Ecologistas en Acción rechaza la gestión privada del Parque del Alamillo (Sevilla)

Pide a la Junta de Andalucía que retire el concurso de gestión del parque que va a suponer su privatización y solicita que se pronuncien los distintos ayuntamientos del área metropolitana de Sevilla, a la que da servicio

La Junta de Andalucía publica unas bases que promueven la privatización de la gestión de los parques metropolitanos andaluces


Ecologistas en Acción ha exigido la retirada del concurso para la gestión del Parque Metropolitano del Alamillo y solicitará a los ayuntamientos del área metropolitana Sevilla que se pronuncien en contra de la privatización del principal parque metropolitano de la capital andaluza.

En este sentido, ha reprochado a Ana Mestre, delegada de Gobierno de la Junta de Andalucía del Partido Popular, sus declaraciones la semana pasada en cuanto a que «los espacios naturales tienen que ser mimados por la Administración Pública», ya que esa misma administración ha sacado a licitación pública, con carácter de urgencia, la Gestión integral del Parque de El Alamillo por más de 3 millones de euros.

Vista aérea del parque del Alamillo

Esto significa que una empresa privada se encargaría de los servicios forestales, mantenimiento del parque, vigilancia, eventos, limpiezas de edificios y entretenimiento,  entre otras. La externalización de estas responsabilidades, hasta el momento asumidas por la dirección técnica de la Junta de Andalucía, vía encomienda a la empresa pública AVRA, hace ver que apuesta claramente por la privatización de los espacios públicos.

El concurso convocado por la Junta de Andalucía para privatizar la gestión del parque del Alamillo

Hasta la fecha, la gestión del personal y el director del parque, dependiente de la Agencia de Vivienda y Rehabilitación de Andalucía (AVRA),  ha trabajado por dinamizar y proteger un espacio que es referencia en Sevilla y toda Andalucía. “Las actividades programadas, los talleres, campamentos y las relaciones con todos los colectivos sociales, culturales y medioambientales ha sido impecable y participativa, por lo que consideramos -dice Ecologistas en Acción- un despropósito incomprensible la intención de desvirtuar y camuflar la privatización con el argumento de aportar transparencia”.

“Aunque desde la Consejería y de la dirección del parque se nos pretende tranquilizar -prosigue el comunicado de Ecologistas- diciendo que se sigue apostando por la dirección pública del espacio, los hechos no se corresponden con estas declaraciones ya que el pliego de condiciones del contrato incluye la gestión integral de todo el parque, sin dejar papel a la administración más allá de la obligada función de inspección del cumplimiento de la contratación. El pliego de condiciones abre la puerta a la gestión integral de empresas privadas sobre estos espacios que quedan a merced del mejor postor: quién presente menor presupuesto, tiene el proyecto adjudicado. A menos dinero, menos cuidados”.

Además, los ecologistas han querido recordar a la delegada que la Junta “tiene empresas instrumentales para gestionar directamente asuntos de su competencia, como la Empresa de Medio Ambiente y Aguas (AMAYA), con experiencia en encomiendas de gestión en espacios naturales”, por lo que asegurar que no se privatiza nada cuando se pretende contratar a una empresa por 3.570.373,10  euros para que se haga cargo de la gestión, es no saber distinguir entre lo público y lo privado. La opción pública es perfectamente legal, para lo cual sólo se debe garantizar que más del 50% de la encomienda se realiza con recursos propios de la empresa pública, desmintiendose por tanto que no haya opción a la de la privatización que se ha adoptado.

Actividades ciudadanas en el parque del Alamillo

Esta zona privilegiada y de gestión 100% ecológica es una excepción entre los parques sevillanos a pesar de haber pasado por diversos avatares, y Ecologistas en Acción tiene con este Parque Metropolitano fuertes lazos afectivos, como gran parte de sus miles de usuarios, y como activos colaboradores en espacios secundarios dependientes de la gestión de AVRA, como  “Isla de Tercia” donde se vienen desarrollando reforestaciones participativas enmarcadas en la lucha contra el cambio climático. Por todo lo expuesto, esta Organización promoverá cuantas acciones legales y movilizaciones sean necesarias para impedir este gigantesco despropósito.

http://www.juntadeandalucia.es/avra/opencms/parque-alamillo/contenido/paisajes/presentacion.html?ulSelected=md-js-menu_submenu-1536092944&liSelected=Presentacion

El parque es la sede de diversas asociaciones ciudadanas:

http://www.juntadeandalucia.es/avra/opencms/parque-alamillo/contenido/el-parque/amigos.html?ulSelected=md-js-menu_submenu-1296092946&liSelected=Amigos

A raíz de esta información, Jorge Benavides, profesor de la Universidad Hispalense, escribió el siguiente artículo, que por su interés y con su permiso transcribimos a continuación:

No a la gestión privada del Alamillo en plena pandemia

La persona que participa en la administración de una empresa o, sin tener mandato para ello, cuida bienes, negocios o intereses ajenos, hace parte de una gestión privada. Una empresa privada sin fines de lucro no es posible. Su actividad tiene un único objetivo: obtener la mayor rentabilidad en el menor tiempo posible. Lo llaman éxito. No pone en juego el altruismo sino la eficacia financiera. Por eso los contratos precarios.

En una Residencia de Mayores de Cataluña, casi todos se han contagiado de Covid-19, y doce de ellos han fallecido. En plena crisis del covid se escuchó decir a la propietaria de la Empresa: No cojáis el puñetero teléfono a los hijos” “Ante un abuelo resfriado, lo único que tenéis que hacer es darle mucha agua. Nada más” .En Madrid los pacientes con seguros sanitarios caros tuvieron prioridad para acceder a los hospitales públicos porque los privados no los admitieron; no era rentable.

La Comunidad de Madrid  contrató con una empresa transnacional para dar a los escolares comida basura y dejó en el paro a los trabajadores de los comedores escolares. Basta revisar la prensa.

El Parque del Alamillo es patrimonio de todos los habitantes de la Aglomeración Urbana de Sevilla y durante muchos años bajo la dirección de un funcionario público, quien merece el agradecimiento de los ciudadanos, brilló por su excelente gestión ecológica y cultural. Numerosas iniciativas y actividades, sin distinción de origen, color o ideología, siempre obtuvieron acogida.

Fue y es uno de los aciertos de la Planificación Territorial y Urbana que no puede ponerse en peligro bajo la voraz órbita de lo privado. Hacerlo sería reconocer la incompetencia de los políticos, representantes de los bienes e intereses públicos. Sería negar la función de los equipamientos concebidos en Europa como un instrumento para redistribuir, dentro de lo posible, mejor los servicios y beneficios públicos entre quienes no disponen de una vivienda con jardín, césped, gimnasio y piscina.

Las familias de escasos y medianos recursos que viven en pequeños pisos han convertido al  Parque del Alamillo en el gran salón al aire libre para el esparcimiento, la distracción y camaradería de abuelos, padres e hijos. Con una exitosa gestión pública, han aprendido a conservar y apreciar lo suyo.

Privatizar la gestión equivaldría a avalar la incompetencia de quienes están en la Junta de Andalucía. ¡No tiene sentido!  En plena pandemia el parque tiene aún más importancia.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *