Sevilla ha perdido más de medio millón de turistas en el verano del coronavirus

La cifra supone casi las tres cuartas partes de los que la visitaron en el verano de 2019

La caída del turismo extranjero ha sido del 89 por 100

Un millón doscientas mil pernoctaciones hoteleras menos

Como media se han perdido casi tres mil empleos en los hoteles

Los datos del Instituto Nacional de Estadística (INE) sobre el sector turístico español confirman el hundimiento del mismo en la ciudad de Sevilla, como consecuencia de la pandemia del coronavirus, que ha ahuyentado especialmente al turista extranjero.

En el verano de 2019 (julio-agosto-septiembre), el que podríamos calificar de la «vieja normalidad» y cuando todavía la capital andaluza disfrutaba de las mieles del ‘boom’ turístico, llegaron a Sevilla un total de 789.069 viajeros, el 62% de ellos desde otros países. Un año después, ya bajo el impacto del Covid 19, la cifra de visitantes se redujo a 220.247, es decir 568.822 menos. Especialmente llamativa es la caída en el número de turistas foráneos: del casi medio millón del verano anterior se pasó a tan sólo 53.398, es decir una disminución del 89%. En números redondos, pues, Sevilla ha perdido nueve de cada diez viajeros foráneos.

Por tanto, prácticamente el turismo nacional ha sido el único que ha sostenido la cuarta parte a la que ha quedado reducido el negocio turístico sevillano durante el estío del año 2020 y aun así el número de españoles que vinieron a la urbe andaluza fue de tan sólo 1666.849, un 44% menos que en el mismo periodo del año 2019.

Estas cifras han tenido su repercusión en las pernoctaciones hoteleras, inferiores en nada menos que 1.214.469 a las del verano anterior. Este dato supone que los hoteles sevillanos que han abierto durante el pasado estío han sobrevivido con tan sólo la cuarta parte de las pernoctaciones registradas un año antes. La fuga de turistas extranjeros ha supuesto casi un millón de pernoctaciones menos, concretamente 971.775.

Y de nuevo el turista nacional ha sustentado la ocupación hotelera, pese a que su número de pernoctaciones se ha reducido en 242.694 en comparación con el verano anterior (-46,23%).

El impacto del coronavirus se ha traducido en el cierre de más de la mitad de los hoteles, como media, el pasado verano si se toma como referencia el mismo periodo de 2019: han abierto de media 139 frente a 279. Como consecuencia, también ha caído la media de habitaciones ofertadas (5.478 menos) y la de plazas hoteleras (11.326 menos).

El hundimiento de la demanda y en consonancia la reducción de la oferta se ha traducido en una caída en la media de ocupación de habitaciones y de plazas cercana al 40%, incluso durante los fines de semana.

Toda esta catarata de cifras negativas ha tenido su efecto en el empleo en el sector. Si en el verano de 2019 los hoteles sevillanos tenían una media de 4.098 empleados en conjunto para atender a sus clientes, en el verano del coronavirus la cantidad se ha reducido a una media de 1.314, o sea 2.784 personas que se han quedado sin ocupación.

A continuación se pueden ver las estadísticas comparadas de los tres meses de verano mes por mes. Llama la atención el hecho de que en septiembre no sólo no han mejorado los datos de los meses estivales anteriores sino que han empeorado, con menos afluencia de turistas y menos pernoctaciones hoteleras.

El hundimiento del turismo internacional en la ciudad (tan sólo 13.739 viajeros foráneos en septiembre), a cuyo reflotamiento no parece que vaya a contribuir precisamente la declaración de un nuevo estado de alarma en todo el país hasta el próximo mes de mayo, deja prácticamente como única opción estratégica a corto y medio plazo la captación del turista geográficamente más cercano: el andaluz y el español.

¡Aviso de Facebook para la UE! ¡Necesitas iniciar sesión para ver y publicar comentarios de FB!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *