Esfinges

Ser usuario habitual y de pago de Tussam, y no excepcionalmente y de gañote en el Día Europeo sin coches como Monteseirín, me está permitiendo este verano observar con más frecuencia de la deseable el desprecio con el que algunos conductores tratan a los sufridos usuarios de la mejor –por única- empresa municipal de transportes de Sevilla. Hay chóferes que no sólo no responden al saludo de los pasajeros, sino que incluso les vuelven la cara con ostentación o la ponen en plan esfinge, como si en el bus entraran perros en vez de personas. Cuando los clientes son turistas que se montan en el Prado, el particular ‘wellcome’ de Tussam es la primera y pésima impresión que se llevan de nuestra ciudad. Tengo que hablar con Arizaga o Troncoso el alfredista  para que intercalen en las lecciones de inglés que ofrece el vídeo comunitario de la flota de Tussam alguna de urbanidad en circuito cerrado para los conductores, y, en la emisora en que sintonizan con la música de Radio Clásica, el clásico tema de Simon & Garfunkel titulado ‘Mantén satisfecho a tu cliente’.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.