Feria de Abril y Mayo

Con la regla de las dos semanas de Espadas, mayo le disputará la Feria a abril

Sevilla gana en certidumbre sobre el festejo, pero pierde en una seña de identidad

 

Beltrán Pérez, el portavoz y alcaldable del PP, declaró hace unos días que Espadas, su gran rival en las próximas elecciones municipales, sólo será recordado como el alcalde que convocó el referéndum sobre la Feria de Abril. Obviamente, Espadas ha hecho bastante más que convocar aquella consulta ciudadana, pero la irónica o malévola (según se mire) frase de Pérez refleja también la amplia dedicación del alcalde a la segunda (o primera en opinión de otros) fiesta mayor de la ciudad.

Y es que cuando todavía no ha cumplido su tercer año como regidor de Sevilla, Espadas ha convocado un referéndum sobre la Feria, le ha cambiado el formato ampliándola en un día y con un festivo en medio como norma, ha modificado la Ordenanza municipal del festejo una vez y ahora ha de modificarla de nuevo para dar rango normativo a un segundo cambio de formato que establece como regla una separación de dos semanas entre el Domingo de Resurrección y el inicio de la Feria.

Para justificar este nuevo cambio de formato del festejo, el segundo en tres años de mandato, Espadas invoca razones de seguridad y un informe del Centro de Coordinación Operativa (Cecop) según el cual la Feria de 2019 no debería celebrarse a partir de las cero horas del domingo 28 de abril porque la Semana Santa concluirá el domingo previo, el 21, y no habría tiempo suficiente para el montaje del festejo en el campo de Los Remedios.

“La actual concentración de personas, la seguridad, la demanda creciente de los turistas….exige -ha afirmado Espadas- que no se puede terminar la Semana Santa el Domingo de Resurrección y que en cuatro días tengamos que poner todas las placas en Los Remedios, que los bomberos revisen las casetas, que Emasesa compruebe los imbornales. Ya no es una cuestión de gustos, sino de responsabilidad y seguridad”.

 

SEGURIDAD

 

La seguridad, pues, y máxime con el recuerdo de los incidentes en la Madrugá, se ha convertido en el nuevo argumento por excelencia para justificar cualquier decisión, porque ¿quién osa correr un supuesto riesgo contra el consejo de los expertos en la materia y asumir la responsabilidad si luego ocurre cualquier problema en tal sentido?

Cuando el alcalde lanza el mensaje de que “esta ciudad no se puede jugar la Feria, no se puede improvisar”, indirectamente o inconscientemente sitúa en el plano de la improvisación a alcaldes que le precedieron, como ha sido el caso de Monteseirín, a cuyo gobierno le tocó en dos ocasiones organizar la Feria tan sólo nueve y siete días después del Domingo de Resurrección, concretamente en los años 2011 y 2000.

Quizás Juan Carlos Cabrera, el actual delegado de Fiestas Mayores, debería preguntar a los delegados de aquellos años, Rosamar Prieto y Juan Ortega, cómo entonces los Servicios Municipales sí eran capaces de colocar las placas en Los Remedios y revisar las casetas y los imbornales y no será posible hacerlo en los siete días que mediarían en 2019 entre el Domingo de Resurrección (21 de abril) y el que podría haber sido inicio oficial de la Feria (cero horas del domingo 28 de abril) para haber cumplido lo que dispone la actual Ordenanza municipal de que la fiesta ha de hacer honor a su nombre y celebrarse siempre en abril salvo que circunstancias excepcionales lo impidan.

 

TRAJES DE FLAMENCA

 

Para justificar la implantación como norma de que deben transcurrir siempre catorce días entre el final de la Semana Santa y el comienzo de la Feria, Espadas ha llegado a decir que las familias necesitan más tiempo para comprar los trajes de flamenca. Si, según el alcalde, las sevillanas no deciden el modelo de traje de flamenca que van a lucir en la Feria hasta que no acaba la Semana Santa, ¿qué sentido ha tenido entonces organizar siempre con tanta antelación el Salón Internacional de la Moda Flamenca (Simof)? Este año, por ejemplo, se ha celebrado del 1 al 4 de febrero, cuando la Feria no se inició hasta la medianoche del 15 de abril, dos meses y medio después.

Si los diseñadores siguieran el razonamiento del alcalde, Simof tendría que celebrarse el año que viene entre la Semana Santa y la Feria en el supuesto periodo de elección y compra de trajes por las mujeres sevillanas, esto es entre el 22 de abril y el 4 de mayo.

El último argumento de Espadas ha consistido en citar los precedentes de algunos de sus antecesores, como Monteseirín, que organizó la Feria del 3 al 8 de mayo en 2011, y Zoido, que la organizó del 6 al 11 de mayo en 2014.

Lo que no dijo Espadas es que si Monteseirín organizó la Feria a partir del 3 de mayo de 2011 fue porque ese año el Domingo de Resurrección “cayó” el 24 de abril, pero sólo dejó pasar el tiempo justo que mediaba hasta el entonces lunes del “alumbrao”, el 3 de mayo, pero no pidió dos semanas de plazo como hace Espadas.

 

CALOR

 

En cuanto a la Feria de mayo (2014) de Zoido, fue la consecuencia de haberse plegado a los intereses del sector turístico de la ciudad, que hace mucho tiempo que ha subordinado la Feria de Sevilla al calendario festivo de Madrid con el fin de captar el máximo de visitantes procedentes de la capital de España.

El resultado fue la Feria más calurosa que se recuerda en los últimos años, con crónicas periodísticas impactantes sobre el efecto de las altas temperaturas en los caballos. Aquel 6 de mayo se registró una temperatura máxima de 33,5 grados (recuérdese que la sensación térmica suele ser siempre superior), y al día siguiente, de 32,7 grados.

El factor climático no se está teniendo en cuenta, pero con una Feria cada vez más en mayo en el futuro, conforme a este nuevo formato, se corre el riesgo de sufrir olas de calor en ese mes, máxime por el cambio climático en curso. Así, por ejemplo,  el 13 de mayo de 2015 se registró una máxima de 40,3 grados.

Independientemente del informe del Cecop, con la tesis de la seguridad y del margen operativo, a nadie se le oculta que también ha convenido a los intereses del sector turístico, ya que si la Feria se celebrara en 2019 a partir del 28 de abril, coincidiría con el primero  de mayo, pero al retrasarse a partir del 5 de mayo, aquél espera beneficiarse de los turistas madrileños en la víspera de la Feria, y de los sevillanos luego, especialmente por el día de fiesta en medio.

Así pues, en el pulso político entre los delegados Cabrera y Muñoz, ha ganado el primero al conseguir que el alcalde acepte el “margen de seguridad” de las dos semanas para siempre, pero la consecuencia de esa decisión será que a partir del año que viene una de cada 2,3 ferias se celebren total o parcialmente en el mes de mayo.

 

CERTIDUMBRE

 

Sin embargo, como toda decisión tiene sus ventajas y sus inconvenientes, con la nueva norma de los 14 días entre Semana Santa y Feria, Espadas instaura un fiable e importante principio de certidumbre, en virtud del cual todo el mundo sabrá a partir de ahora y a años vista cuándo empezará y terminará la Feria y se podrá hacer un “calendario perpetuo” de la misma, porque ya no se estará al albur de que medie una semana, dos o diez días en función del capricho de un alcalde o de las presiones del sector turístico, sino que siempre imperará la misma regla.

El reverso de la moneda es que la Feria ya no podrá llamarse con total propiedad de Abril, como en los 171 años de su historia, porque en el futuro casi una de cada dos se celebrará en mayo. Recuérdese que hubo años, como en 2000, en que se adelantó el festivo tan sólo una hora con tal de que oficialmente empezara en abril y no en mayo. Ahora eso será posible con la nueva regla de los 14 días. Mayo le disputará la Feria a abril.

 

Sevilla ganará en certidumbre, pero (pese a la leyenda sobre la preservación de la tradición y las esencias como norma), a costa de perder señas de identidad históricas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *