Las 52 cámaras de Movilidad grabarán imágenes para uso judicial en Sevilla

Los datos podrán usarse para, entre otros, investigar sobre accidentes de tráfico

La veintena de cámaras del Plan Centro ya tenían esa función pero estaban estropeadas

El Ayuntamiento duplicará el número de cámaras existentes para vigilar la circulación

 

Los incidentes de la Madrugada del año 2017 han propiciado el surgimiento de una nueva era en la ciudad de Sevilla en lo que a vigilancia y seguridad se refiere. La videovigilancia de las vías públicas mediante cámaras (en este caso más de un centenar) no se va a limitar a la próxima Semana Santa, ya que se extenderá al resto del año aprovechando la infraestructura con que está dotada la Delegación de Movilidad.

La Junta de Gobierno del Ayuntamiento de Sevilla ha aprobado en su última reunión que las 52 cámaras que tiene instaladas la Delegación de Movilidad, Seguridad y Fiestas Mayores en distintas vías públicas de la ciudad, y no sólo las del Centro, puedan emplearse para grabar imágenes con fines distintos a la mera observación del tráfico y los atascos y la adopción de medidas para la mejora de la circulación vial, su única función hasta el momento.

El gobierno de Espadas ha acordado que estas cámaras puedan emplearse para grabar imágenes, y no sólo observar en tiempo real, siempre que medie una autorización judicial. Esas imágenes grabadas podrán ser utilizadas tanto en la investigación de accidentes de tráfico como en apoyo de la Justicia en el caso de indagaciones de otro tipo.

Esta decisión no supone una estricta novedad, ya que la veintena de cámaras de observación que se instalaron con motivo del Plan Centro durante el mandato de Monteseirín, luego desechado por Zoido en su primera decisión tras ser elegido alcalde, ya contaban con autorización para que sirvieran de apoyo a los jueces, pero prácticamente no llegaron a utilizarse para ese tipo de misiones porque estaban estropeadas.

El Ayuntamiento proyecta más que duplicar el número de cámaras de la Delegación de Movilidad y Seguridad y pasar gradualmente de las 52 actualmente existentes a al menos 114 (incremento del 119%). Se instalarían en carreteras y calles del casco urbano para el control, regulación, vigilancia y disciplina vial de tráfico.

Todas estas cámaras estarán debidamente señalizadas y autorizadas por la Agencia de Protección de Datos. En principio no se podrán usar con fines ajenos que no sean la investigación judicial de un delito o de un accidente de tráfico. No se utilizarán para imponer multas a los conductores.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *