Archivo de la etiqueta: Beltrán Pérez

¡Es la educación, estúpido!

La suciedad de Sevilla no se soluciona con diez mil papeleras más, sino con la educación cívica de los sevillanos

La delegación sevillana que acudió a Lausana hace 20 años vio con asombro su limpieza sin papeleras en las calles

 

El gobierno de Espadas ha iniciado un zafarrancho de limpieza de Sevilla en respuesta a la campaña que, emulando a Zoido cuando éste lideraba la oposición (recuérdese el banco roto de Bellavista y la retirada de suciedad, pala en mano, en el Vacie) lanzó a la vuelta de las vacaciones de verano el nuevo portavoz del PP, Beltrán Pérez.

Pérez, que se rodeó de representantes de una veintena de asociaciones vecinales, denunció lo que calificó como “falta de limpieza” de la ciudad por el nulo funcionamiento de la recogida neumática de residuos, contenedores y papeleras llenos, presencia de ratas y “baldeos que brillan por su ausencia”.

Con astucia política, el portavoz del PP se apresuró a destacar que no culpaba de la situación a los trabajadores de la empresa de limpieza municipal (Lipasam), los mismos que le ganaron el pulso que le echaron a Zoido con aquella prolongada huelga de recogida de basura, pese a que el aparato de propaganda del entonces gobierno del PP trató de convencer a través de los medios de comunicación de lo contrario (en la práctica ni siquiera se abrió la bolsa de trabajo). Pérez, decía, culpó a la gestión realizada por Espadas y su equipo y retó al alcalde (otra vez imitando el estilo de Zoido) a ponerse al frente “con los Distritos, los vecinos y Lipasam para conseguir una ciudad más limpia”.

 

REPARTO DE CULPAS

 

Así se las ponían a Fernando VII. El presidente del comité de empresa de Lipasam, Antonio Bazo, recogió el guante lanzado por Pérez y declaró inmediatamente después: “Obviamente, la falta de limpieza en las calles de la ciudad es cierta”. Bazo, para no malquistarse plenamente con unos y con otros, culpó a partes iguales al PP y al PSOE. Al primero, por las restricciones a la contratación impuestas por el Gobierno de Rajoy, que habrían provocado la no sustitución de 180 trabajadores de la plantilla de Lipasam, especialmente en el servicio de limpieza viaria. Al PSOE, que equivale a decir el gobierno de Espadas, porque “habiendo podido mover ficha para corregir la situación, no lo ha hecho”. ¿Soluciones apuntadas por el sindicalista? La primera, la esperable: “Meter más plantilla”. La segunda, ajustar el trabajo a la (menor) plantilla existente.

Viéndose cercado por la oposición y por su propia empresa pública en un tema sensible para los sevillanos (la falta de limpieza de las calles fue señalada como el cuarto problema de la ciudad en el sondeo publicado por Viva Sevilla antes de las vacaciones de verano), Espadas ha reaccionado realizando 119 contratos especiales hasta final de año en Lipasam (así contenta al comité de empresa y frena las acusaciones de inactividad por parte de la oposición), a los que ha unido 25 con cargo al plan especial de Navidad; presentando 12 nuevos camiones de recogida y 8 barredoras, con un coste de 4 millones de euros; destinando 1,3 millones a diez motocarros, tres camiones portacontenedores y compras de bolsas de plástico para los dos próximos años y anunciando la adquisición de 10.000 nuevas papeleras.

 

CAUSA Y EFECTO

 

Por más que Espadas gaste millones (anuncia 9 más en compras para 2018) en camiones, barredoras, bolsas y papeleras, es poco probable que Sevilla deje de estar sucia porque parafraseando a James Carville, el jefe de campaña de Bill Clinton que dijo aquello de “es la economía, estúpido”, lo nuestro no es una cuestión de más equipamiento, sino de más educación cívica. Por tanto, cabe decir “¡es la educación, estúpido!”.

Y es que con las barredoras, los camiones, los motocarros, los contenedores y las papeleras se atiende a las consecuencias, pero no a la causa del problema, que es esencialmente nuestro proverbial vandalismo y ausencia de sentido cívico.

Vamos a ver un ejemplo real del aserto de que no es cuestión de papeleras.

Creo recordar que fue en marzo de 1997 (por lo tanto se habrían cumplido en este 2017 veinte años, un aniversario no recordado, por razones obvias) cuando una delegación oficial de la ciudad de Sevilla, presidida por la entonces alcaldesa, Soledad Becerril, y acompañada, entre otros, por la infanta Cristina y por el exciclista Miguel Induráin, acudió a la sede del Comité Olímpico Internacional en Lausana (Suiza) a defender la candidatura hispalense para organizar los Juegos Olímpicos de 2004.

 

EN LAUSANA

 

Acompañamos a la clase política periodistas de la mayoría de los medios de comunicación locales existentes en aquella época. En uno de los cambios de impresiones tras nuestro desembarco en la capital del COI, que aún presidía el ya desaparecido Juan Antonio Samaranch, Soledad Becerril nos preguntó a algunos periodistas qué es lo que más nos había llamado la atención de la ciudad suiza.

Varios coincidimos en la misma apreciación, porque saltaba a la vista: la extraordinaria limpieza existente en las calles, donde no se veía ningún residuo por el suelo. Pero lo más impresionante de todo es que aquello ocurría pese a que ¡no había papeleras! Cuando la alcaldesa comprobó que también habíamos reparado en esa singularidad, se le iluminó la cara, y exclamó: “¡¿Verdad que sí?!”.

Sus palabras fueron como la expresión de un deseo de lo mismo que ella habría querido para Sevilla y su alegría por que constatáramos que no era una utopía inalcanzable porque en la civilizada Europa se había conseguido.

 

EL PRECEDENTE DE LA EXPO

 

Recordé entonces cómo la Sociedad Estatal para la Exposicion Universal de 1992 había estudiado los mecanismos psicológicos y sociológicos para lograr mantener limpio el amplio recinto de la Muestra. Según el análisis de sus técnicos, si la Expo estaba limpia como una patena, los visitantes se verían condicionados psicológicamente para no ensuciar los suelos, pero si veían suciedad acumulada en las calles y jardines de la Cartuja, aquélla tendería a incrementarse por un “efecto llamada”: no sentirían vergüenza por arrojar residuos pensando en que hacían lo mismo que todos.  Para conseguir el contraefecto “patena”, la Organizadora dispuso de un ejército de barrenderos que repasaban continuamente los espacios públicos y vaciaban papeleras y contenedores. Gracias a aquella estrategia de seguimiento continuo, la Expo relució limpia hasta casi el final, cuando ya los visitantes se sintieron con la confianza suficiente como para comportarse en sus avenidas como si fueran una prolongación de las calles de Sevilla.

 

La diferencia esencial entre nuestra ciudad y Lausana es que allí no había una legión de barrenderos detrás de la gente y ni siquiera papeleras donde arrojar nada, ante lo cual la única opción era guardarse los residuos en los bolsillos o, simplemente, no generarlos.

 

Este cuidado se veía por todas partes y en todos los detalles. Otro ejemplo: en la calle del hotel en que nos alojábamos los periodistas se preparó una mañana una obra que iban a ejecutar inmigrantes asiáticos. Lo primero que hicieron fue extender sobre el asfalto una gran lona negra sobre la que luego fueron depositando la arena, los adoquines, el cemento, la hormigonera… Cuando por la tarde acabaron su trabajo, envolvieron con la lona los restos de la obra, la cargaron en un camión y la vía pública quedó como si allí no se hubiera hecho nada. Y entonces rememoré un encuentro con Manuel Del Valle, cuando aún era alcalde, en que le preguntamos los periodistas por unas obras de la preExpo y llegó a responder con su habitual seriedad: “Dejan las calles peor de lo que estaban antes”.

No hace falta remontarse a veinte años atrás. El sábado jugó el Betis contra el Alavés en Heliópolis. Antes del partido aparcó una furgoneta en una avenida de Los Bermejales. Sus ocupantes se bajaron y se pusieron a comer tranquilamente unos bocadillos. Cuando acabaron arrojaron al suelo las bolsas en que venían envueltos y las servilletas de papel que utilizaron, con total naturalidad por no decir impunidad.

 

Tenían a su izquierda, a pocos metros, una papelera y dos contenedores de basura. Enfrente, otra papelera y contenedores hasta de papel, plástico y vidrio. No se preocuparon de usar ninguno.

 

El remedio, pues, no es comprar 10.000 papeleras más, sino educar a 690.000 sevillanos.

Sobrecoste del 50% del baile de los mayores en la Plaza de España

El contrato de los Supersingles disparó

el presupuesto inicial

El Ayuntamiento gastó más de 9.000 euros en

traer al grupo de los  ex ‘triunfitos’

 

Las 10.000 lupas de Participación Ciudadana

acabaron costando más de 5.000 euros

 

Del presupuesto inicial de 24.388 euros se ha

pasado ya a 36.623

 

El coste de organización de la Gran Gala del baile para los mayores en la Plaza de España, celebrada el pasado 25 de septiembre y a la que el alcalde invitó mediante cartas personalizadas a los sevillanos que cumplan o hayan cumplido 65 años a lo largo de 2014, se ha disparado en un 50% sobre el presupuesto inicialmente previsto y asciende ya a 36.623 euros.

El Perfil del Contratante de la página web oficial del Ayuntamiento refleja hasta la fecha cuatro contrataciones efectuadas en relación con el baile de los mayores que organizó el Area de Participación Ciudadana, la cual dirige el concejal Beltrán Pérez.

La gestión general del acto se encomendó a la Cadena SER al coste de 20.000,39 euros, con IVA incluido. Esta cantidad suponía un ahorro de 1.000 euros sobre los 21.000 en que inicialmente se sacó el contrato a licitación y en el que se englobaba a seis bandas o grupos musicales y a un presentador del espectáculo.

Sin embargo, en la víspera del baile, el edil responsable anunció que serían al menos doce los grupos o artistas encargados de amenizar la fiesta: José Manuel Soto, Carmela, Marta Quintero, Paco Candela, Las Mónicas, Fernando Soto, Kafé pa 3, Soles, Amigos de Gines, Jesús Giles, Melody y, como broche final, Los Supersingles.

A la espera de que se dilucide qué actuaciones han ido incluidas en el contrato general de los 20.000 euros y cuáles se han pagado aparte, el Ayuntamiento reconoce ya en el Perfil del Contratante un gasto (no previsto inicialmente) de 9.075 euros en la contratación específica de una hora y media de actuación de Los Supersingles, grupo compuesto por antiguos concursantes del programa televisivo Operación Triunfo, a través de la entidad Artisti-K Producciones Musicales y Cultural.

Otra partida que se ha disparado de coste (en un 52% ) ha sido la compra de 10.000 lupas con impresión del lema del programa de mayores, denominado ‘Mucho que Participar’, y el logo del Area Municipal. El pliego inicial de contratración era por valor de 3.388 euros, pero se han gastado realmente 5.172,75 en la compra del material a la empresa Cadeis Artes Gráficas.

Además, hubo que contratar un servicio de cobertura sanitaria (ambulancias), en previsión de posibles incidencias, a la empresa Gestión de la Formación y la Salud, a un coste de 2.375 euros (factura exenta de IVA).

Estos costes suponen una factura total hasta la fecha de 36.623,14 euros, frente a un presupuesto inicial de 24.388 euros, lo que significa un incremento del 50%.

Mira quién baila

El alcalde envió con su firma el 7 de julio una carta-tipo a los sevillanos que han cumplido 65 años a lo largo del presente 2014 y en la que aprovecha la ocasión para, tomando como percha la clausura del programa municipal ‘Mayores de Sevilla, mucho que participar’, les invita a una Gran Gala de Música y Baile en la Plaza de España el día 25 de septiembre, “al son de numerosas actuaciones musicales”. Zoido se despide esperando contar ese día con la presencia de los destinatarios de la misiva, “para disfrutar de este reconocimiento público que la Ciudad de Sevilla le ofrece desde su más sincero agradecimiento”.

En relación con la ‘Gran Gala del Baile’ anunciada por el alcalde y/o el programa ‘Mayores de Sevilla, mucho que participar’, el Area de Participación Ciudadana y Coordinación de Distritos, que dirige Beltrán Pérez, convoca aparentemente tres concursos a lo largo del verano, según se refleja en el Perfil del Contratante al menos hasta el 10 de septiembre:

1) Para la organización de un baile de mayores en la Plaza de España, por valor de 20.000 euros, con fecha 8 de agosto de 2014.

2) Para la organización, gestión y dinamización de un baile de mayores en la Plaza de España, por valor de 21.000 euros, con fecha 5 de septiembre.

3) Para el suministro de 10.000 lupas con funda para las actividades del programa de mayores que organiza el Area de Participación Ciudadana y Coordinación de Distritos, con fecha 8 de septiembre y por valor de 3.388 euros.

LA LICITACIÓN

Tras oírse las primeras críticas a esta iniciativa, el concejal responsable del Area, Beltrán Pérez, ha declarado que se está dando una información “absolutamente inexacta, pues hay una licitación por importe de 20.000 euros para la contratación de varios artistas y de un presentador de primer nivel”.

Según el edil, hay que aprender a consultar correctamente el Perfil del Contratante, ya que se trata de la misma licitación que no puede sumarse por tanto dos veces, al haberse retirado una “en el mes de julio por errores en el expediente”.

Cabe exigirle al concejal que sea él quien aprenda a usar correctamente el Perfil del Contratante, ya que en el mismo han convivido como plenamente vigentes en la pestaña de Licitaciones hasta el 10 de septiembre las tres citadas y  ha inducido así a la confusión, ya que quien haya visto durante algo más de un mes los tres concursos como plenamente vigentes jamás podría haberse imaginado que uno de ellos había sido anulado.

Y no lo fue en el mes de julio, como afirma Beltrán Pérez, ya que el primer pliego se dio a conocer el 8 de agosto; el segundo, el 5 de septiembre, y el tercero, el 8 de septiembre, luego difícilmente pudo retirarse alguno antes de haberse convocado siquiera.

RENUNCIA

El 8 de agosto, casi un mes después de que Zoido enviara su carta a quienes cumplen o han cumplido 65 años a lo largo de 2014, el Area de Participación Ciudadana y Coordinación de Distritos convoca un concurso para la organización de un baile de mayores en el que se requiere un presentador de reconocido prestigio, tres grupos musicales que amenicen el baile, la colocación de al menos 600 sillas y una larga serie de medios técnicos de sonido y demás.

Verosímilmente, dadas las características del mes de agosto en Sevilla y del riesgo de que la convocatoria no alcance el eco deseado, el concejal se percata de las limitaciones de los términos en que se ha redactado el contrato y, según hemos comprobado luego a raíz de sus palabras, con fecha 14 de agosto renuncia “al procedimiento de adjudicación del servicio de organización de un baile de mayores a realizar en la Plaza de España” y acuerda elaborar un nuevo pliego de prescripciones técnicas en el que se excluyan las prestaciones comprendidas en el contrato tramitado anteriormente (medios técnicos de sonido y demás) y se incluyan nuevas.

Así se inicia un nuevo procedimiento de licitación con nuevo pliego de prescripciones técnicas, reajustando el importe de licitación a las nuevas prestaciones y procediendo a su publicación en el Perfil del Contratante, con fecha 5 de septiembre.

ERRORES

Por tanto, ni se retira en julio ni se hace por corrección de errores, como puede comprobarse tanto en el nuevo expediente, donde no se dice nada al respecto, como en la práctica administrativa habitual cuando se detecta un fallo. Así, por ejemplo, en el BOE del pasado 10 de julio, se publica una corrección de errores observados en el Real Decreto sobre Medidas Urgentes para la Competitividad. Se subsanan citando el Real Decreto, los fallos detectados en el mismo y cómo quedan los textos una vez rectificados.

Nada de ésto se produce en el contrato que se licita el 5 de septiembre, que ve la luz en el Perfil del Contratante como si se tratara de uno distinto, incluso con diferente número de expediente, al convocado el 8 de agosto. Y como éste no se retira del Perfil del Contratante, Participación Ciudadana comete el error de mantener como vigentes dos convocatorias aparentemente distintas sobre el mismo tema del baile de la Plaza de España, con números, fechas y hasta cantidades también diferentes, induciendo a la confusión. Sólo después del 10 de septiembre, cuando sale a la luz el tema, es retirado el primer contrato, el de los 20.000 euros, para dejar como únicamente válido el de los 21.000, al contrario de lo dicho también por Beltrán Pérez.

EDAD EQUIVOCADA

En el pliego del 5 de septiembre hay tantos cambios que difícilmente puede hablarse de una mera corrección de errores, a la que nunca se alude. El título ya pasa a ser  además de “gestión y dinamización” del baile, se piden seis grupos musicales en vez de tres, la captación de mayores mediante la difusión del evento entre los colectivos que tengan relación con ellos (la denominada población ‘diana’) y actividades de dinamización, como un reconocimiento a las mejores parejas de baile, en línea con el concurso televisivo ‘Mira quién baila’.

Curiosamente, no se corrige el auténtico error existente: decir que el baile está destinado a los mayores que cumplen 85 años a lo largo de 2014, cuando el alcalde había enviado su carta a los de 65 años. ¿Están los mayores de 85 años en disposición de aguantar un baile de tres horas en la Plaza de España?

Beltrán Pérez también ha afirmado que “el Ayuntamiento está perfectamente facultado para informar a los ciudadanos de cuantas actividades realice” y que “el proceso de envío de las cartas ha estado perfectamente supervisado por los funcionarios”.

SIN NOTA OFICIAL

Se puede estar de acuerdo con su primera aseveración si no fuera porque en este caso no se trata de una información de tipo genérico que haya sido divulgada en nota de prensa por el Ayuntamiento, pese a que la iniciativa empieza a tomar cuerpo el 10 de julio y a la fecha sólo faltan diez días para la celebración del baile – un silencio hartamente llamativo-,  sino de una carta personal del alcalde dirigida sólo a quienes cumplen 65 años en 2014.

Y ¿cómo sabe el alcalde quiénes son los sevillanos que cumplen 65 años exactamente y puede así enviarles una invitación personal, como si les hablara en exclusiva a todos y cada uno de ellos? ¡Qué gran detalle! ¿Ha utilizado acaso la información contenida en el Padrón Municipal de Habitantes o en cualquier otra base de datos, arriesgándose así a una intervención de la Agencia de Protección de Datos? ¿Está en condiciones Beltrán Pérez de decir qué  funcionarios han supervisado y dado el visto bueno al envío de estas cartas personalizadas y comprobando de dónde han salido las direcciones y las fechas de nacimiento de los destinatarios?

DESTINO DEL DINERO

Durante estos tres años los sevillanos no han dejado de recibir desde el Ayuntamiento el mensaje de la necesidad de todo tipo de recortes en los servicios públicos debido a la falta de dinero por la crisis. Así, por ejemplo, no había dinero para ayudar a las cabalgatas de los barrios o para abrir las bibliotecas públicas por las tardes. Y, sin embargo, a tan sólo ocho meses de las elecciones municipales sí hay fondos (que sean 44.000 ó 23.000 es, en el fondo, lo de menos) para organizar un baile claramente populista en la Plaza de España como “reconocimiento público” a quienes cumplan 65 años.

¿ Y qué? ¿Cuál es el mérito en un país en el que la esperanza de vida según el INE es de 82 años? ¿Por qué no gastar dinero también en reconocer a los que cumplen 60 años, 50, 70, 83 e incluso 18 años por alcanzar la mayoría de edad? ¿Cuáles son las prioridades para el uso de los fondos públicos?

Curiosamente, nunca antes en los tres años del mandato el gobierno municipal se acordó de esta manera de los mayores, salvo ahora, con las elecciones en lontananza. Las intenciones se traslucen demasiado.

La iniciativa, por otra parte, parece más propia de épocas pretéritas y de núcleos menores de población que de una gran ciudad como Sevilla, capital de Andalucía y que aspiró a serlo del Sur de Europa.

 

El Ayuntamiento ‘extravía’ documentos clave del ‘enchufismo’ en los talleres

La Delegación de Participación Ciudadana y Coordinación de Distritos, cuyo titular es Beltrán Pérez, ha comunicado al Juzgado de lo Contencioso Administrativo Nº 14 que sólo ha hallado en las dependencias del distrito Triana un sobre con información general de la empresa adjudicataria de los talleres del mismo, pero no el resto de la documentación, la cual podría probar casos de enchufismo como los que en su día denunció el Grupo Socialista y que obligaron a Zoido a forzar la dimisión de cinco enchufados que eran familiares de concejales del PP.

El Ayuntamiento ha informado al juez de que, en apariencia, no hay indicio de robo de documentos en el distrito Triana, por lo que dice haber dado las instrucciones oportunas para que se revisen todas y cada una de las dependencias a fin de hallar la documentación solicitada por el Juzgado y relacionada con un recurso contencioso administrativo presentado por el grupo municipal Socialista.

A principios de 2012, tan sólo siete meses después del acceso de Zoido a la Alcaldía, el grupo Socialista denunció que familiares, militantes, representantes del PP en Juntas Municipales y Consejos Escolares, exmiembros de candidaturas del partido y, por entonces, cargos políticos de Nuevas Generaciones y del propio partido en el gobierno municipal habían sido ‘enchufados’ en los talleres municipales de distrito de Sevilla y en puestos de coordinadores, con sueldos que incluso podían rondar los 18.000 euros. Según la denuncia socialista, había al menos siete delegados de distrito implicados de forma directa en este tipo de contrataciones a dedo.

Rendido ante la evidencia de los hechos, el alcalde forzó la dimisión (aunque desde el PP se presentó la decisión como “renuncias voluntarias”) de la novia y la prima del delegado del distrito Sur, José Luis García; el cuñado del delegado del distrito Norte, Juan García Camacho, el mismo que ahora reconoce que ha ocupado de forma esporádica la VPO que le adjudicaron hace ocho años; la hermana del diputado provincial, Luis Paniagua, y la prima del delegado de Empleo, Gregorio Serrano.

Estas cinco salidas no fueron consideradas suficientes por el PSOE, que decía haber detectado una treintena de ‘enchufados’, por lo que exigió a Zoido el acceso a todos los expedientes, para analizar quiénes eran los beneficiarios de los mismos. Tras la negativa recibida, pese a las promesas de ‘luces y taquígrafos’ tan reiteradamente proclamadas por el alcalde, el grupo municipal Socialista interpuso a finales de julio de 2012 un recurso contencioso administrativo, que fue admitido a trámite.

Desde entonces ha pasado un año sin que el Ayuntamiento haya entregado la información completa requerida, ya que en las escasas ocasiones  en que ha atendido las demandas del juez o bien ha faltado información en los expedientes, o bien ha comunicado que habían quedado como piezas separadas de los mismos los sobres de la licitación y valoración de las ofertas presentadas por las empresas licitadoras, o sea, justo la información por la que se puede acceder al personal con nombres y apellidos que cada empresa propone para optar a la ejecución del contrato. Esta es la información sustancial que el gobierno de Zoido oculta, ya que luego no había obligación de presentar facturas detalladas con nombres y apellidos.

El artefacto

Las vueltas que da la vida. El exalcalde socialista Manuel Del Valle participó en una mesa redonda organizada por Adepa sobre la situación de nuestro patrimonio histórico y no sólo renegó del PGOU de su correligionario y sucesor Monteseirín, sino que también calificó de “artefacto” las ‘setas’ de la Encarnación y abogó por que se pudran con el calor africano de Sevilla. En contraste, el gobierno de Zoido, en plan converso, convoca el concurso Photoquivir 2013 para más de mil fotógrafos y Beltrán lo anuncia -y se hace fotos sonriente junto al mismo- con un inmenso cartel cuyo ‘leit motiv’ son las ‘setas’, el icono por excelencia del mandato de Monteseirín. Como además este gobierno ha alabado sin tapujos en el Plan de la Energía el tranvía (sí, el que cuando el PP estaba en la oposición decía que iba “de ningún sitio a ninguna parte”) , el carril bici y otras infraestructuras por la sostenibilidad de la coalición PSOE-IU, a Zoido ya se le ha acabado la coartada de criticar la herencia recibida, por cuanto la ha hecho todita suya. Ahora es la herencia asumida.

 

Recochineo

El horno del PP no debió estar para bollos en el último Pleno, celebrado 24 horas después de que Zoido forzara la dimisión de cinco familiares de ediles de su partido enchufados en los distritos. El caso ha indignado a la opinión pública, fiada de las promesas de Zoido sobre regeneración y de que no todos los políticos son iguales. Hay  algunos que se esfuerzan en ser todavía peores, como Beltrán Pérez. Las crónicas y fotos del Pleno demuestran que en vez de hacer mutis por el foro se dedicó a abrazar -y hasta besar- entre risas, junto con Juan Belmonte, al delegado del Distrito Sur, José Luis García, que tenía colocadas a su prima y a su novia en los distritos. Mutatis mutandi, es como si Monteseirín se hubiera recochineado delante de Zoido y Beltrán haciéndole carantoñas a su primo, o Torrijos a Lolo Silva, tras las acusaciones de enchufismo que en su día les hicieron a ellos. Con ese abrazo solidario en el Pleno, el PP avalaba la conducta de su cachorro de Nuevas Generaciones. Hay imágenes que producen vergüenza ajena, y no sólo la de la mariscada de Torrijos.

Insuficiente

Si Beltrán Pérez, otrora ‘enfant terrible’ del PP y martillo de Zoido contra los primos de Monteseirín y Lolo Silva, pide disculpas por el escándalo de los primos, novias y cuñados peperos enchufados en los talleres de distrito y dice que se ha producido “una mínima grieta en el procedimiento” nos hallamos no ante un caso de estética, argumento dado para justificar el sacrificio de cinco cabezas de turco, sino de ética. Beltrán ya ha admitido explícitamente al hablar de grietas (coladeros más bien cuando hay unos 30 contratados a dedo) que ha habido irregularidades en el proceso de selección (¿?), o sea, trato de favor, tráfico de influencias, clientelismo o como quiera llamarse, y entonces eso debe implicar necesariamente la exigencia de responsabilidades políticas. Con el maquillaje de las dimisiones “estéticas” no basta. Ahora han caído algunos de los recomendados que cursaron las solicitudes, si las cursaron siquiera para cubrir el expediente, pero no se pueden quedar impunemente de rositas los que otorgaron el trato de favor a este lado de la ventanilla.

Primos, hermanos, hijos, novias, cuñados

Buceando en la Hemeroteca, encuentro una noticia del 13 de mayo de 2008 sobre la campaña ‘Todos queremos ser el primo de Monteseirín’. Fue presentada por los entonces presidente y secretaria de Nuevas Generaciones (NNGG) del PP, José Manuel Luque y Virginia Pérez, respectivamente. Aludía a Félix Alfredo Sánchez, primo del entonces alcalde, Alfredo Sánchez Monteseirín, que había sido contratado para realizar la página web del Plan Estratégico Sevilla 2020 a cambio de 5.500 euros y pese a que, según los populares, no tenía experiencia informática previa.

La campaña estaba ilustrada con un vídeo en la que se parodiaba la entrevista de selección de personal a la que supuestamente se había presentado Félix Alfredo y con unas sevillanas con letra alusiva al escándalo. NNGG repartió más de 30.000 folletos en los campus universitarios y centros de FP para condenar “la obtención de empleo por amistad o influencia política”.

Esta acción formó parte de una serie de iniciativas sostenidas en el tiempo por el PP para destacar el clientelismo y el enchufismo que, según denunciaba, imperaban en el Ayuntamiento de Monteseirín y Torrijos. Así, registró una propuesta para el Pleno del día 16 de mayo en la que reclamó que el alcalde compareciera ante la Corporación para “aclarar” la polémica suscitada por el contrato adjudicado por Emasesa a su primo hermano Félix Alfredo Sánchez Tavira; que se aprobara una declaración institucional condenatoria de “este tipo de prácticas”; que se rescindiera el contrato suscrito en su momento y que se “desterraran” las contrataciones “de esta naturaleza” porque “ponen en tela de juicio” la objetividad, transparencia y claridad de las contrataciones vinculadas a la Administración.
Y tras el primo del alcalde, el de Francisco Manuel Silva, concejal de IU. El PP consideró escandaloso que David  Domínguez Silva, primo segundo del delegado de Deportes, hubiera sido contratado como asesor del IMD, del que era vicepresidente el edil, y que además fuera secretario de la entidad  ‘Club Deporte Sur’, que había sido beneficiaria de convenios con el Ayuntamiento para la organización de actividades de senderismo y de las Olimpiadas Escolares.
El hoy  concejal de Participación Ciudadana y Coordinación de Distritos de Zoido, Beltrán Pérez, exigió “la dimisión de inmediato” del concejal Silva porque, a su juicio, el trato de favor a su familiar era evidente. Y lanzó el siguiente mensaje a Torrijos: “Se pasa el día dando lecciones con altas dosis de incontinencia verbal, pero cuando se habla del primo del alcalde y del primo de Francisco Manuel Silva se queda más callado que el mudo de los hermanos Marx en la escena del camarote lleno de primos en que están convirtiendo este Ayuntamiento”.

VUELTA A LA TORTILLA

Cuatro año después de aquellas acusaciones de enchufismo, y con el PP en  el Ayuntamiento desde hace ocho meses, la Oposición socialista ha descubierto que en los talleres de al menos siete de los once distritos municipales hay ya colocada una más que significativa muestra (una treintena) de parientes, militantes y simpatizantes del nuevo gobierno local y/o del partido que lo sustenta como coordinadores (sueldo de 18.000 euros) o monitores (pagos de entre 7,5 y 10,5 euros la hora) de los talleres de distrito, a saber:

-La prima del delegado del distrito Sur, José Luis García, y la novia de éste.
-La hermana del presidente de Nuevas Generaciones de Andalucía, Luis Paniagua.
-El responsable de Actos Públicos de Nuevas Generaciones de Sevilla, Saulo Fraga.
-El vicesecretario general de Nuevas Generaciones de Sevilla, Alberto Galbis.
-El cuñado del delegado del distrito Norte, Juan García Camacho.
-La hija de un miembro de la Junta Municipal del distrito Norte.
-La exprimera teniente de alcalde de Cazalla.
-Candidatos del PP que fueron en las listas de Zoido, militantes y simpatizantes del partido.

El gobierno local y el propio alcalde trataron en primera instancia de minimizar el escándalo diciendo:

1)   Que la mayoría de los contratados ya estaban trabajando en los distritos antes de que se constituyera el nuevo Ayuntamiento, obviando que todos los coordinadores habían cesado en sus puestos al tiempo que la corporación anterior.

2)   Que el Ayuntamiento no había efectuado de forma directa ninguna de esas contrataciones, sino las empresas a través de las cuales está externalizado este servicio desde 2005. O sea, el mismo procedimiento por el que fue contratada como portera de la piscina de San Pablo la madre del edil de IU Silva y que escandalizó tanto a Zoido  cuando era líder de la Oposición que declaró: “Si mi nombre  o el de alguno de mis concejales estuviera en tela de juicio, yo mismo pedía una comisión de investigación y firmaría el decreto de creación si fuera el alcalde de Sevilla”.
Los argumentos defensivos eran tan endebles y el escándalo iba tan ‘in crescendo’ a medida que el PSOE escudriñaba distrito a distrito y revelaba nuevos casos de clientelismo político que, finalmente, el Ayuntamiento no ha tenido más remedio que forzar la dimisión de varios coordinadores que son familiares de cargos electos del PP.

Naturalmente, al contrario que en el caso de los primos de ediles de PSOE e IU, aquí, según Beltrán Pérez, otrora fustigador del enchufismo, no ha habido irregularidad alguna y estas dimisiones “voluntarias” han sido sólo por una mera cuestión de “estética”.

Y es que, como dijo Zoido, para trabajar en su Ayuntamiento el único carnet que se pide es el de identidad.

IU se va al Caribe

CaribeCarlos Vázquez, el edil piquetero de IU,  ha reconocido, tras denuncia del Beltrán Pérez (PP), que su compañera sentimental formó parte de una delegación de la Fundación municipal DeSevilla que viajó a Cuba con todos los gastos pagados (por los contribuyentes sevillanos, naturalmente) para donar unos ordenadores a la Revolución. La familia que viaja (I)unida, permanece (I)unida, comprenez vous? Como en IU ni leen ni se guían por la Biblia, no se aplican a sí mismos la recomendación del texto sagrado sobre la mujer del César. Según la denuncia de Beltrán, para regalar esos ordenadores,  valorados en 9.905 euros, se apuntaron siete camaradas a la expedición, la cual costó 9.000 euros. Osea, que con el dinero de los billetes se podría haber donado el doble de ordenadores para los revolucionarios verdeoliva, pero ¿quién resiste la capitalista tentación de viajar gratis total al Caribe? Y es que un poco más de brecha digital tampoco se va a notar. Y mientras, en colegios sevillanos no es que no haya para ordenadores, es que no hay dinero ni para papel higiénico.