Archivo de la etiqueta: Emasesa

Espadas está pagando a Emasesa una deuda municipal de 16,5 millones de euros

CUARTA PARTE

Ha saldado ya 4,3 millones de euros en lo que va de mandato

CONCEPTOS

Por agua, red de radio, obras en pasos subterráneos y cocheras

INSOLITO

Zoido firmaba las cuentas de Emasesa, que exigía la deuda, y las del Consistorio, que la negaba

 

El gobierno de Espadas sigue lastrado por la herencia en forma de deudas recibida de sus antecesores y que en algunos casos, como el del edificio Laredo, se remontaba al mandato de Rojas Marcos como alcalde. El último capítulo aflorado son los 16,5 millones de euros de pagos pendientes del Consistorio a su principal empresa pública, Emasesa, por facturas a partir del año 2003. Espadas ha abonado ya 4,3 millones y ha cerrado un acuerdo con la empresa de aguas de reconocimiento de deuda por el monto restante y pagos sucesivos en función de la disponibilidad presupuestaria.

Los gobiernos locales durante los mandatos 2003-2011 (presididos por Monteseirín) y 2011-2015 (presidido por Zoido)  dejaron una deuda global del Ayuntamiento con la empresa metropolitana de aguas Emasesa de 16,5 millones de euros, que se está regularizando en este mandato con Espadas como alcalde a instancias de la Intervención municipal, los servicios jurídicos de Emasesa y las auditoras que han revisado las cuentas de la empresa metropolitana.

Una parte de esta deuda pendiente fue abonada por el Consistorio en el año 2016 y el resto se ha reconocido ahora y será pagada cuando haya disponibilidad presupuestaria.  Este reconocimiento de deuda no condiciona el Presupuesto municipal para el año en curso, ya aprobado.

La deuda del Ayuntamiento con Emasesa responde a cuatro conceptos: suministro de agua, ejecución de obras por afecciones ocasionadas por dos pasos subterráneos (cruces de la Avenida de la Palmera con la calle Cardenal Bueno Monreal, y de la Avenida de Andalucía con la Ronda del Tamarguillo) en la ciudad, servicios de comunicaciones mediante la red de radio SECORA y obras y mantenimiento en las cocheras de Torrecuéllar.

 

DEJÓ DE COMPUTARSE

En febrero de 2011, todavía durante el mandato de Monteseirín, se instruyó expediente que dio como resultado la contabilización de la deuda generada hasta esa fecha en la cuenta 413 “Operaciones pendientes de aplicar a presupuesto”,  por importe de 9.481.539 euros.

No obstante, y  lejos de servir de base para su liquidación, la deuda siguió incrementándose durante el mandato siguiente (con Zoido de alcalde), particularmente por suministro de agua e incluso por la finalización y liquidación de las obras de afecciones de los dos pasos subterráneos citados.

Incluso a finales del año 2012 la entonces Dirección General de Hacienda y Gestión Presupuestaria instó a la retirada de facturas de la cuenta 413, hecho que finalmente sucedió. Así, en ese momento la deuda con  Emasesa dejó de estar contabilizada en el Ayuntamiento.

A raíz de ello y por devoluciones de facturas emitidas con posterioridad, que dieron lugar a la presentación de un recurso de alzada por Emasesa ante el Ayuntamiento el 5 de mayo de 2014, se iniciaron gestiones con la empresa metropolitana de aguas para la firma de un convenio de reconocimiento y liquidación de  toda la deuda. Este convenio no llegó a firmarse finalmente, pese a contar con un borrador emitido por la Delegación de Hacienda,  y por tanto no se abonó ninguna cantidad.

Durante esos años se dio la circunstancia de que  el presidente de Emasesa y a la vez alcalde, Juan Ignacio Zoido, firmaba por un lado unas cuentas de Emasesa, en las que se reconocía y exigía el pago de la deuda por parte del Consistorio,  y, por otro, las cuentas del Ayuntamiento,  en que no se reconocían. Se generó así  una situación insostenible, que fue advertida por las auditorías de Emasesa correspondientes a los ejercicios de 2015 y 2016.

 

REGULARIZACIÓN

 

Iniciado el mandato de Espadas como alcalde, el cual se encontró con una deuda con la empresa metropolitana de aguas mucho mayor que la que a su vez había heredado cuatro años antes Zoido de Monteseirín, el actual equipo de gobierno inició la ordenación de la misma y su liquidación, a instancias de la Intervención municipal. Así, durante el pasado año 2016 ya se produjo una importante reducción: el gobierno local abonó a Emasesa 4.360.763,38 euros.

Ahora ya atienden todas las facturas corrientes y se está haciendo un esfuerzo por reducir en el plazo más breve posible la deuda inicial, conforme a los  informes de control financiero y de cumplimiento que ha venido emitiendo el Interventor municipal.

Por todo ello es necesario, según fuentes municipales, reflejar la deuda con Emasesa e ir progresivamente atendiendo el abono de la misma, con estricto cumplimiento de la normativa de aplicación, tanto por parte del Ayuntamiento como por parte de Emasesa.

Deuda del Ayuntamiento con Emasesa

 

(2003-2015)

 

 

 

Concepto                   2003-2011                           2011-2015               Total

(Monteseirín)                       (Zoido)

 

 

 

Agua                          6.746.654,87                                   2.599.120,84                        9.345.775,71

 

Movilidad                  2.298.389,01                                      181.050,75                       2.479.439,76

 

Red radio SECORA   2.452.937,60                                        351.056,83          2.803.944,43

 

Cocheras

Torrecuéllar              375.175,55                                    –                         375.175,55

 

Cobro residuos                    –                                              1.556.768,95                        1.556.768,95

 

TOTAL DEUDA       11.873.157,60                                   4.687.997,37                       16.561.154,40

 

Deuda saldada

Por Espadas               2.452.937,60                                  1.907.825,78                        4.360.763,38

 

 

PENDIENTE              9.420.219,43                                   2.780.171,59                       12.200.391,02

 

 

La depuradora exprés

Tras tomar posesión Zoido, Marchena citó a un notario a las 8 de la mañana para adjudicar el contrato de la depuradora

El anuncio de Espadas 6 años después de no construir una nueva significa que Zoido ahorró 85 millones a Sevilla

Juan Espadas, alcalde de Sevilla,  anunció a principios de febrero de 2017 el cierre de la depuradora de San Jerónimo en el año 2018 sin tener en cuenta el contrato vigente hasta 2024 por el que debe suministrar agua depurada de la misma a la mina de Cobre las Cruces y haciendo además un reproche a su antecesor, al recordar que en 2011 el gobierno socialista de Monteseirín dejó licitado y adjudicado su cierre pero que “el gobierno del PP de Juan Ignacio Zoido anuló la adjudicación y metió el tema en un cajón”.

En honor a la verdad, hay que recordar cómo fue aquella historia. En el año 2011 se sabía de sobra que se iban a celebrar elecciones municipales el día 22 de mayo y que un año antes, mediante el famoso teletipo de Europa Press, Monteseirín se enteró de que Griñán había decidido que no repitiera más como candidato a la Alcaldía. Lo sustituyó el propio Espadas, que aceptó el sacrificio de inmolarse en las urnas ante la debacle que le auguraban al PSOE las encuestas en castigo a los continuos escándalos de la gestión de Monteseirín, como así ocurrió, ya que Zoido arrasó con una histórica mayoría absoluta de 20 concejales.

Pese a estar a las puertas de unas elecciones y a su condición pública de alcalde saliente, a Monteseirín y a su valido Marchena, al que había colocado como consejero delegado de Emasesa, les entraron unas muy llamativas prisas por cambiar de sitio la depuradora de San Jerónimo antes de que expirara el mandato, cuando en todo caso lo lógico hubiera sido dejar que fuera el nuevo gobierno emanado de las urnas el que analizara la situación y decidiera al respecto.

CONFLICTO CON LA ALGABA

En primer lugar, porque la elección de los suelos alternativos, la antigua estación de filtraje al borde de la carretera de La Algaba, había provocado un conflicto con vecinos de dicho municipio, temerosos de sufrir los malos olores y molestias habitualmente asociados a este tipo de instalaciones. Así, en febrero de 2011 numerosos algabeños se desplazaron en una caravana formada por vehículos particulares y dos autobuses hasta la Plaza Nueva de Sevilla para manifestarse ante el Ayuntamiento hispalense.

Hasta tal punto llegó la situación, que el 1 de marzo, a tan sólo dos meses y medio de las elecciones municipales, el gobierno saliente de Monteseirín tuvo que embarcarse en una campaña informativa destinada al pueblo de La Algaba para tratar de convencer a sus habitantes de la inocuidad del proyecto, mientras aquéllos insistían en que “el problema que le quieren quitar a los vecinos de San Jerónimo no queremos que nos lo manden a nosotros”.

Por otra parte, aunque la construcción de una nueva depuradora alejada de San Jerónimo se consideraba una obra necesaria para ajustarse a las nuevas exigencias de la normativa europea, en especial en materia de nitrógeno y fósforo, no era de una urgencia extrema, ya que se contaba con una certificación técnica que garantizaba el  funcionamiento de la existente durante al menos cinco años más.

DESPILFARRO

A ello había que añadir la delicada situación financiera de Emasesa, tradicionalmente la joya de la corona de las empresas municipales pero que bajo la desastrosa gestión del ahora paradójicamente nombrado académico Manuel Marchena había entrado en pérdidas por primera vez en su historia, al dispararse los gastos de todo tipo. Marchena se puso un sueldo que llegó a ser de 168.391 euros anuales y dos coches (un Renault Megane y un Opel Insignia) y dos conductores a su servicio. Los sueldos de éstos ascendieron entre 2008 y 2011 a 406.000 euros, y sus dietas, a 17.300 euros.

Antes de la llegada de Marchena como consejero delegado, las dietas pagadas por Emasesa a sus directivos por viajes fuera de Sevilla fueron de un máximo de 67.000 euros (año 2007). Con Marchena al frente, se dispararon a 580.000 euros. En publicidad y propaganda con la excusa de promocionar el ruinoso proyecto “Agua de Sevilla” (vender agua de Emasesa embotellada), el hombre de confianza de Monteseirín gastó sólo en su primer año 2,9 millones de euros, a los que luego añadió 611.000.

El hoy académico, que además se permite dar desde ciertos foros lecciones de economía a los demás, le provocó a Emasesa sólo con la operación “Agua de Sevilla” unas pérdidas de 1.145.229 euros: vendió botellas con agua por valor de 10.771,92 euros y se gastó en ellas 1.145.229.

NUEVO CANON

Por si fuera poco, Emasesa había suscrito tres años antes un préstamo de 133,9 millones de euros con el Banco de Sabadell para financiar obras con cargo a un canon de mejora que los sevillanos debían pagar en su recibo del agua hasta el año 2028.

La idea de Monteseirín era que el traslado de la depuradora se financiara con la imposición de otro canon en la factura del agua por espacio de 30 años y que debía aprobar la Junta de Andalucía, más la asunción por parte de ésta de las 13 hectáreas que ocupaba la depuradora para  construir allí viviendas sociales.

Sin embargo, pasaba el tiempo y ni la Agencia Andaluza del Agua autorizaba un canon específico para financiar el traslado de la depuradora ni la Junta se comprometía a comprar los terrenos para construir viviendas sociales, pese a lo cual Marchena no sólo no frenó el proyecto, sino que ordenó acelerar su preparación con vistas a adjudicarlo antes de la salida de Monteseirín de la Alcaldía.

Pese a las prisas, la preparación técnica del concurso para la construcción de la nueva depuradora no pudo ser rematada antes de las elecciones del 22 de mayo de 2011, aunque al menos los técnicos lograron que se introdujera una cláusula condicionante, en virtud de la cual su ejecución se vinculaba a la aprobación de un canon específico por la Junta de Andalucía.

ORDEN INCUMPLIDA

Y así se llegó al 11 de junio de 2011, sábado, día en que Zoido tomó posesión como nuevo alcalde de Sevilla. Una de las primeras decisiones de Zoido como regidor fue el envío de una orden a todas las empresas municipales de que se abstuvieran de tomar decisiones en ningún sentido hasta que no lo autorizara expresamente el nuevo gobierno municipal que debía constituirse.

Pero Marchena había sido aún más rápido que Zoido. Antes de que la orden del nuevo alcalde tuviera entrada en el Registro de Emasesa a las 9 de la mañana del lunes y de que él fuera destituido de su cargo de consejero delegado de la sociedad, ya había convocado ¡ para las 8 de la mañana de aquel día!  a un notario en la sede de la empresa para que levantara acta de la adjudicación del concurso para la construcción de la nueva depuradora de San Jerónimo. Pese a estar presupuestada en unos 140 millones de euros la adjudicó por por poco más de 85 millones, en lo que era la operación más cara en la historia de la compañía,  a  la Unión Temporal de Empresas formada por Befesa (Abengoa), Detea y Dam-Sav ( gestora de la depuradora de San Jerónimo).

AHORRO

El concurso fue impugnado luego por Fomento de Construcciones y Contratas (FCC) porque, a su juicio, la UTE que había resultado adjudicataria no cumplía uno de los puntos del pliego de condiciones. A ello se unió que la Agencia Andaluza del Agua denegó a Emasesa la aprobación de otro canon para financiar la construcción de la depuradora, por lo que tendría que haberla asumido la compañía municipal pidiendo a los bancos un crédito por 85 millones, que añadir a los 226 millones de deuda bancaria contraída durante el mandato de Monteserín y Marchena.

Como la construcción de la nueva depuradora se condicionaba a la aprobación del canon, el gobierno de Zoido aplicó la cláusula existente en el pliego del concurso para proceder a la anulación de la adjudicación y sin pagar por tanto ningún tipo de indemnización a las empresas ganadoras.

El tiempo ha demostrado que las muy llamativas urgencias con que actuó Marchena para adjudicar como fuera, incluso a la intempestiva hora de las 8 de la mañana, la depuradora alternativa a la de San Jerónimo no estaban justificadas porque la actual ha seguido funcionando no ya sólo cinco años más, sino seis y  va camino de siete. Item más, tal como ha anunciado Espadas, el Ayuntamiento ni siquiera se plantea construir una nueva depuradora que sustituya a la de San Jerónimo tras su cierre en 2018, sino que su carga de efluentes sea asumida por las otras tres depuradoras existentes en la ciudad (El Copero, Ranilla y Tablada), con lo cual el alcalde ha acabado avalando la decisión adoptada por Zoido, el cual en realidad le ahorró 85 millones de euros a Sevilla.

La Feria, avenida Kansas City y Miraflores recibirán las inversiones por el canon del agua

Sevilla será la gran beneficiaria de la revisión aprobada por la Junta de Andalucía tras casi año y medio de trámites del canon de mejora que grava la utilización del agua potable de uso urbano con el fin de permitir la financiación de infraestructuras hidráulicas. De los 58,5 millones de euros en que se incrementa el programa de obras con cargo al canon, 23,6 millones (el 40,44% del total) serán para proyectos en la capital hispalense.

El canon de mejora en la factura del agua de los ayuntamientos integrados en la empresa metropolitana de aguas Emasesa (Sevilla, Alcalá de Guadaíra, Camas, La Rinconada, San Juan de Aznalfarache, Coria del Río, La Puebla del Río, Alcalá del Río, Dos Hermanas, El Garrobo y El Ronquillo) existe desde el año 2008 y fue actualizado en 2012 para financiar un conjunto de actuaciones por valor de 180.302.400 euros.

Durante el mandato de Zoido como alcalde de Sevilla, el Consejo de Administración de Emasesa, en sesión celebrada el 26 de febrero de 2015, aprobó la solicitud a la Junta de la revisión del canon, con el fin de abordar actuaciones por un valor total de 192.450.747 euros.

La compañía metropolitana de aguas estimó que con las actuales condiciones favorables  del mercado financiero, en cuanto a liquidez y coste, así como por la evolución de los consumos y de las cifras de impagados, se podía mantener el ritmo de la generación de fondos imputable al canon de mejora y afrontar un mayor volumen de inversión, que ascendería a los citados 192 millones de euros.

SIN SUBIR EL CANON

Emasesa defendía que como los costes financieros del programa de obras con cargo al vigente canon de mejora van a ser en un futuro sensiblemente inferiores a lo previsto, se podrían acometer más obras sin alterar su cuantía, conforme a una tabla ya prevista año a año hasta 2028.

La Consejería de Medio Ambiente ha estado analizando la viabilidad de la solicitud de Emasesa durante dieciséis meses, hasta que por fin su autorización, plasmada en el Boja, permitirá ejecutar nuevas inversiones en Sevilla capital y en el resto de los municipios.

Del programa anterior quedaban por financiar 133,9 millones de euros; ahora, gracias a la refinanciación en mejores condiciones por la situación de los mercados y los bajos tipos de interés, esa cantidad se estirará hasta los 192,4 millones de euros, 58,5 millones más, que permitirán ejecutar un programa de obras adicionales.

De estos nuevos fondos, en Sevilla se destinarán 10.850.000 euros a colectores en la avenida de Kansas City; 8.750.000 al recinto de la Feria de Abril, y 4.060.000 a la avenida de Miraflores.

Además, en Dos Hermanas se construirá la estación de bombeo Miguel Fleta (10.710.000 euros) y en Coria del Río, la del Río Pudio (1.526.000 euros).

El resto del dinero se repartirá entre los colectores de las cuencas Norte, Sur, Este y Oeste.

Espadas implanta en Sevilla el derecho al agua

SIN CORTES

Emasesa no cortará el suministro a familias en riesgo que no puedan pagar

FUGAS

Tampoco cargará en las facturas el agua perdida en averías o salideros

PLAZOS

Las comunidades de vecinos podrán fraccionar el pago del recibo mes a mes

 

El Presupuesto para 2017 de la empresa metropolitana de aguas (Emasesa), de la que el Ayuntamiento de Sevilla es el accionista mayoritario, se regirá por el principio de la sostenibilidad social conforme a las directrices del gobierno de Espadas y aplicará cinco medidas, entre ellas el mantenimiento del suministro a las familias en riesgo de exclusión, que podrían tener un efecto directo o indirecto superior a los 1,6 millones de euros.

La Comisión Ejecutiva de Emasesa, en sesión celebrada el pasado 21 de septiembre, analizó las bases del Presupuesto para el ejercicio de 2017, así como de los criterios generales para confeccionar las memorias económicas de las tarifas de abastecimiento y saneamiento y de la modificación de la normativa reguladora. Elevó al Consejo de Administración, para su aprobación y remisión al Ayuntamiento de Sevilla, la adopción de, entre otros, cinco medidas de calado social:

 

  1. La no suspensión por impago del suministro doméstico a hogares en situación de emergencia social acreditada. Ello requerirá de unos recursos estimados en 300.000 euros para la atención presencial y telefónica a estas familias, cuyo número se aproxima a las dos mil tras el estallido de la crisis económica en el año 2008. En la práctica, esta medida supone la implantación y el reconocimiento en Sevilla del derecho al agua, ya que ningún hogar sufrirá la falta de este elemento esencial para la vida aunque no disponga de recursos para abonarlo.

Esta medida va en línea con la resolución de la Asamblea General de las Naciones Unidas del 28 de julio del año 2010, según la cual el acceso a fuentes de agua potable y segura, como también el saneamiento, son un derecho humano esencial para el goce pleno de la vida y de todos los derechos humanos.

2) Regulación de consumos facturados afectados por avería o fuga (salidero), a petición del Defensor del Pueblo Andaluz, Jesús Maeztu. De esta manera se traslada a la normativa reguladora el procedimiento interno aprobado por el Consejo de Administración de Emasesa y en virtud del cual se venían rectificando facturas afectadas por fugas ocultas y que suponían un mayor gasto para los ciudadanos.

Hasta ahora, la norma imponía que todo titular de un contrato de suministro de agua y/o saneamiento estaba obligado a abonar el importe de los consumos efectuados con arreglo a los precios vigentes en cada momento aun cuando el consumo se hubiese efectuado por fugas o averías, defectos de construcción o conservación de las instalaciones interiores…

La adopción de este acuerdo supondrá para Emasesa un menor ingreso de 500.000 euros.

3) Baremar los importes de préstamo social para la individualización de contadores y adecuación de redes interiores (plazos de hasta veinte años), para lo cual hay un fondo disponible superior a los 400.000 euros.

4) Flexibilizar el pago de los suministros domésticos a las comunidades de vecinos dotadas con contador general. Estas podrán pagar cada factura trimestres en tres plazos mensuales una vez recibida aquélla. El coste máximo de esta medida podría ascender a unos 200.000 euros si lo solicitaran todas las comunidades abonadas a Emasesa.

5) Aumento de los incentivos a la individualización de contadores revisándolos en un 30%, lo que supone una ayuda mínima de 120 euros por vivienda. Esta medida está dotada con 205.000 euros e incluso podría incrementarse en función de la demanda.

 

Emasesa: Espadas destinará 1,1 millones de euros a ayudas en el recibo del agua

La tarifas de la empresa metropolitana de aguas (Emasesa) se congelarán para el año 2016, en línea con la orden dada por el alcalde, Juan Espadas, de no incrementar la presión fiscal sobre los hogares sevillanos en el próximo ejercicio. Además, el gobierno local incrementará en más de un 52% el importe de las ayudas para garantizar el abastecimiento a las familias necesitadas de la ciudad.

La Comisión Ejecutiva de Emasesa ha propuesto al Consejo de Administración de la compañía, que tiene previsto reunirse el próximo miércoles, la congelación de tarifas para el año 2016, a fin de ajustarse al compromiso del alcalde de que ninguna subida de precios o de impuestos y tasas que dependa del Ayuntamiento afecte a los hogares sevillanos.

El precio medio se mantiene así similar desde el año 2014, aunque en años anteriores se produjo un reajuste al bajar el canon y subir las cuotas municipales de saneamiento y depuración.

Por otra parte, está previsto que se apruebe una partida de 1.100.000 euros en números redondos para garantizar el abastecimiento de agua a familias sin recursos y en situación de emergencia social. Esta cantidad es un 52,58% superior a la de 720.930 euros que se aprobó en el Ayuntamiento para el último año del mandato de Zoido.

El gobierno de Espadas se ha mostrado muy crítico con la forma en que asignaban estas ayudas. Debido a los requisitos que se exigían, hasta el pasado mes de septiembre sólo se habían concedido 15.392 euros, correspondientes a 234 recibos. Tras cambiar los criterios que seguía Emasesa, desde hace un mes se están otorgado dieciséis ayudas diarias (480 mensuales).

El proceso para la flexibilización de los criterios de acuerdo con los Servicios Sociales permitirá aplicar las siguientes directrices:

-La ayuda social se aplicará a  las facturas de acuerdo a los criterios de los Servicios Sociales en todos sus conceptos contratados.

-Garantizar que la ayuda social permita un consumo de 4 metros cúbicos por habitante al mes. En caso de que una factura de forma ocasional supere esta cifra se aplicará esta ayuda social siempre que se trate de un consumo puntual.

-Se amplía para situaciones de emergencia social el plazo para la subrogación de los contratos a 15 años.

En las próximas semanas, además, se tomarán nuevas medidas para facilitar el acceso a estas ayudas sociales de familias sin recursos.

La compañía metropolitana de aguas tiene actualmente (datos a cierre del ejercicio de 2014) un total de 363.906 contratos de suministro, por lo que abastece a 1.066.000 habitantes de la capital y su área metropolitana (once municipios). Además, suministra agua bruta sin tratar a veintiséis pueblos del Aljarafe, más Guillena y Las Pajanosas.

El año pasado distribuyó 79,6 Hm3 de agua a través de una red de distribución que mide 3.869 kilómetros. Su red de saneamiento alcanza los 2.941 kilómetros.

Cerró el ejercicio con una facturación de 163,48 millones de euros.

La Iglesia incumple el convenio de Santa Catalina

Hoy, 22 de junio de 2015, se cumple un mes desde que en vísperas de las elecciones municipales del pasado 24 de mayo el consejero delegado de Emasesa, Jesús Maza, y el arzobispo, monseñor Asenjo, firmaron junto con el entonces alcalde en funciones, Juan Ignacio Zoido, un controvertido contrato de patrocinio por el que la empresa metropolitana de aguas se comprometió a patrocinar la restauración integral de la iglesia de Santa Catalina con 423.500 euros (IVA incluido).

Como contrapartida, la Archidiócesis de Sevilla se obligaba a realizar en favor de Emasesa una campaña publicitaria equivalente en términos económicos al importe del patrocinio recibido.

Según el convenio, Emasesa adquirió el compromiso de entregar la mitad del dinero (211.750 euros, IVA incluido) a los 15 días de la firma del mismo, plazo que se cumplió el pasado 6 de junio, una semana antes de la toma de posesión de Espadas como nuevo alcalde. Los 211.750 euros restantes los debe abonar la empresa metropolitana cuando la Archidiócesis haya acreditado la ejecución de la campaña publicitaria por valor equivalente en favor de Emasesa.

Entre las acciones publicitarias se incluyeron, según las fuentes consultadas, acciones como una cartelería especial en la iglesia de Santa Catalina donde quedaría expresamente de manifiesto ante los sevillanos que la restauración está patrocinada por Emasesa; la inserción en la publicación semanal de la Archidiócesis de la actividad desarrollada por la empresa y de los servicios que presta en la ciudad y en su área metropolitana, y el nombre y el logotipo de la misma en cualquier actividad que realice la Archidiócesis.

Sin embargo, la Archidiócesis todavía no ha cumplido al 100% los términos del acuerdo, como, por ejemplo, demuestra el hecho de que la publicación Iglesia en Sevilla correspondiente a la semana del 21 al 27 de junio no incluye ni anuncio ni logotipo ni referencia alguna a las actividades de Emasesa.

Ello no ha sido óbice para que el pasado jueves, con motivo de la presentación de la encíclica en defensa de la Naturaleza del Papa Francisco, el arzobispo declarara lo siguiente: “Espero que se cumplan los compromisos adquiridos cuando con el anterior alcalde firmamos, con cierta solemnidad, un protocolo en el que nos obligábamos a terminar las obras compartiendo el presupuesto. Espero que el Ayuntamiento se comprometa en la conservación de este edificio”.

Monseñor Asenjo hizo un llamamiento a las instituciones para que ayuden a mantener el patrimonio, ya que de no ser de esa manera “nos vamos a tener que acostumbrar -dijo- a ver iglesias en ruinas”.

El convenio con Emasesa ha sido muy polémico, por entenderse que escapa al objeto social de la empresa el patrocinio de restauraciones arquitectónicas y por su elevada cuantía en tiempos de crisis y de vigilancia de quienes no pueden pagar el recibo del agua. El comité de empresa lo ha criticado duramente y ha acusado a la dirección de usar ese dinero tras haber recortado el sueldo a los trabajadores con el argumento del ahorro de costes, mientras que la asociación vecinal del casco antiguo La Revuelta lo puso directamente en conocimiento de la Fiscalía.

Espadas, por su parte, ha declarado que analizará el convenio, al que ha calificado de “extraño”, para ver si está ajustado a Derecho y si es necesario acometer alguna modificación “para hacer bien las cosas”. El nuevo alcalde quiere reunirse esta misma semana con monseñor Asenjo para abordar el polémico asunto.

 

La depuradora

Marchena citó a las 8 de la mañana a un notario para adjudicar la depuradora de San Jerónimo tras tomar posesión Zoido

Emasesa se ha ofrecido a la Junta para construir la depuradora a cambio de administrar el canon autonómico, pero no ha obtenido  respuesta

La decisión de Emasesa de pedir un crédito de hasta 200 millones de euros para refinanciar su actual deuda de 185 millones en mejores condiciones de pago y acometer en su plan 2015-2019 obras como nuevos tanques de tormentas y mejoras en las redes ha suscitado críticas de la oposición, centradas en la oportunidad de una operación de este tipo a menos de tres meses de las elecciones en vez de dejar la decisión en manos del nuevo gobierno local que surja tras los comicios, y también porque en el nuevo orden de prioridades de obras no se haya incluido el traslado de la depuradora de San Jerónimo, demandado por los vecinos del barrio desde hace años por los malos olores que emana.

Curiosamente, la depuradora de San Jerónimo es el ejemplo de cómo durante el mandato de Monteseirín se intentó condicionar el futuro de Emasesa con una obra sin financiación asegurada y que habría disparado todavía más la abultada deuda de la empresa municipal no ya antes de unas elecciones como ahora, sino, en un hecho sin precedentes, después de celebrados los comicios y de la toma de posesión de Zoido como alcalde.

SIN CAPACIDAD

Emasesa encargó en el año 2006 a la Fundación Agustín de Betancourt, dependiente de la ETS de Ingenieros de Madrid, un estudio sobre la capacidad de sus plantas depuradoras para eliminar el nitrógeno y el fósforo de las aguas residuales.

El estudio determinó que ninguna de las dos plantas de tratamiento existentes en la depuradora de San Jerónimo tenía capacidad de depuración de nutrientes hasta los límites previstos en la nueva normativa europea, debido a que no habían sido diseñadas con tal capacidad. Había que introducir unas modificaciones técnicas de tal magnitud que resultaba más rentable construir una nueva depuradora.

Sin embargo, no había espacio suficiente en las instalaciones para albergar una nueva depuradora con capacidad para tratar unos 100.000 m3 de aguas residuales al día, procedentes de los vertidos de la zona norte de Sevilla capital y de los municipios de Alcalá del Río y de La Rinconada.

Se buscó un emplazamiento alternativo  y se halló en los terrenos – 8 hectáreas- de la antigua estación de filtraje, sita en la carretera de La Algaba, a menos de 7 kilómetros de este municipio pero en el término municipal de Sevilla. La construcción de la nueva depuradora permitiría, de paso, satisfacer la demanda de los vecinos de San Jerónimo, hartos de soportar los malos olores de las aguas residuales que allí se concentraban, aunque el mero anuncio de tal propósito provocó de inmediato la oposición del pueblo de La Algaba, temeroso de sufrir las mismas molestias de que se habían venido quejando los residentes en San Jerónimo.

EL ANUNCIO

En agosto de 2009, Monteseirín anunció que iba a proponer a la Comisión Ejecutiva de Emasesa el traslado de la depuradora desde San Jerónimo a la carretera de La Algaba. Sin embargo, ésta era una operación costosa, que se iba a acometer cuando previamente, el 30 de abril de 2008, se había suscrito un préstamo de 133,9 millones de euros con el Banco Sabadell para financiar una serie de obras de la empresa con cargo a un canon de mejora que deberían pagar los usuarios en su factura del agua hasta el año 2028.

La idea de Monteseirín era que el traslado de la depuradora se financiara con la imposición de otro canon en la factura del agua por espacio de 30 años y que debía aprobar la Junta de Andalucía, más la asunción por parte del Gobierno andaluz de las 13 hectáreas que ocupaba la depuradora para  construir allí viviendas sociales.

Sin embargo, pasaba el tiempo y ni la Agencia Andaluza del Agua autorizaba un canon específico para financiar el traslado de la depuradora ni la Junta se comprometía a comprar los terrenos para construir viviendas sociales, pese a lo cual Manuel Marchena, consejero delegado de Emasesa y mano derecha de Monteseirín, no sólo no frenó el proyecto, sino que ordenó acelerar su preparación con vistas a adjudicarlo antes de la salida de Monteseirín de la Alcaldía, cuando ya se sabía que éste no iba a repetir como candidato.

Pese a las prisas, la preparación técnica del concurso para la construcción de la nueva depuradora no pudo ser rematada antes de las elecciones del 22 de mayo de 2011, aunque al menos los técnicos lograron que se introdujera una cláusula condicionante, en virtud de la cual su ejecución se vinculaba a la aprobación de un canon específico por la Junta de Andalucía.

LA HORA DEL NOTARIO

Y así se llegó al 11 de junio de 2011, sábado, día en que Zoido tomó posesión como nuevo alcalde de Sevilla. Una de las primeras decisiones de Zoido como regidor fue el envío de una orden a todas las empresas municipales de que se abstuvieran de tomar decisiones en ningún sentido hasta que no lo autorizara expresamente el nuevo gobierno municipal que debía constituirse.

Pero Manuel Marchena había sido aún más rápido que Zoido. Antes de que la orden del nuevo alcalde tuviera entrada en el Registro de Emasesa a las 9 de la mañana del lunes y de que él fuera destituido de su cargo de consejero delegado de la sociedad, ya había convocado para las 8 de la mañana de aquel día a un notario en la sede de la empresa para que levantara acta de la adjudicación del concurso para la construcción de la nueva depuradora de San Jerónimo. Pese a estar presupuestada en unos 140 millones de euros la adjudicó por por poco más de 80 millones a una UTE constituida por Detea y Befesa.

Esta intempestiva decisión revelaba el claro propósito de Marchena de condicionar al nuevo gobierno municipal, añadiendo además 80 millones a los 226 millones de deuda bancaria que había contraído Emasesa bajo su despilfarradora gestión, con lo que se habría llegado hasta los 360 millones y sin garantía alguna de financiación, como se puso de manifiesto posteriormente, cuando la Agencia Andaluza del Agua denegó que se aplicara en el recibo del agua un nuevo canon para financiarla.

Como justamente la adjudicación de la nueva depuradora se condicionaba a la aprobación de aquel canon, el gobierno de Zoido aplicó la cláusula existente en el pliego del concurso para proceder a la anulación de la adjudicación y sin pagar por tanto ningún tipo de indemnización a las dos empresas ganadoras.

EL CANON AUTONÓMICO

La Junta le rechazó en canon a Emasesa porque desde la Ley de Aguas de Andalucía ya tenía previsto imponer el suyo propio con el fin de financiar un programa de 300 obras de infraestructuras de depuración y saneamiento con las que cumplir con la Directriz de la Unión Europea que obliga a que al terminar el año 2015 todas las aguas de la Comunidad estén depuradas. En esas 300 obras debe estar incluida, teóricamente, la nueva depuradora de San Jerónimo, pero no hay noticia ni de ésta ni de ninguna otra.

El Colegio andaluz de Ingenieros denunció en abril de 2013 que, en un cálculo muy a la baja, la Junta había recaudado más de 100 millones de euros desde mayo de 2011 a través del canon de mejora de infraestructuras hidráulicas (cada vivienda de la región paga un euro al mes, más la parte variable, con lo que la media puede ser de 1,5 euros) y que en los tres años siguientes ingresaría 300 millones sin que se tuviera idea de en qué se iban a invertir.

Desde hace cuatro años, Emasesa ha recaudado por este canon autonómico más de 13 millones de euros para la Junta de Andalucía, sin que este dinero se haya traducido en obras en Sevilla. La empresa municipal de aguas se ha ofrecido a la Junta para construir la nueva depuradora de San Jerónimo a cambio de que la deje administrar el canon que pagan los sevillanos, pero ha recibido la callada por respuesta.

Cuatro nuevos tanques de tormentas en Sevilla

Emasesa está ultimando con La Caixa la firma de un crédito de hasta 200 millones de euros que servirá para refinanciar en mejores condiciones económicas su actual deuda a largo plazo, que asciende a 185 millones, y afrontar una ampliación en 58,5 millones de su plan de obras con el fin de acometer, entre otros trabajos, la construcción de cuatro nuevos tanques de tormentas para prevenir las riadas.

En la primavera de 2008 se impuso a los usuarios de Emasesa un canon de mejora para la financiación de obras en la red de suministro y evacuación de aguas por valor de 133,9 millones de euros y una vigencia de 20 años, hasta diciembre de 2028. Este plan ha sufrido desde entonces dos modificaciones, pero sin que haya variado su cuantía.

Para financiarlo se formalizó un préstamo con el Banco Sabadell que, unido a otros créditos, elevaron la deuda de la compañía en el año 2011, primero del mandato de Zoido, a 203 millones de euros en números redondos. De esta cantidad, 153,6 millones eran a largo plazo y 49 millones, a corto plazo. Los principales prestamistas de la empresa eran por aquel entonces el citado Banco Sabadell (130,4 millones) y BBVA y Unicaja (9,9 millones cada uno). A finales del año pasado, los técnicos de Emasesa revisaron las necesidades de inversión a largo plazo, que se concentran en cuatro grandes capítulos, el primero de ellos referido al mantenimiento y renovación de las infraestructuras existentes.

El segundo apartado es el específico de los cuatro nuevos tanques de retención de agua de lluvia para evitar las inundaciones. Se construirán en la calle Miguel Fleta, de Dos Hermanas, con un coste global de 10,7 millones de euros; en la Avenida Kansas City, con una inversión de 10,8 millones; en el recinto de la Feria, también del municipio nazareno, por 8,7 millones; y en Miraflores, con 4 millones.

El tercer apartado se centra en nuevos colectores para mejorar la capacidad de evacuación y transporte de aguas pluviales y residuales (Emisario del Guadaíra, Avenida de Jerez, Ronda Histórica, Ronda de Los Tejares, Miraflores, emisario de Los Remedios, Niebla…).

El último, se centra en la adaptación de los procesos de depuración en estaciones de aguas residuales (EDAR) a los requerimientos de vertidos, sobre todo de nitrógeno y de fósforo.

Este conjunto de actuaciones supondrá un coste adicional de 58,5 millones de euros al vigente de 133,9 millones aprobado en 2008, por lo que se solicitará a la Junta de Andalucía su ampliación hasta los 192,4 millones de euros, si bien no se incrementará el canon de mejora que se repercute y seguirá repercutiendo a los usuarios hasta el año 2028. Actualmente este canon es de 0,16 euros por m3 y dentro de trece años, al final del periodo, será de 0,21 euros/m3.

Según el estudio de los técnicos, el canon de mejora puede ‘estirarse’ para afrontar más obras u obras más costosas, gracias al ahorro de intereses por las favorables condiciones en que fue negociado el préstamo bancario inicial en el año 2008.

Como el grifo del crédito se ha abierto en mejores condiciones de precios y liquidez desde el verano pasado a la fecha, Emasesa ha negociado con diversas entidades financieras la concesión de un crédito de hasta 200 millones de euros, con el que cancelar el préstamo pendiente suscrito hace siete años y financiar el inicio de las nuevas obras en tanto se vayan sufragando con el canon. Este crédito no refinanciará otra deuda existente, de 69,3 millones, por lo que la deuda total quedaría en 269,3 millones. De las ofertas del Banco Sabadell, BBVA, Santander y La Caixa, la más favorable ha sido la de esta última entidad. La firma sólo está pendiente de los últimos trámites.

Emasesa

El consejero delegado de Emasesa, Jesús Maza, ha proclamado en nota de prensa un principio que parece obvio: “Lo que se hace a partir de ahora es que el dinero que se recauda con el agua se destina a pagar lo que cuesta el agua”. Elemental, querido Jesús, salvo para tu antecesor, Manuel Marchena, que te ha dejado un pufo de 200 millones. El valido de Monteseirín utilizó la empresa en plan cajón de-sastre: desde para financiar las ocurrencias del (sin) alcalde en obras públicas, walkie-talkies de los guindillas y convenios para comprar silencios periodísticos hasta las suyas propias, como aquellas botellas de diseño con agua de sabores. Era un camelo que nos ha costado un ojo de la cara para que el carota, con la excusa de presentarlas a lo largo y ancho del mundo, coincidiera en el calendario con algunas de esas maratones a las que tan aficionado era siempre que no tuviera que pagarse el viaje de su bolsillo. Maza tiene claro que el ciclo integral del agua es el objeto social de Emasesa; para Marchena todo daba igual con tal de disparar con pólvora ajena.

El parque móvil de Manuel Marchena

El íntimo amigo del alcalde se puso dos coches a su servicio tras desembarcar en Emasesa

 

Las dietas a conductores pasaron de 194 a 3.500 euros de un año para otro

 

Los gastos de viaje fuera de Sevilla más que se duplicaron en su primer año como gerente

 

Las dietas por servicios extraordinarios pagadas por Emasesa a sus conductores crecieron un 1704% entre el años 2007 y 2008, tras nombrar Monteseirín a su íntimo amigo, Manuel Marchena, gerente de la empresa municipal de aguas, la ‘joya de la corona’ de la corporación hispalense. Asimismo, los gastos en viaje sfuera de Sevilla de directivos se incrementaron en un 116% de un año para otro tras la llegada de Marchena, que acaparó la mayor parte de los desplazamiento, en una muestra de lo que haría a lo largo de los años siguientes hasta que salió de la compañía con la marcha del Ayuntamiento de su gran valedor y protector, tras ganar Zoido las elecciones municipales en mayo de 2011.

 

Manuel Marchena, que actuaba en la práctica como el valido del entonces alcalde y ha sido cuadruplemente imputado por la juez Mercedes Alaya en el caso Mercasevilla, no tenía por aquellas fechas carné de conducir, pero alardeaba de que no lo necesitaba porque siempre se desplazaba en un coche oficial que, por los cargos para los que lo nombraba Monteseirín, ponía a su disposición el Ayuntamiento a través de sus organismos o empresas. Así ocurrió cuando hubo que comprar un vehículo que se asignó al Plan Estratégico, sin sentido alguno pero como tapadera para poder acabar poniéndolo a su servicio.

Donde Marchena batió todos los records fue a su paso por Emasesa como gerente. Allí desembarcó en el año 2008. El directivo que llegó a cobrar anualmente 168.392 euros de sueldo, unos emolumentos que Monteseirín calificó de baratos dada su valía profesional, puso a su servicio dos coches y otros tantos conductores, para cubrir el turno de mañana y el de tarde. En concreto se asignó un Renault Megane y un Opel Insignia.

 

AGITADA VIDA SOCIAL

 

Sólo en sueldos, los dos conductores dedicados en exclusiva a Marchena entre 2008 y 2011 le costaron a Emasesa 406.000 euros en números redondos. El gerente era un hombre de agitada vida social, que lo mismo decía que trabajaba en pro del Ayuntamiento en el estadio Sánchez Pizjuán que cenando en los reservados de los restaurantes de cinco tenedores, de ahí que en muchas ocasiones los conductores tuvieran que transportarlo o ir a recogerlo a horas poco habituales. Esos servicios extraordinarios se acababan traduciendo en el abono de dietas.

En el año anterior al nombramiento de Marchena como gerente, Emasesa había gastado en dietas para sus conductores tan sólo 194 euros. En 2008, con Marchena al mando, la cifra se disparó hasta los 3.500, y fue creciendo ejercicio tras ejercicio. Todavía en 2011, con menos de medio año en el cargo debido al triunfo de Zoido en las elecciones municipales de mayo, el desembolso por este concepto fue de 3.800 euros. En total, los conductores al servicio de Marchena facturaron por dietas a Emasesa 17.300 euros durante el periodo que aquél estuvo al frente de la empresa.

 

 

VIAJES FUERA DE SEVILLA

 

 

El tercer capítulo de los gastos imputables a los viajes de Marchena y que tuvo que soportar Emasesa durante su período como gerente fue el de los desplazamientos fuera de Sevilla, para lo que recurría a los servicios de una agencia muy conocida en la ciudad y fuera de ella. Antes del desembarco del íntimo amigo de Monteseirín en la empresa de aguas, el conjunto de los directivos sólo gastaron 67.000 euros en todo el año 2007 en salir extramuros de Sevilla.

Al primer año con Marchena en el cargo de gerente, los gastos por este concepto se dispararon hasta los 145.000 euros, un 116% más. En 2009, las facturas ascendieron a 237.000 euros, y todavía a en el medio año final de su mandato en 2011 se elevaron hasta 43.000 euros, cantidad que duplica los gastos totales por este concepto en un año normal en la compañía.

En total, bajo el mandato de Marchena, el coste en viajes fuera de Sevilla para Emasesa ascendió a 580.000 euros.

 

‘Agua de Sevilla’ como coartada viajera

 

Zaragoza, coincidiendo con los preparativos o el periodo de celebración de la Exposición Mundial del Agua; Nueva York, en casual coincidencia con la maratón -una prueba atlética a la que Manuel Marchena tiene en un aprecio tan grande que incluso se calza las botas para correrla- de la ‘Gran Manzana’; China, Londres…. fueron algunos de los escenarios, nacionales e internacionales, a los que viajó Manuel Marchena como gerente de Emasesa con la excusa de presentar en el mercado el agua embotellada y saborizada bajo la denominación de ‘Agua de Sevilla’.

Dado que este nombre coincidía con el de una marca sevillana de perfumería registrada desde los tiempos previos a la Expo, este lanzamiento y la utilización de una marca protegida y propiedad de otra empresa estuvo a punto de provocarle un conflicto judicial al Ayuntamiento, que finalmente no se llegó a plantear debido al fracaso de la iniciativa, pero prueba la falta de seriedad y el desparpajo con que obraba Marchena.

Apenas nombrado gerente de Emasesa por Monteseirín, Marchena emprendió el negocio del agua embotellada, ajeno por completo al objetivo social y a la tradición de la empresa municipal de abastecimiento y sin que exista constancia en la misma de que se hiciera previamente un estudio de mercado y de viabilidad. Al contrario, en el proceso de contratación hay ausencia de documentos oficiales, no consta que se debatiera previamente por la comisión correspondiente, y sí se ha comprobado el fraccionamiento de contratos para llevar a cabo las adjudicaciones y el continuo uso del procedimiento de urgencia con la excusa de que había que ejecutar cuanto antes el proyecto.

Pese a que, según Monteseirín, los 168.392 euros de sueldo que cobró Marchena era poco para su valía profesional, con el proyecto ‘Agua de Sevilla’ dio prueba fehaciente de cuál era su auténtica talla como gestor. En fabricar las botellas se gastó 284.000 euros. Destinó 261.000 a patrocinar eventos con la marca ‘Agua de Sevilla’ (en publicidad y propaganda, Emasesa gastó sólo en el primer año de Marchena como gerente 2,9 millones de euros). En otros gastos de promoción empleó 611.000 euros.

En enero de 2010 rescindió el contrato a la empresa distribuidora, con lo cual no había agua que vender en el mercado, pero Marchena siguió viajando y promocionando las botellas, que se fabricaron a decenas de millares pero de las que sólo se han vendido unas 2.000. La operación ‘Agua de Sevilla’ se ha saldado con las siguientes magnitudes: 10.771,92 euros ingresados por la venta de botellas; 1.156.000 euros gastados. Total de pérdidas para Emasesa y los sevillanos: 1.145.229 euros.

 

SUELDOS DE LOS CONDUCTORES

DESTINADOS A MARCHENA

 

 

AÑO   CANTIDAD

 

2008 105.000

 

2009 97.000

 

2010 101.000

 

2011 103.000

 

————————————————————

 

DIETAS ABONADAS A LOS CONDUCTORES

 

AÑO DIETAS

 

2007 194

 

2008 3.500

 

2009 4.700

 

2010 5.300

 

2011 3.800

 

NOTAS.- La cifra de 2007 corresponde al año anterior a la llegada de Marchena y la de 2011 está referida al primer semestre de 2011, al final del cual dejó el cargo.

 

 

———————————————————

 

GASTOS DE VIAJE FUERA DE SEVILLA

 

AÑO GASTO

 

2007 67.000

 

2008 145.000

 

2009 237.000

 

2010 155.000

 

2011 43.000

 

 

NOTA.-  La cifra de 2007 corresponde al año anterior a la llegada de Marchena y la de 2011 está referida al primer semestre de 2011, al final del cual dejó el cargo. Engloban a todos los directivos, si bien gran parte de los gastos son imputables al antiguo gerente.