Primos, hermanos, hijos, novias, cuñados

Buceando en la Hemeroteca, encuentro una noticia del 13 de mayo de 2008 sobre la campaña ‘Todos queremos ser el primo de Monteseirín’. Fue presentada por los entonces presidente y secretaria de Nuevas Generaciones (NNGG) del PP, José Manuel Luque y Virginia Pérez, respectivamente. Aludía a Félix Alfredo Sánchez, primo del entonces alcalde, Alfredo Sánchez Monteseirín, que había sido contratado para realizar la página web del Plan Estratégico Sevilla 2020 a cambio de 5.500 euros y pese a que, según los populares, no tenía experiencia informática previa.

La campaña estaba ilustrada con un vídeo en la que se parodiaba la entrevista de selección de personal a la que supuestamente se había presentado Félix Alfredo y con unas sevillanas con letra alusiva al escándalo. NNGG repartió más de 30.000 folletos en los campus universitarios y centros de FP para condenar “la obtención de empleo por amistad o influencia política”.

Esta acción formó parte de una serie de iniciativas sostenidas en el tiempo por el PP para destacar el clientelismo y el enchufismo que, según denunciaba, imperaban en el Ayuntamiento de Monteseirín y Torrijos. Así, registró una propuesta para el Pleno del día 16 de mayo en la que reclamó que el alcalde compareciera ante la Corporación para “aclarar” la polémica suscitada por el contrato adjudicado por Emasesa a su primo hermano Félix Alfredo Sánchez Tavira; que se aprobara una declaración institucional condenatoria de “este tipo de prácticas”; que se rescindiera el contrato suscrito en su momento y que se “desterraran” las contrataciones “de esta naturaleza” porque “ponen en tela de juicio” la objetividad, transparencia y claridad de las contrataciones vinculadas a la Administración.
Y tras el primo del alcalde, el de Francisco Manuel Silva, concejal de IU. El PP consideró escandaloso que David  Domínguez Silva, primo segundo del delegado de Deportes, hubiera sido contratado como asesor del IMD, del que era vicepresidente el edil, y que además fuera secretario de la entidad  ‘Club Deporte Sur’, que había sido beneficiaria de convenios con el Ayuntamiento para la organización de actividades de senderismo y de las Olimpiadas Escolares.
El hoy  concejal de Participación Ciudadana y Coordinación de Distritos de Zoido, Beltrán Pérez, exigió “la dimisión de inmediato” del concejal Silva porque, a su juicio, el trato de favor a su familiar era evidente. Y lanzó el siguiente mensaje a Torrijos: “Se pasa el día dando lecciones con altas dosis de incontinencia verbal, pero cuando se habla del primo del alcalde y del primo de Francisco Manuel Silva se queda más callado que el mudo de los hermanos Marx en la escena del camarote lleno de primos en que están convirtiendo este Ayuntamiento”.

VUELTA A LA TORTILLA

Cuatro año después de aquellas acusaciones de enchufismo, y con el PP en  el Ayuntamiento desde hace ocho meses, la Oposición socialista ha descubierto que en los talleres de al menos siete de los once distritos municipales hay ya colocada una más que significativa muestra (una treintena) de parientes, militantes y simpatizantes del nuevo gobierno local y/o del partido que lo sustenta como coordinadores (sueldo de 18.000 euros) o monitores (pagos de entre 7,5 y 10,5 euros la hora) de los talleres de distrito, a saber:

-La prima del delegado del distrito Sur, José Luis García, y la novia de éste.
-La hermana del presidente de Nuevas Generaciones de Andalucía, Luis Paniagua.
-El responsable de Actos Públicos de Nuevas Generaciones de Sevilla, Saulo Fraga.
-El vicesecretario general de Nuevas Generaciones de Sevilla, Alberto Galbis.
-El cuñado del delegado del distrito Norte, Juan García Camacho.
-La hija de un miembro de la Junta Municipal del distrito Norte.
-La exprimera teniente de alcalde de Cazalla.
-Candidatos del PP que fueron en las listas de Zoido, militantes y simpatizantes del partido.

El gobierno local y el propio alcalde trataron en primera instancia de minimizar el escándalo diciendo:

1)   Que la mayoría de los contratados ya estaban trabajando en los distritos antes de que se constituyera el nuevo Ayuntamiento, obviando que todos los coordinadores habían cesado en sus puestos al tiempo que la corporación anterior.

2)   Que el Ayuntamiento no había efectuado de forma directa ninguna de esas contrataciones, sino las empresas a través de las cuales está externalizado este servicio desde 2005. O sea, el mismo procedimiento por el que fue contratada como portera de la piscina de San Pablo la madre del edil de IU Silva y que escandalizó tanto a Zoido  cuando era líder de la Oposición que declaró: “Si mi nombre  o el de alguno de mis concejales estuviera en tela de juicio, yo mismo pedía una comisión de investigación y firmaría el decreto de creación si fuera el alcalde de Sevilla”.
Los argumentos defensivos eran tan endebles y el escándalo iba tan ‘in crescendo’ a medida que el PSOE escudriñaba distrito a distrito y revelaba nuevos casos de clientelismo político que, finalmente, el Ayuntamiento no ha tenido más remedio que forzar la dimisión de varios coordinadores que son familiares de cargos electos del PP.

Naturalmente, al contrario que en el caso de los primos de ediles de PSOE e IU, aquí, según Beltrán Pérez, otrora fustigador del enchufismo, no ha habido irregularidad alguna y estas dimisiones “voluntarias” han sido sólo por una mera cuestión de “estética”.

Y es que, como dijo Zoido, para trabajar en su Ayuntamiento el único carnet que se pide es el de identidad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *