Archivo de la etiqueta: Población distritos de Sevilla

La relativa despoblación del Centro de Sevilla achacada al turismo

Cuatro distritos han perdido aún más vecinos que el Casco Antiguo durante el ‘boom’ turístico

El Centro tiene ahora más habitantes que hace catorce años

El coronavirus ha puesto aún más de manifiesto la importancia del turismo para el Casco Antiguo, cuyo comercio pide un rescate tras perder el 55% de sus ventas

Medio centenar de comerciantes de las calles Francos, Álvarez Quintero, Chapineros, Chicarreros y Blanca de los Ríos, en pleno centro de Sevilla, han alertado de que el sector se está “desangrando” por la notable caída en el número de clientes y en las ventas, y reclaman un “plan de rescate” basado en nuevas medidas de “ayuda económica, rebajas fiscales o moratorias para las hipotecas de locales”.

En un escrito, los dueños o responsables de estos comercios exponen que meses después de finalizado el estado de alarma decretado contra la pandemia de coronavirus Covid-19 y las restricciones del mismo en materia de actividad económica y movilidad, su trasiego de clientes es “casi inexistente” (hasta el punto de haber perdido el 55% de sus ventas desde el mes de mayo, según fuentes del sector).

“El comercio del centro de Sevilla está muy afectado por la falta de turistas, tanto extranjeros como nacionales”, indican, al tiempo que señalan la drástica reducción del número de viajeros después de que no pocas voces avisasen de la expulsión de los habitantes del centro de la ciudad como consecuencia de la presión turística.

Numerosos locales vacíos en el Centro de Sevilla, sin clientela tras el coronavirus

Efectivamente, ya vimos cómo ha caído el turismo en la ciudad durante el mes de agosto:

http://www.manueljesusflorencio.com/2020/09/tres-mil-empleos-menos-en-los-hoteles-de-sevilla-durante-el-agosto-del-coronavirus/

Y también cómo más de 7 millones de usuarios de las líneas de Tussam que conectan los barrios con el Casco Antiguo han preferido quedarse en éstos en vez de desplazarse hasta el corazón de la ciudad:

http://www.manueljesusflorencio.com/2020/09/mas-de-7-millones-de-usuarios-han-dejado-de-ir-al-centro-en-los-autobuses-de-tussam-desde-el-coronavirus/

La pandemia está teniendo otro efecto añadido: demostrar, justamente por su ausencia, la importancia que para los negocios del Centro de Sevilla tienen los turistas, por más que algunos que se consideran a sí mismos la esencia de la ciudad los denostaran como una molestia innecesaria (se les ha llegado a calificar de “zarrapastrosos”) y despreciaran por su “número excesivo” (incluso haciendo chistes como el de los dos sevillanos que se abrazan al reconocerse en medio de una multitud de visitantes en la calle Sierpes), ya que en su opinión (compartida por buena parte del sector local) sólo habría que apostar por turistas “de calidad”.

Pisos turísticos en el Casco Antiguo de Sevilla

Habrá que recordar una vez más el aviso premonitorio de Antonio Távora en los albores de la Expo-92 -cuando la avaricia de quienes esperaban que el evento fuera Jauja disparó el precio de los hoteles- en el sentido de que no había en el mundo tantos ricos como para pagar el coste de las elevadas facturas que se pretendía cobrar….y que no se pudieron cobrar porque no hubo mercado, por lo que los precios se acabaron hundiendo. Pues bien, ahora, sin turistas “de calidad” ni tampoco en suficiente cantidad, para disgusto ya incluso de los guardianes de las esencias, el Centro se ve desierto y en ruina, al tiempo que se invoca la extendida leyenda de que los turistas han sido los causantes de la “expulsión” del vecindario del Casco Antiguo, por la conversión de viviendas tradicionalmente de alquiler en pisos turísticos y a una renta inalcanzable para vecinos habituales, que habrían acabado así condenados a emigrar a otros barrios de la ciudad.

Sin embargo, cuando se analizan los datos de población del Padrón Municipal de habitantes a fecha 1 de enero de cada año se observa que no es precisamente Casco Antiguo el distrito que más vecinos ha perdido en los años del ‘boom’ turístico, sino el quinto entre los once de Sevilla, tal como pone de manifiesto el balance 2012-2020. He tomado como referencia 2012 porque es el año más antiguo del que he logrado datos demográficos de todos y cada uno de los distritos sevillanos, lo que permite hacer una comparación general.

El Casco Antiguo ha perdido en estos ocho años un total de 2.317 vecinos; este número es superado por otros distritos que sufren mayor sangría demográfica pero que no son percibidos como afectados por éxodo poblacional al no estar vinculada su imagen al turismo como sí el Centro. Así, se han despoblado más que en aquél el distrito Sur (-3.440 habitantes), Macarena (-2.763), San Pablo-Santa Justa (-2.431) y hasta Triana (-2.366). Y es que en realidad sólo en cuatro de los once distritos de la ciudad la población ha aumentado en el periodo considerado: Este-Alcosa-Torreblanca (+5.993), Bellavista-La Palmera ( +2.519), Los Remedios (+677) y Nervión (220). En conclusión, a primera vista el Casco Antiguo se despuebla, pero lo hace en el contexto de una ciudad en la que el 60% de sus distritos sufre el mismo fenómeno de regresión demográfica.

QUINCE AÑOS

Ahora bien, el balance del Casco Antiguo es negativo sobre todo porque el año elegido como referencia (2012) es aquel en el que alcanzó su pico máximo poblacional (60.437 habitantes). A partir de entonces sufrió una pérdida progresiva que en conjunto ha sido del 3,83% de sus residentes. Pareciera como si los efectos de la crisis económica de 2008 no se hubieran dejado sentir hasta 2013 y años sucesivos.

Si analizamos una serie estadística más larga, concretamente hasta el año más antiguo en que he podido conseguir datos (2006):

Evolución de la población del Casco Antiguo entre 2006 y 2020

observamos que el Casco Antiguo incluso acaba el periodo con más habitantes que hace catorce años, ya que hay ahora 58.120 frente a 57.570 entonces. El balance final es de 550 vecinos más.

Si hiciéramos abstracción del ‘boom’ turístico y del fenómeno de los pisos turísticos, como si no hubieran existido ninguno de los dos, y viéramos la evolución demográfica del Casco Antiguo en estos catorce años sin ningún prejuicio ni apriorismo, sólo a través de los números desnudos, diríamos entonces que se trata de un distrito que crece ligeramente o que en el peor de los casos se halla estabilizado, en línea quizás con otros cascos viejos de grandes urbes, de poca movilidad demográfica y con un vecindario muy consolidado. No diríamos que está en regresión ni que como dicen los comerciantes, y no sólo los comerciantes, sufre la expulsión de habitantes por causa de la presión turística.

Vista aérea del Casco Antiguo hispalense

Por tanto, la conclusión depende del periodo que se analice, y en el de 2012-2020 es probable que parte de los pisos turísticos, señalados como uno de los causantes de la pérdida de habitantes del Centro en estos ocho últimos años, fueran de nueva oferta a partir de la restauración de inmuebles que de otra forma no hubieran salido al mercado inmobiliario tradicional de alquiler.

De persistir la pandemia, es probable también que al menos parte de esos pisos sean retirados del mercado turístico con el fin de captar arrendatarios tradicionales, no ocasionales y más estables que los turistas ahora desaparecidos y que estén dispuestos a vivir de alquiler en el Centro pero a unos precios acordes con la actual coyuntura económica, con lo que se abrirían nuevas oportunidades para atraer residentes que acaben incrementando de nuevo la población del Casco Antiguo, en un fenómeno de ida y vuelta, de tipo péndulo.