Archivo de la categoría: Sin categoría

El gobierno local recuerda al PP que fue Zoido quien encargó el proyecto del Alcázar

El gobierno local de Sevilla ha expresado su sorpresa por las críticas del PP al proyecto de adecuación del área de recepción en el entorno de la Puerta del León del Alcázar y le recuerda que fue encargado durante el mandato de Zoido. Asimismo, asegura que al tratarse todavía de un proyecto básico no procede elevarlo al Patronato, algo que haría si se llegara a la fase de proyecto de ejecución y previa autorización de la Comisión de Patrimonio.

El equipo de Espadas no sale de su asombro por las declaraciones del PP en el sentido de exigir un análisis y debate previo “en el foro en el que se tratan estos temas” (en alusión al Patronato del Alcázar) sobre un asunto “de una magnitud tan importante” como las demoliciones en el Patio del León.

Rememora que el proyecto básico para adecuar la entrada al Real Alcázar por el Patio del León se encargó en junio de 2015 por al anterior alcaide nombrado por Zoido, si bien admite que ha sido la actual Dirección la que ha realizado todo el seguimiento con el arquitecto encargado y toda la tramitación administrativa. No se trata,  subraya, de un proyecto de ejecución de obras, sino de un proyecto básico sometido a los requerimientos de la Comisión Provincial de Patrimonio.

También se remite a que en el presupuesto de 2015, aprobado por el Consejo del Patronato del Real Alcázar y por el Pleno del Ayuntamiento de Sevilla (sesión del 21 de febrero de 2015) se incluía en su apartado de estudios y trabajos técnicos la reforma de la puerta y el patio del León.

Insiste en que se trata de un proyecto básico, “no proyecto siquiera”, y que fue elevado, como es preceptivo, ante la Comisión Provincial de Patrimonio, “que, a día de hoy, aún no se ha pronunciado oficialmente. En el Real Alcázar -añade- no hay constancia oficial de qué va a decir finalmente la Comisión”.

 

EL ROL DEL PATRONATO

Asegura que cuando se conozca la decisión de la Comisión Provincial de Patrimonio se someterá la misma ante la Comisión Ejecutiva del Real Alcázar de Sevilla, para que se pronuncie. Si el dictamen es afirmativo, hagrá que decidir si se sigue adelante con la ampliación y se presenta el proyecto de ejecución, que también estará sometido a autorizaciones administrativas; si hay condiciones, analizarlas para determinar si se sigue adelante con la ampliación; si el dictamen finalmente es negativo, decidir si se presenta un nuevo proyecto básico.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Con la decisión de la Comisión Ejecutiva del Real Alcázar sobre la mesa, se elevaría ante el Consejo de Gobierno del Patronato, para que éste se pronunciara al respecto. Según el Consistorio, “el Consejo de Gobierno del Patronato sabe de sobra desde hace años la necesidad que hay de acometer y dignificar la entrada del Alcázar”.  La intención del Ayuntamiento es dar a conocer también el futuro proyecto entre las asociaciones.

En cuanto a la demolición de un muro contemporáneo sugerida como fórmula para ampliar y dignificar la entrada por el Patio del León, y que desde la Dirección del Real Alcázar se entiende que no afecta a la esencia del monumento, “se respetará, como no podía ser menos, la decisión de la Comisión de Patrimonio. La Dirección del Alcázar -continúa- es consciente de que podría implicar la realización de excavaciones arqueológicas, y en tal caso se acometerían”.  Al tratarse de un monumento declarado Patrimonio de la Humanidad, la condición indispensable para abordar la ampliación es el visto bueno de la Comisión Provincial de Patrimonio.

El gobierno de Espadas afirma que  con la ampliación, además de dignificar la entrada, se pretende canalizar mejor la entrada de turistas a un monumento con más de 1,5 millones de visitas anuales, aunque siempre teniendo claro que, por motivos de seguridad, el aforo máximo permitido es de 750 personas. Las obras implicarían también un refuerzo de la seguridad en el recinto.

Sevilla sufre un déficit de 55 litros de agua pese a las lluvias récord de mayo de 2016

Écija es el municipio de la provincia donde más ha llovido, con 633 litros por m2

A Cazalla de la Sierra, pese a los 136 litros en una semana, aún le faltan 167

En Gines, con bastante pluviosidad en los últimos años, ha llovido un 10% menos

 

 

Las precipitaciones récord recogidas durante la primera quincena del mes de mayo en prácticamente toda Andalucía Occidental no han servido para acabar con el déficit de agua en Sevilla capital y su provincia, debido a la escasez de lluvia que se había producido en el otoño y el invierno conforme a la estadística a partir del 1 de septiembre de 2015, fecha en que se da habitualmente por iniciado el nuevo año agrícola.

Al finalizar la primera semana del mes de mayo, en Sevilla capital sólo se habían recogido desde septiembre unos 389 litros de agua de lluvia por m2, cuando lo normal para esa fecha debió haber sido 569 litros. Una semana después, a fecha 15 de mayo, habían caído 119 litros más, por lo que el balance global es ahora de 508 litros. La estadística indica que, al aproximarnos un poco más al verano, el dígito normal debería ser algo menor, unos 563 litros.

Por tanto, las mayores precipitaciones en el mes de mayo desde que se llevan registros pluviométricos (año 1959) no han servido todavía para lograr un año pluviométrico normal y la capital de Andalucía todavía sufre un déficit de 55 litros de agua.

La situación ha mejorado un poco más en el conjunto de la provincia, donde hasta la primera semana de mayo había un considerable déficit en todas las comarcas, salvo en la de Écija. Paradójicamente, la ciudad del sol era la única donde había llovido algo más de lo normal, y lo ha seguido haciendo posteriormente. Entonces, los 563 litros/m2 recogidos en la ciudad astigitana suponían un superávit de 23 litros, que al concluir la primera quincena de mayo se ha elevado hasta los 117 litros.

Lo normal habría sido que se hubieran registrado 516 litros/m2; se han recogido 633 litros, lo que significa un 23% más. Los datos demuestran que en Écija ha sido donde más ha llovido este año agrícola en toda la provincia de Sevilla, más incluso que en la Sierra Norte, donde en Cazalla se han recogido sólo 575 litros. Lo habitual allí a estas alturas del año son 742 litros/m2, por lo que sufre un déficit de 167 litros: ha llovido un 23% menos de lo habitual.

En el Aljarafe, Gines se había caracterizado en los últimos años por un elevado índice de pluviosidad, pero en este año agrícola 2015/2016 se han invertido las tornas, hasta el punto de que al finalizar la primera semana del mes de mayo tenía un déficit de 184 litros. En tan sólo una semana (la segunda del mes) se han recogido en la cornisa aljarafeña 114 litros de agua por m2. Aun así, en Gines, con 552 litros acumulados hasta la fecha, sufren un déficit de 63 litros, lo que significa que esta temporada ha llovido allí un 10% menos de lo normal.

En la Vega del Guadalquivir, las lluvias han servido para Lora del Río pase de un balance hídrico negativo a otro positivo en tan sólo siete días, con las recientes lluvias récord. Acumula 526 litros en el año agrícola, con un superávit ya de 39 litros, lo que significa que ha acabado lloviendo un 8% más de lo habitual.

En otro municipio representativo de la provincia, Marchena, las precipitaciones de la última semana han servido para paliar el déficit acumulado en 40 litros de agua, pero aun así en este pueblo ha llovido un 3% menos de lo normal: 436 litros/m2, 14 menos de lo esperable.

En la Sierra Sur, Morón secundaba a Cazalla, en la Sierra Norte, en cuanto a escasez de lluvia durante el año agrícola. En la primera semana de mayo sufría un déficit de 163 litros, que se ha reducido ahora a 73. Allí se han recogido 464 litros en total esta temporada, cuando lo normal son 538. Esto significa que ha llovido un 14% menos de la cuenta.
Dentro de los municipios representativos con déficit de agua, Pilas es, junto con Marchena, el que no sale demasiado mal parado. En tan sólo una semana ha recuperado nada menos que 127 litros con las lluvias récord de la segunda quincena de mayo, hasta situarse en 515 en lo que va de año agrícola, 18 menos que lo normal (-3%).

Hacer por hacer

Espadas ha confesado que en su anuncio del tranvía ha pensado en que los sevillanos deben ver algo antes de votar
Y mientras, los turistas esperando veintitrés minutos en una parada del Paseo Colón a que pase un autobús

 

Atención a la frase pronunciada por el alcalde en un reciente desayuno informativo en el que estuvo acompañado por Susana Díaz: “El tranvía no significa que se renuncie al Metro, pero debo pensar que el ciudadano va a ir a votar. ¿Y qué va a ver? ¿Que no se ha hecho nada?”.

Esta frase es esencial porque revela la concepción que de la política tiene Espadas: hacer no porque haga falta o sea realmente prioritario, sino para mostrar algo que justifique la petición del voto en la próxima cita con las urnas y garantice la reelección. En resumen, hacer en clave electoralista y no en clave de necesidad, una concepción que creíamos caducada tras los más de 100 millones de euros despilfarrados por Monteseirín en las Setas de la Encarnación pero que tristemente vuelve a poner de moda Espadas. ¡Quién lo habría   dicho!

Esto nos llevaría a un debate aún más de fondo sobre el modelo de ciudad, el que ya tímidamente se suscitó tras la frustración que supuso el incumplimiento de las enormes expectativas generadas por la Expo-92. Sevilla, ¿sólo se mueve o puede moverse a golpe de eventos (de ahí la idea sucesiva de organizar unos Juegos Olímpicos, para repetir aquellos fastos) o, por el contrario, debe aspirar a crecer ofreciendo los mejores servicios e infraestructuras posibles, siempre que su coste esté plenamente justificado, como en el metafórico “reloj suizo” invocado por Zoido?

REDUNDANTE

Tal como en mayor profundidad analizamos en este mismo espacio, en el artículo “Tranvía al cubo”, Espadas ha definido como máxima prioridad de su mandato la prolongación de la línea del tranvía desde San Bernardo hasta Santa Justa, a lo largo de 1.800 metros, para lo que se necesitaría una inversión estimada de entre 40 y 76 millones de euros.

Se trata, como vimos, de una infraestructura redundante, ya que uniría en superficie dos estaciones que están conectadas bajo tierra por los trenes de Cercanías de Renfe, en un trayecto servido además por cuatro líneas de autobuses. Como las vías discurrirían por la mediana de las avenidas, habría que eliminar unos 200 árboles y arbustos. Parece, pues, que cada alcalde ha de protagonizar un “arboricidio” en sus mandatos.

Frente a este anuncio de Espadas de un tranvía redundante pero que serviría, según su propia confesión, esencialmente de reclamo electoral, veamos un ejemplo real de mitad de la pasada semana.

Un grupo de turistas estaba esperando en una parada del Paseo de Colón desde antes de las 11 de la mañana a que pasara un autobús de la línea 3 Pino Montano-Bellavista y que les transportara hasta el hotel Al-Andalus. Llegó un sevillano al que al poco tiempo, tratando de hacerse entender en su idioma y por señas, le preguntaron cuánto tiempo podría tardar todavía el autobús. Aquél, valiéndose de la magnífica aplicación de Tussam, consultó en su teléfono inteligente. Respuesta: 23 minutos de espera.

La lluvia había dado una tregua. La circulación era fluida a esa hora de la mañana. Entre la espera (que debió de ser más larga por el tiempo que los turistas ya llevaban en la parada) y el tiempo que el autobús tardó en cubrir el trayecto, los turistas se bajaron en la parada del hotel Al-Andalus, en Heliópolis, a las 11:45 horas. Necesitaron, pues, tres cuartos de hora netos para llegar desde el Centro a Heliópolis. ¿Cuánto habrían necesitado para llegar hasta Bellavista o, en sentido contrario, hasta Pino Montano? ¿Y cuánto se habría necesitado para cruzar Sevilla de una punta a otra, desde Pino Montano hasta Bellavista?

TAMBIÉN SON SEVILLA

Extrapolemos este caso al resto de barriadas del extrarradio. ¿Cuánto tiempo tarda en pasar -y cuánto en llegar hasta el Centro o el Prado de San Sebastián- el autobús de Sevilla Este, el del Polígono de San Pablo, el de Padre Pío, el del Polígono Sur o el de la mismísima isla de la Cartuja de la Exposición Universal?

Si en vez de gastarse entre 40 y 76 millones de euros en una nueva línea de tranvía que dé servicio a la “ciudad consolidada” el alcalde empleara al menos una parte de ese dinero en incrementar la flota de Tussam con autobuses ecológicos, de modo que en vez de esperar 23 minutos el paso de un autobús por el Paseo de Colón (o por cualquier otro punto de la ciudad) turistas y nativos sólo tuvieran que hacerlo cinco minutos, que es la frecuencia preconizada para el tranvía, la vida de los sevillanos mejoraría exponencialmente y se facilitaría la actividad turística, comercial, empresarial, docente….. la vida en todos los órdenes.

Aparentemente, nada habría cambiado porque no habría nada nuevo en la ciudad, salvo los autobuses pasando con mayor frecuencia, y Espadas no podría concurrir a las elecciones mostrando un elemento diferente que vieran los sevillanos como fruto de su gestión como alcalde, pero en la práctica la ciudad habría mejorado ostensiblemente al gozar de un servicio de transportes muchísimo más rápido y eficaz, en línea con el de otras urbes europeas que nos impactan cuando las visitamos.

Esto último supondría un modelo de ciudad tipo “reloj suizo”, en que lo esencial es la optimización de los servicios básicos porque mejoran la calidad de vida de todos.

Lo otro significaría una apuesta por una política de hitos, símbolos y novedades, como si la ciudad fuera el equivalente a Isla Mágica, en que cada temporada hay que inaugurar una nueva atracción para así atraer la atención de los visitantes y que compren el pase de día o de noche.

Desde esta concepción de la política, Sevilla equivaldría a un parque temático en el que habría que ofrecer novedades en forma de grandes obras cada mandato, cuesten lo que cuesten o esté o no justificada su necesidad, para así llamar la atención de los votantes y garantizarse el pase de otra temporada en el Ayuntamiento.

¿Hacer por hacer para las elecciones o hacer de forma “invisible” que funcione mejor la ciudad?

¿Cuál es la cuestión?

Espadas deberá pagar otro pleito heredado y suma ya 18 millones de euros

El Ayuntamiento es condenado a abonar 521.501 euros a Aussa por el parking del Arenal

 

La filial de Tussam exigía cuatro indemnizaciones por un valor superior a los 2,6 millones de euros

El gobierno está afrontando cada mes un coste judicial promedio de 1,6 millones por pleitos antiguos

 

El Juzgado de lo Contencioso Administrativo Nº 5 ha estimado parcialmente un recurso interpuesto por la empresa Aparcamientos Urbanos de Sevilla (Aussa) y ha condenado al Ayuntamiento a pagarle una indemnización de 521.501,89 euros por un conflicto que data del año 2009, con Monteseirín de alcalde. Con esta nueva sentencia judicial contraria, Espadas debe afrontar ya el pago de más de 18 millones de euros por pleitos perdidos y que datan de gobiernos anteriores.

Aussa, sociedad participada de forma mayoritaria por Tussam (el otro socio es el grupo Azvi), podría decirse que es una empresa municipal de segundo grado, pero esa afinidad con el Ayuntamiento no ha sido óbice, ni mucho menos, para que no lo llevara a los tribunales, disconforme con la decisión de la Junta de Gobierno de fecha 12 de marzo de 2009 (último mandato de Monteseirín) de declarar caducada la concesión que le otorgó el 10 de septiembre de 1998 (último mandato de Soledad Becerril) para explotar el aparcamiento del Arenal.

La empresa de estacionamientos exigía cuatro indemnizaciones:

 

  1. Recibió el aparcamiento de manos del Consistorio y a través de Tussam el 26 de febrero de 1999, pero estaba en tan mal estado que tuvo que realizar obras de acondicionamiento y mejora durante un total de once meses, con un coste de 529.501,89 euros, cantidad que reclamó ante los tribunales un decenio después.

 

     2)  La fecha de explotación expiraba el 11 de febrero de 2009, pero a juicio de Aussa debió ampliarse por la necesidad de realizar durante esos once meses los trabajos de acondicionamiento. Por ese acortamiento del período de explotación exigía una indemnización de al menos 221.760,84 euros.

3) La sociedad constituida por Tussam y Cointer (grupo Azvi) se vio sorprendida desagradablemente por la decisión del Ayuntamiento de autorizar la construcción, a 50 metros de su estacionamiento del Arenal, de otro aparcamiento subterráneo, concretamente en el Paseo de Colón, cuya explotación fue concedida al grupo Sando. La consecuencia inmediata fue que el nivel de ocupación de sus plazas de garaje descendió a la mitad, lo que a su vez supuso una merma del 50% en los ingresos. Por esa ruptura del equilibrio económico financiero, Aussa exigió al Consistorio una indemnización de 1.695.469,65 euros.

4) Dos años antes de que expirara el contrato, el Ayuntamiento le impuso las tarifas por minuto, con lo cual además de la reducción de ingresos que le provocó esta decisión a su juicio unilateral también tuvo que comprar nuevas máquinas expendedoras de ticket, que le costaron 57.209,69 euros. Entre una cosa y otra, estimó un perjuicio de 109.143,10 euros.

En cada capítulo Aussa pedía ese mínimo o incluso más, amén del abono de los intereses de demora por el tiempo transcurrido.

INDEMNIZACIÓN GLOBAL

En total, pues, Aussa pedía una indemnización por valor superior a los 2,6 millones de euros (la cuantía del recurso quedó fijada en 2.613.085,17 euros, aunque no era el resultado exacto de la suma de las peticiones parciales).

Sin embargo, al cabo de siete años el Juzgado sólo ha estimado la primera de las reclamaciones, por considerar que el objeto social de Aussa es la explotación de aparcamientos y no su construcción o adecuación, a lo que se vio obligada durante casi un año por el pésimo estado de las instalaciones del Arenal.

Desestima el resto de exigencias porque ya el Ayuntamiento amplió en un año la concesión de la explotación del recinto y porque Aussa debe competir en un mercado que está sujeto a todo tipo de cambios, desde la entrada de nuevos competidores hasta modificaciones en la normativa, y no puede pretender que se le garantice la ganancia de unas cantidades fijas. Está sujeta al mismo riesgo que el resto de empresas mercantiles.

Pese a que el Ayuntamiento ha sido condenado a pagar sólo el 20% de la indemnización global exigida por Aussa, ha decidido interponer un recurso de apelación.

Con esta nueva sentencia negativa por causa de pleitos heredados de anteriores corporaciones, el gobierno de Espadas, sin tener arte ni parte en ninguno de ellos, ha visto cómo, de promedio, cada mes de estos once que lleva rigiendo los destinos de la ciudad le ha caído un fallo judicial negativo encima, a un coste promedio también de 1.654.135 euros y por un total de 18.195.487,86 euros. A este paso, Espadas va a necesitar un Presupuesto aparte, sólo para abonar las sentencias que se van dictando en contra del Ayuntamiento.

De los once fallos negativos, a uno por mes, siete provienen de pleitos contra los gobiernos de Monteseirín, tres por el mandato de Zoido y uno se remonta a la época de Rojas Marcos, por la expropiación del edificio Laredo en vísperas de la Exposición Universal de 1992.

 

Tranvía al cubo

 

Espadas ha anunciado su propósito de prolongar el tranvía desde San Bernardo hasta Santa Justa, en línea con el proyecto auspiciado en su día por Monteseirín y, después, por Zoido. Recuérdese que si Monteseirín (PSOE), cuya lista no fue la más votada en las elecciones municipales de 1999, accedió a la Alcaldía en detrimento de la candidata que sí lo fue, Soledad Becerril (PP), fue merced a un pacto entre el andalucista Rojas Marcos y Chaves por el que, a cambio, la Junta se comprometió a reanudar las obras de la línea 1 del Metro, que en los años 80 había paralizado otro alcalde socialista, Manuel del Valle.

Sin embargo, la tuneladora no empezó a funcionar realmente hasta seis años después (agosto de 2005), cuando ya Monteseirín había cambiado de pareja de baile politico para librarse del PA de Rojas Marcos y echarse en brazos de la IU de Torrijos. Como el entonces alcalde veía que el prometido Metro tampoco iba a estar listo para las elecciones municipales de mayo de 2007 (acabaría inaugurándose, todavía inacabado, en abril de 2009) y temía que una posible frustración de los sevillanos por tal incumplimiento se pudiera volver contra él, se le ocurrió un sucedáneo de Metro en forma de tranvía, al que sin ocultar su propósito denominó Metrocentro.

Y lo uno llevó a lo otro: la supuesta peatonalización de la Avenida (convertida en un caos circulatorio y en el que los peatones tienen menos sitio para moverse, y con mucho más riesgo, que antes) para permitir así tender las vías desde el Prado hasta la Plaza Nueva.  Como había que tratar de llegar con el tranvía acabado como fuera a la fecha electoral, cortó sin los informes técnicos previos y preceptivos que lo justificaran todos los árboles y destruyó los hornos almohades hallados en la Puerta de Jerez durante las obras, pese a lo cual se retrasó, ya que el tranvía no se inauguró hasta el 28 de octubre de 2007, cinco meses después de la cita con las urnas.

COSTES OCULTADOS

Nunca se informó sobre el coste real de las obras. La cifra generalmente aceptada fue de unos 80 millones de euros (años después se rebajó extraoficialmente a 60,5 millones) para un recorrido del que también se dieron cifras dispares y que se ha cifrado en 1.300 metros en números redondos. La desproporción entre el coste del tranvía y su escasa utilización inicial en una distancia tan corta que podía cubrirse dando un paseo o usando una lanzadera de Tussam como la que durante las obras se puso en servicio entre la avenida de Roma y la Magdalena, provocó críticas y chanzas como aquella frase del tranvía que iba “de ningún sitio a ninguna parte”.

Ante la falta de suficiente demanda, dado que muchos usuarios que arribaban en autobús al Prado llegaban desde allí andando antes o simultáneamente que el tranvía a la Plaza Nueva y además se ahorraban el transbordo, el gobierno de Monteseirín decidió prolongar la línea hasta San Bernardo y quitar todas las paradas de autobús que pudiera en el Prado, con lo que se incrementó progresivamente el número de usuarios del tranvía (ya había que caminar dos kilómetros en caso de no tomarlo), para así justificar ante la opinión pública su construcción (3,94 millones de pasajeros en el año 2015).

Tampoco se reveló el coste de prolongar en unos 885 metros la línea del tranvía desde el Prado hasta San Bernardo, hasta sumar en total los 2.000 metros que le atribuye Tussam en su página web (apartado “Características del tranvía”), aunque también extraoficialmente se habló de unos 13 millones de euros. Así pues, en total los dos kilómetros de tranvía habrían costado entre un mínimo de 73,5 millones de euros y un máximo de 93 millones.

El despilfarro realizado únicamente por los intereses electoralistas de Monteseirín pero siempre con el dinero del contribuyente y dejando la deuda multimillonaria a sus sucesores se pone aún de manifiesto cuando se comprueba que el 70% del itinerario que recorre en superficie el tranvía es el mismo que cubre bajo tierra el Metro desde la Puerta de Jerez hasta San Bernardo, y que el único tramo en que no coinciden son los 600 metros hasta la Plaza Nueva, sustituibles ahora mismo por varias líneas de autobuses que unen el Paseo de Colón con la Plaza de la Magdalena, aún más al interior del Centro.

COPIANDO A MONTESEIRÍN

Ahora llega Espadas, como antes Zoido (que pasó de incrédulo a converso), y en vez de molestar al gobierno socialista de la Junta de Andalucía para que empiece de una vez alguna de las tres líneas de Metro pendientes tras siete años de espera acumulada, hace lo mismo que su correligionario Monteseirín: a falta de Metro, un Metro “light”, o sea, más tranvía. Así que retoma el proyecto de aquél de unir San Bernardo con Santa Justa (unos 1.800 metros) como primera etapa de una segunda posterior, en la que se llevaría hasta el aeropuerto.

Esta es la misma opción que poco antes de las elecciones municipales de 2015 presentó Zoido en el Foro Gaesco, la patronal de la construcción: una línea (la tercera ya) con cuatro paradas (dos en San Francisco Javier, una en Luis de Morales en la puerta de El Corte Inglés, y la última cerca de Santa Justa), para la que se necesitarían 36 meses (casi tres años) de trabajos y a un coste de 76 millones de euros.

Un punto muy importante y que pasó casi inadvertido en su intervención fue que la ejecución de este proyecto permitiría construir unas nuevas cocheras para el tranvía en el entorno de Santa Justa, dado que en sus prisas electoralistas para construir la línea Monteseirín usó el subterfugio de “subsanar a posteriori” un supuesto error en el PGOU de 2006 y recalificó como terrenos “dotacionales con carácter de sistema de equipamiento” los suelos que estaban calificados en el Plan como residenciales en el Prado de San Sebastián.

Aquella argucia le permitió improvisar allí la construcción de las cocheras del tranvía, con todas las molestias de ruidos y olores desde la madrugada hasta altas horas de la noche para los vecinos. Estos, que contaron con el apoyo de Zoido cuando estaba en la oposición pero que luego los dejó vendidos cuando llegó a la Alcaldía, llevan envueltos desde hace nueve años en una batalla urbanística y jurídica contra el Ayuntamiento que recuerda a la ya librada, con éxito, contra la Biblioteca universitaria en la misma zona. Si los tribunales fallan a favor del vecindario, sería el fin de las cocheras y, por tanto, del tranvía, de ahí la necesidad política que tiene el Ayuntamiento de prolongar la línea hacia Santa Justa para llegar hasta suelos donde levantar unas cocheras alternativas para el caso de que perdiera el pleito.

A COSTE DE LOS ÁRBOLES

Zoido presupuestó en 76 millones el coste de prolongar la línea, que, entre otros, incluía un paso subterráneo en Ramón y Cajal para evitar un cruce con semáforos y una afección al tráfico rodado. Espadas, en sus comparecencias periodísticas, ha rebajado el coste a unos 40 millones, quizás porque en su afán de inaugurar la línea antes del final de su mandato quiere hacerla por la mediana arbolada (IU estimó en su día que esa solución suponía la eliminación de unos 208 árboles y arbustos, aunque a saber los que queden dado nuestro proverbial maltrato al patrimonio vegetal). En vez de quitarle carriles a los coches para prolongar el tranvía, quitamos el espacio de los árboles. Esta es la Sevilla sostenible signataria de la Agenda XXI.

Si sumamos los entre 73 y 93 millones ya gastados en el tranvía con los entre 40 y 76 millones de la nueva línea la factura ascendería a entre 113 y 169 millones de euros, cifra equivalente a entre la cuarta parte y un tercio de la cantidad por la que se adjudicó la primera línea de Metro (después, como suele ocurrir, hubo un sobrecoste de 196 millones).

 

Una vez más se pretende gastar el dinero en duplicar en superficie lo que ya está comunicado bajo tierra. Actualmente, en un día laborable, las estaciones de San Bernardo y Santa Justa están comunicadas por aproximadamente 200 trenes de Cercanías (100 en cada sentido) de las líneas C-1, C-4 y C-5 y que prestan servicio entre las 5:08 y las 23:41 horas. La frecuencia de paso está en una media de un tren cada 15 minutos, aunque en las horas-punta hay hasta siete trenes (paso de uno cada menos de 9 minutos). El tiempo de viaje es de 4 minutos (aunque los trenes de la C-4 emplean en torno a 20 porque el recorrido es distinto). El precio del billete sencillo es de 1,80 euros si no se aplican los descuentos que permiten abonos y tarjetas. Además, existe la ventaja añadida de que la estación de San Bernardo se comunica directamente con la del Metro.

A esta conexión directa que ya existe entre las dos estaciones y que se solaparía con la prolongación del tranvía hay que unir la que en superficie permiten al menos, salvo error u omisión, cuatro líneas de autobuses: la 28, C-1, C-2 y la del aeropuerto, pero los usuarios carecen de información combinada en los paneles luminosos de las paradas de Tussam (donde los haya) de los horarios ferroviarios y del autobús para optar por uno u otro en función del tiempo de paso. Si en último extremo se quiere que haya más frecuencia de paso entre una y otra estaciones, bastaría con incrementar el número de autobuses de Tussam o/y de trenes de Renfe, mediante un convenio con esta última, en vez de gastar entre 40 y 76 millones de euros en prolongar en superficie un tranvía para conectar lo que ya está conectado. Desde el punto de vista económico, ese gasto es difícilmente racional y justificable, por más que el dinero lo ponga la UE o el Ayuntamiento, ya que al fin y al cabo son fondos públicos.

LA ALTERNATIVA

Partiendo de la base de que a medida que el Ayuntamiento más prolongue el tranvía más coartada le dará a la Junta para que no construya nuevas líneas de Metro, si Espadas quiere extender aquél debería pensar en opciones que no supusiesen duplicar en superficie los trayectos que ya cubren el Metro y el Cercanías ferroviario. Por ejemplo: extenderlo por la Avenida de Hytasa hasta las cocheras del Metro. Podría así compartirlas con éste, , desmontar las del Prado y dar servicio al Cerro del Aguila y los polígonos industriales de Hytasa, Navisa y Su Eminencia.

O bien invertir los entre 40 y 76 millones de euros del tranvía en la compra de autobuses articulados ecológicos de 18 metros (tendría para entre 114 y 217 unidades) para mejorar el servicio que presta Tussam a los barrios más alejados del Centro.  En clave electoral, los políticos siempre hablan de los barrios, pero a la hora de la verdad destinan las inversiones a, como dijo Monteseirín, la “ciudad consolidada”.

 

Abril de 2016 deja 892 parados menos en Sevilla capital

El número total de desempleados es ahora de 83.049

 

El efecto de la Feria de Abril fue menor que el del año pasado

 

Mayor caída en la provincia, con 4.553 parados menos

 

El mes de abril de 2016 ha dejado 892 parados menos en Sevilla capital. Su número se queda ahora en 83.049, con lo que un mes más seguimos por encima de la barrera de los 80.000 desempleados, según los datos oficiales registrados en las oficinas del Servicio Andaluz de Empleo y difundidos por el Ministerio de Empleo y Seguridad Social, que dirige en funciones la onubense Fátima Báñez.

Abril es, tradicionalmente, uno de los tres meses del año en que suele bajar el paro en Sevilla capital, y en este 2016 se ha confirmado una vez más la tradición, aunque las cifras no han sido todo lo buenas que podría esperarse por el efecto combinado de la Feria, la mejora de la coyuntura económica y los récord turísticos que mes tras mes se vienen produciendo en la capital de Andalucía según diversas estadísticas.

Se ha pasado de 83.941 parados en marzo a los citados 83.049 en abril, lo que significa una reducción de 892 parados (-1,07%), que proporcionalmente es superada por la de la provincia, cuyos 234.287 desempleados han supuesto una caída del 1,91%.

El dato interanual, de abril de 2015 a abril de 2016, es más positivo, ya que en el último año transcurrido hay 2.147 parados menos (-2,52%) en la capital.

En cuanto a la evolución del desempleo durante el mandato de Espadas, desde su toma de posesión como alcalde el número de parados ha disminuido en 1.421 personas (-1,68%). En este sentido, ha tenido más suerte o acierto que Zoido, que llegó a la Alcaldía en mitad de la crisis económica y que pese a haber prometido que se convertiría en el alcalde del empleo, a la misma altura del mandato en que está actualmente Espadas se encontró con 9.163 parados más (+11,94%).

EFECTO DILUIDO
Abril, pues, ha sido un mes relativamente bueno para el empleo en la ciudad, pero al igual que ocurrió en marzo con la Semana Santa, este año la Feria no ha tenido el mismo impacto que se le atribuía en años anteriores.

Así, los 892 parados menos de este mes con Feria incluido han sido inferiores al mes de abril del año pasado, cuando el paro cayó en 1.779 personas (prácticamente el doble que ahora). También fueron mejores las estadísticas de abril de 2014, con 2.355 parados menos, y de 2013, con 1.376 desempleados menos.

Hay que remontarse a 2012, entonces con la crisis económica mucho más agudizada que ahora, para encontrar un descenso del paro en abril menos favorable que en éste de 2016, ya que la caída del desempleo benefició hace un cuatrienio a 624 personas, por las 892 de este año.

Por sexos, el descenso del paro ha beneficiado de nuevo tanto a hombres como a mujeres. Ahora hay 36.529 varones desempleados (-532) y 46.520 féminas (-360).

Por sectores, esta vez la caída del paro se ha dejado notar en todas las actividades productivas, cuando en marzo hubo un repunte en Agricultura y el colectivo Sin empleo anterior. La distribución en este mes de abril ha quedado de la siguiente manera: Agricultura, 1.451 parados (-31); Industria, 4.831 (-15); Construcción, 7.100 (-90); Servicios, 57.930 (-718), y colectivo Sin empleo anterior, 11.737 (-38).

 

GRUPOS DE EDAD

 

Los datos por grupos de edad reflejan la circunstancia de que el paro ha subido únicamente entre los más jóvenes y los más mayores, o sea en los dos extremos de la tabla. En todos los demás grupos ha habido un descenso, especialmente entre quienes cuentan de 25 a 34 años. A medida que la pirámide de edad va subiendo mengua el efecto de la caída del desempleo, de manera muy significativa a partir de los 50 años.

Los grupos de edad con mayor número de parados siguen siendo, como en el mes de marzo, aquellos comprendidos entre los 45 y los 49 años, donde hay 11.875 desempleados; y entre quienes tienen de 45 a 49 años, con 11.199 desempleados.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Si clasificamos los parados en tres grandes grupos, observamos que hay 24.064 (el 29% del total) con menos de 34 años; en la edad madura, entre 35 y 49 años, hay 32.385 (el 39%), y los mayores de 50 años son 26.600 (el 32%).

Por edades, la distribución del número de parados queda  en abril de 2016 de la siguiente forma: menores de 20 años, 1.339 desempleados (+ 19); entre 20 y 24 años, 5.846 (-98); entre 25 y 29 años, 8.126 (-210);  entre 30 y 34 años, 8.753 (-206); entre 35 y 39 años, 10.005 parados (-130); entre 40 y 44 años, 10.505 (-140); entre 45 y 49 años, 11.875 (-113);  entre 50 y 54 años, 11.199 parados (-2); entre 55 y 59 años, 9.401 (-22), y mayores de 59 años, 6.000 parados (+10).

 

DATOS DE LA PROVINCIA

 

En el conjunto de la provincia de Sevilla el mes de abril de 2016 deja 4.553 parados menos, ya que se ha pasado de los 238.840 desempleados de marzo a los actuales 234.287, cifra que supone un 1,91% menos y que, como dijimos anteriormente, proporcionalmente es mejor que la de la capital (su caída del paro es un 0,84% mayor).

La reducción del desempleo beneficia a casi el doble de hombres que de mujeres, ya que la distribución por sexos es la siguiente: 105.235 hombres parados (-3.005) y 129.052 mujeres (-1.548).

Por sectores, al igual que en la capital el desempleo baja en todos sin excepción, con los Servicios y la Agricultura acaparando tres cuartas partes de la reducción del número de parados. Queda de esta forma: Agricultura, 14.075 parados (-1.020); Industria, 16.774 (-342); Construcción, 25.597 (-718); Servicios, 149.713 (-2.363) y colectivo Sin empleo anterior, 28.128 (-110).

 

Espadas elige la opción “arboricida” para prolongar el tranvía a Santa Justa

POR LA MEDIANA

Discurriría por el parterre central de la avenida de San Francisco Javier y la calle Luis de Morales

 

VEGETACIÓN ELIMINADA

Hace 8 años se estimó que esta operación obligaría a eliminar más de 200 árboles y arbustos

 

RECHAZO

La patronal CES, la Cámara de Comercio e IU apostaron en tiempos de Monteseirín por la avenida de la Buhaira
El alcalde de Sevilla y exviceconsejero de Medio Ambiente, Juan Espadas, ha abogado durante la presentación de los nuevos autobuses de Tussam por prolongar la línea del tranvía desde el apeadero de San Bernardo a la estación de Santa Justa a través de la avenida de San Francisco Javier y la calle Luis de Morales en vez de por la avenida de la Buhaira. Recupera así la idea inicial de Monteseirín y Marchena y de la forma más barata posible: sacrificando más de 200 árboles y arbustos de la mediana de ambas vías públicas.
Juan Espadas ha confirmado en las últimas horas cuál va a ser su proyecto estrella: la prolongación de la línea del tranvía desde San Bernardo hasta Santa Justa, si cuenta con fondos europeos y créditos de la banca. Tanto en el acto de presentación de los nuevos autobuses de Tussam como en declaraciones a la Cadena SER, el alcalde ha abogado por utilizar para ello la mediana de la avenida de San Francisco Javier y la de la calle Luis de Morales, porque así se abarataría el coste de la obra, se beneficiaría al comercio de Nervión (Nervión Plaza, El Corte Inglés) y se reduciría el impacto en el distrito.

Según Espadas, si se utiliza el parterre central de ambas vías públicas se abarataría el coste de los trabajos al no tener que sortear dificultades y se atendería a una población mayor al pasar por la zona comercial de Nervión.

El alcalde confía en licitar el proyecto a finales del año en curso o principios del siguiente, con lo cual podría dar tiempo incluso a inaugurar la prolongación del tranvía a finales de su mandato. Para ello precisa de subvenciones de la Unión Europea, que probablemente debería complementar con fondos propios municipales o préstamos bancarios.

La idea de Espadas consiste en una segunda prolongación, desde la estación de Santa Justa hasta el aeropuerto, un proyecto lanzado por el grupo político Ciudadanos, que votó a favor de los Presupuestos municipales a cambio de, entre otras condiciones, el respaldo del alcalde al mismo.

 

OMISIÓN VERDE

 

Espadas, que fue viceconsejero de Medio Ambiente de la Junta de Andalucía, ha omitido decir que su solución más barata obliga a sacrificar más de 200 árboles y arbustos de la mediana de San Francisco Javier y de Luis de Morales, según la estimación realizada hace ocho años por el grupo de IU, que rechazó esta opción cuando ya la plantearon Monteseirín en sus tiempos de alcalde y su hombre fuerte, Manuel Marchena.

 

 

 

 

Por entonces estaba aún reciente la enorme polémica ciudadana por la tala de árboles perpetrada por Monteseirín con el fin de construir la línea del tranvía entre el Prado y la Plaza Nueva y pseudo peatonalizar una Avenida convertida desde entonces en un caos circulatorio, donde se cruzan el tranvía, los coches de caballo, los ciclistas, los patinadores y los peatones.

No sólo IU. También la Confederación de Empresarios de Sevilla (CES) y la Cámara de Comercio se decantaron por la opción alternativa de la avenida de la Buhaira, sin ‘a priori’ tantos problemas ecológicos y sin tanto tráfico de autobuses como el que se registra en San Francisco Javier y Luis de Morales.

 

LA ALTERNATIVA

A principios de junio de 2008, el entonces primer teniente de alcalde y portavoz de IU, Rodrigo Torrijos, presentó a los medios de comunicación el trazado por la avenida de la Buhaira como alternativa al de San Francisco Javier-Luis de Morales que propugnaba el PSOE, al igual que ahora Espadas. Según Torrijos, la opción de la Buhaira suponía un ahorro muy importante para la ciudad. «La Corporación Local -declaró entonces- es víctima de la crisis económica y no queremos que se condicione la capacidad inversora del Ayuntamiento a un solo proyecto».

Con la alternativa de  la avenida de la Buhaira se recuperaba, a juicio de IU,  la unidad del parque, por el que sólo podrían transitar el tranvía y las bicicletas. El tranvía recorrería las avenidas de la Buhaira, Luis Montoto, Kansas City y la calle Pablo Picasso. En el triángulo que forman estas tres últimas vías, el tranvía podría tener un solo carril.

Torrijos destacó numerosas ventajas de su trazado, como el ahorro del «costosísimo» paso inferior de San Francisco Javier con Diego Martínez Barrio. Esta solución, planteada para permitir que el tranvía girara, no sería necesaria si discurría por la Buhaira, ya que la máquina entraría en Doctor Ordóñez de la Barrera y saldría en el sentido contrario para enfilar la Buhaira.

El entonces primer teniente de alcalde aseguró que esta opción evitaba la duplicidad de autobús y tranvía por San Francisco Javier, permitía el establecimiento de las plataformas reservadas para el bus tanto en esa vía como en Luis de Morales, zona «pensada -señaló- como gran ronda urbana», y preservaba la filosofía de vincular el tranvía a zonas peatonales o semipeatonales.

Además, defendió que con el trazado alternativo se permitía un acceso «fácil y cómodo» del peatón al apeadero de San Bernardo, al metro, al tranvía, a la bici, al tren y al autobús, sin necesidad de atravesar tráfico urbano. Y también en defensa del proyecto agregó que no afectaba a los aparcamientos proyectados en la zona sin quitar aparcamientos en superficie ni vegetación (unos 208 árboles).

No obstante, reconoció que su opción podía tener algún «punto oscuro» que la hiciera  menos eficiente como factor de movilidad, al transcurrir  por una zona con menos densidad poblacional. Por ello, añadió que ambas fórmulas tendrían que estudiarse con detenimiento y que para renunciar al recorrido de la Buhaira «se nos tendrá que demostrar -aseveró- que el actual trazado (el propuesto por el PSOE) es más útil y eficiente».

El Altadis de Espadas

El alcalde recalificará suelo industrial del puerto para uso terciario como el que necesita Sevilla Park

Espadas y el PSOE se opusieron a una operación similar en Altadis por el exceso de zonas comerciales en la ciudad

 

El pasado 28 de abril de 2016, el Ayuntamiento anunció un acuerdo con la Autoridad Portuaria para la reordenación urbanística de 465.622 m2 en torno a la dársena del Batán, con el fin de “favorecer -decía- la interacción puerto-ciudad, que recoge ya el necesario desmantelamiento y traslado de las instalaciones de CLH y que cumpla con la normativa urbanística”.

Según los términos del acuerdo, el actual suelo industrial se va a recalificar de la siguiente forma:

-Una franja de 89.244 m2 paralela al río quedará para zona verde y equipamientos (veremos en qué proporción).

-Para viario se destinarán 81.256 m2.

-Un área de 112.781 m2, delimitada por la Avenida Juan Pablo II y la Carretera de la Esclusa, será suelo terciario (comercios, hoteles, oficinas), predestinado para Sevilla Park, que ahora pasaría de la “primera línea de playa” frente al río a la segunda. El proyecto consiste en crear el mayor centro comercial de Andalucía en este fondo de saco, aunque se haya camuflado detrás de un auditorio para macroconciertos y se colapse el puente de las Delicias.

-Y lo que queda al Sur de las dos zonas aprovechables anteriores, hasta la dársena del Batán, son 195.370 m2, que se destinarán a usos industriales, logísticos y portuarios.

En resumen, donde había 465.622 m2 para albergar proyectos industriales sólo se dejarán con el mismo uso 195.370 m2, un 58% menos.

DONDE DIJE DIEGO…..

 

Cuando en el mandato anterior el gobierno del PP que presidía Zoido decidió, como ahora hace Espadas en el puerto, modificar el PGOU con el fin de recalificar los suelos industriales de Altadis (sitos a escasos centenares de metros río arriba y en la misma margen derecha)  como de uso terciario y de interés público y social, Espadas declaró lo siguiente:

“El uso principal de la parcela vuelve a ser terciario, para zonas comerciales, de hostelería y hoteles. Y tendremos, si Zoido sigue con sus planes, una sobrecarga de esos espacios en la zona central de la ciudad.  A los centros comerciales y de hostelería ya existentes se añadirían la Gavidia, Altadis, la torre Pelli cuando se ponga en funcionamiento, el mercado de la Puerta de la Carne, las naves del Barranco….”.

Las declaraciones de Espadas iban en línea con las alegaciones de su partido, el PSOE, al convenio previo del Ayuntamiento con Altadis, en estos términos: “El desarrollo por parte de grandes empresas de determinados suelos terciarios que se está produciendo en la ciudad está teniendo ya efectos negativos sobre pequeños empresarios. Los desarrollos presentes y futuros de planeamiento para actividades terciarias en diversos lugares de la ciudad como Higuerón, Tablada, el proyecto Sevilla Park del Puerto de Sevilla, mercados de la Puerta de la Carne y de naves del Barranco, Gavidia, Ikea, exigen de un estudio global detenido para impedir que estas actividades limiten las que puedan desarrollar las pequeñas empresas. Por ello es necesario realizar ya dicho estudio, antes de proceder a más recalificaciones de suelo”.

 

…DIGO DIEGO

 

Esto es lo que decían Espadas y el PSOE hace algo más de un año, cuando aún se hallaban en la oposición: antes de proceder a más recalificaciones de suelo (para pasarlos a terciarios) hay que hacer un estudio global del impacto de estas políticas urbanísticas.

Pues bien, ¿dónde está ese estudio previo? Ahora, una vez en el gobierno municipal, Espadas decide hacer lo contrario de lo que propugnaba en la oposición e impulsa una recalificación en el puerto que permita sumar a la ya enorme oferta existente en Sevilla 112.781 m2 de superficie terciaria más, a la que ya veremos con qué edificabilidad y con qué alturas máximas.

No tiene tampoco en cuenta Espadas, a pesar de que fue consejero de Vivienda y Ordenación del Territorio y viceconsejero de Medio Ambiente, lo que se dice en la memoria del Plan de Ordenación del Territorio de la Aglomeración Urbana de Sevilla (POTAUS): “El Plan parte de la constatación de la abundante oferta de grandes superficies comerciales en la aglomeración urbana, por lo que se apuesta por su reorientación hacia implantaciones de menor tamaño que permitan una mejor integración en las tramas urbanas de la ciudad existente”.

 

OFERTA MULTIPLICADA

 

Desde la redacción del POTAUS y las alegaciones del PSOE contrarias a que Zoido recalificara el suelo industrial de Altadis como terciario y de uso público e interés social, se ha puesto en servicio la torre Pelli, que con sus edificios Podio añade 103.000 m2 más de edificabilidad terciaria, y la inmobiliaria Lar España Real Estate ha  comprado una parcela de más de 123.000 m2 en la prolongación de la Avenida de la Raza, a escasa distancia por tanto de la dársena del Batán, para construir el que anuncia como el mayor centro comercial de Sevilla, con lo que en una distancia de pocos kilómetros nos podremos encontrar en la margen derecha del río con el complejo de la torre Pelli, Altadis, Sevilla Park y Palmas Altas Norte. ¿Hay quien dé más?

Si algo abunda en Sevilla es suelo terciario para comercios, hoteles y oficinas; y si algo faltan son industrias que creen empleo estable y de calidad en una ciudad con más de 80.000 parados desde hace cuatro años y medio, como exigieron en octubre de 2015 la patronal CES y los sindicatos UGT y CCOO en unas Jornadas con su correspondiente manifiesto (Sevilla enclave industrial) y que contó con la presencia y el apoyo del alcalde.

Allí, con el asentimiento de Espadas,  se dijo que Sevilla necesita un crecimiento industrial “porque la crisis ha sido mejor soportada donde existe una industria potente, que ha servido de sostén frente a los embates de una economía especulativa”. Y también que la debilidad industrial de la ciudad contrasta con un “incremento desproporcionado de la terciarización, de forma que el sector servicios satura la demanda y lo que produce es poco peso en cuanto al valor añadido, más precariedad y más desempleo”.

 

RECALIFICACIÓN

 

Eso que denunciaban la patronal y los sindicatos es justamente lo que anuncia ahora Espadas que va a hacer al recalificar suelo industrial del puerto como terciario, justo cuando más empresas están pugnando por radicarse allí y en las instalaciones de los antiguos astilleros, con lo que hace lo contrario de lo que preconizaba para Altadis cuando se hallaba en la oposición y también hasta hace pocos meses.

Recién aterrizado en la Alcaldía (julio 2015), Espadas declaraba sobre la abandonada fábrica de tabacos en Los Remedios lo siguiente: “Hay que crear en Altadis un espacio de tecnología y emprendimiento. Vamos a lograr que ese suelo no sea un suelo comercial más, sino un espacio emblemático de innovación y tecnología”. Un espacio que luego ofreció  para sede de la Singularity University.

El alcalde debería explicar a la Comisión de Seguimiento del PGOU, al Pleno municipal y a la opinión pública sus bandazos urbanísticos y por qué lo que según él no se podía hacer en Altadis (recalificación para uso terciario) sí se puede hacer en el 58% de la dársena del Batán; y lo que se debería hacer en Altadis (centros tecnológicos y de innovación), ha de limitarse, potencialmente, a sólo el 42% de ese área portuaria, cuando Sevilla está saturada de comercios y lo que necesita son industrias innovadoras.

 

LOS SEÑUELOS

 

Con el caramelo de crear una franja verde paralela al río se recalifica como terciario el suelo que ocupa CLH para que con su venta más que probablemente a Sevilla Park le salga gratis el traslado de sus depósitos de carburante a otra zona (el pelotazo urbanístico pagará la reubicación, al igual que hizo Monteseirín con la Cruzcampo y Abengoa) y de paso el puerto se lleve también su buen bocado del pastel recalificado y vea alborozado cómo, según ha reconocido el propio Espadas, esta operación le prepara el escenario para su siguiente recalificación: las naves de la avenida de la Raza.

La Autoridad Portuaria ya no piensa aquí como un operador portuario, logístico e industrial, sino como un operador inmobiliario y comercial, en línea con lo que hizo el Ministerio de Defensa con sus cuarteles y suelos militares. El gran negocio estará en las recalificaciones, no en los barcos.

El alcalde ha recordado que el PGOU vigente recoge el desmantelamiento de los depósitos de carburante de CLH (llevarían ocho años fuera de ordenación) pero que él no ha querido generar “una reubicación traumática” (¿?), de lo cual se infiere que podría haberla impulsado y haber mantenido el uso del Batán como industrial para atraer nuevas industrias y centros tecnológicos (¿no se hablaba acaso en el PGOU de convertir esa zona en el distrito arroba de Sevilla, a imagen y semejanza de Barcelona?) a nuestra ciudad en vez de propiciar más centros comerciales.

Pero, claro, sin la recalificación no harán negocio CLH, Sevilla Park y la Autoridad Portuaria, una recalificación que se presenta ante la opinión pública como la “interacción  puerto-ciudad”.

Y ahora ya sabemos cuál es el modelo de ciudad de Espadas: más de lo mismo.

 

El “referéndum” sobre la Feria de Abril

 

El alcalde de Sevilla, Juan Espadas, en cumplimiento de su promesa electoral, llevará al próximo Pleno una moción en pro de que se someta a consulta de los sevillanos en fecha aún indeterminada estas dos cuestiones relativas a la Feria:

1)¿Está de acuerdo en que la Feria de Abril de 2017 comience en la noche del sábado 19 de abril, con el tradicional alumbrado de la portada, y finalice el sábado 6 de mayo a las 24 horas con los fuegos artificiales, contando además con los días 30 de abril y 1 de mayo como días festivos?

2) ¿Está de acuerdo con que la Feria de Abril cuente siempre con un día festivo de carácter nacional , autonómico o local?

Aunque en términos coloquiales se habla de un referéndum sobre la Feria, técnica y jurídicamente se trata de una consulta popular, pero en la práctica es como si Espadas movilizara todo el aparato jurídico, administrativo y de seguridad más las infraestructuras que habitualmente se movilizan para la celebración de unas elecciones generales en Sevilla capital.
EXIGENCIAS LEGALES

Y es que pese a los avances tecnológicos, que teóricamente permitirían realizar esta consulta vía Internet mediante el voto electrónico, el alcalde se remite a lo dispuesto en la Ley 2/2001, de 3 de mayo, Reguladora de las Consultas Populares en Andalucía (Boja Nº 59, de 24 de mayo de 2001), que obliga al equivalente a la celebración de unas elecciones y al cumplimiento de unos farragosos -y no precisamente cortos-  procedimientos administrativos, que han de ser aprobados en última instancia por el Gobierno de la nación con la intermediación de la Junta de Andalucía.

Dada la tradición garantista de nuestro ordenamiento jurídico, el Parlamento andaluz aprobó hace 15 años, cuando Internet aún no estaba tan desarrollado, esta norma con una gran cantidad de exigencias para, según se dice en la exposición de motivos, velar por la transparencia y objetividad de los procesos que se sometan a consulta, de ahí la obligación de activar la Junta Electoral de Andalucía y la de Zona y las mesas electorales.

Y no se sabe qué sería más complicado, si celebrar el equivalente a un día más de elecciones en Sevilla, por si no hubiéramos tenido ya suficiente con las del 20 de diciembre y las probables del próximo 26 de junio, o contar con un sistema más ágil y menos garantista, a la luz de las experiencias previas y proyectadas en otras ciudades.

 

LA DIAGONAL DE BARCELONA

A mediados de mayo de 2010, el Ayuntamiento de Barcelona organizó una consulta sobre la Diagonal, que salvando las distancias equivaldría a nuestra Avenida de la Constitución. Planteó tres opciones: A) La favorita del entonces alcalde, el socialista Jordi Hereu, de convertirla en un bulevar; B) Convertirla en una rambla; y C) Dejarla como estaba y no tocarla.

El censo electoral lo componían 1.414.783 barceloneses, pero sólo votaron 172.179 (el 12,17%). Ganó de forma abrumadora (137.474 votos, el 79,84% de los emitidos) la opción C, de dejarla como estaba. Fue un fracaso para los planes reurbanizadores del Ayuntamiento, que se saldó con la destitución del primer teniente de alcalde. Fracaso político además de fracaso organizativo. Se podía votar de forma presencial, como habría que hacerlo en Sevilla, y también por Internet y a lo largo de seis días y no en una sola jornada, como se plantea en nuestra ciudad.

El mecanismo de identificación se basaba en el número del DNI y la fecha de nacimiento, que se enviaban por SMS. El votante recibía un código de autentificación para que pudiera introducirse en la pantalla de votación. Los problemas con el sistema, que no se probó previamente, impidieron votar a centenares de personas ya el primer día, incluido el propio alcalde, que fingió ante las cámaras de televisión que había podido emitir su sufragio con normalidad para ocultar las incidencias. Hubo suplantaciones de personalidad, como la del líder del PP municipal (alguien votó en su nombre) y el de CiU sólo consiguió votar tras siete intentos fallidos.

 

VELADORES DE PALMA

 

Más recientemente (diciembre de 2015) tenemos noticia de la consulta popular celebrada en Palma de Mallorca sobre las terrazas de veladores en el Paseo del Borne, un tema éste que suscitaba en la capital de las Baleares tanta polémica como en Sevilla, donde no se le ha ocurrido a Espadas someterlo a “referéndum” en el mismo paquete del de la Feria. El Ayuntamiento planteó las siguientes preguntas: 1) ¿Quieres terrazas en el Paseo del Borne?; 2) En caso de que hubiera terrazas, ¿dónde las quieres situadas: en el centro, en la zona lateral para peatones o no tienes preferencias?.

Podían votar a través de la página web del Ayuntamiento los residentes en Palma que dispusieran de tarjeta ciudadana, un título unipersonal que sirve para pagar el autobús con tarifa reducida y como identificador de los palmesanos a la hora de obtener el certificado de residencia para viajes y para acceder a Bicipalma (el equivalente aquí a las bicicletas de Sevici). A pesar de que el censo electoral de Palma estaba compuesto por más de 283.000 personas, sólo votaron 15.655  (el 5,53%), de las que 11.869 lo hicieron a favor de los veladores y 2.854 en contra (hubo 932 sufragios no válidos por respuestas incompletas).

 

REPSOL EN MÁLAGA

 

Para no ser menos que Espadas, su colega del eje Sevilla-Málaga, Francisco de la Torre, constituyó el pasado 18 de abril en el Ayuntamiento malagueño una mesa de trabajo para la organización de una consulta ciudadana en la que se decida el futuro de los antiguos terrenos  de Repsol. Se preguntará sobre tres propuestas (las de PP, C´s y la izquierda), previo acuerdo de un Pleno a celebrar en septiembre, con campaña informativa en octubre y votación en noviembre.

La consulta duraría diez días  y podrían participar los empadronados mayores de 16 años tanto de forma presencial a través de las OMAC (especie de oficinas de atención a los ciudadanos) como por Internet.

Así pues, al contrario que Espadas, Málaga no se va a remitir a la Ley andaluza para celebrar su propia consulta popular, con lo que de paso se ahorra pedir permiso a la Junta y al aún inexistente Gobierno de la nación.

LA FACTURA

Si se celebran elecciones el 26 de junio, la fecha más probable de constitución de las Cortes sería el 20 de julio, y a partir de ahí se vería si se forma y cuándo el Gobierno que tendría que autorizarle a Espadas su “referéndum” sobre la Feria. No parece oportuno en todo caso que esa solicitud se plantee en pleno verano, sino al regreso de las vacaciones, por lo que con la cantidad de plazos administrativos que habría que superar la consulta podría diferirse hasta finales del año en curso.

Si Espadas insiste en seguir la vía de la ley 2/2001, de 3 de mayo, ésta impone que el Ayuntamiento corra con todos los gastos de organización de la jornada “electoral”, que habría de celebrarse con los requisitos habituales desde las 9 de la mañana a las 8 de la tarde, con sus correspondientes papeletas de votación, recuento de votos y demás.

¿Cuánto dinero puede costarle al Ayuntamiento organizar una consulta popular sobre la fecha de la Feria cuando el posible cambio de la misma sólo serviría para el año 2017 y tendría un carácter de mero ensayo, reversible en caso de que no funcionara la experiencia? ¿Se justifica ese gasto? Una cosa es organizar un asequible “referéndum” mediante voto electrónico por Interneta través de la web municipal, sin más pretensiones, y otra muy diferente movilizar todo el aparato del Estado en una jornada electoral a un coste de decenas de miles de euros, un dinero que podría destinarse a necesidades más perentorias en una ciudad con más de 80.000 parados desde hace años.

Quizás sea más útil, conveniente y barato que los sevillanos, aun agradeciendo la buena intención de Espadas,  deleguen su voto en el alcalde para que sea él quien decida. Al fin y al cabo, para eso fue elegido.

La UTE del mercado de la Puerta de la Carne pide que se revise la concesión

El proyecto de conversión del antiguo mercado de la Puerta de la Carne en un mercado gourmet dotado de una zona de uso cultural, fundamentalmente para exposiciones artísticas, pende de un hilo por el sobrecoste de las obras estimadas inicialmente ante el pésimo estado en que se halla la estructura, con evidente riesgo de colapso, por lo que el grupo promotor quiere que el Ayuntamiento revise las condiciones del acuerdo.

El próximo mes de mayo se cumplirán dos años desde la adjudicación por parte del gobierno de Zoido de la explotación del antiguo mercado de la Puerta de la Carne, cuya conversión en un Centro Pompidou a la sevillana había prometido durante la campaña electoral, a una Unión Temporal de Empresas o UTE por un plazo de 35 años y con el objeto de que lo transforme en un mercado gourmet similar a los existentes en Madrid y Barcelona y complementado con tiendas y un espacio cultural.

La UTE adjudicataria está compuesta por una parte por Invesport 2010 (participada al 50% por Pedro Gómez y Jesús León), que tiene el 97% del proyecto; y, por otra, por Consultores Asociados, Factoría de Ideas, Iberoamericana de Exposición y Lolejoit, que entre todos ostentan el 3% restante.

En virtud del contrato firmado con el Ayuntamiento, la UTE ha de pagar un canon anual que se va incrementando progresivamente a medida que pasan los años, desde los 18.000 euros iniciales hasta los 234.000 de la fase final (la concesión acabaría en torno al año 2050).

La UTE, según ha podido saber Viva Sevilla, ha planteado al Ayuntamiento una revisión de los términos del contrato y del canon a pagar, por varias razones. La principal es el estado en que se encuentra el edificio, muchísimo peor de lo esperado, hasta el punto de que sus estructuras corren el riesgo de desplomarse. El hormigón se ha ido disgregando con el paso del tiempo y el acero dulce al que recubre se ha oxidado y exfoliado casi por completo.

Por tanto, los costes de la rehabilitación se han disparado, hasta el punto de que se han diseñado una veintena de actuaciones diferentes para tratar de solucionar el gravísimo problema estructural existente. A ello hay que unir el cambio de orientación pedido por el Ayuntamiento tras la toma de posesión de Espadas como alcalde. El nuevo gobierno local quiere que el de la Puerta de la Carne sea menos mercado gourmet que con Zoido y más centro cultural con Espadas, para que se note la impronta y diferente concepción de cada uno de los alcaldes, el del PP y el del PSOE.

 

SUPERFICIE AMPLIADA

 

Tanto por la exigencia de Espadas como por la necesidad de liberar de cargas la cubierta de un edificio en tan delicado estado y no colocar encima ningún tipo de maquinaria (por ejemplo, el habitual sistema del aire acondicionado), la UTE ha tenido que ampliar a más de mil metros cuadrados la superficie del sótano, una decisión que también le ha creado problemas con la Comisión de Patrimonio por supuesta extralimitación de la parcela catastral.

Asimismo, ha habido que proceder a limpiar y retirar los añadidos que se habían ido realizando a los puestos del mercado, amén de restos, escombros, suciedad…. y colocar una protección mallada alrededor del inmueble para evitar cualquier tipo de riesgo para los viandantes.

Por todo ello, el proyecto no ha hecho más que encarecerse y se ha pasado de los 3,5 millones de euros estimados inicialmente a más de 4 millones después y,ahora, a unos 7,5 millones, sin que en paralelo en estos dos años los promotores hayan obtenido ingreso alguno, de ahí su planteamiento de que se revisen los términos de la concesión. El Ayuntamiento no ha dado aún una respuesta definitiva.

 

El Ayuntamiento recuerda que está a 

expensas del dictamen de Patrimonio

 
El gobierno municipal ha reconocido, a preguntas de Viva Sevilla, el incremento de costes del proyecto de rehabilitación del antiguo mercado de la Puerta de la Carne, pero también que cualquier nuevo acuerdo sobre el mismo está supeditado a la aprobación, aún no lograda, por parte de la Comisión Provincial de Patrimonio.

“El proyecto para la recuperación y puesta en uso de la Puerta de la Carne ha experimentado sensibles modificaciones en los últimos meses que suponen un aumento de la inversión por parte del promotor, una mayor protección de los elementos arquitectónicos y  un incremento del espacio dedicado a usos culturales y sociales. Durante estos últimos meses ha ido avanzando en su tramitación”, asevera un portavoz del Ayuntamiento.

No obstante, también recuerda que el proyecto técnico “está condicionado por el informe de la Comisión Provincial de Patrimonio, en cuyo seno se ha producido un intenso debate en torno a la ponencia que existía”.

Según el Consistorio, en la Comisión de Patrimonio no se ha aprobado un informe desfavorable para el proyecto, sino que ha quedado todo aplazado a una próxima reunión. Este informe y las exigencias que de él se deriven serán determinantes para el futuro del proyecto.