Archivo de la etiqueta: Zoido

Empleo: la Semana Santa, mejor que la Feria de Abril

Las Ferias que se adentran en mayo reducen el paro menos que la Semana Santa

 La Feria sólo tiene más impacto cuando la Seman Santa cabalga entre marzo y abril

 Y la Feria en su tradicional abril genera más empleo que las que se celebran en mayo

La obsesión de los gobiernos municipales de Sevilla (desde Monteseirín a Espadas pasando por Zoido) de extender en todo lo posible la Feria de Abril al mes de mayo para captar el turismo madrileño de “puente” por el 1 y el 2 de mayo (fiesta general el primer día y autonómica el segundo) ha contribuido menos a la reducción del paro en dicho mes que la Semana Santa celebrada en abril, según un análisis comparativo de las fiestas primaverales en Sevilla capital durante los años de la crisis económica (2009-2017).

 Los sucesivos gobiernos locales se han basado en sendos estudios realizados por la Universidad Hispalense en 2007 (Semana Santa)  y 2009 (Feria) para, aplicando posteriormente la evolución del Índice de Precios al Consumo (IPC), destacar la Feria como la fiesta anual con mayor impacto en la economía de la ciudad.

 

Efectivamente, la Hispalense estimó hace ocho años que la Feria generaba un movimiento económico de 675,5 millones de euros, frente a los 240 millones de la Semana Santa actualizados para el mismo año 2009. Por lo tanto, casi tres veces superior.

 Estos informes han servido de coartada cuando ha sido preciso para justificar que durante los nueve años de crisis económica, en casi la mitad de los mismos (cuatro) la Feria se haya extendido al mes de mayo, siempre en función de los intereses del sector turístico y para procurar atraerse a los madrileños en su fiesta autonómica (dos de mayo), sumada a la del Primero de mayo.

 Así ocurrió en los años 2009 y 2011, con Monteseirín; 2014, con Zoido, y 2017, con Espadas.

 EN NOMBRE DEL TURISMO

  La supeditación de la Feria de Abril a los intereses del sector turístico alcanzó su grado máximo con Zoido hace tres años, cuando se celebró con temperaturas cercanas a los 40 grados entre el 6 y el 11 de mayo.

 Tal como comentamos en su momento,  el debate ya surgió apenas concluida la Feria del año  2013, cuando empezaron las presiones sobre el Ayuntamiento para que matara tres pájaros de un tiro a la hora de captar turistas para la ciudad sin solapar la Feria con el macropuente del 1 y 2 de mayo en Madrid, principal foco emisor de turistas hacia Sevilla.

 

El sector turístico local ya descontaba, como suele decirse en Bolsa, que los madrileños en particular y los turistas en general ya vendrían en masa a Sevilla en  Semana Santa y durante el puente de mayo, por lo que su objetivo desde el principio fue crear artificialmente un tercer motivo de visita poniendo la Feria lo más tarde posible para que no coincidiera con el puente y se erigiera por sí misma en polo de atracción turística. En su opinión, esto sólo era posible fijando su celebración después del puente, o sea, entre el 5 y el 11 de mayo, para que así los madrileños desembarcaran por tercera vez casi consecutiva en la ciudad, durante el fin de semana del 9 al 11.

 La conclusión que se extrajo de la Feria de aquel año es que la fiesta ya no la decide el Consistorio en representación o pensando en los 700.000 sevillanos, sino el sector turístico empresarial. No es éste el que está al servicio de Sevilla, sino al revés, sin que se aprecie que corresponda en justa contrapartida cuando se necesita su contribución para otras causas.

 

Un año después lo acabó reconociendo el entonces delegado de Fiestas Mayores, Gregorio Serrano, cuando declaró que la decisión de retrasar la Feria se había adoptado a petición del sector turístico, “del que hoy por hoy -afirmó- vive esta ciudad en gran parte. No es una decisión -añadió- que ha tomado el Ayuntamiento de forma arbitraria, sino que hemos puesto las necesidades de las personas por encima de las tradiciones”.

ANÁLISIS COMPARATIVO

Hemos realizado un estudio comparativo de la evolución del paro en Sevilla capital en el periodo de la crisis económica (2009-2017) y en los meses en que se han celebrado las fiestas primaverales: Semana Santa y Feria. En este lapso de tiempo se han dado todo tipo de situaciones: años en que tanto una como otra se han celebrado en abril; años en que la Semana Santa se ha celebrado en marzo y la Feria en abril; años con la Semana Santa a caballo entre marzo y abril y la Feria en abril; y años con la Semana Santa en abril y la Feria adentrándose en mayo.

 En los festejos digamos mixtos, a caballo entre dos meses, hemos atribuido el 50% del dato del paro registrado en cada uno de esos dos meses, ya fuera negativo o positivo. Hay que destacar que el paro siempre se ha reducido en los meses con fiestas primaverales, con una única excepción: mayo de 2009 (hubo tres días de Feria entonces), cuando se incrementó en 661 personas.

 

La primera y más importante conclusión es que a pesar de que a la Feria se le atribuye un impacto económico tres veces superior al de la Semana Santa, la fiesta religiosa contribuye más que la fiesta civil a la generación de empleo y a la reducción del paro. En el conjunto de meses en que se celebró la Semana Santa salieron de las listas del paro 11.845 sevillanos, frente a 9.678 en los meses de la Feria (un 18,30% menos). Dicho de otro modo, la Semana Santa contribuye a reducir el paro casi una quinta parte más que la Feria pese a que se le atribuye tres veces menos impacto económico.

 Segunda conclusión: todas las Ferias que se adentran en mayo para captar turistas madrileños tienen menos impacto en el empleo que las Semanas Santas de esos años, todas las cuales se celebraron en abril.

 Cuando la Semana Santa se celebra en marzo y la Feria en abril, hay alternancia de resultados: en 2013 la Feria tuvo más impacto en el empleo, y en 2016 fue al revés, ya que la Semana Santa fue mejor que la Feria.

 Y la Feria supera en impacto laboral a la Semana Santa cuando ésta se celebra a caballo entre los meses de marzo y abril.

 

Nos queda comparar la Feria consigo misma: cuando se celebra sólo en abril y cuando se adentra en mayo, parcial o totalmente. Pues bien, los datos avalan a la Feria exclusivamente en abril. En las Ferias que se han adentrado en mayo abandonaron las listas del paro un total de 3.885 sevillanos, mientras que cuando la Feria se circunscribió al mes de abril lo hicieron 5.793. Ahora bien, como ha habido cuatro Ferias extendidas a mayo y cinco sólo en abril, lo más objetivo es hacer el promedio. La cifra sigue favoreciendo a la Feria sólo en abril, en las que se da una media de 1.158 sevillanos que hallaron un trabajo en dicho mes, frente al promedio de 971 en las Feria extendidas a mayo.

 Por tanto, como conclusión general, la mejor Feria para la reducción del paro/creación de empleo es la tradicional: la de abril, no la de mayo.

El Ayuntamiento de Sevilla antepone las bandas de cornetas y tambores al derecho al descanso

RUIDOS

Decreta excepciones a la Ordenanza municipal contra el Ruido para que las bandas ensayen al aire libre hasta las 23 horas

CONFLICTO

 

El delegado de Fiestas Mayores sostiene que debe primar “el interés general” que para la ciudad suponen las bandas

 

RETROCESO
Zoido cedió un local a cada agrupación musical y 75.000 euros al Consejo de Bandas para locales de ensayos

 

El delegado de Fiestas Mayores, Juan Carlos Cabrera, considera que las bandas de cornetas y tambores representan el interés general de Sevilla frente al derecho al descanso de los vecinos y por ello, y haciendo una particular interpretación de la Ordenanza municipal contra el Ruido, dará permisos “excepcionales e individuales” para que las agrupaciones musicales puedan ensayar al aire libre hasta las 23 horas en los días previos a la Semana Santa.

Esta medida del gobierno local es una respuesta de carácter general al conflicto surgido en la noche del martes cuando, atendiendo a denuncias vecinales, la Policía Local suspendió el ensayo que estaba realizando en los jardines exteriores del Parlamento de Andalucía la banda de cornetas y tambores de la Centuria Romana de la Hermandad de la Macarena.

En menos de 24 horas, la Delegación de Fiestas Mayores, cuyo titular es Juan Carlos Cabrera, y la de Hábitat Urbano, que dirige Antonio Muñoz, han ideado un procedimiento excepcional que, a su juicio, desarrolla la Ordenanza municipal contra la Contaminación Acústica, Ruidos y Vibraciones para que así las bandas puedan ensayar al aire libre y pese a las quejas que puedan tener los vecinos del entorno.

Así, se establece que se podrá solicitar con carácter “excepcional y de manera individualizada” el ensayo, que será autorizado “de acuerdo a su vinculación con la Semana Santa de Sevilla por parte del Ayuntamiento”.

Estas autorizaciones serán “excepcionales e individuales”, no se realizarán más allá de las 23,00 horas y serán de duración tasada y determinada. “Se evaluarán una a una las ubicaciones de los ensayos para analizar la afección a las viviendas”, defiende el Ayuntamiento.

En paralelo a esta “solución transitoria” para esta Semana Santa, el Ayuntamiento expone que se van a iniciar los trámites para la modificación de la Ordenanza, “de forma que se establezca una regulación adecuada para el equilibrio entre el derecho al descanso y los ensayos en los días previos a la Semana Santa”.

 

CESIONES Y SUBVENCIÓN

 

Así pues, las bandas han vuelto a los espacios públicos cuando el 17 de marzo de 2015 el anterior alcalde, Juan Ignacio Zoido, anunció durante una visita a la banda de Las Cigarreras, que estaba tocando en el polígono Arte Sacro, que “todas las bandas tienen un local para ensayar gracias a la cesión de varios locales municipales y a la subvención de 75.000 euros que el Ayuntamiento otorga al Consejo de Bandas para el alquiler de otros. Sólo falta asignar -añadió Zoido- un espacio a la banda de música de Nuestra Señora de la Victoria, y para ello estamos trabajando, en buscar cuanto antes el lugar idóneo para esta formación”.

En el caso de la banda de la Centuria de la Macarena, origen del actual conflicto, el Ayuntamiento le cedió un espacio de ensayo en el Polígono Navisa.

Por su parte, el actual alcalde, Juan Espadas, propugnó cuando estaba en la oposición y tras reunirse con el Consejo de Bandas que todas las agrupaciones musicales ensayaran en el convento de Santa Clara, en el que además quería instalar una escuela-taller de lutería. “El objetivo -dijo- es convertir el convento de Santa Clara en el gran centro de referencia y de ensayo para las bandas y que puedan disponer de parte de los 6.000 m2 para todas sus actividades”.

 

EXCEPCIÓN DOBLE

 

Según fuentes municipales, hay bandas que necesitan ensayar al aire libre para Semana Santa y de hecho sostienen que la Ordenanza ya recoge este hecho excepcional de cara a las fiestas religiosas, pero de una manera indefinida y remitiéndose a que los ensayos se hagan lo más lejos posible de las viviendas y que acaben al anochecer, por lo que se ha hecho una especie de desarrollo reglamentario de la norma regulando de manera concreta esta excepción y articulando un procedimiento que hasta ahora no se había establecido.

Abogados especializados en Derecho ambiental cuestionan o critican la “excepción” dictada sobre la marcha por el Ayuntamiento para soslayar o “desarrollar” las disposiciones de la Ordenanza municipal contra el Ruido. Para Emilia de la Serna no se ajustaría a Derecho. Joaquín Herrera, que aúna a su condición de jurista la de cofrade, se remite al uso de la figura del Privilegio Jurídico por parte del gobierno local, pero  califica la actuación de los dos delegados de “barbaridad jurídica” porque estarían suplantando la autoridad del Pleno y/o la del alcalde al modificar una Ordenanza y además haría falta un dictamen jurídicamente motivado del que no se tiene noticia.

A su juicio es obvio que hay una escala en los derechos y que el derecho de los sevillanos a la salud, el descanso y el medio ambiente está muy por encima del de las bandas de música a ensayar en la vía pública, pese al respeto que le merece la Hermandad de la Macarena y todas las de la ciudad.

Según Herrera, con amplia experiencia en esta casuística, cuando los vecinos denuncian a la Policía Local es porque ya no pueden soportarlo más y no lo hacen por fastidiar a nadie, y hay que tener en cuenta la situación de niños, enfermos y ancianos, muy sensibles y vulnerables al ruido. Para este abogado, el Ayuntamiento tenía muy fácil arbitrar una solución: ofrecer locales cerrados o espacios alejados del casco urbano (el estadio de la Cartuja, por ejemplo) para los ensayos de las bandas en vez de establecer excepciones que estima contrarias al derecho preferente de los vecinos al descanso.

El Ayuntamiento cedió un local

De ensayos a cada banda

 

Durante el mandato de Zoido, el Ayuntamiento cedió locales municipales para el ensayo de todas las bandas de la ciudad, conforme a la siguiente distribución:

-Caracolas de la Madrina (junto al Casino de la Exposición): Banda de música del Sol, banda de cornetas y tambores Nuestra Señora del Sol, San Juan Evangelista, Cristo de la Sangre y Agrupación de la Redención.

-Polígono Navisa: Agrupación Nuestra Señora del Carmen, Agrupación Santa Cecilia, las dos bandas de Los Gitanos, Jesús Cautivo, Centuria Macarena, las Tres Caídas de Triana y la Agrupación Nuestra Señora del Juncal.

-Polígono Store: Virgen de los Reyes y Madre de Dios de los Desamparados.

-Polígono Arte Sacro: la Humildad, las Cigarreras y Columna y Azotes.

-Polígono Calonge: Banda de cornetas Varón de Dolores.

-Polígono San Pablo: Agrupación de la Encarnación.

-Parque Alcosa: Banda de cornetas Pasión de Cristo.

Calle Becas: Escuadrón de la Paz.

 

Sevilla: mil veladores más cada año entre 2010 y 2016

MULTIPLICACIÓN

Entre 2010 y 2016 el número de veladores ha pasado de 7.958 a 15.024
FRENO

La tendencia se frena en el segundo año de Espadas, con 271 veladores menos
IMPACTO

Pese al incremento de veladores, ha habido 2.415 parados más en ese periodo

La respuesta de Sevilla a la crisis económica ha consistido en colocar una media de mil veladores más cada año en las calles y plazas de la ciudad, según revela la estadística del periodo 2010-2016, pero esa fuerte apuesta no se ha traducido en un paralelo descenso del paro, ya que en el balance se ha pasado de 75.212 desempleados a 77.627, es decir 2.415 más.

Tras el advenimiento de la crisis económica, a finales de 2008, con el paralelo estallido de la burbuja inmobiliaria, el hundimiento de la Construcción y la pérdida de peso del sector industrial por el cierre o la marcha de compañías tradicionalmente asentadas en la ciudad, Sevilla puso todas sus esperanzas en el turismo como potencial motor económico que podría tirar de los Servicios y en especial de tres subsectores principales del mismo: los hoteles, la hostelería y el comercio.

Uno de los elementos clave de esa estrategia, que empieza a tomar cuerpo en la recta final del último mandato de Monteseirín, es la manga ancha del Ayuntamiento en la autorización de terrazas con veladores. Así, entre 2010 y 2011 (año éste repartido prácticamente a medias entre el último de Monteseirín como alcalde y el primero de Zoido), el número de locales con permiso para la colocación de veladores pasa de 936 a 1.153, con un incremento del 23%. Este aumento es proporcionalmente incluso superior al de veladores propiamente dichos, ya que la evolución de éstos es de 7.958 a 9.405, un 18% más.

Con Zoido al frente del Ayuntamiento, la estrategia municipal de pleno apoyo al sector hostelero llega a su apogeo. Si inicia su mandato con 1.153 establecimientos autorizados a abrir terrazas con veladores, cuatro año después (contando medio año de aterrizaje de Espadas), concluye su etapa al frente de los destinos de Sevilla con 2.002 establecimientos ostentado un permiso municipal, un 73% más que al principio.

Obviamente, a más locales con autorización oficial, más veladores en la vía pública. Se pasa de 9.405 al inicio de su mandato a 15.295 al final (+62,62%). Y si consideramos todo el periodo desde 2010, en tan sólo cinco años, los que van del final de Monteseirín al final de Zoido, el número de veladores prácticamente se duplica, al pasarse de 7.958 a 15.295 (+92%).

 

SATURACIÓN

 

Es en esta época en que se llega, especialmente en el Centro y en el tramo comprendido entre la calle san Fernando y la Campana, a la situación de saturación que el gobierno de Espadas trata de paliar con una reordenación que ha puesto en pie de guerra a los hosteleros. De hecho, ya con Espadas plenamente al mando del Ayuntamiento, en su segundo año de mandato (2016), sólo crece en seis (hasta un total de 2018) el número de establecimientos con permiso para poner veladores, pero por primera vez desde 2010 el número de éstos se reduce, hasta los 15.024 (271 menos, un -1,77%).

El sector de la hostelería, que ha ofrecido en su comparecencia del 9 de marzo datos desfasados (sostuvo que había 13.960 veladores en 2015 cuando el año se cerró con 15.295, y que había un velador por cada 54 sevillanos, cuando hay uno por cada 46), esgrime el riesgo de destrucción de empleos y de cierre de establecimientos si el gobierno local reduce el número de veladores (189) en el eje San Fernando-Avenida-la Campana. De hecho, afirma que cada tres veladores generan un empleo, es de la persona que los atiende en la calle, pese a que numerosos establecimientos funcionan en régimen de autoservicio por parte de los propios clientes.

 

EMPLEO

 

La estadística comparada demuestra, sin embargo, que no hay una relación inversamente proporcional entre veladores y empleos. A más veladores no ha habido menos paro, y viceversa. Así, en 2011 y 2012 creció el número de veladores en un 18% y un 19% y no por ello bajó el paro, que siguió subiendo, entre un 8% y un 10%.

Entre 2013 y 2015 el paro bajó, pero en bastante menor proporción al crecimiento de los veladores, y en 2016 descendió el número de veladores pero no subió el de parados, sino al revés: hubo 4.221 desempleados menos.

La caída del paro tiene más que ver con la mejoría de la situación económica general que con factores más locales y específicos. De hecho, en el periodo analizado todavía el balance del paro es negativo para la ciudad: los 77.627 desempleados de 2016 son 2.415 más que los existentes en 2010.

 

Veladores y empleo

 

 

Año     Locales                       %        Veladores      %        Parados         %

con veladores

2010           936                  –               7.958        –               75.212      –

 

2011       1.153               +23            9.405        +18           81.135     +7,87

 

2012       1.362                +18          11.204        +19          89.332     +10,10

 

2013       1.676              +23        13.098        +16          88.377       – 1,06

 

2014       1.809                + 8             14.225     + 8          86.417       – 2,21

 

2015       2.002                +10          15.295         + 7        81.848     – 5,28

 

2016         2.018                   +   0,79      15.024         – 1,77     77.627       – 5,15

 

 

La Gavidia es invendible

NUEVO PLAZO

El Ayuntamiento de Sevilla pide a Interior otra prórroga para tratar de cumplir el contrato de 2006

EN ESPECIE

Urbanismo no remata el trámite para entregar el solar en la Cruzcampo para una comisaría

PRESUPUESTOS

El PP se queda sin la razón que exigía para apoyar las Cuentas de Espadas para 2017

 

El Ayuntamiento de Sevilla ha solicitado al Ministerio del Interior una nueva prórroga de seis meses de duración para tratar de cumplir al 100% el contrato de compra-venta de la antigua comisaría de la Gavidia, que ambas partes firmaron el 20 de diciembre de 2006. Desde entonces Interior espera la entrega de un solar en el distrito de Nervión para transmitirle la plena propiedad, condición sin la cual el Consistorio sevillano no puede vender el edificio a un tercero.

El Consejo de Gobierno de la Gerencia de Urbanismo solicitará a la Gerencia de Infraestructuras y Equipamiento de la Seguridad del Estado (Giese) del Ministerio del Interior una nueva prórroga de seis meses para tratar de culminar la operación de adquisición de la antigua Jefatura de la Policía de la Gavidia.

El contrato de compra-venta se firmó el 20 de diciembre de 2006, en tiempos de Monteseirín como alcalde. Para hacerse con la propiedad del edificio, el Consistorio pagó 9.900.000 euros a Interior y se comprometió además a la entrega de cuatro solares municipales calificados de equipamiento para la construcción de comisarías de Policía en distintas zonas de la ciudad.

Sin embargo, tal como ya informó Viva Sevilla el pasado mes de noviembre, en el Registro de la Propiedad se mantiene una anotación preventiva en favor del Ministerio del Interior y que indica que el Ayuntamiento no es todavía propietario de pleno dominio de la Gavidia porque no ha cumplido todavía el compromiso de pago en especie con uno de los solares acordados.

Este solar se encuentra dentro de los antiguos terrenos de la Cruzcampo, en Nervión, afectados por la quiebra de la empresa que en su día anunció la construcción de un complejo de viviendas de lujo, un proyecto que había encargado a los denominados arquitectos-estrella, como Norman Foster y Guillermo Vázquez Consuegra, los cuales se retrataron con Monteserín en el balcón del Ayuntamiento.

Aunque se ha intentado segregar el solar destinado a la comisaría para entregarlo a Interior, los informes jurídicos han sido contrarios a tal posibilidad y ha de tramitarse el procedimiento de forma ordinaria a través de la Junta de Compensación. Aunque la tramitación se inició en abril de 2015, casi dos años después aún no ha concluido.

Ante esta situación y a la vista de que la última prórroga solicitada a Interior expirará el próximo 21 de febrero, la Gerencia de Urbanismo ha pedido otro periodo de gracia de seis meses, en concreto hasta el 21 de agosto, con lo que para entonces se cumplirán casi once años sin que el gobierno de la ciudad haya sido capaz de cumplir su compromiso con el Ministerio que, por paradojas de la historia, ahora dirige Juan Ignacio Zoido, exalcalde de Sevilla.

La conclusión, por tanto, es que el Ayuntamiento no puede vender la Gavidia porque no es legalmente su propietario y porque se halla atado de pies y manos por la Junta de Compensación de los antiguos terrenos de la Cruzcampo.

Esta situación tiene implicaciones políticas, ya que deja al grupo municipal del PP sin el motivo principal que esgrimió para no apoyar los Presupuestos municipales presentados por Espadas para el año en curso: la venta de la antigua comisaría de la Gavidia para así no tener que pedir nuevos préstamos a los bancos. Aunque quisiera cumplir la exigencia del PP, a Espadas le es legalmente imposible, y ya se verá si la situación varía o no para agosto o entonces hay que pedirle una nueva prórroga a Zoido.

La posverdad de Zoido

El ministro, detractor inicial de la Torre Sevilla, se presenta ahora como su paladín

Fue él quien escribió a la Junta y al Gobierno sobre la indemnización por la anulación de la licencia

 

Juan Ignacio Zoido ya no sabe qué hacer con tal de prolongar sus habituales estancias de fin de semana en Sevilla, al igual que en su tiempo hacía Javier Arenas cuando estaba en el Gobierno de la nación. El pasado lunes presidió y protagonizó el acto de inauguración de unas oficinas de la empresa Deloitte en el rascacielos de la Cartuja, rebautizado oficialmente como Torre Sevilla y que popularmente sigue siendo conocida como Torre Pelli por el nombre del arquitecto argentino que diseña casi siempre la misma pero con algunas variantes, de ahí que se pudiera intercambiar perfectamente con la Torre Iberdrola, de Bilbao, y no se notaría en demasía la diferencia.

Parafraseando el título de la película de Fernando Colomo, hay que preguntar qué hacía todo un ministro del Interior en un sitio como ése, ya que Deloitte es una consultora con cinco ramas de actividad (consultoría, fiscalidad, asesoría jurídica, asesoría financiera y auditoría) y ninguna de las mismas está vinculada a la seguridad o el orden público, por lo que ese acto de carácter privado habría correspondido en todo caso y en un ejercicio de licencia política al ministro de Economía, al de Hacienda o en último extremo al de Justicia, pero no a Zoido.

Sin embargo, ya es conocida en nuestros lares la propensión del ex alcalde a cortar todo tipo de cintas inaugurales y a aparecer allí donde se le reclame, sea conveniente o inconveniente para su imagen y su cargo, habida cuenta su natural inclinación a decir sí a todos para tratar de no quedar mal con nadie, aun a riesgo de ser él quien quede de forma inapropiada para sí mismo.

CAMBIAR EL PASADO

Aprovechando que el Guadalquivir pasaba por Sevilla y al pie mismo del rascacielos, Zoido hizo con la torre un ejercicio de ese neologismo declarado como palabra del año por el Diccionario de Oxford pero aún no reconocido por el de nuestra Academia de la Lengua: un ejercicio de “posverdad” o, como lo calificó Espadas, de reescritura de la historia.

Frente a los hechos objetivos recogidos en las hemerotecas de que el hoy ministro fue un detractor de la Torre Pelli (hoy Torre Sevilla) y de que incluso se mostró partidario de pararla cuando tan sólo se habían levantado unas cuantas plantas de la misma en caso de que llegara, como llegó, a la Alcaldía, Zoido ha retorcido ahora el pasado para presentarse como un converso e incluso un paladín del rascacielos, al margen de cualquier “pecado original”.

En su parlamento en el acto de Deloitte, Zoido afirmó que “hubo un momento en que tuve que decidir, porque había quien decía que la Torre Sevilla había que tirarla”. El ministro habla de terceras personas, como si no hubiera sido él mismo quien cuando se hallaba en la oposición y/o en su campaña hacia la Alcaldía no se hubiera alineado con quienes eran partidarios de tumbar el rascacielos por entonces aún en ciernes con tal él de arañar votos donde fuera para erigirse en el sucesor de Monteseirín en la Casa Grande.

Añadió Zoido que él acudió a San Petersburgo “a pelear con uñas y dientes y con argumentos sólidos la permanencia de los monumentos del casco histórico como Patrimonio de la Humanidad y también que la Torre Sevilla fuera una auténtica realidad, puesta al servicio del crecimiento y la seguridad jurídica que supone invertir en Sevilla; y -aseveró- lo logramos”.

ECONOMÍA

¿Al servicio del crecimiento económico? Pero si hace siete años declaró en un foro periodístico lo siguiente sobre la torre: “Me parece un proyecto que, hoy por hoy, no tiene viabilidad económica”.

Y ya que Zoido estuvo en las oficinas de Deloitte, es el momento de recordar el estudio que en marzo del año 2009 hizo esta consultora para Cajasol, la promotora inicial del rascacielos, sobre el impacto económico que iba a tener el inmueble, un auténtico cuento de la lechera: con su construcción -decía- se iban a crear más de 4.000 empleos en Sevilla; en su primer año de funcionamiento (se cumple ahora en febrero) iba a generar más de 561 millones de euros (es decir, casi tanto como toda la Feria de Abril) y 11.327 puestos de trabajo; en el segundo año, 795 millones de euros y 16.106 empleos, y en el noveno año, 1.351 millones de euros (dos veces la Feria) y 27.910 empleos.

Habrá que preguntarse en qué se basó Deloitte para hacer tal ejercicio de economía-ficción.

 

SEGURIDAD JURÍDICA

La tercera línea argumental de Zoido en su reescritura de su posición sobre la torre ha sido la de erigirse en el valedor de la seguridad jurídica, con estas palabras: “las Administraciones tienen que ser salvaguarda de la seguridad jurídica para generar confianza en los inversores. Yo he procurado guiarme cada vez que he ocupado un puesto por el sentido común, la razón y la ley…. Mi obligación era salvaguardar la legislación vigente y los legítimos intereses de unos promotores que habían confiado en una legislación y que en base a las licencias legalmente concedidas habían iniciado su proyecto. Habría sido una irresponsabilidad -añadió- si paraba la obra, que reunía todos los permisos, como si no hubiera impedido que Sevilla perdiera la condición de Patrimonio de la Humanidad”.

¡Pero si Zoido puso en duda antes de acceder a la Alcaldía la validez de la licencia urbanística otorgada por Monteseirín a la torre! Item más, tan sólo tres meses después de ser elegido alcalde envió sendas cartas a los entonces presidente de la Junta de Andalucía, José Antonio Griñán, y la ministra de Cultura, Angeles González Sinde, para plantearles quién tendría que asumir las indemnizaciones en caso de que la licencia de obras del rascacielos se revisara o se anulara.

¿Y quién, sino él como alcalde, planteaba la posibilidad de la revisión o anulación, esa que seis años después ha negado en las oficinas de Deloitte?

 

PRECEDENTES

Por más que Zoido haya acuñado su posverdad sobre la torre y cambiado de discurso, las actuaciones de sus predecesores al frente de la Alcaldía demuestran que en Sevilla ha sido posible paralizar grandes proyectos urbanísticos por razones políticas, independientemente de las jurídicas.

Rojas Marcos frenó la denominada torre cilíndrica, proyectada por Pérez Escolano en la Plaza de Armas, aunque para ello tuvo que compensar a los promotores con mayor edificabilidad en la construcción de un hotel en la Buhaira.

Monteseirín liquidó el proyecto de sede administrativa para el Ayuntamiento que en el Prado de San Sebastián diseñó Rafael Moneo cuando Soledad Becerril era alcaldesa, pese a que la constructora Dragados le amenazó con pedir una indemnización multimillonaria en los tribunales, del mismo modo que amenazaban con hacer los promotores de la hoy Torre Sevilla.

Zoido, con sus 20 concejales y su mayoría absolutísima, no tuvo la misma determinación que Rojas Marcos y Monteseirín pese a haber militado en las filas de los detractores del rascacielos de la Cartuja, y ahora quiere pasar por su gran paladín.

Como en el soneto de Miguel de Cervantes, y en tantas ocasiones durante su mandato como alcalde, en el caso de la Torre Sevilla, antes Pelli, Zoido “miró al soslayo, fuese y no hubo nada”.

Espadas no puede emplear ahora 60 millones por causa de las políticas de Zoido

CUATRIENIO

Los Presupuestos del mandato anterior condicionan el techo de gasto del gobierno actual

EN CASCADA

Las determinaciones de la regla de gasto se realizan sobre las liquidaciones anteriores

MENOR CUANTÍA

Los gobiernos de Zoido no agotaron el margen de maniobra financiera que tenían

 

Los Presupuestos de Sevilla para el año 2017 no estarán condicionados tanto por los posibles ingresos como por las limitaciones impuestas por el techo de gasto, que se van sucediendo de un año para otro. Espadas se ha encontrado con que no puede disponer de 60 millones de euros debido a la política económica previa llevada a cabo por los gobiernos de su antecesor y actual ministro del Interior, Juan Ignacio Zoido.

Los Presupuestos del Ayuntamiento sólo pueden crecer en el porcentaje que se fije desde el Gobierno de la nación, pero al mismo tiempo la Ley de Estabilidad Presupuestaria impide ciertas acciones a los gobiernos locales, sobre todo en lo referido a la inclusión de inversiones.

La determinación de la regla de gasto se realiza sobre la liquidación del año anterior, cantidad sobre la que se aplica la tasa de referencia del crecimiento del Producto Interior Bruto para el año en curso.

Esta obligación viene definida por la Ley Orgánica de Estabilidad Presupuestaria y Sostenibilidad Financiera, que se aprobó en el año 2012 por el Gobierno de Mariano Rajoy.

Además, el techo de gasto del sector público municipal se distribuye entre todos los entes que lo configuran.

Así, al gasto computable de la liquidación del año 2016 habría que aplicar para el año 2017 la tasa de referencia del crecimiento del Producto Interior Bruto (PIB), que ha sido estimada por el Gobierno de la nación en un 2,2%.

La cantidad resultante para el Presupuesto municipal sería el cálculo inicial del gasto computable del Presupuesto de 2017, al que habría que añadir el posible incremento de recaudación tributaria.

Como siempre se parte de la liquidación del año anterior, el margen de maniobra económica de Espadas viene condicionado por lo que hubiera hecho en los años previos el gobierno de Zoido.

Las cantidades que el gobierno actual no puede gastar por causa del techo de gasto están en función de lo que se hizo o dejó de hacer durante el mandato 2011-2015, en especial lo siguiente:

-En torno a 30 millones de euros, al no incluirse un ajuste de mayor gasto en el año 2012, que fue la base para medir el techo de gasto en 2013.

-16 millones de euros en el año 2013, que se quedaron por debajo del techo de gasto.

-14 millones en el año 2014, que asimismo se quedaron por debajo del techo de gasto.

En total, 60 millones de euros que condicionan las Cuentas de Sevilla para el año en curso.

Zoido se convierte en dueño de la Gavidia

Juan Ignacio Zoido vuelve a tener en sus manos el destino de la antigua comisaría de la Gavidia tras su nombramiento como ministro del Interior, porque pese a los ríos de tinta vertidos sobre el futuro uso que debería darle el Ayuntamiento, si centro comercial o equipamiento público (o incluso demolerla), la realidad jurídica es que el Consistorio no es técnicamente aún dueño de pleno dominio del edificio, cuya propiedad sigue ostentando el Ministerio que desde hace unas semanas dirige el ex alcalde de Sevilla.

Diez años después de la firma del convenio entre el Ayuntamiento de Sevilla, dirigido entonces por Monteseirín, y el Ministerio del Interior para la adquisición para la ciudad de la antigua comisaría de la Gavidia a cambio de 9,9 millones de euros, el Consistorio sevillano ha sido incapaz de cumplir al 100% los términos del acuerdo, como tampoco el Departamento ahora encomendado a Zoido, por lo que Interior sigue ostentando sus derechos sobre el inmueble.

El convenio establecía que el Ayuntamiento se quedaba con la Gavidia y cedía diversas parcelas en barrios de la ciudad para que con los 9,9 millones de euros ingresados en la transacción el Ministerio edificara sobre aquéllas nuevas comisarías de Policía, entre ellas una en Nervión. Solar de Cruzcampo Sin embargo, al cabo de un decenio el Ayuntamiento todavía no ha podido cumplir el acuerdo de cesión del terreno en el solar de la antigua Cruzcampo para esa comisaría y se ha visto obligado a pedir año tras año a Interior una prórroga que le exima de tal compromiso hasta que se den las circunstancias urbanísticas para ello.

Mientras que la corporación municipal hispalense no entregue el solar en la Cruzcampo seguirá sin poder levantar la anotación existente en el Registro de la Propiedad sobre el edificio de la Gavidia, en que se hace constar que no se ha pagado en especie (suelo) una parte del precio acordado por ambas Administraciones.

Así pues, si un potencial inversor acudiera al Registro a verificar la situación real del inmueble en la Gavidia para adquirirlo y transformarlo en un hipotético centro comercial o en un hotel, comprobaría que la propiedad no es todavía plenamente del Ayuntamiento o, dicho de otro modo, que sigue hipotecada por el incumplimiento de la condición de la entrega del suelo en la antigua Cruzcampo y que por lo tanto Interior sigue ostentando unos derechos sobre el edificio y tendría que dar su visto bueno a cualquier posible operación sobre el futuro del mismo.

El Consistorio se comprometió a entregar al Ministerio una parcela de unos 2.000 m2 en la antigua fábrica cervecera de la avenida de Andalucía, parcela valorada en unos 613.000 euros, pero tras el estallido de la crisis económica, la quiebra de la compañía vasca que compró los terrenos y un recurso de la Consejería de Agricultura de la Junta de Andalucía contra la aprobación definitiva, en septiembre de 2012, del Plan de Reforma Interior (PERI) de la Cruz del Campo, la había sido imposible cumplir ese compromiso.

Ha habido que esperar todo un decenio para que se aprobara el proyecto de reparcelación de la Cruzcampo que permita realizar una nueva división de las fincas existentes en la Unidad de ejecución conforme al Plan de Reforma Interior y de manera que el Ayuntamiento pueda adjudicarse alguna de las parcelas resultantes y ofrecerla al Ministerio del Interior para la construcción de la futura comisaría de Nervión.

Sin embargo, tras esa aprobación inicial, acordada hace año y medio, ni en los archivos de la Gerencia ni en ningún otro departamento municipal, según las fuentes consultadas, aparece un acuerdo definitivo ni el cumplimiento del trámite de cesión del suelo a Interior, por lo que la situación, siempre conforme a la versión recibida, se mantiene en el mismo impasse de los últimos años.

Sevilla acaba perdiendo los 6,3 millones dados por la Junta para un plan de empleo

El gobierno de Zoido incumplió las condiciones impuestas por la Consejería

Ahora el Ayuntamiento ha tenido que devolver el último millón de euros

Y para colmo le cuesta el dinero al tener que abonar 28.066 euros en intereses

La Junta de Gobierno del Ayuntamiento de Sevilla se ha visto obligada a devolver en su reunión de la semana pasada casi un millón de euros a la Consejería de Empleo, la única cantidad utilizada hace dos años con cargo al plan Emple@+30, que tenía una asignación superior a los 6 millones y que se ha acabado perdiendo en su totalidad por la deficiente gestión y ejecución realizada durante el mandato de Zoido como alcalde.

El Gobierno de Susana Díaz concedió al Ayuntamiento de Sevilla, cuando Zoido era todavía alcalde, una subvención de 6.348.000 euros para la ejecución del denominado Plan Emple@30+. Este programa fue dotado con 106 millones de euros para el conjunto de Andalucía y Sevilla capital se llevó prácticamente el 6% del mismo en atención a que era la ciudad con más parados de la región, ya que acumula cinco años superando la barrera de los 80.000 desempleados.

El objetivo de la Consejería de Empleo era que los ayuntamientos beneficiarios de las ayudas pudieran pagar contratos temporales de hasta un máximo de 6 meses para desempleados mayores de 30 años que llevaran un mínimo de 11 meses ininterrumpidos en el paro y con la condición de que no suplieran la labor del personal municipal.

La Junta de Gobierno del Ayuntamiento, entonces presidido por Zoido, acordó en enero de 2015 acogerse al plan Emple@30+ con las condiciones impuestas por la Junta de Andalucia y para un período que concluía en junio, justo el mes en que tomó posesión la nueva corporación municipal surgida tras las elecciones de mayo y con el socialista Espadas al frente.

Al hacer revisión de la situación del Ayuntamiento y de los asuntos pendientes, el nuevo gobierno se encontró con que el anterior del PP sólo había utilizado 948.701 euros del programa de la Junta para contratar parados mayores de 30 años.

Como había expirado el periodo de vigencia del Plan, el Consistorio tuvo que acordar en el verano del año pasado devolver 2.225.311 euros por contrataciones aún no materializadas y a renunciar a los 3.174.000 euros que quedaban por ingresar de la Consejería de Empleo.

INSPECCIÓN

Cuando el asunto parecía cerrado, la Junta de Andalucía comunicó que tras analizar los contratos realizados en la fase final del mandato de Zoido había detectado que se habáin incumplido los requisitos exigidos, tanto por el número como por la duración de los contratos, condiciones básicas para otorgar las subvenciones.

Como para poder acogerse a nuevas ayudas de la Junta a las contrataciones, previstas para finales de este año, el Ayuntamiento debe haber cumplido escrupulosamente las exigencias de los programas anteriores, al gobierno de Espadas no le ha quedado más opción que devolver a la Consejería el pasado fin de semana 976.767 euros: los 948.701 mal utilizados por el equipo de Zoido y 28.066 en concepto de intereses por el tiempo transcurrido.

Por tanto, entre unas cosas y otras, todo el dinero del Plan Emple@30+ concedido por el Gobierno andaluz a Sevilla durante el último año del mandato de Zoido ha tenido que ser devuelto a la Consejería porque sólo se utilizó menos de la sexta parte (el 14,94%) y en condiciones inferiores a las previstas.

El balance ha sido, pues, pésimo para la ciudad con más parados de Andalucía: ha dejado perder 6,3 millones de euros y encima ha tenido que pagar 28.066 euros en concepto de intereses.

Espadas paga 5 millones en facturas dejadas por Monteseirín y Zoido

A MEDIAS

Más de la mitad corresponden a la luz de Endesa y el resto, a las radiocomunicaciones de Emasesa

 

SIN PAPELES

La energía eléctrica se suministra tradicionalmente sin título contractual alguno

 

MOROSAS

Las empresas municipales no abonaban nada a Emasesa por su red Sécora

 

El Pleno del Ayuntamiento ha tenido que aprobar por la vía de urgencia el pago de facturas acumuladas por valor superior a los 5,3 millones de euros a repartir entre Endesa, por el suministro de electricidad,  y la empresa municipal Emasesa, por el uso de su red de radiocomunicaciones. Si con ésta todo quedaba más o menos en casa, con la compañía energética se temía que la reclamación de cantidad, dada su antigüedad (mandatos de Monteseirín a Zoido, al igual que con Emasesa), pudiera acarrear cualquier tipo de perjuicio a las arcas municipales o que el suministro eléctrico se pudiera ver afectado de alguna manera.

Una vez más, y ya se ha perdido la cuenta, el gobierno de Espadas ha de afrontar el abono de deudas heredadas de sus antecesores por pleitos perdidos u otras razones. Ha sido el caso de facturas pendientes por el consumo de energía eléctrica del alumbrado público y de las fuentes durante los años 2010 (mandato de Monteseirín) y 2014 (mandato de Zoido), ambos inclusive, si bien la mayoría de la deuda acumulada es imputable a la última corporación, gobernada por el PP.

En total, había acumuladas facturas por diversos conceptos desde 2010 a 2012 (38.270 euros); julio de 2013 (712.884); agosto de 2013 (565.848); resto del año 2013 (1.424.114) y año 2014 (140.082 euros), hasta sumar 2.881.200, 38 euros.

El Ayuntamiento ha necesitado diez meses para aclarar la cuestión, ya que las facturas fueron recibidas el día 7 de enero, inmediatamente después de la festividad de los Reyes Magos. Al parecer, la compañía Endesa entregó por Registro General del Ayuntamiento cierta facturación, que fue enviada a distintos Servicios municipales. Estos, cuya competencia no era resolver sobre el asunto, optaron por devolverla a Endesa en vez de remitirla de nuevo al Registro General para que éste la enviase a los departamentos correctos.

El Servicio de Alumbrado Público, a petición del de Contratación, ha tenido que emitir un informe justificativo de las causas del retraso en la recepción de las facturas, y en algún caso Endesa ha refacturado de forma agrupada.

El gobierno local ha constatado así que la gestión de la facturación de Endesa, especialmente con respecto a Urbanismo, ha dejado mucho que desear en los últimos años. Se da además la circunstancia, reiterada corporación tras corporación municipal, de que el servicio de suministro de energía eléctrica para el alumbrado público se sigue prestando sin título contractual alguno, por lo que los pagos a Endesa se justifican administrativamente en concepto de indemnización sustitutoria de los daños causados.

RADIOCOMUNICACIONES

Por otra parte, ha habido que reconocer en favor de Emasesa el gasto realizado en el mantenimiento y en el servicio de la red corporativa de comunicaciones (Sécora) para el resto de empresas municipales agrupadas en el AIE y por el propio Ayuntamiento de Sevilla.

Estos gastos se realizaron durante los años 2008 a 2011 (mandatos de Monteseirín) y los meses de enero a octubre de 2012 (mandato de Zoido) y ascendían a 2.452.937,554 euros.

 

Espadas versus Zoido

Al cabo del primer año es mayor el número de sevillanos que creía que la ciudad mejoró, y muchos más los que decían que fue a peor, con Zoido que con Espadas

La visión de que Sevilla está más sucia ha subido cinco puntos en el mandato de Espadas en comparación con el primer año de Zoido

El uso de las bicicletas de Sevici ha caído en un 7% en el primer ejercicio de Espadas frente al primero de Zoido

Globalmente, en el primer año de Espadas ha crecido el uso del coche privado en detrimento del sistema público

 

El pasado curso político se cerró en Sevilla antes de las vacaciones del mes de agosto con la difusión a finales de julio del Barómetro Socioeconómico de la Fundación Cámara y del Centro Andaluz de Prospectiva en que se evaluaba la situación de la ciudad tras el primer año de gobierno de Espadas y la opinión de los sevillanos sobre su gestión.

Antes de que avance más el recién iniciado nuevo curso político, creemos que resulta de interés establecer una comparación entre ese Barómetro relativo al primer año de Espadas como alcalde y el que cuatro años antes (Junio de 2012) realizaron la Fundación Cámara y el Centro Andaluz de Prospectiva sobre el primer año de gobierno de Zoido, para comprobar similitudes y diferencias.

Hay que precisar que los Barómetros sobre el estado de Sevilla no siempre siguen las mismas pautas, ya que, obviamente, los asuntos que saltan al primer plano de la actualidad y sobre los que se pregunta a los sevillanos son distintos con el paso de los años, por lo que en este informe nos limitamos a abordar los temas en que se puede hacer, siquiera de forma aproximada, una comparación entre la gestión de Zoido y la de Espadas.

EXPECTATIVAS

Lo primero que llama la atención es ver que tras el primer año de los respectivos mandatos de cada alcalde era mayor el número de sevillanos (20,1%) que opinaban que Sevilla había mejorado con la gestión de Zoido que el de quienes opinan que lo ha hecho con la de Espadas (17,8%). Ahora bien, en sentido contrario los datos son mucho más negativos para el alcalde del PP que para el del PSOE: un 37,3% creía que Sevilla había empeorado con Zoido frente a tan sólo un 17,1% que creen ahora que ha evolucionado a peor con Espadas.

Una posible explicación a esa visión tan negativa sobre el gobierno del PP podría radicar en que el Zoido de los 20 concejales había suscitado tanta ilusión que al cabo de un año, como las expectativas no se cumplieron, un buen número de sevillanos expresaron su decepción en el sondeo.

La proporción de quienes pensaban que Sevilla no ha experimentado cambio alguno o que sigue igual con uno y otro alcaldes tras su primer año en el Ayuntamiento es del 41,8% con Zoido y del 65,1% con Espadas. Globalmente, pues, si sumamos el porcentaje de quienen pensaban/piensan que Sevilla mejoró/sigue igual, es decir que no ha evolucionado a peor, la diferencia es claramente favorable a Espadas (82,9%) frente a Zoido (61,9%), quizás porque Espadas no prometió, como vulgarmente suele decirse, “el oro y el moro” y por tanto los sevillanos le conceden aún más margen de maniobra, más periodo de gracia que a Zoido, el cual apareció ante ellos como con una varita mágica con que iba a acabar hasta con el paro (recuérdese aquella promesa de que él sería “el alcalde del empleo”).

LOS PROBLEMAS

Zoido no sólo no fue el alcalde del empleo, sino que con él Sevilla sobrepasó por primera vez (septiembre de 2011) la barrera de los 80.000 desempleados en que lleva sumida en los últimos cinco años con la única excepción del pasado julio. Por eso el paro sigue siendo calificado como el principal problema de la ciudad tanto con Zoido como con Espadas, si bien con mayor intensidad en el caso del primero (59%) que en el del segundo (49,3%), y es que en junio de 2012, fecha del primer Barómetro de Zoido, había en la ciudad 85.906 desempleados frente a los 80.649 de junio de 2016 con Espadas.

El segundo problema de la ciudad para los sevillanos , tanto en el año inicial de Zoido como el de Espadas, es la limpieza, pero la visión es más negativa con el actual alcalde que con su predecesor. Un 10,5% de los sevillanos la señalaban con Zoido, frente a un 15,30% con Espadas. Así pues, un 5% más de sevillanos en números redondos ven Sevilla más sucia con Espadas que con Zoido cuatro años después, en lo que constituye un serio toque de atención al actual alcalde.

Mientras que con Zoido el tercer problema era la situación económica (7,4%), a modo de corolario del paro, no deja de ser significativo que con Espadas el problema que se aúpa al tercer puesto en la preocupación de los sevillanos es el abandono de las calles (5,4%), que iría asociado al de la limpieza. Si se suman los dos arrojan una cifra del 20,7% bastante inquietante para Espadas, ya que demuestra que para la quinta parte de los ciudadanos el principal problema de Sevilla es el aspecto de suciedad y abandono que perciben en sus calles, plazas, parques y jardines, y esto, al contrario que el paro, ya se vincula directamente a la gestión del Ayuntamiento.

MOVILIDAD

Tanto con Zoido como con Espadas el tráfico es señalado como el cuarto gran problema de la ciudad, si bien con una leve mejoría en favor de Espadas (5,3%) frente a Zoido (6,1%). Esta percepción de que el tráfico es más fluido queda ratificada en las respuestas cuando se pregunta directamente por la valoración en este aspecto: con Zoido era negativa en un 50,4%, frente a sólo el 40,7% con Espadas; positiva, en un 47,5% para Zoido frente a un 54,2% con el actual alcalde. Así, el valor medio de Zoido en tráfico (4,29 puntos) es inferior al de Espadas (4,62) tras el primer año de mandato de cada uno.

Cuando se preguntó por la valoración de la gestión del Ayuntamiento de cero a diez puntos, la del gobierno de Espadas supera al de Zoido en todos los capítulos comparables. Estas son las notas otorgadas por los sevillanos, siendo la primera la del gobierno de Zoido y la segunda la del gobierno de Espadas:

-Transporte público: 5,5 // 5,95 puntos

-Parques y Jardines: 5,3 // 5,63

-Seguridad ciudadana: 5,2// 5,84

-Centros de enseñanza: 5,0// 5,80

-Servicios sociales: 4,8 // 5,40

-Limpieza de la ciudad: 4,4 // 4,73

-Viviendas sociales: 4,3 // 4,93

Hay que subrayar la paradoja de que habiendo señalado un 15,30% de los sevillanos la limpieza como el principal problema de la ciudad, luego se puntúa ligeramente mejor la gestión del servicio correspondiente con Espadas que con Zoido.

FRENAZO A LA BICI

La comparación entre Barómetros refleja otro dato digno de reflexión: el hundimiento del Servicio Público de Bicicletas (Sevici) con Espadas, que no ha sabido revertir aún una tendencia que se vislumbraba ya a lo largo del mandato de su predecesor. Si al cabo del primer año de Zoido un 18,80% de los sevillanos confesaban que viajaban en las bicicletas de Sevici, esa proporción ha caído hasta el 11,9% con Espadas (casi 7 puntos menos).

Al margen de la bicicleta, aunque luego subrayaremos otra paradoja, en el mandato del gobierno actual se ha incrementado notablemente el número de sevillanos que declaran usar transportes públicos cuando la cuestión se les plantea en concreto, muy especialmente en el caso del Metro y del tranvía.

Así, frente al 96,3% de los ciudadanos que confiesan ahora que utilizan el autobús con Espadas, la proporción era del 92,70% con Zoido. En el tranvía es del 53,6% con el actual alcalde frente al 42,80% con su antecesor. En el Metro, del 43,6% frente al 31,30%. Y hasta ha mejorado el uso del Cercanías de Renfe: el 19,2% declaran que lo usan ahora frente al 18,40% hace un cuatrienio.

Pero volvemos a constatar una gran paradoja, ya que cuando se pregunta globalmente por el uso del transporte público o privado, sin especificar ningún medio en concreto, el resultado es inverso al que podría colegirse por el capítulo anterior: un 68,9% de los sevillanos usaba el transporte público durante el primer año de Zoido, proporción que ahora se ha reducido al 64,80% con Espadas. Asimismo, se ha pasado de un 26,20% que usaban el vehículo privado hace cuatro años a un 33,20% con Espadas (se usa más el coche en el mismo porcentaje en el que ha caído el uso de la bici).

En cuanto a la valoración de los transportes, mejora la puntuación del Metro, el tranvía y el autobús con Espadas pero empeora la de Sevici y el Cercanías. Los sevillanos puntuaban hace cuatro años con un 7,85 el Metro durante el mandato de Zoido, frente a los 8,03 puntos que obtiene en el mandato de Espadas. En el Cercanías se pasa de un 7,58 a un 7,38; en el tranvía, de un 7,31 a un 7,52; en Sevici, de un 7,30 a un 6,24, y en el autobús, de un 5,9 a un 6,21.

En el primer año de Espadas se percibe un empeoramiento del tráfico en tres de los once distritos de la ciudad (Los Remedios, Sur y Este-Alcosa-Torreblanca) y una mejoría en los ocho restantes.

 

‘SORPASSO’ FUTBOLÍSTICO

 

La última ratio comparable entre los dos Barómetros es la futbolera. Al cabo de un año de mandato de Espadas hay más sevillistas que béticos en la ciudad, quizás porque el actual alcalde ha heredado los éxitos europeos del club de Nervión en la fase final del mandato de Zoido. Tras el primer año de mandato de Zoido como alcalde había un 40,1% de sevillanos que se declaraban seguidores del Betis, frente al 36,7% que dicen serlo en estos momentos con Espadas. Por el contrario, en aquel entonces había un 37,4% que decían ser sevillistas, mientras que tras el primer año de Espadas ya hay un 39,4% de hinchas del club blanco.

Antes, un 19,4% declaraba no ser ni bético ni sevillista; ahora, con Espadas, ese porcentaje baja al 17,8% (prácticamente en la proporción que ha crecido el número de sevillistas). De ambos clubes se declaraban un 3,1 de los sevillanos y ahora tienen el corazón compartido entre los dos un 5,6%.