Tussam gana casi medio millón de viajeros hasta octubre de 2017

SEVILLA ESTE

La nueva línea rápida capta 95.000 pasajeros en su primer mes de funcionamiento

INCREMENTOS

La de mayor crecimiento es la línea entre el Prado y la UPO, con un 24,7% más
TÍTULOS

La nueva tarjeta estudiantil casi duplica en uso a la anterior universitaria

 

El conjunto de líneas operadas por la empresa municipal de transportes urbanos de Sevilla (Tussam) han tenido un significativo incremento de la demanda en los diez primeros meses del año. Según las estadísticas, en este periodo Tussam ha transportado 463.000 viajeros más que en los diez primeros meses del año pasado, hasta llegar a un total superior a los 63 millones (un + 0,73%).

Octubre mismo se ha cerrado con 7,5 millones de viajeros, lo que ha supuesto un incremento del 4,75% respecto de octubre de 2016. Los responsables de Tussam y del gobierno de la ciudad valoran especialmente los 95.021 pasajeros transportados por los autobuses de la nueva línea rápida puesta en servicio en Sevilla Este al cabo de un mes (hay que tener en cuenta que únicamente funciona en los días laborables y no en los festivos y que empezó el pasado 18 de septiembre).

Según las estimaciones de Tussam, de los 95.000 usuarios en números redondos de esta línea rápida, unos 57.000 son nuevos pasajeros del transporte público, que se habrían pasado al mismo dejando el coche privado por las ventajas que, ahora sí, les reporta este transporte rápido hasta Nervión y el Prado de San Sebastián.

Por tanto, si 57.000 son usuarios nuevos, el resto, unos 38.000 serían clientes de las tradicionales líneas existentes (la 22, la 27 y la B4) y que se habrían trasladado a la nueva al emplear los autobuses un tiempo mucho más corto en cubrir el trayecto, sin tantas paradas como aquéllas.

Por otra parte, las líneas que durante el pasado mes de octubre han experimentado los mayores incrementos de demanda en valores absolutos han sido la 2 (Barqueta–Polígono San Pablo–Ciudad sanitaria Virgen del Rocío–Heliópolis) con 47.277 viajeros y un crecimiento del 8%; el tranvía, máxime después de las medidas aplicadas para frenar la extendida costumbre de subirse sin pagar, con 24.242 viajeros (6,7%); la 3 (une los extremos Norte y Sur de la ciudad, entre Pino Montano y  Bellavista) con 21.262 viajeros (6,7%); y la C1 (Circular Exterior) con 20.498 viajeros (5,8%).

En términos porcentuales, además de las anteriores también cabe destacar la línea 38 (conecta el Prado de San Sebastián con Universidad Pablo de Olavide) que ha tenido un  incremento del 24,7%; la línea Especial Aeropuerto, reforzada desde el pasado fin de semana tras la llegada de 15 nuevos vuelos a San Pablo para la temporada invernal,  con un incremento del 11,4%; la línea 37 (Puerta de Jerez – Bellavista), con el 10,7%;  la 14 (Plaza del Duque – Polígono Norte), con el 10,5%,  y  las líneas Nocturnas en general, con un incremento del 10,4%.

Respecto al uso de los distintos títulos de viaje, el más utilizado durante este periodo ha sido la tarjeta sin transbordo, con el 24,5%; le sigue la tarjeta con transbordo, que se sitúa en el 19,5%, entre primera cancelación y transbordo, y la tarjeta de la tercera edad, con el  17,1%.

En cuanto al resto de títulos, el billete univiaje tiene una cuota del 9,9%; la tarjeta del Consorcio de Transportes obtiene el 8,4%;  el abono 30 días capta el 6,1% y la solidaria,  el 5,3%.

Destaca la tarjeta de Estudiante que, con 519.852 cancelaciones (7,14% del total), ha experimentado un crecimiento del 183% respecto a la anterior tarjeta Universitaria implantada durante el curso pasado.

Espadas debe pagar más de un millón de euros por las Setas de la Encarnación

SENTENCIA

Es la consecuencia de uno de los pleitos perdidos por el Ayuntamiento frente a la constructora Sacyr

DE 2009

Y más de medio millón por el parking de Aussa, filial de Tussam, bajo el mercado del Arenal

DEMORA

Los intereses por no haber pagado a tiempo otras sentencias negativas ascienden a 890.651 euros

 

El gobierno local ha planteado una serie de modificaciones presupuestarias antes de que finalice el año 2017 y por un valor cercano a los 4 millones de euros para poder hacer frente al pago de varias sentencias condenatorias que se arrastran en un caso desde hace ocho años y entre las que figura una sobre las Setas de la Encarnación.

La sombra del Metropol-Parasol, popularmente conocido como las Setas de la Encarnación, sigue siendo alargada y no deja de proyectarse sobre la tesorería del Ayuntamiento, que se ve obligada a liberar fondos para atender pagos derivados de pleitos con la constructora Sacyr a cuenta del coste de la obra y de a quién sería imputable.

Ahora, el equipo de Espadas ha de hacer una modificación en los Presupuestos de la ciudad antes de que acabe el año en curso para abonar a Sacyr 1.115.494 euros como consecuencia de un fallo judicial favorable a la empresa por la construcción y/o explotación de las Setas.

No acaba aquí, ni mucho menos, el rosario de litigios judiciales heredados de mandatos anteriores y que ahora ha de afrontar el gobierno de Espadas, el cual ha de incluir en las modificaciones del Presupuesto otra partida por valor de 521.501 euros como consecuencia de un pleito por el parking de Aussa (sociedad de aparcamientos filial de Tussam) en el Arenal y que se viene arrastrando desde el año 2009.

La lista se engrosa con 890.651 euros en concepto de intereses de demora por la tardanza del Ayuntamiento en abonar las cantidades a que ha sido condenado por los tribunales de Justicia (por ejemplo, en el caso de los aparcamientos de Resipark), y en ese mismo capítulo de pleitos perdidos hay que incluir 38.200 euros por un despido realizado durante el mandato de Zoido y declarado nulo.

Así pues, sólo por condenas judiciales heredadas de alcaldes anteriores Espadas deberá pagar antes del 31 de diciembre 2.565.846 euros.

 

PRESUPUESTO NO HIPOTECADO

El resto del dinero que ha de salir de las modificaciones presupuestarias se destinará a saldar un reconocimiento de deuda del periodo 2002-2009 con el Teatro de la Maestranza por valor de 368.493 euros; a equilibrar el presupuesto de Fibes con 353.541 euros, complementarios de otros 700.000 anteriores y tras demostrarse que hacían falta los dos millones presupuestados inicialmente (por una enmienda se la privó del millón que luego ha habido que reponer en estos dos plazos); y, finalmente, se asignan 530.000 euros a la adquisición de viviendas para poder ejecutar la inversión a través de Emvisesa pero mediante un simple reajuste interno (el dinero no viene de otro sitio sino que se pasa del capítulo IV al VII del Presupuesto por indicación de la Intervención municipal).

El objetivo del gobierno es afrontar todos estos pagos antes de que finalice el actual ejercicio para que no quede condicionado el Presupuesto de 2018, que en caso contrario tendría que arrancar con más de tres millones de euros ya comprometidos.

El dinero para estos abonos saldrá del ahorro en distintas partidas, siendo una de las principales 900.000 euros del macrocontrato de jardinería, cuya ejecución no se iniciará hasta enero próximo. Asimismo, se aplicarán las cantidades reservadas para los intereses del préstamo de 18 millones de euros firmado con el Banco Sabadell y que no se han empleado porque en vez de contratarse a principios de año se acordó el pasado mes de octubre.

El Casco Antiguo se moviliza ante el anuncio de extender el turismo a la mitad Norte

JORNADAS ENTRA

Seis entidades vecinales organizan un encuentro sobre el fenómeno de la “turistización”
PENÍNSULA IBÉRICA

Colectivos y especialistas de Barcelona, Lisboa, Madrid y otras ciudades se darán cita en Sevilla

EFECTOS

Preocupan la escasez y carestía de viviendas en alquiler que provoca el auge turístico

 

Seis entidades del Casco Antiguo han reaccionado al anuncio del Ayuntamiento de tratar de extender el turismo hacia la mitad Norte del Distrito dentro del futuro II Plan Turístico de la Ciudad, que debe presentarse a la Junta de Andalucía, y han organizado un encuentro en Sevilla sobre el fenómeno de la “turistización” en el que participarán colectivos y especialistas de  urbes de la Península Ibérica que ya están sufriendo las consecuencias de la invasión de visitantes.

La misma semana en que el Ayuntamiento de Sevilla presentaba el nuevo Plan Turístico, distintas organizaciones vecinales ultimaron un encuentro sobre las consecuencias del exceso del turismo en los barrios centrales de importantes ciudades de la Península, entre ellas Sevilla.

El denominado Encuentro sobre Turistización, Resistencias y Alternativas (ENTRA Sevilla) reunirá a diferentes asociaciones vecinales, colectivos, movimientos sociales y especialistas de Barcelona, San Sebastián, Granada, Lisboa, Madrid, Málaga y Palma de Mallorca en la capital hispalense entre el 17 y el 19 de noviembre.

Según exponen los organizadores, “estamos ya sufriendo los efectos del turismo exacerbado en nuestros barrios, con escasez y carestía de viviendas en alquiler como perjuicio más grave, por lo que nos preocupan, y mucho, las afirmaciones del delegado de Hábitat Urbano, Cultura y Turismo  del Ayuntamiento hispalense, Antonio Muñoz, sobre la intención municipal y empresarial de extender el fenómeno también hacia la mitad norte del casco antiguo”.

Con las Jornadas  ENTRA Sevilla, movimientos vecinales del Casco Antiguo tratan de  cuestionar la actividad turística en áreas urbanas como fuente de riqueza para el conjunto de la sociedad y reflexionar sobre cuestiones de disponibilidad, acceso a la vivienda y gentrificación; condiciones laborales en el sector turístico; uso y apropiación del espacio público y, en definitiva, el derecho a la ciudad.

Las Jornadas son fruto de la colaboración entre la Asociación Vecinal del Casco Norte “La Revuelta”; Tramallol; el espacio Lanónima; el Huerto del Rey Moro; el Centro Okupado, Autogestionado y Feminista “La Revo” y la Casa Grande del Pumarejo, que acogerá buena parte del programa; y cuentan con la colaboración del Departamento de Geografía Humana de la Universidad de Sevilla.

EL PROGRAMA

El Encuentro se inaugurará el próximo viernes, a las 17 horas, en la Sala Diego Angulo de la Facultad de Geografía e Historia de la Universidad Hispalense, con una mesa redonda sobre “Investigaciones y prácticas recientes sobre turistización”, en la que participarán Angela Lara, Agustín Cocola, Ibán Díaz y Marc Morell.

Al final de la misma tendrá lugar en la Casa del Pumarejo la presentación oficial de las Jornadas y una introducción al tema por Luis Berraquero, antropólogo e investigador sobre este fenómeno, tras la cual se debatirá sobre “¿Turistización o barbarie?”, y se espera la intervención de una comerciante del barrio de Santa Cruz que ha sido desalojada de su negocio para establecer en su lugar una vivienda turística.

El Palacio de los Marqueses de La Algaba acogerá el sábado el segundo día del Encuentro, centrado en el tema “¿Qué está sucediendo en nuestros barrios y qué respuesta le están dando en otras partes de la Península?”. Se cuenta con la participación de los geógrafos Amalia Vahí y Jaime Jover.

A continuación, distintos colectivos expondrán las resistencias vecinales al fenómeno de la invasión turística y darán su testimonio el Sindicat Llogaters (Barcelona), Assemblea Vallcarca (Barcelona), Lavapiés ¿Dónde vas? (Madrid), Lagunillas (Málaga), Ajuntamiento Albaicín (Granada), Casco Viejo Donosti (San Sebastián), Ciutat per qui l’ habita (Palma de Mallorca) y PAH Sevilla.

El domingo 19 de noviembre se desarrollará una acción simbólica-paseo guiado denominada “Sevilla tiene dos partes, dos partes bien diferenciadas”, con salida desde el Pumarejo. Al final de la misma, hacia las 14 horas, se celebrará la clausura con una comida popular y la actuación de un coro dominguero y de Pablo Hoyos.

 Los organizadores han habilitado un número de teléfono (el  658 33 10 63) para que cualquier persona afectada por el fenómeno de la turistización pueda aportar su testimonio.

El Sur antes que el Norte

La idea de ampliar la oferta turística al Norte del Casco Antiguo incrementaría el riesgo de su “gentrificación”

La alternativa sería potenciar el Sur con San Telmo, un museo sobre Aníbal González y el Tesoro del Carambolo

 

Tan sólo seis días después de la presentación del estudio de diagnóstico sobre el parque de viviendas de la ciudad, el delegado de Turismo, Antonio Muñoz, avanzó la propuesta municipal para la elaboración del II Plan Turístico. Muñoz expresa en sus distintas comparecencias opiniones contradictorias. Por una parte, reconoce el riesgo de que la masificación turística acabe provocando protestas ciudadanas como en Venecia ( cuando se está allí se comprende el porqué) y Barcelona, y la despoblación del Casco Antiguo por la proliferación de pisos turísticos; y, por otra, aboga por atraer a cada vez más turistas para mantener e incrementar el negocio del “lobby” turístico local.

La penúltima muestra la tenemos en el concurso convocado por la Dirección del Alcázar, con un presupuesto de 21.000 euros, para un estudio del sistema de visitas al monumento y tras el que se esconde el objetivo de ver si es posible justificar el incremento actual de no más de 750 visitantes de forma simultánea, para exprimir aún más la gallina de los huevos de oro.

Muñoz quiere ahora ampliar las zonas de interés más allá del triángulo declarado Patrimonio de la Humanidad: el Alcázar, la Catedral y el Archivo de Indias.

Al respecto ha declarado lo siguiente: “Podemos apostar por una zona como Triana o la zona Norte del Casco Antiguo; o por un sector determinado, como el comercio; o por potenciar rutas como el barroco. Es lo que hay que decidir  mediante este proceso participativo. Nuestra opinión la tenemos clara: es necesario ampliar las zonas en las que el turista tiene la experiencia. La ciudad tiene argumentos más que suficientes para ello. También tiene que servir para incorporar elementos innovadores”.

EXPULSIÓN

Ahora, volvamos a la semana anterior, a la presentación del estudio de diagnóstico sobre las viviendas de la ciudad. En ese informe se reveló que en Sevilla existen 10.000 viviendas destinadas no a alojar vecinos, sino a turistas que nos visiten, y ello sin contar con los apartamentos turísticos. Y, atención, el 20% de las viviendas del distrito Casco Antiguo (una de cada cinco) se dedica ya a los turistas, en detrimento de residentes de toda la vida, que han sido expulsados a otros distritos del extrarradio, con un efecto dominó de encarecimiento de los alquileres.

Muñoz ha tratado de contener el fenómeno, ya registrado en sitios como Barcelona, imponiendo ingenuamente en las Ordenanzas Fiscales (y decimos ingenuamente porque la cantidad no es disuasoria frente a los pingües beneficios que puede reportar la actividad) una tasa de 300 euros (actualmente es de 24) a los propietarios que quieran convertir sus pisos en alojamientos para turistas. Ha fracasado en su intento porque la oposición le ha tumbado la propuesta, no sabemos si por insuficiente capacidad de negociación o convicción por su parte o por las presiones bajo cuerda del “lobby” turístico local.

Si los estudios del Ayuntamiento constatan que el 20% del Casco Antiguo ya está convertido en viviendas turísticas en detrimento de los vecinos tradicionales y el delegado del ramo afirma que hay que tratar de frenar la conversión de nuevas viviendas poniéndoles “una mínima barrera de entrada” (la citada tasa de 300 euros), ¿cómo abogar, pues, en el II Plan Turístico por ampliar a la zona Norte del Casco Antiguo el área turística de la ciudad si de esa manera se incrementa el riesgo de que se conviertan aún más viviendas en turísticas y crezca la percepción de un Centro convertido en parque temático, sin vida cuando se retiran los visitantes porque no quedan apenas vecinos?

Sin embargo, como delegado del ramo, Antonio Muñoz tiene la misión de procurar incrementar la cifra de negocio del sector turístico, del que viven miles de familias en la ciudad y que supone una parte muy significativa del PIB local. ¿Cómo potenciar y diversificar la actividad sin incrementar la “gentrificación” del Casco Antiguo?

 

DIEZ POSIBILIDADES

 

Quizás la respuesta consista en mirar no al Norte del Casco Antiguo, sino al Sur del mismo, hacia una zona sin apenas viviendas y articulada en torno a la dársena del Guadalquivir y a la avenida de la Palmera, el gran eje de la Exposición del 29, donde podrían acometerse actuaciones como las que se enumeran a continuación:

1.-El Central Park a la sevillana: Tanto el gobierno de Zoido como el de Espadas, cada uno a su manera, hablaron en su día de crear una gran zona verde allende la Puerta de Jerez y al estilo de otros internacionales como el Central Park (Nueva York), Hyde Park (Londres), las Tullerías (París) y El Retiro (Madrid), que se convierta en un foco de atracción turística “per se” y en lugar de encuentro y de realización de actividades para los sevillanos. Se dijo que se abordarían como un todo y no como zonas inconexas los Jardines de Cristina, los del Palacio de San Telmo, el Casino de la Exposición, el Prado de San Sebastián, el Parque de María Luisa, los Jardines de la Casa Rosa y los del Paseo de las Delicias. Nada se ha hecho en tal sentido al cabo de seis años y medio de las primeras propuestas.

2.-Apertura al público, siquiera los fines de semana, del Palacio de San Telmo, especialmente por su capilla y patio principal, incluyendo en las visitas explicativas la extraordinaria portada de Figueroa y las esculturas de los sevillanos ilustres, obra de Susillo. Aunque la Junta dice tener un sistema de visitas concertadas, es poco operativo y/o desconocido por nativos y turistas.

3.-Creación en la Plaza de España de un museo dedicado a Aníbal González, nuestro particular Gaudí, y al regionalismo arquitectónico, que acogería el legado del genial arquitecto que custodia su familia. En tiempos se habló de ubicarlo en la Puerta de Aragón, con su impresionante artesonado de madera que corona la escalinata y con posible acceso a terrazas y tejados del conjunto, como ya se hace en los techos de la Catedral.

4.-Rehabilitación de una vez por todas (que el PSOE y el PP dejen de tirarse a la cabeza su nula consignación de dinero en los Presupuestos cuando gobiernan) de los deteriorados museos Arqueológico y de Artes y Costumbres Populares que les dote de una renovada y moderna propuesta museística acorde al siglo XXI, para convertir la Plaza de América en nuestra particular “isla de los museos”.

5.-Sacar de la caja fuerte de un banco el Tesoro del Carambolo (más de 50 años en esta situación) para exhibirlo de forma permanente y estelar en el Museo Arqueológico o bien, convirtiéndolo en un anexo del mismo, en el Pabellón Real, que necesita de un nuevo uso cultural tras la decisión del gobierno local de ubicar la colección Bellver en la Casa de Fabiola, en el Centro, con lo que reconcentra, nunca mejor dicho, los atractivos en el Casco Antiguo y así también a los turistas, en vez de dispersarlos fuera de ese ámbito.

6.- Apertura a las visitas, siquiera en fin de semana, de la Casa Rosa y de sus jardines.

7.- Los sucesivos inversores que han ido quebrando y teniendo que irse del acuario se han quejado, creemos que con razón, de que aquél nunca ha sido promocionado por la Administración ni incluido en los recorridos y señalización turísticos de la ciudad. Es como si no existiera, ni para los sevillanos, que apenas lo conocemos, ni para los turistas, que lo ignoran. ¿No dice Muñoz que hay que ampliar el espacio donde el turista desarrolla su experiencia? Pues aquí tenemos un atractivo de primer nivel totalmente marginado, por lo cual han fracasado de forma añadida las norias que se instalaron en su entorno. Si no se crea una corriente turística desde el Centro hacia el Sur salpicando el eje de la Palmera/Parque de María Luisa de nuevos hitos, el acuario puede acabar cerrando sus puertas.

 

8.- La misma necesidad de promoción institucional y de inclusión en rutas y señalización cabe decir de la Casa de la Ciencia, con su planetario incluido, en el antiguo pabellón del Perú.

 

9.- Crear un programa permanente de actividades lúdicas y culturales en los muelles de Nueva York y de las Delicias para arropar la terminal de cruceros turísticos y potenciar la ribera del Guadalquivir.

10.-Incluir en este Plan el estadio del Betis, club que tras los grandes es el de mayor demanda de espectadores en sus partidos televisados por las cadenas de pago y que goza de simpatías en toda España. A título indicativo, el F.C. Barcelona creó un museo en su estadio en 1984. El primer año recibió 19.432 visitantes. Pues bien, hace un año acudió el visitante número 30 millones. Entre la venta de entradas y de recuerdos, el Barça ingresó por su programa turístico casi 30 millones de euros en 2015.

Un Plan que mire al Sur en vez de al Norte permitiría potenciar el negocio aliviando al mismo tiempo la presión turística sobre el Casco Antiguo de Sevilla.

 

La asamblea del Colegio de Arquitectos decidirá sobre las indemnizaciones

DESPIDOS

Hay que pagar medio millón de euros pendientes a dos de los siete despedidos

JUSTICIA

Se debe acordar si se paga o se presenta un recurso ante el Tribunal Supremo

DINERO

Si se decide no recurrir, hay que ver cómo afrontar el pago pese a la situación del COAS

 

La Junta de Gobierno del Colegio Oficial de Arquitectos de Sevilla (COAS), que dirige Cristina Murillo tras su victoria sobre Ángel Díaz del Río, ha decidido delegar en una asamblea urgente y extraordinaria del colectivo la decisión sobre cómo afrontar las elevadas indemnizaciones pendientes a trabajadores despedidos por la anterior Junta invocando la crisis económica y sus efectos en la entidad, que justamente por eso no se halla en una boyante situación financiera.

El estallido de la burbuja inmobiliaria dejó a un gran número de arquitectos en paro y provocó una gran caída en el número de visados que tramita el Colegio, cuyos ingresos se resintieron notablemente. Estas fueron las razones por las que la anterior Junta de Gobierno, que dirigía Ángel Díaz del Río, procedió en 2015 al despido de siete empleados de la entidad.

La extinción de la relación laboral fue avalada por el Tribunal Superior de Justicia de andalucía (TSJA), pero a dos arquitectos se les reconoció el derecho a una indemnización de 615.463 euros, de los que el Colegio, dada su precaria situación económica, sólo ha podido abonar 119.604 euros. Ahora quedan pendientes 495.859 euros, a los que habría que añadir 190.000 más en concepto de intereses y costas por un recurso perdido.

La única posibilidad legal que le queda al COAS para no pagar estas cantidades es elevar un recurso de casación ante el Tribunal Supremo, una vía que no convencía mucho a la actual Junta de Gobierno por el precedente de un anterior recurso desestimado por el TSJA y porque a la larga podría suponer un coste aún mayor en caso de nuevo fallo judicial en contra. Esas dudas han motivado un enfrentamiento con el anterior equipo de gobierno, que ha instado a la presentación del recurso ante el Supremo, y los reproches de un colegiado en particular, Enrique Soler.

DECISIÓN COLECTIVA

En esta tesitura, la nueva Junta de Gobierno ha decidido convocar una Asamblea General Extraordinaria y Urgente para el próximo día 23 de noviembre en el salón de actos de la entidad (calle Imagen).

Según la Dirección, la envergadura y alcance económico de la sentencia “hace necesario que, como establecen nuestros Estatutos Particulares, sea la Asamblea del COAS la que tome las decisiones que estime convenientes para hacer frente a estas cantidades…”.

Con el fin de permitir que sea la Asamblea la que tome la decisión al respecto, “por razón de urgencia -añade la Junta de Gobierno en su convocatoria- se ha procedido a anunciar la presentación de recurso de casación para unificación de doctrina ante el Tribunal Supremo, ya que los plazos para convocar una Asamblea Extraordinaria son mayores que los establecidos para recurrir ante este Tribunal”.

De esta forma, a juicio de la Junta de Gobierno, la Asamblea podrá acordar si continúa con el recurso o si, por el contrario, se desiste del mismo. En caso de desistirse o de producirse una sentencia firme condenatoria al pago de estas cantidades tan elevadas, la Asamblea tendrá que decidir cómo hacer frente a las mismas.

Urbanismo acelera los permisos para ascensores en comunidades de vecinos

LICENCIAS

En la última semana la Gerencia ha otorgado seis autorizaciones para obras de instalación de elevadores

PLAZOS

Aumentan las peticiones al estar a punto de expirar el plazo legal de concesión de ayudas y de trabajos de accesibilidad

FACILIDADES

Ya se permite la instalación en el exterior de fachadas en Macarena, Cerro-Amate y Este-Alcosa-Torreblanca

 

La Gerencia de Urbanismo del Ayuntamiento de Sevilla está acelerando la concesión de permisos para la instalación de ascensores en comunidades de vecinos ante el registro de un mayor número de solicitudes a medida que se acerca el final del año. En la última semana se han otorgado seis permisos de obras para la colocación de elevadores en bloques de pisos, con lo cual el balance desde enero de 2016 hasta hoy es de 113 licencias de obras de acondicionamiento para la instalación de ascensores que mejoren  la calidad de vida de los residentes en edificios, generalmente antiguos, que hasta ahora tenían que subir las escaleras a pie.

En este sentido se está constatando un aumento de las peticiones de licencias para estas actuaciones en los últimos meses, posiblemente por la próxima expiración del plazo que la Ley 10/2014, de 3 de diciembre, de accesibilidad, establece para que en los edificios de viviendas se realicen ajustes razonables de accesibilidad, así como por los distintos programas de ayudas de las administraciones.

Por distritos, se han recibido 19 solicitudes de Este-Alcosa-Torreblanca;  18 han llegado desde el Casco Antiguo;  17, de San Pablo-Santa Justa; 13, del distrito Macarena; 12,  de Triana y, 11 de Nervión.  Les siguen Bellavista-La Palmera y Sur con 9; el distrito Norte,  con 6;  Los Remedios, con 5, y Cerro-Amate, con 3.

Al margen de estos proyectos, Urbanismo ha autorizado también a lo largo de los últimos veintidós meses cincuenta actuaciones en edificios de viviendas dirigidas a mejorar las condiciones de accesibilidad de inmuebles. Tanto estas actuaciones como los proyectos para la instalación de ascensores van encaminados a garantizar  la inclusión social de personas con limitaciones de movilidad, al permitir que puedan hacer uso de los elementos comunes de los edificios en las mismas condiciones que los demás vecinos.

También se han aprobado los planes especiales que permiten la instalación de ascensores en exterior de fachada en distintas zonas de la ciudad, principalmente en el distrito Macarena, Cerro Amate y Este-Alcosa-Torreblanca.

AYUDAS MUNICIPALES

El Ayuntamiento, a través de la Gerencia de Urbanismo, aprobó el pasado 21 de junio una convocatoria de subvenciones dirigidas a aquellas comunidades de vecinos legalmente constituidas y pertenecientes a edificios que presenten graves problemas de accesibilidad y, preferiblemente, con residentes de edad avanzada, con movilidad reducida o en situación de dependencia.

Se trata de una medida adoptada en apoyo de aquellos ciudadanos con dificultades para afrontar la instalación de ascensores en edificios residenciales. De este modo, desde el Ayuntamiento se pretende ofrecer una solución para paliar esta carencia en los casos más necesarios.

Para poder optar a estas ayudas, las comunidades deben acreditar que al menos la mitad de los propietarios de las viviendas tienen unos ingresos anuales inferiores a tres veces el Indicador Público de Renta de Efectos Múltiples (IPREM), que es el índice de referencia en España para la concesión de ayudas.

En total, la Gerencia de Urbanismo destina 1,2 millones de euros a estas ayudas, en las que se distinguen dos líneas de actuación:

-Una primera, en la que la ayuda se concreta en la redacción de los proyectos y en la dirección y ejecución de las obras para instalar el ascensor por parte de Urbanismo. A estas actuaciones se destinan un total de 850.000 euros. 126 solicitudes del total de las 132 recibidas optarían a este tipo de ayudas.

-Una segunda línea, dotada con 250.000 euros, dirigida a complementar ayudas públicas concedidas por otras administraciones, en concreto por la Junta de Andalucía. El objetivo de estas subvenciones, por tanto, será el de aportar una cantidad que reduzca el coste de la instalación del ascensor en estos casos. Cinco solicitudes presentadas corresponden a este modelo de subvención.

Durante el plazo establecido para la solicitud de estas ayudas se han recibido un total de 132 solicitudes, provenientes de distintas zonas de la ciudad, si bien las más numerosas corresponden a barrios de los distritos Macarena, San Pablo-Santa Justa, Cerro-Amate y, Norte. La distribución exacta por distritos es la siguiente:

– Distrito Macarena: 24

– Distrito San Pablo-Santa Justa: 24

– Distrito Cerro-Amate: 22

– Distrito Norte: 17

– Distrito Este-Alcosa-Torreblanca:, 16

– Distrito Sur: 16

– Distrito Nervión: 5

– Distrito Triana: 3

– Distrito Bellavista-La Palmera: 2

– Distrito Casco Antiguo: 2

En estos momentos, la Gerencia de Urbanismo trabaja en la revisión de los proyectos y de las solicitudes, a fin de determinar aquellos susceptibles desde el punto de vista técnico de ser subvencionados.

Octubre de 2017 deja en Sevilla capital 779 parados más

El número total de desempleados asciende ahora a 75.056

Tercer mes consecutivo de subida del paro, con una cifra similar a la de abril

El desempleo crece en todos los sectores salvo en la Construcción

 

El mes de octubre se ha cerrado en Sevilla capital con 779 parados más, con lo que se acumulan tres meses consecutivos (desde agosto) con incremento del paro. Ahora, el número total de desempleados asciende a 75.056 (un 1,04%), según los datos oficiales difundidos por el Ministerio de Empleo y Seguridad Social, que dirige la onubense Fátima Báñez.

Octubre, al igual que agosto, se ha vuelto a confirmar como un mal mes para el empleo en la ciudad, ya que desde el estallido de la crisis económica hace nueve años sólo en octubre de 2015 se registró un descenso del desempleo y entonces esa caída sólo benefició a 16 personas.

En los octubre restantes, los incrementos en el número de parados han sido considerables, con años por encima del millar y hasta acercándonos a los dos millares (1.937 parados más en octubre de 2013).

Los 779 nuevos parados de este octubre más que duplican los 313 del mismo mes del año pasado y se acercan a los 892 de hace ocho años.

Pese a este mal dato de octubre, la cifra interanual (de octubre de 2016 a octubre de 2017) supone la existencia de 5.499 parados menos, ya que se ha pasado de 80.555 a 75.056.

En cuanto al mandato de Espadas, se ha pasado de 84.470 parados existentes en el mes de su toma de posesión a los citados 75.056, lo que supone 9.414 menos (descenso del 11% en números redondos).

El incremento del paro ha afectado a todos los sectores económicos menos a la Construcción, al igual que ocurrió en septiembre en este sector, datos demostrativos del repunte de actividad que experimenta Sevilla en el ámbito inmobiliario.

La distribución del número de parados por sectores económicos ha quedado de la siguiente forma: Agricultura, 1.442 (+28); Industria, 4.044 (+12); Construcción, 5.727 (-42); Servicios, 52.971 (+541), y colectivo Sin empleo anterior, 10.872 (+ 240).

La pirámide de Maslow

Sevilla tiene 24.000 viviendas al borde de la ruina y 63.000 sin siquiera ascensor

Los políticos, en vez de cubrir las necesidades básicas, sólo hablan de grandes obras

 

Abraham Maslow fue un psicólogo humanista estadounidense que acuñó la teoría de la jerarquía de las necesidades humanas: las personas, a medida que satisfacen sus necesidades básicas, van desarrollando otras más elevadas hasta llegar, teóricamente, a su autorrealización.

Como las necesidades pueden ser ordenadas conforme a la importancia que tienen para el bienestar personal, la representación gráfica de esa jerarquía se suele hacer en forma de pirámide (desde las básicas hasta las espirituales), de ahí que la teoría del psicólogo neoyorquino sea conocida como la pirámide de Maslow.

Muy resumidamente, las necesidades prioritarias y que conforman la base de la pirámide son, por pura lógica, las fisiológicas. El portavoz del grupo municipal de IU, Daniel González Rojas, que no sabemos si ha leído a Maslow, las resume en su frase “pan, techo y trabajo”. Efectivamente, las necesidades más vitales del ser humano son comer, beber y tener un refugio donde guarecerse de las inclemencias meteorológicas. Según Maslow, hasta que no se han cubierto las necesidades de este nivel todas las demás son secundarias.

El segundo nivel serían las necesidades de seguridad, en todos los órdenes de la vida: la seguridad física de índole personal y familiar (la salud) y social (de orden público garantizado, para que no te asalten o te maten por la calle).

El tercer nivel de la pirámide serían las necesidades de afiliación, o sea las que tienden a superar los sentimientos de soledad mediante la formación de una familia y la integración en la sociedad a través de la pertenencia a una iglesia, las cofradías, un club social, un club deportivo…

Ascendiendo por la pirámide psicológica llegamos al cuarto nivel, donde estarían las necesidades de reconocimiento social (reputación, fama, premios…), a partir de (o que trae como consecuencia) la autoconfianza y la satisfacción con uno mismo, por el hecho añadido de gozar de la consideración por parte de la sociedad en la que se ha producido la integración.

Y en el vértice de la pirámide se encontrarían las necesidades de autorrealización personal, de desarrollo espiritual, de buscar el cumplimiento de una misión, de hallar el sentido de la propia existencia, de darse al prójimo, de trascender lo material porque todas las necesidades en ese ámbito llevan ya tiempo cubiertas.

 

APLICACIÓN SOCIAL

 

La pirámide de Maslow se refiere a la jerarquía u orden de prioridades de las necesidades humanas. ¿Y si la aplicamos a la escala de toda una sociedad, como en nuestro caso Sevilla? Si trasladamos y superponemos la pirámide a Sevilla como ciudad, ¿qué necesidades deberían ser satisfechas primero antes de pasar al siguiente nivel?

Vemos que nuestros políticos, con el alcalde a la cabeza, generalmente suelen hablar de las grandes infraestructuras como la prioridad de Sevilla: que si las tres líneas pendientes del Metro (un coste de al menos 3.700 millones de euros) o, para empezar, del tramo Pino Montano-Prado de San Sebastián de la línea 3 (700 millones de euros); que si la SE-40 y sus túneles bajo el río Guadalquivir (más de 500 millones de euros sólo para estos últimos); que si la Ciudad de la Justicia no se sabe bien todavía dónde (al menos 100 millones de euros); que si la prolongación del tranvía hasta Santa Justa (23,4 millones del tendido más 16 millones para los tranvías), que si…..

Mientras nuestros dirigentes sólo hablan de inversiones multimillonarias en grandes infraestructuras y se colocan por tanto en la parte alta de la pirámide en la jerarquía de las necesidades de Sevilla, hace tan sólo unos días el Ayuntamiento presentó un estudio sobre el estado de las viviendas de nuestra ciudad que revela que hay 24.236 que precisan de rehabilitación y que, de ellas, 18.573 se encuentran en estado deficiente, malo o ruinoso.

ORDEN DE PRIORIDADES

¿No situaba acaso Maslow el refugio, o sea un techo bajo el que cobijarse, en la base misma de su pirámide? Conforme a la jerarquización de las necesidades, la rehabilitación de esas 24.236 viviendas, con toda la creación de empleo que supondría en nuestro sector de la construcción y en las industrias auxiliares, debería ser para el Ayuntamiento una prioridad mucho más importante que iniciar la línea 3 del Metro o prolongar el tranvía hasta Santa Justa, conforme al principio de Maslow de que no se debe subir del nivel en la pirámide sin previamente haber satisfecho las necesidades del nivel precedente. ¿Qué es más básico e importante, tener un parque de viviendas en perfecto estado de revista y en que vivan dignamente todos los sevillanos o dedicar 700 millones al Metro y dejar 24.236 viviendas al borde de la ruina?

Más demoledor aún es el dato de ese mismo estudio elaborado para el Plan Municipal de Vivienda 2018-2023 de que tenemos 63.435 edificios de cuatro o más plantas sin ascensor, con todo lo que eso supone de menor calidad de vida para sus habitantes y de graves problemas en caso de imposibilidad física y a medida que faltan las fuerzas conforme pasan los años y se va envejeciendo. El grupo constructor Praysa redactó un informe el pasado verano en el que cifró en más de 100.000 las personas sin ascensor en Sevilla, de las que 10.500 tienen algún tipo de incapacidad y más de 7.000 sufren problemas de movilidad reducida. Singular fue el caso de la vecina del Polígono de San Pablo que no había podido salir de su piso en trece años, hasta que le instalaron un elevador en el bloque.

El pasado mes de julio, la Gerencia de Urbanismo abrió un periodo para solicitar ayudas para la colocación de ascensores y para el desarrollo de medidas de accesibilidad en el parque de viviendas más antiguo, con una cuantía de 850.000 euros, más otros 250.000 para complementar las actuaciones de otras Administraciones (por ejemplo, la Junta de Andalucía) en esta línea.

MÁS DE MIL AÑOS

¿Cuánto cuesta instalar un ascensor en un edificio antiguo que no lo tiene? Obviamente, depende de muchos factores. Cada inmueble es un caso distinto. En foros especializados del sector se estima que colocar un ascensor pequeño con seis paradas puede rondar los 30.000 euros, en función de los acabados interiores y exteriores. Otras fuentes hablan de al menos 50.000 euros. Si tomamos el primer precio, el más barato, el 1,1 millones de euros de la convocatoria de la Gerencia de Urbanismo daría para instalar 37 ascensores, en números redondos. Pues bien, a este ritmo se tardarían 1.714 años en dotar de ascensor a esos 64.435 edificios carentes de este equipamiento básico.

Si aplicamos la pirámide de Maslow a la jerarquía de necesidades de Sevilla, ¿acaso no se deduce por pura lógica cuál debe ser el orden de prioridades de la ciudad, su Plan Estratégico? ¿Debemos pensar en gastar 700 ó 3.700 millones de euros en una medio línea o una red de Metro antes que en dotar de ascensores a 63.435 viviendas y a 100.000 sevillanos que no lo tienen?

Cuando era senador y líder de la oposición municipal, Espadas propuso un plan para crear empleo en la Sevilla por entonces de los 90.000 parados (ahora 74.277, según la estadística oficial del pasado septiembre) dotando de aislamiento al mayor número de edificios posible y financiando la operación con el ahorro energético que se conseguiría. Ahora que es alcalde, ¿no se le ocurre un plan para crear empleo rehabilitando esos 24.236 inmuebles en mal estado y dotando de ascensores a los 63.435 en los que sus vecinos han de subir las escaleras a pie, con lo que de paso satisfaría una necesidad básica del primer nivel de la pirámide y elevaría notablemente la calidad de vida de tantos sevillanos?

 

MEGALOMANÍAS

 

El pasado curso hemos vivido la polémica, propia de una sociedad subdesarrollada, por los colegios de nuestros hijos carentes de aire acondicionado en pleno siglo XXI, con temperaturas superiores a 30 grados en sus aulas por ser la nuestra una ciudad tórrida y cada vez más afectada por el cambio climático. ¿Imaginamos en la fría Alemania colegios sin calefacción? Pues bien, ¿en qué nivel de la pirámide de Maslow colocaríamos este problema irresuelto de la falta de climatización? ¿Y el de las bibliotecas cerradas por las tardes por falta de personal? ¿No es acaso una necesidad básica de una sociedad contar con una buena red de bibliotecas para elevar el nivel cultural de sus habitantes y que habría que satisfacer antes que seguir subiendo nivel tras nivel hasta la cúspide de la pirámide gastando los recursos en otras cosas menos esenciales?

La pirámide de Maslow aplicada a Sevilla y a la política local es un magnífico instrumento para calibrar el orden real de nuestras prioridades como ciudad y medir el grado de sensibilidad social o de megalomanía de nuestros gobernantes. ¿Atienden los básico o lo superfluo?

Un alcalde con sensibilidad social y sentido común no se habría gastado, como hizo Monteseirín,  138 millones de euros, detraídos además del dinero destinado a los barrios, en levantar las prescindibles Setas de la Encarnación teniendo una ciudad con más de 70.000 parados, 24.000 viviendas al borde de la ruina y 63.000 sin ascensor. En su megalomanía se colocó en el vértice de la pirámide cuando en la vida real Sevilla aún tiene los pies de barro.

El Alcázar recaudará un millón más de lo anunciado con la subida de las entradas

INCREMENTO

El precio de la entrada se incrementa en un 21% al pasar de 9,5 a 11,5 euros
MAS DINERO

La recaudación ascendería a 3,1 millones más y no 2 millones, como dice el gobierno
TEMOR

La oposición teme que el exceso se dedique al ICAS en vez de a restauraciones

 

El Patronato del Alcázar ha hecho una previsión demasiado a la baja del incremento de ingresos que reportaría la subida en dos euros del precio de la entrada al monumento patrimonio de la humanidad y que ha sido aprobada por el Ayuntamiento en el proyecto de nuevas Ordenanzas Fiscales para 2018 con la oposición del PP y de ciudadanos, que no ven claro el destino de ese dinero suplementario.

El gobierno de Espadas, con el apoyo de Participa y de IU, ha sacado adelante en las Ordenanzas la subida en dos euros del precio de las entradas al Alcázar para el próximo año (de 9,5 a 11,5 euros) pese a la oposición de su habitual socio en cuestiones presupuestarias y económicas, Ciudadanos, y del Partido Popular.

Según el argumento oficial, la subida del coste de las entradas en dos euros (un 21% más de golpe) afectará sólo a los turistas, ya que los sevillanos y empadronados en la ciudad pueden entrar de forma gratuita, y reportará a las arcas municipales dos millones de euros más, que se dedicarían a la restauración del patrimonio a través del Instituto de la Cultura y de las Artes de Sevilla (ICAS), dependiente de la Delegación de Hábitat Urbano, Cultura y Turismo, que dirige Antonio Muñoz.

El portavoz de Ciudadanos, Javier Millán, ha sido el mayor crítico con la medida de que esta recaudación extra del Alcázar sea administrada por el ICAS.

Millán ha explicado que existe un convenio de 2014 “que puso en marcha el PP, en virtud del cual el Patronato del Alcázar transfiere un millón de euros al año al ICAS, para colaborar en la difusión de tres espacios”, como el Antiquarium (del que ha dicho que sufre  “problemas de limpieza, fallos eléctricos y verdinas en los mosaicos”), el Castillo de San Jorge ( “que también se ha visto obligado a cerrar temporalmente”)  y el Museo de Cerámica de Triana.

 

DUDAS

“Tenemos serias dudas de que este millón de euros, fruto del convenio firmado en época del PP y continuado por el PSOE, no se está invirtiendo en lo que se había acordado”, ha afirmado Millán, por lo que “desde Ciudadanos hemos solicitado las facturas de estos millonarios gastos de propaganda que nadie conoce”.

Millán ha venido declarando  que “el gobierno aún no nos ha permitido acceder a estas facturas”, lo que “reafirma nuestra razonable sospecha de que ese millón se esté ingresando en la caja única del ICAS y empleándose en tapar agujeros de su nefasta gestión económica con facturas que no habían pasado por Intervención y con tres gerentes en dos años”. “Un ente además que Muñoz anuncia que se va a liquidar sin que haya un solo documento sobre cuándo se va a disolver, ni qué forma jurídica, competencias o personal va a tener el nuevo órgano”, ha añadido.

“Ahora el gobierno de Espadas pretende triplicar este millón de euros, sacando tres millones del Alcázar para invertir en el patrimonio de la ciudad, sin definir actuaciones concretas ni bienes a mejorar, como San Hermenegildo, donde hay peligro de derrumbe”, algo que califica como “impresentable”, destacando “la importancia de saber a dónde va ese dinero, con un plan de actuaciones detalladas” y afirmando que “en el Antiquarium desde luego no se está empleando”.

A LA BAJA

Sin embargo, no serán dos los millones de euros más que recaudará el Alcázar con esta subida de precios, sino más de tres millones, lo que significa que no se ha computado un 57% de los nuevos ingresos potenciales.

Si se toman como referencia los 1.621.355 visitantes que se registraron en el monumento el año pasado y dado que el 3% del total fueron sevillanos, que son los únicos que no pagan, la cifra de personas exentas de desembolso fue de 48.640.

Quedarían por tanto 1.572.715 que sí pasaron por caja y que si hubieran tenido que pagar dos euros más habrían desembolsado un dinero suplementario de 3.145.430 euros, no 2 millones como ha estimado el Patronato del monumento y el gobierno de Espadas. Esta previsión puede quedarse incluso corta a la luz de los datos del año en curso. El Ayuntamiento reveló el pasado verano que el Alcázar recibió 1.186.314 visitantes hasta el mes de agosto, lo que significó 110.600 más (un +9,32%) que en el mismo periodo del año anterior. Con este incremento, la proyección de ingresos superaría con creces esos dos millones de euros suplementarios estimados por el Patronato.

¡Es la educación, estúpido!

La suciedad de Sevilla no se soluciona con diez mil papeleras más, sino con la educación cívica de los sevillanos

La delegación sevillana que acudió a Lausana hace 20 años vio con asombro su limpieza sin papeleras en las calles

 

El gobierno de Espadas ha iniciado un zafarrancho de limpieza de Sevilla en respuesta a la campaña que, emulando a Zoido cuando éste lideraba la oposición (recuérdese el banco roto de Bellavista y la retirada de suciedad, pala en mano, en el Vacie) lanzó a la vuelta de las vacaciones de verano el nuevo portavoz del PP, Beltrán Pérez.

Pérez, que se rodeó de representantes de una veintena de asociaciones vecinales, denunció lo que calificó como “falta de limpieza” de la ciudad por el nulo funcionamiento de la recogida neumática de residuos, contenedores y papeleras llenos, presencia de ratas y “baldeos que brillan por su ausencia”.

Con astucia política, el portavoz del PP se apresuró a destacar que no culpaba de la situación a los trabajadores de la empresa de limpieza municipal (Lipasam), los mismos que le ganaron el pulso que le echaron a Zoido con aquella prolongada huelga de recogida de basura, pese a que el aparato de propaganda del entonces gobierno del PP trató de convencer a través de los medios de comunicación de lo contrario (en la práctica ni siquiera se abrió la bolsa de trabajo). Pérez, decía, culpó a la gestión realizada por Espadas y su equipo y retó al alcalde (otra vez imitando el estilo de Zoido) a ponerse al frente “con los Distritos, los vecinos y Lipasam para conseguir una ciudad más limpia”.

 

REPARTO DE CULPAS

 

Así se las ponían a Fernando VII. El presidente del comité de empresa de Lipasam, Antonio Bazo, recogió el guante lanzado por Pérez y declaró inmediatamente después: “Obviamente, la falta de limpieza en las calles de la ciudad es cierta”. Bazo, para no malquistarse plenamente con unos y con otros, culpó a partes iguales al PP y al PSOE. Al primero, por las restricciones a la contratación impuestas por el Gobierno de Rajoy, que habrían provocado la no sustitución de 180 trabajadores de la plantilla de Lipasam, especialmente en el servicio de limpieza viaria. Al PSOE, que equivale a decir el gobierno de Espadas, porque “habiendo podido mover ficha para corregir la situación, no lo ha hecho”. ¿Soluciones apuntadas por el sindicalista? La primera, la esperable: “Meter más plantilla”. La segunda, ajustar el trabajo a la (menor) plantilla existente.

Viéndose cercado por la oposición y por su propia empresa pública en un tema sensible para los sevillanos (la falta de limpieza de las calles fue señalada como el cuarto problema de la ciudad en el sondeo publicado por Viva Sevilla antes de las vacaciones de verano), Espadas ha reaccionado realizando 119 contratos especiales hasta final de año en Lipasam (así contenta al comité de empresa y frena las acusaciones de inactividad por parte de la oposición), a los que ha unido 25 con cargo al plan especial de Navidad; presentando 12 nuevos camiones de recogida y 8 barredoras, con un coste de 4 millones de euros; destinando 1,3 millones a diez motocarros, tres camiones portacontenedores y compras de bolsas de plástico para los dos próximos años y anunciando la adquisición de 10.000 nuevas papeleras.

 

CAUSA Y EFECTO

 

Por más que Espadas gaste millones (anuncia 9 más en compras para 2018) en camiones, barredoras, bolsas y papeleras, es poco probable que Sevilla deje de estar sucia porque parafraseando a James Carville, el jefe de campaña de Bill Clinton que dijo aquello de “es la economía, estúpido”, lo nuestro no es una cuestión de más equipamiento, sino de más educación cívica. Por tanto, cabe decir “¡es la educación, estúpido!”.

Y es que con las barredoras, los camiones, los motocarros, los contenedores y las papeleras se atiende a las consecuencias, pero no a la causa del problema, que es esencialmente nuestro proverbial vandalismo y ausencia de sentido cívico.

Vamos a ver un ejemplo real del aserto de que no es cuestión de papeleras.

Creo recordar que fue en marzo de 1997 (por lo tanto se habrían cumplido en este 2017 veinte años, un aniversario no recordado, por razones obvias) cuando una delegación oficial de la ciudad de Sevilla, presidida por la entonces alcaldesa, Soledad Becerril, y acompañada, entre otros, por la infanta Cristina y por el exciclista Miguel Induráin, acudió a la sede del Comité Olímpico Internacional en Lausana (Suiza) a defender la candidatura hispalense para organizar los Juegos Olímpicos de 2004.

 

EN LAUSANA

 

Acompañamos a la clase política periodistas de la mayoría de los medios de comunicación locales existentes en aquella época. En uno de los cambios de impresiones tras nuestro desembarco en la capital del COI, que aún presidía el ya desaparecido Juan Antonio Samaranch, Soledad Becerril nos preguntó a algunos periodistas qué es lo que más nos había llamado la atención de la ciudad suiza.

Varios coincidimos en la misma apreciación, porque saltaba a la vista: la extraordinaria limpieza existente en las calles, donde no se veía ningún residuo por el suelo. Pero lo más impresionante de todo es que aquello ocurría pese a que ¡no había papeleras! Cuando la alcaldesa comprobó que también habíamos reparado en esa singularidad, se le iluminó la cara, y exclamó: “¡¿Verdad que sí?!”.

Sus palabras fueron como la expresión de un deseo de lo mismo que ella habría querido para Sevilla y su alegría por que constatáramos que no era una utopía inalcanzable porque en la civilizada Europa se había conseguido.

 

EL PRECEDENTE DE LA EXPO

 

Recordé entonces cómo la Sociedad Estatal para la Exposicion Universal de 1992 había estudiado los mecanismos psicológicos y sociológicos para lograr mantener limpio el amplio recinto de la Muestra. Según el análisis de sus técnicos, si la Expo estaba limpia como una patena, los visitantes se verían condicionados psicológicamente para no ensuciar los suelos, pero si veían suciedad acumulada en las calles y jardines de la Cartuja, aquélla tendería a incrementarse por un “efecto llamada”: no sentirían vergüenza por arrojar residuos pensando en que hacían lo mismo que todos.  Para conseguir el contraefecto “patena”, la Organizadora dispuso de un ejército de barrenderos que repasaban continuamente los espacios públicos y vaciaban papeleras y contenedores. Gracias a aquella estrategia de seguimiento continuo, la Expo relució limpia hasta casi el final, cuando ya los visitantes se sintieron con la confianza suficiente como para comportarse en sus avenidas como si fueran una prolongación de las calles de Sevilla.

 

La diferencia esencial entre nuestra ciudad y Lausana es que allí no había una legión de barrenderos detrás de la gente y ni siquiera papeleras donde arrojar nada, ante lo cual la única opción era guardarse los residuos en los bolsillos o, simplemente, no generarlos.

 

Este cuidado se veía por todas partes y en todos los detalles. Otro ejemplo: en la calle del hotel en que nos alojábamos los periodistas se preparó una mañana una obra que iban a ejecutar inmigrantes asiáticos. Lo primero que hicieron fue extender sobre el asfalto una gran lona negra sobre la que luego fueron depositando la arena, los adoquines, el cemento, la hormigonera… Cuando por la tarde acabaron su trabajo, envolvieron con la lona los restos de la obra, la cargaron en un camión y la vía pública quedó como si allí no se hubiera hecho nada. Y entonces rememoré un encuentro con Manuel Del Valle, cuando aún era alcalde, en que le preguntamos los periodistas por unas obras de la preExpo y llegó a responder con su habitual seriedad: “Dejan las calles peor de lo que estaban antes”.

No hace falta remontarse a veinte años atrás. El sábado jugó el Betis contra el Alavés en Heliópolis. Antes del partido aparcó una furgoneta en una avenida de Los Bermejales. Sus ocupantes se bajaron y se pusieron a comer tranquilamente unos bocadillos. Cuando acabaron arrojaron al suelo las bolsas en que venían envueltos y las servilletas de papel que utilizaron, con total naturalidad por no decir impunidad.

 

Tenían a su izquierda, a pocos metros, una papelera y dos contenedores de basura. Enfrente, otra papelera y contenedores hasta de papel, plástico y vidrio. No se preocuparon de usar ninguno.

 

El remedio, pues, no es comprar 10.000 papeleras más, sino educar a 690.000 sevillanos.