Archivo de la categoría: Sin categoría

La depuradora exprés

Tras tomar posesión Zoido, Marchena citó a un notario a las 8 de la mañana para adjudicar el contrato de la depuradora

El anuncio de Espadas 6 años después de no construir una nueva significa que Zoido ahorró 85 millones a Sevilla

Juan Espadas, alcalde de Sevilla,  anunció a principios de febrero de 2017 el cierre de la depuradora de San Jerónimo en el año 2018 sin tener en cuenta el contrato vigente hasta 2024 por el que debe suministrar agua depurada de la misma a la mina de Cobre las Cruces y haciendo además un reproche a su antecesor, al recordar que en 2011 el gobierno socialista de Monteseirín dejó licitado y adjudicado su cierre pero que “el gobierno del PP de Juan Ignacio Zoido anuló la adjudicación y metió el tema en un cajón”.

En honor a la verdad, hay que recordar cómo fue aquella historia. En el año 2011 se sabía de sobra que se iban a celebrar elecciones municipales el día 22 de mayo y que un año antes, mediante el famoso teletipo de Europa Press, Monteseirín se enteró de que Griñán había decidido que no repitiera más como candidato a la Alcaldía. Lo sustituyó el propio Espadas, que aceptó el sacrificio de inmolarse en las urnas ante la debacle que le auguraban al PSOE las encuestas en castigo a los continuos escándalos de la gestión de Monteseirín, como así ocurrió, ya que Zoido arrasó con una histórica mayoría absoluta de 20 concejales.

Pese a estar a las puertas de unas elecciones y a su condición pública de alcalde saliente, a Monteseirín y a su valido Marchena, al que había colocado como consejero delegado de Emasesa, les entraron unas muy llamativas prisas por cambiar de sitio la depuradora de San Jerónimo antes de que expirara el mandato, cuando en todo caso lo lógico hubiera sido dejar que fuera el nuevo gobierno emanado de las urnas el que analizara la situación y decidiera al respecto.

CONFLICTO CON LA ALGABA

En primer lugar, porque la elección de los suelos alternativos, la antigua estación de filtraje al borde de la carretera de La Algaba, había provocado un conflicto con vecinos de dicho municipio, temerosos de sufrir los malos olores y molestias habitualmente asociados a este tipo de instalaciones. Así, en febrero de 2011 numerosos algabeños se desplazaron en una caravana formada por vehículos particulares y dos autobuses hasta la Plaza Nueva de Sevilla para manifestarse ante el Ayuntamiento hispalense.

Hasta tal punto llegó la situación, que el 1 de marzo, a tan sólo dos meses y medio de las elecciones municipales, el gobierno saliente de Monteseirín tuvo que embarcarse en una campaña informativa destinada al pueblo de La Algaba para tratar de convencer a sus habitantes de la inocuidad del proyecto, mientras aquéllos insistían en que “el problema que le quieren quitar a los vecinos de San Jerónimo no queremos que nos lo manden a nosotros”.

Por otra parte, aunque la construcción de una nueva depuradora alejada de San Jerónimo se consideraba una obra necesaria para ajustarse a las nuevas exigencias de la normativa europea, en especial en materia de nitrógeno y fósforo, no era de una urgencia extrema, ya que se contaba con una certificación técnica que garantizaba el  funcionamiento de la existente durante al menos cinco años más.

DESPILFARRO

A ello había que añadir la delicada situación financiera de Emasesa, tradicionalmente la joya de la corona de las empresas municipales pero que bajo la desastrosa gestión del ahora paradójicamente nombrado académico Manuel Marchena había entrado en pérdidas por primera vez en su historia, al dispararse los gastos de todo tipo. Marchena se puso un sueldo que llegó a ser de 168.391 euros anuales y dos coches (un Renault Megane y un Opel Insignia) y dos conductores a su servicio. Los sueldos de éstos ascendieron entre 2008 y 2011 a 406.000 euros, y sus dietas, a 17.300 euros.

Antes de la llegada de Marchena como consejero delegado, las dietas pagadas por Emasesa a sus directivos por viajes fuera de Sevilla fueron de un máximo de 67.000 euros (año 2007). Con Marchena al frente, se dispararon a 580.000 euros. En publicidad y propaganda con la excusa de promocionar el ruinoso proyecto “Agua de Sevilla” (vender agua de Emasesa embotellada), el hombre de confianza de Monteseirín gastó sólo en su primer año 2,9 millones de euros, a los que luego añadió 611.000.

El hoy académico, que además se permite dar desde ciertos foros lecciones de economía a los demás, le provocó a Emasesa sólo con la operación “Agua de Sevilla” unas pérdidas de 1.145.229 euros: vendió botellas con agua por valor de 10.771,92 euros y se gastó en ellas 1.145.229.

NUEVO CANON

Por si fuera poco, Emasesa había suscrito tres años antes un préstamo de 133,9 millones de euros con el Banco de Sabadell para financiar obras con cargo a un canon de mejora que los sevillanos debían pagar en su recibo del agua hasta el año 2028.

La idea de Monteseirín era que el traslado de la depuradora se financiara con la imposición de otro canon en la factura del agua por espacio de 30 años y que debía aprobar la Junta de Andalucía, más la asunción por parte de ésta de las 13 hectáreas que ocupaba la depuradora para  construir allí viviendas sociales.

Sin embargo, pasaba el tiempo y ni la Agencia Andaluza del Agua autorizaba un canon específico para financiar el traslado de la depuradora ni la Junta se comprometía a comprar los terrenos para construir viviendas sociales, pese a lo cual Marchena no sólo no frenó el proyecto, sino que ordenó acelerar su preparación con vistas a adjudicarlo antes de la salida de Monteseirín de la Alcaldía.

Pese a las prisas, la preparación técnica del concurso para la construcción de la nueva depuradora no pudo ser rematada antes de las elecciones del 22 de mayo de 2011, aunque al menos los técnicos lograron que se introdujera una cláusula condicionante, en virtud de la cual su ejecución se vinculaba a la aprobación de un canon específico por la Junta de Andalucía.

ORDEN INCUMPLIDA

Y así se llegó al 11 de junio de 2011, sábado, día en que Zoido tomó posesión como nuevo alcalde de Sevilla. Una de las primeras decisiones de Zoido como regidor fue el envío de una orden a todas las empresas municipales de que se abstuvieran de tomar decisiones en ningún sentido hasta que no lo autorizara expresamente el nuevo gobierno municipal que debía constituirse.

Pero Marchena había sido aún más rápido que Zoido. Antes de que la orden del nuevo alcalde tuviera entrada en el Registro de Emasesa a las 9 de la mañana del lunes y de que él fuera destituido de su cargo de consejero delegado de la sociedad, ya había convocado ¡ para las 8 de la mañana de aquel día!  a un notario en la sede de la empresa para que levantara acta de la adjudicación del concurso para la construcción de la nueva depuradora de San Jerónimo. Pese a estar presupuestada en unos 140 millones de euros la adjudicó por por poco más de 85 millones, en lo que era la operación más cara en la historia de la compañía,  a  la Unión Temporal de Empresas formada por Befesa (Abengoa), Detea y Dam-Sav ( gestora de la depuradora de San Jerónimo).

AHORRO

El concurso fue impugnado luego por Fomento de Construcciones y Contratas (FCC) porque, a su juicio, la UTE que había resultado adjudicataria no cumplía uno de los puntos del pliego de condiciones. A ello se unió que la Agencia Andaluza del Agua denegó a Emasesa la aprobación de otro canon para financiar la construcción de la depuradora, por lo que tendría que haberla asumido la compañía municipal pidiendo a los bancos un crédito por 85 millones, que añadir a los 226 millones de deuda bancaria contraída durante el mandato de Monteserín y Marchena.

Como la construcción de la nueva depuradora se condicionaba a la aprobación del canon, el gobierno de Zoido aplicó la cláusula existente en el pliego del concurso para proceder a la anulación de la adjudicación y sin pagar por tanto ningún tipo de indemnización a las empresas ganadoras.

El tiempo ha demostrado que las muy llamativas urgencias con que actuó Marchena para adjudicar como fuera, incluso a la intempestiva hora de las 8 de la mañana, la depuradora alternativa a la de San Jerónimo no estaban justificadas porque la actual ha seguido funcionando no ya sólo cinco años más, sino seis y  va camino de siete. Item más, tal como ha anunciado Espadas, el Ayuntamiento ni siquiera se plantea construir una nueva depuradora que sustituya a la de San Jerónimo tras su cierre en 2018, sino que su carga de efluentes sea asumida por las otras tres depuradoras existentes en la ciudad (El Copero, Ranilla y Tablada), con lo cual el alcalde ha acabado avalando la decisión adoptada por Zoido, el cual en realidad le ahorró 85 millones de euros a Sevilla.

Presupuestos Sevilla 2017: La vivienda se llevará 6,5 millones y 3 millones entre los polígonos industriales y el comercio

El Ayuntamiento de Sevilla destinará un total de 6,5 millones de euros a políticas de Vivienda en 2017 tras incorporar las enmiendas de la oposición en la negociación de los Presupuestos.

Este capítulo se ha incrementado con 2.730.000 euros que se transferirán a Emvisesa para su Plan de vivienda digna; 200.000 euros para el programa de prestaciones complementarias; 150.000 para ayudas a familias con bajos ingresos; 600.000 para ayudas a jóvenes y 250.000 para mujeres víctimas de la violencia machista.

Se han admitido enmiendas por valor de 900.000 euros que elevarán a un total de 1.500.000 la partida destinada a los polígonos industriales, y 400.000 euros que elevarán a 1.550.000 el dinero para los comercios, con ayudas específicas de 100.000 euros para las mujeres y los jóvenes emprendedores y de 200.000 para ayudas genéricas comerciales.

También se destinarán 80.000 euros a la Feria de la Economía Social; 229.703 euros adicionales a programas de acción social; 55.000 euros más a programas de igualdad y otros 74.934 a la lucha contra el VIH.

Por otra parte, la admisión de enmiendas por valor de 1.200.000 euros eleva hasta 2.000.000 el dinero destinado a cooperación al desarrollo, y el programa de Memoria Histórica recibirá 125.000 euros adicionales.

Presupuestos Sevilla 2017: Murillo se lleva el 78% del incremento en dotaciones culturales

El Año Murillo ha sido el gran beneficiario del incremento de las partidas destinadas a acción cultural en los Presupuestos de Sevilla para 2017 tras las enmiendas admitidas en el seno de la Comisión de Hacienda.

El evento dispondrá de 500.000 euros más, hasta un total de 1.500.000 euros, mientras que el 22% restante de aumento (136.000 euros) se distribuirá de la siguiente forma: 50.000 euros para el programa de flamenco; 40.750 para el Plan Director de Patrimonio; 25.000 para subvenciones a espacios escénicos y salas; 7.750 para la Orquesta Barroca; 3.000 para la Academia de Bellas Artes; 3.000 para el Ateneo y 1.500 para la Academia de Bellas Artes.

Presupuestos Sevilla 2017: Un millón de euros más en mejoras para los barrios, y 1,3 millones para los colegios

Los barrios de la ciudad de Sevilla se beneficiarán de un incremento de la inversión municipal en al menos un millón de euros, y 1,3 millones los colegios, como consecuencia de las enmiendas de los grupos políticos aceptadas por el gobierno de Espadas durante la negociación de los Presupuestos en el seno de la Comisión de Hacienda.

En materia de Patrimonio se destinarán 50.000 euros a la Fábrica de Vidrio de la Trinidad y otros tantos a la Torre La Única, más 100.000 euros para el edificio Paterri. A la casa-palacio del Pumarejo se asignarán 250.000 euros y 230.000 a intervenir en inmuebles de interés cultural como la Capillita de San José, el convento de Santa Clara y la Fábrica de Artillería. Para la adecuación de locales municipales con fines sociales habrá 100.000 euros más (se habían previsto ya 220.000).

Para microactuaciones en barrios como El Carmen, Los Bermejales, La Plata, Padre Pío y Santa Clara habrá 600.000 euros, y 350.000 de aportación municipal al Parque Alcosa.

Además, el Instituto Municipal de Deportes dispondrá de 350.000 euros adicionales para actuaciones en la piscina Virgen de los Reyes y en los complejos deportivos ONTUR, Vega de Triana y Valdezorras.

En cuanto a los colegios de la ciudad, la partida inicialmente dotada con 5 millones de euros se amplía en 1,3 millones gracias al proceso de negociación de las enmiendas: 700.000 para rehabilitación y 600.000 para conservación.

En Parques y Jardines, área que dispondrá globalmente de 17.282.000 euros, se ha conseguido añadir 100.000 euros para mantenimiento de barriadas; 50.000 para reposición de mobiliario urbano; 150.000 para reposiciones en parques y zonas ajardinadas, y 200.000 para parques infantiles adaptados.

Presupuestos Sevilla 2017: El Ayuntamiento destinará al menos 1,3 millones al fomento de la bici

El gobierno de Espadas ha aceptado incluir enmiendas por un valor de 19,5 millones de euros en el proyecto de Presupuestos del Ayuntamiento para el año 2017 a propuesta de los diferentes grupos políticos municipales.

En el capítulo de Movilidad y Medio Ambiente habrá al menos 1.378.600 euros destinados a partidas específicas o a inversiones generales que repercutirán en el fomento del uso de las vías ciclistas.

Así, por ejemplo, se dedicarán 325.000 euros a un Programa de Bicicletas y dos partidas para la instalación de aparcamientos para estos vehículos: una, con carácter general, dotada con 130.000 euros, y otra para aparcabicis en colegios, con 40.000.

Para la Policía se reservan 26.000 euros y 30.000 para un plan específico de reposición de señales ciclistas, complementario de otro por la misma cantidad en actuaciones generales de reposición. Por otra parte, se asignarán 100.000 euros a Movilidad en el Centro, y 55.000 a campañas de promoción y de concienciación sobre el uso de la bicicleta.

En líneas generales, la Movilidad Sostenible recibirá 9.510.000 euros, incluyéndose 900.000 en transferencias a Tussam y 100.000 en estudios y trabajos técnicos para el proyecto de autobús de tránsito rápido (BTR).

 

El “numerus clausus” turístico se sobrepasa en el Alcázar de Sevilla

LIMITE

Hay una regla según la cual no puede haber más de 750 personas dentro a la vez

RAZON

La medida se implantó por razones de seguridad y de impacto sobre el monumento

ESTADISTICA

El récord de visitas en 2016, propiciado por la relajación en la observancia de la norma

Las autoridades sevillanas se han vanagloriado de que en 2016 se batió el récord de visitas al Alcázar, donde se registraron 1,62 millones de personas. Este incremento, en un 6,64%, y las colas ante el edificio han sido esgrimidos para realizar demoliciones en el Patio del León y dejarlo expedito para que los turistas esperen dentro y no en la calle, pero la estadística alerta de que esta presión turística es excesiva y de que se está incumpliendo la regla de que no puede haber más de 750 dentro a la vez.

El que podríamos denominar  “numerus clausus” de no más de 750 personas simultáneamente en el Alcázar se fijó por razones de seguridad a la hora de su posible evacuación; su control y vigilancia y para evitar un mayor impacto en un monumento frágil, con numerosas yeserías, elementos de madera y jardines centenarios.

Los estudios realizados en su día por la Dirección revelaron que el tiempo medio que emplean los turistas en conocer el Alcázar es de 90 minutos, viendo sus palacios, patios y jardines y haciéndose fotos de recuerdo.

Así pues, hay que analizar la regla de los 750 turistas simultáneos como máximo; los 90 minutos de duración media de las visitas; las horas anuales de apertura del Alcázar y el récord de 2016 para discernir si el monumento está soportando o no una presión turística excesiva, para lo cual hay que hacer números, por más que se tienda a huir de la aritmética.

LOS HORARIOS

De los 365 días del año, el Alcázar se abre durante 361 días.

1) De octubre a marzo, el horario de apertura es de 9:30 a 17 horas. Por tanto, 7,5 horas al día. En este periodo hay 178 días de apertura x 7,5 horas =  1.335 horas abierto. Hay que tener en cuenta que en esta franja se encuentran los cuatro días en que se cerró el monumento durante 2016: el 1 de enero (Año Nuevo), el 6 de enero (Reyes Magos), Viernes Santo (cayó en marzo) y 25 de diciembre (Navidad).

2) De abril a septiembre, el horario de apertura es de 9:30 a 19 horas = 9,5 horas al día.

En este periodo, pues, hay 183 días de apertura x 9,5 horas = 1.738,5 horas.

 La suma total de los dos periodos de apertura nos da las horas en que el Alcázar se abre a lo largo del año: 1.335 horas durante digamos el periodo de otoño/invierno y 1.738,5  horas durante el periodo de primavera / verano. Total:  3.073,5 horas, equivalentes a 184.410 minutos.

 

Los estudios realizados por la Dirección del monumento revelan que los turistas suelen emplear una hora y media (noventa minutos) en visitar el monumento. Conociendo este dato (un visitante = 90 minutos) y el número de minutos de apertura anual del Alcázar (184.410),  calculamos que hay 2.049 franjas de 90 minutos ocupadas por las visitas y que en cada una de esas franjas no puede haber más de 750 turistas simultáneamente.

Por tanto, 2.049 franjas de 90 minutos x 750 turistas nos daría la cifra de: 1.536.750 turistas  como capacidad máxima de acogida del monumento.

Y ahora nos vamos al dato de visitas de 2016: un total de 1.621.355 personas entraron en  el recinto. La conclusión sería que el Alcázar está recibiendo 84.605 visitantes más de lo que autoriza el “numerus clausus” establecido.

FUERA DE HORARIO

Objeción que puede hacerse a este análisis: no todas esas visitas son de turistas, ya que en la estadística también se incluirían las que se realizan fuera del horario oficial, como sería el caso de actos autorizados por el Ayuntamiento (algún congreso, recepciones, presentaciones de libros, conferencias…) y, especialmente, las de quienes van  a las representaciones teatrales en los jardines durante el verano.

¿Y quiénes acuden a este tipo de actos fuera del digamos horario turístico? Pues esencialmente los sevillanos, como parece obvio. A las “Noches en los jardines del Real Alcázar” (entre el 14 de julio y el 30 de septiembre de 2016) acudieron 30.522 espectadores, de los que sólo un 5,90% (1.800) eran españoles no sevillanos y un 10,48% (3.198), turistas extranjeros.

Según la estadística general, sólo el 3% del total de los 1.621.355 visitantes del Alcázar en 2016 fueron sevillanos, o sea 48.640. Entre ellos están la inmensa mayoría de quienes acudieron al monumento fuera del horario turístico, como hemos visto en el caso de las representaciones teatrales nocturnas.

Así pues, podríamos estimar que estrictamente turistas que emplearon 90 minutos en la visita fueron 1.572.715 (el resultado de restar al total de 1.621.355 los 48.640 sevillanos de origen o residencia). Y este número supera en 35.965 personas la capacidad máxima establecida para el Alcázar con visitas de 90 minutos y no más de 750 a la vez.

 

La Junta de Andalucía aboga por un reparto tripartito del coste del Metro de Sevilla

El consejero de Fomento de la Junta de Andalucía se ha mostrado favorable, en unas declaraciones concedidas a la Cadena SER, a que el Estado, la Junta y el Ayuntamiento de Sevilla contribuyan a partes iguales a la financiación de la mitad de la línea 3 del Metro sevillano que ha propuesto el alcalde hispalense, Juan Espadas, como forma de desbloquear la paralización que sufre el suburbano desde su inauguración (línea 1) en abril del año 2009.

El consejero ha calificado de “sensata” la idea del alcalde sevillano de iniciar la construcción de la línea 3 desde Pino Montano, al Norte, hasta el Prado de San Sebastián, para en una segunda fase seguir hasta el Sur, hacia el barrio de Los Bermejales. Según López, “en un momento como éste la línea 3 es la que tiene las condiciones en términos de rentabilidad social más claras para ser abordada”.

Como se recordará, el plan de Espadas es que la Unión Europea financie el 50% de ese tramo y que las Administraciones Públicas nacionales acuerden cómo pagar los hipotéticos 350 millones de euros restantes.

Para Felipe López, “habrá que ver cuál es la reacción del Ministerio (de Fomento) y habrá que pelear por que sea declarado Gran Proyecto Europeo, como así ha sucedido en el Metro de Granada y en el tranvía de la Bahía de Cádiz”.

El consejero ha añadido que “se trata de sentarnos a una mesa y de establecer primero objetivos compartidos, y una vez que los tengamos, lógicamente ir al reparto de responsabilidades en cuanto a cuota de financiación por parte de cada uno. Efectivamente -añadió- podría ser un punto de partida interesante el conseguir de la UE la máxima cantidad posible. En el caso del Metro de Granada hemos conseguido un 40%; se puede llegar teóricamente al 50%, y el resto de lo no financiado por la UE podría ser aportado a partes iguales por las tres Administraciones”.

La Gavidia es invendible

NUEVO PLAZO

El Ayuntamiento de Sevilla pide a Interior otra prórroga para tratar de cumplir el contrato de 2006

EN ESPECIE

Urbanismo no remata el trámite para entregar el solar en la Cruzcampo para una comisaría

PRESUPUESTOS

El PP se queda sin la razón que exigía para apoyar las Cuentas de Espadas para 2017

 

El Ayuntamiento de Sevilla ha solicitado al Ministerio del Interior una nueva prórroga de seis meses de duración para tratar de cumplir al 100% el contrato de compra-venta de la antigua comisaría de la Gavidia, que ambas partes firmaron el 20 de diciembre de 2006. Desde entonces Interior espera la entrega de un solar en el distrito de Nervión para transmitirle la plena propiedad, condición sin la cual el Consistorio sevillano no puede vender el edificio a un tercero.

El Consejo de Gobierno de la Gerencia de Urbanismo solicitará a la Gerencia de Infraestructuras y Equipamiento de la Seguridad del Estado (Giese) del Ministerio del Interior una nueva prórroga de seis meses para tratar de culminar la operación de adquisición de la antigua Jefatura de la Policía de la Gavidia.

El contrato de compra-venta se firmó el 20 de diciembre de 2006, en tiempos de Monteseirín como alcalde. Para hacerse con la propiedad del edificio, el Consistorio pagó 9.900.000 euros a Interior y se comprometió además a la entrega de cuatro solares municipales calificados de equipamiento para la construcción de comisarías de Policía en distintas zonas de la ciudad.

Sin embargo, tal como ya informó Viva Sevilla el pasado mes de noviembre, en el Registro de la Propiedad se mantiene una anotación preventiva en favor del Ministerio del Interior y que indica que el Ayuntamiento no es todavía propietario de pleno dominio de la Gavidia porque no ha cumplido todavía el compromiso de pago en especie con uno de los solares acordados.

Este solar se encuentra dentro de los antiguos terrenos de la Cruzcampo, en Nervión, afectados por la quiebra de la empresa que en su día anunció la construcción de un complejo de viviendas de lujo, un proyecto que había encargado a los denominados arquitectos-estrella, como Norman Foster y Guillermo Vázquez Consuegra, los cuales se retrataron con Monteserín en el balcón del Ayuntamiento.

Aunque se ha intentado segregar el solar destinado a la comisaría para entregarlo a Interior, los informes jurídicos han sido contrarios a tal posibilidad y ha de tramitarse el procedimiento de forma ordinaria a través de la Junta de Compensación. Aunque la tramitación se inició en abril de 2015, casi dos años después aún no ha concluido.

Ante esta situación y a la vista de que la última prórroga solicitada a Interior expirará el próximo 21 de febrero, la Gerencia de Urbanismo ha pedido otro periodo de gracia de seis meses, en concreto hasta el 21 de agosto, con lo que para entonces se cumplirán casi once años sin que el gobierno de la ciudad haya sido capaz de cumplir su compromiso con el Ministerio que, por paradojas de la historia, ahora dirige Juan Ignacio Zoido, exalcalde de Sevilla.

La conclusión, por tanto, es que el Ayuntamiento no puede vender la Gavidia porque no es legalmente su propietario y porque se halla atado de pies y manos por la Junta de Compensación de los antiguos terrenos de la Cruzcampo.

Esta situación tiene implicaciones políticas, ya que deja al grupo municipal del PP sin el motivo principal que esgrimió para no apoyar los Presupuestos municipales presentados por Espadas para el año en curso: la venta de la antigua comisaría de la Gavidia para así no tener que pedir nuevos préstamos a los bancos. Aunque quisiera cumplir la exigencia del PP, a Espadas le es legalmente imposible, y ya se verá si la situación varía o no para agosto o entonces hay que pedirle una nueva prórroga a Zoido.

El cierre de la depuradora de San Jerónimo dejaría sin agua a Cobre las Cruces

TRASVASE

La mina se nutre de su agua depurada a través de una tubería de 18,6 kilómetros
CAUDAL

Tiene derecho de uso de 2.600.000 m3 entre los meses de septiembre y abril

CONTRATO

El acuerdo se firmó en 2004 y tiene una vigencia de veinte años

 

El alcalde de Sevilla anunció el pasado 2 de febrero de 2017 el cierre de la estación depuradora de aguas residuales (EDAR) de San Jerónimo durante este mandato y antes de 2019 sin percatarse de la existencia de un contrato que obliga a Emasesa a suministrar agua de esta depuradora para las labores mineras y la planta industrial de la compañía Cobre las Cruces, sita a una veintena de kilómetros de distancia.

Ha pasado tanto tiempo que pocos recuerdan ya que la mina de Cobre las Cruces, compañía que en 2015 dijo haber dedicado ya 1.000 millones de euros a la que ha sido la mayor inversión extranjera en la historia de Sevilla, depende para su viabilidad del agua de la depuradora de San Jerónimo, cuyo cierre ha anunciado Espadas para antes de que expire un contrato vigente hasta el año 2024.

El 17 de septiembre de 2002, el entonces director-gerente de Emasesa, Alejandro González Díez de la Cortina, y el representante de la compañía minera Cobre las Cruces, Kennet Lee Norris, firmaron un acuerdo de colaboración en el que, entre otros extremos, se decía lo siguiente:

-Una parte de las necesidades de agua que requerirá el proyecto “Las Cruces” cuando se encuentre en fase de producción será obtenida por Cobre las Cruces del efluente de la EDAR San Jerónimo, a cuyo objeto ha solicitado la correspondiente concesión administrativa de uso consuntivo a la Confederación Hidrográfica del Guadalquivir. Dicha concesión se encuentra en fase de tramitación, habiéndose informado favorablemente su compatibilidad con el Plan Hidrológico del Guadalquivir.

-La captación de agua depurada será de un caudal de 134 litros/segundo durante siete meses al año (del 15 de septiembre al 15 de abril), siendo conducida hasta la zona del proyecto Las Cruces mediante tubería de abastecimiento, extendida a lo largo de 18,6 kilómetros en carga, de poliéster reforzado con fibra de vidrio, con una sección de tubería de 500 mm de diámetro interior.

-El vertido de las aguas depuradas de proceso se evacuará al río Guadalquivir por una tubería de retorno de 12,2 kilómetros de longitud de polietileno de alta densidad y 315 mm de diámetro exterior, extendida en la misma zanja que la tubería de abastecimiento.

CONCESIÓN INICIAL

El presidente de la Confederación Hidrográfica del Guadalquivir acordó en junio de 2004 la concesión de aguas que había solicitado Cobre las Cruces el 19 de diciembre del año 2000: un caudal concesional de 278 litros/segundo (obsérvese el incremento respecto del acuerdo firmado con Emasesa) a captar de la EDAR de San Jerónimo y de aguas subterráneas del acuífero Niebla-Posadas para usos industriales de la explotación minera en el primer caso y domésticos en el segundo.

En la resolución se dice que se ha cumplido lo preceptuado en el artículo 109 del Texto Refundido de la Ley de Aguas y el 272 del Reglamento de Dominio Público Hidráulico, que tratan de la reutilización de aguas residuales depuradas, estando incluido en el expediente el preceptivo informe de la Consejería de Salud, de carácter vinculante.

En consecuencia -se dictamina- Cobre las Cruces debe usar las aguas depuradas de la depuradora de San Jerónimo en la calidad y cantidad reflejada en la concesión. Además, como estipula la condición general 20 del condicionado de la concesión y de acuerdo con los artículos 61 y 66 de la ley de Aguas y 115 del Reglamento de Dominio Público Hidráulico, Cobre las Cruces tiene la obligación de usar las aguas que solicita e instalar el correspondiente contador para el control del caudal.

Item más, en el punto 6 de las Condiciones Específicas se lee lo siguiente: “Asimismo, queda aprobado en este acto el contrato firmado entre Cobre las Cruces y Emasesa para la captación de aguas de EDAR San Jerónimo”.

La concesión se otorga por un periodo de 20 años (hasta 2024) y se prohíbe la captación de aguas procedentes de la depuradora entre el 15 de abril y el 15 de septiembre de cada año. Incluso se estipula que la potencia máxima de los grupos elevadores para la impulsión de agua desde la EDAR de San Jerónimo hasta las instalaciones de tratamiento será de 375 C.V.

Y el caudal para uso minero e industrial se incrementa notablemente desde el acuerdo de colaboración del año 2002: de los 134 litros/segundo firmados y que debían proceder de la depuradora, la Confederación Hidrográfica se pasa al aprovechamiento de 429,89  litros/segundo (3,2 veces más). A esa cantidad se unían 15,22 litros/segundo de las aguas subterráneas remanentes de la explotación minera. Y aparte, exclusivamente para uso doméstico, 1,90 litros/segundo de aguas subterráneas, con lo que el total concedido ascendía a 447,01 litros/segundo  y a un máximo de 2.780.000 m3 anuales (2.600.000 m3 procedentes de la depuradora; 160.000 m3 de aguas remanentes y 20.000 m3 de aguas subterráneas).

YA SIN LIMITACIÓN

En septiembre de 2015, Cobre las Cruces presentó ante la Confederación Hidrográfica una petición de modificación de su concesión de aguas, sin que se tenga noticia aún de la resolución del expediente.

La modificación consiste básicamente en la incorporación de nuevas tomas de captación, la reasignación de volúmenes extraídos, la inclusión de un nuevo uso ambiental y, atención, la eliminación de la limitación temporal impuesta a la toma de la EDAR de San Jerónimo (que se le permita captar agua durante todo el año en vez de sólo durante siete meses) y con mejora del sistema de bombeo incluido.

En cada caso, la compañía minera plantea tres escenarios de consumo (mínimo, medio y máximo), algo insólito por cuanto hasta ahora las concesiones se otorgan por un máximo. En el caso de la depuradora, el uso mínimo sería de 850.000 m3/año; el medio, de 1.440.000 m3/año, y el máximo, el actualmente vigente de 2.600.000 m3.

CONDENAS Y SANCIONES A CLC

POR USO INDEBIDO DE AGUA

El agua es el gran talón de aquiles del proyecto minero de Cobre las Cruces y el motivo esencial de sus conflictos con los ecologistas, que han denunciado a la compañía en numerosas ocasiones. Así, en septiembre de 2016 la Audiencia Provincial de Sevilla condenó a la antigua plana mayor de la empresa, incluido el exconsejero delegado, a un año y tres meses de cárcel y a 300.000 euros de indemnización por contaminar con arsénico el acuífero en que se halla enclavado la mina y por haber extraído más agua de la autorizada para el funcionamiento de la mina.

Anteriormente, el 15 de julio del año pasado, el Consejo de Ministros impuso a la compañía una multa de 923.091 euros y la obligación de indemnizar con 276.927 euros por los daños al dominio público hidráulico, tras haber afectado obras, instalaciones y actividades de operación del sistema de drenaje/inyección y derivar aguas por un volumen superior al autorizado.

La piqueta, en el Alcázar de Sevilla

En vez de abrir las 6 puertas del Alcázar para aliviar la cola se opta por demoler en el Patio del León para hacerle sitio

Sólo el 11% de las entradas se reservan por Internet, un sistema que reduciría la cola que “justifica” las demoliciones

 

La Comisión Provincial de Patrimonio ha aprobado el informe del arqueólogo director del Alcázar, Miguel Ángel Tabales, justificativo de las demoliciones en el Patio del León y de otras intervenciones con el fin de “adecuar” el monumento a las visitas y de explotarlo turísticamente aún más pero presentando la operación bajo la fórmula eufemística de “devolver la monumentalidad perdida” al acceso.

Todo nace de la asunción de un falso problema: el poderoso lobby turístico local se indigna por que sus clientes que han programado una estancia en Sevilla con visita incluida al Alcázar han de guardar cola ante la Puerta del León al aire libre, llueva o ventee o haga el calor que haga.

El año 2016 se ha cerrado con 1.621.355 visitantes al Alcázar, un 6,64% más (101.303) que en el año anterior, cifra que supone un récord y un riesgo de sobrecarga para un monumento que se abre los 7 días a la semana y en el que sólo está permitido que permanezcan un máximo de 750 personas al mismo tiempo. No se tiene constancia, sin embargo, de que ese aforo se respeta y con qué sistema de conteo. Antiguamente, un vigilante situado en la puerta del Apeadero (Patio de Banderas) iba contando los turistas que salían y cuando llegaba a 50 avisaba por walkie-talkie al control de la Puerta del León para que dejaran entrar a otros tantos.

INFERIOR

Este 1,6 millones de visitantes está muy lejos del número que reciben otros monumentos ante los que se guardan colas kilométricas a la intemperie y que los turistas, como de verdad están interesados en conocerlos, soportan sin rechistar bajo los paraguas si llueve, con abrigos si hace frío o ropa ligera si hace calor y untándose de bronceador contra el sol. Las colas ante el Alcázar son inferiores a las que se forman ante la Sagrada Familia de Barcelona (3,7 millones de turistas), el museo del Prado (3,03 millones), los museos vaticanos y la Capilla Sixtina (más de 6 millones) y los monumentos franceses, pese a la caída de hasta un 15% que han sufrido por la amenaza terrorista: 7,3 millones en el museo del Louvre; 6,2 millones en la torre Eiffel; casi 7 millones en el palacio de Versalles y entre 13,5 y 15 millones, según las fuentes, en la iglesia de Notre Dame.

En ninguno de estos monumentos se ha planteado, ni por asomo, alterar su estructura o su acceso para que los turistas dejen de hacer cola en la calle, por larga que sea, sino, en todo caso, mejorar la organización de las visitas mediante reservas previas por Internet y habilitando diversas entradas para acelerar o facilitar el ingreso de las personas.

Como, al parecer, en Sevilla somos diferentes, la reserva de entradas al Alcázar y pago por Internet, que facilitarían la visita y reducirían el tiempo de permanencia en las colas, sólo suponen el 11,46% del total (185.930 de 1.621.355 en 2016).

 

SEIS PUERTAS

 

La primera o simultánea opción sería, pues, promocionar la venta “on line”, donde hay un margen de mejora del 88,5%. La segunda, replantearse por qué los turistas han de entrar por la misma puerta, la del León, cuando el Alcázar tiene seis, a saber: la citada del León, la del Apeadero (Patio de Banderas), la de la Huerta de la Alcoba, la del Campo, la de la calle Deán Miranda y la de la Judería. A estas seis podría unirse una séptima, planteada por Ciudadanos: recuperar o abrir un acceso por el patio almohade más grande de Europa, el de la contigua Casa de la Contratación, actualmente vedado al público por la Junta de Andalucía, su ocupante.

En vez de abrir más puertas y de fomentar las ventas y reservas por Internet, a la dirección del Alcázar y a su arqueólogo director, con el visto bueno de la Comisión de Patrimonio y el aplauso del delegado de Turismo y del alcalde, sólo se les ocurre como “solución” al “problema” meter la piqueta en un edificio Patrimonio de la Humanidad (con este precedente, ya cualquier monumento está en peligro: ¿por qué no meterla también y demoler en la Giralda, la Catedral y el Archivo de Indias?) para derruir las casas adosadas a la muralla por el interior del Patio del León con el fin de hacerle allí y en la Casa del Militar más sitio a los turistas y para que la cola la guarden dentro y no se vea en la calle. ¿Harían algo así en Notre Dame, el Vaticano, Versalles, el Louvre, la Sagrada Familia….?

PRESERVAR NO EXPLOTAR

Se olvida la cuestión esencial: la misión de Sevilla en cuanto guardiana de un patrimonio que ya no es sólo nuestro sino de toda la Humanidad es preservar el Alcázar tal como nos ha llegado para las generaciones futuras, no explotarlo turísticamente hasta la saciedad como si fuera una caja recaudadora (¿ha de adaptarse el Alcázar a los turistas o han de ser los turistas quienes se adapten al Alcázar?) y demoler o alterar una parte del mismo para convertirlo en vestíbulo de visitantes porque a quienes lo dirigen no se les ocurre abrir las restantes puertas o mejorar el sistema de reserva de visitas en la era de Internet.

El conjunto monumental declarado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco en el año 1987 es el mismo prácticamente (salvo la autorizada recuperación, que no demolición, del antiguo Patio de las Doncellas) que hoy conocemos con las aportaciones de las distintas épocas, aunque unas puedan parecer más acertadas o desacertadas que otras, porque el Alcázar es fruto de la Historia.

El arqueólogo, avalado por la Comisión de Patrimonio, recomienda “retirar” (eufemismo para no decir demoler) las casas adosadas al interior de la muralla por el Patio del León con el argumento de que su valor patrimonial es nulo; su función es ya incompatible con las necesidades actuales del Alcázar (o sea, que el monumento está supeditado a la explotación turística y no a su  conservación) y que su eliminación permitiría restaurar (más bien ponerlas a la vista) murallas, torres y portadas medievales ocultas con las que se “devolvería la monumentalidad perdida” al acceso al monumento.

CASA DEL XVIII

No se puede decir que un edificio -casilla le llama- que ni siquiera se molesta en describir, valorado por Juan Talavera, Joaquín Romero Murube y Rafael Manzano, tiene nulo valor. ¿Desde la arqueología? ¿Desde el arte, el paisaje urbano? ¿Como arquitectura popular ambiental de bellas proporciones? Ahora ya acepta que puede ser del siglo XVIII. Según Rafael Manzano, su muros y su portada eran de esa época y no se debería destruir, por eso lo restauró y adaptó la primera planta para taquilla, con mucho tacto. Tiene interesantes rejas de forja que miran al Patio del León. Pero el arqueólogo mete en el mismo saco esta casa dieciochesca de teja árabe y la de enfrente, levantada por el tan recordado poeta Joaquín Romero Murube en los años 50 del pasado siglo y a cuyos “cielos que perdimos” habrá que unir ahora éste su legado arquitectónico andaluz.

Ese tipo de casa del XVIII es de las que protege la Carta de Arquitectura vernácula. Aquí eso suena a chino, por eso los pueblos han cambiado radicalmente de semblante, a golpe de piqueta, y casi nada queda ya de esa maravillosa arquitectura popular que tanto defendían el gran Mercadal (arquitecto del movimiento moderno), César Manrique y Carlos Arturo Flores en sus monumentales cinco tomos de la Arquitectura popular española, publicados en la editorial Aguilar.

Esa casa, la escalera de Tubino en el patio de la Montería y todos los azulejos, solería, mármoles, columnas y fuentes de mármol que se han de “retirar” para hacer sitio a las colas que desembocarían en la preciosa Casa del Militar (obra de Juan Talavera), además de setos de arrayán, flores y arboleda, son las aportaciones de distintas épocas que protegen la Ley y las cartas internacionales. No es verdad que su permanencia impida una correcta lectura del monumento, porque desde las taquillas se ve ampliamente la muralla y la puerta que da a la calle Miguel Mañara (no de Mañara, como dice Tabales). Con ese mismo pretexto habría que derruir la casa del Patio de Banderas que está pegada a la muralla de la calle Joaquín Romero Murube, donde queda al descubierto un impresionante lienzo de muralla de piedra (ése sí que es bueno) con su puerta cegada en todo el frente de la sala grande. Lo restauró el propio Tabales.

“PLAZA DURA”

No explica tampoco claramente por qué hay que eliminar la magnífica solería que puso José María Cabeza en 2005. Y justifica los inventos reconstructivos -vaya, si los hiciera Rafael Manzano, ¡la que se armaría!- empleando la palabra anastilosis, que sólo es aceptable si existen algunas piezas originales, documentos y criterios serios que permitan su reconstrucción fidedigna. Fue lo que hizo muy bien Manzano en las yeserías de uno de los frentes del Patio del Crucero, en el que pueden verse trozos de paño de sebka originales; o la decoración de los arcos de la galería alta del Patio de las Doncellas, cuyos restos aparecidos en el trasdós de una de las arcadas, avaló su reconstrucción completa.

Y cuando haya acabado con las casas adosadas, los cuarteles de arrayán, las plantas, las flores, los árboles (menos los palos-borracho, que ahora ya aboga por salvar), las fuentes, los azulejos, las rejas….todo lo típico de la arquitectura popular sevillana que conforma la entrada actual al Alcázar, ¿qué tendríamos? Pues una plaza dura más, en la que se verían por dentro las mismas murallas que por fuera, pero, eso sí, llena de turistas para incrementar las visitas y así los ingresos.

Y lo de los merlones que completan las almenas no es más que para darle seguridad a las azoteas, para sobrecargar más tan frágil palacio metiendo más y más gente. Así, habla sin tapujos de “convertirlas en uno de los referentes turísticos de la ciudad” y que poder visitar adarves y torres “permitiría aumentar el aforo de visitas al Alcázar y resolvería un atraso indiscutible en la explotación del monumento en uno de sus puntos de mayor interés de su historia, permitiendo a los visitantes disfrutar de las mejores vistas del centro histórico”.

Explotación del monumento, no preservación. Más claro, agua.

En su informe el arqueólogo reconoce que la torre que da a la calle Miguel Mañara está “muy deteriorada”. Y el Alcázar, con 11 millones de euros en el banco;  y la Comisión de Patrimonio, sin alarmarse por esa pésima conservación de un Patrimonio de la Humanidad, pero claro, como a la torre no se suben los turistas, ¿qué más da?