Archivo de la etiqueta: Espadas

La tasa (turística) encubierta

La tasa turística que pide Espadas ya la aplica en las entradas al Alcázar

 

Las subió en dos euros con idea de dedicar tres millones al patrimonio

Espadas, en su discurso inaugural del IV Foro del Banco Interamericano de Desarrollo (BID), abogó por que los ayuntamientos españoles, previa reforma de la ley reguladora de las Haciendas Locales, gocen de autonomía “para fijar marcos propios de financiación a través del turismo”. Por tanto, el alcalde, que hasta ahora se ha enfrentado a la negativa en tal sentido de la Junta de Andalucía incluso cuando la gobernaba su propio partido, confía en que el nuevo Gobierno de España, se forme cuando se forme, le dote del instrumento legal para imponer una tasa turística que, según sus propias palabras, se dedicaría a la rehabilitación del patrimonio histórico-artístico, sería de un euro por noche de pernoctación y por tanto se podrían recaudar tres millones de euros anuales, si bien posteriormente elevó su estimación a los cinco millones.

Este asunto ya lo abordamos aquí en noviembre de 2016, en un anterior análisis titulado ‘La tasa (turística) de la discordia’, al que remito. Desde entonces a la fecha se ha producido un significativo cambio en el discurso municipal: ya no se habla de destinar el dinero que se recaude a la promoción de Sevilla y por tanto a captar más turistas mientras se dice de forma contradictoria que hay que luchar contra la masificación de visitantes, sino a la preservación del patrimonio.

Pues en tal caso hay que destacar que en Sevilla ya existe una tasa turística encubierta con tal finalidad y con esa misma previsión de recaudación de tres millones de euros: la subida del precio en dos euros de las entradas del Alcázar (de 9,5 a 11,5 euros), que entró en vigor en enero del año en curso con esa justificación patrimonial de que así se obtendrían más fondos para rehabilitar monumentos de la ciudad.

 

DINERO DEL MONUMENTO

 

Pero, ¿qué garantía existiría de que el dinero de esa tasa turística añadida que ahora pretende Espadas se destinaría a tal fin y no a otro muy distinto? Rememoremos. En 2005, con Monteseirín como alcalde, el Ayuntamiento decidió que con los fondos del Real Alcázar se pagara la conservación de las Casas Consistoriales, motivo por el cual presentó su dimisión como miembro del Patronato del monumento la ex alcaldesa Soledad Becerril, la cual fue secundada por algún que otro personaje ilustre de la ciudad.

El término conservación se convirtió en un cajón de sastre en el que cabía todo, hasta el pago de la reposición de las bombillas que se fundían en la sede de Plaza Nueva.  Cuatro años más tarde (2009), Monteseirín ordenó que seis millones de euros del superávit acumulado en las cuentas del Alcázar se destinaran sin disimulo alguno al pago de gastos corrientes del Consistorio.

Tras el malestar del Patronato por esta política, Monteseirín cambió aparentemente de táctica en 2011 y decidió que el Alcázar transfiriera cada año un millón de euros para la conservación de bienes patrimoniales municipales (concretamente, el Antiquarium, el castillo de San Jorge y el Centro de la Cerámica).

En los ocho años transcurridos desde entonces se debería haber invertido ocho millones en los monumentos citados y tenerlos de dulce en vez de descuidados hasta el extremo de que una de las puertas del Antiquarium se desplomó sobre un grupo de visitantes y causó serias heridas a algunos de ellos y  que ha habido que cerrar durante diversos periodos los bienes sitos en Triana por la falta de aire acondicionado, filtraciones de humedad u otras incidencias.

Y es que los fondos que aparentemente se iban a destinar al patrimonio municipal acabaron, como denunció Ciudadanos, en las cuentas del Instituto de la Cultura y las Artes de Sevilla (ICAS), que lo utilizó a su antojo y conveniencia, también para el pago de sus gastos corrientes. O sea, lo mismo que había hecho Monteseirín anteriormente en las Casas Consistoriales. Simplemente se cambió el destino del dinero pero no la forma de manejarlo.

 

NUEVO ACUERDO

 

Tras estos antecedentes y debido a la firme posición de los miembros independientes del Patronato del Alcázar, el delegado de Cultura, Antonio Muñoz, declaró en septiembre del año pasado lo siguiente: “La aportación que hacía el Alcázar hasta ahora era de un millón, pero como consecuencia de la subida de las entradas se incrementa a tres (millones) y donde antes iba a la caja común del Presupuesto, ahora se vincula a la rehabilitación de edificios históricos. No se va a poder destinar ni un euro -añadió- a ninguna cuestión que no sea ésta”.

Y es que el Patronato del Alcázar se opuso a que el exceso de recaudación por la subida del precio de las entradas en dos euros se destinara de forma genérica a la promoción de la ciudad y exigió que se empleara en edificios propiedad del Ayuntamiento, preferentemente declarados bien de interés cultural, en situación de conservación delicada, con proyectos ya redactados por Urbanismo para acelerar los trabajos y no concentrándolo todo en un solo inmueble (por ejemplo, en Santa Clara o en Artillería) sino repartiendo el dinero por varios.

Según el texto que se preparó del convenio, el Patronato del Alcázar, una vez formalizadas las recaudaciones mensuales por venta de entradas, ingresará en la entidad bancaria y en la cuenta que le señale el ICAS el importe correspondiente a la liquidación de tres euros por cada entrada general vendida.

 

RETRASO

Se previó en el acuerdo la creación de una Comisión de Seguimiento del destino y uso del dinero que debe estar compuesta por tres miembros del Patronato del Alcázar y por tres del Ayuntamiento, sin que nueve meses después de la subida del precio de las entradas al monumento en dos euros con fines teóricamente patrimoniales se tenga noticia de la constitución de la misma.

Item más, en otra demostración del grado de preocupación del gobierno por el patrimonio en cuyo nombre pide otra tasa turística que añadir a la que ya sin tal nombre aplica a las entradas al Alcázar, ha tardado más de la cuenta en designar a los nuevos miembros del Patronato del monumento declarado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco.

Tradicionalmente la composición del Patronato se acordaba en el primer Pleno del Ayuntamiento tras el de constitución de la nueva Corporación emanada de las elecciones municipales. Han tenido que pasar más de tres meses desde la toma de posesión de Espadas como alcalde para tal designación, por lo que en este tiempo el órgano de gobierno del principal monumento de la ciudad ha estado tan en funciones como Pedro Sánchez y su gobierno, a la espera no se sabía si de Godot, el personaje de ficción de Samuel Beckett, o de que Benito Navarrete, el principal asesor cultural de Zoido (PP), aceptara por fin su nombramiento como patrono por el alcalde del PSOE, Espadas.

 

INCÓGNITAS

 

Si todo esto ha ocurrido desde hace años con el dinero del superávit del Alcázar, utilizado por el Ayuntamiento para cualquier cosa (mantenimiento de ascensores, equipos de aire acondicionado…) antes que para rehabilitación del patrimonio, ¿qué garantías existen de que no ocurriría lo mismo con la tasa turística patrimonial que propugna Espadas? ¿Quién controlaría el uso del dinero recaudado? ¿Por qué tendrían que recaudarla sólo los hoteleros y pagarla sus clientes y no quienes se alojaran en apartamentos turísticos? La conservación del patrimonio parece una coartada para implantar otros instrumento recaudatorio en la ciudad. Total, como la pagarían los turistas….

Dos euros más por entrar en el Alcázar, uno añadido por cada miembro de la familia y noche de pernoctación en un hotel… ¿Y si un día a los turistas les da por echar cuentas y comparar Sevilla con otros destinos, cercanos o lejanos, más baratos, allí donde no impere sobreprecio alguno?

Y también el tranvía (de Sevilla)

Una línea de autobús habría satisfecho la demanda actual del tranvía, que costó 93 millones

Un BTR sería suficiente hasta Santa Justa y costaría tres veces más barato que ampliar el tranvía

 

En un informe anterior ( https://andaluciainformacion.es/sevilla/838853/contramano-repensar-el-metro/) planteé la conveniencia de repensar el proyecto de ampliación del Metro de Sevilla tras las declaraciones del alcalde, que aboga por construir más tramos en superficie para abaratar los costes, y el informe del experto francés Gregory Carmona titulado  ‘Tranvías y otros sistemas de transporte urbano. Despilfarros y aciertos’. Ahora se trata de analizar si procede repensar el proyecto de ampliación del tranvía que preconiza Espadas desde el mandato anterior.

En los diez mandamientos del buen gestor en proyectos de transporte público con que concluye su informe, Gregoy Carmona prescribe, entre otros, lo siguiente:

-Recordar que se invierte en transporte público para que más personas lo usen, no para adornar la ciudad con una obra más.

-Sólo hay que invertir en transporte público cuando se haya definido y se cumpla una política de movilidad coherente.

-Pensar en el sistema imperante en Francia, donde previamente a la ejecución de un proyecto de transporte éste debe ser declarado de utilidad pública por el Estado, con lo cual cualquier “alto cargo” no debería poder gastar (por ejemplo) 500 millones de euros de dinero público sin una autorización previa.

-Escoger el sistema de transporte adaptado al contexto de la ciudad y al potencial real de demanda. No hay que ser dogmático “pro tranvía, Metro o autobús”, sino ser lógico.

-Cuando se lleva a cabo un nuevo proyecto tiene que ser una mejora del sistema de transporte existente a un coste sostenible. La operación es el punto clave de todo proyecto.

-Optimizar el servicio existente antes de plantear importantes inversiones. Las redes de transporte aún pueden ser mejoradas significativamente.

DEMANDA DE VIAJEROS

El experto francés establece una demanda de viajeros por tipo de vehículos:

-Tranvía: entre 30.000 y 150.000 viajeros diarios.

-Metro ligero: su coste de inversión duplica generalmente el de una línea de tranvía. Se adapta a demandas de 100.000 a 200.000 viajeros diarios.

-Metro: Por lo general es subterráneo. Diseñado para ciudades grandes, con importantes flujos de tráfico. Su inversión suele triplicar la de una línea de tranvía. Se adapta a demandas superiores a 150.000 viajeros diarios.

-Bus de alto nivel de servicio (equivalente a lo que aquí se conoce como bus de tránsito rápido): se basa en la tecnología del autobús pero con una integración urbana similar a un tranvía. Su coste es aproximadamente tres veces inferior al de un tranvía. Se adapta a demandas de 10.000 a 50.000 viajeros/día.

-Trolebús de alto nivel de servicio: tiene una mayor vida útil que los autobuses, y hoy en día, gracias a las baterías, no necesita catenarias en las zonas céntricas. Se adapta a demandas de 15.000 a 60.000 viajeros/día.

Gregory Carmona recomienda, antes de invertir el dinero público en una línea de tranvía o de Metro, optimizar la operación de los servicios existentes, ya que una línea convencional de autobuses puede soportar sin mayores dificultades una demanda de 10.000 viajeros por día  en buenas condiciones operativas.

Propone que se actúe de forma paulatina optimizando las líneas de transporte existentes con las medidas operativas oportunas y que cuando se haya llegado al límite de optimización y comodidad y se considere que el potencial máximo de una línea está cercano se pase a un medio de transporte de nivel superior.

EJEMPLO SUIZO

Recuerda que es lo que se suele producir en Suiza, donde dice que son ejemplares en la gestión del transporte y donde se ve frecuentemente cómo conviven autobuses, trolebuses y tranvías. Los primeros, para las demandas más bajas; los segundos, para líneas con demandas intermedias; y los terceros, para los mayores ejes de demanda.

Y asegura que esta forma de actuar no es habitual en España.

En su opinión, para demandas de ejes intermedios, de unos 15.000 a 30.000 viajeros/dia, los autobuses de alto nivel de servicio (BTR) y los trolebuses similares serían las opciones adecuadas para muchas ciudades españolas que no tienen niveles de demanda que justifiquen una línea de tranvía pero que quieran dar un paso significativo para mejorar sus transportes.

Pues bien, con estos criterios objetivos ni siquiera está justificada la actual línea del tranvía sevillano Plaza Nueva-San Bernardo, en la que Monteseirín gastó al menos 93 millones de euros y que en Francia no habría obtenido la preceptiva Declaración de Utilidad Pública. En el año 2015, cuando el experto francés hizo su análisis comparativo, el tranvía de Sevilla transportó una media de 116 viajeros diarios por millón de euros invertido, poco más que el tranvía de Valenciennes, municipio francés de 50.000 habitantes (en realidad en aquel entonces tenía 44.043).

PÉRDIDA

El año pasado (2018) el tranvía de Sevilla transportó 3.816.022 viajeros, a una media de 10.454 diarios, cantidad que para el experto francés se serviría con una línea de autobús. Monteseirín dijo, tras incrementar la factura a 93 millones con la extensión a San Bernardo, que conforme a los estudios de demanda (¿?) se llegaría a 18.400 viajeros/día (total, 6.716.000 anuales), pero ha ocurrido todo lo contrario: ha perdido desde entonces 650.000 y ha caído a 3.816.022 el año pasado.

Ahora Espadas pretende gastar 49.012.736 euros para prolongarlo hasta Santa Justa, un trayecto que, aparte del Cercanías de Renfe en subterráneo, cubren en superficie (sin contar la línea especial al aeropuerto, más para los turistas) estrictamente tres líneas de Tussam: la Nº 28 (2.343.107 viajeros el año pasado), la C1 (3.777.519) y la C2 (3.921.227).

Obviamente, estas líneas se suprimirían para, potencialmente, captar todos sus pasajeros, que sumar a los de la actual línea del tranvía y obtener teóricamente 13.857.875, a una media diaria de 37.966. Aplicando los criterios del experto francés sería más que suficiente y tres veces más barato implantar un autobús de tránsito rápido (BTR), con potencial para un máximo de 50.000 viajeros/día, o un trolebús, con potencial para 60.000, más que un tranvía, que tendría que plantearse para una demanda máxima de 150.000 viajeros diarios (54,7 millones al año).

La conclusión es que no sólo hay que repensar el proyecto del Metro, sino también el de la ampliación del tranvía porque, como dice el experto francés, lo más importante es que impere la lógica y se optimicen previamente los servicios ya existentes antes de abordar una inversión como ésta de 49 millones de euros, que no parece justificada.

Viajeros diarios transportados por millón de euros invertido (año 2015)

Tranvía Población servida           Viajeros/día/millón euros

Valenciennes 50.000 100

Val de Seine T2 París           175.000 351

T3 de París       2.200.000 622

Besançon           115.000 140

T1 de Lyon 450.000 300

T1 de Nantes 250.000 262

T1 de Niza 345.000 287

T1 Montpellier 270.000 310

T1 de Grenoble 180.000 281

T2 de Lyon 450.000 211

Le Mans 150.000 151

TA Estrasburgo 250.000 262

Sevilla 693.878 116

El bus del aeropuerto bate récord mientras el tranvía de Sevilla sigue cuesta abajo (primer semestre 2019)

INCREMENTO

El autobús especial transportó 121.204 viajeros más que en el mismo periodo de 2018

CAÍDA

El tranvía ha perdido 15.948 viajeros en la comparación semestral

SE DISPARA

De enero a junio el EA ha dado servicio a casi 700.000 pasajeros

La empresa municipal de transporte (Tussam) ha logrado durante el primer semestre del año en curso la mejor cifra de viajeros del último decenio, con 42.280.076 (incremento de 1.168.947, del 2,71%) transportados. La línea que proporcionalmente más ha contribuido a esta marca ha sido la especial al aeropuerto, denominada EA, con un crecimiento intersemestral del 21,60%. En el lado opuesto se encuentra el tranvía, que sigue cuesta abajo al perder 15.948 usuarios (el 0,81%).

 

En el periodo enero-junio de 2019 la línea especial de Tussam al aeródromo de San Pablo ha transportado un total de 682.130 pasajeros, lo que significa 121.204 más que en el primer semestre del año pasado y un incremento del 21,60%.

 

El aumento de viajeros en comparación con el mismo periodo del año pasado ha sido sostenido en todos y cada uno de los seis primeros meses, con un pico de 24.941 más en marzo y un valle de 13.442 más en mayo.

Proporcionalmente, el mes con mayor crecimiento ha sido enero, con un 30,20% más de afluencia a esta línea especial de autobús. Hace dos años “sólo” transportó 399.612 viajeros durante el primer semestre, que ahora se han convertido en los citados 682.130, lo que significa 282.518 más.

 

No hay mes en las comparaciones intermesemestrales de 2017, 2018 y 2019 en que no se haya registrado un notable aumento de las cifras de usuarios transportados.

El crecimiento de la línea especial del aeropuerto puede decirse que va en paralelo al de aquél, con el fin también de atender sus continuos récord de viajeros. En el primer semestre del año en curso el número de pasajeros por el aeropuerto ha sido de 3.720.344, cifra que ha supuesto una subida del 21,4% en comparación con el mismo periodo de 2018. Así pues, el autobús de Tussam ha superado ligeramente el crecimiento aeroportuario: 21,6% frente a 21,4%.

 

EVOLUCIÓN DEL TRANVÍA

 

La cruz o arena de la estadística récord de Tussam en este primer semestre sigue siendo el tranvía, con una continuada caída en su demanda. Cierra este periodo con un acumulado de 1.962.279 viajeros, lo que supone una pérdida de 15.948 en comparación con el mismo periodo del año anterior (-0,81%).

 

El panorama es todavía más negativo cuando se compara con el primer semestre de 2017, cuando aún se superaron los dos millones de viajeros, ya que la disminución ha sido de 89.461. Así pues, entre el primer semestre de 2017 y el actual el tranvía ha perdido un total de 105.461, queda por debajo de los dos millones semestrales y la proyección, salvo cambio de tendencia en la segunda mitad del año, apunta a menos de cuatro millones.

La media mensual ha ido en descenso en estos primeros semestres de los últimos años: 344.614 en 2017; 329.704 en 2018 y 327.046 en 2019.

 

En el primer semestre de este año sólo ha habido dos meses en que el tranvía ha transportado más viajeros que en sus homólogos del año anterior: marzo y abril. En los cuatro restantes la cifra ha sido inferior.

 

La media diaria queda en 10.841, cuando hace ocho años el entonces alcalde, Alfredo Sánchez Monteseirín, anunció para tratar de justificar la ampliación de la línea desde el Prado de San Sebastián hasta San Bernardo que merced a la misma habría una demanda de 18.400 viajeros cada día.

Demanda de viajeros del autobús especial del aeropuerto

(Enero-Junio)

Año 2017 2018 2019

Enero 56.885 81.929 106.677

Febrero 57.778 85.043 105.070

Marzo 67.509             92.875 117.816

Abril 75.569           101.057 120.335

Mayo 75.207           104.862 118.304

Junio 66.664 95.160 113.928

TOTAL         399.612         560.926 682.130

Media/día       2.207   3.099     3.768

Demanda de viajeros del tranvía

(Enero-Junio)

Año 2017 2018   2019

Enero 333.553 319.749 314.939

Febrero 321.939 315.109 307.199

Marzo 398.140 354.674           356.591

Abril 367.896 325.573           331.258

Mayo 329.605 359.867 350.202

Junio 316.555 303.255 302.090

TOTAL         2.067.688         1.978.227           1.962.279

Media/día       11.423   10.929 10.841

Más de un tercio del Metro de Sevilla (línea 1) ya discurre en superficie

PREVISIÓN

La proporción será de casi la quinta parte cuando se terminen todas las líneas

EXCEPCIÓN

La única línea plenamente soterrada será la 2, Sevilla-Este/la Cartuja

COMPARACIÓN

Sólo las ciudades con líneas de tren reconvertidas en Metro tienen más  tramos superficiales

ALCALDE

Espadas preconiza menos soterramientos futuros para abaratar los costes

 

El alcalde, Juan Espadas, ha abierto un nuevo debate sobre el futuro de las tres líneas pendientes del Metro al preconizar mayor altura de miras a la hora de considerar si hay que construir más trazados superficiales que soterrados con el fin de abaratar los costes y de acelerar el inicio y terminación de las líneas 2,3 y 4, presupuestadas en su día por la Junta de Andalucía en 3.706 millones de euros.

La línea 1 del Metro sevillano, la única construida hasta la fecha (se concluyó hace un decenio), es, no obstante, la que tiene en conjunto mayores tramos en superficie de entre todas las de España si se excluyen las tres de ciudades que han reconvertido en Metro antiguas líneas de tren, como es el caso de Valencia, Bilbao y Palma de Mallorca.

Por el contrario, los Metros históricos de Barcelona y Madrid discurren casi en su totalidad soterrados, en una proporción del 99,71% y del 92,57%, respectivamente. El Metro de nueva construcción de Málaga también circula en una elevada proporción en subterráneo: el 80,53% frente al 64,58% de la línea 1 sevillana.

En concreto, de los 17.740 metros de longitud de la línea 1 hispalense, 11.457 discurren de forma soterrada (el 64,58%) y 6.283 (35,42%) de forma superficial.

Pero esta ya es historia. La propuesta de Espadas, de ser aceptada, afectaría a las tres líneas pendientes de construcción: la 2, 3 y 4. En este sentido, la Junta de Andalucía, que a veces ofrece datos contradictorios en sus propios informes, prevé que de los 42.402 metros pendientes de esas tres líneas, 37.599 (el 88,67%) discurran bajo tierra y los 4.803 restantes (el 11,33%), en superficie.

En principio se contempla que sean superficiales el ramal técnico de la línea 2 una vez cruzada la autovía A-92; en la línea 3, la estación de Pino Montano Norte y el ramal técnico hasta las cocheras y los talleres; el recorrido por el interior de la isla de la Cartuja (línea 4) y cinco de las sesenta estaciones que en total tendrían las tres líneas aún por construir.

Con esta previsión, al margen del ramal técnico, sólo los trenes que circulen por la línea 2, entre Sevilla Este y la Cartuja, lo harían íntegramente bajo tierra.

Actualmente, la mayor parte de los tramos superficiales (un total de 6.283 metros) de la línea 1 son los que discurren por el Aljarafe (términos municipales de Mairena y de San Juan de Aznalfarache) y a partir de las cocheras (barrio de la Música), cuando el Metro cruza en viaducto la autovía SE-30 hasta la universidad Pablo de Olavide y el término municipal de Dos Hermanas, si bien en ambos casos de forma mixta, con partes soterradas y partes superficiales y no de forma exclusiva.

REACCIONES

El portavoz municipal del PP, Beltrán Pérez, ha advertido que «el Partido Popular no va a tolerar una marcha atrás en la red completa de Metro en subterráneo, que será más rápida y sostenible que cualquier otra alternativa», y que, «para Sevilla, es irrenunciable e innegociable».

De lo contrario, Pérez augura «un impacto irreversible sobre la movilidad de la ciudad», según ha aseverado en un comunicado tras la participación del alcalde en el desayuno coloquio Encuentros SER ‘Un nuevo liderazgo para la ciudad de Sevilla’, donde, según explican desde el PP, el primer edil ha puesto sobre la mesa la construcción del Metro en superficie siguiendo modelos como los de Berlín.

A este respecto, Beltrán Pérez asegura que si Espadas renuncia a la construcción del Metro en subterráneo «debería haberlo dicho en la campaña electoral, de tal manera que ahora estaría cometiendo el mayor engaño que se le haya hecho a los ciudadanos a cuenta de la gran infraestructura que necesita esta ciudad», según ha incidido.

«Nos sorprende que el nuevo liderazgo que plantea Espadas sea renunciar al camino andando hacia la red completa de Metro en subterráneo», ha dicho Pérez, para agregar que «Espadas tendrá que explicar si quiere enterrar y tirar a la basura un proyecto que costó 16 millones de euros a la Junta de Andalucía y en el que trabajó un gobierno del que formó parte».

Desde el PP se asegura que Espadas «deja ver una falta de liderazgo, poca altura de miras y escasa ambición para plantear un Metro en superficie tomando como modelo Berlín, una ciudad que antes de establecer determinados tramos en superficie, lleva disfrutando del subterráneo desde 1902, contando ya con diez líneas y 173 estaciones». «Sólo cuando la red completa de Metro de Sevilla esté construida en subterráneo, podría plantearse una ampliación con nuevas líneas o tramos constructivos en superficie», ha sostenido Beltrán Pérez.

Por su parte, el presidente de la Confederación de Empresarios, Miguel Rus, se ha mostrado proclive a que se estudie la propuesta de Espadas si técnicamente es viable y contribuye a reducir el coste del suburbano.

 VALENCIA Y BILBAO: FERROCARRILES RECONVERTIDOS

 Valencia (con un 82,70%) y Bilbao (con un 42%) son, junto a Palma de Mallorca (70,55%) las ciudades españolas con más tramos en superficie de sus Metros que las restantes que cuentan con esta infraestructura. La razón se debe en los tres casos a la adaptación o reconversión de antiguas líneas ferroviarias, generalmente de vía estrecha, para su uso en la red del suburbano.

Un portavoz del Metro de Valencia resume la cuestión en su ciudad con la gráfica imagen de que el Metro levantino es en realidad un túnel que conecta las líneas ferroviarias de Cercanías preexistentes en el Norte con las del Sur, y viceversa.

La compañía operadora es la única de España que gestiona de forma conjunta seis líneas de Metro y tres de tranvía. Habrá una nueva línea de tranvía, parte de la cual discurrirá en superficie, y el resto, soterrada. Actualmente la única línea de Metro de Valencia prácticamente soterrada es la 5, que une la ciudad con el aeropuerto, si bien aflora al aire libre en las cercanías del mismo.

Para el portavoz de la compañía levantina, es lógico que la mayor parte del Metro de Madrid y de Barcelona discurra en túnel, debido a la gran extensión de sus cascos urbanos y a la gran cantidad de población (urbes con millones de habitantes) a la que prestan servicio, mientras que en el resto de ciudades el suburbano debe ampliar su número de usuarios con los habitantes de los municipios de su entorno y es más factible y económico salvar las distancias que les separan a ras de suelo, generalmente en campo abierto.

Un problema “ a priori” inesperado que han debido afrontar los responsables conjuntamente del Metro y de los tranvías valencianos han sido lo que denominan “accidentes tecnológicos”.

Afirman que con la extensión de las líneas de tranvía y con los tramos superficiales del Metro en superficie (129 kilómetros en total) se ha incrementado el riesgo de accidentes debido a la creciente costumbre de los transeúntes de cruzar las vías mirando el teléfono móvil o escuchando el Ipod con los auriculares, sin pararse a mirar no poder oír si viene un convoy en marcha. Asimismo, la inercia impide que el Metro circulando en superficie y el tranvía se queden parados en seco aunque sus conductores frenen cuando vean un  coche o cualquier otro tipo de vehículo cruzando o atrapados en las vías, por lo que se incrementa el riesgo de que los arrollen.

Entre 2015 y 2017 se produjeron 13 arrollamientos de peatones en las líneas de Valencia y Alicante, con el resultado de dos muertos y tres heridos. En cinco de los casos estuvo implicado el uso de un teléfono móvil. Tras ello, se lanzó una campaña de comunicación bajo el lema “Para y mira”, con la que se ha logrado reducir la tasa de siniestralidad. 

En Bilbao, la razón de que buena parte de la red de Metro discurra en superficie es el aprovechamiento de antiguas líneas ferroviarias de vía estrecha que conectaban la capital con, entre otros, municipios como Baracaldo, Santurce y Plencia, si bien por el casco urbano de Bilbao el Metro circula en túnel.

Los tramos superficiales están generalmente en el extrarradio y en campo abierto, pero nunca en el centro de la capital de Vizcaya. Según un portavoz de la compañía, aunque el Metro en túnel sea más caro que construirlo en superficie por las avenidas de la ciudad, el Gobierno vasco entiende que el soterramiento no es tanto un gasto como una inversión, ya que permite liberar el espacio urbano y las vías públicas para otros usos socialmente rentables, desde la actividad comercial al disfrute ciudadano, sin ralentizar tampoco el tráfico por la necesidad de instalar paradas en las calles cada cierta distancia.

Dentro de esta política de primar el soterramiento para ganar espacio para la ciudad se pretende aprovechar la llegada del tren de alta velocidad (AVE) para soterrar las playas de vía ferroviarias aún existentes en el entorno de las estaciones y no mantener hipotecado el suelo, que además se revaloriza.

La futura línea 4 del Metro bilbaíno discurrirá en túnel en su totalidad y la línea 5 sólo saldrá a superficie extramuros de Bilbao y aprovechando, una vez más, la existencia de una línea de tren regional.

Distribución de los tramos de las líneas de Metro de España

 

Metro                       Soterrado                 Superficie                 Total Kilómetros

 

Madrid                      272,07 (92,57%)            21,84 (7,43%)              293,91

Barcelona                 121,05 (99,71)               0,35 (0,29)                    121,40

Valencia                       27,00 (17,30)          129,00 (82,70)                 156,00

Bilbao                          29,27  (58,00)            21,19 (42,00)                    50,46

Palma                            4,58  (29,45)             10,97 (70,55)                    15,55

Málaga                          9,10 (80,53)                 2,20 (19,47)                   11,30

Sevilla                          11,45 (64,58)                6,29 (35,42)                  17,74

Distribución de los tramos de las líneas del Metro de Sevilla

 

Línea  Soterrados      %                 Superficie       %                  Total              %

 

1          11.457           64,58             6.283             35,42     17.740                  29,50

2          11.776        100,00                     0                0,00      11.776                  19,58

3          11.545           86,57             1.791             13,43      13.336                  22,17

4          14.278           82,58             3.012             17,42      17.290                  28,75

Total  49.056           81,57          11.086             18,43      60.142                100,00

 

Subida de sueldos consumada en el Ayuntamiento de Sevilla

Espadas ganará como alcalde 32.178 euros más que como funcionario de la Junta de Andalucía

Sonia Gaya ha duplicado en tan sólo tres años el salario que tenía como profesora de instituto

 

El primer Pleno de la nueva Corporación Municipal ha aprobado la subida del sueldo del alcalde, delegados y portavoces en un 33% y de los ediles rasos en un 43%, de manera que Espadas pasa a ganar 84.454 euros; 71.644 los miembros del segundo grupo y 52.640 los concejales de la oposición. En un anterior artículo sobre este asunto, titulado ‘Sueldos municipales, dije que si se consideraba admisible el sueldo que cobraba Soledad Becerril (lo estimé en 54.091 euros, aunque el coordinador de la Alcaldía lo cifra en 53.805) y se le sumaba el IPC acumulado en esta veintena de años (43,68%), el sueldo de Espadas debería de ser de 77.718 euros.

La nueva tabla salarial se ha tratado de justificar con un informe del coordinador nombrado por el alcalde, José Antonio del Rey, también gran beneficiario de la misma (ya se sabe que la caridad empieza por uno mismo), porque propuso para él, y lo ha logrado, que le paguen 63.499 euros. Su informe se caracteriza por su celeridad y por el recurso a varios falsos mitos que la clase política ha procurado instalar en el imaginario colectivo en su propio interés frente a los sufridos contribuyentes.

Uno de ellos es el de la lentitud de la burocracia y de la maquinaria municipales a la hora de mover un papel. Con la nueva tabla salarial se ha demostrado que se trata de una leyenda urbana, ya que cuando a los munícipes les interesa que un asunto avance, éste lo hace a velocidad supersónica. Fijense si no. Espadas fue reelegido alcalde el sábado 15 de junio. Ya el lunes 17 dictó una resolución por la que se incoó expediente administrativo para la aprobación de las nuevas retribuciones conforme a la propuesta que oficialmente entregó el coordinador de la Alcaldía el día 25 y que aprobó el Pleno el día 28. Todo liquidado en tan sólo once días. Un récord digno del libro Guinness.

VIAJE EN EL TIEMPO

El coordinador dice que hay que remontarse hasta el año 1991 para encontrar el Pleno en el que se aprobaron las retribuciones de los miembros de la Corporación en las que se basan las que han percibido hasta el 15 de junio. Parece como si en los 28 años transcurridos desde entonces hubieran permanecido congeladas en las cuantías que se decidieron entonces, y que fueron de 43.038 euros para el alcalde; 35.865 para los delegados y portavoces; 23.671 para los ediles con dedicación exclusiva y 9.325 euros para quienes no la tenían.

Obviamente, como el propio coordinador no tiene más remedio que ir reconociendo posteriormente, estas retribuciones se fueron incrementando (si no, ¿cómo Espadas estaba cobrando 63.499 euros hasta ahora?) por dos vías: actualizándolas conforme a las leyes de Presupuestos y mediante el cobro, al que Monteseirín era tan aficionado, de dietas por asistencia a las reuniones de las empresas y organismos autónomos municipales y de aquellas entidades de las que era accionista el Consistorio, como siete cajas de ahorro.

El coordinador de la Alcaldía ha elaborado un cuadro comparativo para llegar a la conclusión de que las retribuciones de los concejales del Ayuntamiento de Sevilla son considerablemente más bajas que en las ciudades de población similar. Así pues, nuestra Corporación usa la demografía como criterio retributivo por referencia a terceros, pero sin tener en cuenta la propia situación de Sevilla (67.000 parados, los tres barrios más pobres de España y seis entre los quince más pobres…) y sus indicadores, como la renta per cápita, por ejemplo.

SALARIO MEDIO

Y como las comparaciones las carga el diablo, casualidad o coincidencia, en el mismo día en que el Pleno acordaba subirse el sueldo entre un 33% y un 43% (en cantidades entre 15.888, 17.911 y 20.955 euros), el Instituto de Estadística y Cartografía de Andalucía divulgaba los salarios medios en nuestra región en general (  https://www.juntadeandalucia.es/institutodeestadisticaycartografia/vidaslaborales/salarios/notaprensa.htm ) y en Sevilla en particular durante 2017.

Según esta tabla, el salario medio bruto anual de los sevillanos es de 19.392 euros y el equivalente si logran trabajar a tiempo completo es de 25.093 euros. Por tanto, el salario de un concejal de la oposición supera en un 109% al de los sevillanos en el mejor de los casos (en el peor, en un 171%); el de los delegados y portavoces, en un 185%, y el del alcalde, en un 336%. Entonces, ¿están mal o bien pagados los miembros de nuestra Corporación municipal en comparación con Sevilla? ¿O es que hay que recurrir  a compararse con Madrid, Barcelona y demás?

El señor Rey también distingue entre concejales con responsabilidades de gobierno y los que no (los de la oposición), de lo que se colige que la responsabilidad es otro criterio retributivo. Teóricamente hay que pagar más a los ediles que deben responder por sus actos de gobierno. Sin embargo, tratemos de hacer memoria de cuándo y cuántas veces han asumido responsabilidades, siquiera políticas, los munícipes.

LAVARSE LAS MANOS

Para empezar, suelen escudarse en el secretario y el interventor, de manera que parece que son éstos quienes gobiernan en vez de ellos: “es que dice el interventor”, “es que dice el secretario..”. Y cuando estallan los escándalos se suelen lavar las manos. Recuérdese el famoso “yo sólo soy médico” que dijo en su descargo Monteseirín, pero no era médico a la hora de cobrar o de figurar, ya que esto sí lo hacía como alcalde.

¿Recuerdan también lo que dijo su entonces delegado de Presidencia y Hacienda, Alfonso Rodríguez Gómez de Celis, con motivo del escándalo de las facturas falsas en el distrito Macarena? Que los miembros del gobierno de la ciudad estampaban habitualmente su firma en los documentos sin leerlos previamente y que para evitar nuevos casos muchas de sus competencias estaban siendo asumidas por el coordinador general y por los directores generales del Ayuntamiento. Así pues, no sólo no asumían esa responsabilidad por la que supuestamente cobraban, sino que procuraban evadirlas al máximo.

Y si el de la responsabilidad es uno de los criterios para subir el sueldo, ¿cómo entonces Rey ha propuesto que se le subiera un 43%, diez puntos más, a los concejales sin responsabilidad de gobierno, o sea a los de la oposición? La respuesta parece evidente: para ganarse su complicidad y el apoyo a la subida del salario del resto.

DISUASIÓN

La perla del informe del coordinador de la Alcaldía es este párrafo: “Se pretende que las retribuciones no supongan un elemento disuasivo para aquellas personas que pretenden dedicar parte de su vida a la actividad política, en detrimento de su actividad profesional”.

Pero, ¿de qué disuasión nos está hablando? Para empezar, nadie está obligado a ser concejal o político. En segundo lugar, y ya lo hemos visto por el salario medio en Sevilla, las retribuciones de los concejales son generalmente muy, pero que muy superiores a las que obtenían antes de entrar en el Ayuntamiento. Es muy fácil saberlo: que en aras de la transparencia que predican revelen cuánto ganaban antes de convertirse en ediles. Creo que es todo lo contrario: las retribuciones municipales son enormemente atractivas para incitar a abandonar la actividad profesional, si en algunos casos la ha habido siquiera. Voy a ilustrarlo con dos ejemplos.

Espadas declaró que en 2011, cuando entró en el Ayuntamiento como portavoz del PSOE y proviniente de la Junta de Andalucía, percibió una renta de 52.276,49 euros. Ahora, al cabo de siete años, ganará 84.454, o sea 32.178 euros más (+ 61,5%). ¿Habría tenido similar subida salarial en tal periodo de tiempo como funcionario de la Junta?

Quien con ardor defendió en el Pleno la propuesta de la subida fue la primera teniente de alcalde y delegada de Hacienda, Sonia Gaya. ¿No la iba a defender? Ella era profesora de instituto. Como tal, en 2016 declaró unos ingresos anuales de 35.086,90 euros. Susana Díaz la nombró consejera de Educación en junio de 2017. Pasó a ganar 65.184 euros. Dos años después, junio de 2019, ganará como concejal del Ayuntamiento 71.644 euros. En un fabuloso doble salto político (consejera de la Junta y primera teniente de alcalde de Sevilla) sus retribuciones se han más que duplicado en tan sólo tres años (gana 36.448 euros más, un 104%).

Así pues, nuestros concejales pueden tratar de justificar sus generosas subidas de sueldo por equipararse a sus colegas de otras urbes o por criterios de población, pero difícilmente podrán hacerlo diciendo que es para que no vaya en detrimento de su actividad profesional. Que no nos tomen por ingenuos.

Retribuciones en el Ayuntamiento de Sevilla

Hasta junio A partir Diferencia %
de 2019 de julio

Alcalde 63.499 84.454 20.955 + 33
Tte de
Alcalde 53.733 71.644 17.911 +33
Portavoz 53.733 71.644 17.911 +33
Delegado 53.733 71.644 17.911 +33
Concejal 36.752 52.640 15.888 +43

Salario medio en Sevilla capital (año 2017)

Salario
Bruto 19.392

Equivalente
a tiempo
completo 25.093

Sueldos municipales

Un político debería cobrar lo mismo que antes de llegar al cargo para demostrar que no viene a enriquecerse

Desde Soledad Becerril, el salario del alcalde de Sevilla es ahora 30 puntos inferior a la subida acumulada del IPC

 

Apenas ser reelegido alcalde, de lo primero que ha hablado Espadas ante los medios de comunicación ha sido de la, a su juicio, necesidad de “actualizar” (eufemismo empleado para no decir “subir”) los sueldos de los concejales (incluido el suyo), ya que “sus retribuciones -afirmó- no se revisan desde que fueron fijadas hace ya veinte años, al contrario que en otros ayuntamientos”. Según Espadas, hay que “adaptar” (otro eufemismo) los emolumentos de los ediles al papel de Sevilla como cuarta ciudad de España.

Esta prioritaria preocupación de Espadas por subirse el suelo y subirlo a los concejales nos retrotrae a esos veinte años atrás que él cita, cuando en 1999 su correligionario Monteseirín lo primero que decidió tras ser elegido alcalde fue subirse la paga en un 22% (de 9 millones de pesetas, equivalentes a 54.091 euros, a 11 millones, unos 66.111 euros) para -dijo- equipararse a los regidores de Madrid, Barcelona y Valencia y a los funcionarios de mayor categoría del Ayuntamiento, que a diferencia de los políticos habían ganado su plaza por oposición y llevaban toda su vida profesional al servicio del Consistorio.

La pesetera primera medida de Monteseirín abrió los telediarios de las televisiones de la época y se formó tal escándalo político que a los pocos días, forzado por la dirección nacional del PSOE (Joaquín Almunia), se vio obligado a renunciar a los dos millones de pesetas (12.000 euros) que quiso ponerse en nómina sin apenas tiempo para haber aterrizado en la Corporación municipal.

Con su habitual piel de cordero, Monteseirín trató en los años siguientes (fue alcalde durante doce) de inspirar lástima con la recurrente queja de que era uno de los alcaldes con menor sueldo de España. Lo que no decía era el truco al que recurrió: autonombrarse presidente de todas las empresas municipales y cobrar dietas por cada reunión de las mismas, con lo que acabó redondeando sus ingresos a 100.000 euros, la cifra que se había marcado como objetivo.

 

EL CRITERIO

 

¿Cuánto debe cobrar un alcalde y, por extensión, un político, ya sea concejal o presidente de gobierno? ¿Cuál debe ser el criterio? En una cuestión tan controvertida diré el que yo aplicaría: un político debería ganar el mismo dinero que ganara previamente a su elección como cargo público. De esta manera demostrarían eso que tanto proclaman de que ellos van a la política a servir a sus conciudadanos y no a servirse de sus cargos, ni a enriquecerse. Por tanto, acorde con ese espíritu de entrega a los demás del que presumen, no deberían tener ninguna ambición de obtener mayores retribuciones económicas, sino las mismas, porque estarían, por expresarlo así, en comisión de servicio en la Administración. Con este principio como norma, que considero como la prueba del nueve o del algodón para cualquier político, Espadas no debería cobrar como alcalde más que lo que cobraba como funcionario de la Junta de Andalucía, y por extensión lo mismo cabría exigir al resto de ediles del Ayuntamiento.

Espadas transmite el equívoco mensaje de que los sueldos de los concejales sevillano no se actualizan desde hace veinte años. Inexacto. Él mismo empezó ganando como alcalde en 2015 un salario anual de 59.831 euros y, salvo error u omisión por mi parte, acabó el mandato anterior ganando 61.033 (1.202 euros más); los ediles del gobierno municipal, han pasado de 50.269 a 51.646, al igual que los portavoces de los grupos políticos; y los concejales con dedicación exclusiva, de 34.604 a 35.299 euros.

Por tanto, al contrario de lo dicho por el alcalde, sí se han revisado los salarios municipales. Otra cosa es si ha sido de forma suficiente. Y la verdad es que no, porque la subida acumulada ha sido del 2%, cuando el IPC acumulado del cuatrienio ha sido del 3,88%. Han perdido, pues, un 1,88% de poder adquisitivo.

 

DEMOGRAFÍA

 

Como los políticos no se van a aplicar el criterio de no ganar en la vida pública más de lo que ganaban en la vida privada para demostrar así su auténtica vocación de servicio y  que no vienen a enriquecerse, ¿cuál sería el criterio “objetivo” aplicable en su defecto? En este sentido recuerdo una conversación que mantuve con Chaves y Zarrías cuando eran los máximos mandatarios de la Junta de Andalucía. Me argumentaron que ganaban mucho menos de lo que deberían, habida cuenta de su responsabilidad al frente de la comunidad más poblada de España y por su gestión de los miles de millones de euros del presupuesto autonómico. Rememoré especialmente aquellas palabras cuando más de un decenio después, en el juicio por el caso de los ERE, trataron de eludir cualquier responsabilidad con el argumento de que no estaban al corriente de nada porque “no correspondía a su ámbito político de decisión”.

De sus declaraciones, se deduce que Espadas trata de vincular su sueldo y el de sus ediles al criterio demográfico, independientemente de sus titulaciones profesionales, experiencia y resultados de gestión y cualquier otra consideración digamos de carácter técnico. Su tesis es que como Sevilla es la cuarta ciudad más poblada, deben cobrar en consecuencia. Pues bien, si tomamos como base los 688.711 habitantes de Sevilla y los actuales 61.033 euros de nómina de su alcalde, entonces ha habido alcaldesas que han cobrado bastante menos de la cuenta, como la de Madrid, 102.000 euros (con una población de 3,2 millones y con el criterio demográfico defendidos por Espadas debieron ser 285.644 euros), y la de Barcelona, 100.000 (debieron ser 143.593 euros). Y, por el contrario, otros que cobraron de forma desproporcionada al peso demográfico de sus urbes, como el de Valencia, 82.603 euros (le habrían correspondido 70.134), y el de Málaga, 64.062 (debieron ser 50.603).

 

IPC ACUMULADO

 

Vayamos de nuevo a 1999, esos veinte años atrás citados por Espadas, cuando el sueldo que tenía el alcalde de Sevilla al llegar Monteseirín era de 9 millones de pesetas anuales, equivalentes a 54.091 euros. Si el rechazo de la opinión pública le obligó a conformarse con ese dinero (ya vimos cómo luego usó las dietas de Tussam, Emasesa, etc, para duplicarse sus emolumentos) y no a incrementárselo en 12.000 euros, podemos considerar como aceptable para el conjunto de los sevillanos esa cantidad, la que percibía Soledad Becerril, como punto de partida.

Si aplicamos como criterio objetivo la evolución del Índice de Precios al Consumo (IPC), entre 1999 y 2018 la subida acumulada del mismo en España ha sido del 43,68%. En ese mismo periodo de tiempo el sueldo del alcalde ha llegado a los actuales  61.033 euros percibidos por Espadas, lo que significa un 12,83% más que hace veinte años. La conclusión es que ha perdido un 30,85% en comparación con el IPC.

Dicho de otro modo, para mantener el poder adquisitivo en relación con el encarecimiento de la cesta de la compra, el sueldo del alcalde, 54.091 euros en 1999, tendría que ser hoy de 77.718  euros. Por tanto, con estos dos criterios que podríamos calificar de objetivos (sueldo dado por válido en 1999 + IPC acumulado), la subida de salario de Espadas tendría que ser de un 27,32% (16.715 euros), hasta llegar a la citada cantidad de 77.718 euros anuales.

No entro a valorar (como medio en broma medio en serio le reprochaban a Serra Ferrer) la oportunidad o inoportunidad política de adoptar una decisión de este tipo a las primeras de cambio, en una ciudad con 67.103 parados y con siete barrios entre los quince más pobres de España.

El sueldo de los alcaldes tomando como base la población de Sevilla

Ciudad Población Base Sueldo aplicable Sueldo real

Sevilla 688.711 100 61.033 euros 61.033
Madrid 3.223.334 468 285.649 102.000
Barcelona 1.620.343 235 143.599 100.000
Valencia 791.413 114 70.134 82.603
Zaragoza 666.880 96 59.098 75.832
Málaga 571.026 83 50.603 64.062
Murcia 447.182 65 39.628 75.331
Mallorca 409.661 59 36.303 58.540

Sueldos Ayuntamiento de Sevilla al fin de 2018

POLÍTICOS

-Alcalde 61.033 euros/año
-Delegados municipales 51.646
-Portavoces de grupo 51.646
-Ediles con dedicación exclusiva 35.299
-Ediles con dedicación al 75% 26.474
-Ediles con dedicación al 50% 17.650
-Directores generales 55.630
-Directores de distrito 50.630
-Jefes de gabinete 49.900
-Asesores de primer nivel 49.900
-Asesores de segundo nivel 36.000

EMPLEADOS MUNICIPALES

-Secretario municipal 111.000
-Interventor 111.000
-Oficial mayor 106.000
-Tesorero 101.000
-Jefes (en función pluses y antigüedad) 45.000 a 80.000
-Ordenanzas (Ídem) 23.000 a 35.000
-Peón 24.000

Kilómetro cero

El aeropuerto se ampliará para 10 millones de pasajeros sin que haya aún conexión ferroviaria  con Santa Justa

La partida de 5 millones de euros de los Presupuestos del Estado para tal fin no se ha ejecutado

 

El comité de empresa de Tussam ha alertado de que los conductores de la línea especial al aeropuerto están teniendo problemas para cumplir con el horario y ofrecer un servicio de calidad, debido al aumento del nùmero de vuelos en San Pablo y a la gran afluencia de usuarios,  consecuencia lógica lo segundo de lo primero.

Esta queja pública de los trabajadores de Tussam se une a la expresada a título particular por viajeros sevillanos que han sufrido un tiempo de demora que califican de excesivo para poder utilizar un transporte público en el aeródromo ante las largas colas de pasajeros que allí se forman.

Y es que no hay mes en que no se bata un récord de viajeros en el aeródromo sevillano, que el pasado mes de abril movió 682.791, la mejor cifra mensual de su historia hasta ahora, con un incremento del 21,5% en comparación con el mismo mes del año anterior y liderando el crecimiento del tráfico aeroportuario en España como causa/efecto del ‘boom’ turístico que vive la ciudad.

Ese crecimiento repercute en el del número de usuarios de la línea especial de autobuses de
Tussam, que se incrementa incluso en una mayor proporción, pero sin capacidad para absorber toda la demanda potencial salvo que se multiplique el número de vehículos en servicio.

Recuérdese que en 2018 la línea especial de Tussam a San Pablo batió también su propio récord al transportar 1.153.734 personas. Dado que por el aeropuerto pasaron 6.380.465, el balance es de 5.226.731 que recurrieron a otros medios de transporte distintos a los autobuses de la empresa municipal, desde taxis a automóviles particulares.

 

AMPLIACIÓN

 

Y hay que añadir que la gestora del aeropuerto, Aena, adjudicó el pasado mes de marzo por 26,3 millones de euros a la UTE Arpo-Inabensa las obras de reforma y ampliación del edificio terminal del aeródromo (plazo de ejecución aproximado, 30 meses) con, entre otros, el objetivo de que pueda acoger 10 millones de usuarios.

En el año 2015 se registraron en el aeropuerto 4.308.845 pasajeros, que se convirtieron en 6.380.465 en 2018. En tres años, dos millones de viajeros más, con lo que si se mantiene esta progresión los 10 millones podrían alcanzarse en 2023.

Si la línea especial de Tussam da servicio actualmente al 18% de los pasajeros del aeropuerto, para mantener esa proporción con un tráfico de 10 millones tendría que dotarse de medios y de organización para captar al menos 1,8 millones, pero con esas cifras se quedarían fuera de sus autobuses 8,2 millones de viajeros.

Es obvio que se necesita un sistema de transporte con mucha mayor capacidad y rapidez, una solución ferroviaria para, tal como ha puesto de relieve el II Barómetro Económico de Sevilla (Colegio de Economistas y Universidad Loyola Andalucía), satisfacer las necesidades de quienes constituyen el principal motor de la economía sevillana, los turistas. Esta es la auténtica prioridad, porque en caso contrario se puede crear un cuello de botella en San Pablo que proyecte una pésima imagen de la ciudad y se convierta en un freno a su crecimiento turístico si prosiguen y se incrementan las dificultades para llegar desde el aeródromo hasta el casco urbano.

Hasta el propio Espadas, para el que, sin embargo,  la prioridad es gastarse 48 millones de euros del Ayuntamiento en prolongar por un trazado redundante un tranvía con cada vez menor demanda de viajeros, consideró durante el debate electoral entre los cinco candidatos en las recientes elecciones municipales  que organizó la cadena SER “increíble” que todavía no haya una conexión directa entre el aeropuerto y la estación de Santa Justa. ¿Y por qué no se hace creíble dicha conexión? Veamos.

 

LA MOCIÓN

 

Ya en noviembre de 2015, al percatarse de la obviedad de que una línea de autobús es insuficiente para el aeropuerto de una gran capital como Sevilla, el entonces portavoz municipal de Ciudadanos y hoy delegado provincial de la Consejería de Justicia y Turismo, Javier Millán, promovió una moción  que aprobó el Pleno por unanimidad y en la que se reclamó a las Administraciones Públicas que ya que no se había acometido la conexión entre San Pablo y Santa Justa mediante una línea de alta velocidad, se hiciera con un Cercanías, conforme a lo previsto en el Plan General de Ordenación Urbana de 2006.

La conexión por alta velocidad se adjudicó a una UTE compuesta por OHL, Comsa, Detea y Noriega por un importe de 241 millones de euros y el inicio de las obras se anunció en mayo de 2010, con previsión de que estuvieran finalizadas en un plazo de 38 meses (verano de 2013), pero nunca se iniciaron. El tramo iba a  formar parte del denominado Eje Ferroviario Transversal, una línea de alta velocidad que debía realizar la Junta de Andalucía hasta Antequera, mientras que el Gobierno central sufragaría la obra hasta Almería. Sin embargo, la Junta la dejó abandonada a su suerte, y con ello la conexión Santa Justa-San Pablo, con motivo del estallido de la crisis económica y, por imposición de la Unión Europea, la necesidad de recortar gastos en infraestructuras  para reducir el elevado déficit público de España.

 

En los tiempos previos del ‘boom’ inmobiliario, que parecían los bíblicos de las vacas gordas,  nadie cuestionó que se fueran a destinar 241 millones de euros a un tramo de tan sólo 11 kilómetros entre el aeropuerto y la estación ferroviaria mediante un túnel y pese a que en superficie la línea podía discurrir  en buena parte por campo abierto. Se trataba de una distancia tan corta que apenas daría tiempo a que el AVE alcanzara su velocidad de crucero.

 

CERCANÍAS

 

A falta de línea y de tren de alta velocidades, el planteamiento de Javier Millán como portavoz de Ciudadanos fue demandar una solución mucho más realista y barata: el Cercanías de Renfe. Se trataría de construir un ramal de 5,5 kilómetros desde la curva de la línea del Cercanías C-4 junto a la carretera de Miraflores hasta San Pablo, con un presupuesto estimado de unos 31 millones de euros (solución siete veces más económica que la anterior) y que podría financiarse en parte con fondos europeos.

En favor de esta propuesta hay que decir que los trenes de Cercanías son más versátiles que el AVE, alcanzan la velocidad de crucero rápidamente, podrían unir el aeródromo y la estación de Santa Justa en unos diez minutos y transportar del orden de 400 a 500 personas en cada viaje (el doble de gente con una composición de vagones reforzada, frente a los 60 ó 70 de un autobús). En función de la zona el coste del billete podría oscilar entre 1,80 y 2,30 euros (4 euros cuesta ahora el autobús especial de Tussam a San Pablo y 22,20 euros  la tarifa única de los taxis al aeropuerto en los días laborables).

Ciudadanos, mediante una enmienda, consiguió que el Gobierno de Rajoy incluyera una partida de 5 millones de euros en los Presupuestos Generales del Estado para la conexión ferroviaria sevillana. Aquellos Presupuestos, los últimos de Rajoy, se aprobaron el 23 de mayo de 2018 y, prorrogados tras el rechazo a los de Pedro Sánchez que acabaron provocando las elecciones anticipadas del pasado mes de abril, siguen estando vigentes al día de hoy, pero esa partida no se ha ejecutado hasta la fecha y, lo que es políticamente muy significativo, Espadas jamás ha exigido al Gobierno socialista de Sánchez su ejecución, no se fuera a molestar. Y luego va el alcalde y dice en los debates que le parece increíble que no haya todavía la famosa conexión San Pablo-Santa Justa. A la vista está de que él tampoco se ha preocupado de presionar para que la haya.

Asimismo, Ciudadanos logró en paralelo que el último Gobierno socialista de Susana Díaz incluyera otra partida en los Presupuestos de la Junta de Andalucía, dotada con  800.000 euros, para que en el plazo de “tres o cuatro meses” -se dijo entonces- se realizara un estudio técnico sobre la conexión aeropuerto-estación ferroviaria.

El objetivo del estudio debía consistir en  concretar la demanda estimada de viajeros, el modelo de transporte más idóneo, su viabilidad económica y las Administraciones que deberían implicarse en su ejecución.

Ahora el nuevo Gobierno andaluz PP-Ciudadanos ha vuelto a incluir en su proyecto de Presupuestos una partida similar, pero esta vez dotada con tan sólo 180.000 euros, para que, una vez adjudicado, el estudio técnico se elabore en un plazo de seis meses, con lo cual nos plantaremos en el año 2020. Así pues, hasta catorce años después del PGOU de 2006 no se sabrá, en el mejor de los casos, cómo se conectarán el aeropuerto de San Pablo y la estación ferroviaria de Santa Justa, un proyecto que pese a los años transcurridos no ha salido todavía del kilómetro cero.

Elecciones municipales 2019: Espadas gana más votos en los distritos del PP que en los del PSOE

El candidato socialista avanza en todos los distritos y arrebata tres al PP

El Casco Antiguo, feudo popular, es el segundo con más votos nuevos al PSOE

Cerro Amate es donde Espadas gana menos votos nuevos y Este, donde más

 

La lista del PSOE encabezada por Juan Espadas ha ganado 20.472 votos más en las elecciones municipales de 2019 en comparación con las de 2015 (123.933 sufragios frente a los 103.461 de hace cuatro años), lo que significa un incremento de siete puntos en números redondos (39,24% frente al 32,16%), como resultado del avance en los once distritos de Sevilla y, especialmente, en los que hasta ahora eran coto del PP.

El PSOE partía del dominio en cinco distritos frente a los seis que tenía el PP desde las anteriores elecciones municipales y sale de las urnas el 26 de mayo con tres más, tras arrebatarle a los populares Bellavista-La Palmera, Sur y Triana. Además, se consolida como segundo en los tres que aún retiene el PP (Casco Antiguo, Los Remedios y Nervión), tras un notable avance en todos ellos.

Se da la circunstancia de que Espadas, que gana votos en todos y cada uno de los distritos de la ciudad, ha obtenido en conjunto más sufragios nuevos en aquellos en los que hasta ahora dominaba el PP (10.863 de los 20.472 nuevos votos cosechados, lo que significa el 53,06% de este total) que en los feudos tradicionales socialistas (9.609 nuevos votos, o sea el 47% de los ganados, en números redondos).

Estas cifras son la demostración de que el trasvase de votos desde el PP y desde barrios que eran feudos de los populares le han aportado uno de los dos nuevos ediles ganados por el PSOE (el otro se lo ha arrebatado a la coalición de izquierdas Adelante Sevilla).

Contrariamente a lo que se ha venido diciendo hasta ahora, el voto conservador no ha servido para compensar la supuesta pérdida de apoyo de Espadas en sus feudos tradicionales, ya que el PSOE ha avanzado en todos ellos, al igual que en todos los de la ciudad, y especialmente en su granero de Este-Alcosa-Torreblanca, con 3.441 votos más que hace cuatro años. El único dato que sí llama poderosamente la atención es el mínimo avance (tan sólo 182 sufragios nuevos, el 0,88% del total de los ganados) en otro de sus feudos tradicionales, Cerro-Amate.

El gran éxito de Espadas es la obtención del llamado supuestamente “voto prestado” (los sufragios sólo son de los ciudadanos que los emiten y no propiedad de ningún partido político) en distritos hasta ahora considerados como conservadores, caso de Casco Antiguo (el segundo donde más sufragios nuevos ha logrado el alcaldable socialista tras Este-Alcosa-Torreblanca); Nervión (cosecha aquí más votos nuevos que en los distritos socialistas, con excepción de Este), y Triana (en éste gana más sufragios que en, por ejemplo, Macarena, feudo tradicional del PSOE).

En resumen, mientras el PSOE de Espadas gana votos en todos los distritos, el PP de Beltrán Pérez se halla en la situación contraria: los pierde en todos y cada uno de los once de la ciudad.

El tercer mejor resultado del PSOE en Sevilla capital

Los 123.933 votos (el 39,24%) y trece ediles obtenidos por Espadas en las elecciones municipales del pasado domingo son, como estimó Espadas en la noche electoral, uno de los mejores resultados históricos del PSOE en Sevilla capital.

Para encontrar un éxito superior al suyo hay que remontarse a casi cuarenta años atrás, en concreto hasta 1983, cuando Manuel Del Valle obtuvo 152.813 votos (el 55,80% del total de los emitidos) y diecinueve concejales.

Posteriormente, hace doce años (2007) Monteseirín logró el segundo mejor resultado histórico socialista, con 124.534 sufragios (el 40,46%) y 15 concejales, pero al contrario que Del Valle, no le sirvió para obtener la mayoría absoluta ni gobernar en solitario, por lo que tuvo que hacerlo en coalición con Izquierda Unida.

Votos ganados por el PSOE en los distritos

Distritos PSOE 2015 Votos ganados % total ganados Posición

Cerro-Amate 182 0,88

Este-Alcosa-Torreblanca        3.441         16,80

Macarena         1.483 7,24

Norte         2.246          10,97

  1. Pablo/Sta. Justa         2.257          11,02

(Subtotal Distritos PSOE           9.609          46,93 – )

Distritos PP en 2015

Bellavista-La Palmera        1.454  7,10

Casco Antiguo        3.094 15,11

Los Remedios        1.035  5,05

Nervión        2.767 13,51

Sur   835   4,07

Triana        1.678   8,19

(Subtotal Distritos PP      10.863 53,06 – )

TOTAL VOTOS GANADOS     20.472

Divide y vencerás

Espadas, favorito en la encuesta para revalidar como alcalde, tiene frente a él una derecha dividida

Beltrán Pérez tiene casi todo en contra, incluido su grado de conocimiento, la mitad que el de Espadas

 

Suele decirse que una encuesta refleja sólo la opinión de los ciudadanos en un momento dado y que no equivale a una foto fija porque los puntos de vista puede cambiar de forma repentina por multitud de factores, desde acontecimientos inesperados hasta por la influencia del entorno más próximo, pero también es cierto que capta la intención de los encuestados y que han de intervenir esos otros factores para modificarla.

Antes de las elecciones municipales del próximo 26 de mayo hemos conocido el sondeo realizado por SW Demoscopia para Viva Sevilla entre el 1 y el 5 de abril y el resultado de las elecciones generales del pasado día 28, que aunque no han sido de carácter local permiten al menos hacer una extrapolación al ámbito del Ayuntamiento. Con todas las salvedades y aunque ni en matemáticas ni en política sea correcto sumar peras con manzanas, lo que nos permite la encuesta por una parte y, por otra, el “fuego real” de las recientes elecciones generales es apreciar al menos qué tendencia existe en el electorado en vísperas de las elecciones municipales, convocadas para dentro de veinte días en números redondos.

Con todas las prevenciones que se quiera, la tendencia dibuja un escenario municipal parecido al surgido tras las elecciones locales que se celebraron el 24 de mayo de 2015: una victoria de la lista socialista encabezada por Espadas pero sin mayoría absoluta, lo que le obligaría a un pacto de gobierno o programático con otras fuerzas políticas; y, globalmente, el escenario también muestra una mayoría por la mínima del conjunto de los partidos de izquierda (la suma de PSOE y Adelante Sevilla) frente a los de centro-derecha (la suma de PP, Cs y Vox).

DOS ESCENARIOS

Según el sondeo de SW Demoscopia y la extrapolación al Ayuntamiento de los resultados de las recientes elecciones generales, el PSOE podría obtener entre 11 y 13 concejales (actualmente tiene 11); el PP, entre 6 y 8 (ahora tiene 12); Ciudadanos, entre 4 y 5 (cuenta con tres); la confluencia de Participa Sevilla (asimilable a Podemos) e IU-CA en Adelante Sevilla, 5 (los mismos que la suma de ambos ahora), y Vox podría entrar en el Consistorio con entre 2 y 4 (ahora carece de representación).

En los dos escenarios (sondeo y extrapolación de las generales), un pacto del PSOE con Adelante Sevilla sería suficiente para que Espadas revalidara la Alcaldía, ya que alcanzaría la mayoría absoluta con más uno o más dos concejales. Aunque el bloque de centro-derecha aportara todos sus votos al alcaldable del PP, Beltrán Pérez, éste no contaría con más de catorce o quince a su favor, sin llegar a los dieciséis necesarios para gobernar.

Aunque Espadas no es el diseñador de la estrategia romana (atribuida a Julio César) del “divide y vencerás”, puede ser el mayor beneficiario de la división que afecta al bloque del centro-derecha tras las elecciones generales y que comprometería un hipotético pacto “a la andaluza” en el Ayuntamiento de Sevilla. Ciudadanos trata de arrebatarle al PP el liderazgo de este bloque político  y, por su parte, el PP trata de desmarcarse lo máximo posible del extremista Vox para tratar de recuperar el centro perdido, un brusco volantazo que ha irritado sobremanera al partido de Santiago Abascal.

Por tanto, el panorama no puede ser “a priori” más favorable para Espadas, que se encuentra con el bloque ideológicamente más alejado de sus posiciones dividido y con cada uno de sus miembros tratando de no verse asociado con los demás para así remarcar sus diferencias.

ANTECEDENTE

Este escenario no es nuevo en el Ayuntamiento sevillano. Recuérdese que Espadas fue elegido alcalde el 13 de junio de 2015 merced a la suma de los votos de todo el bloque de izquierdas (PSOE, Participa Sevilla e IU-CA), mientras que Ciudadanos y PP fueron incapaces de apoyar a un candidato alternativo y cada formación votó por sus respectivos cabezas de lista: el PP, a Juan Ignacio Zoido; Ciudadanos, a Javier Millán (Vox no obtuvo entonces representación). Así pues, oficialmente Espadas ganó por 16 votos frente a 12 de su rival directo, Zoido, y no por la mínima de 16 a 15 si se hubiera unido el centro-derecha.

En la situación creada tras las elecciones generales  puede repetirse la historia de que PP, Cs y Vox acaben votándose a sí mismos con tal de no apoyar a ningún candidato de las restantes fuerzas de centro-derecha, por disputas de liderazgo o por cobrarse facturas políticas.

El sondeo de SW Demoscopia para Viva Sevilla muestra las razones por las que Espadas es el favorito para revalidar la Alcaldía, empezando por la imagen que proyecta como político moderado y centrado, capaz de atraer votos tanto a su izquierda como a su derecha. Es el único de los candidatos al que los sevillanos aprueban, aunque sólo sea con un 5,6 sobre 10. Más que suficiente.

La situación es todavía más favorable para Espadas cuando se pregunta a los sevillanos a quién prefieren como próximo alcalde: casi la mitad (el 48,2%) lo señalan a él, mientras que apenas llegan a uno de cada cinco (el 19%) quienes dan el nombre del candidato del PP, Beltrán Pérez, y a gran distancia (menos del 6% cada uno) aparecen Susana Serrano (Adelante Sevilla), Álvaro Pimentel (Cs) u otro. Obsérvese que la suma de la preferencia de todos los candidatos, incluido ese indeterminado “otro” (un 36,7% en total) ni siquiera se aproxima al porcentaje de los que prefieren al actual alcalde al frente del Ayuntamiento (48,2%).

PREFERIDO

Esta preferencia se registra en diez de los once distritos de la ciudad salvo en el tradicional feudo del PP, Los Remedios, pero incluso ahí Espadas queda a tan sólo 3,5 puntos de distancia de Beltrán Pérez, haciendo valer sus palabras de que él ha gobernado para ese distrito igual que para todos los demás y sin pensar en la ideología de sus vecinos porque es el alcalde de todos los sevillanos, y a las pruebas de las grandes obras realizadas allí (las de la calle Niebla, por ejemplo) puede remitirse.

Hasta ha recibido una valoración más positiva que negativa (once puntos de diferencia) el pacto de investidura que firmó con Participa Sevilla e Izquierda Unida y que le ha permitido gobernar haciendo, según él mismo dice, “milagros” con tan sólo once concejales, un gobierno minoritario nunca visto antes en Democracia. Ese juicio favorable por parte de los sevillanos puede ser motivo más que suficiente para que Espadas pueda defender un pacto similar con la conjunción de izquierdas (Adelante Sevilla) en caso de necesitar reeditarlo para el próximo mandato, tal como apuntan la encuesta y la extrapolación del resultado de las recientes elecciones generales.

OBSTÁCULOS

Con este panorama, la lucha de Beltrán Pérez como alcaldable del PP es aún más difícil. La irrupción de Vox se produce a costa de su electorado tradicional, a lo que hay que sumar el crecimiento de Ciudadanos, el cual se ha quedado a tan sólo 3.354 votos de los populares en Sevilla capital en las recientes elecciones generales y cuyo objetivo ahora es dar el “sorpasso” en el centro-derecha y colocar a su candidato, Álvaro Pimentel, al ,menos como líder de la oposición municipal. Por tanto, Beltrán Pérez ya no tiene a Espadas como único gran rival político, sino también a los candidatos de su mismo espectro ideológico y aunque él obtuviera el mejor resultado en el bloque de centro-derecha “a priori”, ni siquiera la hipotética suma en su favor del voto de todos los concejales de este signo le daría la Alcaldía.

Además, según pone de manifiesto la encuesta publicada por Viva Sevilla, Beltrán Pérez lucha por la Alcaldía en una ciudad en la que el 44,7% de los electores se declaran de izquierdas y un 36,6% afirma que no votaría nunca al PP, partido que sólo cuenta con la fidelidad inquebrantable del 5,3% de los votantes.

Tras la debacle sufrida en las elecciones generales del pasado 28 de abril, el PP ha dado libertad  sus candidatos para que potencien al máximo su propia imagen y minimicen las siglas del partido, una consigna que ha seguido Beltrán Pérez en el acto de presentación de los miembros de su lista electoral.

Sin embargo, hasta en esa estrategia el alcaldable del PP se encuentra con un nuevo obstáculo en su camino: pese a que lleva desde 2003 de forma ininterrumpida en el Ayuntamiento como concejal sólo es conocido por la mitad de sevillanos que Espadas (45,7% frente al 90,3%). Necesita el plazo de veinte días hasta la cita con las urnas el próximo día 26 de mayo para compensar una desventaja acumulada en los últimos dieciséis años. Demasiado.

Vaivenes en la Gavidia

Si es más interesante equipamientos en la Gavidia, ¿por qué no los hace el

Ayuntamiento en vez de privatizarla?

Mientras Espadas propugna un “coliving” privado en la comisaría, Emvisesa proyecta uno público en San Jerónimo

 

El portavoz de Ciudadanos en el Ayuntamiento, Francisco Moraga, ha declarado que Espadas “ha pasado de pedir informes para intentar derribar la Gavidia a querer que se construyera un hotel para, ahora, cuando se acercan las elecciones, volver a cambiar de opinión y apostar por conservarla con usos dotacionales para utilizarla como arma electoral con los vecinos de esta zona, necesitada de equipamientos públicos”.

 

Aunque el orden de los factores no altera el producto (por el momento) de la política del alcalde respecto de la antigua comisaría, en honor a la verdad hay que decir que lo primero que propuso, cuando era líder de la oposición y frente al centro comercial que pretendía Zoido, fue un hotel, salvo que apliquemos la doctrina de Carmen Calvo con Pedro Sánchez de que lo que se haga o diga antes de alcanzar el Poder ya no tiene validez luego.

La reacción de Moraga se ha producido después de que, en un nuevo vaivén del gobierno local, éste haya acordado media docena de requisitos para la venta de la antigua comisaría una vez aprobada, conforme al pacto con el PP para sacar adelante los últimos Presupuestos, su recalificación urbanística: de gran superficie comercial (Zoido) a servicios terciarios. Con esta modificación del PGOU, aún en fase de alegaciones y pendiente de ratificación por la Junta, se admitirían los siguientes usos: pequeño y mediano comercio, oficinas, hotelero, recreativo, espectáculos públicos, garaje-aparcamiento y equipamientos y servicios públicos.

 

PRIORIDAD

 

Dentro de esos nuevos usos, a la hora de la privatización el gobierno dará preferencia a la oferta que más equipamientos y servicios públicos incluya, una prioridad no especificada hasta ahora, que se aprueba a dos meses y medio de las elecciones municipales, se acerca a los planteamientos de Participa e Izquierda Unida y supone un guiño para los 58.000 habitantes del Casco Antiguo, que reivindican un centro cívico, biblioteca, guardería, centro de día para mayores….una dotación para el distrito, en suma.

Tras la aprobación de los criterios para la venta de la Gavidia y la preferencia por que albergue equipamientos y servicios públicos (también se incluyen la calidad arquitectónica del proyecto, la sostenibilidad ecológica, cesión de espacios al Ayuntamiento y respeto a su declaración como Lugar de Memoria Democrática), Espadas ha aseverado que “aunque hay gente empeñada en decir que desde el principio se tenía una opción cerrada, por más que hemos intentado explicarlo no se ha podido comprobar hasta que la Junta de Gobierno Local no ha aprobado las bases del pliego que se licitará”.

Si, según el alcalde, había que esperar a que la Junta de Gobierno aprobara esas bases, entonces ¿qué sentido tuvo que en el año 2017 se convocara una especie de concurso de ideas o se pidieran ofertas al sector privado sobre qué hacer y a cambio de qué en la Gavidia y se presentaran esos proyectos a los grupos municipales para que decidieran cuál era el mejor y se tramitaran los cambios urbanísticos para ejecutarlo?

 

En aquel entonces no se dio como orientación preferente el equipamiento y los servicios sociales, sino al contrario, plena libertad a los ofertantes. Y así, según lo trascendido, se pusieron sobre la mesa del Ayuntamiento tres ofertas para reconvertir la comisaría en hotel, una para instalar allí cines y teatro, otra para ubicar gimnasio y piscinas y la del colectivo sevillano Entreadoquines de un centro social por fases, que se financiaría con fondos europeos y con el alquiler de las oficinas a medida que se fueran construyendo.

 

Se pidió a las empresas que presentaran proyectos y una vez presentados se trata de justificar la declaración “de facto” del concurso como desierto con el argumento de que aún no se habían aprobado los criterios de adjudicación, un dislate éste de empezar la casa por el tejado y que proyecta una frívola imagen del gobierno municipal con continuos vaivenes sobre la Gavidia.

 

SATURACIÓN

 

Extraoficialmente se ha tratado también de justificar el volantazo político con el argumento de la saturación hotelera del Centro. E incluso oficialmente, ya que el delegado de Turismo, Antonio Muñoz, declaró: “El gobierno municipal tiene una preferencia, si se puede decir así, y es que haya equipamientos antes que un hotel. A priori, y hablando en términos asépticos, se prefiere el equipamiento; es más interesante para la ciudad”.

 

Aun compartiendo el giro del alcalde y de su delegado, si hacemos de abogado del diablo y la tesis es que el Centro está saturado de hoteles, entonces ¿por qué el Ayuntamiento concede nuevas licencias hoteleras?, ¿por qué presume de la inversión y del empleo que generan en la construcción?, ¿acaso no supone tal tesis abonarse al argumento, lanzando por el propio sector en vísperas de un Fitur, de que Sevilla está masificada turísticamente? Y, ¿por qué no dejar en una economía de libre mercado como la nuestra que sea el mercado el que se regule y ponga de manifiesto si hay y cuándo saturación de hoteles? No sobrarán todavía cuando según un reciente informe de la patronal Exceltur los de Sevilla son los séptimos de España por rentabilidad, con un beneficio de 72 euros por habitación/noche durante 2018.  Con estas cifras y con continuos récord turísticos y de pasajeros en el aeropuerto de San Pablo a nadie puede extrañarle que se sigan construyendo hoteles en la ciudad.

 

EQUIPAMIENTOS

 

Pero decía que se trataba de hacer de abogado del diablo cuando habíamos llegado al “quid” de la cuestión: el delegado de Turismo reconoce al fin que llenar la Gavidia de equipamientos es más interesante para la ciudad que convertirla en un hotel. Y creo que es así, no por oposición al sector turístico, sino por razón de equidad social con un distrito como Casco Antiguo, carente de suficientes dotaciones, y también por estrategia de diversificación. Aunque el mercado es libre, al menos desde el Ayuntamiento en cuanto propietario de la Gavidia no se deberían poner todos los huevos en la misma cesta de un monocultivo turístico; como estrategia de ciudad debería propiciar allí la implantación de nuevos sectores, especialmente de la economía digital 4.0.

Ahora resulta que el alcalde también opina lo mismo que su delegado y dice apostar en la Gavidia “por equipamientos que primen el uso público, con fórmulas pioneras de algunas ciudades europeas, como el “coliving”, que aúna usos compatibles de alojamiento y espacios comunes de uso público, cultural o emprendedor”.

 

Llegados a este punto de unanimidad, la pregunta inevitable es por qué entonces el Ayuntamiento ha de privatizar la Gavidia por 12 millones de euros y esperar a que la equipe (¿gratis?) una empresa privada en vez de equiparla él mismo para los 58.000 vecinos del Casco Antiguo y todos los sevillanos.

 

DINERO

 

¿Se puede seguir sosteniendo que es porque no hay dinero para rehabilitar el edificio, rehabilitación que podría acometerse por fases, cuando sí lo había, y bastante más, para tratar de comprarle a la Junta la sede de la Consejería de Gobernación en la Plaza Nueva y a la Fundación Lara la Casa Fabiola para el museo Bellver? ¿Se puede sostener que no se pueden conseguir fondos europeos para la Gavidia cuando se han logrado 20 millones para la Fábrica de Artillería?

Espadas habla de “coliving” en la Gavidia. ¿Y por qué vender la comisaría, con 7.462,59 m2, para que lo haga allí una empresa privada cuando la pública Emvisesa ha solicitado a Urbanismo la cesión en San Jerónimo de un solar de 4.237 m2, con una edificabilidad de 10.170, para construir allí un edificio de tres plantas destinado a “coliving”? ¿Tiene dinero Emvisesa para hacer “coliving” en San Jerónimo pero no en la antigua comisaría y en el Casco Antiguo?

 

La Gavidia es ya un símbolo que pone de manifiesto las contradicciones urbanísticas, un edificio que un día iba a ser SIPS, otro gran superficie comercial, luego hotel, después “coliving”…según van pasando gobiernos municipales, señal de que como ninguno tiene un modelo claro de ciudad a ninguno les encaja en el tablero y a todos les sobra.