Emasesa concederá préstamos a bajo interés para la instalación de contadores individuales

La empresa metropolitana de aguas de Sevilla (Emasesa) ha acordado incrementar para el año 2018 los recursos económicos para el desarrollo del Plan de Individualización de Contadores con el objetivo de que al menos los titulares de 3.500 viviendas se acojan a esta medida justo cuando en este 2017 se cumplen veinte años desde que se inició esta política de sustitución de contadores colectivos en las comunidades de vecinos.

El consumo de agua en Sevilla y su área metropolitana ha pasado de los 179 litros por habitante y día de finales de los años 90 del pasado siglo a los actuales 112. Este ahorro de un 38% se ha debido a, entre otras causas, la inversión que anualmente incentiva Emasesa para que se cambien los contadores colectivos de las comunidades de vecinos en bloques de pisos por contadores individuales: uno por cada hogar en vez de uno para todo el edificio.

Esta política, con el denominado Plan Cinco, empezó a adoptarse después de la celebración de la Exposición Universal, concretamente en el año 1997, por lo que en este 2017 se han cumplido veinte años de su aplicación.

Según la Memoria de Responsabilidad Corporativa de Emasesa correspondiente a 2015, desde entonces hasta esa fecha se han individualizado 63.184 suministros y se ha atendido a 4.609 comunidades de vecinos.

Para el año 2018, Emasesa continuará aplicando una línea de ayudas económicas a través de subvenciones directas para cubrir en parte el coste de las obras y, en casos excepcionales de precariedad económica, para financiar la obra completa.

La compañía metropolitana ha detectado la necesidad que tienen algunos hogares de mejores condiciones, tanto en el plazo como en el coste de la operación financiera. Por ello ha elaborado un conjunto de nuevas medidas a aplicar, tales como las siguientes:

 

-Dotación de un fondo social por valor de 2 millones de euros (podría incrementarse hasta los 3 millones).

-Préstamos flexibles, con una duración de hasta ocho años, a titulares de viviendas con escasos ingresos.

-Llegar hasta las 3.500 viviendas individualizadas.

 

AHORRO

Según la estimaciones de Emasesa, la implantación de contadores individuales en los bloques de pisos acaba suponiendo un ahorro de entre un 15% y un 30% en el consumo de agua en comparación con el mantenimiento de un solo contador colectivo para toda la comunidad de vecinos.

El parque de contadores asciende a 368.556 unidades, de los cuales 366.165 están instalados para la medición del consumo de agua potable, siendo las restantes de control, de riego o vertido de agua no potable. La antigüedad media del parque es de 4,56 años, con un 96,67% de contadores electrónicos que permiten realizar una lectura automática no visual desde la fachada en los 148.512 puntos de lectura instalados.

Durante 2015 se realizaron 1.544.196 lecturas, de las cuales el 97,387% fueron lecturas reales, siendo estimadas las restantes y dando lugar a la emisión de 1.475.845 facturas periódicas El porcentaje de lecturas automáticas ha sido del 90.41% en 2015 frente al 87,35% de 2014.

También han tenido lugar 10.870 inspecciones a suministros con lecturas anómalas y se han enviado 4.720 comunicados a usuarios por consumos elevados que podrían deberse a fugas en la instalación interior, cumpliendo con el compromiso adquirido con los clientes. Se han revisado 8.031 suministros a los que se había retirado un contador averiado y se han llevado a cabo 229 propuestas de refacturación, como resultado del análisis de dichos contadores.

Además del Plan de Individualización de Contadores se realizan inversiones de forma permanente para reducir las pérdidas en la distribución de agua y mejorar el rendimiento de la aducción y de la potabilización. Las pérdidas en el subsistema de distribución han descendido desde un 15,78% en 2014 hasta un 14,53% en el año 2015, muy por debajo de los límites establecidos en el Plan Hidrológico del Guadalquivir, donde se fija un máximo del 20%, y se han mantenido las pérdidas de aducción y tratamiento en niveles muy bajos, similares a los del año anterior.

Reservas de agua para cuatro años

Sevilla y su área metropolitana entran en el otoño precedido de uno de los periodos climáticos más secos de los últimos años con reservas de agua en sus embalses para cuatro años en números redondos aunque no llueva.

El sistema de abastecimiento de agua potable se compone de seis pantanos con una capacidad total conjunta de 641,16 hm3. Al finalizar el mes de septiembre haba 435,98 hm3 embalsados, lo que supone el 68% del total.

El pantano con más agua represada es el de Melonares, con 134,27 hm3, seguido del de Zufre, con 123,69 hm3. A continuación va el de Aracena, con 88,87 hm3; Minilla, con 43,42 hm3; Cala, con 25,75 hm3 y, en último lugar, Gergal, con 19,98 hm3.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *