Archivo de la etiqueta: Comisión de Patrimonio

Nuevos hoteles en los antiguos Vilima y anexo de El Corte Inglés en la Magdalena

La Comisión de Patrimonio examina hoy sendos proyectos de cuatro y cinco estrellas

El edificio de la Magdalena mantendría uso comercial en bajo y primera planta

Ha autorizado licencia para otro hotel en una casa-patio de la calle Bailén

 

La fiebre hotelera como consecuencia del “boom” turístico que está viviendo Sevilla, la cual recibió el año pasado más de 2,5 millones de visitantes, se traduce en la continua presentación de nuevos proyectos para la reconversión de edificios a uso hotelero. En tan sólo dos reuniones en este mes de julio, la Comisión Local de Patrimonio ya ha dado su autorización a un nuevo establecimiento y hoy verá la viabilidad urbanística de dos de los más importantes en ciernes.

El primer proyecto que será sometido a análisis será la conversión de los antiguos almacenes Vilima, sitos en la calle Lagar, en un hotel de cuatro estrellas. Se trata de un inmueble de unos 5.500 m2 construidos sobre una superficie de casi 1.000 m2 que lleva cerrado una veintena de años y que fue adquirido por más de 6 millones de euros la pasada primavera por la cadena catalana H10 Hotels.

Tiene una altura de cuatro plantas más ático, lo cual supone de entrada un problema, ya que según la actual normativa urbanística de la ciudad en ese sector sólo se permiten tres alturas y ático, por lo que los antiguos propietarios llegaron a plantear en su día al Ayuntamiento la posibilidad de demoler el ático para ajustar la edificabilidad a la autorizable por el Plan General.

H10 Hotels solicita a la Comisión de Patrimonio información urbanística sobre la viabilidad de realizar en el inmueble obras de rehabilitación para adecuarlo al uso de hotel de cuatro estrellas. Los cambios que se recogen en el modificado y se presentan para su análisis se refieren a la disposición de escaleras generales y ascensores, conexión virtual y funcional del salón común de la planta baja con el patio, modificación del emplazamiento de la terraza en planta tercera y nueva escalera de acceso para clientes a la cubierta, más una nueva escalera de uso restringido en el extremo norte de la parcela, eliminación de la superficie de nueva ejecución que se planteaba en planta ático y cambios en el tratamiento de las fachadas.

H10 ya tiene un hotel en Sevilla, concretamente el Corregidor, sito en la calle Morgado, esquina a Amor de Dios, por lo que éste sería su segundo establecimiento en el Casco Antiguo. A ellos hay que unir los catorce con que cuenta en Barcelona, 17 en las islas Canarias, 3 en Mallorca, 3 en Madrid, 2 en la Costa del Sol y, fruto de su expansión internacional, establecimientos en Lisboa, Roma, Berlín y Cuba, entre otros.

LA MAGDALENA

También se presenta al examen de la Comisión Local de Patrimonio el estudio previo, con documentación gráfica, en el que se plantea una obra de rehabilitación del edificio sito en el número 1 de la Plaza de la Magdalena, conocido por los sevillanos por haber albergado durante años el anexo a los grandes almacenes de Galerías Preciados primero y, después, de El Corte Inglés, aunque desde hace un tiempo permanece vacío, tras haber concentrado la gran cadena comercial esas dependencias en su cercana sede en la misma plaza y en otros establecimientos de la firma.

El proyecto es de conversión de buena parte del inmueble en un hotel de cinco estrellas, de la máxima categoría por tanto, y respondería al interés de la cadena Millenium Hotels Real Estate de contar con un establecimiento de lujo en el corazón de Sevilla.

La sociedad Millenium Hotels Real Estate se creó a principios de 2016 a partir de activos como el hotel Hesperia Madrid (valorado cuatro años antes en 80 millones de euros), el Abba Plaza de Castilla y el Tryp Chamberí, todos en la capital de España.

El plan de sus promotores consistía en realizar una ampliación de capital por al menos 400 millones de euros en la que entrarían inversores como el sevillano Rosauro Varo y su socio Javier Hidalgo, con 20 millones de euros cada uno, después de que vendieran Pepephone a MásMóvil por 120 millones.

Con ese capital se están adquiriendo o alquilando inmuebles en ubicaciones estratégicas de grandes urbes para su reconversión en hoteles de lujo con los que acabar creando una socimi (sociedad cotizada de inversión en mercados inmobiliarios) de tipo turístico. El objetivo inicial es contar con 15 hoteles de entre cuatro y cinco estrellas gestionados por diversas cadenas y así poderlos sacar a Bolsa y obtener una capitalización de mil millones de euros.

En el caso del edificio de la Plaza de la Magdalena, no sería convertido completamente en hotel, ya que se dejarían locales independientes en parte de la planta baja y de la primera, probablemente para uso comercial, como hasta ahora, aunque quizás con otro tipo de establecimientos más en consonancia con el carácter elitista del futuro hotel.

 

CASA SEVILLANA

A estos todavía proyectos se une la autorización, en la última reunión de la Comisión Local de Patrimonio, para obras de rehabilitación de una casa sita en la calle Bailén número 15 para destinarla a uso hotelero. Se trata, por tanto, de un inmueble cercano al Gran  Meliá Hotel Colón, de cinco estrellas.

Esta casa, con patio de estilo sevillano, tiene tres plantas de altura. Sus promotores presentaron el proyecto y la documentación pertinente en el Registro de la Gerencia de Urbanismo el 24 de noviembre de 2016 y ha recibido el visto bueno de la Comisión de Patrimonio al cabo de casi ocho meses.

Estos proyectos, autorizados o en ciernes, se unirán a los que ya se están ejecutando en Sevilla a lo largo del primer semestre del año en curso y que han movilizado, según un informe manejado por la patronal del sector, 55 millones de euros en números redondos.

Dado que el año pasado la inversión hotelera en la ciudad fue de 51 millones de euros, en tan sólo año y medio se han movilizado 106 millones de euros en el sector turístico, con un continuo incremento de la oferta de camas, a lo que hay que unir el “boom” de los alojamientos en viviendas y pisos turísticos.

La Comisión de Patrimonio aprueba las demoliciones en el Alcázar con fines turísticos

Se reconstruirían las almenas con vistas a la Catedral para incrementar las visitas y convertirlas en un referente turístico

El Patio del León sería de libre acceso durante el día para invitar a entrar en el Alcázar, a costa de eliminar los setos de arrayán

Se quitaría el tabique de la tapiada puerta de la calle Miguel Mañara para que se viera el interior del edificio

Apertura de dos nuevas puertas, una por Miguel Mañara y otra a través de dos viviendas del Patio de Banderas

Reconstrucción del tejaroz de la Puerta del León y del almenado de las murallas

Eliminación de la tienda para que se puedan ver 70 metros de una muralla

Cegamiento mediante macetones de las puertas laterales en el muro entre los patios del León y Montería

 

La Comisión Provincial de Patrimonio ha aprobado el informe arqueológico que justificará las demoliciones en el Patio del León del Alcázar con el fin de adecuarlo a las visitas turísticas e incluso de incrementarlas, como se lee en diversas ocasiones en el documento, si bien las intervenciones se presentan ahora ante la opinión pública como una operación de restauración de las murallas, torres y portadas medievales para “devolver la monumentalidad perdida” al acceso al palacio, declarado Patrimonio de la Humanidad.

El arqueólogo director del Alcázar, Miguel Ángel Tabales, ha elevado a la Comisión Provincial de Patrimonio un amplio informe, asumido por aquélla y que, entre otras, contiene las siguientes consideraciones y propuestas:

  1. Edificios adosados (por el interior) a las puertas medievales y murallas: Los data entre los siglos XVIII y primera mitad del XIX, pero dice que están muy alterados por la combinación de las reformas hechas por Juan Talavera, Joaquín Romero Murube y Rafael Manzano. Afirma que su valor patrimonial es nulo y que su función es ya incompatible con las necesidades actuales del Alcázar. A su juicio, el valor de la arquitectura monumental que ocultan es superior bajo cualquier punto de vista, máxime cuando se trata del acceso principal al palacio. Recomienda que se “retiren” (eufemismo para no hablar de demoliciones), con el fin de restaurar las murallas, torres y portadas medievales del edificio, hoy ocultas, devolviendo así la monumentalidad perdida al ingreso en el monumento.

  1. La Puerta del León: Una vez eliminada la mayor parte del revestimiento de la fachada interior quedaría en evidencia la fábrica original que dio forma al ingreso creado por Pedro I en 1356 para acceder a su nuevo palacio. En consecuencia, propone una serie de operaciones de conservación y restauración pero con la posibilidad de reproducir el tejaroz original de la puerta tomando como base las huellas del emplazamiento de su carpintería.

     3) La puerta cegada que da a la calle Miguel Mañara: Propone, entre otras medidas, la retirada de las estructuras interiores (las taquillas y la casilla adosada) que ocultan la muralla y la portada occidental a esta vía pública. Asimismo, que se estudie la posibilidad de eliminar y sustituir el tabique de la portada por algún elemento que permita la visualización del interior del Alcázar desde esta calle. Igualmente, la posibilidad de habilitar algún paso desde esta vía pública, aunque éste no sea masivo o se reduzca a una simple puerta. A su juicio, debería aprovecharse la operación para reabrir y restaurar la gran hornacina de Bustos Tavera sita en la torre de flanqueo de dicha puerta en la misma calle, así como la limpieza y reparación de toda la torre, actualmente muy deteriorada.

  4) Muralla oriental: La posible eliminación de la tienda permitiría la visión continua del lienzo de 70 metros de la muralla occidental del primer recinto del Alcázar. Además de la limpieza exhaustiva, sustitución de sillares y otras medidas, propone la apertura de la puerta de la antigua torre y la habilitación de un tránsito por la misma hasta la casa 7 y 8  del Patio de Banderas cuando sea propiedad del Alcázar.

Además, mantenimiento de la puerta de ingreso al Salón de la Justicia, aunque no del tránsito, que se realizaría desde el Patio de la Montería. Por otra parte, que sea visitable el almenado y el adarve en este sector, pero dado que las almenas han desaparecido en la mayor parte del lienzo, propone estudiar la posibilidad de reconstruirlas, “ya que el modelo -afirma- es bien conocido y no existe motivo alguno para que no sean repuestas en un lugar que desde ahora se convertiría en uno de los referentes turísticos de la ciudad. Todas las almenas -añade- fueron reconstruyéndose progresivamente desde su erección. (Se) han detectado huellas de dichas reposiciones en el siglo XIV, XVIII y en los años 60”.

5) Muro de separación entre los Patios del León y la Montería: Actualmente se abren tres grandes vanos. El central es original; los dos laterales son el resultado de la ruptura en 1936 de la muralla islámica situada a su espalda. Propone para las antiguas hornacinas laterales, hoy convertidas en pasos, su cegamiento no estructural mediante setos o maceteros para concentrar la visualización del Patio de la Montería y del Palacio Mudéjar a través de la puerta central.

6) Torres, adarves y almenas: La posible eliminación de las estructuras anexas a la portada del León impediría la actual subida al adarve y a las torres. Ambos elementos, hoy no visitables, constituyen “un activo desaprovechado para la visita del monumento”. Componen un recorrido de 250 metros sobre los lienzos Norte y Oeste del recinto primitivo, así como sobre la Puerta del León, frente a la Catedral y el Archivo de Indias. “Poder visitarlos -dice- permitiría aumentar el aforo de visitas al Alcázar y resolvería un atraso indiscutible en la explotación del monumento en uno de sus puntos de mayor interés de su historia, permitiendo a los visitantes disfrutar de las mejores vistas del centro histórico”.

Para que esto fuera posible deberían realizarse varias operaciones:

-Buscar en el interior del Alcázar un lugar que permita el acceso a las murallas, pensando en una escalera de entrada y otra de salida.

-Reparación de las torres y habilitación de escaleras para subir a sus cámaras y adarves.

-Reparación de los merlones

7) Patio del León: Según el arqueólogo, el objetivo principal del proyecto arquitectónico es convertir el Patio del León en un espacio transitable de libre acceso durante el día, en el que los visitantes disfruten del entorno arquitectónico monumental del Alcázar medieval con carácter previo al acceso al conjunto a través de la Casa del Militar. Esto implicaría cambiar la cota general del pavimento y realizar obras de infraestructura destinadas a la evacuación de residuos, así como un nuevo saneamiento. Por ello se hace imprescindible la eliminación del pavimento actual, colocado por José María Cabeza en 2005. Respecto a la vegetación y al ajardinamiento en sí, se entiende que los cuatro cuarteles de arrayán son incompatibles con la apertura del espacio, por lo que considera que no habrá problemas para su retirada. Respecto a los árboles, y en especial los palos-borracho, deberían ser respetados.

 

 

Babia

Luis Díaz del Río, decano de los arquitectos sevillanos a sus 90 años y padre del decano del Colegio de Arquitectos (toda una saga profesional), ha declarado en una entrevista concedida a la compañera María Jesús Pereira que no le dejaron terminar la restauración de la Casa de los Artistas, tarea por la que aún no le han pagado, porque decían que era demasiado exigente con las calidades y la forma de actuar. Y, lo más grave. A la pregunta de si otra persona remató la obra, apostilló: “Usted lo ha dicho muy bien: la ‘remató’. Yo no quería tocar la portada -añadió- y finalmente le han puesto un estuco delante, así que han matado la obra porque el edificio ya no tiene nada de viejo. Había allí un arco califal cordobés que había que mantener y cuando llegué un día lo habían tirado, por lo que yo sentía que boicoteaban mi trabajo”. Y mientras, la Comisión de Patrimonio, que tras estas palabras debería haber actuado automáticamente de oficio -siquiera para confrontar con el Ayuntamiento, propietario del antiguo palacio de los marqueses de Torrenueva-, en Babia.