Archivo de la categoría: Sin categoría

El “referéndum” sobre la Feria de Abril

 

El alcalde de Sevilla, Juan Espadas, en cumplimiento de su promesa electoral, llevará al próximo Pleno una moción en pro de que se someta a consulta de los sevillanos en fecha aún indeterminada estas dos cuestiones relativas a la Feria:

1)¿Está de acuerdo en que la Feria de Abril de 2017 comience en la noche del sábado 19 de abril, con el tradicional alumbrado de la portada, y finalice el sábado 6 de mayo a las 24 horas con los fuegos artificiales, contando además con los días 30 de abril y 1 de mayo como días festivos?

2) ¿Está de acuerdo con que la Feria de Abril cuente siempre con un día festivo de carácter nacional , autonómico o local?

Aunque en términos coloquiales se habla de un referéndum sobre la Feria, técnica y jurídicamente se trata de una consulta popular, pero en la práctica es como si Espadas movilizara todo el aparato jurídico, administrativo y de seguridad más las infraestructuras que habitualmente se movilizan para la celebración de unas elecciones generales en Sevilla capital.
EXIGENCIAS LEGALES

Y es que pese a los avances tecnológicos, que teóricamente permitirían realizar esta consulta vía Internet mediante el voto electrónico, el alcalde se remite a lo dispuesto en la Ley 2/2001, de 3 de mayo, Reguladora de las Consultas Populares en Andalucía (Boja Nº 59, de 24 de mayo de 2001), que obliga al equivalente a la celebración de unas elecciones y al cumplimiento de unos farragosos -y no precisamente cortos-  procedimientos administrativos, que han de ser aprobados en última instancia por el Gobierno de la nación con la intermediación de la Junta de Andalucía.

Dada la tradición garantista de nuestro ordenamiento jurídico, el Parlamento andaluz aprobó hace 15 años, cuando Internet aún no estaba tan desarrollado, esta norma con una gran cantidad de exigencias para, según se dice en la exposición de motivos, velar por la transparencia y objetividad de los procesos que se sometan a consulta, de ahí la obligación de activar la Junta Electoral de Andalucía y la de Zona y las mesas electorales.

Y no se sabe qué sería más complicado, si celebrar el equivalente a un día más de elecciones en Sevilla, por si no hubiéramos tenido ya suficiente con las del 20 de diciembre y las probables del próximo 26 de junio, o contar con un sistema más ágil y menos garantista, a la luz de las experiencias previas y proyectadas en otras ciudades.

 

LA DIAGONAL DE BARCELONA

A mediados de mayo de 2010, el Ayuntamiento de Barcelona organizó una consulta sobre la Diagonal, que salvando las distancias equivaldría a nuestra Avenida de la Constitución. Planteó tres opciones: A) La favorita del entonces alcalde, el socialista Jordi Hereu, de convertirla en un bulevar; B) Convertirla en una rambla; y C) Dejarla como estaba y no tocarla.

El censo electoral lo componían 1.414.783 barceloneses, pero sólo votaron 172.179 (el 12,17%). Ganó de forma abrumadora (137.474 votos, el 79,84% de los emitidos) la opción C, de dejarla como estaba. Fue un fracaso para los planes reurbanizadores del Ayuntamiento, que se saldó con la destitución del primer teniente de alcalde. Fracaso político además de fracaso organizativo. Se podía votar de forma presencial, como habría que hacerlo en Sevilla, y también por Internet y a lo largo de seis días y no en una sola jornada, como se plantea en nuestra ciudad.

El mecanismo de identificación se basaba en el número del DNI y la fecha de nacimiento, que se enviaban por SMS. El votante recibía un código de autentificación para que pudiera introducirse en la pantalla de votación. Los problemas con el sistema, que no se probó previamente, impidieron votar a centenares de personas ya el primer día, incluido el propio alcalde, que fingió ante las cámaras de televisión que había podido emitir su sufragio con normalidad para ocultar las incidencias. Hubo suplantaciones de personalidad, como la del líder del PP municipal (alguien votó en su nombre) y el de CiU sólo consiguió votar tras siete intentos fallidos.

 

VELADORES DE PALMA

 

Más recientemente (diciembre de 2015) tenemos noticia de la consulta popular celebrada en Palma de Mallorca sobre las terrazas de veladores en el Paseo del Borne, un tema éste que suscitaba en la capital de las Baleares tanta polémica como en Sevilla, donde no se le ha ocurrido a Espadas someterlo a “referéndum” en el mismo paquete del de la Feria. El Ayuntamiento planteó las siguientes preguntas: 1) ¿Quieres terrazas en el Paseo del Borne?; 2) En caso de que hubiera terrazas, ¿dónde las quieres situadas: en el centro, en la zona lateral para peatones o no tienes preferencias?.

Podían votar a través de la página web del Ayuntamiento los residentes en Palma que dispusieran de tarjeta ciudadana, un título unipersonal que sirve para pagar el autobús con tarifa reducida y como identificador de los palmesanos a la hora de obtener el certificado de residencia para viajes y para acceder a Bicipalma (el equivalente aquí a las bicicletas de Sevici). A pesar de que el censo electoral de Palma estaba compuesto por más de 283.000 personas, sólo votaron 15.655  (el 5,53%), de las que 11.869 lo hicieron a favor de los veladores y 2.854 en contra (hubo 932 sufragios no válidos por respuestas incompletas).

 

REPSOL EN MÁLAGA

 

Para no ser menos que Espadas, su colega del eje Sevilla-Málaga, Francisco de la Torre, constituyó el pasado 18 de abril en el Ayuntamiento malagueño una mesa de trabajo para la organización de una consulta ciudadana en la que se decida el futuro de los antiguos terrenos  de Repsol. Se preguntará sobre tres propuestas (las de PP, C´s y la izquierda), previo acuerdo de un Pleno a celebrar en septiembre, con campaña informativa en octubre y votación en noviembre.

La consulta duraría diez días  y podrían participar los empadronados mayores de 16 años tanto de forma presencial a través de las OMAC (especie de oficinas de atención a los ciudadanos) como por Internet.

Así pues, al contrario que Espadas, Málaga no se va a remitir a la Ley andaluza para celebrar su propia consulta popular, con lo que de paso se ahorra pedir permiso a la Junta y al aún inexistente Gobierno de la nación.

LA FACTURA

Si se celebran elecciones el 26 de junio, la fecha más probable de constitución de las Cortes sería el 20 de julio, y a partir de ahí se vería si se forma y cuándo el Gobierno que tendría que autorizarle a Espadas su “referéndum” sobre la Feria. No parece oportuno en todo caso que esa solicitud se plantee en pleno verano, sino al regreso de las vacaciones, por lo que con la cantidad de plazos administrativos que habría que superar la consulta podría diferirse hasta finales del año en curso.

Si Espadas insiste en seguir la vía de la ley 2/2001, de 3 de mayo, ésta impone que el Ayuntamiento corra con todos los gastos de organización de la jornada “electoral”, que habría de celebrarse con los requisitos habituales desde las 9 de la mañana a las 8 de la tarde, con sus correspondientes papeletas de votación, recuento de votos y demás.

¿Cuánto dinero puede costarle al Ayuntamiento organizar una consulta popular sobre la fecha de la Feria cuando el posible cambio de la misma sólo serviría para el año 2017 y tendría un carácter de mero ensayo, reversible en caso de que no funcionara la experiencia? ¿Se justifica ese gasto? Una cosa es organizar un asequible “referéndum” mediante voto electrónico por Interneta través de la web municipal, sin más pretensiones, y otra muy diferente movilizar todo el aparato del Estado en una jornada electoral a un coste de decenas de miles de euros, un dinero que podría destinarse a necesidades más perentorias en una ciudad con más de 80.000 parados desde hace años.

Quizás sea más útil, conveniente y barato que los sevillanos, aun agradeciendo la buena intención de Espadas,  deleguen su voto en el alcalde para que sea él quien decida. Al fin y al cabo, para eso fue elegido.

La UTE del mercado de la Puerta de la Carne pide que se revise la concesión

El proyecto de conversión del antiguo mercado de la Puerta de la Carne en un mercado gourmet dotado de una zona de uso cultural, fundamentalmente para exposiciones artísticas, pende de un hilo por el sobrecoste de las obras estimadas inicialmente ante el pésimo estado en que se halla la estructura, con evidente riesgo de colapso, por lo que el grupo promotor quiere que el Ayuntamiento revise las condiciones del acuerdo.

El próximo mes de mayo se cumplirán dos años desde la adjudicación por parte del gobierno de Zoido de la explotación del antiguo mercado de la Puerta de la Carne, cuya conversión en un Centro Pompidou a la sevillana había prometido durante la campaña electoral, a una Unión Temporal de Empresas o UTE por un plazo de 35 años y con el objeto de que lo transforme en un mercado gourmet similar a los existentes en Madrid y Barcelona y complementado con tiendas y un espacio cultural.

La UTE adjudicataria está compuesta por una parte por Invesport 2010 (participada al 50% por Pedro Gómez y Jesús León), que tiene el 97% del proyecto; y, por otra, por Consultores Asociados, Factoría de Ideas, Iberoamericana de Exposición y Lolejoit, que entre todos ostentan el 3% restante.

En virtud del contrato firmado con el Ayuntamiento, la UTE ha de pagar un canon anual que se va incrementando progresivamente a medida que pasan los años, desde los 18.000 euros iniciales hasta los 234.000 de la fase final (la concesión acabaría en torno al año 2050).

La UTE, según ha podido saber Viva Sevilla, ha planteado al Ayuntamiento una revisión de los términos del contrato y del canon a pagar, por varias razones. La principal es el estado en que se encuentra el edificio, muchísimo peor de lo esperado, hasta el punto de que sus estructuras corren el riesgo de desplomarse. El hormigón se ha ido disgregando con el paso del tiempo y el acero dulce al que recubre se ha oxidado y exfoliado casi por completo.

Por tanto, los costes de la rehabilitación se han disparado, hasta el punto de que se han diseñado una veintena de actuaciones diferentes para tratar de solucionar el gravísimo problema estructural existente. A ello hay que unir el cambio de orientación pedido por el Ayuntamiento tras la toma de posesión de Espadas como alcalde. El nuevo gobierno local quiere que el de la Puerta de la Carne sea menos mercado gourmet que con Zoido y más centro cultural con Espadas, para que se note la impronta y diferente concepción de cada uno de los alcaldes, el del PP y el del PSOE.

 

SUPERFICIE AMPLIADA

 

Tanto por la exigencia de Espadas como por la necesidad de liberar de cargas la cubierta de un edificio en tan delicado estado y no colocar encima ningún tipo de maquinaria (por ejemplo, el habitual sistema del aire acondicionado), la UTE ha tenido que ampliar a más de mil metros cuadrados la superficie del sótano, una decisión que también le ha creado problemas con la Comisión de Patrimonio por supuesta extralimitación de la parcela catastral.

Asimismo, ha habido que proceder a limpiar y retirar los añadidos que se habían ido realizando a los puestos del mercado, amén de restos, escombros, suciedad…. y colocar una protección mallada alrededor del inmueble para evitar cualquier tipo de riesgo para los viandantes.

Por todo ello, el proyecto no ha hecho más que encarecerse y se ha pasado de los 3,5 millones de euros estimados inicialmente a más de 4 millones después y,ahora, a unos 7,5 millones, sin que en paralelo en estos dos años los promotores hayan obtenido ingreso alguno, de ahí su planteamiento de que se revisen los términos de la concesión. El Ayuntamiento no ha dado aún una respuesta definitiva.

 

El Ayuntamiento recuerda que está a 

expensas del dictamen de Patrimonio

 
El gobierno municipal ha reconocido, a preguntas de Viva Sevilla, el incremento de costes del proyecto de rehabilitación del antiguo mercado de la Puerta de la Carne, pero también que cualquier nuevo acuerdo sobre el mismo está supeditado a la aprobación, aún no lograda, por parte de la Comisión Provincial de Patrimonio.

“El proyecto para la recuperación y puesta en uso de la Puerta de la Carne ha experimentado sensibles modificaciones en los últimos meses que suponen un aumento de la inversión por parte del promotor, una mayor protección de los elementos arquitectónicos y  un incremento del espacio dedicado a usos culturales y sociales. Durante estos últimos meses ha ido avanzando en su tramitación”, asevera un portavoz del Ayuntamiento.

No obstante, también recuerda que el proyecto técnico “está condicionado por el informe de la Comisión Provincial de Patrimonio, en cuyo seno se ha producido un intenso debate en torno a la ponencia que existía”.

Según el Consistorio, en la Comisión de Patrimonio no se ha aprobado un informe desfavorable para el proyecto, sino que ha quedado todo aplazado a una próxima reunión. Este informe y las exigencias que de él se deriven serán determinantes para el futuro del proyecto.

La Junta empezará a pagar tras la Feria por las expropiaciones para la mina Cobre las Cruces

La Consejería de Economía, Innovación, Ciencia y Empleo de la Junta de Andalucía ha anunciado que el próximo día 28 de abril, una vez pasada por tanto la Feria de Sevilla, procederá al pago del justiprecio a los titulares de los bienes y derechos afectados por la implantación de la escombrera sur de estériles inertes de la mina Cobre las Cruces. El abono del dinero tendrá lugar en el Ayuntamiento de Salteras.

El Consejo de Gobierno de la Junta de Andalucía aprobó el 17 de diciembre de 2013 la urgente ocupación de los terrenos afectados por la expropiación forzosa solicitada por la multinacional propietaria de Cobre las Cruces, con el fin de ejecutar las obras del proyecto constructivo denominado ‘Escombrera Sur de estériles inertes (margas) de mina, dentro de la concesión de explotación de recursos mineros de sección c) denominada Las Cruces (Nº 7532-A), sita en los términos municipales de Gerena, Guillena y Salteras (Sevilla)”.

Previamente a este acuerdo de urgente ocupación de los terrenos, la Comisión Provincial de Ordenación del Territorio y Urbanismo había aprobado de forma definitiva la modificación del Plan Especial de Actuación Minera Las Cruces, que data del año 2005 y es por el que se rige el yacimiento minero.

El objeto de la modificación era permitir, ordenar y planificar el crecimiento de la escombrera sur de la mina gracias a la incorporación de seis fincas situadas en el término municipal de Salteras y por motivos de “seguridad minera”.

La multinacional propietaria de Cobre las Cruces alegó ante la Junta de Andalucía que necesitaba ampliar su área de explotación para depositar al menos tres millones de metros cúbicos de estériles inertes o margas en la escombrera orientada al Sur. Con este volumen de estériles se podrían rellenar unas 1.200 piscinas olímpicas.

La expropiación de los suelos no ha resultado sencilla, sino más bien problemática, hasta el punto de que la beneficiaria de la operación autorizada por el Consejo de Gobierno de la Junta de Andalucía, la propia compañía minera Cobre las Cruces, presentó un recurso  contencioso-administrativo contra la resolución del justiprecio acordado en su día por la Comisión Provincial de Valoraciones de Sevilla.

A la vista de la situación creada, la Junta ha tomado la decisión de citar a los propietarios de terrenos y a Cobre las Cruces con el fin de proceder al pago del justiprecio, pero sólo en la cantidad concurrente no discutida por las partes, quedando supeditada la entrega provisional al resultado del litigio aún pendiente de resolución.

El levantamiento de actas de pago se celebrará en el Ayuntamiento de Salteras a las 9:30 del próximo día 28 de Abril de 2016. De no comparecer y/o no percibir los justiprecios, éstos serán consignados en la Caja General de Depósitos de los Servicios Periféricos de la Consejería de Hacienda en Sevilla.

 

Feria ¿abierta?

 

El alcalde de Sevilla, Juan Espadas, ha abierto un nuevo debate sobre la Feria de Abril,  que unir al que tiene pendiente de cerrar con su prometido referéndum diferido al año 2017 sobre si hay que convertir oficialmente la Preferia en Feria y, por añadidura, si uno de los dos festivos locales ha de incluirse en la misma (como ocurre este año) o mantenerse en honor del patrón San Fernando y en el Corpus Christi.

Espadas se ha pronunciado a favor de que la Feria sea “más abierta si se quiere atraer el turismo”. El regidor se ha expresado en los siguientes términos: “Tenemos que aceptar la crítica de quien viene de fuera respecto a su apertura porque es verdad, y en muchos casos hay quien se puede encontrar desorientado”.

Para evitar que los turistas se desorienten y se harten de dar vueltas en el campo de Los Remedios sin un lugar donde poder hacer un alto, Espadas preconiza que se amplíen los acuerdos que, según ya se reconoce oficialmente ahora, mantienen algunos hoteles con ciertas casetas, especialmente las de mayor tamaño, para enviarles turistas en “determinadas horas del día en las que se quedan vacías”.

En resumen, según el alcalde socialista la Feria de Abril ha de ser una fiesta “más social”.

 

MODELO CERRADO

 

Es la primera vez, que recordemos, que desde la más alta representación de la ciudad se admite la crítica externa al modelo cerrado de la Feria, en contraste con otras existentes en el entorno, cuando habitualmente a Sevilla le trae al pairo lo que se diga o se opine fuera sobre la ciudad, por considerarse un mundo en sí misma que ha llegado al final perfecto o casi de su propia evolución. Quizás por esa mentalidad imperante, sólo a un poeta sevillano, Fernando Villalón, se le podía ocurrir su famosa frase de que “el mundo se divide en dos: Sevilla y Cádiz”. ¿Qué más da, pues, lo que se diga fuera de nuestro mundo si no existe (casi) más que el mundo propio?

La Sevilla eterna, y a la postre casi toda la real porque en vez de crear una alternativa a aquélla no ha hecho más que tratar de emularla, ha defendido el modelo cerrado de Feria de Abril por una cuestión de puro concepto: la caseta -se dice- no es más que la  prolongación de la propia casa, una casa que durante una semana se traslada al campo de Los Remedios. La casa -y por tanto su extensión, la caseta- es un recinto privado, al que sólo pueden acceder sus propietarios, su familia y sus invitados. Y para subrayar ese carácter privado de la caseta ferial se contratan porteros o vigilantes jurados, para que la defiendan de potenciales intrusos.

Observadores foráneos de las costumbres nativas ponen de manifiesto cómo los sevillanos aparentan ser muy abiertos y generosos con los demás, especialmente si son forasteros, cuando a la hora de la verdad apenas permiten que accedan a su círculo de intimidad, celosamente guardado.

La casa típicamente sevillana tiene sus puertas abiertas a la calle, como invitando a franquear su umbral, pero apenas cruzado la cancela cerrada sólo permite vislumbrar el patio columnado con las macetas de geranios y aspidistras bajo la montera acristalada, sin que se pueda penetrar al interior. La casa, pues, refleja el carácter de quien la habita, con sus puertas abiertas a primera vista pero de inmediato con la cancela fechada con llave: aparecer abierto sin serlo realmente.

 

SUELO PÚBLICO

 

El “pequeño” detalle obviado en esa teoría sobre la caseta como prolongación de la vivienda en el Real, y por tanto con el derecho de admisión reservado, es que se levanta sobre un terreno de dominio público, no sobre parcelas de propiedad privada.

Para soslayar el debate de por qué la concesión de ese suelo se renueva automáticamente año tras año a los mismos titulares de casetas en vez de sortearse o sacarse a concurso público, para que así todos los sevillanos tengan igualdad de oportunidades de montar una caseta en la Feria, se mantiene también la doctrina de que cómo sólo la mitad de las 1.050 existentes son exclusivamente familiares, cualquier persona tiene la posibilidad de acceder a través de entidades colectivas (clubes, asociaciones, peñas, grupos de empresa…) a una caseta, o en última instancia acudir a una municipal de distrito, como si los 670.000 sevillanos pudieran caber en tan sólo medio millar de casetas.

Espadas habla ahora de convertir la Feria en una fiesta “más social, más abierta”, pero su discurso no está referido a los cientos de miles de sevillanos que, por razones sociales y/o económicas, no tienen acceso a una caseta y han de limitarse a dar paseos -a pie, por supuesto- por las calles del recinto ferial para admirar a jinetes, amazonas y coches de caballos.

 

DISCURSO ECONOMICISTA

El alcalde no ha acuñado un discurso social o socialista en el sentido de tratar de democratizar una fiesta que conserva muchos de sus rasgos elitistas originarios, propios del poder adquisitivo de sus fundadores, ya que se trata de un discurso puramente economicista y al servicio del ‘lobby’ turístico (hoteleros y hosteleros), erigidos en el poder fáctico de la ciudad.

La Feria no se pone así al servicio de quienes deberían ser sus auténticos protagonistas, los propios sevillanos, sino de los turistas para que convertida, como preconiza el alcalde, en escaparate turístico (¿otro parque temático más?) sirva para incrementar el negocio de los hoteleros, en cuyo beneficio también Zoido la organizó el año pasado a mediados de mayo sin importar el calor que pudiera hacer por entonces.

Como no podía ser menos, el sector hotelero ha reaccionado calificando de “interesante” la propuesta planteada por Espadas. Así, el gerente de la patronal, Santiago Padilla, ha declarado que esa medida “contribuiría seguramente a aumentar el número de reservas en hoteles”. Padilla incluso ha reconocido que ya hay empresas que están ofreciendo a los turistas pases para casetas de la Feria, un ofrecimiento que no es desinteresado, obviamente, sino que responde a un interés crematístico, con lo cual se está abriendo la vía hasta ahora prohibida de la mercantilización de la fiesta.

 

EN PERO NO CON

 

Parece una contradicción, ya que la Feria nació como un evento ganadero para potenciar la compra y venta de reses pero que ha quedado como algo meramente simbólico o residual al elevarse al máximo su dimensión festiva y social. Dentro de los convencionalismos de la Feria, se puede y hasta se debe hacer negocio en las casetas, pero no con las casetas; se puede y se deben hacer tratos mercantiles en la Feria, pero no con la Feria, de ahí que ni siquiera se haya permitido que, por ejemplo, un patrocinador pague los gastos de montaje de la portada a cambio de colocar su publicidad sobre la misma.

Ya el año pasado, sin embargo, una fundación ligada a una antigua caja sevillana lanzó una oferta de comercialización de su caseta para quienes quisieran “disfrutarla con nosotros -decía en su publicidad- en un ambiente inigualable”. La cuota a pagar estaba determinada por el número de pases contratados, a razón de 25 euros por cada pase entre uno y un millar. La cantidad mínima exigida era de 5 pases, por lo que había que desembolsar al menos 125 euros. A partir de mil pases se negociaba directamente el precio de la cuota.

Además, ofrecía la posibilidad de realizar reservas en las mesas de la “zona noble” (sic), previo pago de una cuota extraordinaria de 500 euros por todos los días de la Feria con mesas para un máximo de diez personas, tanto en las comidas como en las cenas, en función de la disponibilidad.

 

MAYOR TAMAÑO

Al socaire del anuncio de Espadas trasciende que ya hay empresas que ofrecen a los turistas comidas o cenas en casetas al precio de 99 euros por cabeza, una práctica que habría que analizar si no consiste en una especie de alquiler encubierto de casetas mientras hay centenares de miles de sevillanos sin ninguna.

El alcalde ha apuntado a que los pases para turistas se acordarán con las casetas de más módulos o mayor tamaño, entre las que se encuentran las de los clubes privados que disfrutan en exclusiva de la margen derecha del Guadalquivir y cuyo estatus privilegiado en la Feria pidió la oposición municipal de izquierdas que fuera revisado por -sostuvo- haber sido otorgado durante el antiguo régimen y para hacer sitio a más casetas públicas, abiertas al disfrute de todos y no sólo de una minoría.

La propuesta de Espadas de abrir la Feria a los turistas abunda en la línea de conceder cada vez más espacio de la ciudad al sector turístico, ora llenando de veladores aceras y plazas, ora metiendo turistas en las casetas sobre suelo público, que de este modo ya no podrían presentarse como una prolongación de las casas familiares, sino como una prolongación de los hoteles.

 

Teatro de la Maestranza y ROSS: El buque se hunde

Suele decirse que el buque insignia de la cultura sevillana es un catamarán de doble casco, compuesto por un lado por el Teatro de la Maestranza y, por el otro, por la Real Orquesta Sinfónica (ROSS). Desde hace varios años el buque sufre tales vías de agua, provocadas por las Administraciones Públicas, las armadoras del mismo, que cada año se va hundiendo sin remedio un poco más, y la única medida que se les ocurre a aquéllas es tirar a la gerente del Teatro y a los músicos de la Sinfónica por la borda, a ver si, con menos lastre, acaba enderezándose por sí mismo, una misión imposible sin inyección de nuevos recursos económicos.

El último ejemplo de esta (anti) política cultural, demostrativo de que los Poderes Públicos siguen considerando la cultura como una Cenicienta y pagadora de la crisis económica, ha sido la decisión del Consejo de Administración de la ROSS, sociedad participada a medias por el Ayuntamiento y la Junta de Andalucía a través de la Consejería de Cultura, de rebajarle el sueldo en un 15% a los músicos (unos 8.000 euros anuales a cada uno) para compensar así las pérdidas que desde hace varios años lleva arrastrando la agrupación musical y que desde hace un trienio la han colocado en causa de disolución conforme a la legislación mercantil.

Circulo vicioso

Se ha entrado en un círculo vicioso y perverso, creado por la cada vez menor aportación económica de la Junta de Andalucía, la cual promete luego un desembolso extraordinario para evitar la quiebra de la orquesta. ¿No sería más fácil que cumpliera sus compromisos ordinarios en vez de intentar aparecer como salvadora del fuego provocado por ella misma? Desde que tanto Zoido como Espadas normalizaron la situación del Ayuntamiento, éste ha venido aportando a la ROSS 3.048.000 euros anualmente.

A la Consejería de Cultura, copartícipe al 50% en la orquesta, le corresponde una cantidad equivalente, pero en la práctica no hace más que rebajar su aportación, que ha oscilado entre los 2,6 y los 2,2 millones de euros en el último cuatrienio. Así pues, sólo a partir de 2012 la Junta ha dejado de financiar a la Sinfónica con más de 2,6 millones de euros, por lo que pese a la contención de gastos en la orquesta (no se han cubierto dieciocho vacantes existentes en la plantilla), ésta acumulará al final del año en curso un déficit de 1,3 millones de euros.

La ROSS vive, pues, instalada en la precariedad de forma permanente y con sus músicos en un estado de ánimo fácil de comprender, por causa de la falta de compromiso de la Junta, la misma que pregona que Susana Díaz no hace recortes, sino sólo el Gobierno de Rajoy.

El Ayuntamiento de Sevilla ha tratado de justificar el tijeretazo salarial a los músicos con el argumento de la “situación de emergencia” en que se halla sumida la ROSS, y ha anunciado su disposición a realizar modificaciones presupuestarias para inyectar fondos extraordinarios a la agrupación.

En vez de exigir a la Junta que al menos aporte la cantidad que le corresponde como corresponsable de la ROSS, el Ayuntamiento, dócil con el Gobierno socialista andaluz, anuncia su intención de que sean los sevillanos quienes cubran el déficit que no les compete. ¿Haría lo mismo si el responsable del agujero fuera el Ejecutivo central, del PP?

El teatro

En la otra parte del catamarán del buque insignia de la cultura sevillana, el Teatro de la Maestranza, la situación es aún peor y parece incluso una metáfora de este país llamado España: con un gobierno en funciones de la gerente, Remedios Navarro, para la que se busca sustituto desde el pasado mes de marzo y con un déficit disparado por la misma falta de compromiso de las cuatro Administraciones (Gobierno, Junta, Ayuntamiento y Diputación) presentes en el consorcio, las cuales pretenden que la Gerencia haga el milagro de los panes y los peces captando en un mercado local (la Sevilla de los 80.000 parados desde hace cuatro años y medio) esquilmado por la crisis los que ellas mismas dejan de aportar al Teatro.

Desde que estalló la crisis, las Administraciones Públicas han reducido su financiación al Maestranza en unos 21 millones de euros, por lo que el Presupuesto de la institución es actualmente un 53% menor (4.174.314 euros) que el que tenía hace un sexenio (8,7 millones de euros). En estas condiciones, el Teatro podría acabar la actual temporada con un déficit cercano a los dos millones de euros, pese a lo cual ha mantenido un digno nivel artístico y una ocupación media de público superior al 92%, señal inequívoca de la respuesta de los sevillanos.

Discriminación

Mientras las Administraciones recetan para Sevilla que la Gerencia del Teatro capte recursos extraordinarios, no tienen reparo en librarlos para los grandes teatros de Madrid y de Barcelona, sin que en nuestro habitual conformismo aquí nadie ose rechistar.

El problema, especialmente con la Junta de Andalucía no es sólo que reduzca sus aportaciones al buque insignia de la cultura sevillana, sino que además las entrega con varios meses de retraso sobre el plazo previsto, con lo cual deja al Maestranza sin liquidez durante una temporada.

La opinión pública ignora que las Administraciones presentes en el consorcio tienen desde hace años la propuesta de creación de la Fundación Teatro de la Maestranza, en virtud de la cual los mecenas que contribuyeran a financiar sus actividades podrían gozar de desgravaciones fiscales, como las que Hacienda ha otorgado a las donaciones realizadas en favor del Instituto de España, la Reales Academias, el Museo del Prado, el Reina Sofía y otros museos y consorcios nacionales.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Sin embargo, ni el Gobierno, ni la Junta, ni el Ayuntamiento, ni la Diputación han dado hasta ahora luz verde a esta iniciativa. Así pues, ni aportan el dinero suficiente ni permiten que se creen las condiciones para que la sociedad civil contribuya a financiar al Maestranza y la Sinfónica en la misma medida que se hace en Francia y otros países de Occidente.

Es la política del perro del hortelano aplicada a la cultura.

 

Marzo (2016) deja 1.022 parados menos en Sevilla capital

 
El número total de desempleados es ahora de 83.941

 

El efecto de la Semana Santa fue menor que en 2015

 

El paro cae en mayor proporción en la provincia, que queda con 238.840

 

 

El mes de marzo de 2016 ha dejado 1.022 parados menos en Sevilla capital. Su número se queda ahora en 83.941. Hay, pues, un mes más por encima de la barrera de los 80.000 desempleados, según los datos oficiales registrados en las oficinas del Servicio Andaluz de Empleo y difundidos por el Ministerio de Empleo, que dirige en funciones la onubense Fátima Báñez.

La celebración de la Semana Santa en el mes de marzo permitía augurar un descenso del paro en la capital de Andalucía, pero el augurio no se ha cumplido conforme a la medida de las expectativas creadas. Dos de las principales multinacionales de gestión de recursos humanos, Adecco y Randstad, previeron quince días antes de la Semana Santa que la celebración religiosa de este 2016 sería la mejor para el empleo en el conjunto de España en los últimos diez años. A ello habría que unir, en el caso de Sevilla, los continuos récord de turistas que se venían batiendo mes tras mes desde el año pasado.

Sin embargo, pese a que la Semana Santa ha tenido su tirón sobre el empleo, no ha sido tanto como podía esperarse. De hecho, en el mes de marzo de 2015, con una Semana Santa a caballo entre ese mes y abril y por tanto sólo a medias a efectos estadísticos, se registró más descenso del paro (-1.156 parados) que en este mes de marzo de 2016, en que toda la festividad religiosa se ha celebrado en el tercer mes del año (- 1.022 parados).

La lluvia de los primeros días, que provocaron menor cifra de negocio en la hostelería y menor ocupación hotelera, y quizás el inicio de una cierta desaceleración económica pueden haber contribuido a estos resultados, buenos pero no tanto como en años anteriores con meses ligados a la Semana Santa.

 

BALANCE INTERANUAL

 

Los 1.022 parados menos de marzo suponen una caída del 1,21%, inferior a la del conjunto de la provincia (1,46%). Esta vez, el descenso del paro en la capital sólo ha supuesto el 29% del total provincial, una proporción significativamente inferior a la de otros meses.

El balance interanual es bastante mejor: entre marzo de 2015 y marzo de 2016 se ha pasado de 86.975 desempleados a 83.941, lo que significa 3.034 menos (caída del 3,48%). Por otra parte, en los nueve meses del mandato de Espadas como alcalde el desempleo se ha reducido en la capital en 529 personas (tomó posesión con 84.470 parados).

Marzo, pues, confirma su carácter de mes atípico. Hay años en los que sube el paro y otros en los que baja, siempre en función de que albergue o no la celebración de la Semana Santa.

El mes pasado la caída del desempleo se dejó notar tanto entre hombres (525 menos) como entre mujeres (497 menos), aunque sigue habiendo mayor número de féminas buscando trabajo (46.880) que de hombres (37.061).

Por sectores, vuelve a crecer el desempleo en Agricultura y en el colectivo Sin empleo anterior, al igual que ocurrió en febrero, mientras que se recupera empleo en los Servicios, el sector tradicionalmente más beneficiado por la Semana Santa; sigue mejorando la Construcción lentamente y hay un notable descenso en la Industria pese a la crisis de Abengoa, con lo que sale de la situación de estancamiento registrada en el mes de febrero.

La distribución del paro por sectores económicos queda de esta manera en marzo: Agricultura, 1.482 parados (+8); Industria, 4.846 (-212); Construcción, 7.190 (-36); Servicios, 58.648 (-813), y colectivo Sin empleo anterior, 11.775 (+31).

 

GRUPOS DE EDAD

Los datos por grupos de edad revelan que el paro ha afectado especialmente a los menores de 20 años, por lo que en correspondencia creció el colectivo Sin empleo anterior. Sólo entre los menores de 20 años y los mayores de 50 se han registrado incrementos del desempleo, que ha descendido en el resto de segmentos de edad.

Los grupos con mayor número de parados son los comprendidos entre los 45 y 49 años, donde hay 11.988, y entre quienes tienen de 50 a 54 años, con 11.201 desempleados.

Si se segmentan los parados en tres grandes franjas, observamos que hay 24.559 (el 29,25% del total) con menos de 34 años. En la edad madura, entre 35 y 49 años, hay 32.768 desempleados (algo más del 39% del total). Y los mayores de 50 años en situación de desempleo son 26.614 (el 31,7%).

Por edades, la distribución del número de parados queda en marzo de 2016 de la siguiente forma: Menores de 20 años, 1.320 (+32). Entre 20 y 24 años, 5.944 (-97). Entre 25 y 29 años, 8.336 (-150). De 30 a 34 años, 8.959 (-229). De 35 a 39 años, 10.135 (-236). Entre 40 y 44 años, 10.645 (-207). De 45 a 49 años, 11.988 (-75). Entre 50 y 54 años, 11.201 (+6). De 55 a 59 años, 9.243 parados (-61). Y mayores de 59 años, 5.990 desempleados (-5).

DATOS DE LA PROVINCIA

En el conjunto de la provincia de Sevilla, el mes de marzo de 2016 deja 3.543 parados menos, al pasar el número de los 242.383 de febrero a 238.840. Este número representa un descenso del 1,46%, mejor que el de la capital.

La caída del paro beneficia tanto a hombres (-1.680 parados) como a mujeres (-1.863). Actualmente hay 108.240 varones en paro y 130.600 féminas.

Por sectores, el paro sube en la Construcción y el colectivo Sin empleo anterior y baja en los demás. La distribución general queda como sigue: Agricultura, 15.095 parados (-735); Industria, 17.116 (-542); Construcción, 26.315 parados (+54); Servicios, 152.076 desempleados (-2.429), y colectivo Sin empleo anterior, 28.238 (+109).

 

Espadas estrena su primer presupuesto pagando sentencias judiciales pendientes de Zoido y Monteseirín

El gobierno local de Sevilla  llevará al próximo Pleno el pago de dos sentencias judiciales por actuaciones municipales realizadas durante los mandatos de Monteseirín y Zoido. Forman parte de la pesada herencia, en forma de condenas en contra y de deuda bancaria, que le llega a Espadas y que debe empezar a afrontar ya con cargo a su primer Presupuesto, recién aprobado de forma definitiva el pasado miércoles, 30 de marzo de 2016.

Al nuevo alcalde le ha tocado sufrir las consecuencias de un pleito que se arrastra desde el mandato de Zoido con la empresa Detea por la construcción de la comisaría de la Ranilla. La compañía expresó en tiempos su malestar con el entonces gobierno del PP porque pese a haber terminado y entregado los trabajos de la comisaría en octubre del año 2011, el Ayuntamiento no ejecutaba la certificación final ni le liquidaba las cantidades que le reclamaba por los retrasos y paralizaciones que, decía, eran ajenas a su voluntad y achacables plenamente al Consistorio.

El caso acabó en los juzgados y el Tribunal Superior de Justicia de Andalucía (TSJA) condenó cuatro años después al Ayuntamiento a abonar a Detea 1.902.366 euros en concepto de obras ejecutadas y 62.000 euros por la paralización de las mismas durante cinco meses. A Detea no le quedó más opción que recurrir a la vía judicial, ya que el gobierno de Zoido se había negado a atender sus reclamaciones.

Así, en las actas de la Junta de Gobierno del 31 de octubre de 2012 se reflejó el acuerdo desestimatorio de la reclamación de intereses de demora, efectuada el 25 de mayo del mismo año por la entidad mercantil Promoción y Desarrollo de Estructuras y Tecnologías Aplicadas (Prodetea), “conforme a la fundamentación jurídica que se contiene en el presente acuerdo”. La fundamentación jurídica de los Servicios Municipales no debió ser tan fundada como para convencer al TSJA, que falló en contra de la Corporación el pasado mes de septiembre, ya con Espadas como alcalde. Este ha tenido que esperar a la aprobación definitiva de su primer Presupuesto para saldar la deuda contraída durante el mandato de Zoido.

Los parkings

Más tiempo aún arrastra otra de las sentencias condenatorias al Ayuntamiento en los pleitos con la empresa Iniciativas Aparca, por causa del desastroso Plan de Aparcamientos Municipal que impulsó el gobierno de Monteseirín. Esta compañía demandó en marzo de 2010 al Ayuntamiento ante la imposibilidad de construir cuatro de los seis estacionamientos subterráneos que le adjudicó debido a que el gobierno municipal, por increíble que pueda parecer, los había proyectado sobre suelos que no eran de su propiedad, sino de personas particulares y sin conocimiento de estas últimas.

Ante tal situación sobrevenida, Iniciativas Aparca no tuvo más remedio que desistir de ejecutar los aparcamientos que tenía concedidos en las barriadas de las Almenas y las Golondrinas y en las avenidas Sánchez Pizjuán y San Lázaro, y demandó al Ayuntamiento, al que exigió daños y perjuicios.

El pasado mes de febrero, el gobierno de Espadas recibió una notificación judicial que incrementa en 233.084 euros el importe a pagar en una de las sentencias contrarias al Consistorio. El fallo inicial le condenaba a pagar 575.894 euros por daños emergentes. Ahora, deberá afrontar el pago de 233.084 euros más por lucro cesante y que aún estaban pendientes de abono. En total, pues, 2.197.450 euros, que se cargarán al Fondo de Contingencias del Presupuesto de 2016.

El canal cultural ARTE dedica al Alcázar de Sevilla su primer programa sobre los jardines más bellos de Europa

El canal televisivo cultural europeo ARTE emitirá hoy lunes, 4 de abril, a partir de las 17:45 horas, el documental dedicado a los jardines del Real Alcázar de Sevilla dentro del programa Jardins d’ici et d’ailleurs (Jardines de aquí y de allá), presentado por Jean Philippe Teysier.

Según el equipo de rodaje, el canal ha quedado tan satisfecho con el resultado de la grabación realizada en Sevilla que la dirección del programa ha decidido que el documental dedicado a los jardines del Real Alcázar sevillano sea el que inaugure la serie de veinte capítulos rodada por toda Europa.

En Jardins d’ici et d’ailleurs, el arquitecto paisajista Jean Philippe Teysier invita a los espectadores a descubrir los jardines más bellos de Francia y del Viejo Continente, cada día de lunes a viernes, desde el 4 al 29 de abril y a partir de las 17:45 horas.

Quienes no puedan sintonizar el programa en su televisor tienen la opción de recurrir a la página web oficial del canal, en el siguiente enlace:

http://www.arte.tv/

El equipo de rodaje ha agradecido las facilidades que recibió en Sevilla para la elaboración del documental por parte de personas como José Mª Cabeza, exconservador del conjunto monumental, y espera que satisfaga a todos los sevillanos.

ARTE es el acrónimo de Association Relative à la Telévision Européenne (Asociación Relativa a la Televisión Europea), una cadena televisiva pública, de carácter europeo y cultural, que trata con sus programas de facilitar la mutua comprensión entre los habitantes de la Unión Europea. Impulsado por Francia y Alemania, el 95% de sus ingresos proviene del canon televisivo implantado en ambos países.

Semana Santa entre vallas

Espadas se ha atrevido a hacer desde la lzquierda lo que no hizo Zoido en un gobierno del PP: vallar la Semana Santa para más seguridad

 

Las vallas son la respuesta a un problema de fondo que tiene la ciudad, otrora capaz de autorregularse hasta en la bulla

 

Los puristas de la Semana Santa han puesto el grito en el cielo por el Plan de Seguridad aplicado este año y que se ha caracterizado externamente por la colocación de vallas en tramos y/o cruces estratégicos de calles, con las que se ha impedido la proximidad o/y el contacto con los cortejos procesionales.

El efecto positivo de la medida de aforar algunas calles para evitar que la bulla colapsase puntos tradicionalmente conflictivos como el Postigo, la Cuesta del Rosario y la denominada como Cuesta del Bacalao ha sido una mayor seguridad y mayor fluidez en las procesiones, con lo que las cofradías pudieron cumplir con los horarios previstos, sin los retrasos de otros años. El efecto negativo, que la lejanía del público, obligado por la Policía a quedarse detrás de las vallas, ha dejado tramos desangelados, con estampas de cofradías solitarias, sin nadie alrededor.

Sin embargo, el gobierno local socialista que preside Juan Espadas ha tenido perfectamente claro desde el primer día que en el debate entre seguridad y libertad siempre, por muchas incomodidades que cause, ganará la primera, aunque el precio a pagar sea una Semana Santa menos estética o que proyecte la imagen de menor fervor popular por la distancia establecida entre los pasos de misterio y de palio y los fieles.

Así, apenas recibirse las primeras críticas, lo explicó el director general de Emergencias del Ayuntamiento, Rafael Pérez: “Los dispositivos estéticos no existen. Se montan para garantizar  la vida de las personas. Entre un nazareno herido y una persona quejosa, prefiero la que se queja , y a partir de ahí podremos montar el debate que se quiera”.

MÁS ALLÁ

Tras el pánico colectivo de la Madrugada del año 2000 y los graves incidentes acaecidos en las de 2008 y 2015, el equipo de gobierno de Espadas y el del delegado del Gobierno central, Antonio Sanz, han hecho lo que con su populismo nunca osó hacer el de Zoido: vallar la Semana Santa sin complejos de ningún tipo con tal de garantizar la seguridad, el objetivo superior, por encima de cualquier consideración estética o de mantenimiento de la bulla como seña de identidad sevillana.

Ni el Ayuntamiento de Espadas ni la Delegación del Gobierno de Sanz estaban dispuestos a que se repitieran los sucesos de la última Madrugada de Zoido como alcalde tras la estampida provocada por las carreras de personas en pánico huyendo de las reyertas en las botellonas montadas en las Setas de la Encarnación. Zoido no previó que podrían repetirse sucesos como los de antaño, no puso a tantos policías como habría podido en las calles por su afán de recortar gastos y, por ende, tras producirse avalanchas que se llevaron por delante tramos de nazarenos de algunas cofradías, trató de minimizar la gravedad de aquellos sucesos.

Había, pues, que evitar cometer los mismos errores que el gobierno de Zoido para que la Madrugada de Sevilla dejara de ser sinónimo de riesgo e inseguridad, ya que la repetición de este tipo de incidentes no sólo habría empañado la imagen de la Semana Santa y la de Sevilla, sino también la de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado y de la Policía Local, de ahí el interés de mantener una estrecha y mutua colaboración entre las sedes de la Plaza Nueva y de la Plaza de España, entre Espadas y Sanz, por encima de cualquier diferencia de tipo ideológico.

MEDIDAS PREVENTIVAS

Si el foco de los incidentes de 2015 fue la botellona incontrolada en las Setas de la Encarnación, la solución drástica y preventiva han consistido en eliminar ese factor de riesgo vallando y prohibiendo el acceso a la denominada Plaza Mayor de las Setas.

Si Zoido escatimó en policías para pagar menos horas extra, Espadas ha hecho todo lo contrario. Si la bulla y los ‘cangrejeros’ delante de los pasos impedían una rápida reacción policial ante cualquier avalancha de público o emergencia sobrevenida, se prohibía el ‘cangrejeo’ y se creaban zonas expeditas de público y pasillos de evacuación, aunque para ello hubiera que vallar tramos o cruces siempre conflictivos.

Dos sucesos externos han contribuido a justificar aún más si cabe el Plan de Seguridad extremo aplicado en la Semana Santa sevillana. Los atentados yihadistas del Martes Santo en Bruselas en el aeropuerto y en el Metro, saldados con más de 30 muertos y de 300 heridos, pusieron de manifiesto cómo cualquier aglomeración de público corre el riesgo de convertirse en objetivo terrorista, y máxime si existe un componente religioso de naturaleza opuesta al fanatismo islamista de quienes, siglos después, aún señalan a Al-Andalus como uno de sus sueños de reconquista. Por eso, al inicial despliegue policial, en esta Semana Santa se ha añadido el refuerzo de vigilancia obligado por activarse al cuatro el nivel de alerta antiterrorista tras los atentados en la capital de la Unión Europea.

Por otra parte, en la noche del Viernes Santo se produjo una estampida en la procesión de la Soledad, en Badajoz, que, salvando las distancias, ha recordado lo ocurrido durante la Madrugada del pánico en Sevilla en el año 2000.

Un estruendo, que en principio se atribuye al impacto con un palo en una puerta metálica  propinado por una persona en estado de embriaguez, provocó una sucesión de gritos y carreras que degeneró en una avalancha de gente presa del miedo. Cuenta la prensa pacense que el desconocimiento del origen del ruido hizo que algunos comenzaran a correr y que esa reacción contagió a centenares de personas que llenaban la plaza y sus alrededores en ese momento.

Un testigo que se hallaba entre el público cuenta que vio a gente “chillar y salir corriendo” y que por un momento pensó que la Virgen se estaba quemando. Incluso después escuchó que podía tratarse de un atentado con bomba, y vio cómo mucha gente se refugiaba en una iglesia. Otro narraba así su experiencia: “Hacía tiempo que no pasaba tanto miedo…. Vi la avalancha de gente que venía despavorida sin saber dónde iba, con los cirios…. Sin rumbo. Los coches de niños por allí. Nos tiraron el estandarte de la Virgen. dos faroles…. Impresionante”.

PARALELISMO

Los relatos muestran un evidente paralelismo con el ataque de pánico colectivo que se desató en Sevilla en la Madrugada del año 2000 y que en menor medida se repitió en 2008 y 2015, y avalan, por tanto, el plan extraordinario de seguridad en esta Semana Santa, con un dispositivo formado por 19 operativos especiales distribuidos en cinco zonas que ha evitado incidentes en las mismas, al tiempo que ha propiciado el cumplimiento de los horarios de las cofradías por la carrera oficial.

No obstante, las vallas no eran una medida permanente. El director de Emergencias del Ayuntamiento resumió la cuestión de esta forma: “Si no hay bulla, las vallas se quitan”.

Esta declaración ha sido el reconocimiento oficial del fin de la leyenda sevillana sobre la capacidad de autorregulación y de saber comportarse, como en una especie de inteligencia colectiva, de la muchedumbre agolpada en las calles durante la Semana Santa y que por tanto hacía innecesario adoptar excepcionales medidas de seguridad porque todo, público y cofradías, fluían de un modo natural, imposible de copiar en otras latitudes.

Aquí se alardeaba de que pese al supuesto millón de personas en las calles no ocurría nunca nada más allá de alguna que otra lipotimia, mientras que en otros sitios concentraciones masivas de tal magnitud habrían derivado en algún tipo de tragedia.

Las estampidas en las Madrugadas de 2000, 2008 y 2015 han acabado demostrando a ojos de las Administraciones Públicas el final de la leyenda de la bulla dotada de capacidad de autocontrol y autorregulación y, por tanto, la necesidad de adoptar medidas extraordinarias de seguridad antes de que ocurra una desgracia.

Las vallas en Semana Santa no han sido, al fin y al cabo, más que una continuación de la evolución defensiva que se viene registrando en la ciudad como reacción al creciente incivismo y vandalismo, los mismos fenómenos que obligaron a Soledad Becerril a vallar de forma permanente los Jardines de Murillo y a Monteseirín los Jardines de las Delicias; y a Pellón el recinto de la Exposición Universal en la Cartuja, vallas que luego los empresarios del Parque Científico y Tecnológico se han negado a que se retiren.

En un paso más en esta línea, Espadas ha acabado vallando las Setas y las calles que haya hecho falta en esta Semana Santa. El problema, pues, no son las vallas; las vallas son la respuesta a otro problema mayor que tenemos en Sevilla.

 

Puerto de sevilla: sin plan B

El ejercicio de 2015 ha sido el mejor en la historia de los 46 puertos españoles de interés general, donde se han movido un total de 501,8 millones de toneladas de mercancías, con un incremento del 4,09% respecto del año anterior. Estas cifras podrían interpretarse como el final de la crisis económica para las instalaciones portuarias.

En Andalucía, el puerto de Sevilla, el único fluvial de España, sólo ha sido superado por tres de carácter marítimo: el de Algeciras, con 98,1 millones de toneladas; Huelva, 27,3 millones, y Almería, 6,4 millones. El puerto sevillano, con sus 4.657.062 toneladas, se impone a los de Cádiz, 3,3 millones; Málaga, 2,3 millones, y Motril, 1,9 millones. Su tráfico se ha incrementado en 283.700 toneladas, un 6,49% más y 2,4 puntos más que la media nacional. Estos datos demuestran la falsedad de la leyenda negra, repetida año tras año, de que el puerto va a morir de manera inminente si no se ejecuta el dragado de profundización del río.

Esta ha sido la cantinela en al menos el último decenio, pese a la cual y pese a la peor crisis económica de la reciente historia de España, el puerto nunca ha bajado de los 4,3 millones de toneladas en el peor año, algo que sí ocurrió en 1998 y 1999 (3,8 y 3,9 millones de toneladas, respectivamente).

Si se repasa la estadística de los últimos 18 años (desde 1998 a 2015), se comprueba que la media anual del periodo es de 4,5 millones de toneladas, por lo que se superó en 2015. Sólo ha habido un ejercicio, el de 2006, en que se superaron los 5 millones, y eso sin dragado del río y sin la nueva esclusa. ¿Cómo pueden explicar quienes vaticinan cada año la muerte del puerto que se movieran más mercancías con peores condiciones portuarias y fluviales que ahora?

Los números expresan que el movimiento de mercancías no depende tanto del dragado o no del Guadalquivir y de la vieja o la nueva esclusa como de la actividad económica que se genere en Sevilla y su área de influencia: a mayor actividad, más volumen de mercancías, y viceversa.

MÁS QUE UNA CARRETERA DE AGUA

En plan Godot, la espera del dragado durante diez años, hasta que su inclusión en el Plan Hidrológico de la Demarcación del Guadalquivir fue tumbada por el Tribunal Supremo y obligó a la Autoridad Portuaria a salir de su letargo y reaccionar a la desesperada para no perder los fondos europeos que hasta entonces decía eran exclusivamente finalistas (otra falsedad), ha servido de coartada para que no se exploraran otras opciones de mejora de la competitividad de nuestro puerto.

El nuevo presidente de la Autoridad Portuaria, Manuel Gracia, ha calificado en su reciente comparecencia en el Foro de la Cámara de Comercio en Antares de “irrenunciable” la mejora de la accesibilidad al puerto a través del Guadalquivir, al que, como sus predecesores, califica de “eurovía”.

Este lenguaje denota la mentalidad imperante: la concepción del río como una mera carretera de agua al servicio exclusivo del puerto, sin comprender que el Guadalquivir y su entorno forman un ecosistema complejo, con variados usos y aprovechamientos (pesqueros, agrícolas como el del mayor arrozal de España y los muy incipientes turísticos), diversos municipios ribereños además de Sevilla y en interacción con un patrimonio de la Humanidad como Doñana.

Esa es la gran diferencia con otros ríos europeos que albergan puertos fluviales (Hamburgo, Amberes, Lyon) y que suelen ponerse de ejemplo en pro de un dragado sin limitaciones. Esa servidumbre ecológica es a la vez la grandeza y la “debilidad” de nuestro río, pero la Autoridad Portuaria sigue sin comprender la necesidad de conciliar todos los intereses en juego en pie de igualdad y que el puerto es un elemento más en el Guadalquivir.

UN NUEVO ESTUDIO

Manuel Gracia ha dicho que hay encargado un nuevo estudio, que durará dos años, para adoptar una decisión sobre el dragado conforme “al criterio científico de verdad y no el de parte”. Con esas palabras estaba desacreditando el vigente estudio realizado anteriormente por el Consejo Superior de Investigaciones Científicas y universidades de Andalucía y en el que se desaconsejó la ejecución del dragado hasta que no se recupere el estuario, ecológicamente en situación terminal, y se instaure una Autoridad Única que supervise y coordine todas las actuaciones en el Guadalquivir, donde cada uno campa por su lado sin tener en cuenta al resto de actores.

Parafraseando a Groucho Marx, Gracia ha venido a decir que como a la Autoridad Portuaria no le gustó el estudio del CSIC y las universidades, pues encargó otro, a ver si sus resultados se acomodan más a sus intereses en pro del dragado. ¿Y por qué hay que hacer un segundo estudio y gastar doblemente el dinero público? ¿Ante quién rinde cuentas la Autoridad Portuaria y con qué argumentos ha justificado el encargo de un nuevo informe de dos años de duración?

La desacreditación implícita de los investigadores anteriores no se sostiene. Si Gracia se hubiera molestado en mirar el historial de los científicos autores del vigente estudio sobre el río habría comprobado que han publicado más de un centenar de estudios y que la calidad de los mismos se mide por las publicaciones en revistas del tipo Q1 sobre el tema.

El nuevo presidente sostiene que con el dragado el puerto sería más fuerte y competitivo porque pasaría de acoger buques de 6.000 a 8.000 toneladas de capacidad a otros de entre 20.000 y 25.000.

¡Pero si ya los acoge! El pasado mes de julio atracó el Orion Bay, con 179 metros de eslora y una capacidad superior a las 20.000 toneladas, que traía a bordo 13.950 toneladas de chatarra de acero de alta calidad. Según Gracia, con esa mayor capacidad se ahorrarían entre 6 y 8 euros/tonelada.

Pues bien, ya podemos deducir el impacto económico que tendría el dragado (coste de 32 millones de euros). Si la media histórica del puerto son 4,5 millones de toneladas movidas al año, el ahorro oscilaría entre 27 millones y 36 millones de euros/año.

LOS COSTES

Gracia ha anunciado que se informará a la opinión pública sobre las consecuencias de todo tipo que tendría el dragado de profundización. Habría que empezar analizando el coste de mantenimiento del canal de navegación, que actualmente ascendería a unos dos millones de euros pero que en caso de una mayor profundidad podría elevarse a 6 millones, por lo que como mínimo habría que imputar a cada tonelada transportada unos dos euros por mantenimiento, además del coste de reparar la mayor erosión en las márgenes y de cuantificar el posible impacto de la mayor salinidad en las 350.000 toneladas de arroz producidas en 37.000 ha de arrozales, cuyo valor bruto, sin transformar, supera con creces los 100 millones de euros, es decir entre tres y cuatro veces más que el del ahorro que se generaría en el transporte fluvial.

La Autoridad Portuaria no puede ni debe fiar el futuro del puerto al dragado en exclusiva y actuar sin un plan B alternativo al mismo, como durante años se ha hecho hasta que la sentencia del Tribunal Supremo la forzó a destinar a la mejora de las instalaciones y de la operativa portuaria los 32 millones de euros de fondos europeos que, decía, sólo se podían destinar a profundizar el canal de navegación.

Nuestro puerto recibe más trenes (1.100) que barcos (1.050) y es ya más un complejo logístico e industrial (200 empresas instaladas en sus 850 ha, equivalentes a 22 veces el parque de María Luisa) que portuario propiamente dicho (el 50% de sus ingresos proviene del transporte y la otra mitad, de la actividad empresarial en el recinto).

Por tanto, casi tan importante o más que el dragado es la ejecución de una conexión ferroviaria directa, cuya carencia es incomprensible y un escándalo que no se haya realizado todavía. También haría falta, como ha reconocido Gracia, que los apeaderos ferroviarios entre Madrid y Sevilla midan al menos 750 metros (ahora, el mayor existente tiene sólo 600), para prestar servicio a los convoyes de esa longitud que tras las obras de mejora con cargo al dinero de la UE ya puede acoger el puerto.

Esas actuaciones y muchas otras del mismo tenor mejorarían enormemente la competitividad del puerto, pero no se han exigido hasta ahora porque la única apuesta era el dragado sí o sí. Pero, ¿y si es no?