Fomento bloqueó cuatro meses Ikea mientras Zoido culpaba a la Junta

La Subdirección de Carreteras dio un informe negativo al Plan Parcial de San Nicolás

Lo cambió, con cautelas, tras un recurso de reposición del Ayuntamiento

 

El Ayuntamiento ocultó que durante cuatro meses el Ministerio de Fomento, a través de la Subdirección General de Carreteras, bloqueó la tramitación administrativa del Plan Parcial necesario para la segunda tienda de Ikea al emitir un informe desfavorable, pese a lo cual Zoido mantenía en sus declaraciones la versión de que era la Junta de Andalucía la que estaba boicoteando la implantación de la multinacional sueca en nuestra ciudad y amenazaba incluso con demandarla ante los Tribunales.

Urbanismo no podía avanzar en el proceso de aprobación del Plan Parcial para los terrenos de San Nicolás Oeste, donde está prevista la construcción de la nueva tienda de Ikea, porque el 14 de noviembre de 2012 la Subdirección General de Carreteras del Ministerio de Fomento emitió un informe desfavorable y exigió el cumplimiento previo de una serie de condiciones para, por una parte, quedara expresamente claro que no asumiría la titularidad de nuevos tramos de carreteras, con sus consiguientes gastos de mantenimiento, y, por otra, que se garantice la fluidez del tráfico ante el ‘efecto llamada’ que puede provocar el complejo comercial de la multinacional sueca.

La Subdirección General de Carreteras exigía que se reconociera expresamente que el futuro enlace entre la A4 y la SE-34 sería de titularidad municipal, salvo los ramales de conexión con la primera. Y en tal caso, había que garantizar que el nivel de servicio de estos ramales no se verá afectado por la conexión al nuevo enlace con los terrenos de San Nicolás, que comercialmente desarrollará Ikea. Si se produjeran atascos por esta circunstancia, “se deberán plantear las medidas oportunas para subsanarse”, exigía la Subdirección General de Carreteras.

Previamente, y con un año de antelación, la Demarcación de Carreteras de Andalucía Occidental había emitido un informe sobre el enlace entre la autovía A4 y la futurible ronda intermedia SE-35, en el que prescribía que el Ayuntamiento asuma la titularidad de la carretera estatal SE-20 (la Ronda Súper Norte, que partiendo desde la A4, cerca del aeropuerto, circunvala la ciudad por el Norte hasta llegar a la Cartuja, donde enlaza con la SE-30 a la altura del viaducto del Alamillo) y que se diera prioridad en la SE-35 a la construcción del enlace con el aeropuerto de San Pablo.

El informe negativo de la Subdirección General de Carreteras no fue cambiado por otro favorable hasta el 5 de marzo de 2013, tras verse obligado el Ayuntamiento de Sevilla a interponer un recurso de reposición, pero no sin imponer nuevas cautelas al Consistorio, tales como incrementar el diámetro de la futura glorieta que conectará San Nicolás con la ronda intermedia SE-35, ampliar en dos carriles el ramal de la A-4 a dicha glorieta para dar más fluidez al tráfico y separar físicamente las circulaciones de vehículos que confluyan en la glorieta de acceso a San Nicolás y al complejo comercial de Ikea, lo que pone de manifiesto una vez más los temores de Fomento a posibles congestiones de tráfico en el futuro por el ‘efecto Ikea’.

Entre el informe negativo de Fomento y la enorme demora de Urbanismo para realizar el deslinde de las vías pecuarias que cruzan los terrenos de San Nicolás, el Ayuntamiento no pudo proceder a aprobar provisionalmente – “por segunda vez”, según la expresión del alcalde y del delegado de Urbanismo, Maximiliano Vílchez- el Plan Parcial en que debe sustentarse la tienda de Ikea hasta mediados del mes de julio.

Esto no ha sido óbice para que el Consistorio haya mantenido durante todo este tiempo la versión de que era la Junta de Andalucía la que estaba boicoteando el proyecto.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.