Dos ‘ejemplos’

Caso número uno. Ni siquiera ha sido imputado aún por la Justicia en el escándalo al que presuntamente se le vincula y por cuya causa está en boca de todo el mundo, pero por su conducta tachada de “no ejemplar” precisamente fue obligado por la más alta magistratura del país a poner todo un océano Atlántico de por medio hasta que se clarificara su horizonte judicial y ha sido apartado de la agenda oficial de su familia política, la Familia por excelencia. Caso número dos. Lo han condenado a una pena de siete años y medio de cárcel, inhabilitación absoluta y al pago de una compensación de 2,7 millones de euros al Ayuntamiento saqueado con su –dice el fallo judicial- cooperación necesaria en los delitos de fraude en concurso con prevaricación y malversación de caudales públicos. A pesar de ello, con el argumento de que la sentencia es recurrible y no afecta a su ámbito privado, como si la persona pudiera disociarse de sí misma, se niega a abandonar la máxima representación de su familia deportiva. Uno se llama Ikañi Urdangarín; el otro, José María Del Nido.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>