First Quantum oculta el parón de Cobre las Cruces por la Junta

COBRE

La multinacional canadiense sólo destaca la reactivación de la planta hidrometalúrgica
NORMALIDAD

Asimismo, la futurible extracción de mineral en la fase 6 del actual proyecto

REACCIÓN

Dice ahora que su personal identificó “un riesgo” antes del derrumbe y activó los protocolos

 

La multinacional propietaria de la mina de Cobre las Cruces, First Quantum, con sede en Vancouver (Canadá), oculta a sus accionistas y a la opinión pública canadiense, en su último comunicado sobre el derrumbamiento que ha sepultado buena parte de la corta, la orden de paralización de las labores mineras durante medio año que ha decretado la Junta de Andalucía, una decisión de la que tampoco se hace eco en sus notas su filial en España.

First Quantum divulgó el pasado 1 de febrero en Toronto, sede de la tercera Bolsa de valores más importante de América del Norte y la séptima del mundo por capitalización, su tercer comunicado público sobre el derrumbamiento acaecido en la mina sevillana de su propiedad, Cobre las Cruces, en el que silencia la orden previa de la Junta de Andalucía de paralización de las labores mineras en la corta durante seis meses, hasta que no se garantice la seguridad de los trabajadores, con la excepción de las labores necesarias para estabilizar el terreno que ha cedido. Con la ocultación de la orden del Gobierno andaluz ante los mercados y la opinión pública canadienses trata de evitar el presumible efecto en la cotización de sus acciones y en su reputación corporativa.

Al contrario, la multinacional destaca en su comunicado la reanudación de la producción de cobre en la planta hidrometalúrgica “para los próximos meses” merced al mineral que ya tenía almacenado y mientras obtiene “las aprobaciones reglamentarias necesarias para poder comenzar la extracción en la fase 6, un área que no se ve afectada por el incidente”.

La compañía dice ahora que informó anteriormente sobre un “importante deslizamiento de tierras”, cuando en realidad nunca reconoció la magnitud y gravedad del mismo y se limitó a hablar de “incidente” sin más que había logrado aislar. También dice ahora que “antes del incidente el personal de la mina identificó un riesgo e implementó de inmediato los protocolos de seguridad. Después del incidente -añade- la corta fue evacuada y no hubo heridos”.

En su comunicado del pasado 23 de enero First Quantum no presentó la evacuación de la mina como previa al deslizamiento, sino como consecuencia del mismo, en estos términos: “la compañía activó de inmediato los procedimientos establecidos de seguridad y emergencia ambiental, evacuando el área y aislando el incidente. Además -añadió-, las Administraciones competentes han sido informadas sin demora y la empresa está en constante comunicación con ellas”.

CONSECUENCIAS

Más recientemente, en su comunicado fechado el pasado 1 de febrero, afirma que “el deslizamiento afectó principalmente al talud norte de la mina y parte del área de almacenamiento de estériles. Estos materiales, en su mayoría de arcilla, se desplazaron al interior de la corta y cubrieron la mayor parte de la misma, pero no impactaron en el área 6, ni en el acceso a la misma”.

Según First Quantum, mientras se completa la investigación sobre lo sucedido “el trabajo para reparar la corta continuará con el objetivo de reanudar la actividad minera normal, lo que puede ocurrir una vez se hayan recibido las aprobaciones regulatorias. Se espera -continúa el comunicado- que la minería se reanude en la fase 6, que no se vio afectada por el derrumbamiento” y que contiene la mayoría de las reservas de mineral pendientes de explotación en la etapa actual del proyecto.

Así pues, la multinacional silencia la orden de paralización de las labores mineras durante medio año dictada por el nuevo Gobierno andaluz y proyecta una situación de aparente normalidad, en la que ha vuelto a funcionar la planta hidrometalúrgica para la producción de cátodos de cobre y parece inminente la extracción de nuevo mineral en la última fase del actual proyecto (dos años más de explotación a cielo abierto), porque justamente es la fase 6 la que no ha sido afectada por el derrumbamiento.

 

MISMA ESTRATEGIA

 

La filial española de First Quantum, la compañía Cobre las Cruces, abunda por su parte en la misma estrategia en el comunicado difundido también el pasado 1 de febrero, en el sentido de omitir por completo referencias a la orden de paralización por medio año dictada por la Junta de Andalucía, con la que dice estar en coordinación permanente, al igual que con la Confederación Hidrográfica del Guadalquivir.

La filial de First Quantum afirma que en el ámbito medioambiental se han intensificado los estudios y análisis, “que hasta la fecha señalan la normalidad en el arroyo Garnacha y no encuentran indicios de afección medioambiental al acuífero”.

“La seguridad de las personas y la protección del medio ambiente -concluye- es nuestra principal prioridad. No puede negarse que se ha producido un impacto importante en la operación, pero estamos trabajando para restablecer lo antes posible la normalidad en nuestra producción y en el empleo”, ha señalado el director general de Cobre Las Cruces, Iain Anderson.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *