Archivo de la etiqueta: Macarena

“Sensación” de inseguridad

Las protestas vecinales han servido al menos para lograr una mayor y más frecuente coordinación policial

El programa electoral de Espadas incluía (medida número 69) la creación de la Policía de barrio, aún no constituida

 

Más de un millar de indignados vecinos de Pino Montano se echaron a la calle el pasado fin de semana en demanda de mayor seguridad tras diversos delitos sufridos a lo largo de este verano por algunos residentes y que han causado alarma entre el vecindario, un temor que algunos desaprensivos han tratado de incrementar sembrando las redes sociales con mensajes de odio. La preocupación en Pino Montano por la inseguridad se une a la expresada por vecinos de la Macarena y, en la pasada primavera, de Bellavista, distritos tradicionalmente de mayoría socialista.

El gobierno local respondió en primera instancia a esta inquietud vecinal con el argumento de que en realidad no había un problema de inseguridad, sino más bien una “sensación” de inseguridad, y se apoyó de forma genérica y sin descender al detalle en las estadísticas, según las cuales el número de hechos delictivos había disminuido en Sevilla.

Casualidad o coincidencia, en vísperas de la manifestación celebrada en Pino Montano se divulgó la Memoria de la Fiscalía General del Estado correspondiente al año 2017, según la cual en Sevilla y su provincia se incoaron un total de 92.133 diligencias previas, frente a 94.155 del año 2016. Por tanto hubo un descenso del 2,15%.

Los jueces sevillanos dictaron 10.097 sentencias, con predominio de las relativas a seguridad en el tráfico (un total de 3.553), robos (2.396), lesiones (1.305), administración de justicia (767), orden público (554) y tráfico de drogas (238).

 

PERCEPCIONES

Así pues, la Memoria de la Fiscalía General del Estado, cuya titular es la ex fiscal jefe de Sevilla María José Segarra, avala con datos objetivos la tesis de los responsables del orden público, desde Celis como delegado del Gobierno en Andalucía hasta Cabrera como delegado de Seguridad del Ayuntamiento, de que no ha habido un incremento de la delincuencia en Sevilla y que la reacción vecinal se debe más a una “sensación” de inseguridad que a inseguridad propiamente dicha.

Sin embargo, y los políticos parece que todavía no  han acabado de comprenderlo, la realidad no acaba siendo tal como es, sino tal como se percibe, se cree o se siente. En un símil económico, los datos macroeconómicos indican que España ha salido ya de la peor crisis de la historia reciente, provocada por la caída de Lehman Brothers y que con su efecto dominó sumió a nuestro país en una recesión que ha durado un decenio, pero ¿cuál sería la reacción de los más de 70.000 sevillanos de la capital y de los casi 200.000 de la provincia que se encuentran en el paro si se les traslada ese mensaje sobre el final de la crisis y la entrada en la era de la recuperación? ¿Cuál sería la reacción de esos otros sevillanos que tienen un trabajo precario que no les da para llegar a fin de mes y la de esos jóvenes que se vieron condenados a emigrar y que no pueden aún hacer planes de retorno?

Por mucho que los datos macroeconómicos dibujen una España resurgida de la crisis, la percepción/sensación para todos ellos será la contraria, porque se ven inmersos en la misma situación anterior. Mutatis mutandis, por mucho que Celis, Toscano y/o Cabrera se amparen en estadísticas objetivas que reflejan menos hechos delictivos en el conjunto de Sevilla y una delincuencia digamos de tipo menor (delitos contra la seguridad vial, robos, tráfico de drogas…), los barrios más afectados o que han sufrido en las carnes de algunos de sus vecinos hechos violentos como nunca anteriormente seguirán sintiendo, y expresando, sensación de inseguridad, reaccionarán conforme a ese sentimiento y creerán que hay mayor inseguridad.

 

ALUNIZAJES

 

Recordemos que este verano se cometieron quince espectaculares delitos de alunizaje en tan sólo siete días en centros comerciales (desde el Nervión Plaza hasta el Factory del aeropuerto), en acciones de menos de tres minutos que dejaron coches empotrados, persianas metálicas reventadas y cristales por doquier, tras lo cual se supo que había al menos una decena de bandas de aluniceros operando en la ciudad. La Memoria de la Fiscalía General del Estado que se conocerá el año próximo incluirá estos alunizajes entre los miles de robos que se habrán registrado en Sevilla, pero los fríos números no reflejarán el grado de alarma social y la sensación real de inseguridad que provocaron durante el mes de agosto.

Cuando también en la víspera de la manifestación de Pino Montano cae la banda denominada del Tripi, especializada en desvalijar naves industriales de Sevilla y provincias limítrofes, y se conoce que se necesitan veinte camiones de gran tonelaje  para sacar de los almacenes el material que había robado por valor superior al millón de euros no se puede invocar la estadística para tratar de minimizar los problemas o desautorizar las protestas vecinales.

La clase política ha tardado en comprender que debe dar respuesta a esas inquietudes, por muy subjetivas que les parezcan, y cuando lo han hecho le han dado, al menos indirectamente, la razón a los vecinos de Pino Montano y de la Macarena.

 

MESA POLICIAL

Hubo que esperar hasta el día 11 de septiembre para que, según la nota oficial, la Subdelegación del Gobierno y la Delegación de Seguridad del Ayuntamiento acordaran la creación de un dispositivo conjunto de análisis y seguimiento semanal centrado en la seguridad de los barrios de la ciudad que permita una mayor coordinación entre la Policía Nacional y la Local, tanto en la prevención y presencia en las distintas zonas como en la respuesta ante cualquier situación  que se pueda producir.

“En este encuentro -decía el comunicado del Ayuntamiento- se ha evaluado la sensación de inseguridad existente en zonas de la ciudad como Pino Montano o la Macarena que, pese a no corresponderse con los datos de delincuencia, que han experimentado un descenso en este último año y que se encuentran por debajo de la media de la ciudad, sí requieren una respuesta adecuada por parte de las administraciones”.

Ya era hora de reconocerlo oficialmente. Más vale tarde que nunca. Y por eso se crea “un mando profesional de primer nivel, con reuniones semanales de análisis específico de cada uno de los barrios que determinen cómo deben articularse los dispositivos en función de la realidad de las distintas zonas de la ciudad. Desde este mando conjunto se planificarán semanalmente, en función de las denuncias y los datos recabados de los dispositivos, las actuaciones que deben realizar en los días siguientes, de forma que se consiga dar una respuesta más coordinada y reforzada en los distintos barrios de la ciudad”.

 

Gracias a las protestas vecinales se va a lograr que las Policías se reúnan semanalmente y que se coordinen entre ellas bajo un mando profesional, algo que dábamos por supuesto porque parece de sentido común pero que resulta que no se hacía, o al menos con esa frecuencia.

 

EL PROGRAMA

 

La operación policial de cierre y registro del Vacie, donde fue detenida una persona reclamada por la Justicia e identificadas otras 33, también ha sido una tardía respuesta oficial a las inquietudes de los barrios colindantes, donde casi cuatro años después de la llegada de Espadas a la Alcaldía sigue sin desplegarse esa fuerza policial de proximidad prometida por el alcalde en su programa electoral, aunque a su delegado Cabrera le parezca ahora una “propuesta-trampa” (Javier Millán “dixit”). Sería entonces señal de que ni siquiera se leyó el programa  con el que el PSOE, de cuyas listas formó parte, concurrió a las pasadas elecciones municipales.

La medida número 69 de las promesas de Espadas dice lo siguiente: “Reestructuración de la organización de la Policía Local para avanzar en la disponibilidad de la Policía de barrio”.

 

El gobierno local dirá que no ha podido crearla porque por mor de la tasa de reposición cero y la crisis no hay suficiente número de agentes en Sevilla, pero cuando Espadas redactó su programa electoral (2015) ya sabía que desde 2012 no se convocaban ofertas de empleo público, por lo que habrá que recordarle que él mismo dijo que no haría ninguna promesa que no pudiera cumplir.

El problema azul

Zoido no ha tenido mejor ocurrencia que conmemorar su tercer aniversario al frente del Ayuntamiento y a tan sólo once meses de las elecciones municipales que incumpliendo una de las reglas no escritas de la política, aquella que prescribe adoptar las decisiones impopulares en los primeros meses, o a lo sumo el primer año del mandato (por ejemplo, Rajoy con la subida de los impuestos), para que el tiempo mitigue sus efectos y el recuerdo que de ellas quede en el electorado.

Pues bien, el alcalde ha hecho justamente lo contrario con la extensión de la zona azul a todo el barrio de Bami (1.767 plazas), Macarena (229), Pirotecnia (772) y Luis Montoto (786) con la excusa, sobre todo en el primero, de acabar con los gorrillas. Como no ha podido con ellos, ha acabado castigando a sus víctimas allí donde más les duele, sus bolsillos, con el predecible efecto de acabar provocando la rebelión de éstas.

Así que mientras aún está por ver que los gorrillas desaparezcan de los barrios con nueva zona azul, Zoido ha conseguido el efecto contrario de soliviantar a una parte de los vecinos y comerciantes, a los más de 6.000 trabajadores de la ciudad sanitaria Virgen del Rocío, a la infinidad de enfermos y sus familiares que se ven obligados a estancias de larga duración en el complejo médico, a los mismos colectivos de las clínicas privadas (por ejemplo, la del Sagrado Corazón) radicadas en Bami y sus aledaños, a los centenares de estudiantes allí asentados por la proximidad del campus de Reina Mercedes y a las plantillas de las consejerías de Medio Ambiente y de Agricultura, sitas en el área de influencia del centro sanitario y también por tanto de la nueva zona azul.

NO HAY CONSENSO

El final del curso ha paliado las protestas estudiantiles en el campus de Pirotecnia y la inminencias de las vacaciones de verano hará lo propio en julio y agosto con los trabajadores del complejo sanitario, por lo que la oposición podría radicalizarse aún más en septiembre, con el inicio del último curso político de este mandato. Además, al Ayuntamiento se le ha abierto otro frente entre los trabajadores del área de Luis Montoto, con los 800 empleados de Telefónica a la cabeza, los cuales han recabado en tan sólo unos días 500 firmas en contra de la zona azul y proyectan una manifestación conjunta de todos los colectivos afectados.

Estas protestas, el sabotaje de parquímetros en Bami y el mismo anuncio de los delegados de Movilidad, Juan Bueno, y del distrito Sur, José Luis García de crear mesas de diálogo con los afectados desmienten las afirmaciones oficiales de que la extensión del aparcamiento regulado en superficie se ha realizado por consenso y a petición de los propios vecinos.

El gobierno municipal, ya claramente a la defensiva, ha incurrido en flagrantes contradicciones al tratar de sofocar el descontento ofreciendo ahora bonos de descuento a quienes trabajan en Bami y en la ciudad sanitaria (en este caso, tan sólo unos 150) para que gocen de las mismas condiciones que los vecinos, los cuales deberán pagar 80 euros anuales para el derecho a aparcar en la zona azul, pese a que ya abonan cada año el sello del coche.

DECÍAN QUE ERA ILEGAL

En su momento, tanto la Confederación de Empresarios de Sevilla, como el PSOE, IU y el Consejo de Alumnos de la Universidad de Sevilla (Cadus) presentaron emiendas y/o alegaciones al proyecto de Ordenanzas Fiscales en las que, entre otros, pidieron al gobierno local bonificaciones, exenciones y reducciones para comerciantes, trabajadores y estudiantes afectados por la zona azul. IU incluso fue más lejos al plantear que los descuentos fueran mayores en función del Iprem.

La respuesta municipal entonces fue que no se podían conceder bonificaciones a los no residentes porque vulnerarían el mismísimo concepto de la zona azul, cuyo objeto era precisamente obligar a la rotación de vehículos en los aparcamientos, no a que éstos estuvieran ocupados la mayor parte del tiempo por los mismos coches.

La delegada de Hacienda, Asunción Fley, respondió lo siguiente: “Hemos de estar a lo previsto en la Ley General Tributaria, que dispone en su art. 8 que se regularán por ley: d) El establecimiento, modificación, supresión y prórroga de las exenciones, reducciones, bonificaciones, deducciones y demás beneficios e incentivos fiscales. De la norma se extrae -aseguró- que no existe habilitación legal para el establecimiento de los citados beneficios fiscales”.

Si, según la delegada, es ilegal ofrecer bonificaciones a los no residentes, no se comprende cómo ahora el Ayuntamiento recurre a ellas para tratar de sofocar el conflicto, aunque no es la primera vez que Asunción Fley tacha de ilegal propuestas de la oposición y que pasado el tiempo haya acabado haciéndolas suyas, olvidándose de sus propias palabras en sentido contrario.

La polémica jurídica no acaba aquí. Tanto los partidos de la oposición municipal como la asociación de consumidores Facua han anunciado la presentación de recursos contra la ampliación de la zona azul por el hecho de que el gobierno municipal no incluyó la lista de calles afectadas en la Ordenanza Fiscal reguladora, sino en una disposición muy posterior, lo que a juicio de los recurrentes vulneraría la ley de Haciendas Locales.

CIUDAD SANITARIA

El conflicto afecta especialmente a Bami, donde se han incluido todas y cada una de sus calles. Era previsible salvo, al parecer para el propio Ayuntamiento, que sólo ha tenido en cuenta la opinión favorable de una parte del barrio -esgrime varios miles de firmas a favor-, pero no se ha percatado de la existencia de millares de trabajadores de la sanidad pública y privada que allí acuden a diario y del gran número de pacientes y de sus familiares que requieren sus servicios y que también se ven afectados por la zona azul sin los beneficios paliativos del bono de residencia.

Por la propia naturaleza de la función médica y la condición de los enfermos y de los familiares que los acompañan, este gran colectivo no se puede permitir, aunque económicamente pudiera, salir del hospital cada dos horas a retirar el vehículo aparcado y dar vueltas en busca de un nuevo estacionamiento. Piénsese, por ejemplo, en un cirujano operando en quirófano o en un paciente en plena diálisis.

Se ha estimado que un trabajador de la ciudad sanitaria o de cualquier otro establecimiento sito en Bami necesitaría pagar 260 euros mensuales y estar saliendo de su trabajo cada dos horas para mover el coche si pretende aparcar en la zona azul dentro del barrio, una situación similar a la que sufrirían los familiares de enfermos de larga duración internados en el Virgen del Rocío, por lo cual la medida municipal acabará creando una onda expansiva por toda la ciudad a modo de recordatorio permanente de la política de movilidad del Consistorio.

INSOLVENTES

Zoido podría haber argumentado que hizo lo mismo e incluso más que sus predecesores para acabar con la lacra de los gorrillas y cumplir su promesa electoral al respecto. Incluso llegó a anunciar una Ordenanza que permitiera requisarles el dinero que llevaran en sus bolsillos, pero como jurídicamente habría sido muy difícil demostrar que todos sus fondos procedían de una actividad ilegal, desistió. También los ha acribillado a multas, pero con nulo efecto práctico. A título de ejemplo, a principios de año el BOP de Sevilla publicó más de 500 sanciones de entre 30 y 50 euros a gorrillas por su actividad como aparcacoches y a los que no se había podido notificar individualmente por hallarse en paradero desconocido. Y cuando se les localiza se declaran insolventes.

El alcalde, pues, podría haber demostrado que no se cruzó de brazos o haber adoptado medidas disuasorias y no probadas hasta ahora, como habría sido un despliegue permanente de la Policía Local en la treintena de calles de Bami, cumpliendo así la función añadida de Policía de proximidad, pero en vez de eso ha optado por la solución más impopular y aún más gravosa que la propina al gorrilla de turno: la ampliación de la zona azul, con lo que ha acabado proyectando la imagen de que en el fondo hay también un afán recaudatorio en beneficio de la empresa municipal Aussa.

El millón

Una cochina envidia se ha extendido por diversos ámbitos de la ciudad al conocerse que en los Presupuestos se da 1,1 millones de euros a la Hermandad de la Macarena por obras en su basílica. Para justificar la pasta, más aún que la destinada a la ronda SE-35 ‘de’ Ikea, el capilliteo militante arguye que el Tribunal Supremo falló en favor de la Hermandad tras años de pleito con el laicista Gobierno de Zapatero; que el dinero es legal porque la partida deriva del 1% cultural (sí, pero Arenas, no se lo dijo a nadie más) y que hay que valorar la riqueza que genera la Macarena atrayendo turismo, algo que no se tiene nunca en cuenta. Pues si es cuestión de valorar el impacto económico de la Macarena en Sevilla, ¿qué mayor experto para hacerlo que Emilio Carrillo, que ya tuvo esa ocurrencia con la Feria y la Semana Santa? Si Manolo García hubiera contratado los servicios de Carrillo, el gran aforador de multitudes, a esta hora el Gobierno, en proporción a las cifras que habría medido el exvicealcalde,  habría tenido que darle a la Macarena mucho más que un simple millón.

El millón

Una cochina envidia se ha extendido por diversos ámbitos de la ciudad al conocerse que en los Presupuestos se da 1,1 millones de euros a la Hermandad de la Macarena por obras en su basílica. Para justificar la pasta, más aún que la destinada a la ronda SE-35 ‘de’ Ikea, el capilliteo militante arguye que el Tribunal Supremo falló en favor de la Hermandad tras años de pleito con el laicista Gobierno de Zapatero; que el dinero es legal porque la partida deriva del 1% cultural (sí, pero Arenas, no se lo dijo a nadie más) y que hay que valorar la riqueza que genera la Macarena atrayendo turismo, algo que no se tiene nunca en cuenta. Pues si es cuestión de valorar el impacto económico de la Macarena en Sevilla, ¿qué mayor experto para hacerlo que Emilio Carrillo, que ya tuvo esa ocurrencia con la Feria y la Semana Santa? Si Manolo García hubiera contratado los servicios de Carrillo, el gran aforador de multitudes, a esta hora el Gobierno, en proporción a las cifras que habría medido el exvicealcalde,  habría tenido que darle a la Macarena mucho más que un simple millón.

Insoportable levedad

Cuando al hermano mayor de la Macarena, Manuel García, lo llamaron para pedirle su opinión sobre la polémica surgida por el uso de la imagen de la Virgen por la revista satírica Mongolia para anunciar su presentación en la Casa de la Provincia, con Felipe Alcaraz (IU) y Mercedes de Pablos (PSOE) como maestros de ceremonias, García declaró: “No creo que sea un atentado a la libertad religiosa, sino más bien una falta de educación que busca propaganda gratuita para un acto al que en circunstancias normales no iría nadie”.

La provocación es una de las estrategias de estas publicaciones, aunque en este caso y con todo el respeto para quien disienta, se trataba de una provocación más bien ‘light’: sobre una foto en blanco y negro de la Macarena se habían dibujado cuatro ‘bocadillos’, como en los tebeos y cual si la imagen hablara para comunicar día, hora y lugar de presentación por Felipe Alcaraz, con el remate en plan jocoso e incorrecto gramaticalmente de “Decidme ustedes si no es para llorar”.

Y EN ESO LLEGÓ ZOIDO

El cartel, uno de los tres lanzados y no el oficial, había pasado inadvertido y sin escandalizar a nadie, hasta que hubo alguien más papista que el Papa que, por el cargo que ocupa, convirtió la desconocida convocatoria en ‘trending topic’: Zoido, alcalde de Sevilla por la gracia de sus 20 concejales.

Cuentan las crónicas que él fue el primero en dar la voz de alarma a través de Twitter, desde la que lanzó este mensaje: “La libertad de unos termina donde empieza la de otros. ¿Hay necesidad de ofender los sentimientos de los sevillanos? Es una falta de respeto muy grave y, sobre todo, innecesaria y gratuita”. El alcalde no dejó de remarcar que el acto lo organizaba la Diputación de Sevilla (PSOE).

Con las redes sociales incendiadas con opiniones a favor y (parece que más) en contra del alcalde, inmediatamente el ejército de Zoido entró en campaña. Su lugarteniente, Gregorio Serrano, abundó en la idea: “Los sentimientos y las devociones de los miles de sevillanos no pueden ser objeto de burla amparándose en el derecho de expresión, tan respetable como el de las devociones marianas de Sevilla”. Y el portavoz del PP en la Diputación, Eloy Carmona, anunció que exigirá explicaciones al presidente de la Corporación Provincial y del PSOE de Sevilla, Villalobos, en el próximo pleno, “porque ni la Diputación ni los ayuntamientos están para fomentar con sus recursos e instalaciones ofensas de este tipo”.

TIRO ERRADO

En su afán de crear un escándalo y de aprovecharse políticamente del mismo, Zoido y el PP se precipitaron y cometieron el error de involucrar al PSOE y la Diputación, cuando ésta pudo demostrar con tan sólo remitirse a la página web de la Casa de la Provincia que se había limitado a ceder el espacio para un acto cuyo cartel oficial únicamente reflejaba un grupo de personas, con sombrero y de espaldas, y la indicación de la fecha, hora y lugar de la presentación, también con ‘bocadillos’, bajo el llamamiento de ‘Sevillanos, el Medicine Show de Mongolia llega a vuestra ciudad’.

Se colige, pues, que como el anuncio oficial no debió de tener  mucha repercusión, Mongolia recurrió a la imagen de la Macarena y, después, a la de Queipo de Llano para llamar la atención. Posiblemente el eco hubiese sido tan mínimo  como antes si Zoido no se hubiera convertido en sus mejor propagandista al hacerle el juego con su cruzada en la Red y transmutando la mera “falta de educación”, según García, en un “atentado a la libertad religiosa”.

PROMOCIÓN GRATIS

El ‘efecto Zoido’ sólo ha servido en este caso para proporcionar a Mongolia una enorme campaña de publicidad gratuita en la Red y en los medios de comunicación merced a la implicación personal del alcalde de Sevilla, por lo que si antes eran pocos los que la conocían, ahora su nombre suena en toda España y asociado al de Sevilla como ‘martillo de herejes’. La publicación estará eternamente agradecida al alcalde y a la ciudad, que se proyecta así externamente como  guardiana de las esencias y tierra de María Santísima.

Sevilla es una ciudad con 88.000 parados que tiene una deuda de 500 millones de euros y graves problemas de toda índole, cuyo alcalde, por aunar también la condición de presidente del PP (A) y de parlamentario andaluz, carece de tiempo para atender tantos frentes como tiene abiertos. Diez días antes de la polémica por el cartel, Zoido había llegado casi una hora tarde a la inauguración del Museo del Mudéjar y algunos de sus selectos invitados, hartos de esperarle, se fueron y lo dejaron plantado.

SIN TIEMPO, DEPENDE PARA QUÉ

La empresa Detea le envió un preaviso de demanda por 17,1 millones de euros y la devolución de 23,7 millones por la entrega en ruinas de la antigua comisaría de la Cartuja. En total hay en juego 40,8 millones de euros. Zoido la instó a dialogar para evitar los juzgados. Finalmente Detea, aburrida de esperar la entrevista prometida y que nunca llegó, recurrirá a los tribunales. Con la Policía rebelada de nuevo y una huelga en ciernes de Lipasam que puede dejar 900 toneladas diarias de basura en las calles….el alcalde se entretiene en tuitear sobre un cartel de una revista satírica del que nadie se había percatado salvo él.

Así que durante esta semana Sevilla ha vuelto a ser noticia nacional por esta polémica creada por Zoido, mientras que en la anterior las redes sociales y los medios de comunicación estuvieron también muy entretenidos con otra polémica existencial hispalense: la colocación del escudo del Betis por unos albañiles en la cima de la torre Pelli y si ello debía ser o no ser motivo de sanción laboral.

Las insoportables levedades de Sevilla.

Mongolia

Zoido se ha dedicado a sembrar en Twitter la polémica sobre una imagen de la Macarena usada  por la revista satírica Mongolia para un anuncio (que no el anuncio oficial) de su presentación en la Casa de la Provincia, dependiente de la Diputación (PSOE), y al que asistirá Felipe Alcaraz (IU). Al margen de meterle el dedo en el ojo a sus rivales aprovechando que el Guadalquivir pasa por Sevilla y de las supuestas heridas en los sentimientos de cada uno -como si a estas alturas no estuviéramos ya curados de todos los espantos menos el de la corrupción-, me pregunto cómo es posible que con la que está cayendo en la Sevilla de los 88.000 parados y en todo el país el alcalde de la capital de Andalucía  y presidente del PP (A) no tenga cosas mucho más importantes que hacer que tuitear sobre superficialidades irreverentes como ésta, en vez de aplicarse a las cuestiones estratégicas de la ciudad. Si yo fuera el director de Mongolia, le pondría a Zoido un piso por la publicidad gratuita que le ha reportado y le haría una oferta para ‘community manager’ de la publicación.

RTVE cuelga el NO-DO de la coronación de la Macarena y 237 más

La página web de Radio Televisión Española (RTVE.es) permite la visión gratuita desde hace dos semanas de 238 noticiarios y documentales cinematográficos correspondientes a Sevilla y su provincia, filmados entre los años 1943 y 1981 y que pertenecen al antiguo NO-DO, de proyección obligatoria en las salas de cine españolas a lo largo de 38 años, desde la posguerra civil hasta los inicios de la Transición democrática. También se pueden consultar al completo los noticiarios del NO-DO referidos al conjunto de España y una amplia muestra de los archivos de la Filmoteca Española, con películas como ‘Un perro andaluz’,de Luis Buñuel (1929), en su versión recientemente restaurada; la primera cinta sonora del cine español, ‘El misterio de la Puerta del Sol’, rodada en 1929 por Francisco Elías Riquelme, y un monólogo del genial Ramón Gómez de la Serna, filmado en 1928 y titulado ‘El orador o la mano’.

En el caso de Sevilla, particular interés tiene, ahora que el cardenal Monteiro de Castro, penitenciario mayor del Vaticano, ha concedido por mandato del Papa un Jubileo a la Macarena con motivo del cincuentenario de la coronación canónica de la Esperanza, ver el noticiario del 8 de junio de 1964, titulado ‘Coronación canónica de la Macarena. El jefe del Estado preside la ceremonia’.

Son curiosos los largos títulos con que se describe el contenido de las noticias filmadas. Así, la del 9 de junio de 1980 versa sobre un ‘Viaje desde Sanlúcar de Barrameda hasta Sevilla siguiendo el más largo tramo fluvial de nuestros ríos navegables. Amanecer en la desembocadura. El muelle pesquero de Bonanza’. Una de las noticias más antiguas del NO-DO es la de la romería de Valme, en Dos Hermanas, correspondiente al año 1944. También es posible ver la del 5 de mayo de 1947 sobre ‘La IV Feria Exposición de ganado selecto y el primer concurso interprovincial de ganado vacuno organizados en Sevilla con motivo de la Feria de Abril: exhibición de ejemplares y premios a los ganadores’; y la del 25 de octubre de 1948, sobre ‘Corrida de toros a beneficio de la Cruz Roja bajo la presidencia de Franco’, amén de la del entierro de Queipo de Llano (19 de marzo de 1951), si bien sin sonido por haberse borrado el original.

El NO-DO airea un “apoteósico recibimiento” a Franco el 1 de julio de 1968, con motivo de la ‘inauguración del puente del Generalísimo (el de Los Remedios) y la autopista Sevilla-Dos Hermanas acompañado del ministro de Obras Públicas (Federico) Silva Muñoz’. Otra curiosa noticia es la del 17 de diciembre de 1956, con el siguiente título: ‘Nuevas construcciones: una estructura metálica de 20 plantas levantada en Sevilla da lugar a nuevas viviendas y a una nueva barriada obra de la Diputación Provincial de Sevilla’. Dos años más tarde, el 17 de febrero de 1958, hay un rodaje en Sevilla: ‘Homenaje a la actriz de cine Sarita Montiel’. También hay un reportaje sobre la Feria de Sevilla del año 1957. Uno de los últimos, del 23 de junio de 1980, versa sobre el Real Alcázar, escenario principal en 1977 de la grabación del primer viaje oficial de Don Juan Carlos a nuestra ciudad, con el siguiente título: ‘Los Reyes en Sevilla. llegada y entusiasta recepción en el Alcázar. Visita a la Catedral y oración ante la Virgen de los Reyes’.

*Más información en Viva Sevilla:

http://andaluciainformacion.es/sevilla/271384/rtve-cuelga-en-internet-el-no-do-de-la-coronacion-de-la-macarena/

 

 

Sin banquillo

BanquilloPrimera lectura de la lista electoral de Juan Espadas para los votantes hispalenses: el PSOE de Sevilla se ha convertido en un partido sin banquillo. El míster, a la hora de hacer la alineación para el decisivo encuentro del 22-M, ha visto tan poca gente potable en la cantera socialista que ha tenido que fichar en el mercado de invierno a cuatro independientes para reforzar los puestos clave del equipo titular. Los sociatas de toda la vida, esos de cita diaria en la agrupación y que no faltan en los mítines llueva o ventee, o se han quedado en la grada chupando cemento o saltarán al campo de comparsas de los ‘galácticos’ del florentino Espadas. Ya ven: se han pasado cuatro años tragando carros y carretas y tratando de justificar desde las facturas falsas del caso Macarena hasta el dispendio de las setas de Monteseirín para que, a la hora de la verdad, el alcaldable les aplique el refrán que de fuera vendrá el que de tu lista electoral te echará. Mucho me temo que a la hora de la pegada de los carteles más de un socialista de base se va a declarar en huelga de brochas caídas.

Tala fantasma

Si Marx -Karl, no Groucho,  aunque ésto es más propio del cómico que del ideólogo-  acuñó aquello de que la historia acaece primero como tragedia y se repite como farsa, la falsa factura falsa por los 3.000 árboles talados para el túnel de la Avenida de la Palmera demuestra que tras el escándalo por las facturas ídem del caso Macarena, que acabó con algún colaborador del (sin) alcalde en la cárcel, éste hay que tomárselo no como drama, sino a chacota. En La Palmera-Bueno Monreal no hay ni 3.000, ni 300, ni 30 ni creo que  3 árboles talados, por la sencilla razón de que ya se ahorraron plantar alguno en su día y porque las obras del túnel no afectaron a las aceras, habitual ubicación de los vegetales cuando los plantan. Pero como a (in)Movilidad le cabe el Titanic de los atascos, le cupo hasta que le colaran la factura de la tala fantasma. Parafraseando a Jardiel, podríamos preguntar: “pero…¿hubo alguna vez 3.000 palmeras en La Palmera?”. El delegado de (in)Movilidad es el único que cree que los reyes magos son Marchena y que hay 3.000 palmeras en La Palmera.

El ‘rey’ destronado

Monteseirín llega a la Alcaldía por un pacto entre Chaves y Rojas Marcos tras el hartazgo de Becerril para reeditar el pacto con los andalucistas. El PA lo analizó todo como si fuera una partida de ajedrez: si piden esto, contraofertamos aquello; si rechazan tal cosa, ofrecemos esta otra…..Esta sucesión de tableros políticos visualizados previamente permitió cerrar la coalición en 48 horas, una rapidez que dio pábulo a la tesis del PP de que había sido acordada antes de las elecciones y no después.

Monteseirín, una marioneta de Caballos contra Borbolla, se vio así con el bastón de mando, pero sitiado por un PA que controlaba las delegaciones clave, Urbanismo en especial para redactar el nuevo PGOU, y el 70% de las inversiones.

ESTRUCTURAS PARALELAS

Ya contamos cómo el PSOE diseñó estrategias para romper el férreo control andalucista. Una fueron las inversiones en los barrios a través de los Distritos, raíz del caso Macarena. Otra, la creación de estructuras paralelas de poder aparente, como el  Plan Estratégico para contrarrestar a la Gerencia de Urbanismo y lanzar el mensaje de que el diseño de la Sevilla del futuro estaba en sus manos.

La Oficina del Plan Estratégico se constituyó en noviembre de 1999, con Alfonso Yerga como director, pero Monteseirín se desembarazó pronto de él. Yerga acabó refugiado en la Junta  para dejarle vía libre al valido del alcalde, Manuel Marchena, su ‘eminencia gris’. Marchena, un oscuro y ambicioso profesor de talante chulesco, medró por los vericuetos administrativos del turismo tras escribir un libro sobre el tema, aparte de por sus vinculaciones al partido, y medrando medrando acabó relacionándose con Monteseirín a través del Patronato Provincial de Turismo, dependiente entonces de la Diputación, que aquél presidía antes de saltar al Ayuntamiento.

SIMBIOSIS

Monteseirín, psicológicamente un pusilánime, pronto estableció una relación simbiótica de dependencia con Marchena,  su antítesis y a la vez  alma gemela, individuo sin escrúpulos  y ‘bon vivant’, capaz de cualquier cosa con tal de no volver a la tiza, pues con el magro sueldo de PNN no podía aspirar a trepar socialmente, comer en restaurantes de cinco tenedores, vestir a la última y lucir macizos relojes y gafas de marca. Al cabo de diez años se ha sabido que Monteseirín le había puesto un sueldo en Emasesa de 170.749 euros (declaración de 2009) y que ese dinero aún le parecía poco al alcalde  “para lo que valía” su ‘alter ego’.

Ya refugiado en la Junta, a Yerga empezaron a llegarle noticias del Plan Estratégico. Su sucesor había pedido una Visa Oro y el alcalde quería adscribir un coche y un chófer a la Oficina del Plan. ¿Un coche? ¿Para qué? Pronto comprendió la razón: Marchena no tenía carné. Visa y coche a las primeras de cambio.

Y cuando Monteseirín, para guardar las apariencias, instó a una comida de confraternización entre Marchena como responsable del Plan Estratégico y el andalucista del PGOU, el valido no tuvo el menor empacho en decir que él tendría que comer muchos langostinos para llevarse las papas a su casa. Una declaración de intenciones que ha cumplido a rajatabla durante 11 años.

VALIDO DEL ALCALDE

En 2003, tras las elecciones en que el PSOE demolió al PA con el ‘urbanismo bajo sospecha’ pese a haber sido corresponsable como socio de gobierno, Monteseirín puso a su valido al frente de la Gerencia y lo erigió en el interlocutor ante los poderes fácticos de la ciudad, cuyos representantes no dudaron en adularlo, tratarlo como un igual (‘Manolo’ por aquí, ‘Manolo’ por allá) e invitarlo a los reservados de los mejores restaurantes. No era para menos, si desde Urbanismo había miles y miles de millones en juego con el nuevo PGOU y el alcalde no se recataba en decir que quien quisiera algo del Ayuntamiento, que hablara con Marchena en vez de seguir los cauces administrativos.

Con ese poder delegado, acentuado tras su posterior nombramiento como vicepresidente de la AIE y viéndose servilmente halagado, no es extraño que la altanería de Marchena haya crecido hasta extremos desorbitados y que se vanagloriara de utilizar la publicidad institucional para silenciar voces críticas y comprar periódicos. El valido del alcalde ha procurado tejer una red clientelar particular al presentarse como el desatascador de los problemas de los administrados que recurrían a él como atajo. De esta manera, convertía lo que era un derecho en un favor personal a él debido: un neocaciquismo.

PRINCIPIO DEL FIN

Mediante esta cadena de favores (promesa de patrocinar publicaciones del Ateneo con dinero de Emasesa) se hizo nombrar rey Melchor en la Cabalgata, un peldaño más en su escala de trepa social, pero tras su imputación en el caso Mercasevilla el Ateneo le ha retirado el nombramiento haciendo caso omiso a sus bravatas.

Marchena, que merece la presunción de inocencia pese a ser uno de los adalides del ‘urbanismo bajo sospecha’ sin pruebas, no debió verse en esta tesitura, no por estar imputado, sino porque jamás debió ser nombrado rey mago, ya que encarna lo peor de la era Monteseirín y su corrupción moral, y ninguno de los valores que ha de proyectar la Cabalgata.

Su destronamiento como rey mago puede significar el principio del fin de Marchena, por no inspirar ya temor y haber ligado su destino a un alcalde con fecha de caducidad. Más pronto que tarde, comprobará que quienes le adularon lo ignorarán o despreciarán, porque ha dejado de serles útil. Sic transit gloria mundi.