Urbanismo mantendrá la accesibilidad Universal a los veladores de la Avenida

RECLAMACIÓN

Los hosteleros pidieron al Ministerio que los discapacitados no pudieran acceder a todas las mesas, sino sólo a una parte

INGRESOS

Con una menor separación podrían poner más veladores en las terrazas y obtener más rentabilidad

CAL Y ARENA

El Ministerio avala al Ayuntamiento pero sugiere una solución  menos distorsionadora de la actividad económica

La Gerencia de Urbanismo mantendrá en los veladores de la Avenida de la Constitución el principio de accesibilidad universal, que exige una separación mínima entre ellos de 1,5 metros para que quepa o pueda pasar cualquier discapacitado con su silla de ruedas, pese a un dictamen del Ministerio de Economía que pretende ser salomónico y que aun reconociendo la potestad municipal para regular las terrazas concluye pidiendo una solución alternativa con el fin de que haya más veladores.

El pasado 11 de abril, la patronal de la hostelería sevillana, en representación de los establecimientos Zona Café, Oniroma, Sotavento Café y Grancafé, elevó una reclamación al Consejo para la Unidad de Mercado (Ministerio de Economía) contra la propuesta de ordenación de terrazas de veladores en la Avenida de la Constitución.

Según los hosteleros, el Ayuntamiento, a través de la Gerencia de Urbanismo, establece una disposición de veladores muy por debajo de los usos y ocupaciones actualmente concedidos, sobre la base, a su juicio, de una interpretación restrictiva de la normativa de accesibilidad.

En virtud de esta normativa y del denominado principio de accesibilidad universal, Urbanismo estipula una separación de al menos 1,5 metros entre los veladores de las terrazas: la distancia mínima para que quepan o puedan pasar las sillas de ruedas que utilizan personas con discapacidad y que necesiten circular entre las terrazas o bien estacionar en las mismas para tomar algún refrigerio.

Los hosteleros, por su parte, consideran que no todos los veladores de las terrazas de la Avenida deben ser accesibles para las personas discapacitadas y que es suficiente con que lo sean sólo una parte. Conforme a su pretensión, no haría falta establecer una franja mínima de 1,5 metros entre todos los veladores, con lo cual éstos podrían juntarse más, podría incrementarse su número, también los clientes y, como consecuencia final, los ingresos de los establecimientos.

 

DICTAMEN

 

El Consejo para la Unidad de Mercado emitió el pasado 5 de mayo su dictamen sobre la reclamación de los hosteleros, un dictamen en el que trata de ser salomónico aunque al final propende a dar satisfacción a los propietarios de las cafeterías por cuanto su finalidad como organismo es el fomento con los menos obstáculos posibles de la actividad económica.

Esta entidad reconoce que la exigencia de licencia por parte del Ayuntamiento para la colocación de terrazas con veladores en las inmediaciones de los negocios de hostelería sería “necesaria y proporcionada” en virtud de los términos de la Ley de Garantía de la Unidad de Mercado y de la de Bienes de las Entidades Locales de Andalucía.

Pese a avalar la legalidad de la actuación municipal, el Consejo hace una pirueta al final para tratar de satisfacer también la exigencia de los hosteleros y concluye de la siguiente forma: “En la medida en que el contenido y la aplicación de una norma o un instrumento de planeamiento urbanístico pueda limitar el acceso o ejercicio de una actividad económica, éste habrá de ajustarse a los principios de la Ley 20/2013, de 9 de diciembre, de Garantía de la Unidad de Mercado, en especial al principio de necesidad y proporcionalidad recogido en su artículo 5. En el caso que nos ocupa -prosigue- los mecanismos para garantizar la accesibilidad universal deberán ser siempre tales que no existan otros medios que resulten menos restrictivos o distorsionadores para la actividad económica”.

 

REACCIÓN

Como este dictamen no es vinculante, la Gerencia de Urbanismo no va a modificar su propuesta de ordenación de los veladores en la Avenida y mantendrá el principio de la accesibilidad universal para todos los discapacitados, que exige una distancia separadora mínima de metro y medio entre las mesas de las terrazas, por entender que el interés general está siempre por encima del interés económico de un sector privado.

Según Urbanismo, el planteamiento del Consejo para la Unidad de Mercado de que se intente de alguna manera permitir la colocación de más veladores sin impedir simultáneamente la accesibilidad de los discapacitados es, sencillamente, inviable, ya que o cabe o no cabe una silla de ruedas entre un velador y otro: no hay término medio.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.