Sin subvención

El carnaval de San Jerónimo es no sólo la fiesta más popular y vertebradora del barrio, sino también el referente sevillano en la materia. Monteseirín le dio en su último año una subvención de 25.000 euros. Como Zoido vino con las rebajas de la crisis, y tras el precedente de la Cabalgata, los carnavaleros pidieron al menos 9.000 eurillos para la carpa, el escenario y demás. A última hora, el delegado del Distrito les comunicó que 2.000 euros, y gracias. El barrio consideró “insultante” la cantidad, acusó al Consistorio de cargarse la fiesta y amenazó con montarle un circo a Zoido en la Plaza Nueva. Al final, por dignidad, el vecindario rechazó el dinero y, reutilizado material antiguo, con donativos, voluntarios y esfuerzo solidario de todos ha organizado su mejor carnaval pese al Ayuntamiento. O quizás gracias a él, porque lo han hecho desde la libertad y el orgullo y no pidiendo limosna en plan clientelar al Poder. Ya no le deben nada a nadie. Son dueños de sí mismos. Lo insultante, pues, era la subvención, no que no se la dieran. Que cunda el ejemplo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.