso) que ya se detectó en la capital, aunque su traducción en representación política sería menor, ya que mientras en la metrópoli obtendría dos nuevos concejales, en la provincia tendría sólo un diputado más y pasaría de dos a tres, con un 14,2% de los sufragios (logró un 9,15% hace dos años).

El partido que más votos y más representación pierde es el PSOE de Susana Díaz, aunque su hegemonía en la provincia no está en peligro. En dos años se deja un 2,17% de sus sufragios (pasaría del 38,07% al 35,9%) y un diputado, que le fagocita el partido naranja de Juan Marín.

El PP, pese a la lucha fratricida que se ha producido en su seno durante estos dos años hasta el triunfo de los críticos de Virginia Pérez sobre los oficialistas de Juan Bueno, se mantiene relativamente estable en el conjunto de la provincia, con la pérdida de tan sólo 0,85 puntos, lo que le basta para conservar sus cuatro diputados actuales (pasaría de un 21,95% de los votos emitidos a un 21,1%).

En similar situación se halla Podemos, que perdería un punto (del 16,6% al 15,6% de los sufragios) y mantendría sus tres escaños actuales. La foto prácticamente fija se repite en el caso de Izquierda Unida, única formación junto con Cs, que ganaría en votos, pero tan sólo ocho centésimas, que no le sirven para mejorar la única acta de diputado que actualmente ostenta.

 

CONJUNCIÓN DE LA IZQUIERDA

 

En el sondeo se ha introducido una variante en comparación con el escenario político de marzo de 2015: la posibilidad de que concurran  juntos, como Unidos Podemos, Izquierda Unida y la formación morada que en Andalucía lidera Teresa Rodríguez.

Pues bien, la asignación en número de escaños en comparación con el resultado que refleja el sondeo para una concurrencia electoral por separado no variaría y todo quedaría igual, ya que la conjunción de la izquierda obtendría el mismo resultado de 3+1, igual a 4 escaños (actualmente 3 de Podemos y 1, de Izquierda Unida).

Paradójicamente, Unidos Podemos sí obtendría menos votos (21,6%) que IU y Podemos cada uno por separado (sumarían el 22,7%), concretamente un 1,10% menos, en beneficio del PSOE (0,5% más) y del PP (0,8% más), mientras que Ciudadanos perdería dos décimas. Estos datos reflejan que una confluencia Iu+Podemos en la provincia de Sevilla provocaría una mayor movilización de los votantes potenciales del PSOE y aún más de los del PP y que ese mayor grado de polarización afectaría, pero mínimamente, a Ciudadanos.

 

CARACTERÍSTICAS

 

El sondeo demuestra la diferencia que todavía existe entre la percepción que se tiene de los partidos en Sevilla capital y en el conjunto de la provincia. Si Ciudadanos ganaba en tres categorías en la metrópoli y era visto como el partido más de centro, más útil y más inspirador de confianza, son en el ámbito provincial los socialistas quienes obtienen mejor percepción, ya que el PSOE es considerado el más útil (29,7% de los votantes), inspirador de mayor confianza (31,7%), necesario (29,8%) y cumplidor de sus promesas (36%).

Ciudadanos, por su parte, es percibido como el partido más centrista (60,6%); Podemos, como el más populista (46,3%), y el PP, al igual que en la capital, como el más corrupto (53,3%). Un dato significativo es que un 11,5% de los propios votantes del PP consideran a este partido como el más corrupto de todos, mientras que en el PSOE esa proporción baja hasta casi la mitad: un 6% de sus votantes le atribuyen tal condición.

LÍDERES

Otro rasgo diferencial entre Sevilla capital y su provincia es el mayor grado de conocimiento en esta última de los líderes políticos regionales, en todos y cada uno de los casos y sean del partido que sean.

La trianera Susana Díaz es conocida por el 96,4% de los electores provinciales (una décima más que en la capital); el segundo lugar vuelve a ocuparlo la líder de Podemos, la gaditana Teresa Rodríguez, con el 69,5% (4,1 puntos más que en la capital); el tercer puesto es para el líder del PP (A), Juanma Moreno, con el 66,7% (4,2 puntos más que en la metrópoli); le sigue el líder de IU, Antonio Maíllo, con el 60,4% (6,4 puntos más que en la capital), y cierra la clasificación el líder de Ciudadanos, Juan Marín, con el 53,5% (7,6 puntos más que en la gran urbe).

A este mayor grado de conocimiento se corresponde también una mejor valoración en algunas décimas que en la metrópoli, si bien no es suficiente como para que alguno de ellos obtenga el aprobado. La líder más valorada es Susana Díaz, con 4,36 puntos y superando a Antonio Maíllo, que es más valorado en la capital que en la provincia. El líder regional de IU es el segundo político más considerado en el conjunto de los municipios, con un 4,25. Le siguen Juan Marín (Ciudadanos), con 4,12 puntos; Teresa Rodríguez (Podemos), con un 3,85 y, en último lugar, al igual que en la metrópoli pero con tres décimas más, el líder del PP, Juanma Moreno, con 3,78 puntos.

Todos los líderes obtienen mayor porcentaje de valoración negativa que positiva, factor que explica que ninguno obtenga globalmente un aprobado. Al igual que vimos en Sevilla capital, Teresa Rodríguez polariza opiniones en un extremo y otro: obtiene las valoraciones más negativas (un 49,1%) y se queda a sólo cinco décimas de Susana Díaz como líder con más valoración positiva. La actual presidenta de la Junta recibe un 19,8% y la portavoz morada, un 19,3%. Por su parte, Juan Marín es quien reúne mayor proporción de valoración neutra (un 48,1%). Antonio Maíllo, por su parte, obtiene un 19,1% de valoraciones favorables.

Un pacto de investidura nada útil
Más de dos tercios de los sevillanos del conjunto de la provincia (concretamente el 69,7% del total) conocen que el PSOE de Susana Díaz gobierna en Andalucía merced al pacto de investidura firmado con el partido naranja que lidera Juan Marín, pero más de la mitad no otorga ninguna utilidad a dicho acuerdo.

Así, el 52,8% estima que el pacto PSOE/Ciudadanos no tiene ninguna utilidad; un 21,1% piensa de forma positiva al respecto  y un 26,1% le atribuyen alguna utilidad.

Las opiniones negativas se reparten prácticamente por igual entre hombres y mujeres. Son más benevolentes respecto del pacto de investidura los mayores de 65 años (el 28,4%), además de quienes carecen de estudios (un 34,5%) y los autónomos (un 30,4%).

También parece lógico que lo enjuicien favorablemente la mayoría de votantes de los dos partidos signatarios del acuerdo: el 38,7% de los votantes del PSOE y el 35,3% de los de Ciudadanos. Quienes opinan de forma más negativa son los votantes de Podemos (82,2% en contra), PP (69,5%) e Izquierda Unida (61,1%).

 

La corrupción, el mayor problema andaluz tras el paro

 

Con 818.763 andaluces inscritos aún en las oficinas del Servicio Andaluz de Empleo (antiguo Inem) en demanda de un trabajo según la última estadística oficial  correspondiente al pasado mes de junio, es habitual que en los sondeos aparezca el paro como primer problema de Andalucía, y así también lo reflejan los sevillanos del conjunto de la provincia en la encuesta de SW Demoscopia: un 69,3% comparten la misma opinión.

Al margen de este problema estructural de nuestra región, los sevillanos señalan como el siguiente de Andalucía la corrupción (un 7,3%), como demostración de lo que han calado en la opinión pública las reiteradas noticias sobre casos como el de los ERE y otros en nuestra comunidad autónoma.

Los tres siguientes problemas pueden vincularse directamente al ámbito competencial de la Junta de Andalucía: la educación en general (6,2%), la sanidad (4,9%) y el polémico Impuesto sobre Sucesiones y Donaciones, señalado por un 4% de los sevillanos y a poca distancia, pues, de la situación de la sanidad pública.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *