Archivo de la etiqueta: Polígono Sur

Felipe VI, en el reino de la pobreza

Critican al Rey por “hacerse la foto” en el Polígono Sur pero otros dignatarios ni siquiera pueden mostrar una suya allí

El alcalde sigue empecinado en deslegitimar al INE por no medir la “economía informal” del barrio

Los Reyes de España, Felipe VI y Letizia, visitaron el pasado 29 de junio el Polígono Sur, oficialmente calificado como el barrio más pobre del país. La visita provocó, por decirlo en el argot taurino, división de opiniones. Unos agradecieron que el Rey hubiera elegido expresamente para su gira nacional tras el levantamiento del estado de alarma por el coronavirus el considerado como “gueto” y “cuarto trastero” de Sevilla; otros criticaron lo que a su juicio no era más que una operación para salvar la imagen de la Monarquía, más controvertida que nunca pero no precisamente por la impecable actuación del monarca actual, con lo que se dice “hacerse una foto”.

La visita regia es equiparable a una trampa saducea. Si el Rey hubiera venido a Sevilla, como ha venido, justo poco tiempo después de conocerse el trabajo del Instituto Nacional de Estadística (INE) que ratificaba el liderazgo en pobreza del Polígono Sur y no hubiera aparecido por allí, sus críticos le hubieran reprochado que hubiera ignorado la barriada y se hubiera paseado por la Sevilla eterna de siempre.

Los Reyes, a su llegada al Polígono Sur

Y como ha dado muestras de sensibilidad social acudiendo a conocer en persona la situación de estas particulares Hurdes en su reinado (sea siquiera por recordar aquel otro viaje de Alfonso XIII a la comarca extremeña, considerada en su época la más dejada de la mano de Dios y de los poderes públicos), sus críticos, que no habrían dejado de criticarle hubiese hecho lo que hubiese hecho o aunque no hubiera hecho nada, le han descalificado de la misma forma al achacarle una visita oportunista y de pura cosmética.

ZAFARRANCHO DE LIMPIEZA

Para ayudar a esa percepción de que se trataba de un lavado de cara institucional también se ha esgrimido el hecho de que el Ayuntamiento ordenó previamente a Lipasam la realización de un zafarrancho de limpieza que dejó las calles en estado de revista, cuando habitualmente están llenas de suciedad. Para los críticos de la visita, de esta manera se maquillaba de nuevo la realidad al presentar una estampa adulterada del Polígono Sur en vez de su situación habitual de degradación y abandono. 

He vivido bastantes años junto a ese barrio y he podido ver operaciones excepcionales de limpieza como la efectuada con  motivo de la visita de los Reyes para que luego, al cabo de pocos días, las calles mostraran el mismo aspecto que antes, con residuos esparcidos por doquier. ¿Y quiénes eran y siguen siendo los responsables de tal situación? ¿El Ayuntamiento o los vecinos, que son los que viven allí a diario y dejan la basura fuera de los contenedores o en cualquier sitio?

Es falso que el Consistorio sólo haya limpiado el Polígono Sur con motivo de la estancia de los Reyes y ya es hora de dejar de culpar de la situación del barrio única y exclusivamente a las Administraciones Públicas y de exonerar por sistema, como si vivieran en una perpetua minoría de edad, a sus habitantes.

AL MENOS FUERON

Felipe VI y Letizia acudieron al Polígono Sur y eso es una realidad innegable. Estuvieron un par de horas conociendo su situación de boca de los representantes de las entidades que más labor social allí desarrollan, como la Fundación Don Bosco, Alalá, Entre Amigos, Atenea, Cáritas y la Cruz Roja. ¿Cuántas veces han estado allí y mantenido reuniones similares presidentes de la Junta de Andalucía o alcaldes de Sevilla, sin ir más lejos? Esos ausentes ni siquiera pueden mostrar esa foto en el barrio más pobre de España que ahora ciertos puristas le reprochan a Felipe VI, cuyo rol es meramente representativo e institucional y no ejecutivo, aunque a buen seguro habrá tomado buena nota de lo visto y oído allí para seguir manteniendo en el futuro contacto con las instancias oportunas y estar al corriente de la evolución del Polígono Sur.

Felipe VI y Letizia, en el Centro Social Don Bosco

Por tanto, cuando se gritó el lema “menos fotos y más soluciones” no se tuvo en cuenta que los responsables de las soluciones ni siquiera aparecen en las fotografías porque, al contrario que los Reyes, ni siquiera acuden por allí. Y cabe preguntarse: ¿qué es mejor, que hayan ido los Reyes o que no hubieran ido?

CONTRA EL INE

El alcalde formó parte de la comitiva de autoridades (presidente de la Junta de Andalucía, ministra de Hacienda, presidenta del Parlamento de Andalucía, delegada del Gobierno en la comunidad autónoma, consejera de Igualdad…) que acompañaron a Felipe VI durante una visita que sirvió para ratificar ante toda España a través de los medios de comunicación nacionales (esta vez no estaban sólo los locales) que el Polígono es el barrio más pobre del país, por más que Espadas se niegue a aceptar esta evidencia algo más que estadística, en línea con lo que ya comentamos en un artículo anterior.

Tan sólo dos semanas antes de la llegada de los Reyes, y probablemente sin saber entonces que se produciría la visita regia a Sevilla y al Polígono Sur, Espadas concedió una entrevista a ABC. Le preguntaron por el impacto que iba a tener la pandemia del coronavirus en nuestra ciudad teniendo en cuenta que tiene tres de los cuatro barrios con menos ingresos de España. 

Espadas, primero por la izquierda, acompañó a los Reyes en el Polígono Sur

En su respuesta, el alcalde volvió a la carga en su intento de deslegitimar de alguna manera el informe del Instituto Nacional de Estadística: “Se mide la renta declarada, vale, pero también está ahí y no se dice, por ejemplo, la comparativa de los cinco últimos años en crecimiento de renta por barrios, que señala que los siete que más han crecido en renta de todo el país están en Sevilla. Entre otros -continuó-, los que aparecen como los más pobres, por cierto. U otro concepto básico, que es el análisis con una perspectiva metropolitana, de área, no ya de ciudad en sí. No es justificación, pero hay que analizar la situación de la ciudad de la forma más objetiva posible. Hay más de cien barrios y se habla de tres barrios concretos donde el baremo no puede ser la renta declarada, porque no hay un volumen importante de renta declarada allí, sino la que verdaderamente aflora, la economía informal. No podemos analizar año tras año el mismo dato, la renta oficial, sin analizar más cosas complementarias”.

EL FINAL ES EL MISMO

En primer lugar, el estudio del INE es, por decirlo con palabras del alcalde, la “renta oficial”, como es lógico. ¿De qué sirve a Espadas insistir una y otra vez en que esos barrios y otros de la ciudad están entre aquellos cuya renta más ha crecido cuando el resultado de ese crecimiento económico no ha servido para sacar al Polígono Sur del farolillo rojo de la clasificación nacional? Su renta crecerá, conforme a lo que destaca el alcalde, pero como la de los demás del país también crece y parten de una posición mucho más ventajosa el resultado sigue siendo que los barrios sevillanos siguen hundidos en el pozo y sin asomar al brocal. Por tanto cabe inferir que el ritmo de crecimiento es insuficiente y hay que acelerarlo.

La segunda coartada de Espadas conduce al mismo punto que la anterior: se mire como se mire, con perspectiva metropolitana, local, regional, nacional o europea, el resultado de la investigación del INE no cambia y los barrios más pobres siguen estando en Sevilla, empezando por el Polígono Sur.

Vista del Polígono Sur, el barrio más pobre de España

Y la tercera tesis de Espadas supone nada más y nada menos que un intento de reconocimiento oficial de que el Polígono Sur vive de la economía sumergida, en “B” o informal, como de forma eufemística la califica el alcalde para rebajar el auténtico significado de la expresión. Apelando a esa economía “invisible” queda desautorizado el informe del INE por medir únicamente la economía reglada, la oficial, no la que prospera en las catacumbas, como la del Polígono Sur.

Dar carta de naturaleza a esa economía sumergida, como hace Espadas una y otra vez en sus declaraciones, es darle alas a los que han convertido el Polígono Sur en un barrio al margen de la ley.

Polígono Sur sin norte

Tras 17 años de vigencia del Plan Integral el barrio es el más pobre de España

Espadas dice que el INE debe tener también en cuenta la economía informal

El Instituto Nacional de Estadística (INE) difundió el pasado 26 de mayo (2020) su informe Indicadores Urbanos (Urban Audit), realizado con datos del año 2017 y en el que dos barrios sevillanos vuelven a aparecer como los más pobres de España: lidera la tabla el Polígono Sur, con una renta media anual por habitante de 5.112 euros, y le sigue Tres Barrios (compuesto por Los Pajaritos, La Candelaria y Madre de Dios), con 5.516. Para colmo, el cuarto más pobre del país es el también sevillano Torreblanca, con una renta media per cápita anual de 5.914 euros, y en décimo lugar figura otro de la ciudad, Palmete-Padre Pío, con 7.218 euros de renta.

Bloques de viviendas del Polígono Sur

¿Y qué han dicho nuestros políticos sobre este bochornoso ránking? Veamos sus declaraciones y el comentario que nos merecen:

Juan Espadas (PSOE): El alcalde concedió una entrevista el miércoles 27 de mayo al programa Hoy por Hoy de Radio Sevilla para hacer balance del impacto del coronavirus y en la que, por la actualidad del asunto, se le preguntó por el informe del INE en que barrios sevillanos aparecían entre los más pobres de España, las causas de su situación y la posible solución a la misma. A partir del minuto 9:21 de la grabación ( https://cadenaser.com/emisora/2020/05/27/radio_sevilla/1590578101_744884.html  ) Espadas habla en estos términos: “La estadística del INE mide la renta media con datos de la Agencia Tributaria, con datos de Estadística, y en este caso hay muchas familias que están fuera, que tienen otro tipo y otros mecanismos de ingresos, lo mismo que reciben también ayudas por parte de la Administración. En algunos casos no sé si están suficientemente contrapesados con los ingresos que aparecen simplemente por renta media; en este caso por las declaraciones tributarias en comparación con otros barrios de la ciudad. 

Juan Espadas

Por lo tanto… mire, lo he comentado más de una vez: yo creo que hay que ir a análisis e indicadores estadísticos de desarrollo humano, que combinen en este caso distintos factores de lo que es la economía formal, informal, y otro tipo de elementos, pero no voy a descubrirle las enormes dificultades que hay en barrios como el Polígono Sur, Tres Barrios-Amate o Torreblanca, en Sevilla. Es evidente que estamos ante los barrios que llamamos de transformación social que más ayuda exigen y que más, digamos, urgencia y justicia social de invertir en ellos y de revertir esa situación”.

Atención al sí pero no de Espadas y a su caída en la tentación de sugerir que se maquille la estadística de la pobreza hispalense introduciendo indicadores que no vienen a cuento, como ese del desarrollo humano (el que usarse suele para proclamar que Bután es el país más feliz del mundo pese a que su renta media per cápita es de 2.898 euros, el 56% de la que tienen en el Polígono Sur) y, ojo, ¡la economía informal!. Pero, ¿ha reparado el alcalde en lo  que ha dicho? Busquen en Wikipedia la definición de economía informal ( https://es.wikipedia.org/wiki/Econom%C3%ADa_informal ) y verán el alcance de las palabras de Espadas, que ni más ni menos pretende que el INE dé carta de naturaleza a la economía sumergida que pueda desarrollarse en el Polígono Sur y en los otros barrios pobres de la ciudad.

Así pues, el mensaje tranquilizador del alcalde sobre los barrios que aparecen en el informe del INE viene a ser el de que no son tan pobres en realidad porque no se miden sus ingresos “informales”  (esos por los que no se tributa para, por ejemplo, contribuir a sostener la sanidad pública que nos ha defendido del coronavirus), y que aunque se les considere pobres conforme a los estándares de los economistas, a la postre el dinero no da la felicidad, ya que ésta se basa en otro tipo de indicadores, como los de desarrollo humano. Quien no se consuela es porque no quiere, pese a que el INE no mida en este caso la felicidad, sino la renta, el dinero, el maldito parné, pero claro, si Bután, con la mitad de ingresos que el Polígono Sur es el país más feliz del mundo, entonces el Polígono Sur, con el doble de renta…. (complétese el silogismo). 

Beltrán Pérez (PP): El portavoz del PP ha afirmado que los “índices de exclusión” de tales barrios son “uno de los grandes fracasos” del alcalde. Pérez ha rememorado el discurso de investidura de Espadas para su segundo mandato como regidor ( https://www.sevilla.org/actualidad/noticias/discurso-investidura-del-alcalde-de-sevilla-juan-espadas  ), en el que dijo que su primer reto era, sin ninguna duda, los barrios con necesidad de transformación social. “Esas zonas -añadió Espadas- donde se concentra buena parte del desempleo estructural, las necesidades sociales o los problemas del sistema educativo. Esas zonas donde se concentra la desigualdad. Y donde no hemos sido capaces de ofrecer en las últimas décadas la respuesta adecuada a quienes más lo necesitan (….). No debemos fallarles más”.

Beltrán Pérez, portavoz del PP en el Ayuntamiento de Sevilla

Tras el informe del INE, Beltrán Pérez afirma que “un año después de las elecciones municipales todo sigue igual, aunque empeorado por la crisis sanitaria del Covid 19”. ¿Uno de los grandes fracasos sólo de Espadas?, hay que preguntarse. No, también de Zoido y de su gobierno (2011-2015), del que por cierto Beltrán Pérez formó parte como edil. Recuérdese que en un informe similar y anterior del Instituto Nacional de Estadística realizado con datos del año 2012, es decir de cuando Zoido gobernaba Sevilla, los barrios más pobres de España ya eran Los Pajaritos y el Polígono Sur. Y también algunos titulares informativos, como éstos: ‘Suspenso generan en el Polígono Sur. La Coordinadora de Educación alerta de que hay “pobreza humana” y que el absentismo no remite’ (El Correoweb, 6 mayo 2015); ‘Zoido concluye su mandato sin solucionar los graves problemas del Sur’ (Sevilla Directo, 7 de mayo de 2015).

Sandra Heredia (Adelante Sevilla): Esta edil de la coalición de izquierdas ha expresado que “la pobreza y las desigualdades no son un fenómeno meteorológico, sino consecuencia directa de las políticas que durante la última década, con Zoido primero y Espadas después, se han desarrollado en Sevilla”. Según Adelante, las desigualdades “crecieron como nunca” durante el mandato de Zoido, pero también Espadas, “durante los cinco años que lleva como alcalde no ha sabido o no ha querido transformar ese mismo modelo de ciudad que genera precariedad, pobreza y profundas desigualdades”. 

Sandra Heredia, edil de Adelante Sevilla

¿Puede creer Adelante Sevilla que la pobreza de esos barrios que aparecen en el informe del INE data sólo de los mandatos de Zoido y de Espadas y no viene de más lejos? Veamos en lo que a la coalición de izquierdas, heredera de Izquierda Unida (IU), se refiere. En el año 2010, la fundación Focus-Abengoa otorgó el premio a la mejor tesis doctoral sobre un tema relacionado con la ciudad al trabajo ‘Segregación urbana y exclusión social en Sevilla. El paradigma Polígono Sur’, cuyo título ya lo dice todo y que fue obra de los investigadores de la UPO Francisco José Torres y Juan Ojeda. Por entonces IU, parte integrante ahora de Adelante Sevilla, llevaba siete años gobernando la ciudad (Torrijos era el primer teniente de alcalde) en coalición con el PSOE de Monteseirín. Y si mal no recuerdo tenía bajo su responsabilidad el Distrito Sur, luego tampoco puede lavarse las manos respecto de la situación del Polígono Sur en particular y del resto de barrios en general, ya que estuvo gobernando el doble que tiempo que Zoido.

Item más, Carlos Vázquez Galán, que fue director-coordinador del grupo municipal de IU desde el año 2003, ya como delegado de Economía y Empleo del Ayuntamiento fue quien a partir de 2009 dirigió el informe de 370 páginas titulado ‘Diagnóstico de territorios desfavorecidos en la ciudad de Sevilla. Tres Barrios-Amate / Sur / Torreblanca / Norte’, prueba evidente de que la coalición de izquierdas conocía perfectamente la situación de estos barrios pobres durante su etapa en el gobierno local y antes de la transmisión de poderes a Zoido. Por tanto, en la clase política nadie está libre de responsabilidad como para arrojar piedras sobre los demás.

EL COMISIONADO

Mientras los políticos tratan de eludir su responsabilidad y de endosarla a terceros, el comisionado del Polígono Sur, Jaime Bretón, ha sido quien ha demostrado mayor sensatez al reconocer sin ambages que el informe del INE es “la constatación de un fracaso de décadas”. Bretón ha recordado que en esta zona desfavorecida de la ciudad, en la que malviven unos 40.000 sevillanos, se han empleado muchos recursos públicos.

Efectivamente, sólo con cargo al Plan Urban se invirtieron 12 millones de euros  en obras de regeneración urbanística (insto al comisionado a que revele cuánto dinero se ha invertido allí a lo largo de estos años por todos los conceptos y a lo mejor nos llevamos una gran sorpresa), pero como dijo el otrora líder vecinal Rafael Pertegal, “no se trata de reconstruir pisos y de que todo siga igual”.

Tras diecisiete años de vigencia del Plan Integral del Polígono Sur (2003, con Monteseirín de alcalde), es hora, como ha dicho Bretón, de analizar los resultados de las políticas públicas -no es cuestión, aseveró, de incrementar los recursos, sino de saber redirigirlos para su mejor rendimiento y resultados objetivos- y de revertir algunas de ellas, cuestionar otras y dar un giro de 180 grados a muchas, porque si seguimos haciendo lo mismo obtendremos los mismos resultados”.

Jaime Bretón, comisionado del Polígono Sur

¿Y si en esa necesaria evaluación se incluye también la mismísima figura del comisionado? En noviembre de 2014, hará pronto seis años, la plataforma ‘Nosotros también somos Sevilla’ denunció que tanto el Plan Integral como su Oficina del Comisionado eran un fracaso porque no habían servido para el declarado objetivo de transformar el barrio, ya que la cuarta parte de sus habitantes sobrevivían “en la pobreza extrema, de las limosnas de Cáritas y de los vecinos”.

La plataforma abogó ya entonces por eliminar la figura del comisionado y sustituirla por una Autoridad Única, no por cuestionar las personas de sus sucesivos titulares y su labor cargada de buenas intenciones, sino porque carecían y siguen careciendo de capacidad ejecutiva y de presupuestos propios. Todos ellos, desde Maeztu hasta Bretón, pasando por Mar González, no han tenido otra opción, en opinión de los vecinos, que “ir pidiendo limosna a cada Administración y esperar a que cada una de las mismas se digne aportar o no”.

Y, quizás aún más importante, la plataforma puso el dedo en la llaga al pedir que se incrementen las exigencias a los propios vecinos, a los cuales no se les ha demandado ninguna responsabilidad a cambio de las ayudas hasta ahora otorgadas.

Es hora, transcurridos diecisiete años, de hacer balance del Plan Integral y de cambiar su rumbo rutinario hacia un nuevo norte, so pena de que en la próxima edición del informe del INE el Polígono Sur vuelva a aparecer como el barrio más pobre de España o alternándose el liderazgo de la pobreza con Los Pajaritos. 

Sevilla: la esperanza de vida en San Matías es de 8,8 años más que en el Polígono Sur

El distrito con menor esperanza de vida para hombres y mujeres es Cerro Amate

Enfermedades cardiovasculares y  tumores, principales causas de muerte

Aumentan las enfermedades de transmisión sexual, tuberculosis y legionelosis

El Plan Local de Salud Sevilla 2019-2023 que ha redactado el gobierno de Juan Espadas ha ratificado los avances previos en el sentido de que el lugar de residencia en la ciudad, elegido generalmente en función del poder adquisitivo, condiciona la esperanza de vida de los sevillanos.

Se define la esperanza de vida al nacer como el número de años que

un recién nacido viviría de media si las tasas de mortalidad por edades

registradas en el momento de su nacimiento se mantuvieran constantes

durante toda su existencia.

La esperanza de vida al nacer sigue aumentando en toda Andalucía y

para la ciudad de Sevilla, en 2014, se sitúa en 84,5 años para las mujeres

sevillanas y en 78,4 para los hombres.

Por  distritos municipales, es Nervión donde más alta

es la esperanza de vida, tanto en hombres como en mujeres, al igual que en Bellavista-La Palmera, con una media para uno y otro sexos de 83 años.  Por el contrario, el distrito con

menor esperanza de vida para hombres y mujeres considerados en conjunto es Cerro – Amate, con 79,5 años.

La diferencia en años de esperanza de vida entre el distrito con más esperanza y el que

menos fue de 4 años para los hombres y 3 para las mujeres.

Por barrios y para el periodo de 1994 a 2013 la diferencia entre el barrio

con mayor esperanza de vida para uno y otros sexos (San Matías, en el entorno de la Carretera de Carmona) y el de menor esperanza (Polígono Sur) es de 8,8 años.

Las enfermedades del aparato circulatorio constituyen la primera causa

de muerte en las mujeres y la segunda en los hombres para el periodo

2011-2014. A estas enfermedades se atribuyen el 42% y el 31% del

total de las defunciones registradas en las mujeres y en los hombres,

respectivamente. Para el mismo periodo, los tumores representan la

primera causa para los hombres y la segunda para las mujeres, con el 33%

y el 22%, respectivamente.

Tras otras diversas, las enfermedades respiratorias son la cuarta causa de mortalidad, con un 10% en los hombres y un 8% en las mujeres. El distrito Sur es el que tuvo una mayor

mortalidad infantil en el periodo de 2011 a 2014, con una cifra de 6,26

defunciones por 1.000 nacidos vivos. El distrito que menos defunciones

infantiles tuvo fue Los Remedios, con 2 defunciones por 1.000 nacidos

vivos. La tasa de la ciudad se situó en 3,8 defunciones por 1.000 nacidos

Vivos.

Por otra parte, destaca el Plan Local de Salud destaca el elevado número de infecciones de transmisión sexual así como la incidencia de casos de tuberculosis que refleja la estadística de 2015 de enfermedades de declaración obligatoria: 275 infecciones genitales por clamydia, 238 casos de sífilis, 209 infecciones gonocócicas, 167 herpes genitales y 124 casos de tuberculosis.

LEGIONELLA

La Sección de Salud y Medio Ambiente, perteneciente al Servicio de

Salud, dentro de su marco competencial realiza las inspecciones de las

instalaciones con riesgo para la transmisión de la Legionella.

Los distritos municipales Casco Antiguo y Los Remedios son los más vigilados  para

el control y prevención de la Legionelosis en la ciudad, debido

a que en ellos se agrupan casi la totalidad de la zona turística de Sevilla y

existe gran concentración de hoteles, hostales y apartamentos turísticos,

así como muchos edificios de oficinas y centros comerciales.

Teniendo en cuenta la cantidad de hoteles/hostales y centros comerciales

que se localizan en estos distritos municipales, destacan sobre las otras

instalaciones existentes los sistemas de agua caliente sanitaria (ACS) y

sistemas de refrigeración por agua (Torres de refrigeración (TRF) para la

producción de aire acondicionado).

Las torres de refrigeración están encuadradas en la legislación como

equipos con mayor probabilidad de proliferación y dispersión de Legionella

por su alta dispersión de las microgotas, situándose el mayor número de

torres en el barrio de Los Remedios.

Los datos estadísticos  muestran que los sistemas de agua caliente

sanitaria junto con las torres de refrigeración son los causantes del mayor

número de personas afectadas por la enfermedad de la Legionelosis,

seguido, posteriormente, de fuentes ornamentales y microclimas. El número de personas afectadas por legionelosis ha experimentado un aumento importante, al pasar de seis en 2014 a 10 en 2015 y 21 en 2016.

Años de esperanza de vida en los distritos de Sevilla
Distrito Hombres Mujeres Ambos
Casco Antiguo 78 84 81

Macarena 78 85 81,5

Nervión 80 86 83

Cerro-Amate 76 83 79,5

Sur 78 84 81

Triana 78 86 82

Norte 77 83 80

  1. Pablo-Sta. Justa 79 84 81,5

Este 78 84 81

Bellavista-Palmera 80 86 83

Los Remedios 80 85 82,5
Fuente: Ayuntamiento de Sevilla

Setas sin fin

El Ayuntamiento acabará pagando 10,5 millones de euros más por las Setas de Monteseirín en la Encarnación

 Con los 116 millones de las Setas se podría haber financiando un Edusi para cada uno de los siete barrios pobres de Sevilla

Hace unos días, el Instituto Nacional de Estadística reveló que, según datos de los Indicadores Urbanos de 2017, el barrio más pobre de España está en Sevilla: Los Pajaritos, que además repite en este triste liderazgo por segundo año consecutivo y todavía, pese a que tanto se habla de la recuperación económica, en peor situación que el año anterior, ya que los ingresos medios de una familia que viva allí han disminuido en más de 300 euros, hasta situarse en 12.307 euros al año. Dicho de otro modo, en Los Pajaritos se vive peor y se es más pobre a cada año que pasa en vez de ser al revés, con lo que sus vecinos deben sentirse cada vez más desesperados, en un callejón sin aparente salida y cada vez más estigmatizados por su origen.

 Sevilla no sólo ostenta ese liderazgo del barrio más pobre de España. Hasta podría copar el podio de los desheredados, ya que otros dos núcleos de nuestra ciudad escoltarían a Los Pajaritos en el ránking de la pobreza colectiva: Amate y el Polígono Sur.

 

Y aún más. Según los indicadores del INE, entre los quince barrios con menor renta de España aparecen siete de Sevilla, tres de Alicante, dos de Málaga y uno de Madrid, Vigo y Córdoba, respectivamente.

 Así pues, la mitad de los barrios más pobres de España están en Sevilla capital, una ciudad que, no lo olvidemos, ha tenido más de 80.000 parados durante cinco años consecutivos, mes tras mes, y que todavía hoy, a expensas de conocer la estadística de junio, tiene a 74.031 vecinos inscritos en las oficinas del antiguo Inem en demanda de un empleo.

 AUXILIO AUTONÓMICO

  Por eso tampoco es de extrañar que a la hora de distribuir las ayudas del prorrogado Programa Extraordinario de Ayuda a la Contratación de Andalucía, que cuenta con un presupuesto de 40 millones de euros, la Junta coloque al Ayuntamiento de Sevilla como el primero y más necesitado de toda la región a la hora de recibir este auxilio autonómico para combatir de forma indirecta la pobreza. Y es que el criterio básico para el reparto del dinero es el del número de parados, por lo que a nuestra Corporación Municipal le corresponderán 2,5 millones de euros, un dinero que será insuficiente y que sólo dará para que los beneficiarios de un contrato municipal puedan ir tirando durante una temporada.

 

En esta situación de emergencia social, que no ha surgido durante la crisis económica porque viene de antiguo pero que la crisis ha ayudado a que se visualice aún más merced al ránking del Instituto Nacional de Estadística, se ha publicado otra noticia totalmente antitética: el Ayuntamiento, en virtud de la sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Andalucía (TSJA), tendrá que pagar a Sacyr, la empresa constructora y gestora de las Setas de la Encarnación, el importe del billete (tres euros) que costaría a los sevillanos que lo hagan la subida al mirador del Parasol diseñado por el arquitecto alemán Jürgen Mayer pero que no pagan.

 Recuérdese que de forma demagógica y con el fin de demostrar que el complejo de madera era un éxito y también una demanda popular, el ex alcalde Monteseirín, anunció públicamente que la subida al mirador sería gratis para los nativos y residentes en la ciudad.

NADA ES GRATIS

 Pues bien, de gratis, nada de nada, como rezaba el título del blog que promovió la Fundación de Estudios de Economía Aplicada para tratar de convencer a los españoles de que la subvención o exención que el Poder concede u otorga por una parte, con la otra mano les extrae el dinero de sus faltriqueras vía impuestos, directos o indirectos. Por tanto, la aparente gratuidad de la subida al mirador de las Setas para los sevillanos supuestamente arrancada por Monteseirín en lucha titánica contra el desmedido interés de la empresa constructora y explotadora del complejo no fue más que otra falacia, porque los sevillanos han de pagar el precio del billete a través del Ayuntamiento y con sus impuestos.

 

Para completar la demagogia, el hombre de máxima confianza de Monteseirín  y ex gerente de Urbanismo y de Emasesa, Manuel Marchena, se encargó de proclamar que gracias a la construcción de las Setas en la Encarnación se iban a democratizar para todos los sevillanos las vistas desde las alturas a los tejados del Casco Antiguo, un privilegio reservado, según el hoy académico, a los potentados de la ciudad desde sus balcones.

 

Lo que no dijo es que el mirador de las Setas se halla a tan sólo 28,5 metros de altura, frente a los 97,5 metros (101 si se le suma el Giraldillo) que mide la Giralda, a cuyo campanario podían subir entonces y pueden seguir subiendo hoy gratis los sevillanos por disposición del Cabildo Catedral, el cual se financia no de las entradas que deja de cobrar a los nativos y vecinos ni de sus impuestos que paguen al Ayuntamiento, sino del dinero que reporta el turismo.

TAMBIÉN EL MERCADO

Segunda consecuencia conocida ahora de la sentencia del TSJA sobre las Setas: el Ayuntamiento también tendrá que pagar a Sacyr el coste real del mantenimiento de la plaza de abastos en vez de los placeros, a los que Monteseirín convenció de que se trasladaran desde las antiguas instalaciones provisionales a las nuevas presentándoles la operación como mucho más barata de lo que realmente era y cargando los sobrecostes por una parte a las propias arcas municipales y, por otra, a la empresa constructora, a la que ha dado la razón el TSJA, por lo que esos gastos del Metropol Parasol también deberán ser abonados por los sevillanos a través de sus impuestos.

 

Entre el coste de las entradas supuestamente gratis y el de los puestos del mercado se estima que para el año 2040, fecha del final de la concesión, la factura de las Setas se incrementará en otros 10,5 millones de euros.

 ¿A cuánto ascenderá finalmente el coste total de las Setas de la Encarnación? Pese al oscurantismo municipal al respecto (recuérdese que poco antes de cesar la Corporación Municipal presidida por Zoido, la Gerencia de Urbanismo encargó en mayo de 2015 una auditoría técnico-económica sobre el coste real del Metropol Parasol por un importe de 59.532 euros y que en estos dos años no hemos tenido noticia alguna de sus conclusiones), hemos estimado que tras la sentencia del TSJA que se dictó en octubre de 2015 y que por una parte eximía al Ayuntamiento de un pago a Sacyr de 35,1 millones y por otra le imponía el abono de casi 2,6 millones, más las consecuencias citadas, el coste por el momento ascenderá aproximadamente a 116.620.934 euros.

COMO OCHO EDUSI

Volvamos de nuevo a Los Pajaritos, Amate y el Polígono Sur. ¿Cuál ha sido la reacción del Ayuntamiento al conocerse la noticia de que estos barrios sevillanos figuran entre los más pobres de España? Encargar la redacción de un proyecto de regeneración socioeconómica que presentar a una nueva convocatoria de la Estrategia de Desarrollo Urbano Sostenible (Edusi) para ver si consigue lo mismo que ya obtuvo para la zona Norte en un Edusi anterior y que todavía está pendiente de ejecución: 15 millones de euros de fondos europeos.

 

Mientras Sevilla tenía y tiene, y no de ahora precisamente sino desde hace decenios, siete barrios entre los quince más pobres de España, Monteseirín se gastó del dinero de los sistemas generales de la ciudad (fondos de la Gerencia de Urbanismo) 116,6 millones de euros en las faraónicas Setas de la Encarnación como un icono de su mandato y con el argumento de que el dinero había que dedicarlo a la “Sevilla consolidada” en vez de a los barrios, viejos o futuribles.

 Con esos 116,6 millones de euros se podrían haber hecho ocho operaciones de regeneración como el Edusi de la Macarena y el sector Norte: una en cada uno de los siete barrios más pobres, y hasta habría sobrado para otro más.

 

Mientras Monteseirín construía las Setas con el argumento de que había que democratizar las vistas sobre Sevilla (cuando era y sigue siendo gratis mirar desde la Giralda, casi cuatro veces más alta), en siete barrios se pasaba y se sigue pasando necesidad.

El Sur no existe

El alcaldable socialista, Juan Espadas, visitó el barrio de Las Huertas de San Pablo, donde anunció que si es elegido alcalde en mayo, desde junio la ciudad contará “por fin” con un plan de empleo propio diseñado por el Ayuntamiento y con recursos municipales para crear empleo, teniendo entre sus ejes el impulso de proyectos para la rehabilitación de viviendas en colaboración con otras administraciones. “Hay recursos, hay posibilidades y lo vamos a hacer. Porque el Ayuntamiento debe ser el motor económico de la ciudad, y lleva casi cuatro años sin serlo”, aseveró.    

En este sentido, el candidato socialista citó el Plan de Construcción Sostenible de la Junta y subrayó que se trata de una muestra de “cómo es posible impulsar un plan de empleo que permita crear oportunidades para muchas personas y contribuir a la reactivación económica y a apoyar al sector de la construcción”.

Espadas estaba poniendo de ejemplo el Plan de Construcción Sostenible sin saber que, para financiarlo, el Gobierno andaluz había detraído los fondos destinados a la rehabilitación de, entre otros barrios desfavorecidos, el Polígono Sur de Sevilla.

¿Qué garantías de rehabilitar barriadas con la ayuda de la Junta puede dar el alcaldable del PSOE si los teóricos fondos están supeditados a la estrategia de Susana Díaz pese al mensaje populista y en favor de los más afectados por la crisis que lanza la presidenta? Dicho de otro modo, Díaz ha dejado sin discurso a Espadas y ha ratificado la sensación que tienen los habitantes del Polígono Sur  de que ellos, pese a reivindicarse como parte de Sevilla, en realidad están en el último lugar de las preocupaciones de los gobernantes.

IMPULSO A LA CONSTRUCCIÓN

El caso lo desveló Izquierda Unida el mismo día del anuncio de Espadas sobre su futurible plan de empleo basado en la rehabilitación de viviendas, una de las parcelas responsabilidad de la coalición de izquierdas con Elena Cortés al frente, hasta que Susana Díaz decidió disolver el Parlamento, convocar elecciones anticipadas y formar un Gobierno en funciones monocolor socialista.

IU ya acusó a la presidenta de haberse apropiado de su Plan de Construcción Sostenible, que tenía preparado Elena Cortés, para presentarlo como si fuera una iniciativa suya en la precampaña electoral, en un acto con los empresarios del sector. Aunque unos y otros se atribuyan la paternidad de la idea, en realidad el primero que preconizó estas medidas con un enfoque centrado en el ahorro de energía a través de la rehabilitación fue el propio Espadas, al inicio de la legislatura de Rajoy y cuando él era aún senador.

El año pasado, ya el Gobierno de coalición PSOE-IU dotó una convocatoria para la renovación de acristalamientos, aislamiento de viviendas, colocación de toldos y similares con 124 millones de euros, a fin de reactivar la construcción. Este año, el denominado Plan de Construcción Sostenible ha sido dotado con 74,5 millones de euros, pero con la particularidad de que el próximo 22 de marzo se celebrarán elecciones autonómicas y de que el Gobierno andaluz quería capitalizar políticamente a toda prisa el reparto de las subvenciones.

REPARTO RÉCORD

Así fue cómo el 11 de febrero los 74,5 millones de euros destinados a la rehabilitación de viviendas se repartieron en tan sólo ocho horas a través de la Agencia Andaluza de la Energía y merced, según la versión oficial, a una aplicación telemática que permitió soportar hasta 4.300 conexiones simultáneas por parte de las 7.000 empresas que a tal fin están acreditadas por la Consejería de Innovación.

En una demostración de que cuando la Administración tiene interés político en un asunto, no hay problema burocrático, la Junta repartió en una sola jornada 74,5 millones de euros entre 14.500 proyectos de rehabilitación (la subvención máxima era de 18.000 euros) distribuidos por las ocho provincias.

Sin embargo, había un ‘pequeño’ problema: la falta de dinero suficiente para nutrir estas subvenciones en ese tiempo récord. ¿Cómo solucionarlo?

Una de las medidas habría consistido, según han denunciado instaladores, en derivar 34 millones de euros procedentes de la similar convocatoria del año pasado. Pese al tiempo transcurrido, la Junta ha estado retrasando en todo lo posible el pago de las subvenciones, escudándose en razones como defectos de forma en las certificaciones de obras, con lo cual deja a los pies de los caballos a las pymes afectadas por los impagos.

Y otro de los métodos ha consistido en lo que vulgarmente se dice ‘desvestir un santo para vestir a otro’: recurrir al dinero destinado a la rehabilitación de las barriadas más desfavorecidas de la comunidad autónoma.

FONDOS EUROPEOS

Como gestora del programa desde la Consejería de Fomento y Vivienda, IU ha informado de que la UE había concedido, a través de los fondos Feder, 15,5 millones de euros a la Junta para la rehabilitación de viviendas en barrios degradados, en el típico programa que se complementa con fondos de otras Administraciones del país beneficiario.

Para el Polígono Sur se había programado la rehabilitación completa de varios conjuntos de inmuebles de la barriada Martínez Montañés; la mejora de espacios comunes y autorreparación de interiores en 32 bloques y diversas actuaciones en áreas urbanas y zonas verdes.

En conjunto, el plan iba a beneficiar a 816 viviendas, con una inversión global de 5,3 millones de euros, de los que unos 3,5 millones debían emplearse en este año.

Tras la convocatoria de elecciones anticipadas, el dinero de este programa ha sido trasvasado por la Junta al Plan de Construcción Sostenible, con el fin de proceder a la aprobación de las subvenciones por valor de 74,5 millones de euros en tan sólo ocho horas.

La Consejería de Medio Ambiente, que asumió las competencias de Fomento, ha recurrido al pretexto de los “problemas técnicos” para tratar de esquivar la espinosa cuestión del desvío del dinero destinado al Polígono Sur y otras zonas de actuación especial como Marismas del Odiel (Huelva) , Las Moreras (Córdoba), El Saladillo (Algeciras), El Puche (Almería) y Almanjáyar (Granada).

SIN FECHA

Según la titular de este departamento, María Jesús Serrano, se están “ultimando” los detalles técnicos para actuar en los barrios desfavorecidos, pero no ha podido dar fecha alguna. Esta “ultimación” de detalles técnicos para rehabilitar las viviendas del Polígono Sur contrasta con la celeridad (tan sólo ocho horas) con que se han repartido los 74,5 millones de euros del Plan de Construcción Sostenible, cuando justamente por la situación de vulnerabilidad y marginación, la prioridad política y económica debería haber sido el Polígono Sur y el resto de barriadas marginadas de Andalucía.

El mensaje que reciben los vecinos del Polígono Sur no puede ser más desesperanzador, al verse preteridos de nuevo por las Administraciones Públicas -en este caso, por la Junta- poco tiempo después de que representantes de las mismas se reunieran con la Comisionada para evaluar las actuaciones realizadas y pendientes en estos diez años de vigencia del plan de regeneración e integración de la barriada en Sevilla.

No sólo sigue pendiente la construcción de las miles de veces demandada y prometida comisaría de Policía, el soterramiento de las vías del tren y, entre otros, la conexión con el parque del Guadaíra, sino que también se paraliza ‘sine die’ y se desvía el dinero destinado a rehabilitar 816 viviendas porque para la Junta es más prioritario por interés electoralista repartir el dinero entre 14.500 proyectos por toda Andalucía.

El desvío de los fondos incrementa el sentimiento de marginación de los vecinos del Polígono Sur, asesta un golpe a la credibilidad del plan de empleo basado en la rehabilitación de viviendas presentado por Espadas y da un nuevo argumento a Zoido en sus denuncias de que la Junta maltrata a Sevilla.

 

Guadaira

La Plataforma pro Parque Guadaira (a mí me gusta sin acento en la ‘i’, pese a Gutiérrez Limones), ya saben, el único parque del mundo proyectado desde su origen con una carretera por medio, ha pedido públicamente su cerramiento ante el riesgo de que sea “fagocitado” por los coches de los aficionados que acuden a los partidos del Betis. Miedo más que justificado. El sábado pasé por allí coincidiendo con el encuentro ante el Español y los automovilistas aparcaban incluso sobre el campo de fútbol del complejo deportivo municipal de la calle Ifni, sin que la invisible Policía se inmutara ni a Zoido se le ocurriera mandar la grúa, no vaya a ser que se le cabreen los votantes. Larga bula a los dos clubes sevillanos. Los gorrillas, que ahora están al aguardo de sus víctimas montados en bicicleta para que nadie se libre de pagarles el ‘impuesto revolucionario’, ya se frotan las manos ante la perspectiva que les ofrece el nuevo espacio explanado entre el Polígono Sur y Heliópolis. Mucho me temo que el Guadaira, más que parque va a ser el parking anexo al estadio del Betis.