Mundo mundial

mayerNo de que la radiación en el entorno de las centrales nucleares de Fukushima fuera cien mil veces superior a lo normal; ni de que los rebeldes y los leales a Gadafi se estuvieran matando en Misrata tras los bombardeos de la coalición internacional; ni de la rebelión popular en Siria y la quema de sedes del partido Baaz que sustenta a El Asad; ni de las elecciones en el ‘land’ alemán de Baden-Württemberg, que podrían dar a Los Verdes el primer Gobierno de su historia; ni de los graves disturbios en Londres durante la concentración en protesta por los recortes de David Cameron; ni de la propuesta de ETA sobre una verificación “informal” de su alto el fuego; ni siquiera de la primera carrera de la nueva temporada de la Fórmula 1 en Australia. Nada de eso. Según Jürgen Mayer, el arquitecto alemán autor de su diseño, de lo que el mundo estaba pendiente el domingo era de la ‘inauguración’ de las setas de la Encarnación por el (sin) alcalde. Ahora se comprende mejor por qué Monteseirín lo eligió como su arquitecto de cámara (mortuoria). Ninguno de los dos tiene abuela.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.