Celebrar un acto en el Alcázar costará 8.000 euros

SUBIDA DEL 135%

Hasta ahora la tarifa vigente era de 3.395 euros

RAZÓN

El Patronato estima que el uso del monumento era demasiado barato

SECTOR TURÍSTICO

De esta manera no se hará “competencia desleal” a los hoteles

 

El gobierno socialista de Juan Espadas ha impulsado no sólo una subida del 21% en el precio de la entrada general al Alcázar, que pasa de 9,50 a 11,50 euros, sino también otra de mucha mayor cuantía y de la que no se ha informado oficialmente tras la última reunión del Consejo de Gobierno del Patronato: un 135% a la hora de celebrar un acto en el recinto declarado Patrimonio de la Humanidad.

En el Alcázar existen cuatro tipo de tarifas, de las que el Patronato ha modificado en su última reunión al menos dos, que haya trascendido: la primera y la cuarta.

La primera comprende el precio general de la entrada a la planta baja, que pasará de 9,50 a 11,50 euros y que abonan los visitantes no empadronados en Sevilla capital, o sea, los turistas, ya sean de Sevilla provincia, resto de España y extranjero. Aparte hay que abonar 4,50 euros por visitar el Cuarto Real, un precio del que se ignora si se ha incrementado en la misma proporción o no, aunque el Ayuntamiento no ha informado en tal sentido.

La tarifa segunda se aplica a las visitas nocturnas que se realizan fuera del horario habitual de apertura del recinto y siempre que el tiempo de las mismas no supere una hora de duración. Estas visitas son solicitadas generalmente por organizadores de eventos como congresos y convenciones. Hasta la fecha rige una cuota fija de 568 euros, más 8 euros por cada visitante que forme parte del grupo.

La tarifa tercera se estipuló para los rodajes en el Alcázar de películas o documentales. Así, para una película con figurantes, tipo Juego de Tronos, la tarifa vigente hasta ahora es de 1.360 euros por hora o fracción. Sin figurantes, 679 euros. En cuanto a fotografía con figurantes, el coste es de 339 euros por hora o fracción; y sin figurantes, de 170 euros.

En la tarifa cuarta es donde el Patronato ha aprobado de una tacada una subida sin precedentes del 135%. Es la que se aplica a la celebración de actos que no tengan carácter oficial y que sean autorizados previamente por la Comisión Ejecutiva o la Presidencia del Patronato (que ostenta el alcalde).

Hasta ahora, organizar un acto en este monumento declarado Patrimonio de la Humanidad costaba 3.395 euros. Tras la decisión del Patronato, en línea con el argumento de Espadas de que la entrada o el uso del Alcázar, eran demasiado baratos un acto que tenga como marco el recinto costará 8.000 euros.

 

BENEFICIO INDIRECTO

 

También se considera que con este sustancial incremento de la tarifa el Alcázar dejará de hacer, de algún modo, una “competencia desleal” al sector turístico de la ciudad, ya que era comparativamente más barato utilizar un monumento de tal importancia al módico precio de 3.395 euros que los salones de un hotel o de Fibes.

Ahora habrá que ver si el incremento de la tarifa provoca la celebración de menos actos, si la subida compensará la hipotética disminución de aquéllos y cómo repercutirá la nueva política de precios en esta fuente complementaria de ingresos del monumento. Por acuerdo también del Patronato de la caja del Alcázar, en la que hay acumulados unos 15 millones de euros, deberán salir dos millones de euros más que añadir al milllón que anualmente se le transfiere al Ayuntamiento para rehabilitar el patrimonio de titularidad municipal, específicamente las Casas Consistoriales, el Antiquarium y el Castillo de San Jorge.

El gobierno local entiende que a partir de ahora ese dinero podrá dedicarse a cualquier espacio de propiedad municipal y no única y exclusivamente a los tres citados o, en última instancia, a los bienes adscritos al ICAS, como sería también el antiguo convento de Santa Clara.

El Sevilla Congress promociona cuatro salas del monumento

El Sevilla Congress and Convention Bureau promociona en su página oficial cuatro salas del Alcázar para la organización de todo tipo de actos, con un aforo máximo de 600 personas, y de 300 a cubierto.

Por su parte, Turismo de Sevilla sigue promocionando una herramienta digital que suscitó no poca polémica tras su presentación a inicios del mandato de Espadas, Venues Sevilla, a través de la cual se comercializan espacios municipales para organizar allí reuniones, congresos y eventos, entre ellos dos de los sostenidos con el dinero del Alcázar: el Antiquarium y el Castillo de San Jorge.

En enero de 2016, cuando se presentó esta herramienta en Madrid se dijo que no entraría en colisión con la actividad de Fibes, sino que sería “complementaria”.

Además de esos espacios, a través de Venues Sevilla se alquilan el Casino de la Exposición, el Museo de la Cerámica, la Torre de Don Fadrique, el Costurero de la Reina, los Baños de la Reina Mora, el Pabellón de Marruecos de la Expo del 29, la Plaza de España, la Plaza de América, el Muelle de Nueva York, la Puerta de Jerez, los Jardines de Murillo, la Alameda de Hércules, el Palacio de los Marqueses de la Algaba, el Monasterio de San Jerónimo y el Muelle Camaronero.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *