Prueba de veladores: la privatización ‘de facto’ de la plaza de la Magdalena

Colocados 60 sillones y 15 mesas en el espacio público recién reurbanizado para veladores del nuevo hotel Magdalena Plaza

La cadena Radisson anuncia en su página web la apertura del establecimiento el 31 de mayo

La cocina “de autor”, encomendada al chef vasco Eneko Atxa, mientras que el bar ‘Justa Rufina” en la cubierta lo gestionará el grupo madrileño Azotea

Sigue sin reponerse la lápida que recordaba el enterramiento de Martínez Montañés

Los transeúntes que han pasado este martes (18 de mayo de 2021) por la parcialmente reabierta plaza de la Magdalena en Sevilla se han llevado la sorpresa de ver cómo el espacio público situado delante del nuevo hotel Magdalena Plaza ha sido ocupado por unos 60 sillones en torno a una quincena de veladores. Ha sido la demostración de que, tal como vaticiné en su día (y no hacía falta ser un lince para adivinarlo), la peatonalización era una mera coartada para su privatización ‘de facto’, para su aprovechamiento por el establecimiento hotelero. El “patrocinio” de la reurbanización por la compañía propietaria del hotel no iba a ser gratis total precisamente. Si Monteseirín privatizó directamente la plaza de la Encarnación, Espadas ha acabado privatizando indirectamente la plaza de la Magdalena.

El pasado 15 de noviembre de 2020, concluía un artículo titulado premonitoriamente ‘Reforma de la plaza de la Magdalena a la medida de una empresa privada’ y al que remito https://www.manueljesusflorencio.com/2020/11/reforma-de-la-plaza-de-la-magdalena-a-la-medida-de-una-empresa-privada/ de la siguiente forma: “Aparte de aprovechar la remodelación de la plaza para pavimentar con el denostado granito gris de Quintana, con la coartada de que se vea bien la fuente central se eliminarán los setos perimetrales. Y al instalar una plataforma única y eliminar los setos perimetrales quedará libre una explanada de superficie suficiente para un posible futuro aprovechamiento económico, como podría ser la colocación de veladores o de carpas comerciales en épocas propicias del calendario”.

Medio año después se ha cumplido el augurio porque la empresa que gestionará el nuevo hotel Magdalena Plaza, la cadena Radisson, ha realizado este martes 18 de mayo lo que podría llamarse “pruebas de veladores”, con la colocación delante de la fachada del establecimiento hotelero y en el espacio supuestamente peatonal comprendido entre el mismo y la parte central de la plaza (donde está la fuente) una quincena de veladores con cuatro sillones de media cada uno, lo que suman 60. El ensayo se ha realizado delante sobre todo de la fachada que da a la plaza de la antigua sede del BBVA, cuya entrada principal estaba por la calle Rioja.

Imagen virtual del vestíbulo del nuevo hotel Magdalena Plaza

En la página web de la cadena Radisson se anuncia como fecha de apertura del hotel el próximo 31 de mayo y también se informa, con un lenguaje típicamente publicitario, de que la restauración “de autor” del hotel ha sido encomendada al chef vasco Eneko Atxa, el cual cuenta en su haber con tres estrellas Michelin: “Experimente una cena de nivel Michelin y una atractiva escena social -reza el anuncio- desde nuestro hotel en el corazón de Sevilla. Relajado pero sofisticado, con una variedad de opciones de asientos, BASQUE Eneko y Justa Rufina Taste & Sky por Azotea Grupo ofrecen el ambiente y el entorno social perfectos. En BASQUE Eneko espere menús cuidadosamente elaborados inspirados en el norte de España, mientras que el bar de la azotea, ‘Justa Rufina’, es el lugar al que debe acudir cuando busque más opciones ibéricas y deliciosas tapas, junto con impresionantes vistas”.

Tres novedades, pues, la fecha de apertura del hotel (31 de mayo); el nombre del bar de la azotea ‘Justa Rufina’, que será explotado haciendo honor a su nombre por el grupo madrileño La Azotea, y que el chef vasco Eneko Atxa será el responsable del restaurante.

El Grupo Azotea o Azotea Grupo (su denominación oficial) es una empresa de hostelería que gestiona espacios gastronómicos en algunos de los lugares más emblemáticos de la capital de España, como la Azotea del Círculo de Bellas Artes y Picalagartos Sky Bar & Restaurant, en plena Gran Vía madrileña. Al mismo tiempo, está presente en otros puntos singulares de la geografía española, como El Cuartel del Mar (Chiclana de la Frontera). Ahora lo estará también en Sevilla, en la cubierta del nuevo hotel Magdalena Plaza, con un proyecto del que dan idea estas imágenes virtuales:

El futuro bar Justa Rufina en la azotea del nuevo hotel Magdalena Plaza (imágenes virtuales)

En la fachada de uno de los dos edificios que componen el hotel Magdalena Plaza se puede ver el logotipo de la cadena Radisson, que lo gestiona, pero de momento no hay noticias sobre la lápida que estaba antes de la reforma y que recordaba que en aquel lugar estuvo enterrado el insigne escultor e imaginero Martínez Montañés.

Sitio en la fachada para el logotipo de la cadena hotelera…….
….pero aún no para recuperar la lápida que recordaba a Martínez Montañés

En resumen, y en un proceso similar al de la pseudopeatonalización de Monteseirín en la Avenida, la peatonalización de la plaza de la Magdalena va a servir para convertirla en la terraza con veladores del nuevo hotel, por lo que en el balance final la reurbanización no va a suponer ninguna ganancia de espacio para los viandantes, que antes por lo menos podían caminar por la acera lindera con el antiguo anexo de El Corte Inglés.

Si el espacio por el que antes circulaban los autobuses de Tussam, con sus correspondientes paradas en dos lados de la plaza, es ahora ocupado por veladores del hotel, ¿qué ganan los peatones? Al contrario: antes podían llegar en autobús hasta la Magdalena (autobuses de tipo eléctrico, silenciosos y no contaminantes, podrían haber seguido desempeñando esa función), pero ahora tendrán que andar hasta allí unos 450 metros desde las nuevas paradas que han sido trasladadas a la calle Marqués de Paradas.

El gran beneficiario de la “peatonalización” de la plaza de la Magdalena será la empresa que ha “patrocinado” las obras, la dueña del nuevo hotel, con el claro propósito de convertirla en su terraza con veladores.

Si antes había en la plaza un anexo de Galerías Preciados, luego de El Corte Inglés, ahora es la plaza misma la que se va a convertir en otro anexo, el anexo del hotel Magdalena Plaza.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *