Archivo de la etiqueta: Montaño

Exposición de cadáveres prohibida

Francia impide una muestra  de

cadáveres como la de Sevilla

Un juez la tacha de “atentado ilícito al cuerpo humano” y de “indecente”

La Justicia francesa ha prohibido una exhibición de cadáveres chinos ‘plastinados’ similar a la que el Ayuntamiento de Sevilla acogió el año pasado en el Casino de la Exposición. Un juez francés ha calificado la muestra de “atentado ilícito al cuerpo humano”, mientras que en Sevilla la delegada de Cultura, Maribel Montaño, apeló al “espíritu tolerante de los sevillanos” para justificar la acogida de los cadáveres. Organizaciones de derechos humanos expresaron su sospecha de que los cuerpos eran de ciudadanos chinos ejecutados.

El Ayuntamiento de Sevilla fue pionero en España al colaborar el año pasado a través del Instituto de la Cultura y las Artes (ICAS) en organizar en el Casino de la Exposición la muestra ‘Body Worlds. Un viaje por el corazón’, compuesta por 20 cadáveres de rasgos chinos conservados mediante ‘plastinación’. Esta técnica de polimerización fue desarrollada en 1977 en la Universidad de Heidelberg por Von Hagens, apelado desde entonces como ‘Doctor Muerte’, y consiste básicamente en reemplazar los líquidos corporales por silicona. Los cuerpos quedan así con una textura fibrosa que evita el rechazo del público.

Actualmente hay cinco exposiciones similares rodando por el mundo y una similar a la de Sevilla es la que ha prohibido la Justicia francesa, con argumentos totalmente contrarios a los esgrimidos en su día por el Ayuntamiento hispalense para justificarla. Según un juez de París, la muestra es “un atentado ilícito al cuerpo  humano” y los “cortes” de los cadáveres, las “coloraciones arbitrarias” y “las puestas en escena irreales” carecen de “decencia”.

Estima el magistrado que “el respeto hacia el cuerpo humano no termina una vez que la persona muere. Sus restos –añade- también deben ser tratados con respeto, decencia y dignidad. Y la exposición ha pasado por alto esta exigencia”. La Justicia francesa también ha considerado que corresponde a los organizadores aportar pruebas sobre el “origen lícito y no fraudulento de la procedencia de los cuerpos así como de documentos autorizados”. En este sentido, “muchas organizaciones habían emitido sus sospechas de que los cuerpos provenían de una red de tráfico de cadáveres de detenidos y condenados chinos”.

Los cuerpos plastinados fueron exhibidos en Sevilla en poses como la de bailar por sevillanas, jugar al ajedrez y agitar lazos como en el Oeste. Maribel Montaño declaró durante la inauguración en el Casino de la Exposición: “Nos alegra mucho poder enseñar en Sevilla una exposición de cuerpos en movimiento y, es más, cuerpos en movimiento típicos de nuestra tierra”.

La delegada de Cultura englobó la muestra en las iniciativas culturales de importancia “por su objetivo artístico y divulgativo” y dijo que cumplía “con las condiciones éticas y todas las garantías para que esté en nuestro Casino”.

Desvergüenza

Maribel Montaño, Pedro Zerolo y Rosa Torres fueron testigos en primera línea  de cómo al menos tres periodistas eran agredidos impunemente durante la Cabalgata del Orgullo Gay, sin que movieran un dedo por evitarlo. Las fotos publicadas por varios periódicos muestran a los colegas rodeados  a lazo como conejos en un corralito y golpeados –a uno hasta le sacaron un hombro de su sitio- por un falso policía con una acreditación más falsa que las facturas falsas de la Macarena, de lo que debería tomar buena nota y actuar en consecuencia el sucesor de Alvarez Riestra al frente de la Jefatura. A pesar de las evidencias, la ‘portacoz’ del Ayuntamiento y la ‘caja tonta’ del (sin) alcalde, Giralda Tv, difundieron en sus respectivos partes la versión de que la marcha transcurrió en un ambiente festivo -¿formaría parte de la fiesta el pim-pam-pum a los periodistas?- y “sin ningún incidente digno de consideración”. Esta es la realidad edulcorada que de Sevilla nos vende Monteseirín. La Cabalgata del Orgullo Gay se convirtió así en la de la Desvergüenza Municipal.

La cobradora del frac

Maribel Montaño persigue en plan cobradora del frac a los organizadores de la Cabalgata de su pueblo, Carmona, para que le paguen los 1.999 euros que gastó en un traje de Rey Gaspar que no lució. Tras aceptar salir en el cortejo, comprar telas y encargar la confección de sus ropajes, sufrió un ataque de feminismo ‘progre’ y exigió salir sin barba, como si en vez de tres Reyes Magos hubiera habido sólo dos y una Reina, la Reina Gaspara. Sus paisanos le aplicaron la Ley de la Memoria Histórica y le dijeron  que se desfilaba conforme a la Biblia y a la tradición, que obliga a Gaspar a llevar barba rubia oscura, y que tal disfraz en nada sería un desdoro para una mujer. La doña se indignó y renunció ‘a posteriori’, pero no ha cejado en su empeño de traspasar la factura. Su última intentona ha sido tratar de que los 2.000 euros que la obra social de La Caixa donó a la Cabalgata fueran destinados a pagar a su sastre en vez de a los centros asistenciales de Carmona. La caridad, según la muy ‘progre’, feminista y socialista Maribel Montaño, empieza por ella misma.

La mesa camilla de Mercasevilla

Torrijos reconoce que los gerifaltes de Mercasevilla (Mir y Maymó) han decidido saltarse a la torera el acuerdo de la Ejecutiva de una  auditoría en la empresa de los escándalos por ser muy costosa y no aportar nuevos datos. Así, dos señores en una mesa camilla deciden en Mercasevilla (perdón por el pareado, pero es que Torrijos me lo ha puesto a huevo) digan lo que digan los demás (como cantaba Raphael) y pida lo que pida la juez; y al vicepresidente tan amante de las formalidades (el propio Torrijos) le parece de perlas. Y también de perlas que previamente Maribel Montaño hubiera hecho el paripé de correr  sin siquiera despeinarse al Juzgado a entregarle a la magistrada en sobre lacrado un documento que ni es auditoría ni es ‘ná’. No hay un euro para auditorías, no vayan a resultar  de infarto, pero sí para, como diría Lopera, la ‘tonta’ del alcalde, Giralda TV. Y no hay auditorías porque Torrijos es tan preclaro que ya sabe el resultado. Osea que prejuzga la realidad, y al prejuzgar asume el rol de la juez en plan Charles Bronson: “Yo soy la Justicia”.

Un derecho de 700.000 sevillanos

Zoido denuncia que se ha silenciado una reunión de la Ejecutiva de Mercasevilla y, maliciándose que hubiera visto la auditoría encargada a Deloitte a raíz del escándalo de las comisiones y la venta de suelo por 56 millones menos de la cuenta, le pide a Monteseirín una copia. Maribel Montaño hace honor a su apelativo de la ‘portacoz’ del gobierno y con cajas destempladas dice que Zoido “no tiene derecho alguno” a exigirla. ¿Cómo que no? Mercasevilla es empresa pública municipal y como tal sus dueños son los sevillanos. El Ayuntamiento, pues, debe rendir cuentas no sólo a Zoido, sino a cualquiera de nosotros y ser una casa de cristal por transparente. Si no tuviera nada que ocultar no tendría reparo incluso en colgar el documento en Internet, pero como es deliberadamente opaco ha dejado fuera de las empresas municipales a la Oposición. Ya puestos, Zoido, que ganó las elecciones, tiene más derecho que la Montaño a ver la auditoría: él fue elegido por los sevillanos mientras que ella fue nombrada a dedo por Monteseirín y se limita a ser ‘la voz de su amo’.

El traje de Maribel

Maribel Montaño no debió entrar al trapo a la provocación periodística por el traje que lució en el Festival de Cine. Le dolió que escribieran que “gracias a su flujo verbal, ella puede dar una conferencia de hora y media sobre cómo gastarse un pastón en un traje de diseño siendo socialista sin llegar a explicar absolutamente nada”. En vez de aclararle privadamente al colega su error para que de forma elegante se hubiera rectificado a sí mismo, optó por enseñar la factura del modelito. De diseño exclusivo, nada de nada, pues era de ‘prêt-à-porter’ y lo compró por 99 euros en El Corte Inglés. Si la portavoz hubiera ido vestida de calle al Festival, la hubieran crucificado por falta de estilo. Como fue como tenía que ir, vestida de gala porque representaba a Sevilla, también. Y ahora, por haber revelado que dio el pego por sólo 99 euros, la denostarán por lo barato del traje. Tal como cantaba Bob Dylan: hagas lo que hagas, te crucificarán, así que hazlo. Nada hay que objetar a Maribel conforme al verso de Machado: “con mi dinero pago, en mi lecho yago”.

La prueba del algodón

La juez ha imputado a Montaño, Medrano y Torrijos por la prohibición del acto de homenaje a Foxá en un centro cívico. Según habría declarado Torrijos en la radio cuando pensaba en su posible imputación en Mercasevilla y no en ésta, ir a declarar como imputado es una gran ventaja porque al poder disponer de abogado se tiene una gran tranquilidad y, además, se puede mentir o no decir la verdad sin que ocurra nada, al contrario de lo que podrìa pasar en caso de acudir como testigo. ¿Es éste el sentido de la ética marxista de Torrijos, cuando se permite aludir a la mentira como posible estrategia de defensa? Recuérdese cómo Torrijos presentó en 2008 una moción en el Ayuntamiento en la que exigió el cese o la inhabilitación de los cargos públicos implicados en procesos judiciales y calificó su propuesta como “la prueba del algodón”. Esa prueba ya se la hizo IU a Agustín Pavón en Camas y acabaron quitándolo del medio. Falta ahora saber si Torrijos se la hará a sí mismo o acabará como en el pasaje bíblico: viendo la viga en ojo ajeno y sólo paja en el propio.

Mensajes ‘boomerang’

Le llaman el portavoz oculto y el Iznogoud de Monteseirín, en referencia a aquel personaje del cómic caracterizado de visir y cuyo único sueño era ser el califa en lugar del califa. Pues Celis ha emergido para decir que la doble imputación de Domingo Enrique Castaño, ahora por las facturas falsas, no afecta  al grupo municipal socialista. ¿Acaso quiere Celis lanzar el mensaje subliminal de que afecta al alcalde, al que aspira a sustituir? Porque cuando Castaño fue imputado en Mercasevilla, la portavoz visible, Maribel Montaño, dijo ‘urbi et orbi’ que de asesor de Monteseirín, nada de nada, que Domingo Enrique era en realidad asesor del grupo socialista. Una de dos: o la doble imputación de Castaño salpica al alcalde o salpica al grupo del puño y la rosa, porque, como dijo Pérez (el del PP, no el de Mallorca), su situación procesal deriva del ejercicio de unas funciones en las que fue nombrado por el grupo o por Monteseirín. Como Celis y la Montaño lanzan mensajes contradictorios, lo más probable es que acabe afectando a los dos: al PSOE y al alcalde.

La parte contratante

La portavoz sufrió un freudiano ‘lapsus linguae’ al decir que Giralda Tv sólo es legal desde que hace días emite en digital. Como quien hace la ley o la interpreta hace la trampa, alega que la TV marchenera no era ilegal, sino que su  situación era “alegal y transitoria” cuando tomó “prestada” durante 6 meses (esto no es transitoriedad, sino contumacia) la frecuencia de una empresa embargada por deber  600.000 euros a la Seguridad Social y cuyos trabajadores acabaron en la calle previa huelga por impago de salarios. La ley impide a una Administración contratar con morosos, pero el Ayuntamiento se escudó en otra argucia. Se creó una empresa interpuesta, con la morosa de accionista (¿para eso sí tenía dinero?), y así la Montaño mantuvo que contrató no con la segunda, sino con la primera. Cuando Groucho Marx dijo aquello de “¿por qué no hacemos que la primera parte de la segunda parte contratante sea la segunda parte de la primera parte?”, nunca pudo imaginarse que iba a servir de inspiración a un Ayuntamiento como el de Sevilla. Será porque es de risa.

Sin ton ni son

En la crisis PSOE-IU a cuenta del desalojo de la banda de Las Cigarreras de los bajos del Paseo Alcalde Marqués del Contadero no se ha prestado suficiente atención a las palabras pronunciadas por Maribel Montaño, que últimamente está sembrada. Que el alcalde nos la conserve por mucho tiempo.A la portavoz, ni tocarla, que luego no tenemos de qué escribir. La Montaño no fue capaz de concretar el número de cesiones gratuitas de locales oficiales a colectivos que carecen de contratos a tal efecto o de expedientes administrativos. Y luego aventuró que la situación de hecho de ocupación del local podría ser también de derecho, al haberse rebasado la transitoriedad de la estancia acordada con los músicos. Osea, que no ha pasado sólo con las facturas falsas, el desalojo de los chabolistas de Los Bermejales y el caso Mercasevilla. El descontrol administrativo se evidencia hasta en asuntos menores como éste, donde quien actúa como una banda, pero sin ton ni son ni batuta que lo dirija, es más el (des)Gobierno municipal que la agrupación de Las Cigarreras.