Archivo de la etiqueta: Barrios pobres de Sevilla

El barrio más rico de Sevilla es cinco veces más pobre que el más rico de España

La diferencia entre el barrio con más renta de la capital andaluza (Casco Antiguo) y el de menor renta (Bellavista/Cerro-Amate/Este) es de 26.187 euros

La Moraleja, barrio/distrito perteneciente al municipio madrileño de Alcobendas, es el que tiene mayor renta bruta de toda España, con una media de 214.276 euros por habitante, cantidad que prácticamente quintuplica (4,77 veces) la renta bruta de la zona más pudiente de Sevilla capital, comprendida dentro del Casco Antiguo y cuyos habitantes disponen de 44.894 euros antes de impuestos. Así se desprende del informe de la Agencia Tributaria ‘Estadística de los declarantes del Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas de los mayores municipios por código postal’, elaborado a partir de los datos fiscales del ejercicio de 2018.

La selección de los municipios se ha hecho según tres criterios de los que ha de cumplirse al menos uno de ellos: tamaño de la población (más de 200.000 habitantes según el Censo de Población), tamaño fiscal (más de 100.000 declaraciones de IRPF en el ejercicio fiscal) y renta bruta total (tener una renta bruta agregada superior a los 2.200 millones de euros). En la mayoría de los casos los tres criterios se cumplen simultáneamente, pero hay unos pocos casos en los que es válido solo alguno de ellos. 

Los distritos y barrios de La Moraleja (Alcobendas, en Madrid), Vallvidrera-Tibidabo i Les Planes (Barcelona), junto a Somosaguas-Humera (Pozuelo de Alarcón), Salamanca-Goya y Aravaca (Madrid), son las zonas que presentan las mayores rentas brutas medias de todo el país.

Códigos postales de Sevilla capital

El estudio de la Agencia Tributaria toma como base los códigos postales, siendo el 41001 (que abarca parte del Casco Antiguo) el de mayor renta bruta de Sevilla capital, con los citados 44.894 euros de media por habitante. En esta zona están calles y/o plazas tan conocidas como Adriano, Albareda, Alfonso XII, Almansa, Almirantazgo, Arfe, Arjona, Barcelona, Bobby Deglané, Campana, Canalejas, Carlos Cañal, Castelar, Avenida de la Constitución, Dos de Mayo, Federico Sánchez Bedoya, Julio César, Magdalena, Méndez Núñez, Molviedro, Monsalves, Plaza Nueva, O´Donnell, Patio de Banderas, Puerta de Jerez, Rioja, Sierpes, Velázquez y Zaragoza.

En el lado opuesto, como código postal más pobre de la capital de Andalucía aparece el 41016, situado en parte de los distritos municipales de Bellavista-La Palmera, Cerro-Amate y Este y con una renta bruta por cada habitante de tan sólo 18.707 euros, con lo cual la diferencia de renta bruta entre el barrio más rico de Sevilla y el más pobre es de 26.187 euros. En el código postal menos pudiente de la ciudad aparecen calles como Acebo, Alanís, Alcolea del Río, Badolatosa, Cervera, Escapulario, Linotipia, Litografía, Machichaco, Madre de la Iglesia, Medina Azahara, Parque Sevilla Industrial, Parsi, Pero Mingo, Pino Albar, Badolatosa, Somosierra, Tabarca, Tipografía, Torrecilla, Torres del Río, Torres Quevedo, Tres Avemarías, Vía Latina, Virgen de las Aguas y Virgen de la Soledad.

La clasificación de los barrios por su grado de riqueza (renta bruta) y de mayor a menor figura en el siguiente cuadro. Para ver las calles comprendidas dentro de cada código postal se puede consultar el siguiente enlace (parte inferior de la pantalla que le aparezca):http://distritopostal.es/sevilla/sevilla

El escáner de Gaspar Llanes

El coordinador general del Plan Estratégico Sevilla 2030 y solicitante en nombre del Ayuntamiento de una subvención de 19,6 millones de euros para ampliar la línea del tranvía, Gaspar Llanes Díaz-Salazar, ha escrito un artículo titulado ‘Escáner sobre Sevilla’ (Diario de Sevilla, 10 Junio 2020, página 24), dedicado en buena parte a minusvalorar el informe ‘Indicadores Urbanos’, del Instituto Nacional de Estadística (INE), según el cual Sevilla tiene los dos barrios más pobres de España y seis entre los quince más pobres, tal como comenté en anterior artículo:

El estratega municipal trata de restar validez al informe para exonerar de responsabilidad política o de cualquier tipo al Ayuntamiento del que forma parte y en cuatro ocasiones al menos (la reiteración no es casual) afirma que dicho documento se refiere a la renta fiscalmente declarada. Naturalmente, ¿a qué renta se va a referir si no un organismo oficial? ¿Va a recoger el INE a través del Ministerio de Hacienda la economía sumergida, irregular (Espadas dixit), la no declarada, la que no tributa, la del dinero negro y los pagos en B?

Gaspar Llanes

Llanes lanza el mensaje de que el informe del INE que como un espejo refleja la pobreza existente en Sevilla en realidad es poco significativo: ” La publicación del INE -asevera- sólo nos ofrece unos pocos datos demográficos y de renta fiscalmente declarada, con un importante retraso temporal de tres años. Éste es quizás el aspecto menos trabajado de dicha publicación, aunque dicha apreciación no coincida con la cantidad de titulares que genera. El indicador de renta declarada a nivel tributario es muy significativo en las zonas de renta media y menos significativo en barrios de alta renta o de baja renta. Obviamente, adolece de los mismos problemas que la propia fiscalidad española”.

Y añade: “Además no se valora la redistribución que supone la política social en el bienestar de los hogares (…). El Ayuntamiento de Sevilla ha sido reconocido por el liderazgo en 2019 en el gasto social en España, lo que muestra la labor de lucha en algo conocido, la desigualdad existente entre unos barrios y otros”.

Si el Ayuntamiento lidera el gasto social en España es como consecuencia de tener los barrios más pobres de España conforme a los criterios del INE, los mismos que van a servir para que más de 70.000 sevillanos en riesgo de exclusión tengan derecho a beneficiarse del nuevo Ingreso Mínimo Vital:

Por tanto, ese supuesto liderazgo en gasto social en realidad no desacredita el “poco significativo”, según Llanes, informe del INE sobre la pobreza en Sevilla, sino que lo confirma y ratifica. Si se es líder nacional en gasto social es porque se es también líder nacional en pobreza.

Viviendas del Polígono Sur, el barrio más pobre de España según el Instituto Nacional de Estadística

Y cuando Llanes dice que “además no se valora la redistribución que supone la política social en el gasto de los hogares” entendemos que quiere decir que el Ayuntamiento está inyectando recursos a esos hogares pobres, en dinero o en especie, pero que esas aportaciones no figuran en ninguna contabilidad oficial. Sobreentendido de otro modo: el mensaje subliminal del artículo de Llanes es que esos barrios en realidad no son tan pobres (se abona así a la tesis de su jefe, el alcalde Espadas) porque su renta digamos “oficial” está complementada por ayudas sociales municipales que no se computan y que pasan inadvertidas para el INE.

Más sobreentendido todavía: hay, en palabras de Llanes, “un indicador de renta declarada a nivel tributario”, y otras rentas (sociales) no declaradas y que por no declararse (¿y no tendría que informar de las mismas a Hacienda el órgano que las otorga, o sea el Ayuntamiento, ya que presuntamente no lo hacen los beneficiarios, porque en caso contrario lo sabría Hacienda?) no las tiene en cuenta el INE. Conclusión interesada: el informe del Instituto Nacional de Estadística es por ello “menos significativo”, ya que no tiene en cuenta la “auténtica” realidad.

José Luis Escrivá, ministro de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones

Justamente para no seguir en la inopia sobre esa “política social de redistribución” de la que habla Llanes, el ministro de Seguridad Social y anterior responsable de la Autoridad Independiente de Responsabilidad Fiscal, José Luis Escrivá, ha incluido en el Real Decreto sobre el Ingreso Mínimo Vital la Tarjeta Social, destinada a luchar contra el fraude.

La tarjeta social recogerá todas las prestaciones de que disfrute el titular y su familia

Esta tarjeta deberá incluir la información actualizada de todas las prestaciones sociales contributivas, no contributivas y asistenciales financiadas con recursos públicos de que disfruten el beneficiario, su cónyuge y otros miembros de la familia. De esta manera, con la información que aporten todas las Administraciones Públicas (prestaciones por desempleo, discapacidad, dependencia y ayudas familiares) se podrá conocer el nivel de renta real del titular de la tarjeta y quizás entonces, al aflorar la política social líder de nuestro Ayuntamiento y todas sus ayudas, Sevilla podría dejar de tener los barrios oficialmente más pobres de España.

Confiemos en que ese hito se haga realidad y lo registre el escáner de Gaspar Llanes.