El PSOE mantendría la provincia pero cediendo un escaño a Ciudadanos

El partido naranja subiría cinco puntos, como en la capital, y lograría un diputado más

El PP, Podemos e IU repetirían el resultado de las autonómicas de hace dos años

Una candidatura conjunta de Podemos e IU no sumaría en escaños y restaría en votos

 

La provincia de Sevilla volvería a ser el feudo del PSOE andaluz si ahora se celebrasen elecciones autonómicas, aunque en menor proporción que en marzo de 2015, ya que perdería un escaño de sus ocho actuales en beneficio de su socio de investidura, Ciudadanos, que pasaría de dos a tres y sería el único partido, junto con IU, que ganaría votos (más de cinco puntos). El resto de formaciones (PP, Podemos e IU) mantendrían las mismas actas de diputado que hace dos años, según un nuevo sondeo realizado por SW Demoscopia para Viva Sevilla entre el 9 y el 20 de junio.

Por tanto, Ciudadanos confirmaría en el conjunto de la provincia un similar crecimiento en votos (+5,05% en este caso) que ya se detectó en la capital, aunque su traducción en representación política sería menor, ya que mientras en la metrópoli obtendría dos nuevos concejales, en la provincia tendría sólo un diputado más y pasaría de dos a tres, con un 14,2% de los sufragios (logró un 9,15% hace dos años).

El partido que más votos y más representación pierde es el PSOE de Susana Díaz, aunque su hegemonía en la provincia no está en peligro. En dos años se deja un 2,17% de sus sufragios (pasaría del 38,07% al 35,9%) y un diputado, que le fagocita el partido naranja de Juan Marín.

El PP, pese a la lucha fratricida que se ha producido en su seno durante estos dos años hasta el triunfo de los críticos de Virginia Pérez sobre los oficialistas de Juan Bueno, se mantiene relativamente estable en el conjunto de la provincia, con la pérdida de tan sólo 0,85 puntos, lo que le basta para conservar sus cuatro diputados actuales (pasaría de un 21,95% de los votos emitidos a un 21,1%).

En similar situación se halla Podemos, que perdería un punto (del 16,6% al 15,6% de los sufragios) y mantendría sus tres escaños actuales. La foto prácticamente fija se repite en el caso de Izquierda Unida, única formación junto con Cs, que ganaría en votos, pero tan sólo ocho centésimas, que no le sirven para mejorar la única acta de diputado que actualmente ostenta.

 

CONJUNCIÓN DE LA IZQUIERDA

 

En el sondeo se ha introducido una variante en comparación con el escenario político de marzo de 2015: la posibilidad de que concurran  juntos, como Unidos Podemos, Izquierda Unida y la formación morada que en Andalucía lidera Teresa Rodríguez.

Pues bien, la asignación en número de escaños en comparación con el resultado que refleja el sondeo para una concurrencia electoral por separado no variaría y todo quedaría igual, ya que la conjunción de la izquierda obtendría el mismo resultado de 3+1, igual a 4 escaños (actualmente 3 de Podemos y 1, de Izquierda Unida).

Paradójicamente, Unidos Podemos sí obtendría menos votos (21,6%) que IU y Podemos cada uno por separado (sumarían el 22,7%), concretamente un 1,10% menos, en beneficio del PSOE (0,5% más) y del PP (0,8% más), mientras que Ciudadanos perdería dos décimas. Estos datos reflejan que una confluencia Iu+Podemos en la provincia de Sevilla provocaría una mayor movilización de los votantes potenciales del PSOE y aún más de los del PP y que ese mayor grado de polarización afectaría, pero mínimamente, a Ciudadanos.

 

CARACTERÍSTICAS

 

El sondeo demuestra la diferencia que todavía existe entre la percepción que se tiene de los partidos en Sevilla capital y en el conjunto de la provincia. Si Ciudadanos ganaba en tres categorías en la metrópoli y era visto como el partido más de centro, más útil y más inspirador de confianza, son en el ámbito provincial los socialistas quienes obtienen mejor percepción, ya que el PSOE es considerado el más útil (29,7% de los votantes), inspirador de mayor confianza (31,7%), necesario (29,8%) y cumplidor de sus promesas (36%).

Ciudadanos, por su parte, es percibido como el partido más centrista (60,6%); Podemos, como el más populista (46,3%), y el PP, al igual que en la capital, como el más corrupto (53,3%). Un dato significativo es que un 11,5% de los propios votantes del PP consideran a este partido como el más corrupto de todos, mientras que en el PSOE esa proporción baja hasta casi la mitad: un 6% de sus votantes le atribuyen tal condición.

LÍDERES

Otro rasgo diferencial entre Sevilla capital y su provincia es el mayor grado de conocimiento en esta última de los líderes políticos regionales, en todos y cada uno de los casos y sean del partido que sean.

La trianera Susana Díaz es conocida por el 96,4% de los electores provinciales (una décima más que en la capital); el segundo lugar vuelve a ocuparlo la líder de Podemos, la gaditana Teresa Rodríguez, con el 69,5% (4,1 puntos más que en la capital); el tercer puesto es para el líder del PP (A), Juanma Moreno, con el 66,7% (4,2 puntos más que en la metrópoli); le sigue el líder de IU, Antonio Maíllo, con el 60,4% (6,4 puntos más que en la capital), y cierra la clasificación el líder de Ciudadanos, Juan Marín, con el 53,5% (7,6 puntos más que en la gran urbe).

A este mayor grado de conocimiento se corresponde también una mejor valoración en algunas décimas que en la metrópoli, si bien no es suficiente como para que alguno de ellos obtenga el aprobado. La líder más valorada es Susana Díaz, con 4,36 puntos y superando a Antonio Maíllo, que es más valorado en la capital que en la provincia. El líder regional de IU es el segundo político más considerado en el conjunto de los municipios, con un 4,25. Le siguen Juan Marín (Ciudadanos), con 4,12 puntos; Teresa Rodríguez (Podemos), con un 3,85 y, en último lugar, al igual que en la metrópoli pero con tres décimas más, el líder del PP, Juanma Moreno, con 3,78 puntos.

Todos los líderes obtienen mayor porcentaje de valoración negativa que positiva, factor que explica que ninguno obtenga globalmente un aprobado. Al igual que vimos en Sevilla capital, Teresa Rodríguez polariza opiniones en un extremo y otro: obtiene las valoraciones más negativas (un 49,1%) y se queda a sólo cinco décimas de Susana Díaz como líder con más valoración positiva. La actual presidenta de la Junta recibe un 19,8% y la portavoz morada, un 19,3%. Por su parte, Juan Marín es quien reúne mayor proporción de valoración neutra (un 48,1%). Antonio Maíllo, por su parte, obtiene un 19,1% de valoraciones favorables.

Un pacto de investidura nada útil
Más de dos tercios de los sevillanos del conjunto de la provincia (concretamente el 69,7% del total) conocen que el PSOE de Susana Díaz gobierna en Andalucía merced al pacto de investidura firmado con el partido naranja que lidera Juan Marín, pero más de la mitad no otorga ninguna utilidad a dicho acuerdo.

Así, el 52,8% estima que el pacto PSOE/Ciudadanos no tiene ninguna utilidad; un 21,1% piensa de forma positiva al respecto  y un 26,1% le atribuyen alguna utilidad.

Las opiniones negativas se reparten prácticamente por igual entre hombres y mujeres. Son más benevolentes respecto del pacto de investidura los mayores de 65 años (el 28,4%), además de quienes carecen de estudios (un 34,5%) y los autónomos (un 30,4%).

También parece lógico que lo enjuicien favorablemente la mayoría de votantes de los dos partidos signatarios del acuerdo: el 38,7% de los votantes del PSOE y el 35,3% de los de Ciudadanos. Quienes opinan de forma más negativa son los votantes de Podemos (82,2% en contra), PP (69,5%) e Izquierda Unida (61,1%).

 

La corrupción, el mayor problema andaluz tras el paro

 

Con 818.763 andaluces inscritos aún en las oficinas del Servicio Andaluz de Empleo (antiguo Inem) en demanda de un trabajo según la última estadística oficial  correspondiente al pasado mes de junio, es habitual que en los sondeos aparezca el paro como primer problema de Andalucía, y así también lo reflejan los sevillanos del conjunto de la provincia en la encuesta de SW Demoscopia: un 69,3% comparten la misma opinión.

Al margen de este problema estructural de nuestra región, los sevillanos señalan como el siguiente de Andalucía la corrupción (un 7,3%), como demostración de lo que han calado en la opinión pública las reiteradas noticias sobre casos como el de los ERE y otros en nuestra comunidad autónoma.

Los tres siguientes problemas pueden vincularse directamente al ámbito competencial de la Junta de Andalucía: la educación en general (6,2%), la sanidad (4,9%) y el polémico Impuesto sobre Sucesiones y Donaciones, señalado por un 4% de los sevillanos y a poca distancia, pues, de la situación de la sanidad pública.

 

Un Fab Lab en la Gavidia

Hay que preguntarse si Sevilla necesita un nuevo gimnasio u hotel en la antigua comisaría

Barcelona, Lyon y otras ciudades están apostando por Fab Lab o centros de fabricación digital

 

El alcalde Espadas, tras haber mantenido una reunión con los portavoces de los grupos municipales para abordar una “hoja de ruta” al respecto a cumplir en los próximos dos años de mandato municipal, ha revelado que el futuro de la antigua comisaría de la Gavidia se decidirá por concurso público, y ha hecho un llamamiento a que quien tenga un proyecto, que lo ponga ya encima de la mesa, pero con un estudio de viabilidad económica y con un plan de financiación “porque -ha aseverado- no estamos en el punto de las ideas ocurrentes sin más”.

Hasta ahora, el Ayuntamiento tiene cuatro propuestas, a saber:

 

1.- Una, de la empresa Forus, de convertirlo en un gimnasio que sirva para practicar deporte y hábitos de vida saludable. ¿Necesita la ciudad de más instalaciones de este tipo cuando el propio Ayuntamiento cedió la no tan lejana estación de Cádiz para que albergue a partir de la próxima primavera el que será el mayor gimnasio de Andalucía, el cual contará con 7.500 m2 bajo techo y podrá atender una demanda de 7.000 usuarios?

2.- Un hotel promovido por el grupo Mandarin Oriental.

 

3.- Otro hotel, promovido en este caso por el grupo Barceló, que para hacer más atractiva su oferta rehabilitaría a su cargo la antigua iglesia del convento de San Hermenegildo, otrora sede del Parlamento de Andalucía, para su conversión en sala de exposiciones, con asunción de los costes de mantenimiento. No es de extrañar que sea ésta la idea que más entusiasmo suscite en el gobierno, ya que así se libraría (con perdón por la expresión) de dos “muertos patrimoniales” con los que no sabe qué hacer y se ahorraría los costes que le generan (sólo en la custodia de la antigua comisaría ha gastado ya 950.000 euros).

Desde una perspectiva global de ciudad y no sólo desde una visión parcial de la Gavidia y San Hermenegildo, ¿necesita Sevilla más hoteles con los que abundar en un arriesgado monocultivo turístico en caso de crisis en el sector por la recuperación de los mercados mediterráneos u otra causa? De la burbuja inmobiliaria podemos pasar a una burbuja turística. En el último quinquenio se han abierto en la ciudad una treintena de hoteles, a los que habrá que añadir los que ya están en ejecución o anunciados, tales como el de la torre Pelli, edificio Vilima, la sede de Comisiones Obreras en la Plaza del Duque, Plaza de la Magdalena, Plaza de la Encarnación, Triana, Guzmán el Bueno… sin contar con el crecimiento exponencial de los pisos y casas turísticos.

 

4.- En su documento “Des-montando la Gavidia”, los arquitectos sevillanos del equipo Entre Adoquines preconizan, por una parte, un uso mixto: la ocupación del inmueble por parte de diversos colectivos y la ubicación de espacios comerciales, artesanales y de trabajo; en definitiva, la creación de un espacio para los ciudadanos.

Su segunda opción sería la conversión de la antigua comisaría en un centro de investigación gestionado conjuntamente por la(s) universidad(es) de Sevilla y el Ayuntamiento, sin excluir a la empresa privada. “Un centro -defiende Entre Adoquines- que cree oportunidades e investigue en nuevas tecnologías solucionando además uno de los problemas más tristes de la ciudad, que es la migración de talentos jóvenes universitarios y recién titulados al extranjero por la falta de oportunidades a la hora de desarrollar su carrera”.

 

EL DINERO

 

El problema desde el punto de vista del Ayuntamiento es que mientras las propuestas de conversión de la antigua comisaría en otro gimnasio (Forus) u otro hotel (Mandarin Oriental y Barceló) no le cuestan un euro porque las empresas se encargarían de la reparación del inmueble y hasta podría obtener un canon anual mediante la figura de una concesión (no olvidemos que Monteseirín la compró al Ministerio del Interior en diciembre de 2006 por 9.900.000 euros, en otro de sus “negocios” ruinosos para la ciudad), las ideas de Entre Adoquines le supondrían un coste económico.

Según la Corporación Municipal, la completa la rehabilitación del edificio para otros usos costaría al menos 10 millones de euros, una cantidad que no está dispuesta a gastar. El colectivo de arquitectos tampoco aspira a tanto. Le bastaría con que el Ayuntamiento destinara 1,5 millones de euros a la consolidación de la estructura del edificio. Los 8,5 millones restantes los buscaría entre las empresas potencialmente interesadas en instalarse allí, y de fondos europeos.

Hay que preguntarse por qué el Consistorio no está dispuesto a emplear 1,5 millones en consolidar la Gavidia y evitar su ruina tras once años de abandono cuando, por ejemplo, sí estaba dispuesto a gastarse 6 millones de euros en la adquisición de sólo un tercio de la sede de la Consejería de Gobernación en la Plaza Nueva (hasta llegar progresivamente a 17 millones por el 100%) y se ha gastado 4,5 millones en la compra de la Casa Fabiola (tan sólo 2.000 m2 frente a los 7.500 m2 de la Gavidia).

DIFERENTE

Obviamente, la propuesta que no es más de lo mismo ya existente en Sevilla (gimnasios, hoteles y comercios) y con la que más nos identificamos por creerla con más potencial social y económico a medio y largo plazos es la del colectivo de arquitectos Entre Adoquines de convertir la antigua comisaría en un conjunto de talleres multidisciplinarios y centros artesanales o/y en un vivero universitario donde se investigue sobre nuevas tecnologías.

Vayamos un paso más allá: no sólo donde se investigue, sino donde además se apliquen esas nuevas tecnologías, al modo de lo que ya se está haciendo en otras ciudades como Barcelona, que siempre ha sido un espejo en el que se ha mirado Sevilla para inspirarse. Pues bien, la capital catalana se ha marcado por objetivo convertirse en la primera ciudad del mundo en contar con una red pública de Fal Lab (apócope de Laboratorio de Fabricación Digital o centros donde se utilizan impresoras 3D, cortadoras láser y otro tipo de tecnologías más Internet para simplificar los procesos industriales y promover la fabricación personal), a razón de uno por cada distrito.

El director del Instituto Municipal de Informática, organismo público que lidera el proyecto, ha declarado lo siguiente: “Esta iniciativa de I+D será una infraestructura de ciudad, como los centros cívicos: algunos son públicos y otros, de iniciativa privada. En Chicago, la fabricación digital ya es una industria; en Barcelona queremos que sea un servicio público orientado al emprendimiento social. El objetivo de los Fab Lab municipales es que sirvan de germen para descubrir el talento de la ciudad y que la gente vuelva a tomar el control de la tecnología”.

 

CULTURA “MAKER”

 

Los Fab Lab barceloneses, exponentes de la moderna cultura “maker”, serán básicamente centros de divulgación con módulos de formación para todas las edades y todo tipo de personas y entidades, pero no lugares donde ir a imprimir un proyecto o a hacer un trabajo. «Si quieres hacerte una estantería para tu casa, ya hay lugares privados que lo hacen. Nosotros queremos que la gente presente proyectos y aprenda cómo hacerlos, y que lo que obtenga lo revierta en la comunidad como voluntarios o en proyectos que aporten un beneficio social, como aportar código o conocimiento. Cómo resolver problemas concretos de la ciudad, por ejemplo». La idea es dar entrada también a centros privados con los que firmar colaboraciones del tipo «escuela concertada».

¿Quiere ideas Espadas sobre financiación o incorporación privada para un proyecto en esta línea? No es casualidad que Leroy Merlin, la firma francesa con sede ​​en Villeneuve d’Ascq (grupo Adeo, con 121 tiendas en Francia y 20.000 empleados) haya decidido crear para sus clientes “espacios de fabricación colaborativa” asociándose con la firma americana TechShop. TechShop fue fundada en 2006 en San Francisco, abrió ocho laboratorios  en Estados Unidos y ha comenzado por Francia su expansión internacional.

 

HASTA EN TURISMO

 

¿Y qué podría hacerse con San Hermenegildo? Pues otro Fab Lab, pero turístico y como una extensión de la Gavidia, al modo de Lyon con la Casa del Chamarier (intendente de fiananzas del Obispado), cercana a la Catedral de San Juan.

El Fab Lab turístico de la ciudad francesa estará dividido en tres grandes zonas:

1) El Salón de la Maqueta: Albergará la maqueta del casco antiguo de la ciudad, Patrimonio Mundial de la Unesco, en formato tradicional y también en realidad aumentada. La Casa del Chamarier se convertirá así, excepcionalmente, en un lugar polivalente que podrá ser utilizado también para acoger actividades culturales (plan que mejoraría el de Barceló, de mera sala de exposiciones).

2) El Laboratorio: Parcialmente aislado de la Sala de la Maqueta mediante grandes puertas correderas y vidriadas, será un espacio multiusos donde se celebrarán conferencias, se impartirá formación y se acogerá a start-up innovadoras que se dediquen a desarrollar aplicaciones en conexión directa con el patrimonio de la ciudad y a facilitar y promover las actividades del Taller de Fabricación Digital.

3) El Taller de Fabricación Digital: Ocupará en principio 50 m2 en el sótano y estará equipado con máquinas profesionales para grabado y corte láser, impresoras 3D, escáneres 3D, equipos informáticos y útiles tradicionales.

El Taller permitirá crear a escala reducida edificios singulares del casco antiguo de Lyon y con el tiempo se constituirá una biblioteca de ficheros 3D de los inmuebles. La formación básica será impartida por el Ente Nacional de las Artes y de los Oficios y por la Sociedad del Ródano y de Lyon.

El Fab Lab turístico también tendrá una librería-boutique que ofrecerá, en consulta o en venta, obras de referencia sobre el patrimonio, tanto local como internacional. La oferta se completará con una producción editorial en forma de mapas, juegos y desplegables sobre el patrimonio de Lyon, todo enriquecido con realidad aumentada.

Mientras la tendencia en el mundo son las 3D, nuestras tres dimensiones en Sevilla son siempre las mismas: gimnasios, comercios y hoteles.

Setas sin fin

El Ayuntamiento acabará pagando 10,5 millones de euros más por las Setas de Monteseirín en la Encarnación

 Con los 116 millones de las Setas se podría haber financiando un Edusi para cada uno de los siete barrios pobres de Sevilla

Hace unos días, el Instituto Nacional de Estadística reveló que, según datos de los Indicadores Urbanos de 2017, el barrio más pobre de España está en Sevilla: Los Pajaritos, que además repite en este triste liderazgo por segundo año consecutivo y todavía, pese a que tanto se habla de la recuperación económica, en peor situación que el año anterior, ya que los ingresos medios de una familia que viva allí han disminuido en más de 300 euros, hasta situarse en 12.307 euros al año. Dicho de otro modo, en Los Pajaritos se vive peor y se es más pobre a cada año que pasa en vez de ser al revés, con lo que sus vecinos deben sentirse cada vez más desesperados, en un callejón sin aparente salida y cada vez más estigmatizados por su origen.

 Sevilla no sólo ostenta ese liderazgo del barrio más pobre de España. Hasta podría copar el podio de los desheredados, ya que otros dos núcleos de nuestra ciudad escoltarían a Los Pajaritos en el ránking de la pobreza colectiva: Amate y el Polígono Sur.

 

Y aún más. Según los indicadores del INE, entre los quince barrios con menor renta de España aparecen siete de Sevilla, tres de Alicante, dos de Málaga y uno de Madrid, Vigo y Córdoba, respectivamente.

 Así pues, la mitad de los barrios más pobres de España están en Sevilla capital, una ciudad que, no lo olvidemos, ha tenido más de 80.000 parados durante cinco años consecutivos, mes tras mes, y que todavía hoy, a expensas de conocer la estadística de junio, tiene a 74.031 vecinos inscritos en las oficinas del antiguo Inem en demanda de un empleo.

 AUXILIO AUTONÓMICO

  Por eso tampoco es de extrañar que a la hora de distribuir las ayudas del prorrogado Programa Extraordinario de Ayuda a la Contratación de Andalucía, que cuenta con un presupuesto de 40 millones de euros, la Junta coloque al Ayuntamiento de Sevilla como el primero y más necesitado de toda la región a la hora de recibir este auxilio autonómico para combatir de forma indirecta la pobreza. Y es que el criterio básico para el reparto del dinero es el del número de parados, por lo que a nuestra Corporación Municipal le corresponderán 2,5 millones de euros, un dinero que será insuficiente y que sólo dará para que los beneficiarios de un contrato municipal puedan ir tirando durante una temporada.

 

En esta situación de emergencia social, que no ha surgido durante la crisis económica porque viene de antiguo pero que la crisis ha ayudado a que se visualice aún más merced al ránking del Instituto Nacional de Estadística, se ha publicado otra noticia totalmente antitética: el Ayuntamiento, en virtud de la sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Andalucía (TSJA), tendrá que pagar a Sacyr, la empresa constructora y gestora de las Setas de la Encarnación, el importe del billete (tres euros) que costaría a los sevillanos que lo hagan la subida al mirador del Parasol diseñado por el arquitecto alemán Jürgen Mayer pero que no pagan.

 Recuérdese que de forma demagógica y con el fin de demostrar que el complejo de madera era un éxito y también una demanda popular, el ex alcalde Monteseirín, anunció públicamente que la subida al mirador sería gratis para los nativos y residentes en la ciudad.

NADA ES GRATIS

 Pues bien, de gratis, nada de nada, como rezaba el título del blog que promovió la Fundación de Estudios de Economía Aplicada para tratar de convencer a los españoles de que la subvención o exención que el Poder concede u otorga por una parte, con la otra mano les extrae el dinero de sus faltriqueras vía impuestos, directos o indirectos. Por tanto, la aparente gratuidad de la subida al mirador de las Setas para los sevillanos supuestamente arrancada por Monteseirín en lucha titánica contra el desmedido interés de la empresa constructora y explotadora del complejo no fue más que otra falacia, porque los sevillanos han de pagar el precio del billete a través del Ayuntamiento y con sus impuestos.

 

Para completar la demagogia, el hombre de máxima confianza de Monteseirín  y ex gerente de Urbanismo y de Emasesa, Manuel Marchena, se encargó de proclamar que gracias a la construcción de las Setas en la Encarnación se iban a democratizar para todos los sevillanos las vistas desde las alturas a los tejados del Casco Antiguo, un privilegio reservado, según el hoy académico, a los potentados de la ciudad desde sus balcones.

 

Lo que no dijo es que el mirador de las Setas se halla a tan sólo 28,5 metros de altura, frente a los 97,5 metros (101 si se le suma el Giraldillo) que mide la Giralda, a cuyo campanario podían subir entonces y pueden seguir subiendo hoy gratis los sevillanos por disposición del Cabildo Catedral, el cual se financia no de las entradas que deja de cobrar a los nativos y vecinos ni de sus impuestos que paguen al Ayuntamiento, sino del dinero que reporta el turismo.

TAMBIÉN EL MERCADO

Segunda consecuencia conocida ahora de la sentencia del TSJA sobre las Setas: el Ayuntamiento también tendrá que pagar a Sacyr el coste real del mantenimiento de la plaza de abastos en vez de los placeros, a los que Monteseirín convenció de que se trasladaran desde las antiguas instalaciones provisionales a las nuevas presentándoles la operación como mucho más barata de lo que realmente era y cargando los sobrecostes por una parte a las propias arcas municipales y, por otra, a la empresa constructora, a la que ha dado la razón el TSJA, por lo que esos gastos del Metropol Parasol también deberán ser abonados por los sevillanos a través de sus impuestos.

 

Entre el coste de las entradas supuestamente gratis y el de los puestos del mercado se estima que para el año 2040, fecha del final de la concesión, la factura de las Setas se incrementará en otros 10,5 millones de euros.

 ¿A cuánto ascenderá finalmente el coste total de las Setas de la Encarnación? Pese al oscurantismo municipal al respecto (recuérdese que poco antes de cesar la Corporación Municipal presidida por Zoido, la Gerencia de Urbanismo encargó en mayo de 2015 una auditoría técnico-económica sobre el coste real del Metropol Parasol por un importe de 59.532 euros y que en estos dos años no hemos tenido noticia alguna de sus conclusiones), hemos estimado que tras la sentencia del TSJA que se dictó en octubre de 2015 y que por una parte eximía al Ayuntamiento de un pago a Sacyr de 35,1 millones y por otra le imponía el abono de casi 2,6 millones, más las consecuencias citadas, el coste por el momento ascenderá aproximadamente a 116.620.934 euros.

COMO OCHO EDUSI

Volvamos de nuevo a Los Pajaritos, Amate y el Polígono Sur. ¿Cuál ha sido la reacción del Ayuntamiento al conocerse la noticia de que estos barrios sevillanos figuran entre los más pobres de España? Encargar la redacción de un proyecto de regeneración socioeconómica que presentar a una nueva convocatoria de la Estrategia de Desarrollo Urbano Sostenible (Edusi) para ver si consigue lo mismo que ya obtuvo para la zona Norte en un Edusi anterior y que todavía está pendiente de ejecución: 15 millones de euros de fondos europeos.

 

Mientras Sevilla tenía y tiene, y no de ahora precisamente sino desde hace decenios, siete barrios entre los quince más pobres de España, Monteseirín se gastó del dinero de los sistemas generales de la ciudad (fondos de la Gerencia de Urbanismo) 116,6 millones de euros en las faraónicas Setas de la Encarnación como un icono de su mandato y con el argumento de que el dinero había que dedicarlo a la “Sevilla consolidada” en vez de a los barrios, viejos o futuribles.

 Con esos 116,6 millones de euros se podrían haber hecho ocho operaciones de regeneración como el Edusi de la Macarena y el sector Norte: una en cada uno de los siete barrios más pobres, y hasta habría sobrado para otro más.

 

Mientras Monteseirín construía las Setas con el argumento de que había que democratizar las vistas sobre Sevilla (cuando era y sigue siendo gratis mirar desde la Giralda, casi cuatro veces más alta), en siete barrios se pasaba y se sigue pasando necesidad.

Arqueólogos de la empresa Atalaya Mining hallan un tesoro romano en la mina de Riotinto

El servicio arqueológico de la empresa propietaria del Proyecto Riotinto tuvo el pasado día 3 de julio un sorprendente y muy relevante hallazgo: en el trabajo de excavación de una estructura de época romana dentro de las instalaciones mineras, apareció un grupo de monedas de época alto-imperial compuesta fundamentalmente por denarios de plata y algún áureo, o moneda de oro.  Se trata de un hallazgo de incalculable valor y un hito en la arqueología de esta zona minera, explotada desde tiempos inmemoriales y que tuvo un gran esplendor en época romana. En una primera valoración, se contabilizan entre 40 y 50 monedas; según las que han podido reconocer hasta ahora, hay ejemplares de época de Nerón y de Trajano, con lo que el hallazgo podría datarse entre fines del siglo I y siglo II d.C.

El descubrimiento, según una nota oficial de la compañía, se hizo en el marco de la intervención preventiva que se estaba realizando en el Stock de Gruesos de las instalaciones mineras. Estos trabajos arqueológicos eran previos a la instalación de una cubierta metálica, para evitar que las obras pudieran afectar a estructuras antiguas ya identificadas en ese lugar. En el desarrollo de las tareas, uno de los técnicos de Atalaya encontró este conjunto de monedas, que aparecen en su mayoría agrupadas, posiblemente porque se encontraban originalmente dentro de una bolsa de cuero.

Todos los datos apuntan a que se trata de un tesoro escondido, cuyo dueño nunca pudo volver a recuperar. Por el valor de las monedas, de plata y oro, se trataba de una suma muy considerable por lo que se entiende que su propietario fue una persona de relevancia dentro de la jerarquía de la ciudad de Urium, la Riotinto romana, que gracias a este hallazgo podemos comprobar que se extendía más al oeste de lo que se pensaba hasta hoy.

Proyecto Riotinto viene realizando intensos trabajos relacionados con el patrimonio que albergan sus instalaciones. Este hallazgo se enmarca en la Actividad Arqueológica Preventiva de Excavación Arqueológica en el yacimiento de Cortalago autorizada por Resolución de la Consejería de Cultura de 25 de abril de 2017, y que cuenta con la coordinación científica de Juan Aurelio Pérez Macías, de la Universidad de Huelva. Tiene continuidad con el resto de campañas arqueológicas que se han venido desarrollando dentro del Bien de Interés Cultural Zona Patrimonial Cuenca Minera de Riotinto-Nerva a instancias de la Consejería de Cultura, que definió las referidas cautelas de naturaleza arqueológica en el contexto del proyecto de explotación minera, que permitiese compatibilizar el mismo con la debida investigación y puesta en valor de este patrimonio arqueológico minero.

En este caso, el objetivo principal de las investigaciones, es completar la información histórica y arqueológica de la evolución urbanística del asentamiento más complejo asociado a la mineralización de Riotinto. Y además, documentar los restos que se conservan del Stock de Gruesos, Escorial 6B, estructuras que serían parte de la zona urbana del noroeste de la ciudad de Urium; lo que daría cuenta de la cronología de máxima extensión del yacimiento.

Ello en el marco de un Proyecto Global de Gestión del Patrimonio de la mina, que comenzó con una prospección de todos los elementos a proteger y a excavar, y que incluye un control exhaustivo del movimiento de tierras y un seguimiento arqueológico de los bienes. Así Atalaya ha venido realizando intervenciones como la de restauración y musealización de la Nerópolis de la Dehesa o la consolidación de la Chimenea Cerda.

Luis Iglesias, arqueólogo de Atalaya Mining y director del proyecto de Intervención ha declarado:

“Encontrar algo de esta relevancia es algo que le ocurre a un arqueólogo una o dos veces en su carrera. Es un hallazgo de gran belleza, que viene a aportar datos a nuestro conocimiento Riotinto, que fue la gran mina del Imperio Romano. Esto demuestra la importancia y el rigor del trabajo arqueológico que estamos haciendo en el Proyecto Riotinto y la sensibilidad de Atalaya para con el patrimonio que tenemos en esta mina, su conocimiento y puesta en valor”.

Actualmente el grupo de monedas se encuentra depositado de forma provisional en las instalaciones del Museo Minero de Riotinto que las custodiará a la espera de lo que determine la autoridad competente y mientras se definen los planes de investigación, restauración y puesta en valor, que incluirán la exposición al público de este tesoro romano.

C’s subiría cinco puntos en las autonómicas en Sevilla capital y quedaría a tan sólo dos del PP

CAÍDA DEL PSOE

Susana Díaz ganaría en Sevilla capital pero con casi un 5% menos de votos que hace dos años

EN PICADO

El hundimiento del PP sería todavía mayor que en las municipales, con una pérdida de ocho puntos

RESTO

IU subiría casi un 3%, descenso de Podemos en contraste con su auge municipal y leve repunte del PA

DESENCANTO

La decepción con la política y los casos de corrupción se traducirían en un 9% de votos en blanco

 

El PSOE de la trianera Susana Díaz volvería a ganar en Sevilla capital en unas elecciones autonómicas pero con casi cinco puntos menos de lo que lo hizo en marzo de 2015, mientras que el hundimiento del PP en la capital de Andalucía sería todavía mayor que en unas elecciones municipales al caer su intención de voto en un 8,21%. El gran beneficiado del menor peso de los dos grandes partidos tradicionales sería Ciudadanos, que prolongaría a las elecciones autonómicas su crecimiento de cara a las municipales, según revela el sondeo de SW Demoscopia para Viva Sevilla.

La batalla en la ciudad de Sevilla es clave para el resultado de unas elecciones autonómicas y no sólo por el valor simbólico de ser la capital de Andalucía y de la provincia más poblada, sino también porque supone un tercio de la circunscripción sevillana. De los 984.821 sufragios emitidos en el conjunto de la provincia en las elecciones al Parlamento Andaluz de marzo de 2015, 364.134 correspondieron a Sevilla capital (el 37% del total en números redondos).

La comparación entre la intención de voto de los vecinos de la metrópolis para las elecciones municipales y unas autonómicas que muestra el sondeo de SW Demoscopia para Viva Sevilla revela que el PSOE y el PP mantendrían su dominio en las autonómicas, pero a costa de una fuerte caída en su número de votos. Pese a que, como vimos en su día, Susana Díaz es más conocida que Espadas entre los votantes de su ciudad natal, ello no sería óbice para que el alcalde obtuviera mejores resultados para su partido en unas elecciones municipales (+1,36% en votos) que la presidenta de la Junta en unas elecciones regionales (el PSOE pasaría del 30,83% de los votos obtenidos en 2015 a un 26% ahora, con una pérdida del 4,83%).

Peor lo tendría el líder del PP andaluz, Juanma Moreno, si confiara en los votantes de Sevilla capital para la conquista del Palacio de San Telmo. El hundimiento del PP sería aún mayor que en las elecciones municipales (-5,07%), al pasar del 27,11% de los votos que cosechó en marzo de 2015 a un 18,90%, lo que significaría una pérdida de 8,21 puntos.

Si equiparamos a Podemos con Participa Sevilla, su evolución en la capital sería parecida a la del PSOE: mientras que ganaría votos (un 3,69%) y un concejal en las elecciones municipales, en unas autonómicas perdería 2,09%.

ALZA NARANJA

El partido que demuestra su tendencia al alza en la ciudad, tanto en unas elecciones locales como en unas regionales, es Ciudadanos. En ambos casos, con una subida superior al 5% (+5,20% en las elecciones municipales y +5,36% en las autonómicas). Y todavía más preocupante para el PP de Juanma Moreno: el partido naranja se quedaría a tan sólo dos puntos de los populares (16,90% frente al 18,90% del PP), y Podemos, a tres  puntos en intención de voto (un 15,90%). Dicho de otro modo, los populares corren el riesgo de pasar de ser la segunda a la cuarta fuerza política en la capital en las elecciones autonómicas como no detengan su acelerada caída.

Izquierda Unida, que ya sube un 0,33% en intención de voto en las elecciones municipales, lo haría un 2,76% en unas autonómicas, por el tirón de Antonio Maíllo como líder regional.

Los andalucistas, refugiados aún en la memoria del extinto PA, experimentarían un cambio de tendencia en unas autonómicas, con un pequeño crecimiento del 0,43%.

Pero el quinto partido de Sevilla capital en unas elecciones regionales no sería ni IU ni el PA, sino el voto en blanco, con nada menos que un 9%, como reflejo del desencanto de muchos sevillanos de la metrópoli con la política andaluza por los casos de corrupción.

 

PERCEPCIONES

Si decíamos antes que el PP tiene serios motivos para preocuparse por el crecimiento de la intención de voto de Ciudadanos en Sevilla capital, tanto en las elecciones municipales como en las autonómicas, las razones podrían encontrarse en la percepción de uno y otro partidos. Cuando, conforme al sondeo, se comparan las características que los votantes asocian a las formaciones políticas, se observa que Ciudadanos es percibido como más de centro que el PP (62,3% frente al 9%); un partido más útil (26,7% frente a un 18,7%); inspirador de mayor confianza (27,5% frente al 17,3%); menos corrupto (un 0,5% frente a un 53,9% de los populares); menos populista (un 3,3% frente a un 27% del PP); más necesario para mejorar la situación de Andalucía (24,6% frente a un 18,2%) y más cumplidor de las promesas que el PP (24,8% frente a un 11,3%).

De las siete características incluidas en el sondeo y en la comparación ya no sólo con el PP, sino con todas las fuerzas del espectro político, Ciudadanos gana en tres, y con la percepción más positiva: es visto como el partido más de centro, más útil y de mayor confianza. El PP gana en lo peor: es percibido como el partido más corrupto (53,9%). Podemos, por su parte, es calificado como el más populista de todos (el 45,1%), y el PSOE gana en dos características: es percibido como el más necesario para mejorar la situación de Andalucía (25,7%) y el que más cumple sus promesas (29,9%).

DIRIGENTES

Y de los partidos políticos andaluces, a sus líderes. La más conocida (por el 96,3%) de los sevillanos de la capital es Susana Díaz, nativa de la ciudad y presidenta de la Junta de Andalucía. El segundo con más notoriedad no es, como podría presentarse, el líder de la oposición y del PP, Juanma Moreno, sino la gaditana y portavoz de Podemos Teresa Rodríguez, que lo supera en tres puntos (65,4% frente a 62,5%) y vuelve a demostrar en otro aspecto más los problemas que sufren los populares en la capital de Andalucía. El líder de IU, Antonio Maíllo, es el cuarto en grado de conocimiento (54%), seguido en último lugar por el de Ciudadanos, Juan Marín (45,9%).

Ningún líder es aprobado por los sevillanos de la metrópoli. Quien mayor nota obtiene es Antonio Maíllo (IU), con 4,18 puntos, seguido de Susana Díaz (PSOE), con un 4,11; Juan Marín (Ciudadanos), con un 4,03; Teresa Rodríguez (Podemos), con un 3,83, y en último lugar, Juanma Moreno (PP), con un 3,75.

Hay que destacar la polarización en torno a Teresa Rodríguez, la líder que recibe tanto las valoraciones más negativas de entre todos los políticos (50,1%) como las más positivas (un 20,6%). El político con valoración más neutra es el líder de Ciudadanos, Juan Marín (45,1%), y mostrando de nuevo el problema de empatía del PP con los votantes sevillanos, su líder, Juanma Moreno, es quien obtiene la menor valoración positiva entre todos: un 12,3%.

NEGATIVA VALORACIÓN DEL PACTO DE INVESTIDURA PSOE-C’S

El 69, 1% de los sevillanos sabe que el PSOE gobierna en Andalucía gracias al acuerdo firmado con Ciudadanos para la investidura de Susana Díaz como presidenta de la Junta, pero un 58,9% opina que ese pacto no ha tenido ninguna utilidad para nuestra tierra; un 23% piensa que ha servido para algo y sólo un 18% estima que sí ha sido útil.

Curiosamente, la proporción de votantes del PSOE que piensan que el pacto con el partido naranja ha sido útil (un 39,8%) es casi similar a la de quienes opinan todo lo contrario, que no ha servido para nada (un 38,1%), mientras que un 22% de los simpatizantes del partido del puño y la rosa creen que ha tenido alguna utilidad.

Más optimistas al respecto son los votantes de Ciudadanos: el 35,2% lo valoran positivamente, un 36,4% le otorgan alguna utilidad y un 28,4% afirma que no ha servido para nada.

Los más negativos están tanto a la izquierda como a la derecha: el 84,7% de los votantes de Podemos descalifica el pacto de investidura PSOE-Ciudadanos, en línea con el 82,1% de los votantes de IU y el 76,7% de los votantes del PP.

El Impuesto de Sucesiones ya aparece como problema junto a sanidad y educación

Los sevillanos señalan todavía en mayor proporción el paro como primer problema de Andalucía (un 66,6%) que en la propia ciudad de Sevilla (60,5%), conscientes de que pese a que en los últimos doce meses 116.000 andaluces han salido de las listas de demandantes de un trabajo todavía hay 829.000 parados en números redondos en la comunidad autónoma.

Y al igual que en el caso local, se señala como problema otro directamente vinculado al anterior: la falta de oportunidades para los jóvenes (el 2,7%).

A partir de ahí, aparecen en la lista tres cuestiones que han provocado movilizaciones y protestas ciudadanas durante la primera mitad del mandato de Susana Díaz: la sanidad en general (señalada por un 5,7% de los sevillanos), la educación (5,6%) y, atención por lo que supone de novedad, el impuesto de sucesiones (4,5%), aunque este último sea superado por una preocupación más genérica sobre la corrupción (señalada por el 5,3%).

La lista de problemas la cierran las becas (1,8%), también ciertamente novedosas, la gestión de la propia Junta de Andalucía (1,5%), la seguridad ciudadana (1,3%), las pensiones (1%), los partidos políticos (0,7%) y la violencia machista (0,7%), debido a una mayor concienciación sobre esta lacra.

El mejor junio (2017) en nueve años deja 1.389 parados menos en Sevilla capital

El número total de desempleados se queda ahora en 72.642

 En el último año 8.052 sevillanos han salido de la lista del paro

 Los únicos datos negativos se registran en Agricultura y entre los más jóvenes y más mayores

El mes de junio de 2017 se cerró en Sevilla capital con 1.389 parados menos, por lo que en tan sólo siete meses, los transcurridos desde noviembre de 2016 (último en que hubo más de 80.000 desempleados), la ciudad se ha alejado considerablemente de esa cifra desesperanzadora y va camino de los 70.000: el mes pasado en número total de desocupados se ha quedado en 72.642, según los datos oficiales difundidos por el Ministerio de Empleo y Seguridad Social, que dirige la onubense Fátima Báñez.

 El de 2017 se ha convertido en el mejor junio de los últimos nueve años para el empleo en la capital de Andalucía, a pesar de que sólo en 2009, tras el estallido de la crisis económica (datada oficialmente en septiembre de 2008 con la quiebra de Lehman Brothers) subió el paro (55 personas)  en ese mes en nuestra ciudad, y desde esa excepción negativa, año tras año ofrecía un registro positivo, pero nunca de forma tan acentuada como en este 2017.

 El descenso del número de parados en junio se mantuvo por debajo del millar hasta 2014, y a partir de 2015 las buenas cifras se han más que duplicado: 1.224 parados menos en junio de dicho año; 1.160 en junio del año pasado y 1.389 en este 2017.

 

Junio es tradicionalmente (junto con abril, julio y diciembre) un buen mes para el empleo en una ciudad turística como Sevilla, al ser un periodo de transición entre el final de la primavera y el inicio de la temporada de verano y porque en los últimos tiempos el intenso calor del inicio del estío en nuestra ciudad ya no supone un freno para la avalancha de turistas, que año tras año baten récord de afluencia en Sevilla, Andalucía y España.

 La reducción del número de parados en junio supone que se convierta en el quinto mes consecutivo con caída del desempleo durante el año en curso desde el pasado enero, cuando el paro afectó a 1.053 sevillanos más. Con esta racha positiva de cinco meses se iguala la que se registró de marzo a julio del año pasado. El mejor periodo desde el inicio de la crisis fueron los seis meses comprendidos entre marzo y agosto de 2013.

 Los 72.642 parados del mes pasado nos retrotraen a agosto de 2010, cuando la estadística reflejó 72.970 desempleados en la ciudad.

 Estos 1.389 parados menos de junio suponen una caída del 1,88%. Mucho mejor es el dato del paro interanual, es decir de junio de 2016 a junio de 2017: se ha pasado en los últimos doce meses de 80.694 a 72.642 desocupados, o sea 8.052 menos (un 9,98%).

 Si tomamos como referencia junio de 2015, a mitad de cual tomó posesión de su cargo como alcalde Juan Espadas, durante su mandato se ha pasado de 84.470 parados a los citados 72.642: 11.828 menos (un 14,01%).

INDICADORES

Todos los indicadores de junio han sido buenos, con tres excepciones negativas: el paro ha subido en Agricultura, entre los menores de 20 años que inician su vida laboral y entre los mayores de 59 años, que están cercanos a pasar al retiro.

 Por sexos, el paro ha bajado tanto en hombres como en mujeres, más entre los primeros, como suele ser habitual, que entre las segundas. La evolución ha sido la siguiente: hombres, 30.767 desempleados (-956); mujeres, 41.875 en las listas del SAE (-433).

 

Por sectores económicos, sólo en la Agricultura, como decíamos, ha habido un repunte de paro, mientras que en los demás se ha contabilizado una caída. Estos son los datos de junio: Agricultura, 1.459 desempleados (+64); Industria, 4.008 (-125); Construcción, 5.853 (-143); Servicios, 51.480 (-678), y colectivo Sin empleo anterior, 9.842 (-507).

 Por grupos de edad, se abrazan los dos extremos en la tendencia negativa, ya que crece, aunque de forma leve, el número de desempleados entre los menores de 20 años y los mayores de 59, con la siguiente evolución: menores de 20 años, 1.026 desempleados (+9); de 20 a 24 años, 4.032 (-412); de 25 a 29 años, 6.396 (-412); de 30 a 34 años, 7.227 (-109); de 35 a 39 años, 8.325 (-219); de 40 a 44 años, 9.105 (-37); de 45 a 49 años, 10.448 parados (-87); de 50 a 54 años, 10.601 (-76); de 55 a 59 años, 9.204 (-80), y mayores de 59 años, 6.279 (+34).

La gestión de Espadas no pasa de regular para la mitad de los sevillanos

TAMPOCO

Similar proporción estima que ningún partido realiza una oposición útil en el Ayuntamiento

ALZA

La labor de Ciudadanos es más valorada hasta ahora que la del Partido Popular

IZQUIERDA

Son más los votantes de IU benévolos con el gobierno socialista que los negativos

 

Más de la mitad de los sevillanos (concretamente el 53,1%) califica con un regular la gestión del gobierno local socialista que preside Juan Espadas al cumplirse los dos primeros años de su mandato, según el sondeo realizado por SW Demoscopia para Viva Sevilla.

Un 1,2% estima que la actuación del equipo socialista ha sido muy buena y un 20,4% (la quinta parte) la califica de buena. En el lado contrario, hay un 6,3% que la considera muy mala y un 18,9% que la califica como mala. Si se agrupan las calificaciones de buena y muy buena y, por otra parte, las de mala y muy mala, la visión negativa de la gestión de Espadas y su equipo se impone por 3,6 puntos a la visión más benevolente: un 25,2% (la cuarta parte de los sevillanos) tachan de forma negativa la labor municipal, frente a un 21,6% (la quinta parte del total) que la ve de forma positiva.

Y, como hemos apuntado anteriormente, queda algo más de la mitad que la califica como regular, por lo que el gobierno deberá pisar el acelerador en la segunda mitad del mandato si quiere cambiar la percepción que ha dejado hasta ahora entre el conjunto de los ciudadanos.

 

LA OPOSICIÓN

 

Pero los sevillanos tampoco están muy contentos con los partidos que deben fiscalizar desde la oposición la gestión del gobierno municipal. A la pregunta “¿cuál de los partidos de la oposición en el Ayuntamiento de Sevilla está realizando un trabajo más útil para la ciudad en estos últimos años?”, el 51,5% responde que ninguno.

En la otra mitad que entra a valorar la actuación de la oposición, un 17,2% estima que es el partido naranja, Ciudadanos, el que está realizando mejor labor al superar en tres puntos al PP, cuya actuación sólo es apoyada por el 14,1% de los sevillanos.

La siguiente formación mejor valorada es IU, reconocida por el 9,2% de los encuestados, y, por último, Participa Sevilla: un 7,9% estima que ha realizado la oposición más útil.

 

VOTANTES

 

Hay una evidente relación entre la intención de voto a un partido y la valoración que se otorga a la gestión del gobierno de Espadas. Dado el reciente anuncio de Participa e IU de retirarle al alcalde el apoyo que le dieron hace dos años para su investidura, es interesante ver cómo valoran al gobierno socialista municipal los votantes de ambas formaciones.

El 78% de los votantes de Participa Sevilla califica de regular la gestión del gobierno; ninguno le otorga el calificativo de muy buena (tampoco entre los votantes de otros partidos, salvo los del PSOE); un 6,8% la califica de buena; un 12,5% de mala y un 2,3% de muy mala.

La valoración es globalmente más indulgente por parte de los votantes de IU, donde es mayor el porcentaje que la califican de buena (un 24,3%) que mala (un 21,6%), si bien hay un 2,7% que la considera muy mala y un 51,4% no le da más de un regular.

 

Los votantes del PP son los más críticos con el equipo de gobierno socialista, como sería de esperar. Un tercio de los mismos se engloba en el bando de los que considera la gestión como mala o muy mala; un 51% la califica de regular (hay coincidencia con los votantes de IU en este sentido) y un 18% ve bueno lo hecho por Espadas (casi 12 puntos más que los votantes de Participa Sevilla).

El 65,5% de los votantes de Ciudadanos (el porcentaje más elevado después de Participa) califica de regular la gestión del gobierno local; un 21,4% se engloba entre quienes la ven como mala o muy mala, y un 13,1% la considera buena.

En cuanto a los votantes del PSOE, algo más de la mitad están satisfechos con el gobierno de Espadas (un 5,4% califica su gestión de buena, y un 45,9% de muy buena); algo más de un tercio (35,8%) la ven como regular, y casi un 13% la califica de mala/muy mala, muy cerca, pues, del 14,7% de votantes de Participa que comparten esa misma visión negativa.

Por grupos de edad, es entre los mayores de 55 años donde mejor se valora la gestión de la corporación municipal, y los que peor opinión tienen son los de edades comprendidas entre los 25 y los 34 años.

En cuanto a la valoración de la labor de la oposición municipal, los más críticos con el PP se hallan en la franja de edad que va de los 35 a los 54 años, y los mayores de 65. Quienes mejor evalúan el trabajo de Participa Sevilla tienen entre 25 y 34 años. Los mayores de 65 años (un 28,2%) ven más útil la labor de Ciudadanos, y hay dos franjas de edad que muestran su apoyo al trabajo de Izquierda Unida: de 25 a 34 años y los mayores de 55.

El paro es señalado como el principal problema de Sevilla
El 60,5% de los sevillanos señalan el desempleo como el primer problema de la ciudad, pese a que durante los dos años del mandato de Espadas el número de parados se ha reducido en un 12,36%.

El alcalde tomó posesión de su cargo a mitad del mes de junio de 2015, por lo que si se toma la estadística de dicho mes como referencia, inició su mandato con 84.470 parados. Dos años después, en mayo de 2017, los datos oficiales del número de solicitantes de empleo inscritos en las oficinas del Servicio Andaluz de Empleo (SAE) y difundidos por el Ministerio de Empleo y Seguridad Social indican que hay 74.031 personas desocupadas en Sevilla capital.

Por tanto, son 10.439 desempleados menos, pero aun así los más de 74.000 parados suponen más del 10% de toda la población (no sólo de la activa) de la ciudad, un dato tremendo y que por sí solo explica por qué el 60,5% de los sevillanos consideran el desempleo como el problema número uno de Sevilla.

En segundo lugar, con un 8,5%, aparece un problema que va directamente ligado al anterior: la falta de oportunidades para los jóvenes, muchos de los cuales se ven condenados a ingresar en las listas del antiguo Inem o a la emigración en busca de unas condiciones de vida dignas que desgraciadamente no hallan en su propia tierra.

En tercer lugar, y prácticamente al mismo nivel que el anterior, aparece la corrupción, quizás más como un reflejo de la preocupación general existente en el país que por la aparición de nuevos casos específicos en Sevilla en este periodo más allá del goteo continuo de noticias sobre el caso de los ERE y las ramas del vinculado a Mercasevilla.

Otro tema recurrente en la lista de problemas que suelen señalar los sevillanos y que afecta ya directamente a la gestión del gobierno municipal es la limpieza de las calles, señalada por el 5% de los encuestados.

El quinto lugar es también el reflejo sevillano de una preocupación regional tras las protestas de las denominadas mareas sanitarias: la situación de los centros de salud, máxime cuando a las puertas de las vacaciones de verano suele hablarse de las reducciones de camas en los hospitales y del número de efectivos médicos. Suscita la preocupación y es señalado como problema por el 4,3% de los encuestados.

Hay que llegar al sexto puesto en el orden de los problemas para hallar otro que pueda achacarse de forma directa a la gestión del gobierno presidido por Juan Espadas: la falta de atención a las barriadas, señada por el 3,2% de los sevillanos y que supera en las preocupaciones a todo un clásico en los sondeos pero que ha venido diluyéndose con el transcurso del tiempo: el tráfico. Es señalado como problema por el 2,6% de los sevillanos.

A subrayar que un 1,1% considera como un problema la gestión del alcalde, a lo que hay que sumar el 0,4% que señala a todo el equipo de gobierno municipal.

Sondeo en el ecuador del mandato: Espadas ganaría las elecciones por el hundimiento del PP

MINORÍA

Espadas repetiría el mismo número de concejales pero quedaría con mayor comodidad política

 

BISAGRAS

Podría apoyarse para gobernar tanto en Ciudadanos como en Participa Sevilla e Izquierda Unida
CAÍDA LIBRE

El PP pasaría en seis años de la mayoría absoluta de 20 concejales con Zoido a tan sólo nueve

 

BENEFICIARIOS

Ciudadanos ganaría dos de los ediles perdidos por los populares y Participa Sevilla, el tercero

 

El PSOE volvería a ser el partido más votado en las elecciones municipales en Sevilla capital merced al hundimiento del PP y pese a que su número de concejales sería el mismo que ahora. De esta forma, Espadas, salvo que todas las restantes fuerzas políticas superaran sus enormes diferencias ideológicas y se aliaran en su contra, tendría dos opciones en vez de tan sólo una como posibles socios de investidura y/o de gobierno: Ciudadanos por su derecha, y Participa Sevilla e IU por su izquierda, según los resultados de un sondeo realizado por SW Demoscopia para Viva Sevilla con motivo del ecuador del mandato municipal. La encuesta se concluyó justo una semana antes de que el Grupo Popular relevara a Alberto Díaz como portavoz y pusiera en su lugar a Beltrán Pérez.

Y es que conforme a la intención de voto que muestra el sondeo en el momento presente (no hay que olvidar que justamente una encuesta refleja el panorama político en el momento en que se realiza pero que la coyuntura puede variar en el futuro), el PP pasaría de la mayoría absoluta que cosechó Juan Ignacio Zoido con 20 concejales a tan sólo 9 en un plazo de seis años: once menos, debido a la pérdida de cinco puntos en intención de voto (del 33% al 28%).

El hundimiento del PP deja al PSOE de Espadas como el primer partido de Sevilla capital, sin que el pequeño crecimiento en número de votos (pasaría del 32,1% al 33,5% de los sufragios) se traduzca en mayor número de concejales, ya que mantendría los once actuales. Sin embargo, el margen de maniobra del alcalde de cara a repetir un gobierno en minoría como el que ahora dirige se incrementaría porque ya no dependería tan sólo del apoyo de las dos formaciones a su izquierda (Participa Sevilla e Izquierda Unida), dado que podría gobernar también sólo con el apoyo del gran beneficiario del hundimiento del PP: Ciudadanos.

El partido naranja crecería en votos en el mismo porcentaje del 5% en el que se reducen los del PP y le arrebataría a éste dos ediles (pasaría de tres a cinco), con lo que adquiere el rol de partido llave en la investidura del alcalde y en el Ayuntamiento, en paralelo a la suma de Participa e IU. Participa Sevilla es la otra fuerza que gana ediles perdidos por el PP, en concreto uno, merced a la subida de casi tres puntos en su intención de voto, mientras que el leve incremento de IU, tres décimas, dejaría a esta formación tal como está ahora, con dos ediles.

Así pues, el pequeño corrimiento electoral que refleja el sondeo beneficia por una parte a la que se considera a sí misma como “oposición útil” que forja acuerdos con el PSOE, Ciudadanos, y, por otra, a la fuerza situada más a la izquierda en el Ayuntamiento, Participa, justo hasta antes de anunciar la retirada de su apoyo a Espadas tras el desalojo policial del Ayuntamiento, por lo que habrá que evaluar en el futuro el resultado de este cambio de estrategia que marca distancias con el gobierno local socialista.

El resultado de este sondeo es el que, en el casi mantenimiento del “statu quo”, beneficia más a Espadas, ya que la pérdida de ediles del PP no permite que a priori se articule ninguna mayoría de centro derecha (la suma de PP y de Ciudadanos sería de 14 ediles, uno menos que en el actual mandato) y sí una mayoría de izquierdas (el bloque PSOE+Participa+IU sumaría 17 ediles y por tanto tendría la mayoría absoluta), pero en el caso de que el alcalde quisiera seguir como hasta ahora, gobernando en solitario, podría optar por el apoyo de Ciudadanos, que ya lo ha tenido para los Presupuestos municipales,  o por el del bloque de izquierdas, del que ya no sería rehén. En definitiva, mejoraría la gobernabilidad del Ayuntamiento.

 

CONOCIMIENTO

 

Curiosamente, los sevillanos conocen más a los líderes políticos andaluces, que desarrollan su labor en el Parlamento de Andalucía sito en el antiguo hospital de las Cinco Llagas, que a los líderes de los grupos políticos municipales, los cuales desarrollan su quehacer diario en el Ayuntamiento de la Plaza Nueva, con la única excepción del alcalde, Juan Espadas, que se acerca en notoriedad a Susana Díaz.

Así, hay un 84,4% de sevillanos que conocen a Espadas, frente a un 96,3% que declaran lo propio respecto de Susana Díaz, la presidenta de la Junta de Andalucía. A partir de esos datos, el grado de conocimiento de los portavoces municipales está en torno al tercio del electorado: un 36,9% Alberto Díaz (PP); un 32% Daniel González Rojas (Izquierda Unida); un 30,2% Javier Millán (Ciudadanos), y un 26,8% Susana Serrano (Participa Sevilla), la menos conocida de todos.

Cuando se compara el grado de conocimiento que tienen entre los electores sevillanos los líderes locales con los regionales del mismo partido, la diferencia es abrumadora a favor de estos últimos, con porcentajes que duplican y hasta triplican a los cosechados por aquéllos.

De esta manera, el 62,5% de los sevillanos conoce a Juanma Moreno, el presidente regional del PP, pero sólo un 36,9% a quien hasta ahora ha sido su portavoz en el Ayuntamiento y en teoría más próximo a aquéllos, Alberto Díaz. Juan Marín, el líder andaluz de Ciudadanos, le saca 15 puntos de diferencia al portavoz de su formación en la Corporación Municipal sevillana. Por su parte, Antonio Maíllo, obtiene 22 puntos más que el portavoz local de la coalición Izquierda Unida, Daniel González Rojas, y Teresa Rodríguez nada menos que 38 puntos más que Susana Serrano, la portavoz municipal de Participa. Estas grandes diferencias denotan el bajo perfil mediático de los políticos locales, pese al escaso interés que habitualmente suele despertar la política regional en el ámbito municipal.

VALORACIÓN

Quizás sea esta razón, la del gran desconocimiento, de que ninguno de los líderes políticos sevillanos merezca el aprobado de los electores: todos se quedan por debajo del 5 en la valoración de los sevillanos, siendo Espadas el que más se acerca a esa nota de un suficiente en su gestión con un 4,8. Le siguen el portavoz naranja, Javier Millán, con un 4,37; Daniel González, el portavoz de IU, con un 4,26; Susana Serrano, portavoz de Participa Sevilla, con un 4,22, y en último lugar el hasta ahora portavoz del PP, Alberto Díaz, con 3,76 puntos.

A la hora de valorar de forma positiva, negativa o neutra a cada líder político local, el del PP, Alberto Díaz, es el que mayor valoración negativa suscita (el 44,4%) y, en consonancia, también obtiene la menor valoración positiva (11%).

Espadas, por su parte, es quien obtiene mayor valoración positiva, aunque tan sólo de un 20% y seguido a corta distancia por los dos líderes de la izquierda: el portavoz de IU, Daniel González Rojas, con un 19,6%, y la de Participa Sevilla, Susana Serrano, con un 19,5%. Asimismo, el alcalde es quien suscita la valoración más neutra de todos los líderes políticos locales, con un 55,9%.

Susana Serrano, pese a ser la única mujer portavoz, obtiene mayor valoración entre los hombres (4,31 puntos) que entre las féminas (4,11 puntos). Con el resto de portavoces y el alcalde ocurre lo mismo: son mejor puntuados por los varones que por las mujeres.

Los únicos grupos de edad que aprueban la gestión del alcalde son los jóvenes menores de veinticuatro años (le otorgan 5,2 puntos) y los mayores de 65 años (le dan un 5,5). Hay además otros dos políticos que superan el cinco: Susana Serrano (un 5,1 entre los menores de veinticuatro años) y Javier Millán (un 5,6 en la franja de 35 a 44 años, y un 5,2 entre quienes tienen de 55 a 64 años). Ningún otro político obtiene una nota superior a cinco en ningún grupo de edad.

Susana Serrano, con 8 puntos, y Alberto Díaz, con 7, son los políticos con mayor valoración entre las personas sin estudios. Javier Millán, con un seis, obtiene la mayor valoración de los estudiantes de FP superior. Daniel González Rojas no logra el aprobado en ningún nivel de estudios y al alcalde lo valoran mejor quienes han tenido educación primaria (le otorgan un cinco) y los estudiantes recién egresados de la Universidad (un 5,13).

Por otra parte, parece obvio que quienes declaren su intención de votar a un partido determinado den una mayor valoración al líder local de dicha formación, circunstancia que se produce en todos los casos en Sevilla capital menos en uno: los votantes de Participa Sevilla califican con un 5,96 a Susana Serrano y con un 6,12 al portavoz de IU, Daniel González Rojas. Además, este último obtiene la mejor nota entre sus simpatizantes de IU, que le otorgan un 6,67, mientras que los socialistas puntúan con un 5,99 a Espadas; los populares, con un 6,11 a Alberto Díaz; los de Ciudadanos, con un 6,30 a Javier Millán, y los de Participa, con el citado 5,96 a Susana Serrano.

Los votantes del PP sólo aprueban, además de a su hasta ahora portavoz, al de Ciudadanos, Javier Millán, al que dan un 5,12; los socialistas también dan el aprobado a Susana Serrano (Participa), con un 5,30, y a Daniel González Rojas (IU), con un 5,21; los votantes de Ciudadanos otorgan un 5,69 a Espadas; los de Participa el citado 6,12 a Danil González Rojas y los de IU, un 5,4 a Susana Serrano.

 

AÑORANZA DE ZOIDO

Ante este escaso grado de conocimiento y de valoración del hasta ahora portavoz del PP, Alberto Díaz, no es de extrañar que entre el electorado popular y entre los sevillanos en general exista añoranza por la figura del ex alcalde y actual ministro del Interior, Juan Ignacio Zoido. A un 19,8% de los electores les gustaría que repitiera como alcalde de la ciudad, aunque son más (un 25,9%) los que prefieren que Juan Espadas continúe al frente de los destinos de Sevilla.

A gran distancia les siguen el portavoz de Ciudadanos, Javier Millán (10,9% de apoyo para la Alcaldía), y el de Izquierda Unida, Daniel González Rojas (un 7,5%).

A destacar que es mayor el número de sevillanos (5,2%) que prefiere al exportavoz del PP Alberto Díaz como alcalde que a su recién nombrado sucesor, Beltrán Pérez (2,2%), y que Cristina Honorato tiene más apoyo para coger la vara de mando (2,7%)  que su portavoz en Participa Sevilla, Susana Serrano (2,4%); y también que ambas son superadas por el tercer miembro del grupo municipal, Julián Moreno, con un 5,2%, cifra equivalente a la del portavoz del PP, como si los extremos se tocaran.

Espadas reduce el papeleo para impulsar la economía

EMPRENDEDORES Y AUTÓNOMOS

 Las Oficinas y Despachos profesionales con menos de 100 m2 ya no precisarán licencia de actividad

 DECLARACIÓN RESPONSABLE

 Bastará para hoteles con menos de 1.000 m2, clínicas, ópticas, farmacias y centros privados educativos

 ELIMINACIÓN

 No se exigirá licencia de actividad para el cambio de uso de un negocio

El gobierno de Espadas ha redactado un proyecto de modificación de la Ordenanza Reguladora de Obras y Actividades del Ayuntamiento con el fin de eliminar duplicidades e ineficiencias, simplificar los procedimientos y reducir al máximo la burocracia, para así impulsar la actividad y los negocios en Sevilla y aprovechar la recuperación económica.

 El equipo de gobierno ha procedido a un examen exhaustivo de la Ordenanza actualmente vigente, aprobada de forma definitiva el 29 de mayo de 2013 durante el mandato de Juan Ignacio Zoido, para tratar de mejorarla con una regulación más eficaz de las actividades económicas, evitar duplicidades e ineficiencias, simplificar procedimientos complejos, regular la exigencia de licencia exclusivamente cuando la ley lo exija y por razones de interés general, y avanzar en la implantación de los principios de buena regulación, especialmente en lo referido al ejercicio de las actividades económicas.

 

Para la elaboración del borrador del texto se ha consultado a los colegios profesionales y a la patronal de la construcción (Gaesco), y por primera vez se ha remitido al Consejo Económico y Social de Sevilla (CESS) con carácter previo a las negociaciones con los grupos políticos y a su tramitación en el Pleno del Ayuntamiento.

Las principales modificaciones que figuran en el proyecto son las siguientes:

-Se amplían los supuestos de actividades excluidas de la obligación de presentación de licencia de actividad o declaraciones responsables. Entre ellas, quedan excluidas las oficinas y despachos profesionales en superficies inferiores a 100 metros cuadrados, lo que agiliza el inicio de actividades de autónomos y emprendedores.

 -Se aclaran y definen mejor los principales conceptos y se contribuye a simplificar la comprensión y a garantizar una mayor seguridad jurídica: licencia de obras e instalación, licencia de actividad, licencia de ocupación, licencia de utilización, licencias ocasionales y declaración responsable.

 -Se determinan nuevos supuestos que se excluyen de las licencias de actividad y que podrán ponerse en funcionamiento con declaraciones responsables: hoteles con menos de 1.000 metros cuadrados, consultas y centros médicos sin hospitalización, centros privados de educación con superficies inferiores a 750 m2, ópticas, farmacias y clínicas.

 -Cambio de procedimiento para agilizar los nuevos proyectos y las reformas: hasta ahora, si la actividad estaba sujeta a la licencia de obra también debía tramitarse por licencia. A partir de este cambio, la obra se podrá tramitar por declaración responsable si así lo permite la normativa y con independencia de si la actividad se inicia con declaración responsable o licencia de actividad.

 -Se reorganizan las competencias dentro de la Delegación de Hábitat Urbano, Turismo y Cultura (en Gerencia de Urbanismo y Medio Ambiente) para resolver desajustes existentes en la elaboración de informes y la revisión documental, para garantizar así una mayor agilidad en las tramitaciones.

 -Para favorecer que los proyectos accedan a la financiación y no paralizar el inicio de las obras, la calificación ambiental deja de exigirse como requisito previo antes de la aprobación de la licencia de obras y pasa a exigirse antes del inicio de la actividad.

 -Facilitar el cambio de uso de un negocio, de forma que no se exigirá una nueva licencia de actividad si el cambio de usos es menor. Esta exigencia se reserva sólo para cambios de usos globales.

 -Se simplifica el concepto de modificación sustancial de actividades de forma que se reducen las exigencias y las tramitaciones en Medio Ambiente tras la aprobación de cualquier licencia de obras.

 -Por último, se mantiene la ventanilla única, que queda regulada con las mismas competencias y funciones como Registro de documentación y atención al ciudadano.

Aguas turbulentas

Espadas no puede plantear una cuestión de confianza hasta el año que viene y si le tumban Presupuestos u Ordenanzas

 Susana Serrano dramatiza en exceso cuando dice que pudo morir asfixiada durante el desalojo policial

En todo proceso de ruptura se hacen declaraciones que no contribuyen precisamente a reducir tensiones, tender puentes y recomponer la relación, sino a todo lo contrario: agudizan el enfrentamiento y propician que la(s) otra(s) parte(s) encuentren en las palabras que se dicen más razones para justificar su posición.

 Así lo estamos viendo en el que parece, si todos los interesados no se dan una tregua y abren un periodo de reflexión, inevitable final del acuerdo entre PSOE, Participa e IU para la elección de Espadas como alcalde hace dos años y a raíz de la chispa que ha provocado el encendido de la mecha: el desalojo policial del Ayuntamiento de ex eventuales de Lipasam mezclados con algunos ediles de las fuerzas de izquierda.

 Espadas ha estado muy institucional cuando ha hecho un llamamiento a todos los partidos representados en el Ayuntamiento para que reflexionen sobre su papel en esta crisis porque, a su juicio, los sevillanos no esperan de los grupos políticos una actitud de “tensión, radicalidad, confrontación….”.

 

Pero cuando el alcalde adopta un rol excesivamente dramático que estropea su discurso es cuando habla de intentos de desestabilización del Ayuntamiento: “No vamos a bajar la guardia -ha declarado- cuando parece que alguien nos está echando un pulso, porque un pulso a las instituciones y al gobierno local es un pulso a la ciudad”. Ello equivale a identificar su minoritario gobierno con Sevilla, en plan Luis XIV de Francia: “Sevilla soy yo”.

 Las amenazas de ruptura de pactos entre los partidos políticos (un día sí y otro no se las lanza en el Parlamento andaluz el portavoz de Ciudadanos, Juan Marín, a Susana Díaz) y/o de presentación de mociones de censura (la reciente de Pablo Iglesias a Mariano Rajoy) o cuestiones de confianza, como han hecho en Sevilla Participa e IU, forman parte de la vida democrática y son opciones previstas en nuestro ordenamiento jurídico. Rajoy no ha dicho que la moción de censura de Podemos ha sido un pulso a las instituciones, al Gobierno de la nación o a España, como tampoco lo dijo Adolfo Suárez cuando se la presentó Felipe González en su día.

 Así pues, la bronca entre los partidos de la izquierda local se limita a ser en todo caso un pulso a Espadas y al PSOE, que en las pasadas elecciones municipales obtuvieron 103.238 de los 321.206 votos válidos emitidos. Representan por tanto al 32,14% de la ciudad y no al 100% de la misma, como ha dicho Espadas de su gobierno en minoría.

 

Declaraciones como éstas, en las que se toma la parte por el todo, sólo contribuyen a soliviantar más a los socios de investidura. Participa ha reaccionado diciendo que Espadas se cree el Rey Sol.

EL HUECO DEL PP

Mientras Participa e IU dan por dinamitado el pacto de investidura porque a su juicio no se ha producido el comprometido giro a la izquierda en las políticas del Ayuntamiento, Espadas, consciente o inconscientemente, alimenta los argumentos de aquéllos cuando declara que “el sitio que ha dejado el PP vacío lo he ocupado yo”. Una declaración de este tipo sólo puede interpretarse por parte de sus socios  (¿o debemos decir ya ex socios?) de investidura como un desplazamiento hacia la derecha en el espectro político que confirma sus peores temores y les obligan a replantearse su apoyo al alcalde.

 Espadas ha afirmado que su objetivo político en estos dos años de mandato ha sido ensanchar el espectro electoral desde la centralidad huyendo de los extremos: “Yo quiero gobernar desde el centro hacia la izquierda”, aseveró. Sin embargo, el discurso de la ocupación del espacio del PP podría interpretarse como un intento de captación de votos por su derecha, lo que deja a Participa e IU en una incómoda posición como compañeros de viaje de un alcalde que por ensanchar su base electoral no tendría empacho en girar a la derecha.

O quizás no tanto, en línea con lo que decía Fraga de que la política hace extraños compañeros de cama. Y es que cuando le han preguntado al portavoz de IU, Daniel González Rojas, por la posibilidad de una moción de censura contra Espadas que le dé al PP el gobierno local, ha respondido: “Tendremos que estudiar si el proyecto del PP es nítidamente de izquierdas…. Creo que no. Pero toda propuesta se somete a consulta a las bases, que están muy molestas con Espadas. Si el alcalde está tan confiado en que lo está haciendo bien, que se someta a una cuestión de confianza”.

CONFIANZA

Olvida el portavoz de IU  que, legalmente, Espadas no puede someterse a una cuestión de confianza así como así y de la noche a la mañana. El alcalde sólo puede plantear al Pleno una cuestión de confianza vinculada a la aprobación o modificación de cualquiera de los siguientes asuntos: 1) Los Presupuestos anuales; 2) El Reglamento orgánico; 3) Las Ordenanzas Fiscales; y 4) La aprobación que ponga fin a la tramitación de los instrumentos del planeamiento general de ámbito municipal (PGOU).

 

Para la presentación de la cuestión de confianza será requisito previo que el acuerdo correspondiente haya sido debatido en el Pleno y que éste no obtenga  la mayoría necesaria para su aprobación. El alcalde no puede plantear más de una cuestión de confianza cada año y tampoco en el último de su mandato. Así pues, teniendo en cuenta la normativa, sólo quedan tres opciones de que Espadas pueda plantear una cuestión de confianza y todas el año que viene, nunca en el último de su mandato: que el Pleno le tumbe los Presupuestos, las Ordenanzas Fiscales o un nuevo Reglamento municipal, ya que  no hay nuevo PGOU a la vista que pudiera suscitarla. Por tanto, González Rojas deberá esperar todavía un año para intentar que el alcalde plantee esa cuestión de confianza por la que él aboga, siempre que se quede en minoría en la votación de los Presupuestos y/o de las Ordenanzas Fiscales.

CENSURA

Participa Sevilla, por su parte, ha hablado de plantearle una moción de censura a Espadas, pero tampoco le saldrían las cuentas, salvo que contara con el apoyo del PP y acabara actuando en beneficio de este último.  Debería ser apoyada al menos por la mitad más uno (16) de los concejales e incluir un candidato alternativo a la Alcaldía. Participa e IU sólo tienen cinco ediles entre ambos. En el hipotético caso de que se sumara Ciudadanos a la causa serían ocho, por lo que para que triunfara una moción de censura  deberían echarse en brazos del PP, pero ya hemos visto lo declarado por el portavoz de IU, dispuesto a averiguar si el partido de la gaviota es también de izquierdas con tal de quitarle el bastón de mando a Espadas.

 

En esta escalada de declaraciones ha ido todavía más lejos la portavoz de Participa, Susana Serrano, la cual ha dicho que el desalojo del Ayuntamiento por parte de los agentes de Cabrera “puso en riesgo nuestras vidas, sobre todo por la asfixia que vivimos al rodearnos 25 policías para expulsarnos”.

 Si antes hablamos de la dramatización de Espadas con aquello de que echarle un pulso a su gobierno era echárselo a Sevilla, esta exageración de Susana Serrano en el sentido de que pudo morir asfixiada al verse rodeada por 25 policías la supera con creces. ¿Cómo se habría sentido la portavoz de Participa  si hubiera tenido que sufrir un desalojo de los “grises” en la época de Franco?

DEL NARANJA AL AZUL

El portavoz de Ciudadanos, Javier Millán, califica por su parte los dos años de mandato de Espadas como un tiempo perdido: “El alcalde -afirma- ha sido incapaz de cambiar el rumbo de la ciudad y seguimos estancados, incluso perdiendo competitividad como en turismo. Los grandes proyectos como Gavidia, Altadis, el Metro y Ciudad de la Justicia siguen empantanados. Le doy un sobresaliente en venta de humo y un suspenso en hechos”.

 

Quien hace estas declaraciones, como si no tuviera nada que ver con estos dos años “perdidos”, es quien le ha dado los balones de oxígeno a Espadas pactando con él los Presupuestos.

 El PP, que ha estado dos años ausente de la vida municipal sumido en sus divisiones internas tras la marcha de Zoido a Madrid, se halla expectante en medio de la bronca por aquello de a río revuelto, ganancia de pescadores, no vaya a ser que finalmente le presenten una moción de censura a Espadas y tenga que improvisar un candidato desde dentro que hoy por hoy no tiene. Quizás ese eventualidad es la que ha acelerado la destitución de un blando como Alberto Díaz al frente del grupo municipal y su sustitución por un duro como Beltrán Pérez

 Este es el complicado panorama que, tras dos años de plácida travesía, se le ha presentado de golpe y porrazo a Espadas en su particular cruce del ecuador: las aguas, otrora mansas, ahora bajan turbulentas.

 Quedémonos con una frase del alcalde evocadora de la “realpolitik” que se verá obligado a practicar más aún si cabe que antes: “Alguien que gobierna con sólo once concejales tiene que tener permanentemente la mano tendida a los demás porque si no es tonto”.