El penalty

Después de los fallos de Messi, Cristiano Ronaldo, Kaká y Sergio Ramos desde el punto fatídico, Peter Handke debería cambiarle el título a su famoso libro ‘El miedo del portero al penalty’, porque ahora son los jugadores de campo quienes sufren el pánico de pasar de héroes a villanos en tan sólo once metros. El camero Sergio Ramos ha sido objeto de todo tipo de burlas en las redes sociales, e incluso en la prensa deportiva, por haber lanzado a las nubes la pelota en la tanda de penalties contra el Bayern de Múnich en la semifinal de la Champions League. Sin embargo, cuando Mourinho pidió voluntarios para la hora suprema, muchos de los multimillonarios jugadores del Real Madrid escurrieron el bulto y sólo Ramos y otros cuatro dieron un paso al frente. Su caso es una metáfora de esta sociedad española en crisis económica y de valores: se condena al que falla porque asume riesgos, tiene capacidad de iniciativa y considera el fracaso sólo como un peldaño en el aprendizaje hacia el éxito en vez de al cobarde que no hace nada y ve los toros siempre desde la barrera.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.