Tres ruinas

Santa Clara, Artillería y la Gavidia, lastres económicos para la ciudad

Monteseirín compró los tres edificios sin saber para qué

 

Es un principio universalmente aceptado la obligación de los propietarios de conservar sus bienes inmuebles y de que en caso de incumplimiento de tal deber las Administraciones Públicas pueden ejecutar de forma subsidiaria las labores de conservación y cargar luego su coste a la propiedad. Ese deber fue ratificado, en lo que a los bienes integrantes del Patrimonio Histórico Español se refiere, por la ley de Patrimonio de 1985 (artículo 36 y siguientes).

Sin embargo, la política del Ayuntamiento en este sentido -y especialmente en los mandatos de Monteseirín- ha consistido no en exigir que los propietarios de bienes patrimoniales los conserven, mantengan y custodien conforme a la ley, sino en asumir él mismo esas obligaciones, al comprarlos sin ton ni son con dinero público para a la postre traspasar a los contribuyentes sevillanos unos deberes que no les correspondían. Dicho de otro modo, Monteseirín compró tres ruinas patrimoniales a costa de los sevillanos y, peor aún, sin saber para qué, hecho demostrativo de su falta de modelo de ciudad pese a que él mismo y sus adláteres pregonan lo contrario.

SANTA CLARA

Empecemos por un bien de interés cultural que está de plena actualidad: el convento de Santa Clara. En una carta al Papa, el entonces arzobispo, monseñor Amigo, le informaba de que la Archidiócesis había recibido en donación en 1996 el antiguo monasterio, con una superficie construida de 11.300 m2; que su estado de conservación era “muy malo” y que el coste de la rehabilitación ascendería a 1.500 millones de pesetas (algo más de 9 millones de euros).

Con el pretexto de convertirlo en museo de la ciudad, el gobierno de Monteseirín le compró a monseñor Amigo el ruinoso monasterio por el equivalente a 2.097.683 euros, más la entrega del antiguo cine Ideal (2.214 m2 de superficie en pleno centro) y, presumiblemente según el testimonio escrito del arzobispo, dos solares más, de los que no habría quedado constancia por escrito. No se dieron valoraciones de los terrenos pero en su carta monseñor Amigo estimaba la contraprestación municipal en un total equivalente a 3.261.11 euros.

El contrato de compraventa se firmó el 9 de noviembre de 2001. ¿Y qué pasó con la creación allí del museo de la ciudad? Nada de nada. Diecisiete años después no existe museo de tal naturaleza. Tuvieron que pasar cuatro años (2005) para que se iniciara la rehabilitación de tan sólo una cuarta parte del antiguo convento. Se anunció que estaría terminada en 2007. Realmente no se acabó hasta diciembre de 2010, cinco años después del plazo inicial.

BANDAZOS

En el ínterin continuaron los bandazos del gobierno local. De museo de la ciudad se anunció que albergaría la Casa de los Poetas, con el fin de difundir y promocionar el legado literario de Sevilla y convertir la capital andaluza en centro mundial de encuentros poéticos. Además, acogería los manuscritos de los hermanos Machado, que Unicaja había comprado en una subasta. Lejos de aquel anuncio municipal, la entidad malagueña proyecta convertirlos en el principal atractivo del Centro Unicaja de Cultura, que abrirá en el número 45 de la avenida de la Palmera: la denominada Casa Castillo, diseñada en 1914 por el arquitecto jerezano Hernández Rubio para Francisco Castillo y que fue sede de la inmobiliaria Prasa.

Posteriormente Monteseirín ofreció el convento para acoger la colección de pintura andaluza de la baronesa Thyssen, pero ésta prefirió llevársela a Málaga. En julio de 2009, el entonces alcalde presentó un plan de usos para el monasterio. Según dijo iba a ser para cualquier cosa menos para lo que lo compró: acogería un centro de músicas históricas, el servicio de bibliotecas, una nueva biblioteca municipal con 45.000 libros, una fábrica de arte, la Orquesta Barroca, el Coro Barroco, la Orquesta Bética Filarmónica, el Archivo Cansinos Assens, la Fundación Mario Maya, el legado de Manuel Castillo….

Repasen si algo de esto se materializó finalmente. Por su parte,  el hoy alcalde y entonces candidato socialista, Juan Espadas, propuso en 2011 convertir Santa Clara en el “gran centro de referencia y ensayo de las bandas de música”. Hoy, el convento, rebautizado como Espacio Santa Clara, lo mismo acoge una exposición sobre Murillo que cualquier otro evento, tras un gasto municipal de casi 10 millones de euros y quedando aún pendiente la rehabilitación de medio convento, más en ruina que antes.

FÁBRICA DE ARTILLERÍA

En marzo de 2007, el Consejo de Ministros autorizó al Ministerio de Defensa a enajenar el cuartel de San Fernando (hoy cocheras de Tussam) y la Fábrica de Artillería al Ayuntamiento de Sevilla. Previamente, Monteseirín había anunciado que merced a este acuerdo Defensa obtendría edificabilidad lucrativa para la construcción de hasta 900 viviendas en suelos de su propiedad en la ciudad (antiguos cuarteles) y que el Ministerio entregaría libre de cargas el cuartel citado, valorado en libros en 12 millones de euros, y Artillería, en 8,5 millones. Compárense los beneficiosos términos de la operación para el Ministerio: dar un pelotazo inmobiliario con un permiso para 900 viviendas y liberarse además del mantenimiento de esas dos instalaciones militares, especialmente de la Fábrica de Artillería, con nada menos que 20.064 m2, que a través del generoso Ayuntamiento gobernado por Monteseirín  le endosaba a los sufridos contribuyentes sevillanos.

El entonces alcalde anunció su propósito de ceder Artillería a la Junta de Andalucía para que la convirtiera en sede del Archivo General de la comunidad autónoma y en museo de Andalucía. Sin embargo, el Gobierno andaluz no picó y no aceptó lo que el ex comisario de la Expo, Emilio Cassinello, calificaba como “regalos envenenados”: quedarse con la propiedad de pabellones o inmuebles para luego tener que pagar las facturas de la rehabilitación y mantenimiento. Once años después, en Artillería no hay ni el Archivo de la Junta (ésta ha habilitado el Pabellón del Futuro de la Expo 92, de su propiedad, para tal fin) ni museo de Andalucía.

DINERO SIN CESAR

Tres años y medio después de aquel acuerdo de enajenación autorizado por el Consejo de Ministros, el diario El País decía sobre la Fábrica de Artillería: “Sevilla tiene un tesoro y todavía no sabe qué hacer con él”. O sea, que Monteseirín se había quedado con un inmenso inmueble sin idea sobre su uso y teniendo que pagar todo lo que hubiera que hacer allí. La entonces delegada de Cultura, Maribel Montaño, declaraba: “Es muy importante que el edificio no se quede ni un solo día desocupado; queremos evitar el expolio”. Y añadía: “Creemos que se convertirá en el mejor espacio cultural de la ciudad con una inversión muy ajustada, entre 20 y 30 millones de euros”.

El diario ABC, por su parte, publicó que cuando el edificio fue cedido al Ayuntamiento de Sevilla “se cifró en 70 millones de euros el desembolso económico necesario para restaurar el monumento”. Desde 2007 la antigua fábrica ha permanecido vacía o usada como almacén de trastos viejos y con los gobiernos posteriores inyectando dinero.

El de Zoido tuvo que realizar en 2014 obras urgentes de consolidación y resanado de cubiertas y fachadas por valor de 150.000 euros. Al año siguiente tuvo que actuar de nuevo porque en el 80% de las dependencias interiores se habían registrado desprendimientos de revestimientos de paramentos  y cornisas e incluso de la cubierta. Hubo que habilitar primero una partida de 449.812 euros y luego otra de 1.495.215 euros.

Cuando Espadas llegó a la Alcaldía tuvo que ordenar retirar más de 46 toneladas de trastos y residuos aún existentes, y no ha dejado de echarle dinero a la antigua fábrica. De los 100 millones gastados este año en obras por el Ayuntamiento, 1.162.518 se han presupuestado para este inmueble. Ahora el gobierno local ha pedido a Bruselas una subvención de 18,5 millones de euros para Artillería adobando la solicitud con el proyecto de crear allí el Centro Magallanes de Emprendimiento de Industrias Culturales. Así pues, suma y sigue.

LA GAVIDIA

La tercera ruina endosada por Monteseirín al Ayuntamiento y a los contribuyentes sevillanos ha sido la comisaría de la Gavidia, que había sido abandonada por el Ministerio del Interior y que él compró en diciembre de 2006 por 9,9 millones de euros más cinco solares valorados en 2,3 millones. ¿Y para qué la compró? Misterio. Calificada en el PGOU de aquel mismo año como suelo de interés público y social y por lo tanto para equipamiento del Casco Antiguo, doce años después sigue tan abandonada a su suerte como al principio.

Espadas, al igual que antes Zoido, trata de librarse de esta ruina que Monteseirín les legó a sus gobiernos y a Sevilla. Así pues, tres pozos sin fondo para tragarse cuanto dinero público se les eche y de los que en buena hora para ellos el entonces alcalde liberó a la Iglesia, a Defensa y a Interior. Nunca le estarán lo suficientemente agradecidos.

2

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *