Hasta el moño

faletePresentación del estreno de ‘Siempre Falete’  en el Teatro Quintero., el teatro del Centro de Sevilla. El cantante, con un cabreo de mil pares de c… bueno, o de lo que sea, se disculpa ante la prensa por su tardanza. Confiesa que se ha hartado de dar vueltas para llegar porque no sabía que la Encarnación seguía cortada por obras. ¿Obras? Pero, ¿no había inaugurado Monteseirín las setas hace ya bastantes días? Otro incauto que ha picado. No acaba aquí la cosa. Tras hablar largo y tendido de su espectáculo y elogiar a su bailaor, el artista se enciende cuando expresa su satisfacción por hallarse –dice- en el mejor momento de su vida personal y profesional y porque llegan las elecciones. ¿Qué ha dicho? ¿Un ‘lapsus linguae’? ¡Qué va! El cantante, que sin citarlo se muestra hasta el moño de Monteseirín,  se lanza a tumba abierta, hace un canto a la libertad de expresión en Democracia, recuerda cómo va la ciudad y aboga por echar el 22-M a los que están. Pero, ¿y si los que están resulta que no salen? Respuesta: pues a comer potaje, como nuestros padres y abuelos. Falete, siempre Falete.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.