El concurso por Villa Encarnita, también desierto

Nadie se interesa por el chalé de Nervión, con un precio de salida de medio millón de euros

El fracaso se suma a los de los parkings, el Costurero de la Reina y la plataforma web

Urbanismo permitía desde rehabilitar el chalé a demolerlo y alzar pisos de renta libre

 

El Ayuntamiento ha decidido cancelar la reunión de la mesa de contratación, prevista para el próximo 20 de enero, para la venta en concurso público del conocido chalé ‘Villa Encarnita’, sito en el barrio de Nervión, por la falta de licitadores. El concurso, pues, queda desierto al igual que otros anteriores como los de los parkings subterráneos en el Prado y San Martín de Porres, el alquiler del Costurero de la Reina, la plataforma web para emprendedores y otros relacionados con la construcción de viviendas.

A finales de 2013, la Gerencia de Urbanismo adoptó, con el voto en contra de la oposición, el polémico acuerdo de enajenar el conocido chalé de propiedad municipal ‘Villa Encarnita’, que fue adquirido por la Corporación en el mismo año del estallido de la guerra civil, 1936, e incorporado al patrimonio municipal de suelo en 1989.

Se trata de una finca de 391,75 m2 de superficie, dentro de la cual se alza el chalé. Está calificada como edificación suburbana de uso residencial y cuenta con una edificabilidad en el PGOU vigente de 861,85 m2. El gerente de Urbanismo, Alberto de Leopoldo, justificó la decisión de vender la finca para vivienda libre por las siguientes razones:

1) La VPO en manos municipales está garantizada, no sólo por las obligaciones de cesión del 10% o de los porcentajes establecidos en los convenios urbanísticos, sino también por el aprovechamiento resultante de los acuerdos de concertación urbanística en el marco del Plan Impulsa. Este argumento provocó la indignación del PSOE, que recordó el incumplimiento de la promesa de alcalde de erigir 1.000 VPO por año durante su mandato, pese a lo cual ponía má suelo en el mercado para vivienda libre con Villa Encarnita.

2) Hay que poner en el mercado cuanto antes el chalé -continuaba el gerente- a fin de que se acometa su rehabilitación o su demolición y nueva planta, a la vista de su estado de conservación y a fin de evitarle costes de mantenimiento al Ayuntamiento y su eventual ocupación ilegal por terceros.

3) Dado el momento en que se encuentra actualmente el mercado inmobiliario, es preciso crear un marco suficientemente atractivo para la iniciativa privada, teniendo en cuenta la circunstancia de su enclave (el de Villa Encarnita) en la ciudad consolidada, en un barrio tradicional (Nervión), así como su tamaño reducido y el limitado número de viviendas que le asigna el planeamiento, que permite construir al promotor sin necesidad de acudir a una gran inversión por su parte.

Por eso el Ayuntamiento daba todas las facilidades posibles, desde la rehabilitación del chalé como vivienda unifamiliar a su demolición para la edificación en su lugar de viviendas de nueva planta, y además sin establecer límite alguno a su precio de venta o de alquiler.

Pese a todas estas facilidades y al precio de venta fijado, en sólo 508.715,58 euros más IVA, ningún promotor inmobiliario ni comprador particular se ha interesado por participar en el concurso público convocado por el Ayuntamiento, otro más que queda desierto durante el mandato de Juan Ignacio Zoido.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.