Archivo de la categoría: Sin categoría

Tras Notre-Dame

En 25 años, el Gobierno ha destinado menos de dos millones de euros a la catedral de Sevilla

El fuego de Notre-Dame muestra la necesidad de digitalizar templos enteros y no sólo cristos y vírgenes

 

El devastador incendio en la catedral de Notre-Dame de París, uno de los monumentos más visitados del mundo con 14 millones de turistas en 2018, ha provocado la lógica inquietud por tratar de prevenir que una catástrofe similar se pueda producir en nuestros bienes culturales, y tanto el Gobierno de la nación como el andaluz han anunciado revisiones de los planes de seguridad en vigor para verificar su cumplimiento y si es necesaria su actualización.

A la hora de redactar estas líneas se han anunciado ya donaciones por valor de mil millones de euros para la reconstrucción de Notre-Dame tras la conmoción mundial causada por las imágenes del incendio y la tristemente icónica del desplome de la aguja neogótica de 93 metros de altura y 750 toneladas de peso que instaló el arquitecto Viollet-le-Duc durante una restauración acometida en el siglo XIX.

Esta generosidad contrasta con las aportaciones previas del Estado francés, propietario no sólo de Notre-Dame sino también de unas 90 catedrales desde los acuerdos de separación con la Iglesia católica en 1905, y del Ayuntamiento de París, dirigido por la gaditana Anne Hidalgo, que sólo desembolsaron hace unos años 6 millones de euros cada uno para financiar el vasto programa de restauración que necesitaba la catedral: 60 millones de euros a lo largo de 20 años.

Aunque la fachada y las dos torres góticas ya habían sido rehabilitadas en los años 90 del pasado siglo, quedaba pendiente repasar la aguja neogótica de madera recubierta de plomo , muy afectada por la lluvia ácida y en torno a la cual se instaló un andamiaje compuesto por 500.000 tubos de acero galvanizado y que es donde se cree que se originó el fuego catastrófico. A la rehabilitación de la aguja debía haber seguido la de la cabecera del templo y la sacristía.

PATROCINIOS PRIVADOS

Ante la insuficiente aportación pública inicial, los rectores de Notre-Dame lanzaron campañas de donaciones privadas, especialmente en Estados Unidos. Pues bien, en la misma noche en que las llamas consumían la bóveda de la catedral (un marco de madera de 10 metros de altura llamado “el bosque” porque precisó de la tala de 1.300 robles que ocupaban 21 ha y forrado con 1.325 láminas de plomo de 5 milímetros de grosor que pesaban 210 toneladas), la región Ile-de-France, donde se halla París, anunció una contribución de 10 millones de euros para reconstruir la catedral, y el Ayuntamiento parisino, otra de 50 millones, magnates franceses aparte (500 millones) y hasta la Disney. La suma de las dos contribuciones públicas son los 60 millones regateados para el programa completo de restauración.

En descargo de las Administraciones francesas hay que recordar que la entrada a Notre-Dame ha sido siempre totalmente gratuita, con la excepción de la subida a las torres de 69 metros de altura (no hay ascensor, sino 387 escalones que se hacen eternos). Últimamente el coste era de 7,50 euros. Aparte está bajo la explanada delantera el acceso a la cripta arqueológica, una especie de Antiquarium parisino pero que no depende de Notre-Dame sino del museo Carnavalet (el de la ciudad) y cuya visita cuesta 3,30 euros.

Si los 14 millones de visitantes que entraron gratis en Notre-Dame en 2018 hubieran pagado los mismos 9 euros que se pagan por visitar la catedral de Sevilla (en ésta se recaudaron 14,5 millones de euros en 2017 por este concepto), se habrían obtenido 126 millones de euros, el doble del dinero necesario para su restauración inicial. La reconstrucción costará ahora al menos diez veces más.

EL PLAN ESPAÑOL

Incluso antes del fuego las Administraciones francesas habían sido mucho más generosas con Notre-Dame que el Gobierno español de forma directa con la catedral hispalense, ya que éste sólo ha financiado tres actuaciones con cargo al Plan Nacional de Catedrales en el periodo 1990-2015: el Plan Director, redactado por Alfonso Jiménez (año 1999); la sustitución de los pilares 4C y 5C, entre 2006 y 2009, bajo la dirección técnica del propio Jiménez y de José Luis Manzanares y que tuvo un coste de 1.684.301 euros; y la restauración de las rejas y barandillas de la Capilla de las Doncellas en 2013-2014, con una aportación de 278.456 euros. En total, pues, 1.962.757 euros. Ahora bien,  hay que tener en cuenta que la Archidiócesis sevillana también se nutre en la parte que le corresponda de los 250 millones de euros que en números redondos entrega anualmente el Gobierno a la Iglesia católica a través del Impuesto sobre la Renta (IRPF) y que ésta puede administrar con total libertad.

Más que planes y contribuciones extraordinarios lo importante es, como dice Patricia del Pozo (consejera de Cultura de la Junta de Andalucía), la “conservación preventiva”, la aplicación de un programa permanente de actuación año tras año, en línea con lo que se hace en la catedral de Sevilla, donde siempre hay algo en restauración.

Ahora bien, ¿qué ocurre con tantas iglesias y conventos al margen del templo metropolitano? Para la mayor parte de los mismos no se dispone de partidas ordinarias y se actúa demasiadas veces “in extremis”, como ha ocurrido recientemente en Santa Catalina, Los Terceros y la capillita de San José, entre otros. ¿Servirá el fuego de Notre-Dame para cambiar esta situación?

MEDIOS Y CARENCIAS

Aunque la catedral sevillana no tenga una cubierta de madera forrada de plomo (este metal se derritió en Notre-Dame porque sólo resiste hasta 327 grados, cuando el fuego provocó temperaturas de 800, que sin embargo no pudieron fundir los andamios de acero galvanizado, capaces de soportar 1.420 grados) como la parisina y por tanto sea menos vulnerable por su composición pétrea, no hay que olvidar que la torre Norte de Notre-Dame, también de piedra, empezó a prenderse (las llamas fueron sofocadas por diez bomberos desplegados a la desesperada) y que en Sevilla numerosos templos y conventos tienen techos de madera, con el riesgo que ello supone.

El incendio de Notre-Dame reveló los medios y carencias de los bomberos de París. Por ejemplo, contaron  con drones para evaluar desde las alturas la magnitud y la evolución de las llamas y con el robot apagafuegos ‘Colossus’ teledirigido que penetró en el templo en su lugar ( https://www.youtube.com/watch?time_continue=5&v=3WcbIPRGXM0 ) , por lo que sólo dos bomberos y un policía resultaron heridos, levemente. Sin embargo, según la prensa francesa, carecían de escalas de suficiente altura y se tuvo que traer desde Versalles, a 20 kilómetros de distancia, una que medía 46 metros, todavía 23 metros menor que la altura de las dos torres (69 metros), sobre las que se concentraron todos los esfuerzos para evitar el desplome de las campanas (con un peso total de 35.956 kilos), ya que en tal caso, por su impacto, se habría derrumbado toda la catedral, porque sus muros se apoyan fundamentalmente sobre la fachada principal.

En caso de un incendio de similar magnitud y existiendo en nuestra ciudad edificios de mucha mayor altura todavía, ¿con qué medios cuentan los bomberos sevillanos?

TRIDIMENSIONAL

El fuego de Notre-Dame también ha puesto de manifiesto la importancia de contar previamente con una digitalización en tres dimensiones (3D) de los bienes patrimoniales para, en caso de catástrofe, poder abordar su reconstrucción de una forma fidedigna. Así, ahora adquiere un valor incalculable el escaneo que de la catedral parisina realizaron en 2010 los profesores americanos Andrew Tallon y Paul Blaer.

Usaron un Leica ScanStation C10, un escáner láser 3D con una cámara incorporada, que reubicaron 50 veces para obtener un testimonio visual detallado de los interiores y exteriores de Notre-Dame. Los datos obtenidos consisten en mil millones de puntos, estructurados en “nubes”, que luego se transformaron en imágenes tridimensionales del espacio gracias al software. Al juntar las imágenes internas con las externas obtuvieron modelos 3D que reconstruyen el entorno de la catedral de París con una gran resolución, como se puede ver en el vídeo grabado para Youtube:

https://www.youtube.com/watch?time_continue=104&v=jAi29udFMKw

No sólo Tallon y Blaer. Empresas como GEA, Life3D y Art Graphique & Patrimoine han escaneado, incluso con mayor nivel de detalle, Notre-Dame con motivo de anteriores proyectos de rehabilitación, por lo que estas nubes de puntos serán fundamentales para reconstruir el templo mediante un modelo BIM o para la impresión 3D de los soportes de plomo de las estatuas de los apóstoles destruidos por el fuego, al igual que en Ginebra se ha colocado una réplica impresa en 3D del arco de Palmira, destruido por los yihadistas en Siria.

Por tener, Notre-Dame tiene hasta una digitalización intensiva realizada para el videojuego Assassins Creed, cuya elaboración llevó dos años de trabajo para alcanzar un asombroso nivel de precisión: https://www.youtube.com/watch?time_continue=659&v=4yUL8VGF3Lc

Aunque en nuestro ámbito ya se digitalizan tallas de cristos y vírgenes, como los escaneados por la empresa granadina AgeO, el incendio de Notre-Dame ha demostrado la necesidad de ir un paso más allá y de “traducir” a 3D templos enteros para tener a modo de copias de seguridad, una especie de arca de Noé del patrimonio.

Zona de los archivos adjuntos
Vista previa del vídeo Comment le robot Colossus a participé au sauvetage de Notre-Dame de Paris de YouTube

Comment le robot Colossus a participé au sauvetage de Notre-Dame de Paris

Vista previa del vídeo Laser Scanning Reveals Cathedral’s Mysteries | National Geographic de YouTube

Laser Scanning Reveals Cathedral’s Mysteries | National Geographic

Vista previa del vídeo Notre Dame | Assassin’s Creed Unity (Explorando interior y exterior) de YouTube

Notre Dame | Assassin’s Creed Unity (Explorando interior y exterior)

Setas de la Encarnación, la factura interminable

Administradores concursales exigen el dinero desviado a las Setas en vez de a los sistemas generales de Santa Bárbara

Casi medio millón de euros pagados a Sacyr por la promesa de Monteseirín de subida “gratis” al mirador

 

El pasado 27 de marzo de 2019 se cumplió el octavo aniversario de la inauguración oficial del Metropol Parasol, vulgo Setas de la Encarnación, el símbolo del despilfarrador mandato de Monteseirín, en el cual enterró allí del orden de 120 millones de euros que en buena parte fueron detraídos del dinero que los promotores entregaron al Ayuntamiento con cargo al nuevo PGOU para financiar los sistemas generales de los nuevos barrios de la ciudad.

Monteseirín inauguró las Setas antes de que estuvieran acabadas y con tal de hacerse la foto en vísperas de las elecciones municipales de aquel año, en las que el PSOE lo apartó como candidato a la reelección tratando de evitar lo que al final pasó: el desastre en las urnas de Espadas, imputable a la gestión de su correligionario, y la arrolladora victoria del PP de Zoido (20 concejales) hasta con los votos prestados de barrios tradicionalmente socialistas, hartos de los escándalos de aquella etapa.

La prueba evidente del afán de Monteseirín por retratarse para la posteridad como el artífice de las Setas es que la concesión de su explotación por Sacyr expira el 28 de abril (la fecha de su recepción oficial, y no el 27 de marzo, de su inauguración) del año 2051, por lo que faltan 32 años para que reviertan al Ayuntamiento tras esta privatización, que incluye también la plaza de la Encarnación y que decretó el gobierno de coalición PSOE-IU.

 

TRIUNFALISMO

 

En su triunfalista discurso inaugural, el entonces alcalde dijo que Metropol abría las puertas “al progreso económico y al desarrollo de un sector de la ciudad que estaba en franca decadencia”. Aludió también a supuestos análisis de unos desconocidos expertos, según los cuales “los beneficios económicos, directos e indirectos, que Metropol Parasol va a traer a la ciudad superarán, en sólo un año, a la inversión acometida, en turismo, comercio, hostelería, imagen y proyección exterior”.

Así pues, según las particulares cuentas de la lechera de Monteseirín, las Setas iban a generar  anualmente más de los 120 millones de euros (cifra generalmente admitida sobre su coste final, oficialmente nunca revelado) que costaron, por lo que si le diéramos crédito en estos ocho años su impacto debe haber sido de 960 millones de euros (¿?).

Casi coincidiendo con el octavo aniversario, al arquitecto, profesor de la Universidad Hispalense y principal experto en patrimonio industrial, Julián Sobrino, le recordaron en ABC que Monteseirín hablaba de que a rebufo de las Setas llegarían las grandes firmas de moda a Sevilla. El profesor dijo lo siguiente: “Recuerdo que hablaba de Tiffany`s y no sé cuál otra y de que se iba a formar una especie de Quinta Avenida neoyorquina, cuando lo único que llegó allí fueron bares de franquicias que venden cubos de cerveza a cinco euros. Es obvio que se rehabilitó el espacio, pero era lo menos que podía ocurrir en un espacio que estaba cerrado y degradado. El resultado no justifica, ni de lejos, la inversión del Metropol Parasol, cerca de 120 millones de euros”.

 

PLATILLOS VOLANTES

 

Según Julián Sobrino, Metropol Parasol es, sin duda, el paradigma de lo que no se debe hacer en una ciudad. Por varios motivos. El primero, en relación con el lugar en que se encuentra, porque no era aceptable “que aterrizaran allí -ha dicho- unos platillos volantes. En segundo lugar, porque esos platillos volantes no se corresponden con el volumen, la trama, la altura o la textura de la Encarnación y el centro histórico”.

Para el profesor universitario, las Setas no han producido un “efecto Guggenheim” como el del museo del mismo nombre de Bilbao. En su opinión no son arquitecturas comparables: “La de Gehry (el arquitecto americano autor del museo bilbaíno) es de calidad, y la de Mayer (el arquitecto alemán autor del Metropol Parasol) no lo es. Ni lo que albergaba: el Guggenheim contiene un espacio cultural que supuso un gran revulsivo para Bilbao. Estos parasoles (en alusión a las Setas) no tienen ningún contenido”.

 

CASCO ANTIGUO

 

Si las Setas hubiesen tenido ese impacto económico multimillonario del que hablaba Monteseirín en su promesa de que supondrían el progreso y desarrollo para un sector de la ciudad que estaba en decadencia, al cabo de ocho años se habría dejado notar su efecto en los indicadores del Casco Antiguo, pero en el tiempo transcurrido no ha sido así.

 

En el año 2015 el distrito tenía 59.277 habitantes; en 2018, 58.693. Se han perdido, pues, 584 vecinos, el 1% de la población en el último trienio.

 

En el periodo entre 2012 (año siguiente a la inauguración de las Setas) y 2016, la edad media de la población ha pasado de 43,29 años a 44,45 años. Se ha incrementado el envejecimiento. El saldo migratorio por cada mil habitantes ha pasado de 3,24 a 6,39: se ha duplicado el éxodo poblacional. Y si nacían 1003 niños por cada mil vecinos que fallecían, en 2016 la cifra se ha reducido de forma preocupante a 968.

 

Y eso que según dijo Monteseirín en aquel acto inaugural, los allí presentes entonces tenían el privilegio de asistir a “la inauguración de la Sevilla del siglo XXI”, como si no hubiese existido previamente la Exposición Universal de 1992 o el tiempo se hubiera detenido durante once años para ver alzarse el faraónico icono de sus mandatos.

 

LA SUBIDA

 

También se ha conocido en coincidencia con el octavo aniversario del Metropol Parasol que el Ayuntamiento y la constructora que lo explota, Sacyr, han llegado a un acuerdo en virtud del cual ésta podrá cobrar hasta 10 euros a los turistas que quieran subir al mirador de las Setas a cambio de que el Consistorio deje de pagarle la compensación económica que ha venido abonando (se habló de entre uno y tres euros) por cada sevillano o empadronado en la ciudad que accediera a lo alto de los parasoles, y por el mantenimiento de la plaza de abastos.

 

Este acuerdo es la demostración de que la factura de las Setas, pleitos aparte, no ha dejado de incrementarse en estos ocho años, de manera que cada vez es más difícil averiguar cuánto han costado ya a la ciudad realmente.

 

Con tal de hacer más digerible la faraónica obra de los 120 millones de euros y de atraer visitantes que proyectaran una imagen de éxito, Monteseirín anunció que la visita de los sevillanos sería gratuita y así, en palabras de su valido Marchena, se democratizarían las vistas sobre la ciudad y se acabaría con el supuesto privilegio del que únicamente gozaban las clases acomodadas desde sus balcones y miradores.

 

El mensaje no podía ser más demagógico. Por una parte, porque los sevillanos han pagado a través de sus impuestos y de su Ayuntamiento por la subida a las Setas, aunque ingenuamente creyeran que lo estaban haciendo gratis. Por otra, porque raramente un sevillano, por mucho dinero que tenga, dispone de un mirador exclusivo de 28,50 metros de altura, como el de las Setas. Y tercero porque cualquier sevillano goza del privilegio, otorgado por el Arzobispado, de subirse gratis de verdad a la Giralda y divisar Sevilla desde sus 97,5 metros de altura (casi 3,5 veces más que las Setas). ¿Qué necesidad, pues, había de gastarse 120 millones en el Metropol Parasol con el argumento de que así se democratizaban las vistas sobre la ciudad?

Sólo por un periodo de cuatro años en números redondos (del 1 de junio de 2013 al 30 de abril de 2017) el Ayuntamiento ya compensó a Sacyr con 480.407 euros por la subida de los sevillanos a las Setas. A esa cifra tuvo que añadir 227.688 euros por servicios no cobrados a los titulares de los puestos del mercado de abastos. Y es que con tal de que los placeros aceptaran trasladarse desde el antiguo mercado provisional (una provisionalidad que duró más de 30 años) al construido bajo el Metropol Parasol, Monteseirín les anunció unas cuotas inferiores a las que realmente debían pagar a Sacyr, y para evitar su rebelión cuando las conocieran acabó por endosarle al Ayuntamiento el abono de la diferencia con el dinero de todos los sevillanos, su práctica habitual. Nadie debía estropearle la fiesta inaugural, con concierto de la banda sinfónica municipal incluido.

 

Con tal de librarse de estas facturas interminables, el Ayuntamiento autoriza ahora a Sacyr a que cobre hasta 10 euros a los ingenuos turistas por subirse a las Setas, un precio superior a los 9 euros que cuesta toda la visita a la Catedral, la Giralda y el Salvador.

 

RECLAMACIÓN

 

Pero no acaba aquí la pesadilla de las Setas. Los administradores concursales de los promotores que en su día entregaron 42.778.672 euros a la Gerencia de Urbanismo para financiar los sistemas generales del desarrollo urbanístico de Santa Bárbara (en Torreblanca) conforme al convenio firmado el 25 de julio de 2003, exigen ahora al Ayuntamiento la devolución de ese dinero, no empleado para aquella finalidad porque acabó financiando en parte la construcción del Metropol Parasol, y han llevado al Consistorio a los tribunales.

Así pues, Espadas o quien le suceda si es que éste no renueva en la Alcaldía se enfrentará al riesgo de una nueva hipoteca por las faraónicas Setas de Monteseirín.

Entidades ciudadanas podrán intervenir ante el Pleno del Ayuntamiento de Sevilla

CONDICIÓN

Deberán figurar como interesadas en el expediente sometido a debate

 

TURNO PROPIO

Asimismo, al final de los Plenos tendrán derecho a cuatro intervenciones

 

SESIONES EXTRAORDINARIAS

Con un número determinado de firmas se podrán forzar Plenos extraordinarios

 

Una decena de artículos de los 159 que tiene el nuevo Reglamento de funcionamiento del Pleno del Ayuntamiento de Sevilla, el cual fue aprobado el pasado 29 de marzo por unanimidad de todos los grupos políticos, se refieren o hacen alusión al derecho de participación de los sevillanos en los asuntos públicos, especialmente mediante la instauración de un turno propio al final de las sesiones y la regulación de las consultas públicas.

Veintisiete años llevaba vigente el Reglamento del Pleno Municipal de Sevilla, ya que el anterior se aprobó el 29 de mayo de 1992, apenas un mes después de inaugurada la Exposición Universal de dicho año, y sólo fue objeto de dos revisiones, las cuales se acordaron el 29 de abril de 1994 y el 26 de septiembre de 1996. El nuevo Reglamento, que ha sido aprobado sin ningún voto en contra, se adapta a las nuevas normativas existentes en este cuarto de siglo y a la nueva realidad social y política.

El segundo de sus objetivos declarados consiste en incrementar el grado de participación de los sevillanos en la vida pública, con menciones o regulaciones específicas en los siguientes artículos: 46, 52, 61, 64, 65, 95, 104, 136, 138 y 141, además de en la Disposición Quinta.

Para ello se regula el denominado turno ciudadano, que deberá plasmarse en el Orden del Día y que se define como el ruego o pregunta que puede plantar una entidad o un ciudadano ante el Pleno, siempre que vaya referido a un tema de competencia municipal.

Se presentará ante el Pleno de la Junta Municipal del Distrito en caso de afectar a un territorio para que sea este órgano quien decida sobre la oportunidad de su tramitación, o directamente ante la Presidencia del Pleno en el caso de que el asunto se refiera al conjunto de la ciudadanía. En todo caso, se establecerá un máximo de cuatro intervenciones por sesión plenaria.

 

No serán admitidas a trámite preguntas que se refieran a asuntos que ya hayan sido debatidos y votados por el Pleno o que hayan sido objeto de alguna pregunta del turno ciudadano en el último año. En el caso de que una entidad registre una pregunta en que se dé alguna de estas circunstancias, desde la Presidencia del Pleno se le remitirá el acta de la sesión en que se haya dirimido este asunto.

 

En el supuesto de que para el mismo Pleno se soliciten más de cuatro intervenciones de entidades ciudadanas, se admitirán con preferencia las formuladas por aquellas entidades que hayan planteado menos cuestiones en el último año.

 

Por otra parte, por decisión de la Presidencia o por mayoría simple de sus miembros podrán convocarse a las sesiones de las Comisiones Delegadas a responsables de entidades ciudadanas inscritas en el Registro Municipal con el fin de escuchar su parecer o de recabar su informe respecto de un tema concreto; asimismo, estas entidades podrán solicitar la asistencia a las sesiones de las comisiones del Pleno mediante escrito dirigido a la Presidencia con al menos 24 horas de antelación a su celebración.

 

CONSULTAS PÚBLICAS

Con carácter previo a la elaboración de proyectos de disposiciones de carácter general se organizará una consulta práctica a través de la página web del Ayuntamiento en la que se recabará la opinión de los sujetos y de las organizaciones más representativas potencialmente

afectados por la futura norma acerca de los problemas que se pretenden solucionar con la iniciativa; la necesidad y oportunidad de su aprobación; los objetivos de la norma y las posibles soluciones alternativas regulatorias y no regulatorias.

Sin perjuicio de la consulta previa a la redacción del texto de la iniciativa, cuando la norma afecte a los derechos e intereses legítimos de las personas, la unidad administrativa competente publicará el texto en el portal web correspondiente, con el objeto de dar audiencia a los ciudadanos afectados y recabar cuantas aportaciones adicionales puedan hacerse por otras personas o entidades. Asimismo, podrá también recabarse directamente la opinión de las organizaciones o asociaciones reconocidas por ley que agrupen o representen a las personas cuyos derechos o intereses legítimos se vieren afectados por la norma y cuyos fines guarden relación directa con su objeto.

Los vecinos de Sevilla también podrán ejercer la iniciativa popular presentando propuestas de acuerdos o actuaciones o proyectos de Reglamentos en materias de competencia municipal. Para ello deberán ser suscritos por el porcentaje de la población de Sevilla que en cada momento se establezca por ley.

En el supuesto de que la iniciativa popular se ejerza en estos términos deberá convocarse un Pleno extraordinario que únicamente incluirá en el orden del día las propuestas de acuerdo, actuaciones o proyectos de Reglamentos planteadas.

 

ASISTENCIA POR ACREDITACIÓN PREVIA

El nuevo Reglamento del Pleno establece el carácter público de las sesiones. Para asistir a las mismas el público deberá acreditarse previamente en la forma en que disponga la Presidencia del órgano municipal.

Los asistentes no podrán intervenir, hacer manifestaciones o actuaciones (sic), exhibir pancartas, escritos o análogos que alteren el orden de la sesión.

Los asistentes podrán realizar fotografías y grabar las sesiones por sus propios medios siempre que respeten el funcionamiento ordinario del Pleno.

El PGOU de Beltrán

En Sevilla queda suelo calificado para construir 30.787 viviendas

Si el PGOU frena la inversión, ¿cómo se explican los 1.309 millones en licencias de obra?

 

El título de este artículo es equívoco, ya que según se desprende de una reciente comparecencia del portavoz y alcaldable del PP, Beltrán Pérez, éste en realidad no se identifica con el vigente Plan General de Ordenación Urbana (PGOU), el cual data de 2006, y promete no la redacción de uno nuevo, sino su revisión parcial en caso de que acceda a la Alcaldía tras las elecciones municipales del próximo mes de mayo.

Habría que preguntarse por qué si el PGOU heredado de los gobiernos de Monteseirín no satisfizo y sigue sin satisfacer al PP, este partido no aprovechó la oportunidad de haberlo revisado, e incluso redactado uno nuevo, cuando gozó de la mayoría absolutísima de los 20 concejales durante el mandato de Zoido (2011-2015). Misterios de la política.

Según Beltrán Pérez, el Plan General no permite el desarrollo de los suelos vacantes y frena la inversión privada y el crecimiento residencial, ya que en su opinión hay un exceso de terrenos terciarios que no favorecen la construcción de viviendas baratas, motivo por el cual nativos de Sevilla capital emigran a municipios del área metropolitana donde sí se desarrollan áreas residenciales.

 

RECALIFICACIÓN

 

Tras este diagnóstico, la receta del alcaldable popular consiste en recalificar suelos terciarios como residenciales e incrementar su edificabilidad mediante la regla del tres por dos, es decir que donde ahora se permite construir dos viviendas se autorizaría la edificación de tres y esta mayor densidad serviría teóricamente para abaratar el precio de los inmuebles y para que los sevillanos no tuvieran que irse a otros municipios limítrofes, con la consiguiente sangría demográfica que sufre la capital en los últimos años.

 

El problema es que el diagnóstico urbanístico de Beltrán Pérez no concuerda con la realidad que reflejan las estadísticas oficiales. Los números hablan, pero los políticos prefieren no escucharlos para que no les estropeen sus apriorismos.

 

Afirma el alcaldable del PP que en Sevilla no hay suficiente suelo residencial para la construcción de viviendas. Sin embargo, en el PGOU de 2006 (aprobado de forma definitiva por la Junta de Andalucía el 19 de julio de dicho año) se calificó suelo residencial para la construcción de 45.000 viviendas. Entre 2007, primer año completo de aplicación de la nueva norma urbanística, y el pasado 2018 se han construido en el término municipal sevillano 14.213  nuevas viviendas. La conclusión es obvia: queda aún suelo para erigir 30.787 viviendas, con lo cual se desmorona el edificio argumental elaborado por el alcaldable del PP.

El número de nuevas viviendas se ha disparado además en el actual mandato de Espadas (4.224) en contraste con el de Zoido (1.294), lo cual se debe en parte a que éste gobernó en plena crisis económica y Espadas lo ha hecho en la fase final de la misma y en el inicio de la recuperación, pero como ésa ha sido la realidad, así hay que contarla.

 

Si, como dice Beltrán Pérez, existiera falta de interés entre los promotores inmobiliarios, el número de nuevas viviendas en Sevilla capital se hubiera mantenido estancado o su crecimiento habría sido irrelevante, pero no es el caso, como demuestra la estadística: 169 en 2015; 711 en 2016; 1.137 en 2017 y 2.207 en 2018.

 

INVERSIÓN SIN FRENO

 

Según el discurso del alcaldable del PP, por causa del vigente PGOU se ha frenado la inversión privada. Veamos qué dicen a respecto los datos de la Gerencia de Urbanismo: entre 2011 y 2018 se han concedido un total de 16.992 licencias de obra y declaraciones responsables, con un incremento progresivo a partir de 2016, cuando cada año se han superado los dos millares (2.600 en 2018), hecho demostrativo de que no existe ningún frenazo, sino todo lo contrario: una notable aceleración.

 

Y el presupuesto de esas licencias y declaraciones responsables ha ascendido a un total de 1.309,6 millones de euros. Muy significativo es que en 2016 se superaron los 100 millones de euros (117,4 millones); en 2017, los 200 millones (238,4), y en 2018, los 300 millones (310,6). De nuevo hay que preguntarse dónde está el frenazo a la inversión.

 

Estas cifras son engañosas por cortas, porque sólo están reflejadas las licencias de obra, cuando el global de la inversión ha sido muy superior. Por ejemplo, la licencia para el complejo comercial en Palmas Altas, rebautizado como Lagoh y promovido por el grupo LAR, fue evaluada en 70 millones de euros, pero cuando se inaugure en el próximo mes de septiembre la inversión por todos los conceptos habrá ascendido a unos 250 millones de euros. Un caso similar es el del rascacielos en la isla de la Cartuja con su zona comercial.

 

Afirma Beltrán Pérez que como Sevilla no dispone ni ofrece actualmente oportunidades de inversión ni suelos a desarrollar, la mayoría de las nuevas promociones se están construyendo en otros municipios como Dos Hermanas y Mairena del Aljarafe. ¿Que no hay en la capital suelos residenciales por desarrollar? Citemos a vuelapluma Palmas Altas, Buen Aire, Hacienda del Rosario, Cortijo de Cuarto, Cruzcampo, Santa Justa, Fábrica de Vidrio, Su Eminencia, Sevilla Este…. Lo dicho anteriormente: hay suelo pendiente y suficiente para 30.787 viviendas nuevas.

 

DOS PROMESAS

 

Por tanto, no se puede establecer una ecuación falta de suelo residencial/exceso de suelos terciarios para fundamentar las dos promesas estrella del alcaldable del PP.

 

La primera es la recalificación de suelos terciarios en residenciales, que aunque no fuera el propósito de Beltrán Pérez haría la felicidad de esos promotores privados que tienen suelos terciarios en buenas zonas de la ciudad y que aspiran a que se los recalifiquen para poder construir promociones de lujo que les deparen mayores plusvalías que los usos actualmente previstos.

La segunda consiste en incrementar la densidad urbana: permitir que se construyan tres viviendas en lugar de dos con la teoría de que así saldrán más y a precios más baratos al mercado y se contendría la sangría demográfica. Estaría por ver si esa mayor colmatación de la ciudad ocupando mucho más espacio, que de entrada redundaría en una menor calidad de vida, tendría como efecto pisos más baratos, pero a buen seguro multiplicaría las ganancias de los promotores y constructores. El alcaldable popular olvida además que esta propuesta suya de una mayor densidad de viviendas obligaría a compensarla con mayores dotaciones y equipamientos y que una revisión general del PGOU, en un momento además de notable recuperación del sector de la construcción, obligaría también a la suspensión de licencias.

 

En resumen, no parece que más ladrillo sea la fórmula para, como preconiza Beltrán Pérez, convertir Sevilla en una ciudad mucho más atractiva para vivir.

 

MMMMMM

 

Viviendas nuevas en Sevilla capital

Año                            Viviendas

2007                          2.953

2008                          2.325

2009                          1.997

2010                          1.600

2011                            584

2012                            362

2013                            179

2014                            169

2015                            169

2016                              711

2017                          1.137

2018                          2.027

TOTAL                     14.213

NOTA.- En el PGOU de 2006 se calificó suelo para 45.000 viviendas, por lo que aún queda terreno para construir 30.787.

Presupuesto licencias de obras y

declaraciones responsables en Sevilla capital

Año                                        Presupuesto

2011                                      164.721.565

2012                                      171.055.816

2013                                      126.606.423

2014                                       87.149.833

2015                                       93.518.331

2016                                      117.489.161

2017                                      238.465.415

2018                                      310.633.539

TOTAL                                1.309.640.083

La casa de Rembrandt

La Fundación Casa de Rembrandt es un modelo cultural-fiscal en Sucesiones y Donaciones

Gestiona desde 1907 la casa del pintor holandés, mientras que aquí aún se trata de recuperar la de Murillo

 

Tras la conmemoración del IV centenario del nacimiento de Murillo, el gobierno de Espadas se ha trazado como objetivo la recuperación de la casa que habitó el pintor en la calle Santa Teresa -actualmente propiedad de la Junta de Andalucía-  como museo permanente y la creación de una fundación público-privada que se nutra de donaciones empresariales para la restauración del patrimonio en peligro, como la Capillita de San José.

Se da la circunstancia de que en este 2019 se cumple el CCCL aniversario de la muerte de otro genio de la pintura que fue coetáneo de Murillo (1618-1682), el holandés Rembrandt (1606-1669), motivo por el cual la gestión de su figura nos puede servir tanto de contraste como de inspiración para lo que se pretende hacer en Sevilla, donde hay proyectos en ciernes no sólo sobre Murillo, sino también sobre Velázquez, Cernuda, Bécquer y Aníbal González.

La primera gran diferencia es que mientras aquí todavía estamos tratando de recuperar algún inmueble ligado a la vida u obra de estos personajes y de articular una fórmula para invertir en la salvación de nuestro patrimonio, en Holanda en general y en Amsterdan en particular llevan bastante tiempo aplicando una muy eficaz.

CENTENARIA

Para empezar, el pintor Jozef Israels promovió en 1907 la creación de la Fundación Casa de Rembrandt, la cual compró la vivienda en que durante casi veinte años vivió a orillas de uno de los típicos y preciosos canales de Amsterdam uno de los mejores pintores y grabadores de la historia, inmueble situado en la calle conocida hoy como Jodenbreestraat.

La casa fue restaurada por la Fundación y convertida en museo dedicado a Rembrandt, el cual fue inaugurado en el año 1911 por la reina Guillermina. Así pues, fue la sociedad civil neerlandesa la que financió -y sigue financiando- la casa-museo de Rembrandt, mientras que entre nosotros todo se fía a lo que hagan las Administraciones Públicas, desde la Junta de Andalucía al Ayuntamiento.

La Fundación Casa de Rembrandt está registrada ante la Hacienda holandesa como una organización de utilidad pública, por lo que las donaciones económicas que recibe gozan de beneficios fiscales para los donantes, independientemente de que también pueda recibir subvenciones del Ayuntamiento de Amsterdam, en consideración a su labor de preservación del legado del artista y a su contribución  a la captación del turismo. Actualmente la casa-museo recibe del orden de entre 250.000 y 300.000 visitas anuales, cifra que se espera incrementar notablemente con motivo de este Año Rembrandt.

DONACIONES

La Fundación estimula las donaciones y legados. Se le puede donar una suma de dinero de una vez o bien de forma periódica. Esta última tiene mayores beneficios fiscales. Se realizan mediante acuerdos o incluso escrituras ante notario. Los benefactores pueden legar en su testamento una parte o todo su patrimonio monetario o bien obras de arte. Desde un mínimo de 50.000 euros se puede crear también un fondo con el nombre del filántropo, fondo que se destinará a proyectos específicos de la casa-museo. Como la Fundación rectora está exenta del pago del impuesto sobre sucesiones y donaciones, los benefactores saben de antemano que sus legados acabarán de forma íntegra en el museo.

La Fundación publicita una cuenta bancaria para la recepción de donativos al margen de las herencias y legados nominativos como patrocinadores públicos. Además, impulsa una Asociación de Amigos, cuyos miembros pagan actualmente una cuota anual de 75 euros. Les da derecho a la entrada gratuita en la casa-museo y en todas las exposiciones, conferencias y actividades que allí se organicen, amén de a un descuento del 10% (aplicable a dos personas) en la compra de cualquier artículo de la tienda física y de la tienda ‘online’.

No sólo de donaciones económicas se alimenta la casa-museo de Rembrandt. Dice al respecto la Fundación: “Dado el carácter único de nuestro museo, en el que queremos mostrar a los visitantes todas las facetas de la vida y obra de Rembrandt, el servicio de voluntarios es de gran importancia para animar las presentaciones, intensificar las experiencias y mantener y fortalecer los lazos con el vecindario de Amsterdam, por responsabilidad social corporativa. La creación de oportunidades para voluntarios y personas en desventaja en el mercado laboral se ajusta a este objetivo”.

Los voluntarios reciben un curso introductorio durante dos noches, tras el cierre al público de la casa-museo, en el que aprenden sobre la historia de la misma y la vida y los trabajos del artista. Cuando se organiza una nueva exposición se les organizan con los conservadores rutas previas preparatorias. Además, la Fundación cuida de que actualicen sus conocimientos mediante cursos y conferencias de forma regular.

Por otra parte, existe la figura del anfitrión, personas que se comprometen a dedicar al menos medio día a la casa-museo, para ayudar en lo que haga falta; envían sus solicitudes explicando sus motivos para ofrecerse a realizar esta labor y su currículum vitae a un correo electrónico habilitado al efecto.

AMSTERDAM ORIGINAL

La Fundación, por tanto, busca la autosuficiencia financiera mediante ahorros gracias al voluntariado, por una parte, y, por otra, mediante fuentes de ingresos diversas, sin limitarse a la típica venta de entradas a los turistas. En este sentido ha firmado acuerdos con diversos turoperadores para ver cómo encajar la casa-museo en las rutas turísticas por Amsterdam. Así se ha involucrado en el itinerario denominado ‘Amsterdam original’, una excursión de tres horas por la parte más antigua de la ciudad en la que se visitan tres museos que ilustran su denominada Edad de Oro: el Marítimo, la Sinagoga portuguesa y la casa-museo de Rembrandt. En esta línea de colaboración con los turoperadores les ofrece folletos de producción propia y fotos de alta resolución libres del pago de derechos e investigan conjuntamente sobre mejoes fórmulas de venta por Internet.

La casa-museo tiene al frente un director que es tutelado por un Consejo de Supervisión, el cual determina los salarios que se pagan pero cuyos miembros no cobran nada y se atienen a un Plan de Responsabilidad Financiera cuatrienal (el último, para el periodo 2017-2020) que se cuelga en Internet para el conocimiento público, al igual  que el informe económico anual, en un ejemplo de transparencia. También se rigen por un Código de Buen Gobierno y por otro de Diversidad Cultural.

BALANCE

En este siglo largo de actividad, la Fundación ha comprado -y ampliado- la casa en la que vivió Rembrandt entre 1639 y 1658 y la ha decorado con muebles y utensilios de su época basándose en el inventario de los bienes que el artista tenía cuando se declaró en quiebra; ha reunido 260 de los 290 grabados que realizó a lo largo de su vida, así como cuatro de sus planchas de cobre; realiza demostraciones diarias de sus técnicas de grabado y frecuentes de cómo se mezclaban las pinturas en el siglo XVII; muestra cuadros de pintores contemporáneos de Rembrandt, de sus pupilos y de su maestro, Pieter Lastman; tiene preparado un plan de renovación del museo con las más modernas técnicas y ganará un 30% de espacio para atender mejor al creciente número de visitantes.

En este año conmemorativo ha organizado tres grandes exposiciones sobre el genial artista que constituye su razón de ser: ‘La red social de Rembrandt’, sobre el papel que jugó en su vida y obra su círculo de amigos, motivo por el cual se expondrán cuadros poco o nunca vistos en Holanda; ‘Inspirados por Rembrandt’, con telas de Degas, Picasso, Donker y otros maestros que lo tomaron como referencia; y ‘Laboratorio Rembrandt’, dedicada a cómo realizaba sus obras, los nuevos descubrimientos al respecto y el dilema de los investigadores y restauradores al acercarse a ellas.

El funcionamiento de la Fundación Casa de Rembrandt en Amsterdam puede servir de modelo  a la Junta de Andalucía sobre el tratamiento a los legados de carácter cultural en su futura normativa sobre Sucesiones y Donaciones (si es que los está contemplando siquiera), así como nos recuerda la falta de una ley andaluza de Mecenazgo, la cual fue anunciada en su primera comparecencia parlamentaria (15 de julio de 2015) por la entonces consejera de Cultura, Rosa Aguilar, y ha vuelto a ser prometida por la nueva titular del Departamento, Patricia del Pozo. ¿Se aprobará durante este mandato o volverá a ser anunciada dentro de cuatro años por el siguiente consejero de Cultura?

Seis mil árboles se han plantado en Sevilla en la campaña 2018/2019

INCREMENTO

La cifra supone casi un 18% más que el objetivo inicial de 5.100

AÚN MÁS

También se han sembrado 10.877 arbustos, cuando el objetivo eran 4.500

COLEGIOS

Además de a parques y jardines, se han destinado 339 árboles a centros educativos

El Ayuntamiento ha dado por finalizada, a falta de algún remate, la campaña de siembra de árboles y arbustos en la ciudad, que se inició en la primera quincena del pasado mes de noviembre  y que ha durado hasta el advenimiento de la primavera. El balance supera con creces los objetivos iniciales y ahora sólo queda esperar que el tiempo acompañe y arraiguen y se desarrollen los ejemplares plantados.

El objetivo anunciado hace cuatro meses era que 5.100 nuevos árboles y 4.500 arbustos adornaran los parques, jardines y calles de Sevilla, y se ha superado con amplitud. Se han sembrado 6.000 árboles, un 17,6% más de los previstos, y 10.877 arbustos, un 141% más. La distribución de las plantaciones ha sido la siguiente:

-Parques históricos: 137 árboles y 2.975 arbustos.

-Lotes 1 y 9. Viarios, jardines y parques de barrio de Centro, Triana, Norte, Macarena, San Pablo-Santa Justa, Este-Alcosa-Torreblanca:  1.557 árboles y 967 arbustos.

-Lotes 2 y 10: Viarios, jardines y parques de barrio de Bellavista-la Palmera, Los Remedios, Sur, Nervión, y Cerro Amate: 2.208 árboles.

-Lote 3. Jardines asociados al cauce del río Guadalquivir: 106 árboles y 4.030 arbustos.

-Lote 4. Parque Miraflores: 252 árboles y 350 arbustos.

-Lote 5: Tamarguillo: 260 árboles y 600 arbustos.

-Lote 6: Infanta Elena y Sevilla Este: 120 árboles y 200 arbustos.

-Lote 7 Guadaíra: 239 árboles y 645 arbustos.

-Lote 8: Parques asociados al Guadalquivir: 780 árboles y 1112 arbustos.

-Colegios: 339 árboles.

En términos generales han predominado veintiséis especies. Las mayoritarias son naranjos, sóforas, celtis y brachichitos. En principio, siempre que ha sido posible se han respetado  las alineaciones existentes en la zona, con la excepción de los plátanos de sombra y olmos, que son los que más problemas han generado en la ciudad.

Otras especies utilizadas han sido, según fuentes municipales, las siguientes: Koelreuteria paniculata, Tila platyphylia, Fraxinus angustifolia, Fraxinus Ornus, Fimiana simplex, Catalpa bignonioides, tipuana tipu, Causarina equisetifolia, Grevillea robusta, prunus serrulaa kanzan, cercis siliquastrum, Gleditsia triacanthos, Catalpa bignoniodes, melia azedrarach, albizia julibrissim, washingtonia robusta, paulownia tormentosa, cinamommum camphora, pyrus calleryana, phoenix dactilera, prunis serrulata.

PERSONAL PROPIO

La plantación de estos árboles se ha realizado después de una fase de trabajos previos en la que han participado las distintas áreas y organismos municipales, así como distintas empresas con servicios afectados por las plantaciones.  En ese tiempo previo, además de en la definición de prioridades, se actuó en el destoconado y preparación de los alcorques para las plantaciones.

En esta campaña, además, el Ayuntamiento ha contado por primera vez con el personal propio, con una plantilla de 350 trabajadores a través de los nuevos contratos de conservación y mantenimiento de zonas verdes que destinan al arbolado viario un total de 77 personas divididas en 21 cuadrillas.

Para la ejecución de la campaña, Parques y Jardines ha destinado, además de los recursos propios y el personal de los contratos de conservación y mantenimiento de zonas verdes y árboles de la ciudad, una inversión de casi 500.000 euros a través de presupuesto propio, de las variables de los contratos y de acuerdos que se alcanzaron con otras instituciones y administraciones para facilitar al Ayuntamiento el acceso a nuevos ejemplares. En este presupuesto no se han incluido  otras acciones complementarias, como las plantaciones en los colegios de Edificios Municipales o las intervenciones de Emasesa o la Gerencia de Urbanismo.

Sevilla no baja de los 70.000 parados (marzo 2019)

Tras el leve descenso de marzo (-112), el número total se queda en 70.277

Tercer mes consecutivo en que no cae por debajo de esa barrera

Los 2.439 parados menos de la provincia dejan el total en 193.668

 

El mes de marzo de 2019 ha finalizado dejando en Sevilla capital 112 parados menos, un leve descenso que no ha sido suficiente para que el número total bajara de 70.000, ya que ahora se queda en 70.277, según los datos oficiales difundidos por el Ministerio de Trabajo, Migraciones y Seguridad Social, que dirige Magdalena Valerio.

Los tres meses que han transcurrido del año 2019 han dejado más de 70.000 desempleados (enero, 70.236; febrero, 70.389; marzo, 70.277), dato decepcionante después de la esperanzadora recta final del año pasado, cuando en diciembre se llegó a los 68.434. Sin embargo, esta repetición negativa no es novedosa en la estadística de la capital de Andalucía, ya que en 2018, sin ir más lejos en el tiempo, se superaron los 70.000 desempleados durante todo el primer semestre, de enero a junio.

Tampoco sirve de demasiado consuelo saber que el año pasado la Semana Santa se celebró en marzo y en este 2019 tendrá lugar en abril, ya que la fiesta primaveral por excelencia de la ciudad sólo supuso 561 parados menos en marzo de 2018: un 0,77% en comparación con el 0,16% del mes pasado. Habrá, pues, que esperar a los meses venideros para ver si mejora la estadística del desempleo sevillano.

Mucho mejor ha sido el dato interanual, ya que de marzo de 2018 a marzo de 2019 se han registrado 2.964 parados menos (hace un año había 73.241), lo que ha supuesto una caída del 4,05%.

Por otra parte, durante el mandato de Espadas como alcalde han abandonado las listas del paro 14.193 sevillanos, un descenso del 16,81% (tomó posesión del cargo cuando había 84.470 desempleados y a dos meses de las elecciones municipales se quedan en los referidos 70.277).

 

DESGLOSE

De nuevo se vuelve a la dinámica habitual de que el paro crezca más, o exclusivamente, entre las mujeres que entre los hombres. Así, el número de féminas sin empleo ha pasado de 41.337 en febrero a 41.530 en marzo (+202), mientras que el de varones ha evolucionado de 29.052 a 28.738 (-314).

Por sectores económicos, baja el paro en todos menos en Agricultura y, especialmente, en el colectivo Sin empleo anterior, mientras que los Servicios y  la Construcción han sido los que han tirado del empleo para la obtención de esta estadística levemente positiva. La distribución del número de parados queda como sigue: Agricultura, 1.507 (+14); Industria, 3.637 (-52); Construcción, 4.850 (-134); Servicios, 50.742 (-193), y colectivo Sin empleo anterior, 9.541 (+253).

Por edades, se ha registrado un aumento del número de parados entre los más jóvenes por un lado y los más mayores por otro, mientras que en los restantes segmentos ha disminuido en todos. De nuevo sólo se superan los diez mil desempleados en el grupo de entre 50 y 54 años, donde aumenta el número en comparación con el mes de febrero.

Esta es la distribución que refleja la estadística: menores de 20 años, 1.108 parados (+71); de 20 a 24 años, 3.841 (+51); de 25 a 29 años, 6.694 (-36); de 30 a 34 años, 6.681 (-53); de 35 a 39 años, 7.398 (-99); de 40 a 44 años, 8.480 parados (-124); de 45 a 49 años, 9.544 (-113); de 50 a 54 años, 10.152 (+78); de 55 a 59 años, 9.395 (+60), y mayores de 59 años, 6.984 (+53).

 

LA PROVINCIA

 

Mejor resultado se ha registrado en el conjunto de la provincia de Sevilla, donde el número de parados ha pasado de 196.107 en febrero a 193.668 en marzo, lo que ha supuesto 2.439 parados menos (caída del 1,25%), proporcionalmente un dato mejor que el de Sevilla capital.

El desempleo se ha reducido en todos los sectores, especialmente en los Servicios,  menos en el colectivo Sin empleo anterior. La distribución del número de parados es la siguiente: Agricultura, 12.350 desempleados (-467); Industria, 12.799 (-447); Construcción, 17.248 (-628); Servicios, 130.371 (-1.277), y colectivo Sin empleo anterior, 20.900 (+380).

Por sexos, el paro baja tanto entre los hombres como entre las mujeres. El número de féminas desempleadas es ahora de 116.263 (511 menos que en febrero), y el de varones, 77.405 (1.928 menos).

La casa de Murillo

El éxito del Año Murillo debería servir para recuperar como museo la casa del pintor en el barrio de Santa Cruz

Paulino Plata frustró el último intento al convertirla en sede de la Agencia Andaluza del Flamenco

 

El éxito de las exposiciones y actos organizados para conmemorar el IV centenario del nacimiento del pintor sevillano Bartolomé Esteban Murillo debería servir para consolidar su legado y su revalorización artística con la ampliación, pendiente desde hace demasiados años años ya, del Museo de Bellas Artes, aunque por su coste podría retrasarse aún más, y con algo que “a priori” parece mucho más factible: la recuperación  como museo de la penúltima casa en la que vivió el artista, la situada en el número 8 de la calle Santa Teresa, frente al convento de San José del Carmen (vulgo las Teresas), en el barrio de Santa Cruz.

En este sentido ya se ha pronunciado dos veces el Pleno del Ayuntamiento de Sevilla. A finales del año 2015 aprobó por unanimidad de los cinco grupos políticos una propuesta urgente presentada por el PP y en la que, entre otros puntos, figuraba la solicitud a la Junta de Andalucía en cuanto propietaria del inmueble por transferencia del Gobierno de la nación a que de cara al IV centenario recuperara la casa como centro de investigación y estudio de la escuela de Murillo y la Sevilla del siglo de oro.

En aquel pleno se acordó también crear una comisión de seguimiento del proyecto, un proyecto que más de tres años después sigue sin materializarse, ni siquiera pese al impulso que debería haber supuesto la celebración del Año Murillo, hasta el punto de que hemos vuelto al kilómetro cero, en una de esas trayectorias regresivas tan típicas de esta ciudad. Y es que en el Pleno del pasado mes de febrero de 2019 los grupos políticos, esta vez a propuesta del PSOE, aprobaron de nuevo una moción en la que se insta a la Junta de Andalucía a darle a la casa de Murillo un uso vinculado a su figura (actualmente es sede de la Agencia Andaluza del Flamenco).

 

POLITIZACIÓN

 

Como tristemente era de esperar, ni siquiera el genial pintor sevillano se ha librado de la trifulca política. El PP acusó al gobierno de Espadas de “ineficaz e inoperante” por no haber sido capaz de aplicar el acuerdo adoptado en 2015 y de promover una moción similar “a tres meses del fin del mandato, para pedirle a la Junta que lo haga, algo que ya ha dicho que hará”.

Así pues, los sevillanos acabarán pensando que en 2015 el PP impulsó aquel acuerdo no tanto en pro de Murillo y su casa-museo como por crearle un problema con su recuperación a la Junta de Andalucía, gobernada entonces por los socialistas, y que ahora el PSOE repite la jugada porque el Gobierno andaluz está en manos del PP, de ahí el interés de los socialistas en subrayar que “es fundamental la colaboración del actual titular, la Junta de Andalucía”

 

La casa de Murillo es otro ejemplo de la miopía con la que actúa nuestra clase política, la cual deja perder un activo que previamente se había conseguido, con motivo precisamente de otro centenario del pintor: el tercero de su muerte, conmemorado en el año 1982. Con miras a aquella efemérides y todavía en la Dictadura franquista, el estado compró (expropió más bien) en 1972 la casa de la calle Santa Teresa, identificada como la penúltima habitada por Murillo gracias a las investigaciones de Diego Angulo Íñiguez, insigne historiador del arte, académico y también director del museo del Prado.

Entre unas cosas y otras se tardó un decenio en habilitar la casa como museo (se consideró un anexo del de Bellas Artes), hasta el punto de que casi se pasó el año del aniversario de la muerte del pintor, porque la entonces ministra de Cultura -primera mujer en sentarse en el Consejo de Ministros en la Democracia-, Soledad Becerril, no pudo presidir el acto de inauguración hasta el 13 de noviembre de 1982. Estuvo acompañada de añorados expertos de la época como Javier Tusell, director general de Bellas Artes; Manuel Rodríguez-Buzón, delegado de Cultura; los arquitectos Rafael Manzano y Fernando Mendoza y el diseñador e interiorista Antonio Pérez Escolano, entre otros.

 

RECREACIÓN

 

La intervención costó 15 millones de pesetas, una cantidad considerable para aquella época, y se dotó de contenido al inmueble basándose en el inventario de los bienes que poseía Murillo al momento de su muerte, realizado por su hijo Gaspar y localizado por Diego Angulo.

Según las crónicas periodísticas de aquel acto inaugural, el objetivo había sido la recreación del ambiente de la época de Murillo y de su entorno doméstico y familiar. Mendoza y Pérez Escolano explicaron que “frente a la frialdad del museo, en que los cuadros se alinean, en la casa los objetos, pinturas y tapices forman ambientes complejos, escenarios poéticos que rememoran otros tiempos de nuestra historia”.

Junto a detalles domésticos e íntimos, los arquitectos y diseñadores  procuraron recrear el ambiente andaluz del siglo XVII, con gran influencia de la tradición mudéjar. En esa línea se habilitó hasta una cocina en la planta baja, con utensilios de barro vidriado similares a los existentes en aquel entonces y para los que los cuadros de Murillo y de otros artistas coetáneos suyos sirvieron de fuente de inspiración. Por su parte, el Museo de Bellas Artes cedió mobiliario y obras del genio para enriquecer el contenido de su casa-museo.

 

Pese a todo aquel esfuerzo, incomprensiblemente la casa dejó de funcionar como museo dedicada estrictamente a Murillo hacia 1988, tras su transferencia y las de las políticas culturales a la Junta de Andalucía por el Gobierno de la nación, es decir tan sólo unos años antes de la Exposición Universal de Sevilla 1992, en otro ejemplo de miopía cultural, porque el gran  acontecimiento se podría haber aprovechado para reivindicar mucho antes la figura de Murillo y proyectarla con nueva luz internacionalmente, máxime teniendo como vecina la muestra “Magna Hispalensis”, que se organizó en la catedral. En lugar del museo, en la casa de Murillo se instalaron unas oficinas de la Consejería de Cultura de la Junta.

 

FLAMENCO, PRIORIDAD

 

Posteriormente, en 1999, la casa del pintor incluso fue clausurada con motivo de las humedades que se detectaron, prueba de su escaso mantenimiento. Se colgó en la fachada un cartelón que decía: “Casa-museo Murillo. Cerrado por reformas”. Incluso se redactó un nuevo proyecto de restauración y musealización con un coste estimado (año 2007) de un millón de euros. Las obras en el edificio no se terminaron hasta 2009 y cuando parecía que se iba por fin a recuperar de nuevo la casa como museo dedicado a Murillo, el nuevo consejero de Cultura, Paulino Plata, que procedía de la cartera de Turismo, Comercio y Deporte, anunció en julio de 2010 que el “edificio emblemático y cargado de historia” de la casa de Murillo albergaría dependencias administrativas de la Agencia Andaluza para el Desarrollo del Flamenco.

Las razones que dio para tratar de justificar su decisión fueron dos: el flamenco era ahora una prioridad para él y para la Consejería y había que potenciar su desarrollo y proyección internacional; y con la instalación de la Agencia Andaluza del Flamenco en la casa de Murillo se aprovecharía “la gran actividad turística existente en su entorno” (barrio de Santa Cruz), porque además su Departamento pretendía hacer negocio con los turistas habilitando una tienda en la planta baja del inmueble.

 

Efectivamente, Murillo ya no tenía ningún interés para la Junta porque su apuesta era el flamenco, y Paulino Plata pudo apuntarse el tanto político de su declaración por la Unesco como Patrimonio Inmaterial de la Humanidad tan sólo cuatro meses más tarde, el 16 de noviembre de 2010.

 

El pequeño detalle que no tuvo en cuenta el consejero era que para sede de la Agencia Andaluza del Flamenco podían y pueden valer muchos edificios pero que casa de Murillo sólo hay una.

Tres millones de personas disfrutaron del Año Murillo en Sevilla

MAYORÍA

Dos tercios contemplaron la exposición organizada en la catedral
MUSEO

Casi medio millón admiraron las dos grandes muestras en el Bellas Artes

DESTACADOS

Más de cien mil en la Fundación Focus y en la casa del artista

 

Tres millones de personas en números redondos (2.931.216) han disfrutado de las exposiciones o participado en las diversas actividades organizadas en Sevilla con motivo del IV centenario del nacimiento del pintor Bartolomé Esteban Murillo, cuya figura y obra han salido reforzadas tras la conmemoración de esta efemérides y cuyo legado se quiere potenciar mediante la recuperación como museo de la penúltima casa que habitó, la situada en la calle Santa Teresa del barrio de Santa Cruz.

Más de dos tercios de las visitas del balance global son imputables a la exposición ‘La mirada de la santidad’, celebrada en la catedral del 8 de diciembre de 2017 al 8 de diciembre de 2018, ya que esta muestra artística se incluyó como un incentivo especial en el itinerario cultural e histórico por el templo metropolitano, el cual recibió el año pasado 2.123.836 visitantes.

La exposición, cuyo atractivo principal fueron los 16 cuadros del pintor atesorados por la Iglesia sevillana, contribuyó a que en 2018 se batiera el récord de afluencia al templo, un número superior a los dos millones de visitantes que el Cabildo Catedral calificó de “excepcional”. Esta cifra ha supuesto un incremento del 9,8% respecto de 2017; del 20% en comparación con 2016 y de un 60% si se toma como referencia 2012.

Comisariada por la conservadora de la catedral, Ana Isabel Gamero, en esta muestra se destacó el marco para el que habían sido pintados los cuadros (Murillo trabajó casi 30 años para el templo) y, por otra parte, la clave conceptual, ya que se representó a los santos a través de la mirada del artista, cuya evolución también pudo comprobarse comparando cuadros pintados cuando tenía 20 años y durante su etapa de madurez. Junto a los lienzos se mostraron paneles pedagógicos con cronogramas, las partidas de bautismo, matrimonio y defunción del pintor y también las bautismales de sus hijos, que fueron apadrinados por Miguel Mañara.

 

EL MUSEO

 

En el museo de Bellas Artes también se han batido récord de visitantes gracias al tirón de las dos grandes exposiciones dedicadas al maestro sevillano, cuya afluencia sí ha podido medirse por separado. Primero albergó la muestra titulada ‘Murillo y los Capuchinos de Sevilla’, entre el 28 de noviembre de 2017 y el 11 de abril de 2018, con el retorno del cuadro ‘El Jubileo de la Porciúncula’ como gran reclamo. Gracias al mismo se pudieron contemplar todas las obras que conformaron la extraordinaria serie que Murillo pintó para el convento de los capuchinos, una auténtica obra maestra. Con sus 267.767 visitantes esta exposición temporal se ha convertido en la de mayor éxito en la historia del museo.

El segundo gran hito en el Bellas Artes ha sido la exposición ‘Murillo. IV Centenario’, una antológica celebrada entre el 29 de noviembre de 2018 y el 17 de marzo de 2019 y con la que los responsables del museo han tratado -y conseguido- de desmontar los tópicos y prejuicios acumulados sobre la obra de este genio de la pintura. Un total de 175.073 visitantes pudieron hacer un completo recorrido cronológico y temático por la trayectoria artística de Murillo mediante la contemplación de más de medio centenar de pinturas salidas de su mano.

Gracias a Murillo, el número de visitas al Bellas Artes ascendió a 451.882 en 2018, el mejor resultado de su historia, con un incremento del 34,8%. Y en el periodo calificable como el del Año Murillo (de noviembre de 2017 a marzo de 2019) se han registrado 620.440 visitantes, números demostrativos del éxito y del potencial por desarrollar aún, con la siempre aplazada ampliación, del museo sevillano.

 

EL PRÓLOGO

 

También ha batido récord la Fundación Focus con la exposición ‘Velázquez. Murillo. Sevilla’ en el hospital de los Venerables, considerada como el prólogo del Año Murillo y que programada del 8 de noviembre de 2017 al 28 de febrero de 2017 hubo de prorrogarse hasta el 2 de abril por el éxito cosechado.

Cuando el 16 de febrero se anunció su continuidad había recibido 80.000 visitas y según pudo leerse en la página web oficial, ya se había convertido en la muestra “con mayor afluencia de público y más aclamada de la Fundación Focus en los últimos 25 años, superando a la que hasta entonces era la más visitada, ‘De Herrera a Velázquez. El primer naturalismo en Sevilla’. Aunque la Fundación no ha facilitado el balance final de visitas, hemos estimado unas 121.000 a la luz de la media diaria acumulada hasta el momento de la prórroga, ya que el 8 de marzo de 2017 ya la habían visitado más de 100.000 personas.

Comisariada por Gabriele Finaldi, director de la National Gallery de Londres, estuvo compuesta por diversas obras procedentes de grandes museos europeos y norteamericanos y se confrontaron obras de los dos genios sevillanos, Velázquez y Murillo. Entre los cuadros de este último pudieron verse ‘Sagrada familia del pajarito’, ‘Santa Ana enseñando a leer a la Virgen’, ‘San Pedro penitente’ y ‘Niño espulgándose’.

Otra muestra  de récord ha sido ‘Murillo y su estela en Sevilla’, convertida en la más vista hasta la fecha en el espacio Santa Clara y en el proyecto expositivo de más éxito del Ayuntamiento con sus 67.111 visitantes. El récord anterior en el mismo escenario lo ostentaba previamente ‘Las santas de Zurbarán’, con la que se logró superar las 48.000 visitas en el año 2013.

Visitas a las exposiciones y eventos del Año Murillo
Evento Lugar Nº visitas
Velázquez.Murillo.Sevilla Fundación Focus 121.000

Murillo y los Capuchinos de Sevilla Museo Bellas Artes 267.767

Murillo. IV Centenario Museo Bellas Artes 175.073

Murillo y su estela en Sevilla Espacio Santa Clara  67.111

Aplicación Murillo…. Espacio Santa Clara    7.889

Conciertos La Europa de Murillo Espacio Turina     3.500

Tras los pasos de Murillo. Itinerarios Desde la casa de Murillo 100.000

Talleres didácticos Casa de Murillo      6.000

Murillo en el Archivo de Indias Archivo de Indias    11.200

La cerámica en los tiempos de Murillo Centro Cerámica Triana      3.840

Programa de artes escénicas Alcázar, Torre de D. Fadrique    19.000

Los niños de Murillo (mapping navideño) Casino de la Exposición    25.000

La mirada de la santidad Catedral           2.123.836
TOTAL 2.931.216
Notas.- Las cifras de ‘Velázquez.Murillo.Sevilla’ y de ‘Aplicación Murillo. Materialismo, Charitas y Populismos’ son estimadas.

Vaivenes en la Gavidia

Si es más interesante equipamientos en la Gavidia, ¿por qué no los hace el

Ayuntamiento en vez de privatizarla?

Mientras Espadas propugna un “coliving” privado en la comisaría, Emvisesa proyecta uno público en San Jerónimo

 

El portavoz de Ciudadanos en el Ayuntamiento, Francisco Moraga, ha declarado que Espadas “ha pasado de pedir informes para intentar derribar la Gavidia a querer que se construyera un hotel para, ahora, cuando se acercan las elecciones, volver a cambiar de opinión y apostar por conservarla con usos dotacionales para utilizarla como arma electoral con los vecinos de esta zona, necesitada de equipamientos públicos”.

 

Aunque el orden de los factores no altera el producto (por el momento) de la política del alcalde respecto de la antigua comisaría, en honor a la verdad hay que decir que lo primero que propuso, cuando era líder de la oposición y frente al centro comercial que pretendía Zoido, fue un hotel, salvo que apliquemos la doctrina de Carmen Calvo con Pedro Sánchez de que lo que se haga o diga antes de alcanzar el Poder ya no tiene validez luego.

La reacción de Moraga se ha producido después de que, en un nuevo vaivén del gobierno local, éste haya acordado media docena de requisitos para la venta de la antigua comisaría una vez aprobada, conforme al pacto con el PP para sacar adelante los últimos Presupuestos, su recalificación urbanística: de gran superficie comercial (Zoido) a servicios terciarios. Con esta modificación del PGOU, aún en fase de alegaciones y pendiente de ratificación por la Junta, se admitirían los siguientes usos: pequeño y mediano comercio, oficinas, hotelero, recreativo, espectáculos públicos, garaje-aparcamiento y equipamientos y servicios públicos.

 

PRIORIDAD

 

Dentro de esos nuevos usos, a la hora de la privatización el gobierno dará preferencia a la oferta que más equipamientos y servicios públicos incluya, una prioridad no especificada hasta ahora, que se aprueba a dos meses y medio de las elecciones municipales, se acerca a los planteamientos de Participa e Izquierda Unida y supone un guiño para los 58.000 habitantes del Casco Antiguo, que reivindican un centro cívico, biblioteca, guardería, centro de día para mayores….una dotación para el distrito, en suma.

Tras la aprobación de los criterios para la venta de la Gavidia y la preferencia por que albergue equipamientos y servicios públicos (también se incluyen la calidad arquitectónica del proyecto, la sostenibilidad ecológica, cesión de espacios al Ayuntamiento y respeto a su declaración como Lugar de Memoria Democrática), Espadas ha aseverado que “aunque hay gente empeñada en decir que desde el principio se tenía una opción cerrada, por más que hemos intentado explicarlo no se ha podido comprobar hasta que la Junta de Gobierno Local no ha aprobado las bases del pliego que se licitará”.

Si, según el alcalde, había que esperar a que la Junta de Gobierno aprobara esas bases, entonces ¿qué sentido tuvo que en el año 2017 se convocara una especie de concurso de ideas o se pidieran ofertas al sector privado sobre qué hacer y a cambio de qué en la Gavidia y se presentaran esos proyectos a los grupos municipales para que decidieran cuál era el mejor y se tramitaran los cambios urbanísticos para ejecutarlo?

 

En aquel entonces no se dio como orientación preferente el equipamiento y los servicios sociales, sino al contrario, plena libertad a los ofertantes. Y así, según lo trascendido, se pusieron sobre la mesa del Ayuntamiento tres ofertas para reconvertir la comisaría en hotel, una para instalar allí cines y teatro, otra para ubicar gimnasio y piscinas y la del colectivo sevillano Entreadoquines de un centro social por fases, que se financiaría con fondos europeos y con el alquiler de las oficinas a medida que se fueran construyendo.

 

Se pidió a las empresas que presentaran proyectos y una vez presentados se trata de justificar la declaración “de facto” del concurso como desierto con el argumento de que aún no se habían aprobado los criterios de adjudicación, un dislate éste de empezar la casa por el tejado y que proyecta una frívola imagen del gobierno municipal con continuos vaivenes sobre la Gavidia.

 

SATURACIÓN

 

Extraoficialmente se ha tratado también de justificar el volantazo político con el argumento de la saturación hotelera del Centro. E incluso oficialmente, ya que el delegado de Turismo, Antonio Muñoz, declaró: “El gobierno municipal tiene una preferencia, si se puede decir así, y es que haya equipamientos antes que un hotel. A priori, y hablando en términos asépticos, se prefiere el equipamiento; es más interesante para la ciudad”.

 

Aun compartiendo el giro del alcalde y de su delegado, si hacemos de abogado del diablo y la tesis es que el Centro está saturado de hoteles, entonces ¿por qué el Ayuntamiento concede nuevas licencias hoteleras?, ¿por qué presume de la inversión y del empleo que generan en la construcción?, ¿acaso no supone tal tesis abonarse al argumento, lanzando por el propio sector en vísperas de un Fitur, de que Sevilla está masificada turísticamente? Y, ¿por qué no dejar en una economía de libre mercado como la nuestra que sea el mercado el que se regule y ponga de manifiesto si hay y cuándo saturación de hoteles? No sobrarán todavía cuando según un reciente informe de la patronal Exceltur los de Sevilla son los séptimos de España por rentabilidad, con un beneficio de 72 euros por habitación/noche durante 2018.  Con estas cifras y con continuos récord turísticos y de pasajeros en el aeropuerto de San Pablo a nadie puede extrañarle que se sigan construyendo hoteles en la ciudad.

 

EQUIPAMIENTOS

 

Pero decía que se trataba de hacer de abogado del diablo cuando habíamos llegado al “quid” de la cuestión: el delegado de Turismo reconoce al fin que llenar la Gavidia de equipamientos es más interesante para la ciudad que convertirla en un hotel. Y creo que es así, no por oposición al sector turístico, sino por razón de equidad social con un distrito como Casco Antiguo, carente de suficientes dotaciones, y también por estrategia de diversificación. Aunque el mercado es libre, al menos desde el Ayuntamiento en cuanto propietario de la Gavidia no se deberían poner todos los huevos en la misma cesta de un monocultivo turístico; como estrategia de ciudad debería propiciar allí la implantación de nuevos sectores, especialmente de la economía digital 4.0.

Ahora resulta que el alcalde también opina lo mismo que su delegado y dice apostar en la Gavidia “por equipamientos que primen el uso público, con fórmulas pioneras de algunas ciudades europeas, como el “coliving”, que aúna usos compatibles de alojamiento y espacios comunes de uso público, cultural o emprendedor”.

 

Llegados a este punto de unanimidad, la pregunta inevitable es por qué entonces el Ayuntamiento ha de privatizar la Gavidia por 12 millones de euros y esperar a que la equipe (¿gratis?) una empresa privada en vez de equiparla él mismo para los 58.000 vecinos del Casco Antiguo y todos los sevillanos.

 

DINERO

 

¿Se puede seguir sosteniendo que es porque no hay dinero para rehabilitar el edificio, rehabilitación que podría acometerse por fases, cuando sí lo había, y bastante más, para tratar de comprarle a la Junta la sede de la Consejería de Gobernación en la Plaza Nueva y a la Fundación Lara la Casa Fabiola para el museo Bellver? ¿Se puede sostener que no se pueden conseguir fondos europeos para la Gavidia cuando se han logrado 20 millones para la Fábrica de Artillería?

Espadas habla de “coliving” en la Gavidia. ¿Y por qué vender la comisaría, con 7.462,59 m2, para que lo haga allí una empresa privada cuando la pública Emvisesa ha solicitado a Urbanismo la cesión en San Jerónimo de un solar de 4.237 m2, con una edificabilidad de 10.170, para construir allí un edificio de tres plantas destinado a “coliving”? ¿Tiene dinero Emvisesa para hacer “coliving” en San Jerónimo pero no en la antigua comisaría y en el Casco Antiguo?

 

La Gavidia es ya un símbolo que pone de manifiesto las contradicciones urbanísticas, un edificio que un día iba a ser SIPS, otro gran superficie comercial, luego hotel, después “coliving”…según van pasando gobiernos municipales, señal de que como ninguno tiene un modelo claro de ciudad a ninguno les encaja en el tablero y a todos les sobra.