Emvisesa permuta su joya de la corona

Una parcela en Ramón Carande valorada en 7 millones de euros

Quiere convertir las 68 viviendas edificables en 400 en otras zonas

Admite a cambio inmuebles ya edificados, suelo y solares de empresas

 

La Empresa Municipal de la Vivienda (Emvisesa) abre oficialmente a partir de hoy, 25 de julio, y hasta el 6 de octubre un plazo de dos meses y medio en números redondos para que las empresas interesadas le presenten ofertas de entrega de viviendas ya construidas, suelos y solares en distintos sectores del término municipal a cambio del que se considera su activo de mayor valor: una parcela de uso residencial cercana a la milla de oro de Sevilla.

El terreno en cuestión está situado en la Avenida de Ramón Carande, cercano por tanto a uno de los campus de la Universidad Hispalense, la línea del Metro y la del tranvía, la estación de San Bernardo y otros equipamientos importantes de la ciudad.

Tiene una superficie de 1.838,09 m2 y una edificabilidad de 7.352 m2, que permite la construcción de 68 viviendas en un máximo de siete plantas de altura sobre rasante. Está valorado en los libros de Emvisesa en 7.003.865,30 euros, si bien fuentes del sector inmobiliario estiman que su valor comercial es muy superior, por su estratégica ubicación y, especialmente, por el repunte que está experimentando el sector tras casi nueve años de crisis económica, como demuestra el creciente número de licencias otorgadas por la Gerencia de Urbanismo y la promoción de nuevos conjuntos residenciales.

Con la convocatoria de este concurso, Emvisesa pretende dotarse de inmuebles ya edificados, suelos y solares en distintos sectores de la ciudad que le permitan, por una parte, obtener un mayor número de viviendas terminadas que satisfagan la demanda existente actualmente en el municipio y, por otra, hacerse con suelos destinados a la construcción de viviendas en el menor tiempo posible.

La idea de la empresa pública es pasar de las 68 viviendas que podría construir en la parcela de la calle Ramón Carande a unas 400, repartidas por distintas zonas de la ciudad: casi seis veces más.

DEPÓSITO

El conjunto de inmuebles y suelos a entregar en permuta (en principio se barajó también la posibilidad de aportaciones en metálico, hasta un máximo de 3.485.000 euros, si bien este extremo podría ser revisable) debe estar valorado en, como mínimo, esos 7 millones de euros de referencia, impuestos aparte. La empresa municipal no abonará ninguna cantidad en metálico.

Las compañías interesadas en participar en el concurso de la permuta deberán acreditar como garantía una cantidad de 350.193,27 euros.

Emvisesa lleva meses preparando esta operación y sondeando el mercado inmobiliario para comprobar el grado de receptividad del mismo. El significativo número de empresas “a priori” interesadas ha despejado cualquier tipo de duda al respecto y se espera que se presenten bastantes ofertas, especialmente de firmas locales con larga trayectoria en el sector y con recursos propios, que no dependan en último extremo del grifo de la banca.

Este es, probablemente, el concurso más complejo redactado por los técnicos de la empresa municipal, ya que no se trata de una simple permuta de un suelo por otro. En la operación pueden entrar de todo, desde inmuebles ya edificados hasta suelo y solares y, eventualmente, dinero en metálico.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *