Archivo de la etiqueta: Becerril

Goebbels

Cuentan las crónicas periodísticas que, durante su intervención en la clausura del XII congreso del PSOE (A), Rubalcaba aseguró que la victoria (de Pepe Griñán) en las pasadas elecciones autonómicas fue “una proeza”. ¿Proeza? ¿Victoria? ¡Pero si con Griñán el PSOE perdió por primera vez en treinta años unas elecciones autonómicas en Andalucía, además de 654.000 votos y nueve diputados! ¡Pero si con Griñán el PSOE(A) venía de perder previamente las elecciones municipales y las generales en la comunidad autónoma! La vuelta a la tortilla de Rubalcaba con Griñán me recuerda la leyenda urbana alimentada por los socialistas sobre las tres supuestas victorias de Monteseirín en Sevilla. El (sin) sólo ganó unas elecciones municipales, y sin mayoría absoluta, y perdió las otras dos, frente a Soledad Becerril y Juan Ignacio Zoido, por lo que sólo pudo gobernar con las muletas del PA primero y de IU después, al verse en minoría frente al PP. Como se ve, el PSOE es experto en aplicar al principio goebbelsiano de repetir muchas veces una mentira para que parezca la verdad.

Zoido, del Corpus al Domingo de Ramos

El pasado mes de junio, recién investido como alcalde, Zoido se dio un baño de multitudes en la procesión del Corpus Christi, donde fue vitoreado, besado y abrazado de forma tan entusiasta que él no pudo contener las lágrimas de emoción. Nueve meses después (diez desde las elecciones municipales) llega a las procesiones del Domingo de Ramos con menos palmas de lo que podía imaginarse a la luz de aquellas adhesiones que parecían inquebrantables.

No ha habido ningún medio que no haya hablado del debilitamiento del ‘efecto Zoido’, aquella corriente de simpatía sin precedentes que, gracias al voto ‘prestado’ de barrios sociológicamente de izquierdas, impulsó al candidato del PP a la Alcaldía de una forma arrolladora al premiarlo con 20 concejales.
Por más que por su distinta naturaleza no deban compararse elecciones diferentes, ha sido inevitable que tanto en los partidos como en los medios se haya entrado en el juego de las extrapolaciones tras el 25-M. Los números  reflejan que en los diez meses transcurridos entre las elecciones municipales que encumbraron a Zoido a la Alcaldía y las regionales en que ha sido cabeza de lista del PP por la provincia, su apoyo popular ha pasado en la capital de 166.040 a 150.897 votos. Ha perdido 15.143 sufragios.

LA IZQUIERDA SE RECUPERA

Por el contrario, el bloque PSOE-IU ha pasado de 123.234 votos (99.168 + 24.066) en las municipales, a 165.474 (132.338 + 33.136) en las autonómicas. Hace diez meses, el PP aventajaba en Sevilla capital a la izquierda en 42.806 sufragios; ahora se ha invertido la situación y PSOE e IU, sumando su fuerza electoral, obtienen 14.577 votos más que el PP. La extrapolación indica que, como ha pregonado un jubiloso Espadas, Zoido habría perdido virtualmente la mayoría absoluta (16 concejales) y que PSOE e IU la habrían recuperado (17) y podrían reeditar su coalición de gobierno.

Aunque faltan tres años para que las urnas ratifiquen tal posibilidad en las siguientes municipales, los resultados del 25-M denotan al menos una tendencia y deben ser interpretados por Zoido como un aviso para que no olvide que muchos de sus votos del 22 de mayo de 2011 fueron un préstamo y que sus dueños pueden retirárselos, máxime si el tiempo sigue pasando y no ven que la situación de la ciudad haya experimentado ninguna variación sustancial.
Ahora que los sondeos han vuelto a jugar una mala pasada al PP, por exceso de confianza en las expectativas creadas, cabe recordar que el realizado hace unos meses para la Fundación Antares reflejó la opinión de los sevillanos de que tras el ascenso de Zoido a la Alcaldía en realidad todo seguía igual.

MEMORIAL DE AGRAVIOS

El alcalde inició el curso político en septiembre con una carta de siete folios al presidente de la Junta de Andalucía, Griñán, que era todo un memorial de agravios por la desatención del Gobierno andaluz hacia Sevilla, y la exigencia de que contrajera un compromiso con la ciudad “para poner en marcha grandes proyectos olvidados y estancados”.  En su larga lista, el mandatario sevillano enumeró la ley de Capitalidad, una red completa de Metro, la Ciudad de la Justicia, el pantano de Melonares, el museo de Bellas Artes, la iglesia de Santa Catalina, la conexión del AVE con el aeropuerto….
La carta, filtrada a los medios antes incluso de que llegara a su destinatario, fue interpretada como el inicio de la confrontación política con la Junta desde las capitales de provincia gobernadas por el PP, al modo de lo que había hecho el Gobierno andaluz contra el central en la era de Chaves y Aznar, y para preparar el terreno de cara a las autonómicas del 25-M, por entonces a seis meses vista, y el luego frustrado desembarco de Arenas en San Telmo.
En todo este tiempo Zoido ha esquivado pronunciarse sobre las opciones que la Junta ha puesto sobre la mesa en temas capitales como la ampliación del Metro y la Ciudad de la Justicia, con el claro propósito de que no se abordaran hasta que Arenas no ganara las elecciones para que así su partido pudiera rentabilizar políticamente la realización de los grandes proyectos. Nada nuevo bajo el sol. La Junta dio continuamente largas a Soledad Becerril sobre el Metro, cuya construcción no se inició hasta que, aun por la exigencia de Rojas Marcos, Chaves no se garantizó  de que se acometería  con un alcalde socialista (Monteseirín).

CAMBIO DE ESCENARIO

Pero los planes del PP y de Zoido se han convertido en humo tras el 25-M y la continuidad de Griñán en la Junta. Zoido se presentó como el alcalde del empleo pero durante su mandato hay 10.000 parados más. En plena recesión y con continuos recortes por parte del Gobierno central para reducir el gasto público, el alcalde difícilmente puede justificar un encastillamiento en su postura de que o red completa, simultánea y subterránea de Metro o nada, en vez de que se inicie de una vez el tramo Pino Montano-Prado, como ha preconizado y cuantificado económicamente la Junta. Tampoco se comprendería que siguiera  mareando la perdiz sobre la ubicación de la Ciudad de la Justicia, un día en Los Gordales, otro en el Prado y al siguiente en el Buen Aire. Y así sucesivamente.
Son infraestructuras y equipamientos que suponen inversión y creación de empleo para la ciudad y sobre los que Zoido no puede mantener por más tiempo su indefinición con tal de ejercer de oposición a la Junta. En la disyuntiva entre confrontación y cooperación, de inclinarse por la primera corre el riesgo de aparecer como el paralizador de los grandes proyectos de Sevilla y de sufrir un serio desgaste entre quienes, prestándole  su voto hace diez meses, le dieron la Alcaldía.

El cameo

El entorno del alcalde ha jaleado mucho el amago de cameo de Zoido en la película ‘El dictador’ al irrumpir en el rodaje en la Plaza de España y lograr hacerse una -dicen- muy publicitada foto en Internet con el protagonista, Sacha Cohen, mientras éste se encasquetaba un sombrero con el lema ‘Ven a Sevilla’. Según las crónicas,  mientras el actor se quitó del medio, el alcalde se convirtió en el centro de todos los flashes a falta de algún astro del cine que se dejara ver. No sé si el oficio de alcalde, que habría dicho Cesare Pavese, obliga a estos gestos, si son exigencias del guión de Plaza Nueva o Sevilla bien vale una instantánea, pero nunca habría imaginado a Luis Uruñuela, Manuel del Valle y Soledad Becerril yendo a chupar cámara a un rodaje sino, en todo caso, recibiendo con la solemnidad del cargo y en su despacho de la Alcaldía al director y al actor principal de la película como gesto de cortesía institucional y sin incurrir en un populismo mediático que ha merecido de un lector este mordaz comentario: “Pronto empieza Zoido a hacer de Monteseirín”.

Adverbio

El discurso de investidura de Juan Ignacio Zoido me recordó el poema ‘Andalucía, de Manuel Machado, en la parte en que glosó a sus predecesores. El poeta que ha pasado a la historia por ser el hermano de Antonio en vez de por su obra fue adjetivando cada provincia (Cádiz, salada claridad; Granada, agua oculta que llora…) hasta que no sabiendo qué decir sobre Sevilla concluyó el poema al albur de sólo su nombre. Zoido fue cantando una cualidad de cada alcalde (la caballerosidad de Uruñuela; la fina ironía de Del Valle; el rigor de Soledad Becerril; la capacidad de comunicación de Rojas Marcos) y al llegar a Monteseirín….En aquel momento quizás Zoido se acordó de Lope de Vega y el soneto que le mandó hacer  Violante, pues nunca se vio en tal aprieto. ¿Qué decir del Ausente, si Alfredo el Soberbio carece de rasgo positivo destacable alguno? Salió del paso con una evidencia que resultó todo un hallazgo retórico: había sido alcalde durante doce años. A falta de cualidades en el personaje, y por tanto de adjetivos, Zoido redujo a Sánchez Monteseirín a lo que realmente ha sido: un mero adverbio de tiempo.

 

‘Invictus’

Espadas fue a despedirse del (sin) alcalde a su vez despedido mediante aquel  teletipo de Europa Press y dijo que con la experiencia que tiene Monteseirín tras 12 años en la Casa Grande no desaprovecharía ninguno de los consejos que pudiera darle en su labor de oposición, “porque para eso somos compañeros de partido”. ¿Compañeros? Ya dijo Adenauer que, en orden creciente de virulencia, hay adversarios, enemigos, enemigos a muerte y compañeros de partido. En la víspera, el compañero Alfredo declaró que él no podía aconsejar a Espadas en la Oposición porque siempre había gobernado. Más claro, agua: Espadas es un perdedor y él, un ganador. Tarquino el Soberbio se queda en pañales al lado de Alfredo, el que va por la vida de buena gente pero con dagas florentinas bajo su piel de cordero. El mistificador Monteseirín tergiversa continuamente la historia: gobernó, pero no por ganar (perdió frente a Soledad Becerril y Juan Ignacio Zoido dos de las tres elecciones a las que se presentó), sino por pactar. En realidad ha gobernado merced a los pactos de los perdedores.

 

Espadas y el techo de Zoido

A menos de tres meses ya de las municipales (22 de mayo), el ambiente preelectoral se caldea aún más con las encuestas. En la última semana se han divulgado las de Cepes-Andalucía, Gesta y Commentia. Las dos primeras, de alcance regional, aunque para las autonómicas quede aún un año; la tercera, sobre Sevilla capital.

Juan Ignacio Zoido

Juan Ignacio Zoido

Los tres sondeos auguran la victoria del PP. En dos casos, por mayoría absoluta, y en otro, rozándola. Son ya, pues, una docena de sondeos  los que desde hace un año reflejan una tendencia cada vez más acentuada a un vuelco político en Andalucía y Sevilla que, de producirse finalmente, tendría una dimensión histórica.

Algún observador político que ha escrutado el sondeo de Cepes ha destacado un dato que ha pasado inadvertido pero de vital importancia: el PP ganaría también ahora al PSOE unos comicios en la provincia de Sevilla.

Por su parte, Commentia augura que, también por primera vez, el PP con Zoido al frente obtendría la mayoría absoluta (17 concejales) en Sevilla capital.

INTERPRETACIÓN INVERSA

La reacción del alcaldable socialista, Juan Espadas, ante el sondeo es insóilita, ya que interpreta lo contrario de lo que muestran los datos: “El PP, tanto en España como en Andalucía  y Sevilla –ha dicho- ha tocado techo, porque aunque tiene una masa de votantes perfectamente definida, ese electorado no le permite lograr una mayoría absoluta que le deje gobernar. En el PSOE estamos acostumbrados a trabajar en otros escenarios”.

Esos otros escenarios a los que alude son las coaliciones –primero, con el PA; luego, con IU-, que han permitido al PSOE hacerse con la Alcaldía, pero al coste de entregar a sus socios, con autonomía plena, importantes parcelas de poder y del presupuesto.

Espadas no quiere enterarse de que a la luz del sondeo da igual que aluda a una nueva coalición con IU, porque el PP obtendría ahora mismo la mayoría absoluta. Y según expertos en demoscopia, Zoido aún no ha tocado techo: en función del grado de participación podría lograr 18 e incluso 19 concejales.

VOTO VERGONZANTE

Parafraseando a Javier Cercas, recién conmemorado  el XXX aniversario del 23-F, un sondeo no es más que la anatomía de un instante, de ahí que Zoido no deba lanzar todavía las campanas al vuelo. Y es que Commentia desvela la existencia de un voto vergonzante socialista en Sevilla. ¡Quién lo habría dicho hace tan sólo unos años! Antes, los simpatizantes de la Derecha se avergonzaban de revelar sus inclinaciones políticas. Ahora, las tornas han cambiado y por los antiefectos Zapatero y Monteseirín  un 23% de quienes otrora votaban al PSOE están deshojando la margarita de la duda:  votar, no votar o cambiar su sufragio.

Si a ellos se les une otro 20% de indecisos, resulta que esta foto instantánea que son los sondeos a menos de tres meses del 22-M no ha captado aún nítidamente a casi la mitad de los electores. Por esta circunstancia, basta con que en el último minuto un significativo porcentaje de ellos decidan votar incluso con la nariz tapada para hacer trizas la imagen que hoy proyectan las encuestas.

Hechas estas salvedades, habría que estar ciego sin embargo para ignorar que desde hace 14 meses los sondeos dibujan constantemente la victoria del PP.

EN CLAVE DE PACTO

Este hipotético triunfo ya está asumido en el inconsciente del alcaldable socialista desde hace tiempo, por más que Espadas proclame que su lista, que lleva por delante sus fichajes ‘galácticos’ como independientes, va a ser el revulsivo que los indecisos y los simpatizantes avergonzados necesitaban para salir de su atonía.

Espadas y Torrijos

Espadas y Torrijos

A su alusión de que el PSOE contempla otros escenarios que no son su propia mayoría absoluta ni la del PP, hay que unir la polémica que mantuvo con Torrijos acerca de que nunca le entregaría la Delegación de Economía, en un intento de distanciamiento y de congraciarse con los empresarios,  máxime tras la declaración del titular de la Delegación como persona ‘non grata’ por la hostelería a raíz de participar  en un piquete durante la huelga general. Expresarse en tales términos denota por parte de Espadas la interiorización de la necesidad de un pacto postelectoral con Torrijos como consecuencia, obviamente, de una victoria de Zoido o una casi improbable mayoría relativa socialista.

EL TIEMPO VUELA

Zoido, por su parte, también ha proyectado inconscientemente que no confía en la mayoría absoluta, pues en tal caso no se hubiera empeñado en el debate a tres en  Giralda Tv en que Espadas y Torrijos se comprometieran a respetar la lista más votada y no pactar entre ellos. Olvidaba Zoido que Becerril y Rojas Marcos pactaron en su día contra la lista más votada de Yáñez para arrebatarle la Alcaldía.

Tras veinte años de gobiernos de coalición de casi todos los colores en la ciudad, Zoido se ha impuesto cautela, pues ya sufrió una amarga experiencia en las últimas elecciones pese a haber sido el ganador.

Ahora bien, quien no puede permitirse el lujo de ser cauteloso, sino osado en pos de la victoria es Espadas. La herencia de Monteseirín es un lastre difícilmente olvidable, y ahí están las ‘setas’ para recordarlo de forma permanente; su lista con independientes en puestos de privilegio puede tener un efecto ‘boomerang’ desmovilizador entre las bases y simpatizantes del PSOE en los barrios; es el candidato más desconocido; los sondeos están en su contra y sólo le quedan 84 días para revertir la situación.

Espadas dice que ésta es una carrera de larga distancia y que él es “un corredor de fondo”. Todavía no se ha percatado de que, en su caso y máxime  por haber salido el último, es una carrera contra el reloj.

Vamos a contar mentiras

A falta de cinco meses para las municipales, Monteseirín se ha dedicado durante estas fiestas navideñas a hacer declaraciones a modo de despedida a algunos medios adictos (tras pasar por caja) a su causa, en los que ha contado, como en  la canción infantil que da título a este artículo,  mentiras,  y también medias verdades, de las que entresaco el siguiente ramillete:

-Tres mandatos son suficientes. Estoy muy contento de haber tomado una decisión que creo es la mejor para mi partido y para la ciudad: Monteseirín pretende hacer creer que no quería continuar como alcalde, cuando en su círculo llegó a decir que aspiraba a permanecer al menos 20 años, en línea con un Pedro Pacheco en Jerez o  un Francisco Vázquez en La Coruña. Toda su estrategia, tras la clamorosa derrota de su sector crítico en el congreso provincial del PSOE del verano de 1998, fue parapetarse en la capital y buscar la fórmula de ser designado candidato con el aval de Madrid y al margen de la Ejecutiva Provincial.

Chaves y Monteseirín se han apoyado mutuamente hasta el final

Chaves y Monteseirín se han apoyado mutuamente hasta el final

Cuando Chaves, su único valedor frente a José Blanco y José Antonio Viera, deja San Telmo, su suerte está echada. En la era de Internet, las tabletas, los e-readers y el correo electrónico, Monteseirín pasará a la historia por ser el único alcalde defenestrado a través de un medio tan antiguo como un teletipo: el famoso cable de Europa Press  por el que Griñán anunció ‘urbi et orbi’ que no repetiría. Franco mandaba a los ministros cesantes un sobre con un motorista. Griñán ni siquiera se molestó en gastar gasolina. Bastó con el télex de una agencia. Así fue como Monteseirín se enteró de que quien había tomado la decisión de quitarlo del medio fue Griñán y no él.

-Le planteé a Chaves que no quería presentarme por cuarta vez a la Alcaldía. Acordamos que lo mejor era no decir nada:  Chaves deja la Junta a principios de abril de 2009 para irse a Madrid, y ya el día 22 de ese mismo mes Griñán es investido como nuevo presidente andaluz. Por entonces faltaban 25 meses exactos para las municipales. ¿Es imaginable que el alcalde de la capital de Andalucía transmita su intención de no continuar cuando faltan más de dos años y que esa comunicación la mantenga con Chaves, ya en Madrid, en vez de, o además de,  con el nuevo presidente de la Junta, y que acuerden mantenerlo en secreto sin preparar rápidamente la sucesión?

En la era de Internet a Monteseirín lo defenestraron por un medio tan antiguo como un teletipo de agencia

En la era de Internet a Monteseirín lo defenestraron por un medio tan antiguo como un teletipo de agencia

Si esto hubiera ocurrido realmente, no denotaría más que su torpeza al haberse mantenido en la estela de Chaves sin comprender que el nuevo hombre fuerte en Andalucía era Griñán, que aunó la doble condición de presidente de la Junta y secretario general regional. Obrando a espaldas de Griñán, Monteseirín se cavó su propia tumba política.

-Me he quedado (en la Alcaldía) porque el partido me pide que siga hasta el final para rematar los proyectos pendientes: Declaración contradictoria con esta otra de que él defendía que una persona de su equipo de gobierno (Celis) se hiciera cargo de la Alcaldía cuando faltara algún tiempo, y fuera el alcalde para después ser el candidato. Monteseirín no se ha quedado porque el partido se lo pidiera, sino porque el PSOE no ha querido pagarle el precio exigido por él para dejar la Alcaldía antes de tiempo y no hacerle sombra al alcaldable, y también para hacerle pagar la factura de su negativa a facilitar su sucesión. En su momento le ofreció un puesto en el Parlamento Europeo a cambio de dejarle vía libre a Emilio Carrillo, pero con tal de fastidiar a este último, ha acabado por fastidiarse él mismo. Si le dan una salida será después de las municipales y no antes, porque a cinco meses del 22-M ya no tiene sentido.

-Mi proyecto ha sido refrendado en tres ocasiones por los sevillanos: Otra mentira, y una de las más reiteradas por Monteseirín. Sólo ganó una de las tres elecciones municipales a las que se ha presentado, y por mayoría relativa. Las primeras y las terceras las ganó el PP (Soledad Becerril y Juan Ignacio Zoido), y en sus tres mandatos tuvo que pactar (una vez con el PA, dos con IU) para lograr los votos que le faltaban para ser alcalde.

-Soy el único alcalde de Sevilla que siempre mejoró sus resultados: Una mentira si afirma esto y una verdad con trampa si afirma que mejoró el número de concejales. No mejoró siempre sus resultados porque el PSOE pasó de 130.958 votos en las elecciones municipales de 2003 a 124.534 en las de 2007. Y si en 2007 obtuvo un concejal más (15 en total) que en 2003 (14) pese a haber perdido 6.424 votos de una elección a otra, esto es sólo posible por las características de nuestro deficiente sistema electoral. Por tanto, en votos populares y en refrendo de los sevillanos, Monteseirín podría decir sin faltar a la verdad que ha sido el único alcalde cuyos resultados han empeorado y que aun así siguió siéndolo.

-Me critican en núcleos conservadores, con aires predemocráticos y del nacionalcatolicismo, que no tienen nada que ver con los tiempos en que vivimos: Por eso él, tan progre, ha concedido trece medallas de la ciudad (récord mundial) a otras tantas vírgenes y arbitrado una política de subvenciones a las cofradías conocida como “el urbanismo morado”.

-Después de ser alcalde, estoy saciado de popularidad: El 20% de los sevillanos que declaran conocerlo  lo califican directamente con un cero; jamás ha sido aprobado en una encuesta durante sus 12 años de mandato, sin contar el demoledor resultado para él del sondeo encargado por el PSOE a Julián Santamaría, y en el último  divulgado aparece como el segundo alcalde de España peor valorado.

En honor a la verdad, debería haber dicho esto: “Después de ser alcalde, estoy saciado de impopularidad”.

Monteseirín tacha de ‘falacia’ los parkings

En 2004 prometió que haría 67 aparcamientos con

40.000 plazas antes de 2013

Sostiene que hay estacionamientos pero que los

sevillanos no quieren pagar por ellos

En sus 12 años de mandato sólo ha terminado cuatro

parkings promovidos por sus gobiernos

Los seis que inauguró hasta 2003 habían sido

programados por el PP y el PA

La coalición Rojas Marcos-Becerril hizo en 8 años

15 parkings con 4.216 plazas

Monteseirín, aun rematando los parkings anteriores, ha

hecho 9 parkings en 12 años, con 3.698 plazas

Empresas adjudicatarias le exigen en los tribunales

indemnizaciones por valor de 35 millones de euros

Una plataforma de vecinos afectados por el fiasco

del plan de parkings también denunciará al Ayuntamiento

Movilidad usa como coartada la crisis económica para

ocultar el fracaso de su gestión

Al final, como en la fábula de la zorra y las uvas, Monteseirín ha llegado a la interesada conclusión de que los aparcamientos están “verdes”. El político peatonalizador por accidente electoralista, porque ante la falta del Metro tuvo que sacarse de la chistera un tranvía al Centro cuya consecuencia era el cierre al tráfico el tramo Prado-Plaza Nueva, prometió hace 6 años la construcción de 67 estacionamientos con un total de 40.000 plazas.

Ahora, sin embargo, se desdice a sí mismo al comprobarse el fiasco de su plan. En una conferencia pronunciada por el arquitecto Fustegueras en la sede de Emasesa a mediados de noviembre, Monteseirín dijo lo siguiente: “¿Construir más aparcamientos? Esa es otra falacia, porque hay aparcamientos. Lo que pasa es que no nos gusta pagar por ellos. No estamos acostumbrados. Pero claro que hay aparcamientos. Lo que hay es que pagarlos”.

Monteseirín no tiene empacho alguno en negarse a sí mismo y pasar por paladín de la causa contraria a la que había defendido previamente. Lo hizo, entre otros casos, con el edificio de Moneo en el Prado y con las setas de la Encarnación (votó cinco veces a favor del parking subterráneo que destruiría los restos romanos englobados luego en el ‘Antiquarium’) y lo vuelve a hacer ahora.

Califica de “falacia” los aparcamientos cuando en un Pleno de diciembre de 2004 se aprobó el Plan Director de Aparcamientos tras prometer públicamente la construcción de 67 estacionamientos con un total de 40.000 plazas y que estarían acabados antes de 2013.

En los mapas a todo color que repartió por la ciudad con el título ‘SMS. Segunda Modernización de Sevilla’, asociado a las iniciales de sus propios apellidos (Sánchez Monteseirín), incluyó entre las 259 actuaciones para el período 2005-2008 la construcción de cinco parkings rotatorios y de veinte para residentes en otros tantos barrios de la ciudad.

En esta línea, en el Pleno del 20 de octubre de 2005 se dio luz verde a un primer lote de 19 estacionamientos, cuya construcción debía estar concluida antes de mayo de 2007, con el fin de rentabilizarlos políticamente en la campaña de las elecciones municipales de dicho año. Obsérvese que la aprobación de este Plan se realiza en plena bonanza económica, sin atisbos aún de la crisis que no estalló hasta 2008 y que el PSOE negó contumazmente hasta prácticamente 2010.

UN FIASCO TOTAL

Cinco años después de aquel Pleno, el gobierno de Monteseirín sólo ha sido capaz de concluir dos estacionamientos, los de Ronda de Triana y Avenida de Coria, con lo que el balance de su gestión en esta materia a lo largo de sus doce años de mandato es bastante pobre.

Durante su coalición con el PA, el aún alcalde inauguró 6 parkings, con 2.205 plazas, pero ya venían programados por el anterior ayuntamiento gobernado por PP y PA. En puridad, pues, Monteseirín sólo ha sido capaz de impulsar y rematar los dos anteriormente citados más el de la calle José Laguillo: tres estacionamientos con 1.493 plazas.

Con cuatro años menos en el Ayuntamiento, los gobiernos de coalición Rojas Marcos-Soledad Becerril construyeron 15 parkings con un total de 4.216 plazas, a pesar de que sufrieron una crisis económica tan aguda como la actual desde el final de la Expo hasta el año 1997.

El delegado de Movilidad, Francisco Fernández, trata ahora de camuflar el fracaso de su gestión con la excusa de la crisis económica actual y la falta de capacidad financiera de las empresas adjudicatarias para enfrentarse a las obras, un argumento que pone en cuestión al propio Ayuntamiento por haber adjudicado entonces los parkings a empresas insolventes y no haberles exigido avales que ejecutar en caso de incapacidad o abandono de los trabajos.

Sin embargo, tal como desveló EL MUNDO, gran parte de la culpa del fracaso del Plan de Aparcamientos es del propio Ayuntamiento, que adjudicó al menos 11 de los 19 parkings sobre suelos que no eran de propiedad municipal. Hasta 2008, es decir, tres años después de las adjudicaciones de los parkings a las empresas, el Consistorio no se preocupó de averiguar  quiénes eran realmente los propietarios de los terrenos.

POLÉMICO RESCATE

Ocultando esta circunstancia y con el fin de señalar como cabezas de turco a dos empresas adjudicatarias, especialmente Equipark e Iniciativas Aparca, la Delegación de Movilidad promovió en el Pleno municipal de octubre el rescate de las concesiones para encomendar la construcción de al menos los estacionamientos más significativos (Bami, El Valle, Zodiaco)  a la Empresa Municipal de la Vivienda (Emvisesa).

Las compañías afectadas por la decisión del Ayuntamiento han anunciado ya que lo demandarán ante los tribunales. Iniciativas Aparca le exigirá 7 millones de euros de indemnización por impedirle iniciar los trabajos. Por su parte, Equipark le pedirá 28 millones de euros en concepto de daños y perjuicios por la retirada unilateral de sus concesiones, un total de trece.

Equipark considera que el Consistorio la ha sometido a un intento de chantaje cuando a última hora le habría propuesto, según su versión, un acuerdo de rescisión de los contratos que pasaría por eximir a la corporación de cualquier responsabilidad como condición ‘sine qua non’ y, por lo tanto, asumiendo la compañía el fracaso ante la opinión pública en vez de la Delegación de Movilidad.

A este frente judicial están dispuestos a sumarse los vecinos afectados por la paralización de las obras o ni siquiera su inicio en la mayoría de los casos. Más de 6.500 vecinos podían aspirar a otras tantas plazas de garaje en los diecinueve estacionamientos cuya construcción se aprobó hace ahora cinco años.

La reserva de plaza se formalizaba mediante la entrega de 1.000 euros a modo de entrada y cinco cuotas de 300 euros generalmente. En total, un desembolso de 2.500 euros por solicitante. Se sabe que unos 1.600 sevillanos desembolsaron cantidades a cuenta. ¿Qué ha pasado con el dinero entregado y con los intereses que ha generado en todo este tiempo?

DINERO DE LAS FIANZAS

El delegado de Movilidad, Francisco Fernández, ha afirmado que la responsabilidad de la devolución de las fianzas al cabo de un lustro es de las empresas adjudicatarias porque el Ayuntamiento no tiene acceso a la cuenta bancaria donde estaría depositado el dinero, si bien lo exigirá por vía administrativa.

El delegado ha recordado que, a través de una moción, en el Pleno se exigió a Equipark que devolviese las fianzas con la mayor celeridad posible, pero no ha dicho que en esa moción no se daba por supuesto que todos los vecinos fueran acreedores a ello, sino sólo “los que tengan derecho”, lo cual arroja una sombra de duda.

Los vecinos afectados por el aparcamiento subterráneo del Zodiaco ya han acordado en asamblea denunciar al delegado de Movilidad por un presunto delito de prevaricación al haber licitado y adjudicado las obras sobre un suelo privado pese a haber sido advertido de ello por los residentes de la Intercomunicad y han invitado a sumarse a la querella a todos los sevillanos perjudicados por el ‘bluf’ del Plan de Aparcamientos.

Por de pronto, los residentes en el entorno de la Plaza Rafael Salgado (Bami), que temen incluso por la estabilidad de sus viviendas tras frenarse las obras; Jardines del Valle y doctor Pedro Vallina (Estación de Santa Justa) ya se han echado a la calle para reclamar que los responsables municipales den la cara. Monteseirín, empero, ya ha anunciado el giro copernicano a su política en este asunto que tan soliviantados tiene a tantos sevillanos: de prometer 40.000 plazas de garaje a declarar que construir más parkings “es una falacia”.

APARCAMIENTOS INAUGURADOS DESDE LA EXPO 92

MANDATO               PARKING                  PLAZAS         PLAZAS                   TOTAL

RESIDENTES    ROTATORIAS

PARKINGS EN LOS MANDATOS DE LA COALICIÓN PP-PA

1992-1995     Pedro de Castro                       235                             -                      235

(PA-PP)

1992-1995      Alférez Provisional                   330                             -                      330

1992-1995      Virgen de la Antigua                250                             -                      250

1995-1999      Juan Díaz de Solís                    133                             -                      133

(PP-PA)

1995-1999      San Juan de Ribera                  -                                  330                  330

1995-1999      Virgen de Loreto                     460                             -                      460

1995-1999      Cano y Cueto                          240                             111                  351

1995-1999      Casa Cuna                              100                             -                      100

1995-1999      Monzón                                   250                             -                      250

1995-1999      Parque Amate                         120                             -                      120

1995-1999      Plaza de Cuba                         258                             192                  450

1995-1999      Sta. Mª de Ordás                    350                             -                      350

1995-1999      Villegas                                   107                             -                      107

1995-1999      Virgen de la Antigua                250                             -                      250

1995-1999      P-1                                         -                                  500                  500

Total                                                            3.083                          1.133               4.216

PP-PA

*****************************************************************

PARKINGS EN LOS  MANDATOS DE  SÁNCHEZ MONTESEIRÍN

1999-2003      Amor                                      156                             -                      156

(PSOE-PA)

1999-2003      Ruiz de Alda                            249                             -                      249

1999-2003      Pío XII                        124                             -                      124

1999-2003      Paseo de Colón                       -                                  535                  535

1999-2003      Avenida de Roma                    -                                  330                  330

1999-2003      Virgen de Luján                       545                             266                  811

2003-2207      José Laguillo                            200                             339                  539

(PSOE-IU)

2007-2010      Ronda de Triana                      490                             -                      490

(PSOE-IU)

2007-2010      Avenida de Coria                    464                             -                      464

____________________________________________________________________

Total era                                                      2.228                        1.470                 3.698

Monteseirín

____________________________________________________________________

La trama de las facturas falsas

La Policía ha acreditado que el Ayuntamiento pagó antes de las municipales de 2003 por obras no ejecutadas en el distrito Este y amparadas en facturas falsas, al igual que en el distrito Macarena, hechos éstos por los que la Justicia condenó a penas de cárcel a José Pardo, escolta del alcalde en aquella campaña electoral, y a José Marín, exdirector de Área del Ayuntamiento y, en la época de autos, secretario del distrito.

El presidente de la Cais, José Baena, alertó a la Justicia de que en mayo de 2007 recibió copias de unas facturas por valor de 5.266 euros y emitidas por un cambio de solerías en el distrito Este, obras que jamás se ejecutaron, pese a lo cual fueron abonadas por el Ayuntamiento. La Policía elevó en 2008 a la juez del  caso un informe en el que advertía de que esas facturas no son más que “la punta del iceberg”, porque el constructor había facturado al distrito 269.412 euros sin que las cuentas cuadrasen.

La Policía ratifica así la denuncia que en 2005 hicieron los dos ediles del PA, Paola Vivancos y Rafael Carmona, que destaparon el escándalo, los cuales señalaron que había una trama de facturas falsas en los distritos  Macarena y Este. Sólo les dio tiempo antes de salir del Ayuntamiento a airear la corrupción en el primero.

CAMBIO DE PAREJA

Tras las municipales de 1999, el hartazgo de Soledad Becerril propicia la ruptura de la coalición PP-PA y la forja de una nueva alianza, PSOE-PA, que permite el acceso de Monteseirín a la Alcaldía por un pacto en el que Rojas Marcos  impuso a Chaves desde el Metro hasta  su cuota de poder municipal: controlarían el 70% de las inversiones del Ayuntamiento pese a contar con la mitad (6) de concejales.

El PA seguía manteniendo la delegación clave de Urbanismo y otras áreas que les permitían proyectar sus políticas para luego rentabilizarlas electoralmente: Obras, Cultura y Deportes, Fiestas Mayores y Participación Ciudadana. Así pues, Monteseirín gobernaba realmente sobre un 30% del presupuesto y, teóricamente, su capacidad de acción era muy limitada, si bien el PSOE podía beneficiarse de la imagen pública del nuevo alcalde, imagen que ha acabado siendo tan pésima como empezó, ya que su primera decisión fue la de subirse el sueldo.

EL ANZUELO

Los socialistas tendieron una ‘inocente’ trampa a los andalucistas, y éstos mordieron el anzuelo. El delegado de Hacienda y del distrito Macarena, Carmelo Gómez, propuso a sus socios que se incrementaran los presupuestos de los distritos y se les permitiera acometer pequeñas obras: arreglos y similares.

El grupo Andalucista debate la propuesta. En principio no le ve sentido, porque el PA controlaba todos los trabajos  en la ciudad a través de Urbanismo y de la nueva delegación de Obras. Asimismo, porque los distritos carecían de personal y más aún de técnicos especializados, como eran los de Urbanismo, para controlar la calidad de la ejecución y la veracidad de los presupuestos de los contratistas.

Sin embargo, al final se impone la tesis de Juan Ortega, delegado de Fiestas Mayores, que veía en la idea una gran oportunidad de que se visualizara en su distrito Sur la acción del PA. Así que se multiplicó el presupuesto de los distritos y se les dio capacidad de hacer ‘obritas’, pese a que ni tenían personal ni técnicos, una carencia que Carmelo Gómez se ofreció a subsanar mediante arquitectos de Patrimonio que visasen los expedientes y personal de apoyo (voluntarios) que supervisasen las obras, que se acometerían previa consulta a los vecinos sobre su necesidad.

PRINCIPIO DEL FIN

Cuatro años más tarde, tras las elecciones de 2003 -en las que el PSOE marcó al PA con la acusación del ‘urbanismo bajo sospecha’-, Monteseirín logró desembarazarse de sus incómodos socios de gobierno al forjar una nueva coalición con IU merced a la caída de los andalucistas, que de 6 concejales pasaron a 4. El PSOE ganó el equivalente a lo perdido por el PA y pasó de 12 concejales a 14.

Dos de los distritos controlados por los socialistas, Macarena y Este (ambos con casos de facturas falsas), fueron clave. En Macarena, el PSOE pasó de 29.217 votos a 34.711;  el PA, de 14.526 a 9.565. En Este, el PSOE evolucionó de 36.365 a 41.501;  el  PA registró 9.938 votos frente a los 12.739 anteriores. Y en el distrito Sur, donde debían visualizarse las obras acometidas por el PA, el PSOE prácticamente se mantuvo (de 18.912 votos a 18.645) y los andalucistas fueron incapaces de rentabilizar nada: de 7.787 votos a 6.370.

Ya en la Oposición, cuando Vivancos y Carmona buscaron una explicación a lo ocurrido y chequearon durante seis meses los expedientes municipales, se percataron de que de obritas, nada: en los distritos controlados por el PSOE se habían urbanizado hasta avenidas enteras mediante facturas fraccionadas como “arreglitos”, y hasta en los marmolillos se había impreso, en vez del sello municipal, una leyenda del  distrito Macarena, para que los vecinos visualizaran quién les hacía las obras, encargadas a personas afines. Como no había control técnico de Urbanismo, nadie sabía, podía o quería interpretar si habían sido 100 en vez de 200 los m2 de solería colocados, y así se propició que se inflaran los costes y hasta se falsificaran facturas por  obras inexistentes, como se ha vuelto a demostrar ahora en el distrito Este, donde la Policía no ha hallado vestigio de “solado de hormigón pulido en color verde”.

Monteseirín, que dijo desconocer hasta a su guardaespaldas –uno de los condenados en el caso Macarena-, calla. ¿Seguirá sosteniendo que no había ninguna trama?

Saliente

En Economía se dice “descontado por el mercado” cuando éste no reacciona ante una noticia porque, previéndola, ya se había anticipado a ella. A escala local, el mercado ya había descontado mucho antes de que lo anunciara Griñán por el teletipo de Europa Press que Monteseirín no iba a seguir de alcalde, porque  cuando las empresas se interesaban por sus nuevos  proyectos emblemáticos iban luego a hablar con Zoido para sondearle sobre si llegado a la Alcaldía tumbaría las obras anunciadas por Alfredo, como éste  tumbó el edificio de Moneo en el Prado promovido por doña Sole. Ahora, con motivo de la polémica sobre la cantidad y ubicación de la (s)  estación (es) de Metro en el Centro, el comercio sevillano le ha dicho públicamente a Monteseirín que “no enrede más con este asunto porque es un alcalde saliente”. Para Aprocom, el  (sin) es un cero a la izquierda –bueno, Alfredo lo que quiere son ceros a la derecha como precio por su salida- y lo que cuenta es la opinión de Espadas. El mercado, además de saliente, quiere ver en Monteseirín un alcalde silente.