Archivo de la categoría: Sin categoría

Sevilla perdió 200.000 turistas en el Octubre del coronavirus

La cifra equivale a casi las tres cuartas partes de los que la visitaron en Octubre de 2019

El viajero extranjero ha desaparecido prácticamente, con sólo 15.000

Un centenar largo de hoteles ya no abrieron sus puertas el mes pasado

Se han perdido más de 400.000 pernoctaciones hoteleras

Más de dos mil empleos menos en los hoteles de la ciudad

El único salvavidas ahora mismo es el turismo de origen nacional

Los datos del Instituto Nacional de Estadística (INE) sobre el sector turístico español en el mes de octubre de 2020 ratifican un nuevo hundimiento en la ciudad de Sevilla en comparación con el mismo mes de 2019 como consecuencia de la pandemia del coronavirus, que ha espantado especialmente al turista extranjero.

Puede decirse que el turismo procedente del exterior ha desaparecido prácticamente en la capital de Andalucía, ya que en el mes analizado tan sólo visitaron la ciudad 15.308 foráneos, mientras que en el octubre precedente (2019) lo hicieron 173.361. La diferencia, pues, 158.053 menos (-91,16%).

En esta difícil coyuntura también se ha resentido el turismo nacional, que ha caído en más del 42%. De los 96.708 viajeros españoles que visitaron Sevilla en octubre del año anterior se ha pasado a 55.537 (-41.171).

La reducción del turismo a prácticamente una cuarta parte de lo que fue un año antes ha tenido su inmediata repercusión en los hoteles sevillanos, que ya arrastraban las consecuencias de un impacto similar a lo largo de todo el verano del año en curso, tal como vimos en un anterior informe:

http://www.manueljesusflorencio.com/2020/10/sevilla-ha-perdido-mas-de-medio-millon-de-turistas-en-el-verano-del-coronavirus/

Viendo el panorama, el número de hoteles abiertos se redujo en octubre pasado en más de un centenar en comparación con el octubre anterior: de 235 la oferta se redujo a 125 (-110).

El número de habitaciones disponibles disminuyó en un tercio (de 11.572 a 7.987), al igual que el de plazas hoteleras (7.440 menos). La menor afluencia de turistas y la menor oferta hotelera se ha traducido en una caída de más/menos el 50% del grado de ocupación de las plazas y de las habitaciones, tanto diariamente como durante el fin de semana.

Y este efecto en cascada acabó repercutiendo en el personal empleado en los hoteles sevillanos: 2.345 trabajadores menos que en octubre de 2019.

La estadística del mes pasado y la de los tres meses del verano confirman que el movimiento turístico sevillano se ha reducido a la cuarta parte y que este cuarto es casi exclusivamente de origen nacional. Mientras no se aplique una vacuna efectiva contra el coronavirus y se mantengan las restricciones y la exigencia de PCR negativas para viajar entre países la situación actual no cambiará. Hoy por hoy, el único salvavidas del sector turístico sevillano es el turista español.

El adoquín en los dientes de Álvaro Pimentel (Ciudadanos)

El portavoz del partido naranja ve cómo el gobierno de Espadas pasa de su reivindicación del pavimento tradicional y lo sigue eliminando

Presume de su alianza y supuesta fuerza en el Ayuntamiento pero no logra siquiera que la Gerencia preserve los adoquines de Gerena

El portavoz de Ciudadanos (Cs) en el Ayuntamiento de Sevilla, Álvaro Pimentel, ha reclamado hace unos días al gobierno municipal que las obras de peatonalización que se están llevando a cabo en la Plaza de la Magdalena sean “respetuosas” con “la pavimentación tradicional de la ciudad” y se evite que la reurbanización completa de este espacio suponga “una transformación inapropiada de la estética tradicional de uno de los enclaves más señeros de todo el Casco Antiguo”.

En este sentido, ha recordado que “los últimos gobiernos municipales de la ciudad, tanto del PSOE como del PP, han tenido un serio problema con la definición del paisaje urbano sevillano” y, en consecuencia, “con la apuesta por una unidad estética que dotara a la ciudad, y especialmente a su conjunto histórico, de la armonía necesaria”. Por ello, “nos tememos que en esta plaza puedan volver a repetirse estos mismos errores del pasado”, ha señalado.

Pimentel ha insistido en la “importancia” de que “Sevilla disponga cuanto antes de un libro de estilo” que fije “un modelo estético para nuestro paisaje urbano”, especialmente “en lo que se refiere a las calles del Casco Antiguo y a las zonas aledañas de nuestros principales monumentos”. De hecho, ha recordado, “el Pleno ya aprobó el pasado mes de junio, gracias a una moción presentada por el grupo municipal de Ciudadanos, la redacción de esta normativa”, que, entre otras cosas, vendría a paliar el hecho de que “Sevilla sea la única gran ciudad de España que no dispone de una ordenanza o un plan regulador del paisaje”.

Álvaro Pimentel, durante su visita a las obras en la plaza de la Magdalena

El portavoz del partido naranja parece hallarse en una situación un tanto esquizofrénica, ya que por una parte trata de arrogarse todo cuanto se hace en Sevilla merced a su condición de aliado privilegiado del gobierno socialista local (de ahí que cada día lance uno o varios mensajes sobre que esto y lo otro es gracias a Ciudadanos) y, por otra, comprueba cómo Espadas le da una de cal y otra de adoquín, digo de arena.

Pimentel ha tratado de erigirse en los últimos meses en el paladín de la preservación del pavimento tradicional de la ciudad, ergo de los clásicos adoquines de Gerena. Sin embargo, es de justicia reconocer que el auténtico líder en pro de los adoquines sevillanos es desde hace años el arquitecto Javier Queraltó Dastis , calificado como el defensor del color de Sevilla (el granito de Gerena tiene poco que ver cromáticamente con el extremeño de Quintana, al que se ha abonado la Gerencia de Urbanismo para imponer una nueva y gris estética en los suelos de la ciudad).

El portavoz del partido naranja ha tomado la bandera de Queraltó pero resulta que pese a que alardea de que gracias a él el Ayuntamiento aprobó en junio dotarse de una Ordenanza o Plan de Paisaje Urbano y de que es de “facto” el socio de gobierno de Espadas, se han seguido quitando en estos cinco meses adoquines y sustituyéndolos por gris granito de Quintana en, entre otras, la calle Cuna, Mateos Gago y, ahora, la plaza de la Magdalena.

El pasado 10 de noviembre, Pimentel acudió a ver cómo había quedado la calle Cuna tras las obras municipales de reurbanización y se echó las manos a la cabeza por el resultado estético. Del nuevo pavimento dijo que ofrecía una imagen de “despersonalización impropia de una de las principales vías comerciales del Casco Antiguo”.

El portavoz naranja, por la calle Cuna

Afirmó que la solería grisácea y la “falta de matices” que ha instalado el equipo de gobierno “no casa con la idiosincrasia tradicional de las calles sevillanas”, lo que confirma “la falta de criterio y armonía estética de la que vienen adoleciendo desde hace años los últimos gobiernos municipales”. Añadió: “una vez más, la ciudad ha perdido la oportunidad de apostar por el uso del adoquín de Gerena, recuperando así el pavimento clásico de nuestras calles, a pesar de las numerosas peticiones que han realizado comerciantes, vecinos y expertos profesionales en la materia, además del propio grupo municipal de Ciudadanos, para que (el gobierno local) reconsiderara una decisión que supone una afrenta contra la armonía estética del Casco Antiguo”.

Y continuó: “el Ayuntamiento ha sido incapaz de reaccionar a tiempo y ha apostado por un pavimento que el día después de haber presentado la obra ya tiene algunas losas rotas, otras llenas de suciedad y algunas con resto de la pintura utilizada como guía por los propios operarios”.

Pimentel volvió a la carga con el libro de estilo urbanístico cuya redacción se había aprobado gracias a él y con el que “se evitaría que se repitieran casos carentes de uniformidad y armonía en otras vías de la ciudad como Mateos Gago”.

Álvaro Pimentel también se lamentó de la reurbanización de la calle Mateos Gago

Ahora, al referirse a la plaza de la Magdalena, pide que “no se vuelvan a repetir los mismos errores de la reurbanización de Cuna o Mateos Gago”. Es decir, en cada comparecencia el portavoz de C’s añade una nueva calle o plaza a su relación de espacios en los que se destruye el pavimento tradicional.

Por todo ello cabe preguntarse de qué alardea a diario Pimentel como aliado privilegiado de Espadas si es incapaz de plantarse ante él y parar la marea de reurbanizaciones con la que la Gerencia de Urbanismo está liquidando los adoquines de Gerena de nuestras calles. ¿Qué fuerza política tiene Pimentel si cada vez que visita una calle o plaza es para lamentarse de lo que hace el gobierno de Espadas? La imagen que proyecta es que Pimentel llega hasta donde Espadas le deja, no que él le arranque o imponga lo que quiera al alcalde. ¡Si es incapaz siquiera de que le dejan una calle en su estado original a pesar de que ha convertido la conservación patrimonial en su objetivo político de cara a los sevillanos!

Y, claro, calle a calle, plaza a plaza, cuando a Pimentel le conceda por fin Espadas ese libro de estilo urbano de cuya autoría viene alardeando aquél desde junio ya quedará poco adoquín de Gerena que proteger porque lo habrán quitado la Gerencia de Urbanismo o/y Emasesa.

Espadas usa una disculpa para presentarse como víctima y acusar a los ecologistas de ser tan irrespetuosos como él en vez de asumir su error

El alcalde de Sevilla, Juan Espadas, ha tratado de apagar el incendio en medios de comunicación (el tema se ha publicado hasta en Madrid) y redes sociales -que provocó al tachar en el último Pleno de “peligro público” a una portavoz ecologista- con unas declaraciones a la agencia Europa Press y una carta dirigida a la asociación ‘Ni un árbol menos’, en cuyo nombre intervino aquélla, Isabel Camargo.

Espadas falsea la realidad cuando declara a Europa Press que “en ningún momento me referí a la persona que intervino”. Hay que recordar que el alcalde respondió, creyendo cerrado el micrófono, a una pregunta concreta y específica del secretario municipal sobre Isabel Camargo, tal como puede comprobarse repasando el vídeo del Pleno y conforme al relato de ABC, en los siguientes términos:

Pleno Municipal del 19 de noviembre de 2020, con el secretario y el alcalde al fondo

“La presidenta de la asociación, Isabel Camargo, fue llamada al atril por el propio alcalde. Precisamente en ese momento en que el alcalde, en calidad de presidente del pleno, avisa a esta asociación, el secretario, Luis Enrique Flores, le pregunta por la misma y por su representante, pero el micrófono se mantiene activado sin que ambos lo sepan: «¿Ésta quién es?», inquiere Flores a Espadas en voz baja. El alcalde espera unos segundos, pero acaba respondiéndole con rotunda franqueza: «¿Ésta? Ésta es un peligro público?». El sonido llegó a todo el que quiso escuchar, incluidos quienes seguían la sesión por vía telemática en directo”.

SI ERA COLOQUIAL, ¿QUÉ HABRÍA SIDO EN SERIO?

En segundo lugar, Espadas trata de rebajar la gravedad de sus descalificatorias y despreciativas expresiones -“peligro público”, “había que haberlos matado”- amparándose en que habló “de forma coloquial”. Sin embargo, Espadas no intervino en el curso de una conversación informal y distendida (definición de “coloquial” según el Diccionario de la Academia) en la calle o en un bar, sino en el Salón de Plenos municipal, como presidente del mismo y como alcalde de Sevilla y en confidencia con el secretario de la Corporación.

Salón de Plenos del Ayuntamiento de Sevilla

El contexto, pues, no podía ser más institucional y solemne, por lo que si Espadas dice que en tal situación se expresa en términos coloquiales no sólo desprecia a la portavoz ecologista, sino también a todos los concejales -representantes de los sevillanos- al no hablar en el Pleno con la seriedad, corrección y decoro exigidos.

El alcalde degradó el Pleno a un mero “ámbito de informalidad”, en línea con la definición del DRAE. Y si en la rebaja de grado de culpabilidad que se otorga a sí mismo se expresa en términos de “peligro público” y “había que haberlos matado”, ¿cómo de mayor gravedad aún habría sido su terminología de haber hablado de forma seria y no coloquial, como sostiene?.

CARTA ACUSATORIA

Donde Espadas demuestra su contumacia y soberbia, en vez de contrición, es en la carta de petición de públicas disculpas a Isabel Camargo, que ha remitido a la asociación por ella representada, ‘Ni un árbol menos’.

A partir del segundo párrafo, el alcalde adopta el rol de víctima y se erige en fiscal acusador de los ecologistas al atribuirles la misma falta de respeto con la que él había actuado en el Pleno. Espadas viene a decir que si él ha sido irrespetuoso con Isabel Camargo es porque antes otros intervinientes defensores de los árboles lo fueron con él, con lo cual la víctima de la irrespetuosidad deja de ser la portavoz ecologista para ser él mismo. Y cabe preguntarse: ¿acaso algún defensor de los árboles llamó también en el Pleno al alcalde “peligro público” y se refirió a él en términos de “había que haberlo matado” para equipararse con Espadas?

Conforme se va desarrollando la carta, la víctima en esta historia deja de ser la portavoz de ‘Ni un árbol menos’ para pasar a ser Juan Espadas. El alcalde, en vez de asumir con gallardía su error, disculparse de forma sincera y elevarse así por encima del incidente, baja al fango y se coloca en el mismo plano de los supuestamente irrespetuosos. A partir de ese momento, según la estrategia del regidor, ya hay dos infractores: los ecologistas y el alcalde. ¿Dos? No, muchos más.

La carta de Espadas a la asociación ‘Ni un árbol menos’

Espadas trata de generalizar ese comportamiento, que achaca a todo el mundo y por lo tanto no es exclusivo de él, para que así su descortesía quede camuflada en el magma general al tratarse de una actuación similar a la del resto y quede exonerada sin más, libre de cualquier culpa, porque si él es culpable, entonces todos lo son.

Y es que concluye la carta de esta manera: “En un mundo en el que la falta de respeto se ha instalado (sigue abundando en la idea de la generalización), no soy yo el que quiera contribuir al ruido en ninguna forma”.

Nada más lejos de la realidad. Espadas ha hecho tanto ruido con su irrespetuoso comportamiento con Isabel Camargo en el Pleno que se han enterado hasta en el resto de España y ha proyectado la imagen de que el alcalde de Sevilla es muy distinto según hable a micrófono abierto o a micrófono cerrado.

El alcalde de Sevilla califica de “peligro público” a una ciudadana que preguntó sobre un proyecto de tala de árboles

También, pensando que el micrófono estaba cerrado, pronunció la frase “había que haberlos matado”

Espadas vuelve a demostrar así su auténtico concepto de la participación ciudadana

La plataforma Salva Tus Árboles Sevilla ha difundido un comunicado en el que denuncia la actuación del alcalde hispalense, Juan Espadas, por (creyendo que el micrófono del Salón de Plenos municipal estaba cerrado) calificar como “peligro público” a la representante de la asociación ‘Ni un árbol menos’, Isabel María Camargo, la cual intervenía en el turno de ruegos y preguntas.

En el vídeo completo del Pleno, el comentario del alcalde se puede oír entre los minutos 5:20:00 y 5:20:10.

Según la información de ABC sobre el Pleno del Ayuntamiento, Espadas también dijo, pensando que nadie lo oía, la frase “había que haberlos matado”, no se sabe si dirigida a los ecologistas o a los árboles objeto de la pregunta, las melias del entorno del antiguo mercado de la Puerta de la Carne: https://sevilla.abc.es/sevilla/sevi-ayuntamiento-sevilla-espadas-deja-microfono-abierto-pleno-habia-haberlos-matado-202011201110_noticia.html#vca=mod-lo-mas-p4&vmc=leido&vso=abc-sevilla-es&vli=portada.portada&vtm_loMas=si

El texto del comunicado es el siguiente: “Ayer tarde (por el 19 de noviembre de 2020) la Plataforma Salva Tus Árboles Sevilla intervino en el turno de participación ciudadana del Pleno del Ayuntamiento de Sevilla, de la mano de la asociación “Ni un árbol
menos”. No es la primera vez que acudimos ante dicho órgano intentando exponer la delicada situación que atraviesa nuestro maltratado patrimonio arbóreo, siempre desde el respeto y la objetividad y rigurosidad de los datos que exponemos. Ahí están los vídeos de plenos anteriores, prácticamente todos desde el gran arboricidio del verano de 2018, para demostrar que no hablamos por hablar y que, por desgracia, nuestra labor es necesaria.

¿Hace honor el alcalde a su lema o se le ha caído hace tiempo el “tú” para quedar sólo el “yo”?

Ayer, como tantas otras veces, las respuestas que ofreció el gobierno municipal a los
interrogantes que planteamos sobre la gestión del arbolado fueron evasivas, en el mejor de los casos, cuando no directamente espurias. Lo que nunca había pasado hasta el momento, al menos con constancia pública, es que el alcalde Juan Espadas se permita el lujo de calificar en plena sesión a una ciudadana que ejerce su derecho a intervenir en el pleno como “peligro público”.

El peligro público, señor Espadas, no son quienes con esfuerzo, tesón y sólidos
argumentos denuncian la mala gestión del arbolado de nuestra ciudad: lo es quien cree
que el peligro público consiste justamente en que la ciudadanía se lo recuerde.

Desde la Plataforma Salva Tus Árboles Sevilla le exigimos al alcalde una pronta
rectificación y una disculpa pública por sus palabras, ya que en nuestra opinión
denotan inequívocamente el equivocado concepto que parece tener de la participación
ciudadana en los asuntos de gobierno, y que la debida transparencia no es un derecho
que otorga sino un deber que debe cumplir”.

(El alcalde se ha disculpado públicamente al cabo de veinticuatro horas y ha declarado a Radio Sevilla que se había expresado “en términos coloquiales”. ¿Expresión coloquial o freudiana traición del inconsciente?).

LA PREGUNTA AL ALCALDE

Según otra nota de la plataforma, la exposición de motivos y el texto de la pregunta fueron los siguientes:

“Sabíamos ya que muchas de las promesas que este Ayuntamiento formula no se
cumplen y, contra lo que pueda parecer, pues triste es faltar a la palabra dada, hay
ocasiones en las que se agradece.

Aún resuena entre estas cuatro paredes aquella memorable frase de D. Antonio
Muñoz, delegado de Hábitat Urbano, referida a las 11 melias de la plaza colindante al
antiguo mercado Puerta de la Carne, en su respuesta a una interpelación ciudadana
sobre las mismas: “Tengan ustedes la garantía que más que apear vamos a sustituir,
por decírselo de alguna manera”. Vigentes siguen, sin embargo, las 11 fichas de apeo que publicaron allá por febrero del 19.

¿Van a retirarlas de inmediato, ahora que ya han reconocido (¡cuánto han tardado!,
¡cuánto lo hemos denunciado!) lo inviable de un proyecto rechazado por el vecindario,
que “desviaba” un edificio de equipamiento público a mero complejo de bares, que
expoliaba una plaza pública y que talaba sus 11 árboles sanos?

Las melias del antiguo mercado de la Puerta de la Carne que el Ayuntamiento estaba dispuesto a talar

¿O las van a dejar vigentes, a la par que prometen ahora (otra promesa…), que el
nuevo proyecto “se ajustará a todos los requerimientos ambientales”? ¿Qué significa
eso? (perdón por nuestra torpeza al interpretarlos): ¿que el nuevo proyecto respetará
la plaza y las 11 melias o que no las respetará?

Y puestos a respetar desde Urbanismo, ¿van a seguir respetando cada árbol situado
junto a un edificio en construcción que cometa el imperdonable pecado de alzarse
delante del portón de una cochera que no existía? (como respetaron aquella
monumental casuarina de 20 metros talada en la avenida Emilio Lemos…). ¿Cuántos
árboles se han talado en esta ciudad por este motivo desde que usted es alcalde?
¿Cuántos árboles talados podrían habernos seguido dando su magnífico e impagable
servicio si el portón se hubiera proyectado, perfectamente, un poco más a la derecha
o un poco más a la izquierda?

¿Urbanismo se ha enterado de que el Ayuntamiento de Sevilla ha declarado el estado
de Emergencia Climática, o donde manda hormigón no manda marinero? ¿Es verdad,
como dijo resignadamente D. Fernando Mora-Figueroa, director de Parques y Jardines,
en la última reunión de la Mesa del Árbol, que a ellos se les solicita la ficha de tala de
estos árboles cuando ya está la obra hecha y que antes no se enteran de nada?

Protesta ante el Ayuntamiento por el proyecto de tala de las melias de la Puerta de la Carne

En el organigrama y procedimientos del Ayuntamiento, ¿en serio que Parques y
Jardines es la última en enterarse de la tala de árboles que prevean los proyectos de
edificación o urbanísticos? ¿Qué tipo de redundante disonancia es ésta en un
Ayuntamiento que tanto se proclama “verde”, que tanto dice que “Respira” (¡vaya
Plan!) y que incluso dispone nada menos que de una concejalía de Transición
Ecológica? ¿Quién proyecta, por citar un ejemplo reciente, una Plaza como la de la
Debla, la inunda de césped artificial, de frío cemento y estrangula sus árboles?

Señor Juan Espadas Cejas, presidente de la Red de Ciudades por el Clima, en plena
Emergencia Climática, ¿tiene respuesta para alguna de las preguntas anteriores? ¿Es
consciente de que gran parte de las obras autorizadas o realizadas por Urbanismo no
son congruentes con las máximas y postulados de cuidado y sostenibilidad
medioambientales que usted y su gobierno enarbolan en sus discursos, planes,
programas y proclamas? ¿Va a hacer algo por solucionar esta situación?.

EL PROGRAMA DE ESPADAS PARA LAS ELECCIONES MUNICIPALES DE 2019

El programa electoral de Juan Espadas para las elecciones municipales de 2019 https://juanespadas.com/el-programa/

decía, entre otras cosas, lo siguiente:

Una Sevilla más verde:

El cambio climático es un hecho real y los datos de los informes y estudios a nivel  internacional (Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio  Climático/IPCC, ONU, UE, etc.) corroboran que la intervención del hombre en el mismo es un factor determinante. Los impactos del cambio climático sobre nuestro territorio son múltiples: el incremento de las temperaturas y el descenso del nivel  pluviométrico, un mayor riesgo de incendios forestales, la desertificación y  degradación del terreno, con un aumento del riesgo de erosión hídrica, el incremento del nivel del mar y la salinidad de nuestro gran Río Guadalquivir, la disminución de la capa vegetal y arbórea (el principal sumidero natural de CO2) y los efectos adversos sobre la salud de las personas.

Por todo ello, el modelo de desarrollo de Sevilla ha de incrementar su atención al cambio climático. Sevilla debe convertirse en un referente mundial en la protección del Medio Ambiente y tiene en los objetivos de desarrollo urbano sostenible, la implementación necesaria para reducir las emisiones y la lucha contra el cambio climático mediante la creación de una ciudad que pueda adaptarse a los cambios del clima y proteger la salud y el bienestar de sus ciudadanos y ciudadanas.

Espadas habla en su propaganda electoral de mejorar y conservar el arbolado urbano

El diseño urbano debe procurar incrementar la presencia de naturaleza en la ciudad a través del verde urbano, su incentivación y la conservación de cualquier masa verde por pequeña que sea. La presencia de naturaleza en la ciudad se facilita con su sistema verde, es decir, sus parques y jardines y su arbolado viario (…):

13. Reforzar y mejorar el modelo de planificación y conservación del arbolado urbano.

14. Establecimiento de un catálogo de especies arbóreas.

15. Crecimiento sostenido del arbolado. Campañas anuales de plantación que cumplan al menos los objetivos de la estrategia 2018-2019: mínimo 5.000 anuales.

Participación, Servicios Públicos Equipamientos:

Compartir la ciudad debe formar parte de la identidad de Sevilla. Y ningún sevillano ni sevillana debe sentir que el proyecto de futuro de su ciudad le resulta ajeno.

Espadas, con un grupo de ciudadanos delante del cartel con el lema de su campaña electoral

-Puesta en funcionamiento del nuevo Reglamento de Pleno y aprobación del nuevo reglamento de participación que favorece el movimiento asociativo y la participación ciudadana.

La recuperación del Hospital Militar avanza a buen ritmo

A este paso podrían ponerse en servicio 150 camas y 25 puestos UCI antes de fin de año o principios de 2021

El 12 de marzo de 2019, el consejero de Salud y Familias del denominado “Gobierno del cambio” andaluz (PP-Ciudadanos), Jesús Aguirre, anunció en el Foro de la Fundación Cámara de Comercio de Sevilla que el nuevo Ejecutivo autonómico recuperaría el antiguo Hospital Militar, que habían dejado abandonado a su suerte los Gobiernos socialistas de Chaves, Griñán y Susana Díaz, al igual que dejaron de invertir lo suficiente en la sanidad pública (ésa fue una de las razones de que el PSOE perdiera la Junta de Andalucía), por más que Susana Díaz tratara de disimularlo al calificarla continuamente en sus discursos como la “joya de la corona”.

http://www.manueljesusflorencio.com/2019/03/la-junta-de-andalucia-recuperara-el-hospital-militar-de-sevilla/

Pues bien, en las últimas semanas he podido comprobar “in situ” que la primera fase de los trabajos de recuperación del antiguo hospital, sito enfrente del centro de salud de Los Bermejales, avanzan de forma acelerada tras su encomienda a la empresa Sacyr.

Cartel de la Junta de Andalucía anunciando las obras de recuperación del hospital

Donde antes sólo se veía un inmenso edificio mostrando los efectos del paso del tiempo y de los saqueos y unos desiertos aparcamientos a su alrededor, ahora emergen las grúas y los andamiajes y apenas hay sitio donde estacionar, por la cantidad de vehículos de los albañiles, electricistas, fontaneros y demás operarios que están allí trabajando con todo tipo de maquinaria y moviendo enormes ruedas de cables para las instalaciones.

Gran parte de la fachada delantera ya ha sido rehabilitada y los andamios siguen instalados en los laterales

Por ende, los aparcamientos delanteros han sido acordonados y reservados para la realización de pruebas relacionadas con el coronavirus, por lo que ahora bulle la actividad en todo el complejo sanitario y a este ritmo no es descartable que parte del edificio pueda ser reabierto antes de final de este año o a principios de 2021.

Al consejero de Salud y Familias, Jesús Aguirre, le preguntaron el 19 de noviembre de 2020 en el Parlamento de Andalucía por el estado de las obras y por cómo se organizará el hospital cuando se terminen. El consejero recordó que en esta primera fase se están invirtiendo más de 8 millones de euros, lo que permitirá contar con 150 camas de hospitalización (en la situación actual de pandemia se dedicarían en principio a pacientes con Covid) y 25 camas para cuidados intensivos (UCI).

Aguirre también confirmó que en los Presupuestos de la Junta de Andalucía habrá una partida de 26 millones de euros destinada a sufragar la segunda fase de los trabajos, con la que se espera culminar la completa recuperación del edificio, el cual quedará adscrito a la ciudad sanitaria Virgen del Rocío y, según el consejero, será dotado de personal “suficiente”.

Grúas junto al antiguo Hospital Militar en una perspectiva desde el centro de salud de Los Bermejales

El consejero respondió en tales términos a una pregunta de Ismael Sánchez Castillo, diputado de Adelante Andalucía, el cual expresó su temor de que pudiera seguir el ejemplo de la presidenta de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, la cual dijo que el Hospital de Valdebebas se dotaría de recursos humanos tras la reorganización de otros hospitales de la comunidad, lo que, a su juicio, sería “catastrófico”. Sánchez Castillo afirmó que “no puede dotarse un hospital (como el Militar) con personal sanitario desatendiendo a otro hospitales de la provincia, ya que el personal está exhausto y una remodelación de estas características sería muy grave”.

CONCENTRACIÓN SINDICAL

Por otra parte, miembros del Sindicato Provincial de Sanidad y Sectores Sociosanitarios de CCOO de Sevilla se han concentrado el viernes 20 de noviembre de 2020 a las puertas del Hospital Militar para exigir que la próxima reapertura anunciada por la Consejería de Salud y Familias sea 100% pública.

“A menos de dos meses de la fecha de apertura anunciada, la Junta de Andalucía no ha informado a la opinión pública, al Parlamento o a los sindicatos de sus planes para el centro, ni de cómo se van a cubrir las plantillas, ni de si esa apertura va a suponer nuevos procesos de privatización”, explicó el secretario de Acción Sindical del Sindicato Provincial de Sanidad y Sectores Sociosanitarios de CCOO de Sevilla, Luis González.

A juicio de CCOO, Sevilla necesita un nuevo hospital público, dada la falta de camas en la sanidad pública: “La provincia tiene una cama por cada 663 habitantes, cuando la media de la Unión Europea es una cama hospitalaria por cada 192 habitantes y la de España una cama por cada 415 habitantes. Andalucía está a la cola de España con una por cada 595 habitantes y Sevilla está a la cola de Andalucía, de España y de Europa”, lamenta González.

Concentración de miembros de Comisiones Obreras ante el antiguo Hospital Militar

En este sentido, “el sindicato siempre ha defendido la necesidad de la reapertura del Hospital Militar y celebra que por fin se vaya a abrir, aunque sea parcialmente. Pero hay serias sospechas sobre cómo se va a hacer. Por eso, la Junta tiene que dar informaciones precisas sobre sus planes para estas instalaciones sanitarias”.

CCOO exige que el nuevo centro que se va a abrir “sea un hospital público al 100%, del Servicio Andaluz de Salud, que se oferten los puestos en primer lugar al personal que trabaja en otros hospitales de Sevilla y que todos los servicios, tanto asistenciales como de apoyo, sean de titularidad pública. En particular, exigimos que las cocinas, el mantenimiento, la limpieza y los servicios administrativos sean prestados por personal público, así como que cuente con laboratorio y servicio de radiología propios”, apunta González.

La reapertura del antiguo Hospital Militar, abandonado durante tres lustros, ha sido un clamor de la sociedad civil sevillana. Hace tres años, numerosos ayuntamientos de la provincia y el de la capital (éste con la abstención del grupo socialista, liderado por el alcalde, Juan Espadas) aprobaron, a demanda de la plataforma Marea Blanca, mociones en las que se instaba a la Junta y al Parlamento de Andalucía a incluir en los Presupuestos de la Comunidad Autónoma las partidas necesarias para rehabilitar el inmueble y ponerlo al servicio de los ciudadanos.

La zapatera de Carmona y los libreros de París

Una zapatera de Carmona ha denunciado en un vídeo, que ha tenido un gran impacto en las redes sociales, que estaba obligada por las disposiciones de la Administración a cerrar su zapatería a las 18 horas (por no tratarse de una actividad esencial) pero que a partir de ese momento tanto ella como cualquier persona podían ir a un hipermercado y comprar los zapatos que no se podían adquirir en su establecimiento comercial.

“Son las siete menos veinte y estamos en Carmona, Sevilla. Hemos cerrado un pequeño negocio, una zapatería, y he venido a Lidl a comprar, supuestamente, productos de necesidad. Hemos comprado unas botas, unas botas que aquí en el Lidl son productos de primera necesidad, pero en mi zapatería, no”, denunciaba en el vídeo la dueña del negocio.

«Igual que los zapatos podría haber comprado también cosmética, una blusa, medias, faldas, pantalones, herramientas… De todo», continuaba denunciando la comerciante local en su vídeo.

La zapatera muestra ante la cámara la factura de la compra en Lidl

Y concluía: «No le veo la lógica. Nos hacen cerrar a nosotros, que somos los pequeños comercios los que estamos manteniendo España y las grandes superficies sí se mantienen abiertas. Dejan vender botas, que son primera necesidad en el Lidl, pero no en mi tienda. Muchas gracias, Gobierno, estáis acabando con los pequeños comerciantes»,.

La zapatera de Carmona aplaudió de forma irónica delante de la cámara y terminó con un «¡Por ustedes!».

PRECEDENTE EN FRANCIA

Esta denuncia recuerda a lo acaecido en Francia, cuyo Gobierno prohibió el pasado 30 de octubre la venta de libros en los hipermercados y grandes superficies de ocio durante, al menos, 15 días, el tiempo mínimo previsto que duraría el cierre de las librerías independientes a causa del confinamiento para frenar la pandemia de coronavirus.

La decisión respondió a una reivindicación de los libreros, obligados a cerrar la persiana mientras estos gigantes de la distribución podían mantenerlas abiertas.

Los hipermercados, donde se venden productos de primera necesidad, no tenían orden de cierre y muchos de ellos incluían una sección de libros, al igual que las grandes superficies de ocio, autorizadas a abrir porque también ofertan productos de informática y oficina, esenciales para el teletrabajo.

Los libreros, que consideraban que había una competencia desleal, mantuvieron una discusión telefónica en grupo con el ministro de Economía, Bruno Le Maire, y la titular de Cultura, Roselyne Bachelot, y con representantes de la gran distribución.

Una librería francesa, cerrada por el coronavirus

La decisión gubernamental fue a favor de los libreros, a fin de asegurar la “equidad” entre ambos canales, según indicó en un comunicado oficial el Ejecutivo francés.

Para el Sindicato de la Librería Francesa esa decisión permite “restablecer una situación de competencia más equitativa entre librerías y grandes superficies”, aunque reconocen que ofrece una ventaja competitiva enorme a los gigantes de la venta en línea.

Para evitarlo no ven otra solución que obtener una autorización para poder reabrir sus puertas, algo que el presidente, Emmanuel Macron, se comprometió a estudiar en quince días, en función de la evolución de la pandemia.

REACCIÓN EN CARMONA

Juan Ávila, el alcalde de Carmona, ha reaccionado por su parte con un comunicado en redes sociales, en el que ha anunciado que las grandes superficies comerciales no podrán vender productos que no se consideren esenciales: «Tras el aviso de varios comerciantes locales, he ordenado a la Policía Local -comunicó el regidor- que mañana, a partir de las 18 horas, precinte aquellas zonas de superficies comerciales y otros comercios con productos que no sean de primera necesidad».

«Asimismo, vigilará aquellos comercios que no estén cumpliendo con alguna de las nuevas restricciones. A todos aquellos que incumplan la normativa, se les levantará acta de inspección para posibles sanciones. Es importante que todos colaboremos, porque los comercios locales están realizando un enorme esfuerzo económico y personal ante esta situación», expresó el alcalde.

Cartel de Lidl anunciando que deja de vender productos no esenciales a partir de las 18 horas

Dos días después, un usuario de Twitter colgó en la red social una foto del local de Lidl en la que se podía apreciar un cartel anunciando que no se podían vender artículos no esenciales a partir de las 18 horas. Así pues, la humilde zapatera de Carmona acabó ganando su particular batalla al gigante alemán de la distribución.

Reforma de la plaza de la Magdalena a la medida de una empresa privada

El Ayuntamiento de Sevilla, en colaboración con el grupo empresarial Millenium, ha anunciado para el lunes 16 de noviembre de 2020, el inicio de las obras de “peatonalización y reurbanización de la plaza de la Magdalena”, que provocarán la reordenación de la circulación rodada. Según el gobierno local, esta reordenación “se enmarca dentro de los objetivos del Plan Sevilla Respira y del Plan de Movilidad Urbana Sostenible”.

¿Qué Plan de Movilidad Urbana Sostenible? Una vez más, Espadas hace su doble juego en función de sus intereses políticos, ya que en el Plan de Movilidad (PMUS) vigente, que es el de Zoido, no se contempla esta actuación. Espadas aplica para su particular Plan Centro y de Triana, y para la Magdalena, un mero proyecto de PMUS, el suyo, que ni ha sido aprobado todavía por el Pleno del Ayuntamiento (carece por lo tanto de validez jurídica) ni sometido previamente a la participación de los sevillanos con su correspondiente periodo de información pública para la presentación de alegaciones pero que él ya da por hecho, sin respetar las normas de un Estado de Derecho.

Espadas, Muñoz y Cabrera, en la presentación del proyecto de remodelación de la plaza de la Magdalena

Para que el IDAE, dependiente del gobierno de su correligionario Pedro Sánchez, le conceda una millonaria subvención para la ampliación de la línea del tranvía, presenta el PMUS vigente (porque es condición “sine qua non” la existencia de un PMUS), o sea el de Zoido, ¡donde tampoco se prevé la prolongación del denominado Metrocentro! Esta es la doble política del alcalde con la movilidad, en la que usa el nonato PMUS (sin validez) o el vigente según su conveniencia en cada momento . ¿Qué habrían dicho Espadas y el PSOE si Zoido hubiera hecho lo mismo?

¡Si ya le descalificaron el Plan de Movilidad Urbana Sostenible, que era un mero recurso de emergencia para solicitar subvenciones para Tussam, y resulta que ahora se agarran al mismo como a un clavo ardiendo y ya no reniegan de él porque lo necesitan para justificar la solicitud de subvención para el tranvía! O sea, que lo que ayer no servía para nada, cuando Espadas estaba en la oposición, ahora resulta que es plenamente válido para presentarlo ante el IDAE.

LA DESCRIPCIÓN DE LA PLAZA

La empresa metropolitana de aguas, Emasesa, ha redactado el proyecto para la plaza de la Magdalena, en el que entre otras cosas dice lo siguiente:

-“En su centro se sitúa una fuente de mármol del siglo XVIII a la que rodea un parterre de setos muy altos que impiden su visión”. Atención porque ya se está viendo venir la jugada, que nos recuerda a la de Zoido con el arboricidio de los plataneros de la calle Almirante Lobo para sustituirlos por bauhinias, de menor porte, con el argumento de que no dejaban ver la Torre del Oro desde la Puerta de Jerez. Como habría dicho el Guerra, los setos de la plaza de la Magdalena tienen la altura que deben tener y si al Ayuntamiento les parecen muy altos, ¿qué le impide recortarlos y ponerlos más bajos para satisfacer esta repentina inquietud de que no se vea la fuente, que sí se ve? ¿Por qué al Ayuntamiento resulta que ahora le preocupa la altura de los setos de la Magdalena y no la similar de los setos de la fachada delantera del Archivo de Indias, tras los que también hay otra fuente?

Plaza de la Magdalena con los setos que según el Ayuntamiento no dejan ver la fuente
La fuente del Archivo de Indias con sus setos perimetrales, como los de la plaza de la Magdalena

-“La Plaza en sí consta de una plataforma central pavimentada con una cuadrícula de losas de tarifa que encierra un pavimento de chino lavado, todo ello en pésimas condiciones de conservación”. ¡Pero si esto es un “yo me acuso” en toda regla! ¿Quién si no el Ayuntamiento que dirige Espadas tiene toda la plaza de la Magdalena en pésima conservación? ¿O le vamos a echar la culpa, tras cinco años y medio de gobierno, a la “herencia” recibida de Zoido y de Monteseirín? ¿No ha tenido tiempo Espadas en cinco años y medio de arreglar la plaza?

-“Durante mucho tiempo se ha venido produciendo en la plaza un mercadillo que impedía atravesar la plaza, pero una vez eliminado éste, tampoco es utilizada de forma colectiva pues son muchas las dificultades que hay que superar para llegar a ella, sobre todo por la densidad de tráfico perimetral y aparcamiento de motos que impide un adecuado acceso”. ¿Y quién si no el Ayuntamiento es el responsable en parte de esa densidad de tráfico perimetral por las paradas de autobuses que ha instalado en la misma y por el aparcamiento de motos que allí ha autorizado? ¿O vamos a echarle la culpa a la Junta de Andalucía?

La plaza de la Magdalena con motos alrededor, que permite el Ayuntamiento

-“La estancia de la plataforma central se reduce a varios bancos, alguno de ellos situados entre las dos líneas de setos”. ¿Y quién es el responsable de colocar más bancos si no el Ayuntamiento para facilitar el disfrute de la plaza por los sevillanos y turistas?

-“Finalmente en el extremo norte, al otro lado de la calzada, se sitúa el ensanche de Josefa Reina Puerto (…..) La solería actual es de baldosas de hormigón color albero y en ella se pueden apreciar numerosas calicatas y algunas irregularidades”. Sigamos haciendo preguntas sobre este auténtico “yo me acuso” que es la descripción realizada por Emasesa: ¿quién, si no el Ayuntamiento, es el responsable de la existencia de calicatas e irregularidades en el ensanche?

Ensanche de Josefa Reina Puerto, con los parterres en primer plano

-“En la confluencia de este espacio con la calzada, se crean verdaderos problemas de paso, ya que el poco espacio disponible de acerado está ocupado por dos parterres con elementos vegetales y por la existencia de una parada de bus que implica que en ocasiones se produzca gran acumulación de personas que impiden el paso del resto de los peatones por el acerado”. ¿Quién si no el Ayuntamiento le ha autorizado a Tussam la colocación de una parada de autobús en plena confluencia para el paso y por qué nunca ha retranqueado un poco hacia el interior los parterres para ampliar la anchura de la acera?

-Leer sobre el estado del alumbrado público en la plaza, da hasta miedo, ya que según Emasesa, ” la instalación tiene una antigüedad superior a los 40 años, se encuentra por tanto obsoleta, es energéticamente ineficiente y no dispone de las medidas de seguridad eléctrica que exige la reglamentación vigente ( Respecto a las tomas de
tierra, la instalación tampoco dispone de redes equipotenciales de tierra entre soportes como exige la reglamentación actual). Volvemos a lo mismo: ¿quién si no el Ayuntamiento es el responsable del estado de la plaza, se mire por donde se mire? ¡Y además lo reconoce implícitamente en el proyecto redactado por Emasesa!

EL CONVENIO CON MILLENIUM

Esta era la situación de la plaza, sin que el gobierno de Espadas, al igual que los anteriores, hiciera nada por remediarlo, hasta que le interesó a alguien que la situación cambiara y ese alguien es un privado llamado Grupo Millenium, con el que Emasesa, en nombre del Ayuntamiento, ha firmado un convenio con, entre otras, las siguientes cláusulas:

-PRIMERA: “Millenium es una sociedad especializada en el desarrollo e inversiones inmobiliarias en el ámbito de la hostelería, entre cuyos proyectos se encuentra la construcción de un nuevo establecimiento hotelero en la Plaza de la Magdalena (Distrito Casco Antiguo, Sevilla), a partir de la remodelación integral, actualmente en curso, de los inmuebles de Plaza de Magdalena, 1 y Calle Rioja, 26.

Los dos edificios de la plaza de la Magdalena que serán convertidos en hotel por la empresa Millenium


Como consecuencia del referido proyecto, Millenium se encuentra interesada en la mejora de los servicios públicos básicos y la remodelación de la actual configuración exterior de la zona de ubicación de dichos inmuebles mediante la peatonalización de la misma (incluyendo la peatonalización de la Calle José de Velilla), con la finalidad de adaptarla a condiciones más favorables para la sostenibilidad, accesibilidad y cuidado del medioambiente y para la más eficiente explotación de las instalaciones hoteleras”. Atención al reconocimiento de que a la empresa Millenium le interesa que se remodele exteriormente y se peatonalice la plaza de la Magdalena “para la más eficiente explotación de las instalaciones hoteleras”. ¿Y qué tendrá que ver la peatonalización de la plaza con la explotación del hotel, salvo, como de forma inconsciente parece que se está expresando, se piense en convertir de alguna manera la plaza en parte de la explotación hotelera a futuro?

SEGUNDA: Emasesa dice que coincidiendo con los trabajos de remodelación para el hotel, aprueba un proyecto de sustitución y mejora de redes de abastecimiento y saneamiento en el entorno de la plaza de la Magdalena.

TERCERA: Y la Gerencia de Urbanismo, “dada la confluencia de ambas actuaciones de inversión sobre el mismo espacio, ve la oportunidad de abordar de forma unitaria y conjunta la remodelación de la plaza….. aunando la iniciativa municipal y particular en aras de un mayor bien social”.

Queda suficientemente claro, pues, que no fue el gobierno local el que pensó en remodelar, peatonalizar y mejorar las infraestructuras de la plaza de la Magdalena, sino que este proyecto se debe a Millenium, nunca mejor dicho, porque el Ayuntamiento ha procurado aprovecharse del interés de la empresa privada en que se rehabilite el espacio público a su medida sacándole la financiación de parte de las obras, en eso ahora tan de moda de presentarlo como “colaboración público-privada” y sin mediar siquiera un concurso público.

No, no se trata de un patrocinio de las obras, como, por ejemplo, esos que obtenía Zoido para el “mapping” en la plaza de San Francisco, en que la (s) empresa (s) le daba (n) el dinero y el Ayuntamiento se encargaba de todo. Veamos lo que dice esta cláusula del convenio en la que, al igual que en algunas anteriores, se presenta la actuación en aras del bien común y del interés general y no de un interés privado.

QUINTA: “Con el fin de que las obras de ejecución del Proyecto puedan desarrollarse en el menor tiempo posible, y con ello favorecer el interés general, Emasesa y Millenium han acordado que Millenium sustituya su aportación financiera por la ejecución directa de una parte del Proyecto”.

La aportación financiera inicial de la empresa privada iba a ser de 360.000 euros (más Iva), pero ahora se ha incrementado hasta 422.218,47 euros (sin IVA), mientras que la de Emasesa será de 471.622,48 euros (sin IVA). Por tanto, el coste de las obras será de 893.840,95 euros y Millenium pagará una parte valorada en el 47,23%.

La superficie rayada es lo único que ejecutará Emasesa y todo lo demás (delimitado en color rojo) la empresa Millenium

Así, será obligación de Millenium requerir a su contratista en el supuesto de que la Dirección Facultativa del proyecto considere que se debe instar a cualquier tipo de actuación o reclamación al adjudicatario de las obras que le correspondan ejecutar a la empresa privada.

A esta fórmula de sustitución de un mero patrocinio por la ejecución de la remodelación de la plaza, y posterior peatonalización, al gusto y a la medida de los intereses de una empresa privada no se habían atrevido ni el Zoido alcalde ni el PP de los 20 concejales con toda su mayoría absolutísima y demuestra la ambivalencia ideológica de Espadas y su modelo “polivalente” de ciudad. Ahora bien, entraña un riesgo. ¿Qué pasaría si por cualquier circunstancia -Dios no lo quiera- sufrieran problemas irresolubles Millenium o/y su contratista y no pudieran terminar las obras que les corresponden en virtud de este convenio?

Hay que considerar esta posibilidad, siquiera como hipótesis de trabajo. Recordemos las variadas obras que se le han “caído” al gobierno de Espadas en los últimos años por esta causa, en principio meramente hipotética. Así, por ejemplo, la Gerencia de Urbanismo tuvo que licitar un nuevo contrato, por valor de 143.596 euros, para poder terminar la rehabilitación de las cubiertas de cuatro edificios comerciales del Polígono Sur que quedaron pendientes desde que tres años antes quebró la empresa contratista que las estaba ejecutando.

En virtud de la cláusula SÉPTIMA, se afirma que el convenio tiene una naturaleza privada y se rige por el Derecho privado, y que, con renuncia expresa al fuero que pudiera corresponderle, la empresa municipal someterá cualquier divergencia que pudiera surgir a los Juzgados. Esto es, pues, un reconocimiento de la subordinación de los intereses públicos municipales a los intereses de una empresa privada, en línea con lo que hizo Monteseirín con las Setas y la plaza de la Encarnación.

Aparte de aprovechar la remodelación de la plaza para pavimentar con el denostado granito gris de Quintana, con la coartada de que se vea bien la fuente central se eliminarán los setos perimetrales. Y al instalar una plataforma única y eliminar los setos perimetrales quedará libre una explanada de superficie suficiente para un posible futuro aprovechamiento económico, como podría ser la colocación de veladores o de carpas comerciales en épocas propicias del calendario.

El tranvía ha perdido más de millón y medio de viajeros en siete meses de pandemia

Números más negativos todavía en la línea 2 (Barqueta-Heliópolis) y las dos circulares exteriores

La T1, denominación técnica por la que en el seno de Tussam se conoce al tranvía, ha perdido entre marzo y septiembre de 2020, los meses de impacto del coronavirus, 1.525.832 viajeros y se convierte en la cuarta línea de la empresa municipal de transportes de Sevilla con mayor caída de la demanda. Aunque el Covid ha provocado una situación excepcional para todas las rutas de Tussam, lo cierto es que antes de que llegara la pandemia seguía notándose la tendencia descendente en el uso del tranvía por los sevillanos. Así, en enero de este año el tranvía, cuya ampliación es el proyecto estrella del alcalde Espadas para las próximas elecciones municipales, había perdido 13.559 pasajeros respecto del mismo mes del año anterior (301.380 frente a 314.939), y en febrero perdió poco, pero también perdió: 179 usuarios menos (307.020 frente a 307.199). En los nueve primeros meses del año en curso el tranvía ha transportado un total de 1.186.536 viajeros, por 2.648.241 en la misma época de 2019. La cifra supone una caída del 55,19%.

Lidera la estadística negativa de estos siete meses de pandemia en Sevilla la línea 2 (Barqueta-Heliópolis), que suele ser la más demandada en los últimos años por los sevillanos. Ha transportado 2.007.322 usuarios menos que en el mismo periodo del año pasado.

El tranvía de Sevilla (línea T1 de Tussam)

Con menos viajeros perdidos que la 2 pero con más que el tranvía figuran en segundo y tercer lugar del ranking con mayor número de usuarios perdidos las dos líneas circulares exteriores, la C2 (1.639.994 viajeros menos) y la C1 (1.617.719).

Tras la 2, la C2, la C1 y el tranvía, en quinto lugar en la estadística más negativa (en realidad, salvo contadas excepciones, en prácticamente todas las líneas de Tussam se ha hundido la demanda en estos siete meses) aparece la línea 27 (Plaza del Duque de la Victoria-Sevilla Este), con una caída de 1.400.494 pasajeros. A continuación figura la línea 3 (Pino Montano-Bellavista), con un acumulado de 1.370.611 pasajeros perdidos, y luego la 32 (Plaza del Duque de la Victoria-Polígono Sur), con una reducción de 1.259.576.

Por otra parte, en la línea especial que conecta el aeropuerto de San Pablo con la ciudad (EA) se ha registrado desde la aparición del coronavirus una pérdida de 668.454 viajeros en comparación con el periodo marzo-septiembre del año 2019.

Tussam perdió en el septiembre del coronavirus 3 millones de viajeros

En siete meses de pandemia ha transportado 28 millones menos que en el mismo periodo del año pasado

El coronavirus sigue causando estragos en Tussam, que en septiembre de 2020 (séptimo mes transcurrido incluyendo el del estallido de la pandemia, en marzo) transportó 3.065.267 pasajeros menos que en el mismo mes del año 2019, cuando todavía imperaba la “vieja normalidad”. Con este nuevo hundimiento de la demanda, el acumulado durante los siete meses de impacto del Covid 19 es de 28.158.125 viajeros menos que en el mismo periodo del año pasado.

El balance sólo incluye las líneas gestionadas por la empresa municipal de transporte de Sevilla, no las contratadas a otras compañías (como el caso de la línea 29) y parte de una cifra de viajeros en septiembre de 2019 -obtenida a partir de los propios datos de Tussam- de 6.730.653 viajeros, frente a los 7.887.300 que aparecen en algunas estadísticas de la compañía. Dicho de otro modo, y salvo error por mi parte, creo que ha debido de producirse una equivocación por parte de la empresa municipal que ha supuesto una estimación superior en 1.156.647 pasajeros a la cifra realmente transportada en septiembre del año pasado.

En la comparación entre septiembre de este 2020 y el de 2019 sólo aparecen dos líneas con ganancia de pasajeros: la 35, que es la que conecta el Prado de San Sebastián con el centro comercial Lagoh en Palmas Altas, y la LP, que es la lanzadera para uso exclusivo del personal de la empresa municipal. En el caso de la línea 35, parece lógica su mayor demanda debido también a su mayor grado de conocimiento por los sevillanos en el año transcurrido desde la inauguración de Lagoh un año antes.

Salvo estas dos excepciones, en todas las demás líneas de autobuses, más la del tranvía, se ha registrado una caída de la demanda, que oscila entre el 29,68% de la línea 24 (la que proporcionalmente menos pierde y aun así se deja casi un tercio de sus usuarios en el balance interanual) y el 80,03% de la línea del aeropuerto, porcentaje indicativo del hundimiento del sector turístico sevillano el pasado verano. Como media, Tussam perdió en septiembre el 45,54% de sus usuarios.

En números absolutos, la mayor reducción de viajeros se ha producido en las líneas circulares exteriores C2 (-276.857) y C1 (-272.564), seguidas del tranvía (-225.529). Son las tres líneas que han perdido más de doscientos mil pasajeros cada una. Entre más de cien mil y menos de doscientos mil hay siete líneas, encabezadas por la que suele transportar más pasajeros anualmente, la 2 (Barqueta-Heliópolis), que se ha dejado de un septiembre para otro 174.774 usuarios.

Entre las que menos viajeros pierden figuran la 53 (Los Arcos-centro penitenciario Sevilla I) y la C5 (circular por el Centro). Hay que tener en cuenta que esta última dejó de funcionar tras los accidentes que se produjeron a finales del año pasado en la plaza del Duque de la Victoria. Las siguen la B3 (Gran Plaza-Santa Clara) y la 38 (Prado de San Sebastián-Universidad Pablo de Olavide).

Salvo en el caso de la C5, ya comentado, las líneas que menos viajeros perdieron en septiembre son las que conectan el centro con zonas periféricas (Santa Clara, Avenida de la Paz, Polígono Sur, Tablada, Palmete).

Proporcionalmente, la línea con más viajeros perdidos en septiembre es la del aeropuerto: ocho de cada diez usuarios. La siguen la línea exprés a Sevilla Este (casi un 70% menos de viajeros), las dos circulares exteriores y, en quinto lugar, el tranvía. Todas éstas con más de un 60% de clientes perdidos.

La línea que proporcionalmente menos viajeros perdió en septiembre del año en curso fue la 24 (Ponce de León-Palmete), con un 29,68%, seguida de la 2 (Barqueta-Heliópolis) y la 22 (Prado-Sevilla Este), ambas con algo más del 31%.

El (no) vertedero de Gibraleón versus el vertedero de Nerva

Reedición del libro ‘Gibraleón, punto a punto’ sobre la rebelión popular contra el proyecto de vertedero en el antiguo Olont

Incluye un extenso prólogo sobre la génesis e historia del vertedero de Nerva, con datos de todo tipo

La capacidad del vertedero de Nerva se duplicó antes de su construcción y ha sido un multimillonario negocio “cautivo”

Pese a que un informe de la Junta hablaba de su conversión en zona verde tras su colmatación, el vertedero es una cadena perpetua para Nerva

Los indicadores socioeconómicos de Gibraleón sin vertedero son mejores que los de Nerva con vertedero

El 2 de abril de 2020, en pleno confinamiento por la pandemia del coronavirus, el Boletín Oficial de la Junta de Andalucía publicó la apertura de un periodo de información pública de la solicitud de modificación sustancial de la autorización del vertedero de residuos industriales de Nerva, el municipio minero que acabó acogiendo el depósito (1998) que con su lucha rechazó el pueblo de Gibraleón un decenio antes (1988).

¿Qué cantidad y clase de residuos tóxicos e industriales habría albergado Gibraleón de haberse construido en su término municipal un vertedero como el que finalmente acogió Nerva? ¿Habría tenido ese vertedero un efecto positivo en sus indicadores socioeconómicos, con la creación de puestos de trabajo y el cobro de cánones por los residuos depositados? ¿Cómo han evolucionado en los últimos decenios Nerva con el vertedero y Gibraleón sin vertedero?

El intento de responder a éstas y a otras preguntas ha sido uno de los motivos que me han impulsado a reeditar, en formato electrónico y en Amazon, mi libro ‘Gibraleón, punto a punto’

https://www.amazon.es/dp/B08N5BMQGY/ref=sr_1_1?__mk_es_ES=%C3%85M%C3%85%C5%BD%C3%95%C3%91&dchild=1&keywords=Gibrale%C3%B3n%2C+punto+a+punto&qid=1605077002&s=books&sr=1-1

que en su momento fue la crónica de la rebelión del antiguo Olont contra el vertedero y que ahora cuenta también la historia del depósito de residuos industriales de Nerva, merced a un extenso prólogo específico para esta reedición.

De esta manera el libro es accesible para las nuevas generaciones de olontenses, que no conocieron la lucha de sus padres y abuelos para evitar la conversión de su pueblo en el depósito de residuos del Polo petroquímico de Huelva y Palos; para los nervenses y vecinos de la Cuenca Minera que quieran conocer la historia, datos y entresijos hasta ahora no desvelados del vertedero de Nerva, y para cualquier interesado en general.

En Nerva se produjo una rebelión vecinal incluso más fuerte y duradera (manifestaciones diarias durante tres años) que en Gibraleón contra el proyecto de vertedero de residuos industriales, pero al final éste se construyó en el municipio minero y no en el antiguo Olont. ¿Cuál fue el factor diferencial que lo permitió?

Vecinos de Nerva y la Cuenca Minera en una de las marchas de protesta contra el vertedero
Vista general de una de las manifestaciones, con el complejo minero de Riotinto al fondo

En el libro se da respuesta a esta pregunta a partir del análisis de la singularidad de la Cuenca Minera de Riotinto y del papel esencial jugado por los mineros de entonces y la clase política nervense, sin cuya complicidad la construcción del vertedero no habría sido posible. Al contrario que en Gibraleón, donde sólo el PSOE -por entonces en el poder municipal, provincial, regional y nacional- apoyó la construcción del vertedero y la oposición se alineó con la rebelión popular, en Nerva todos los partidos unieron sus votos en el Ayuntamiento a favor del depósito y los vecinos contestatarios  (4.000 firmaron en contra) únicamente contaron con el apoyo externo de la Confederación Ecologista Pacifista.

La pancarta con el No al Vertedero en la cabecera de una de las manifestaciones

Sin embargo, mientras al PSOE -y ésta fue otra de las diferencias entre uno y otro municipios- su apoyo al vertedero le costó perder el Ayuntamiento de Gibraleón, en Nerva revalidó su mayoría absoluta cuatro años después, en lo que se interpretó en la Cuenca Minera como la aceptación resignada del depósito de residuos. Quien acabó pagando la factura electoral fue Izquierda Unida.

Personas mayores con pegatinas en contra del vertedero en Nerva

En el libro se cuenta cómo la capacidad del vertedero de Nerva se más que duplicó antes incluso de que empezaran las obras del mismo, y se revela la cifra del multimillonario negocio que iba a suponer para las empresas adjudicatarias, con Abengoa a la cabeza, a la luz de los datos de la propia Junta de Andalucía. Ese negocio multimillonario se habría multiplicado a los pocos años, dado que con desconocimiento de la opinión pública se fue ampliando cada vez más el vertido de residuos, especialmente los tóxicos y peligrosos, por los que más dinero cobraba la compañía adjudicataria.

Jóvenes contrarios al depósito de residuos en el municipio minero

También se recoge con detalle la cantidad y tipología de los residuos que se depositaron durante el primer año, a modo de ejemplo de lo que podría haberse llevado a Gibraleón pero que acabó en Nerva. De las 132 páginas de la resolución con que el Gobierno autonómico aprobó en 2008 la ampliación de la vida útil del vertedero, 58 estuvieron  dedicadas a la clase de residuos que se podían depositar en el vertedero nervense.

Manifestación por las calles de Nerva

Si el Ayuntamiento y los vecinos de Nerva pensaron alguna vez que el vertedero en su término municipal iba a durar tan sólo un decenio y albergar residuos industriales procedentes únicamente de Andalucía Occidental, como pareció deducirse de la Orden del Gobierno socialista andaluz sobre su creación, han estado muy equivocados.

Vecinos llegados desde Zalamea la Real, el pueblo matriz de la Cuenca Minera, muestran su solidaridad con Nerva

El vertedero de Nerva, tal como le ratificó la Junta de Andalucía al Defensor del Pueblo, no tiene fecha de caducidad ni límite geográfico para el origen de los vertidos, ya que se ha permitido que acoja desechos procedentes de cualquier punto de España e incluso de Europa.

Tras los zalameños, manifestantes llegados desde Marchena (Sevilla) en apoyo a los vecinos de Nerva

Existe un informe de la Junta según el cual el depósito debía ser recubierto y convertido en zona verde una vez colmatado. Sin embargo, ahora se pretende prolongar su actividad “sine die” con un proyecto de tratamiento de los residuos para su reutilización en la cadena económica y con la coartada de la Economía Circular. Ello supondría condenar a Nerva a la cadena perpetua del vertedero, una condena de la que con su lucha se libró el pueblo de Gibraleón.

Habitantes del vecino municipio de El Madroño, en una de las marchas contra el vertedero en Nerva

En la obra también se analiza el chapucero convenio urbanístico y de colaboración que firmó el Ayuntamiento de Nerva bajo la presidencia de José Villalba con la empresa gestora del vertedero y que dejó atado de pies y manos al Consistorio, el cual no ha podido modificar sus cláusulas -especialmente la del dinero a cobrar por los residuos que se entierran en el municipio- porque para ello depende del visto bueno de la compañía.

Vecinos del municipio sevillano de Lebrija también acudieron a solidarizarse con Nerva

En una sorprendente pirueta política, el Ayuntamiento, que permitió y facilitó en su día la construcción del vertedero pese a la oposición de la mayoría de los nervenses e invocando para ello los numerosos empleos que iba a generar (realmente, 31; Ditecsa dice que ahora son 42) y los millones que iba a dejar el canon por los residuos, viene tratando en los últimos años de cambiar los términos del convenio con el nuevo argumento de que se debe compensar a los vecinos de Nerva “por soportar en su término municipal una instalación de semejante índole”, instalación cuyo perjuicio supieron ver los olonteses hace más de 30 años.

También desde Cádiz acudieron a una de las manifestaciones contra el vertedero en Nerva

Finalmente, se hace una comparación entre diversos indicadores socioeconómicos para ver la situación actual de Nerva y de Gibraleón, con un balance favorable a este último, el cual también se ha librado de la negativa “imagen de marca” que proyecta un vertedero de residuos tóxicos y peligrosos.

Ecologistas de Huelva capital también estuvieron presentes en la marcha anti-vertedero en Nerva

Tal como ha dicho un concejal nervense, Nerva era antes conocida por su cultura y sus artistas mientras que ahora se la identifica única y exclusivamente con el vertedero.

Vista aérea del vertedero de Nerva en la actualidad

(Las imágenes que vienen a continuación corresponden al conflicto que estalló en Gibraleón un decenio antes en contra de un proyecto de vertedero de residuos industriales similar al que finalmente se construyó en Nerva).

Esta segunda edición del libro, ahora en formato electrónico, mantiene el centenar de artículos del autor sobre Gibraleón y su lucha; la Cronología del año que duró la batalla contra el proyecto del vertedero; la relación de olontenses que afrontaron procesos judiciales por sus protestas; la evolución electoral en el municipio hasta el vuelco acaecido en el Ayuntamiento tras el conflicto y una galería de fotos que ilustran la rebelión popular y la victoria final tras la decisión de la Junta de Andalucía de renunciar a la construcción del vertedero en el término municipal de Gibraleón, el vertedero que diez años después acabaría en Nerva.

Las imágenes de las manifestaciones contra el vertedero de Nerva son de Pastor Cornejo Márquez y las del conflicto en Gibraleón son obra de Muguruza.