El 93% de los árboles serán eliminados en la ampliación del tranvía

TRASPLANTABLES

En el documento oficial se reconoce que sólo 12 árboles o arbustos podrán ser trasplantados

SALVABLES

Únicamente se podrán preservar al 100% las rosaledas y las bignonias en pérgolas

OPORTUNIDAD

El impacto del tranvía se presenta como “un recurso para renovar las plantaciones”

La ampliación del tranvía desde San Bernardo a Santa Justa obligará a eliminar 170 de los 182 árboles o arbustos (el 93,41%) existentes en la mediana de las avenidas, un impacto ecológico que es calificado en el Estudio ambiental como “un recurso para renovar las plantaciones que como todo organismo vivo algunas de ellas tienen problemas asociados a su crecimiento y desarrollo”.

El pasado 18 de marzo, el delegado de Movilidad, Juan Carlos Cabrera, y el catedrático de Ecología, Enrique Figueroa, ofrecieron una rueda de prensa sobre el proyecto de ampliación del tranvía desde la estación de San Bernardo a la de Santa Justa en la que expresaron públicamente el compromiso del gobierno de Espadas de no talar y de mantener el número de árboles que existen ahora en la mediana de las avenidas que será ocupada por la prolongación del tranvía, merced al trasplante de aquéllos a las aceras. “Si la idea fuera talar no estaría en esta plataforma”, declaró Figueroa, el cual aseguró que su equipo universitario velará “por que no haya talas”.

Cuando posteriormente IU destapó que en el Estudio ambiental se preveía tala de árboles, la reacción oficial fue decir que el impacto de la obra se basaba en un informe anticuado, del año 2008, que aún no había sido actualizado.

Sin embargo, el denominado Estudio ambiental estratégico redactado para la ampliación del tranvía  y que al ser sometido a información pública tiene carácter de oficial, está sellado por el secretario de la Gerencia de Urbanismo en sesión celebrada el día 16 de marzo de 2018 y confirma los peores temores de la oposición y de los ecologistas sobre la eliminación de arboleda, pese a que en el documento (página 9) se afirma que uno de los objetivos es “la preservación de las cualidades paisajísticas, la Bibliofilia y la Biodiversidad”.

 

“RENOVACIÓN”

Los autores del estudio, pertenecientes a Ayesa (la ingeniería que preside José Luis Manzanares), son conscientes del impacto de la ampliación del tranvía sobre los árboles, pero lo presentan como “un recurso para renovar las plantaciones que como todo organismo vivo alguna de ellas tienen problemas asociados a su crecimiento y desarrollo” (páginas 54 y 72):

Y además afirman que han puesto al día (“fundamentalmente estableciendo el tamaño actual del arbolado y teniendo en cuenta la previsible ocupación final considerando las secciones tipo definidas a nivel de Plan Especial) el estudio que fue realizado en 2008 por el Servicio de Parques y Jardines para el proyecto de trazado.

Afirman que el criterio general es mantener la arboleda, “siempre y cuando no afecte a las obras y/o esté en buen estado, trasplantando aquella que pueda seguir teniendo vida una vez realizado el trasplante”, pero añaden: “lógicamente dichos impactos pueden variar y deberán ajustarse en función de la ocupación final que se defina en el proyecto constructivo, no obstante la posible variación no se espera que sea significativa en relación a la afección al arbolado urbano” (Página 56).

 

AFECCIÓN

 

Y esa afección se refleja en un cuadro según el cual de los 182 árboles o arbustos (ninguna palmera, pese a lo dicho por Figueroa de que había dos o tres) sólo se califican para un posible trasplante 12, lo que significa que no serían trasplantables 170 (el 93,41% del total).

Sí se estima que puede salvarse la totalidad de las rosaledas (1.189 m2) y de las bignonias que crecen sobre las pérgolas (516 m2).

 

Por tanto, el Estudio ambiental deja en evidencia las afirmaciones del delegado de Movilidad y del catedrático de Ecología en el sentido de que no habrá talas sino sólo trasplantes de árboles existentes, por lo que habrá que plantar nuevos ejemplares en número equivalente a los que se eliminen de la mediana y de especies (página 68) en concordancia “con las condiciones climáticas y características del suelo y escasos requerimientos hídricos, incluyéndose especies con mayor capacidad de fijación de CO2”.

Impacto de la ampliación del tranvía en la vegetación

(avenidas Ramón y Cajal, San Francisco Javier, Luis de Morales, Luis Montoto y Kansas City)

Especie Número Trasplantables Observaciones

Jacarandas 30                    4

Plataneros 31                      0

Tuyas 15                             0

Melias 96                             0

Rosas 1.189 m2                  Rosaledas

Ficus   6                              4

Naranjos   3                        3

Adelfas   1                           1

Bignonias 516 m2                Pérgolas

TOTAL 182                       12 (6,59%)

82.000 litros de agua de pozo y el doble de energía

El Plan Especial de ampliación del tranvía supondrá, según sus autores, un bajísimo nivel de consumo de recursos naturales. Así, las necesidades de agua  se reducen principalmente al consumo de la zona verde asociada a la plataforma, en el caso de que se opte por la utilización de césped natural, como en el tramo actualmente en servicio.

En el caso de que se opte por la utilización de césped natural se incrementaría la superficie de riego en unos 9.720 m², lo que supondría un consumo de 82 m³/diarios. No obstante, se trata de un consumo de agua no potable procedente de pozo.

En cuanto al consumo de energía, el incremento será de 143.640 km/año x 10,2 KWH/año = 1.465.128 KWH, lo cual supone algo menos de la duplicación del consumo actual del tranvía. Está previsto que la energía eléctrica sea adquirida a la comercializadora Endesa Energía.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *