Archivo de la etiqueta: mini-actas

Zoido condena a los sevillanos a escuchar audios de hasta doce horas de los Plenos

Sustituye las actas transcritas de los debates por las grabaciones, que colgará en Internet

De las mini-actas a las audio-actas o las dos cosas. La solución adoptada por el gobierno de Zoido para sustituir las actuales -y fáciles de consultar- transcripciones de los debates y acuerdos plenarios pasa por colgar directamente en la página web municipal la grabación de los debates y que los ciudadanos se las avíen como puedan y hagan sus anotaciones a mano, al igual que los ediles de la oposición, amén de los del propio gobierno. Así se pueden encontrar frente a grabaciones de 12 horas, que es lo que vino a durar el último Pleno de 2013, en el que se aprobaron los Presupuestos para el próximo año.

La expresión del alcalde de que en el Ayuntamiento y los asuntos públicos imperarían “luces y taquígrafos” como señal de transparencia ha dado lugar a una deriva insospechada, la de convertir a todos los sevillanos interesados en seguir o/y consultar los debates/acuerdos plenarios en taquígrafos aficionados, puesto que ya no van a contar con las actas transcritas de los Plenos como hasta ahora. Esta medida se adopta con el pretexto de la falta de personal en el Negociado de Actas por la imposibilidad de cubrir vacantes debido al Plan de Ajuste, un problema que el equipo de gobierno podría resolver fácilmente declarando esencial ese servicio.

El nuevo procedimiento impuesto por el gobierno de Zoido es el del ‘audio-acta’, compuesto por una mini-acta en papel a modo de resumen y guía de los acuerdos e intervenciones en el Pleno y destinada a los concejales, más un archivo en audio en el que se recoge la grabación literal de todas las intervenciones de los ediles.

Con carácter previo a su aprobación, el borrador del acta se remitirá a los concejales por correo electrónico. Simultáneamente se les dará también acceso electrónico a una carpeta informática donde estará grabado el audio de la sesión. El equipo de gobierno exige que todos los grupos políticos faciliten el nombre, correo electrónico y teléfono de un máximo de dos personas, que serán las autorizadas informáticamente a acceder a la grabación.

Establece esta limitación de acceso de los concejales a las grabaciones literales de los Plenos cuando va a colgarlas íntegramente después en la web para todos los sevillanos.

Según el nuevo procedimiento establecido, se dice que al colgar en Internet el audio de las intervenciones plenarias de los concejales se amplía el objetivo de transparencia, “dado que los ciudadanos, junto con el acta comprensiva (eufemismo para denominar las mini-actas, en las que sólo se transcriben los acuerdos adoptados) de todos los acuerdos, van a tener acceso a la totalidad de las intervenciones, en su literalidad”.

TRANSPARENCIA-TRAMPA

Se trata, sin embargo, de una transparencia con efecto trampa, ya que al eliminar previamente (otra cosa muy distinta habría sido su mantenimiento) las transcripciones de los debates en las actas, como hasta ahora, se liquidan también éstas como documento público y de trabajo (para ediles, periodistas, investigadores, asociaciones de vecinos, interesados en cualquier asunto…) que facilitaba enormemente la búsqueda, seguimiento, descarga al ordenador y cualquier tipo de consultas de forma rápida.

A partir de ahora, esa consulta que podía hacerse en relativamente pocos minutos y por tato con una enorme ganancia de tiempo y comodidad en comparación con un fichero de audio, se sustituye por la grabación pura y dura de los Plenos, que en la era de Zoido llegan a durar hasta 12 horas, como ocurrió el viernes 27 de diciembre.

Así, tanto los concejales que quieran recabar datos expuestos o recordar intervenciones habidas en los Plenos y los ciudadanos a título particular tendrán que escuchar las grabaciones, hacer de taquígrafos y transcribir por sí mismos los pasajes que les interesen ‘a priori’, aunque quizás la temática abordada no aparezca en esa parte de la cinta. Una labor, pues, mucho más difícil, engorrosa y de larga duración, con lo que Zoido obstaculiza aún más la fiscalización de su gestión pero, éso sí, en nombre de las “luces y taquígrafos”.

Zoido proyecta ahora reducir al mínimo las actas de los Plenos municipales

Los ediles tendrían que consultar las intervenciones en un documento de audio

El nuevo sistema les obligaría a copiar a mano los pasajes de su interés

Queda en el limbo la forma en que los sevillanos accederían al material

 

El gobierno local, que pese a las promesas de transparencia y de ‘luces y taquígrafos’ de Zoido sólo permite a la oposición tomar notas a bolígrafo de los expedientes municipales en horario de oficina, proyecta ahora una vuelta de tuerca más cuya consecuencia será volver a dificultar la labor fiscalizadora de la oposición, ya que se eliminará la mayor parte de la transcripción de las actas de los Plenos.

La crisis económica sirve de coartada para todo, según y cómo. El Ayuntamiento de Sevilla saca de los Presupuestos más de 400.000 euros para alumbrar las calles durante la Navidad pero amparándose en la necesidad de recortar el gasto público no cubre dos vacantes existentes en el Negociado de Actas, pese a que podría declararlas como un servicio esencial para la ciudad.

Con esta realidad como pretexto y dado que según la versión oficial la carga de trabajo sobrepasa la capacidad laboral existente, el equipo de gobierno maneja un proyecto para ahorrar costes implantando un nuevo procedimiento para transcribir, o más bien no transcribir al 100%, las actas de los Plenos, como viene sucediendo hasta ahora para dejar constancia documental del contenido de los debates plenarios y de lo que argumenta y vota cada concejal.

Hasta los sevillanos pueden acceder a las actas de los Plenos a través de la página web del Consistorio (www.sevilla.org) y las pestañas sucesivas Ayuntamiento-Pleno-Actas de los Acuerdos. Actualmente se pueden leer las actas hasta el Pleno correspondiente al Pleno del 26 de julio, faltando aún las de los meses siguientes, como demostración de la escasa prioridad que se da a la transparencia y difusión de los acuerdos del máximo organismo representativo de la ciudad.

MINI ACTAS

El nuevo procedimiento proyectado consiste en elaborar una mini acta que incorpore sólo el dato de los concejales asistentes al Pleno, los acuerdos adoptados, las enmiendas presentadas y las votaciones, pero omitiendo todas las intervenciones y argumentos de los concejales durante los debates.

Este material no se transcribirá en un documento escrito, mucho más fácil y rápido de leer,  analizar y manejar por parte de los propios concejales (y los ciudadanos a través de la página web), sino que se dejará como documento de audio, ya que todos los Plenos se graban con imágenes y sonido, si bien no se difunden pese a haberlo planteado alguna vez la oposición.

Para facilitarles a los ediles la búsqueda dentro del audio, en las mini actas en papel se incluirá en cada punto una remisión al contenido de la grabación , con indicación del minuto en que comienza cada turno de palabra. Según el proyecto que se trata de implantar, cada edil podrá avanzar y retroceder dentro del audio, como a la antigua usanza, para localizar el pasaje que busque. El plan es presentado como el cumplimiento de lo dispuesto en la ley 11/2007, de Acceso Electrónico de los ciudadanos a los Servicios Públicos, que recoge entre sus fines la mejora del funcionamiento interno de las Administraciones Públicas mediante el uso de las tecnologías de la información, la eficacia y la simplificación de los procedimientos.

Esa extrema simplificación obligaría a partir de ahora a todos los concejales a tomar también notas a mano de los contenidos de los debates que quieran consultar, ya que se elimina la transcripción de los mismos por escrito para las actas. La consecuencia directa es que otra vez  se dificultaría la labor de la oposición y hasta la tan publicitada participación ciudadana en la vida pública, ya que se deja en el limbo jurídico la forma, si es que se considera siquiera, en que los sevillanos accederían a los audios para comprobar la labor que realizan los concejales a los que han votado.