Archivo de la etiqueta: Sevilla Global

Estratégico

El gobierno de Zoido llevó a Pleno del Ayuntamiento una ristra de nuevas modificaciones presupuestarias, ésas que cuando el PP estaba en la oposición tanto criticaba a Monteseirín, habitual de dicha práctica, al que como mínimo acusaba de gobernar a golpe de improvisaciones. Llaman la atención los 150.000 euros de subvención concedida a Aprocom con el pretexto de una supuesta promesa de Sevilla Global, liquidada por Zoido con el argumento de que era un chiringuito de Torrijos para colocar enchufados de IU. O sea, que si Sevilla Global le daba, un poner, subvenciones a Cuba, pues era un chiringuito de la izquierda, pero si las comprometió con los comerciantes, los intocables de Elliot Ness de Zoido, entonces es como palabra sagrada que no hay más remedio que cumplir. Para sacar la pasta del Presupuesto han tenido que detraer 52.500 euros destinados originalmente a subvencionar y premiar empresas y sectores estratégicos, de lo que se infiere que lo único absolutamente estratégico para el PP es complacer a Aprocom, su socio de gobierno en la sombra.

 

Sevilla Global

El 18 de abril de 2012, el Ayuntamiento organizó una subasta de muebles del hotel Alfonso XIII  para que cualquier interesado, sevillano o no, pudiera tener la misma oportunidad de adquirirlos, y de paso, mediante la puja, incrementar los potenciales ingresos de la Hacienda municipal. En contraste, casi un año después y amparándose en leguleyismos de que es municipal pero como si no lo fuera, el Consistorio liquida los bienes de Sevilla Global a precio de saldo entre quienes gozan de información como para saber que se pueden llevar una lavadora casi nueva al ridículo precio de 60 euros. Dicen que gracias al ‘efecto llamada’ del boca/oreja en los límites interiores del parque empresarial Arte Sacro, tan sólo 18 proveedores del Ayuntamiento se están quedando con todo por cuatro perras. ¡ Y pensar que creíamos que estas cosas sólo ocurrían con Monteseirín! Bueno, pues éstas son las monteseirinadas de Zoido o las Zoidoirinadas. El alcalde de las luces y los taquígrafos le ha dado la vuelta al proverbio bíblico: pocos son los llamados y menos aún los elegidos.

Sin dinero para los polígonos

El pasado verano, el delegado de Empleo, Gregorio Serrano, y el de Urbanismo, Maximiliano Vílchez, se reunieron en el polígono industrial El Pino con el presidente de los empresarios allí radicados, Fernando Bellido, y el de la Asociación de Parques Empresariales de Sevilla (APES), Antonio López Balbuena, respectivamente. Ambas partes acordaron comenzar a implantar las Entidades Urbanísticas de Conservación en cada uno de los polígonos industriales de la ciudad con la idea, según Serrano, de tener un solo interlocutor con los representantes de los espacios productivos.

Las Entidades Urbanísticas de Conservación son, por decirlo de una manera simplista, el equivalente a las comunidades de vecinos de los bloques de viviendas pero en el ámbito de los espacios empresariales, y entre sus objetivos principales suele figurar, como su nombre indica, la conservación de las obras de urbanización y el mantenimiento de las dotaciones e instalaciones de los servicios públicos.

El hecho de que a estas alturas del siglo XXI aún se esté planteado la creación de las Entidades en los polígonos sevillanos ya denota el atraso en que se encuentran, pese a ser elementos claves en la economía de la ciudad. Como dato comparativo, baste señalar que los estatutos de la Entidad de Conservación del Parque  Científico y Tecnológico de la isla de la Cartuja, sucesor de la Expo-92, fueron aprobados el 20 de diciembre de 1993, hace casi veinte años, cuando la inmensa mayoría de los polígonos industriales de Sevilla, por no decir todos, son anteriores al parque cartujano. Sólo en este aspecto ya llevan una veintena de años de retraso.

En aquella reunión de hace siete meses en el polígono El Pino, el delegado de Economía destacó la importancia que los polígonos industriales tienen para Zoido, con estas palabras: “El alcalde tiene un especial interés en los polígonos industriales porque no son sólo realidades urbanísticas, sino también económicas y de convivencia, y son una parte fundamental del desarrollo económico de la ciudad”.

SIN TRADUCCIÓN PRESUPUESTARIA

Este discurso oficial contrasta con la denuncia del Grupo Socialista tras el análisis de las partidas del Presupuesto de Sevilla para el año en curso. Según el PSOE, en las Cuentas para este ejercicio  sólo se incluyen 2,6 millones de euros para los polígonos, y condicionados además a operaciones con el patrimonio de suelo que, por ende, carecen de documentación justificativa. Por tanto, existe un elevado riesgo de que puedan quedarse sin ejecutar estas inversiones, como ya habría ocurrido el año pasado con otra partida de similar cuantía y que venía rebotada de años anteriores.

Esta es una inveterada costumbre en el Ayuntamiento, gobierne quien gobierne. De la necesidad y urgencia de invertir en los polígonos, algunas de cuyas calles han llegado a presentar un aspecto tercermundista por la cantidad de baches en el asfalto, se viene hablando desde siempre, y en esa línea se consignan partidas presupuestarias…..que se vuelven a repetir de unos Presupuestos a otros porque con demasiada frecuencia o no se ejecutan o no se gastan al 100%.

Y ahora, cuando por la crisis la ciudad necesita más que nunca que los polígonos emerjan como focos de dinamización para tratar al menos de contener un paro que afecta a casi 90.000 sevillanos, la situación apenas ha mejorado. Durante su mandato, Monteseirín, a la vista de la marcha de empresas emblemáticas y de la recalificación de sus suelos para su conversión en las mucho más lucrativas viviendas de la época de los ‘pelotazos’ inmobiliarios, prometió una apuesta por la economía productiva en vez de por la especulativa o suntuaria.

A la hora de la verdad, sin embargo, destinó a las ‘Setas’ de la Encarnación hasta el dinero destinado por los promotores inmobiliarios, a cuenta del PGOU, para la ejecución de las infraestructuras urbanísticas de los futuros barrios de la ciudad. Si los 102 millones de euros gastados en el Metropol-Parasol se hubieran invertido en revitalizar los espacios productivos de la ciudad, hoy serían al menos un excelente escaparate para la captación de inversiones foráneas en Sevilla con las que crear empleo.

PROPUESTA ALTERNATIVA

Con la llegada de las ‘vacas flacas’, los escasos 2,5 millones de euros, condicionados además a la obtención de ingresos por operaciones con el patrimonio municipal de suelo, que ha consignado Zoido en los Presupuestos denotan que los polígonos industriales no son precisamente la prioridad de este Ayuntamiento a la hora de afrontar la crisis. Si lo fueran, aun escaseando el dinero, por lo menos esa partida sería neta y finalista, sin depender de ninguna otra actuación municipal.

Como alternativa de mínimos, el Grupo Socialista, liderado por Juan Espadas, ha propuesto al gobierno local que rescate hasta un total de 1,3 millones de euros sin uso definido en el área de Hacienda y los agregue a los remanentes de tesorería que por valor de 2,5 millones no fueron utilizados en 2012. Se dispondría así, de entrada, de 3,8 millones de euros no dependientes de operación alguna para revitalizar los polígonos. Como dato comparativo, el Ayuntamiento ha destinado 9 millones de euros a arreglar las calles de la ciudad.

En su crítica a las Cuentas Públicas para este 2013, el Grupo Socialista ha subrayado además que no existe ni un solo programa concreto para los polígonos industriales con cargo a fondos europeos, un tema de mucho mayor calado de lo que parece porque fue, justamente, una de las propuestas-estrella de Zoido cuando aún se hallaba en la oposición.

VALENCIA COMO MODELO

El hoy alcalde hizo entonces un diagnóstico bastante aproximado de la situación en que se encontraría la ciudad en caso de alcanzar el bastón de mando: dado el elevado endeudamiento del Consistorio (entre los 550 y los 600 millones de euros en números redondos), las únicas posibilidades de inyectar dinero en la economía sevillana no provendrían de la Administración local, sino de la inversión privada y de la captación de fondos de la Unión Europea.
Salvo el mercado gourmet del Barranco, adjudicado a una empresa respaldada por el torero Francisco Rivera Ordóñez y el periodista Carlos Herrera a cambio de un canon anual de 230.000 euros durante 25 años y que se trataba de un proyecto heredado de Monteseirín, el actual Ayuntamiento aún no ha sido capaz de captar ningún gran proyecto para la ciudad y hasta ha dejado escapar dos significativos: el Decathlon en la isla de la Cartuja y el Caixafórum en las Atarazanas. Mientras sigue culpando a la Junta de Andalucía del bloqueo de proyectos como la venta de la Gavidia para uso comercial, inviable conforme al actual PGOU, al gobierno de Zoido le queda la segunda opción, la de captar fondos europeos, para la que se inspiró en el Ayuntamiento de Valencia, de su mismo signo político.

Durante un acto celebrado en los Jardines de la Buhaira en marzo de 2011 y en el que estuvo acompañado de la alcaldesa valenciana, Rita Barberá, Zoido defendió la necesidad de aprender de experiencias como las protagonizadas por la capital del Turia en la obtención de fondos comunitarios, sobre todo porque en su opinión el gobierno de coalición PSOE-IU había omitido  esta fuente de financiación. El Gobierno municipal que encabezaba Alfredo Sánchez Monteseirín (PSOE) había sido “muy poco activo” -dijo- a la hora de buscar y cosechar ayudas derivadas de los fondos comunitarios, y “se ha limitado a recibir los fondos que le han llegado de alguna u otra manera”.

UN GRUPO DE EXPERTOS

El hoy alcalde y sucesor de Monteseirín aplaudió la “ejemplar” política del Ayuntamiento de Valencia en la captación y gestión de fondos comunitarios, dado que las convocatorias de cohesión de la Unión Europea son “un importante mecanismo de financiación de proyectos de alto impacto” para las ciudades.

En ese sentido, puso como antiejemplo el caso de la Asociación para la Promoción Exterior de Sevilla (APES), pues “su página web no funciona y nadie contesta al teléfono” disponible en Internet por lo que a este organismo municipal se refiere. Por eso, Zoido se mostró dispuesto a  aprender de la experiencia de Valencia y “poner en marcha medidas para mejorar la captación y gestión de estos fondos”. “El alcalde, en 12 años, no ha tenido una sola reunión con las direcciones responsables de estos fondos ni ha viajado a Bruselas (Bélgica) para este motivo”, se quejaba en alusión a Monteseirín.

Entre sus propuestas para contrarrestar la situación, figuraba la de incrementar la participación de Sevilla en las redes europeas de ciudades, emprender una “estrategia clara” en el Ayuntamiento que implique “a todos los departamentos municipales” a la hora de priorizar los proyectos y acudir a las convocatorias comunitarias y, sobre todo, crear “un equipo reducido pero muy especializado” encargado de captar estos fondos comunitarios con la redacción y presentación de los proyectos. En esta línea, Zoido propuso también fomentar la colaboración público privada y establecer “correctos” controles y evaluaciones del uso de estos fondos, pues hasta el momento el Ayuntamiento ha sido “muy poco riguroso” en este aspecto e incluso muchas aportaciones comunitarias habrían sido devueltas.

SIN RESULTADOS

Rita Barberá detalló junto a Zoido que en los últimos años el Ayuntamiento de Valencia ha captado casi 200 millones de euros procedentes de Europa, lo que se ha traducido en 78 proyectos con efectos en unos 40 barrios valencianos y, principalmente, en la renovación de la red de saneamiento y distribución de agua de la ciudad. “Es un compromiso con Europa para mejorar la calidad de vida de los vecinos”, ha dicho la alcaldesa de Valencia, quien lamentaba la “inacción” del gobierno municipal hispalense en esta materia, pues el socialista Alfredo Sánchez Monteseirín “está perdiendo oportunidades de inversión y despreciando recursos de financiación”.

 

 

En noviembre de 2011, a los cinco meses de la toma de posesión del nuevo alcalde, la empresa Sevilla Global organizó unas Jornadas sobre Programas Europeos, en cuyo marco el Ayuntamiento anunció la constitución del prometido grupo de expertos que ejercería “funciones de coordinación, dinamización e impulso de la participación de Sevilla en la UE”. En el tiempo transcurrido desde entonces, Sevilla Global ha sido eliminada, Zoido camina hacia el ecuador de su mandato y nuestra ciudad aún no ha sido capaz de emular a la Valencia de Rita Barberá y sus 200 millones de euros captados en Bruselas.

Las purgas de Torrijos

El TSJA ha ratificado la nulidad del despido del responsable de Administración de la empresa municipal Sevilla Global, expulsado fulminantemente hace año y medio por negarse a desobedecer a su jefe –también destituido- conforme a las órdenes  del primer teniente de alcalde, Antonio Rodrigo Torrijos, y Carlos Vázquez, coordinador del grupo municipal de Izquierda Unida.

Torrijos y Vázquez haciéndose confidencias

Torrijos y Vázquez haciéndose confidencias

Según la sentencia, las directrices de Torrijos y Vázquez eran “laboralmente ilegítimas, al provenir de dos políticos de IU ajenos a la empresa” e “ilícitas”, por conminar con una clara finalidad política a no obedecer a un superior.

El alto tribunal subraya que el trabajador despedido de esta forma discriminatoria y que no militaba en partido político alguno sufrió un trato vejatorio y vio violentada su libertad ideológica.

REINCIDENTE

No es la primera vez que la Justicia condena las purgas laborales realizadas por Torrijos por motivos políticos, camuflados como ‘bajo rendimiento’. Hace ahora casi un año, obligó al Ayuntamiento a readmitir, también en Sevilla Global, a ocho empleados de unos talleres que habían sido discriminados por razones políticas tras el cese del entonces gerente, José Ramírez, el cual aportó una grabación de una reunión con Torrijos y el hoy delegado de Economía y edil piquetero, Carlos Vázquez. La reunión se desarrolló así:

-Carlos Vázquez: Tendremos que advertir entonces al personal de esta empresa que o consulta con nosotros o como tomen decisiones o ejecuten decisiones, aunque las des tú, sin consultar con nosotros, en el momento en que se produzca eso se va a encontrar con un problema. ¿Me explico?

-José Ramírez: Te explicas perfectamente.

-Torrijos: Tendrás que optar. Pero, vamos, eso es la vida misma, ¿eh, Pepe?.

Los trabajadores vinculados a IU acataron la orden de Torrijos de renunciar a la condición de fijos. Los independientes, no, motivo por el cual fueron despedidos con el falso argumento de la delicada situación económica de Sevilla Global, cuando no había sufrido pérdidas en los ejercicios anteriores y, tras la purga del personal no afín a IU, contrató  gente nueva. El tribunal falló que había habido vulneración de derechos fundamentales y obligó a la readmisión de los despedidos con el pago de los salarios. La purga de Torrijos le costó a los contribuyentes casi 120.000 euros.

LA ARTÍFICE DEL CARRIL-BICI

Sólo la enfermedad de un hijo impidió hace dos semanas que el primer teniente de alcalde acudiera al Juzgado por la causa abierta tras la denuncia de la exdirectora de la Oficina de la Bicicleta, Josefa García Jaén, que lo acusa de un presunto delito contra los derechos fundamentales de los trabajadores. En una entrevista concedida al colega Juan Luis Pavón, García Jaén contó cómo metieron con calzador en el organigrama de Urbanismo a un vicegerente, colocado por IU para que controlara las áreas otorgadas por el PSOE, entre ellas la Oficina de la Bicicleta: “De entrada –decía- les cubría un primer objetivo: otro sueldo alto, del que (IU) percibe la mitad para sostener los gastos del partido”.

Pepa García Jaén

Pepa García Jaén

La artífice del carril-bici afirmaba que en 25 años como funcionaria jamás la habían amenazado, hasta que llegó Torrijos. Según sus declaraciones, el primer teniente de alcalde convocaba reuniones a las que, sin motivo alguno, asistían militantes de IU, y luego aquél intentó ponerle un comisario político que la marcaría en los encuentros de carácter técnico.

Viendo que García Jaén no se amilanaba, Torrijos, conforme al testimonio de la funcionaria, la increpó con estas palabras:

-¿Estás conmigo o contra mí? En tu despacho no se puede mover un papel sin que yo lo sepa.

La purga de la funcionaria se produce, siempre según sus revelaciones, cuando alerta de que IU quería conculcar la legalidad administrativa pagando unas obras de un carril bici con el dinero concedido para otras.

Aprovechando la debilidad política del PSOE y el vacío de poder creado en Urbanismo por la marcha de Celis, Torrijos la quita del medio. “Convirtió mi trabajo en un calvario”, afirmó la artífice de los carriles-bici al anunciar una querella por  “mobing, presiones, amenazas, advertencias e injerencias de todo tipo”.

LA CUBIERTA DE LA DAVIS

También sufrió la purga de IU, el grupo de Torrijos, José Luis Pardillos. El entonces jefe del Servicio de Obras del IMD vivió un calvario al ser destituido por el delegado Lolo Silva, que lo señaló así como culpable de la desaparición de la cubierta de la Copa Davis para eludir su responsabilidad política por negligencia en aquel escándalo.

El Ayuntamiento había dejado abandonadas en un solar municipal las 105 toneladas de hierro de la cubierta, sin seguro ni vigilancia, con lo cual gran parte del material desapareció. Como pasa en los incendios, donde el que da la voz de fuego acaba tachado de pirómano, Pardillos fue elegido cabeza de turco por haber alertado en un escrito interno, que el concejal ni siquiera leyó, de la sustracción de la cubierta.

Una vez más, tuvo que ser el TSJA el que en una dura sentencia, que reflejaba cómo IU había utilizado al funcionario como chivo expiatorio, obligara al Ayuntamiento a reponerlo en su puesto. Aquél  pidió el traslado para no ver ni en pintura a los ediles o comisarios políticos de IU.

Estos casos se unen al de otros represaliados como Fernández-Pacheco y Lourdes Vidal, por osar cuestionar las heterodoxas prácticas de IU o su jefe, el camarada Torrijos.

Las condenas judiciales han dejado  en evidencia la doble moral de Torrijos, exsecretario provincial de CCOO, líder de una coalición que se dice de izquierdas y político que se presenta a sí mismo como el paladín de los trabajadores.

Doble moral

Torrijos compareció  junto con los secretarios provinciales de UGT y CCOO para presentar la moción de su grupo en apoyo a la huelga general por considerar las medidas del Gobierno “la agresión más importante a los derechos de los trabajadores”. Torrijos no es sólo el portavoz de IU, sino también primer teniente de alcalde del Ayuntamiento que, actuando como patronal de ‘Sevilla Global’, ha sido condenado justo por aquello que cita  en apoyo de la huelga: agresión a los derechos de los trabajadores. La Justicia ha fallado que Torrijos y el delegado de Economía despidieron a 8 empleados de la empresa municipal por discriminación política, osea razones ideológicas. Represalias y caza de brujas para depurar a los disidentes como en los peores tiempos del franquismo mientras se le llena la boca con la verborrea sobre la dictadura del proletariado. Cierto: a  dictador nadie le gana a Torrijos, que hace honor al dicho popular: ‘¿Quieres conocer a fulanillo? Dale un carguillo’. Torrijos pasa por ser comunista pero en el fondo no es más que un franquista reprimido.